Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Peregrinaje y ritual en San Andrés de Teixido (A Coruña – Galicia)

Lunes, a 15 de Septiembre de 2008 -- Alfredo -Webmaster-
San Andrés
 
Santuario de San Andrés de Teixido (fachada oeste)
 

Santuario (muro sur)

 
Santuario (campanario)
 
Santuario (vista del interior)
 
Santuario (vista del retablo)
 
Santuario (detalle del retablo con el apóstol)
 
Santuario (arco conopial)

Por Belén Franco

En un enclave de poca extensión, sobre los acantilados de la costa atlántica del norte de la provincia de A Coruña se encuentra el lugar de San Andrés de Teixido, lugar perteneciente a la parroquia de Santa María de Régoa.

San Andrés de Teixido, población del municipio de Cedeira junto a la sierra de A Capelada, forma parte de la línea costera que, desde la zona de Ferrol, se dirige hacia el cabo Ortegal. Este santuario de peregrinaje, famoso en Galicia y casi toda España, está situado en un singular paraje etnográfico y de una belleza natural excepcional.

La inmensidad del mar y la verticalidad de los acantilados, los más altos de la Europa continental, enmarcan este territorio en un escenario prodigioso de monumentalidad paisajística.

Se dice que el tradicional santuario de San Andrés de Teixido, cita obligada de peregrinaje para los gallegos (“A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo/A San Andrés de Teixido va de muerto quien no fue en vida”), representa para Galicia lo que Santiago de Compostela para Europa.

A lo largo de los siglos, marineros y campesinos de toda Galicia fueron a San Andrés de Teixido en romería; aún hoy, el apóstol sigue siendo objeto de veneración.


Religión, ritual y leyenda

La tradición cuenta que el apóstol San Andrés, pescador, se aventuró con su barca hasta llegar a estas tierras. Varado su navío y convertido en islote, el apóstol se sintió abandonado al no tener fieles. Manifestando la pena que le embargaba por haber llegado a tierras tan lejanas, un día lo visitó el Maestro y, consolándolo, le prometió que ese lugar remoto, a él dedicado, sería visitado por todo cristiano, al menos, una vez en la vida:

“Quédate eiquí San Andrés,

que de vivos ou de mortos,

todos te virán ver”

De esta forma, San Andrés de Teixido se vincula a las grandes rutas de peregrinaciones que recorrían el continente europeo: lo que atraía a los peregrinos a Teixido era un dedo del apóstol, dedo que ha desaparecido.

La leyenda relata que todos los peregrinos irán a San Andrés de Teixido porque:

“A San Andrés de Teixido

vai de morto o que non foi de vivo”

Se da la insólita creencia de que no sólo las personas vivas se constituyen en romeros, sino también los difuntos que no hicieron el peregrinaje en vida y que, para tal menester, recorren el camino desde su sepultura convertidos en lagartijas, culebras, sapos o en cualquier otra alimaña. Pero también el cristiano puede esconderse en un objeto material. Un relato popular cuenta que tres muchachos encontraron una calavera en medio del camino y, sin respeto alguno, la trasladaron a patadas hasta la puerta del santuario. Al llegar allí, oyeron cómo la calavera les daba las gracias ya que por sí sola hubiese sido incapaz de llegar.

Una forma curiosa de peregrinar era el viaje que se hacía con un difunto en espíritu. Los parientes más allegados de aquellos finados que no habían podido cumplir la promesa de ir a San Andrés en vida, decidían realizarla con él. De esta forma, se presentaban en el cementerio para recoger su alma, avisando de su partida con tres golpes sobre su sepultura. De manera natural, se integraba en la comitiva; incluso en los medios de transporte se les reservaba su plaza y se comentaba con él las incidencias del viaje. Además, se le llevaba comida, pero que sería donada a un mendigo. Una vez finalizada la romería, lo acompañaban, de nuevo, al cementerio.

En Teixido, topónimo que parece proceder de teixos (tejos), árbol legendario de Galicia, se presentan elementos de sacralidad manifiesta: las montañas como símbolo de elevación sobre lo terrenal, la grandiosidad del océano como tránsito a otra vida, la idea del fin del mundo por lo apartado del enclave, las hierbas sanadoras y la purificación por medio de las aguas santas; todo ello cargado de fuerte significación antropológica.

San Andrés de Teixido es un ejemplo representativo de devoción popular y de prácticas cíclicas en donde se mezcla lo religioso con lo mágico.

