Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

San Juan, Puerto Rico (I)

Viernes, a 23 de Enero de 2009 -- Alfredo -Webmaster-

Os propongo un recorrido por la ciudad de San Juan en compañía de Sonia Sonny, una amiga de Puerto Rico y autora de este texto.


Mapa del Viejo San Juan. Si quieres verlo más ampliado y con detalles (en inglés), entra aquí.

Pensando en aquellos viajeros que gustan de conocer otros lugares del mundo, os hablaré un poco sobre mi país, Puerto Rico, y sobre mi ciudad, San Juan.

Puerto Rico es la más pequeña de las Antillas Mayores, un archipiélago rodeado de un pequeño grupo de cayos e islitas, y entre ellas, Vieques y Culebra, famosas por su lucha para sacar la Marina de Guerra de los Estados Unidos de su territorio.

Puesto Rico es una isla pequeña, de 100 millas de largo x 35 de ancho. Aunque que es pequeña, tiene muchos atractivos; entre ellos, una agradable temperatura promedio anual de 82°F (28°centígrados), además de otros muchos atractivos que iréis descubriendo a través de este escrito.

San Juan, ubicada en la costa noreste, es su capital y cuenta con el principal puerto marítimo de la isla. Limita al sur con Aguas Buenas y Caguas, al oeste por Guaynabo y Bayamón, al este por Carolina y Trujillo Alto y al norte con las azules aguas del Océano Atlántico, que la bañan. Es una ciudad llena de contrastes donde predomina lo antiguo en combinación con lo moderno.

Nuestra cultura se nutre de la unión de tres grupos étnicos y culturales: europeos (mayoritariamente españoles), indígenas (taínos descendientes de los arahuacos provenientes de América del Sur, específicamente de Guyana y Venezuela) y africanos. Y es precisamente en San Juan en donde se fusionaron los tres grupos para ir modelando el carácter criollo abierto, tan simpático, hospitalario y típicamente alegre como es el de los puertorriqueños.

San Juan es el principal centro poblacional de PR y esta dividido en tres sectores diferenciados: el Viejo San Juan, la zona playera y hoteles (Condado, Miramar, Ocean Park, Santurce e Isla Verde) y las comunidades circundantes. Se nombro a la ciudad como San Juan en honor de San Juan Bautista su Santo Patrón, y no en honor de Juan Ponce de León (primer gobernador español de la isla) como muchas personas creen.

En este escrito os aporto algunos datos breves sobre su historia, específicamente del Viejo San Juan (VSJ) o la Ciudad Amurallada, (como también se le conoce) por considerarlo un lugar único y muy especial. El VSJ esta reconocido como una de las ciudades más hermosas del mundo y ningún visitante debería obviar recorrer sus calles y plazas, sin prisas, disfrutando de cada rincón y detalle.

Miles de historias y leyendas se esconden en sus antiguos edificios, sus murallas y fuertes. Algunas se las iré narrando mas adelante y otras quedarán custodiadas por siempre en sus antiguos edificios y murallas.

Desde chiquita he sentido una atracción muy especial por el VSJ, quizás porque mis padres me llevaban a visitar la ciudad, los museos y los fuertes desde que era muy niña. Para mis hermanos y para mí era una gran aventura. Las inmensas murallas y sus imponentes fuertes nos causaban una gran admiración, pero también nos producían temor debido su gran altura y porque al acercarnos a sus bordes y mirar hacia abajo solo veíamos un gran precipicio. Conforme seguíamos adentrándonos en los fuertes podíamos apreciar profundos fosos, túneles, escaleras, calabozos y los cañones con sus enormes balas a sus pies. Y cómo olvidar la placentera experiencia de volar cometas o chiringas en los terrenos de El Morro. Generaciones de niños puertorriqueños han volado chiringas en sus terrenos y puedo asegurarles que es una experiencia entretenida, divertida e inolvidable, tan agradable como disfrutar de la brisa del mar sentados en las viejas murallas, mirando las aguas tranquilas, disfrutando del olor salado del aire caribeño o admirando los grandes cruceros que entran en la bahía de la ciudad.

Ahhh, también había algo muy especial como era una visita que todos los años se volvía obligatoria en la época navideña  y que todos los niños esperábamos con ansias: ir a ver el Belén y los Reyes Magos que el gobierno montaba en La Lomita de los Reyes, (así llamamos los terrenos altos ubicados frente a El Capitolio). Allí no solo disfrutábamos del hermoso belén y los reyes sino que también comíamos golosinas y escuchábamos música. Tiempos inolvidables y especiales porque cuando somos niños tenemos una forma diferente y especial de ver las cosas, de disfrutar las aventuras y travesuras.

