Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

¿Stand by? No, ¡Dayna Kurtz!

Domingo, a 26 de Octubre de 2014 -- Alfredo -Webmaster-


Este blog (o lo que sea) estuvo en un período indeterminado de meditación trascendental: a mi vuelta de Costa Rica, después de vivir allí once meses, sufrí una crisis de creatividad que hizo que relentizara las actualizaciones.

¿Culpa del clima, de la gastronomía, de la distancia o de la carencia de tiempos libres en Centroamérica para dedicarlos a este blog (o lo que sea)? En realidada, no lo sé, pero al retornar a España decidí bajar la velocidad crucero que hasta ese momento tenía el proyecto musicayvino.com. Lo hice con la idea difusa de volver a recuperar la buena marcha según me fuera aclimatando a la vida de aquí.

Pero ya veis lo que pasó: que pasó el tiempo y pasó la romería; que siempre aparecía una disculpa, una justificación, para remolonear. Y más cosas: el cambio de la versión Drupal 4.1 a la Drupal 7.2 en vez de mejorar la comodidad a la hora de realizar actualizaciones en el blog (o lo que sea), supuso un hándicap que me aburrió sobremanera. Y entré en un período reflexivo-perezoso entremezclado con otro reflexivo-gañán (tirando más bien hacia la segunda acepción de la RAE).

Un refrán muy español dice que “cuando el diablo está ocioso mata moscas con el rabo”, y yo, en ese estado reflexivo-perezoso-gañán no sólo maté moscas y moscones: también maté avispas  y avispones. E hice algo que me pareció muy positivo: tirar de los buenos amigos, como Miguel, y pedir su colaboración.

Hoy, al volver a casa de dar un paseo mañanero por la Xunquieria de Alba, un espacio natural protegido de 67 hectáreas que me recuerda a mi amada Sabana de San José, escuché una canción que me sacó del marasmo de vagancia creativa en la que me encontraba: la balada country “Reconside me”, de Margaret Lewis y Mira Smith (1969), en la voz de Dayna Kurtz.

Oyéndola, sintiendo su voz profunda y sensible, recordé que tenía un blog (o lo que sea) olvidado y que en él, hasta hace no mucho tiempo, me gustaba plasmar mis pensamientos, mis disquisiciones políticas y religiosas (ateas, obviamente), mis gustos musicales, los culturales, vinateros, gastroneros (valga el palabro), viajeros o lo que se terciara según el ánimo. Y recordé que ese blog (o lo que sea) ya lo habían visitado más de 3.345.000 veces. Y que por esa razón me debía a esos lectores. O al menos a muchos de ellos: a los que me escribían correos y correos, a los que dejaban comentarios en el blog (o lo que sea), a los que me pedían que volviera a escribir…

Como me debía a esas personas, y lo que se debe hay que pagarlo, decidí abonar mi deuda. Y aquí estoy de nuevo. En una especie de ‘déjà vu’ que activó la música Dayna Kurtz.

Alfredo Musicayvino

Posdata: si quieres saber más de Dayna Kurtz y no quieres recurrir a la Wikipedia, puedes visitar mis escritos sobre ella pulsando en los enlaces 1 y 2.

 

Dayna Kurtz – “Reconside me

 

 

Añadir nuevo comentario