El espacio natural que acoge el templo, constituido por la caída de la sierra hacia el océano, enlaza con el culto naturista de los antiguos pobladores de este litoral atlántico y también con el culto a los promontorios que sugieren el fin del mundo, como el caso de Fisterra.

En San Andrés están presentes costumbres ancestrales que llegaron hasta nosotros, destacando los ritos de fertilidad sintetizados en la herba de namorar, las figuras de miga de pan, la fuente de los tres caños, el culto al apóstol y la peregrinación hasta su santuario.

Los ofrecidos en vida, una vez efectuadas sus penitencias, como la de recorrer de rodillas el alrededor del santuario, depositan, en el interior de la capilla, sus exvotos, entre ellos figuran ofrendas de cera y velas e incluso ataúdes de personas que estuvieron a punto de morir. Éstas últimas escuchaban la misa en el interior de las cajas, ofrendándolas a continuación. Pero desde hace mucho tiempo, esas prácticas religiosas han desaparecido. Quedan, todavía, los exvotos: piernas, cabezas, manos, corazones, o figuras de cuerpo entero. Al santo se le atribuye la curación de órganos y partes del cuerpo y la ofrenda en cera es testimonio de la intercesión milagrosa del apóstol. También los animales son testimonio de los beneficios del apóstol. Y es que San Andrés tanto cuida por el buen estado del hombre como por el de sus animales.

Pero el santo no sólo vela por la salud del ganado y del hombre, sino también por lograr que este último consiga descendencia:

“Sonche milagros de San Andrés,

que van dous e veñen tres”

De esta forma, San Andrés se vincula también a los ritos paganos de la fecundidad, en donde no falta el elemento de la “herba de namorar” (Armeria Marítima o clavel marítimo), planta abundante por la zona y a la que se le atribuyen propiedades afrodisíacas y para conseguir pareja. Para ello, hay que introducir un ramito de esta hierba en el interior de una prenda de la persona amada.

Forma parte del ritual bajar hasta “a fonte do santo”, situada en una zona de pendiente a la que algunos ofrecidos deciden llegar de rodillas. Según la leyenda, su manantial nace debajo del altar mayor del santuario y sus aguas son de efectos curativos para problemas cutáneos. El agua sale por tres caños. La tradición dice que, para cumplir correctamente con el ritual, hay que beber de los tres caños. Además de beber el agua y de transportarla en garrafas para casa, también se mojan pañuelos en ella, hoy en día de papel, para aplicarlos después sobre verrugas y manchas de la piel con el fin de eliminarlas, dejándolos, a continuación, a “secar el mal” en los árboles.

Se realizan peticiones y se tiran migas de pan en su pilón para averiguar si esos deseos  se cumplirán: si las migas de pan flotan, serán cumplidos; pero si se hunden, no es buen presagio. Según otra versión, si la miga de pan flota, el romero  volverá, al menos, una vez más a San Andrés. Si por el contrario, la miga cae al fondo, es indicio de que ese mismo año será el último en vida del interesado. Por esta razón, la fuente recibe también el nombre de “Fonte da morte e da vida”.

Los peregrinos vuelven a sus casas portando estampas y un ramo de avellano, símbolo del santuario, pero que ha sido sustituido por los llamativos sanandreses, figuritas artesanas de colores, hechas con masa de pan sin fermentar, cocidas en el horno y decoradas y que representan a Cristo crucificado, al mismo San Andrés y los elementos relacionados con su leyenda: la barca, el ancla, la sardina, la escalera con la que saltó a tierra, etc....... Hoy se conocen dieciséis modelos distintos. Y hasta hace poco tiempo, se elaboraban con la miga de pan las ruedas solares celtas. Estos coloristas sanandreses se unían antes al varal de avellano junto al clavel marítimo o herba de namorar y a una rama de tejo. Parece que este ramo tenía propiedades defensivas contra los maleficios. Además, frotando el cuerpo de un animal enfermo con él, se podía obtener su curación.

En los puestos de venta, situados en el camino de bajada al templo, se pueden adquirir los sanandreses, además de rosquillas y otros recuerdos y souvenirs; y al viajero se le ofrecerá de regalo la preciada herba de namorar.

Un elemento característico, que forma parte del camino que lleva a San Andrés, son los amilladoiros, amontonamientos de piedras que fueron depositadas por los peregrinos y que se creaban  en donde había fallecido una persona. En algunos hay una cruz como señal del hecho de la muerte. Estas piedras eran portadas por los peregrinos como símbolo de penitencia. Muchos de estos amilladoiros, testigos mudos del paso de los peregrinos a lo largo de los siglos, han sido destruidos y sus piedras empleadas en las construcciones. Otros reposan en el olvido mientras son invadidos por la vegetación.