Bueno, basta de recuerdos de la infancia y sigamos con el relato.

 
Fue Juan Ponce de León quien estableció, por ordenes de Fray Nicolás de Ovando, en 1508 un poblado llamado Caparra, pero nunca pudo ver culminada su iniciativa ya que murió asesinado durante una expedición a Florida. Debido a que Caparra estaba en un lugar poco accesible y pantanoso, en 1519 el poblado fue trasladado al lugar que hoy conocemos como el Viejo San Juan. Un tiempo después los conquistadores españoles convirtieron toda la ciudad en una fortaleza con el fin de defender sus posesiones en el Nuevo Mundo y a sus residentes. Para lograrlo, construyeron La Fortaleza o el Palacio de Santa Catalina, cuya primera etapa se terminó en 1540, y dos gigantescos fuertes: San Felipe del Morro y San Cristóbal. Hoy en día, después de 500 años, aún están muy bien conservados, tanto sus imponentes murallas con sus garitas.

Visitar el VSJ, una ciudad con 5 siglos de historia, vibrante y cosmopolita, es una experiencia inolvidable. Es una aventura que te incita a transportarte al pasado… “sus fortalezas, museos, edificios históricos, iglesias y sus calles adoquinadas”, nos brindan un encanto especial, único en todo el caribe isleño. Nos invitan a imaginar como era la vida en una ciudad que era codiciada y atacada por los enemigos de la España de aquella época y por alguno de los piratas más famosos de la historia.

Para aquellos que buscáis otro tipo de aventuras, os diré que no todo es histórico y antiguo ya que el VSJ tiene diversidad de atracciones.

Para el que gusta ir de compras hay comercios por doquier: joyerías, tiendas de regalos, artesanías, galerías de arte, tiendas de ropa, etc. O, si lo prefieres, puedes salir a las afueras de la vieja ciudad donde esta ubicado el centro comercial más grande del Caribe, Plaza Las Américas.

Algunos visitantes, más conservadores, gustarán de sus plazas u optaran por caminar por sus estrechas calles y admirar los edificios, sus balcones que datan del siglo XVI al XVIII pintados en colores brillantes, o simplemente disfrutarán caminando por el área de los muelles turísticos donde podrán admirar los grandes cruceros atracados en el muelle.

Si lo prefieres, te puedes sentar en algún café y disfrutar de ricas golosinas. Si te interesa degustar de un buen plato típico, de cocina internacional o tomar una refrescante bebida, hay una gran diversidad de restaurantes y bares.

Para el que guste de las fiestas y la algarabía (como a nosotros los puertorriqueños), hay variedad de actividades nocturnas: en el VSJ se vive una vida nocturna intensa, especialmente los fines de semana.

El primer martes de cada mes pueden disfrutar de las Noches de Galería, a finales de enero de las Fiestas de la Calle San Sebastián, o del festival anual con música en vivo, de las procesiones religiosas, de comidas típicas en locales típicos, de las artes graficas y las artesanías de mi país.

Para los románticos en pareja, tenéis los Atardeceres Románticos todos los domingos, a las 5:30 pm, en el Paseo de la Princesa; allí, veréis grupos musicales que os deleitarán son sus ritmos más apasionados.

Todos los años entre los meses de mayo y junio, se celebra el famosísimo Heineken Jazz Festival, un lugar de encuentro de los más prestigiosos intérpretes de jazz. El primer y último sábado de cada mes, tenemos Arte en la Plaza de Armas, con exhibiciones de lo más granado de la pintura y escultura. Y todos los miércoles, “Una Hora con Casals”, momentos en los que tendréis la oportunidad de disfrutar con los conciertos del Festival Casals en PR, mirando audiovisuales de la colección Casals. Además, contáis con las variadas actividades que se celebran durante todo el año en la Plaza Dársenas.

Y ahora un pequeño recorrido por alguno de los rincones más hermosos de mi VSJ:

Paseo de la Princesa: Este paseo peatonal fue inaugurado en el 1854 para celebrar el cumpleaños de la Princesa de Asturias (España), y a ese hecho debe su nombre. En 1991 fue remodelado y ampliado para que llegara hasta la Puerta de San Juan. Coincidiendo con la celebración del 500 Aniversario del Descubrimiento de América, en 1992, se reinauguró con gran boato.

