Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Una película para Navidad: “Love actually”

Miércoles, a 4 de Diciembre de 2013 -- Alfredo -Webmaster-



Como el próximo 21 de diciembre de 2013 se celebrará el décimo aniversario del estreno de Love actually, la comedia románticonavideña por excelencia, aquí estoy yo para hacerle mi particular homenaje. Y declararme su más ferviente admirador.

Como buen ateo, como ateo que se precie y aprecie, no puedo creer en  el concepto religioso de la Navidad. No puedo creer en ningún ser divino, omnipresente y omnisciente, que naciera producto de la unión cuasi zoofílica de una virgen y una paloma. Ni creo, obviamente, en nada que tenga que ver con las supersticiones, las supercherías y feticherías que existen entorno a unas fechas pensadas en ser parte de la perpetuación de un personaje del que no existe ninguna prueba fehaciente. Soy ateo: creo en la ciencia.

Una vez hecha esta declaración de principios, y poniéndome prosaico, en lo que sí creo es en lo que la Navidad representa como fiesta familiar, como días de cariño y reunión de seres afines en sangre y parentesco.  Y entorno a esas fechas tan familiares, hay una cierta liturgia a la que no puedo ser indiferente: me gustan los villancicos, me gustan los turrones, las cenas y almuerzos familiares, los regalos, el arbolito de Navidad iluminado, la decoración de la casa, el frío en la calle y el calor en el hogar… y me gustan algunas películas que nos hacen sentir ese espíritu navideño de una forma muy especial.

La más conocida y emblemática de los películas con temática navideña es, sin lugar a dudas, Qué bello es vivir (It´s a Wonderful Life, 1946) del  grandioso Frank Capra y los insignes James Stewart, Donna Reed y Lionel Barrymore, un peliculón de proporciones épicas, un filme inmortal.

Si “Que bello es vivir” es la película navideña por excelencia para el siglo XX, “Love actually” lo es para el siglo recién estrenado, el XXI. Es la película navideña total, capaz de encandilar por igual a hombres y mujeres.

Sin llegar a la enormidad del filme de Frank Capra, “Love actually” es una grandísima película romántica, un monumental mosaico de personajes y escenas, de momentos y circunstancias que, por una u otra razón, se entremezclan para que el resultado final sea profundamente agradable, placentero, romántico, sensible, motivador. Un mosaico en el que las vidas de todos los personajes confluyen y valorizan el argumentario sobre el que versa la película: «en cualquier sitio al que mires, el amor es la fuerza impulsora de la vida de las personas».

Con guion y dirección de Richard Curtis, actores de la talla de Hugh Grant, Colin Firth, Alan Rickman, Emma Thompson, Keira Knightley, Rowan Atkinson, Liam Neeson, Bill Nighy, Thomas Sangster, Billy Bob Thornton, Rowan Atkinson, Olivia Olson o Claudia Schiffer (presencia testimonial), ambientación en un Londres especialmente amable y cercano, y el aderezo de una banca sonora indudablemente bien elegida (Dido, Norah Jones, Maroon 5, Wyclef Jean, OLivia Olson, The Beatles, The Beach Boys, Texas, Otis Redding o Eva Cassidy), “Love actually” es posiblemente la comedia romántica definitiva. Y como tal debe ser vista y disfrutada.

Alfredo Musicayvino

 

Tema de amor de “Love actually

 

Añadir nuevo comentario