Arte en San Andrés de Teixido.

Cualquier visitante que acuda a este pequeño enclave de la costa coruñesa descubrirá que, integrada en el paisaje, predomina una tipología arquitectónica de cachotería encintada en blanco, tanto en las viviendas como en el mismo santuario, edificio de carácter rural y de sencilla nobleza y que está precedido de un atrio, lugar de reunión de vecinos y peregrinos, además de mirador. La piedra a la vista del edificio, su encintado y caleado, aunque otorga al santuario una imagen característica, esconde su verdadera imagen de templo barroco.

A la época de los Andrade corresponden las partes más antiguas del templo: una puerta lateral con arco conopial isabelino y que, entre los siglos XV y XVIII, debió de ser la entrada principal a la iglesia, y el ábside inicialmente en forma de bóveda.

En 1781, y aprovechando los beneficios que el auge de la romería de aquella época aportaba, su estructura arquitectónica fue complementada con la nueva fachada y la torre campanario en la parte izquierda de la misma, con forma rectangular y de tres cuerpos decrecientes y cúpula rematada en pináculo.

Pero desde el punto de vista artístico, lo más notable es el retablo barroco, perteneciente al segundo cuarto del siglo XVIII, compuesto por columnas salomónicas con abundantes racimos y hojas de parra y las hornacinas ocupadas por las imágenes de los apóstoles.

Un busto relicario tardo renacentista, traído de Italia por los comendadores hospitalarios, y que representa a San Andrés, guardaba el dedo del apóstol.

En cuanto a la imagen procesional de San Andrés, de cuerpo entero, lleva una sardina colgada de su cintura, símbolo de su llegada por mar y que además indica la protección que ofrece a las gentes marineras.

Desde el punto de vista arqueológico, hay que destacar una piedra que se encontraba en el cementerio y que se utilizó de peana para una cruz de hierro. En su base, presenta una esvástica grabada de quince radios e inscrita en un profundo círculo. La existencia de este relieve en esa piedra nos hace pensar en su relación con el culto al sol.

Una vez en Teixido, se hace obligado visitar el lugar de Herbeira, muy cercano a San Andrés y que, con sus 612 metros de altitud, se constituye en un imponente mirador sobre los acantilados considerados como los más altos de la Europa Atlántica, después de los noruegos. Al penetrar las montañas en el océano, se produce una sensación de fin del mundo, de ahí que se haga referencia a este entorno y a este lugar como “O Cabo do mundo”.

Aquí se sitúa una peculiar edificación denominada Garita de Herbeira o Vixía de Herbeira, de principios del siglo XVI, construida para poder prevenir posibles ataques de flotas enemigas. Se trata de un pequeño puesto de vigilancia de sencilla construcción, desde donde los giritanos (habitantes que poblaban ese entorno), controlaban el espacio marítimo.

Teixido, uno de los santuarios más importantes de la península, supone un hito antropológico, etnográfico y paisajístico, escondido entre abruptos acantilados, montes ondulados y aguas bravas. Su situación espacial, junto con la devoción de carácter mítico-religosa que se le profesa, han convertido a San Andrés de Teixido en uno de los lugares gallegos dentro de las rutas de peregrinación con más profunda raigambre.

La inmensidad del mar y la verticalidad de los acantilados, desde los que se divisa la grandiosidad del Océano Atlántico, enmarcan este territorio en un escenario prodigioso de monumentalidad paisajística.

Herba de namorar en los acantilados de San Andrés

 

Herba de namorar

 

Sanandreses

 

Petición de amparo a San Andrés

 

Exvotos

 

Ataud

 

Fonte do Santo (San Andres)

 

Garita da Herbeira

 

Vista de los acantilados desde Garita da Herbeira

 

Puesta de sol desde A Capelada

Comentarios

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Que lindo fue ver estas fotos y leer todo lo referente a SAN ANDRES DE TEIXIDO,,,,tengo muy gratos recuerdos de ese lugar,,,solo que te dire que estoy un poco sentida con SAN ANDRES , pues no me ha cumplido la petición, que le hiciera al obtener el ramito de "HERBA DE NAMORAR" .,...Pero claro después de haber leído tu escrito veo que a mi guía el cual yo creía que había hecho un trabajo casi perfecto le falto decirme que esa ramita se la tenia que introducir en el interior de una prenda de la persona amada y como no lo hice, aun sigo en la espera ....sera que tengo que volver a SAN ANDRES, a ver si después de seguir todo el ritual consigo se cumplan mis deseos?...o sera que le pueda enviar un email explicándole lo que paso para que me de paso expedito, y me conceda lo que con tanta fe le pedí.
mientras tanto yo seguire disfrutando de esas fotos y recordando, porque "RECORDAR ES VIVIR"
STELARIS