El paseo se inicia cerca del puerto marítimo y pasa frente a la antigua cárcel de La Princesa (hoy en día sede de la Compañía de Turismo). Un poco más adelante hay una preciosa fuente que continúa, caminando al pie de una de las impresionantes murallas de la ciudad, hasta llegar a la Puerta de San Juan. En la fuente hay una escultura hecha en bronce por el escultor Luís Sanguino, que representa las raíces culturales de nuestra isla y su mezcla entre lo criollo y lo español.

A lo largo de este paseo encontraras pequeñas placitas con esculturas y bancos en madera donde puedes sentarte a admirar el paisaje o simplemente disfrutar la brisa del mar. En 1999 se adicionó otro tramo que bordea las murallas del Castillo San Felipe del Moro.

Es sumamente placentero caminar por el paseo mientras se disfruta de la espectacular vista de la Bahía de San Juan, Isla de Cabras y el Castillo del Morro. Y si se tiene suerte, puedes disfrutar de las variadas celebraciones, ferias de artesanía, bailes, conciertos, bohemias y otras actividades culturales que allí se realizan. Por ejemplo, durante todo el mes de enero los puertorriqueños y turistas que visiten el Paseo de la Princesa podrán disfrutar de la exposición fotográfica “La Tierra Vista desde el Cielo” del fotógrafo ambientalista francés Yann Arthus-Bertrand: las imágenes son espectaculares.

 

La Puerta de San Juan: Es uno de los lugares mas visitados de la ciudad por su impresionante aspecto y lo bien que se conserva. En el pasado, la ciudad de San Juan estaba completamente amurallada y sólo existía acceso a través de algunas puertas distribuidas a lo largo de sus murallas.

En la Isleta habían cuatro puertas: en el lado norte, la Puerta de San José y Santa Rosa; en el lado sur, la Puerta de San Justo o España y la Antigua Puerta de Santiago, único acceso a la ciudad por tierra, que además conectaba a la misma con el resto de la isla (esta puerta fue destruida por las autoridades españolas en el 1897, junto con parte del fuerte San Cristóbal, para lograr un mejor acceso a la ciudad).

Hoy en día solo se conservan dos puertas, la Puerta de San Juan y la Puerta de San José, que comunica con el antiguo cementerio. La Puerta de San Juan era la más cercana a la Fortaleza por lo que era la entrada principal a la ciudad por el lado de la bahía. En esta puerta se llevaban a cabo las ceremonias de bienvenida a los nuevos gobernadores y obispos que llegaban a la isla. En su frontispicio tiene una inscripción que dice: “Benedictus Qui Venit in Nomine Domini” (Bendito el que viene en nombre del Señor).

 

Hoy día es una de las atracciones más visitadas y puedes llegar a la misma entrando por el Paseo la Princesa o por la Calle de Las Monjas. Desde esta puerta tendrás una excelente vista de la Bahía de San Juan y de Isla de Cabras al otro lado de la Bahía.

Como veis, el VSJ podrá ser muy antiguo, pero ciertamente esta muy viva y rebosante de energía.

Os digo sinceramente, sin restarle meritos a las demás atracciones y lugares de interés de la isla, que ninguna visita a Puerto Rico puede considerarse completa si no visita el VSJ.

Te invito a visitarla y a que sientas plenamente la hospitalidad y amabilidad de nuestra gente. Te aseguro que siempre disfrutaras de algún acontecimiento especial.

La próxima semana escribiré sobre otros lugares de interés, como restaurantes, locales de ocio, música típica y gastronomía, todo acompañado de algunas “Notas de Interés”, como llamaré de aquí en adelante a las anotaciones adicionales.


NOTA DE INTERES: El Viejo San Juan fue designado por las Naciones Unidas como Zona Histórica de Clase Mundial debido a que es un verdadero tesoro histórico, un museo viviente: sus fuertes, murallas y calles pavimentadas con adoquines que fueron traídos desde España en barcos usándolos como contrapeso para la navegación (adoquines que hoy en día han adquirido un color azulado debido al tiempo y la humedad), hacen de mi ciudad una de las joyas de la cultura mundial.

Comentarios

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Como anillo al dedo toda esta descripcion!... Voy para Puerto Rico!.. allí estaré a partir del 5 de Febrero!!!...
Muchas gracias!...

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Estimada Sonia, felicito el relato y el buen trabajo que has ralizado de tu tierra. Refleja el orgullo que sientes de ser Boricua.

Saludos,

Sandra Liz

Añadir nuevo comentario