Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Recetas Falsarias: Tortilla Pepe (o don José, si no tienes mucha confianza)

Domingo, a 27 de Marzo de 2011 -- Alfredo -Webmaster-


Vale, ya pasó el Día del Padre. Y ahora me pregunto yo, ¿el resto del año que hacen los que venden colonias? ¿Y los fabricantes de corbatas? ¿Y los de las máquinillas de afeitar? Supongo que irse de vacaciones hasta navidad.

Mola ese trabajo. O igual no es tan chollo como parece, porque con lo de la crisis, yo conozco a gente que la colonia se la pone de las que hay para probar en las perfumerías del centro comercial. Y ya de paso roban papel higiénico en los baños, y eso que se ahorran en kleenex.

De todas formas, aunque estén las cosas regular, en un día señalado como el día del Padre, se hace un esfuerzo.

Oye, y que san José, el patrón de los padres, se merece también un homenaje. Que el tío tuvo mérito. Y valor. Porque la verdad es que hubo suerte y el hijo salió a la madre, pero ¿y si el niño Jesús llega a salir al padre verdadero, al Espíritu Santo que era una paloma, y en vez de bebé tienen un huevo? No quiero ni pensarlo. Aunque lo del huevo me viene bien, porque con huevos, eso sí, de gallina, vamos a preparar la receta de hoy. Una tortilla ilustrada, sencilla y barata, y que se presenta en pequeñas porciones, para que nos sirva de rico aperitivo dominical y pueda comerse, incluso, con unos palillos que distraigamos en el bar del centro comercial en el que nos ponemos la colonia.

Ingredientes: 1 bolsa de patatas fritas, dos huevos, 1 lata pequeña de cebolla frita con calabacín del Mercadona, 1 bote pequeño de huevas de arenque del Ikea, sal.

Preparación: batimos los dos huevos en un bol, añadimos el contenido de la lata de cebolla frita y calabacín, y patatas fritas de la bolsa, que vamos espachurrando un poco con la mano, mientras las echamos. Hasta que nos quede compactito. Removemos bien con un tenedor y si queremos le ponemos un poco de sal. Poco, que las patatas ya traen la suya. Con una cuchara vamos poniendo nuestro preparado en los distintos huecos de una cubitera de silicona (de las que aguantan el horno, las de plasticorri normal NO valen). La metemos en el horno precalentado a 180 grados y la dejamos ahí hasta que veamos el huevo bien cuajado. Cuando esté, lo sacamos, dejamos enfriar un poco para que se desmolde bien y, una vez desmoldados nuestros cubitos de tortilla, los adornamos con unas huevas de arenque, antes de sacar a la mesa.

 

Comentarios

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Añadir nuevo comentario