Enviado por Alfredo -Webmaster- en
Que San Andrés de Teixido es un lugar maravilloso y único, es algo indudable. Que la mayoría de las creencias que emanan de la devoción al santo son leyendas sin fundamente, también es indudable.
Que la "Herba de namorar" enamora, es algo que desconozco... no sé si hay que meterla en la ropa o hay que ponerla en un florero. Afortunada, o desafortunadamente, soy ateo y no creo es supersticiones.
Creo que deberás volver a San Andrés y probar suerte con una ramita metida en el interior de tu ropa y pensando en tu amado.
Un beso,
Alfredo - Webmaster www.musicayvino.com

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Cuenta, cuenta quien fue tu guia.
Emma

Enviado por Anagalena en

Conozco esa zona y esas playas y son alucinantessssssssssssss, solitariasssssssssss, limpiasssssssssss.
Teneis que conocerlas.
AnaGalena

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Ya iba siendo hora de que le dedicaras tiempo y recursos a hablar de Galicia, tu eres gallego y deberias ejercer de tal pero te veo algo frio en eso. Eres antinacionalista?

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Hola, que tal estais ??
Me llamo Miguel Angel, nací en Navarra, me crié en Vitoria, y un dia llegué a un rincón llamado As Barrosas, lugar cercano a Cedeira y San Andrés de Teixido, por este lugar hay una calzada romana que viene desde Cedeira.
El encanto , el embrujo, el misterio, los gritos del silencio, el pregrinaje continuo de las nubes, ....
hicieron que sin lugar a duda decidiese comprar una vieja casa destartalada, hoy es un encantador restaurante.
Muchas almas pasan por este lugar pues abundan las lagartijas (es broma), lo cierto es que os invito a pasar un rato junto a la chimenea y contar anecdotas .
Un abrazo.
Miguel Angel

Enviado por Georgina en

Hola Miguel Ángel! Qué hermoso el lugar donde decidiste instalar tu restaurante!
Tengo pensado viajar a Coruña para el año 2012, cuando termine la carrera de chef, que estoy estudiando en Buenos Aires. Si en algún momento necesitas una cocinera "sin experiencia", pero con mucho entusiasmo, recuerda que aquí estoy...
Bicos.

Georgina :)

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Hola Georgina, de verdad te digo que con ilusión se consigue todo, o casi todo. Seguro que cuando visites esta zona vendrás a tomar una cervezita y podremos hablar de ese puesto en cocina, seguro que si.
Seguro que los platos que preparas estan riquisimos. Animo campeona

Enviado por Georgina en

No firmaste tu comentario, pero por lo que escribiste, deduzco que eres Miguel Ángel.
Sé que vuelo mucho con la imaginación, pero soy así, no lo puedo evitar.
Es una dicha ser soñadora, porque siempre tienes algo por qué esforzarte y luchar para conseguir en el futuro, aunque también tiene algo de malo y es que las desiluciones son tremendas.
Por favor, dile a Alfredo cómo puedo contactarte. Hablo en serio, no me quiero perder la cerveza.
Que tengas un excelente 2011.
Georgina :)

Enviado por Georgina en

y qué vergüenza...

Escribe cien veces...
desilusión, desilusión, desilusión, desilusión, desilusión...
Georgina xD

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

YO CUANDO VAYA NO TE PREOCUPES... YO TE CONTARE UN PAR DE CHISTES ... JEJJEjje y anecdotas jejeje..por que eso si esta hermoso ... se ve tanta traquilidad...

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Hablando de viajes, La zona de San Andres de Teixido era considerada como la puerta hacia el mas alla. Los celtas la consideraban como inicio hacia el retorno del mas alla donde consideraban que procedian. Traian las piedras y colocadas en montones simbolizaban caminos que su alma deberia andar . Los iberos tambien traian esas piedras como reflejo de su alma, las ponian tambien en montones , con eso declaraban que su alma haia visitado el aberno, entonces cuando muriesen no deberia venir pues ya habia estado.
En San Andres de Teixido hay una laguna , la gran desconocida, espero un dia poder mandar una foto. Un abrazo

Añadir nuevo comentario