Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

¡¡No a la privatización de la sanidad pública!!

Martes, a 29 de Mayo de 2012 -- Alfredo -Webmaster-

Nuestros actuales dirigentes (el gobierno central y la mayoría de los gobiernos autonómico en manos del Partido Popular) proyectan privatizar la SANIDAD PÚBLICA para enriquecerse... ¡PERO ENRIQUECERSE A LO BESTIA!

La táctica que están usando los políticos del Partido Popular es tratar de hacernos ver que la sanidad pública no funciona, para así ponerla en manos del sector privado.

A fecha de hoy -por poner un ejemplo- los recortes han supuesto que en el hospital de Guadalajara una resonancia magnética haya pasado de una lista de espera de 18 días a 250 días; y si quieres hacerte una resonancia más rápido, ¡tienes que ir a una clínica privada!

En la Comunidad  de Castilla-La Mancha están al borde de la privatización  4 hospitales públicos con  la excusa de que no son rentables (¡¿...?!). Pero, ¿DESDE CUANDO LA ATENCIÓN DE LA SALUD SE MIDE POR CRITERIOS ECONOMICISTAS? Se podrán aplicar medidas de contención del gasto, de calidad del servicio, pero nunca se podrá medir la rentabilidad de un hospital igual que la de una fábrica de lavadoras.

¿Quién está detrás de éste filón? Entre otras, la empresa CAPIO SANIDAD.

El 'insigne' Rodrigo Rato, hasta hace unos días presidente de BANKIA y antiguo vicepresidente del gobierno de José María Aznar, el ministro que impulsor de la ley de liberalización del suelo en España, génesis de la crisis del sector de la construcción de viviendas en España, tiene intereses económicos y es accionista en CAPIO SANIDAD. Esto no es ilegal, pero… ¡qué casualidad, ¿no?!

¿Sabéis quien es Ignacio López del Hierro? Pues este fulano es el marido de María Dolores de Cospedal, la actual Presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha y Secretaria General del PP. El tal Ignacio se dedicado a muchas actividades empresariales, pero, ¡oh, sorpresa!, también tiene intereses en la gestión de hospitales.

¿Sabías que el Consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de la Junta de Comunidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, es hermano de Teresa Echániz Salgado, subdirectora de investigación de CAPIO SANIDAD? ¡Otra casualidad! Ya vamos teniendo claro porqué CAPIO SANIDAD se va a llevar las gestión de los hospitales de la región..

Lo cierto es que CAPIO SANIDAD ya controla buena parte de la sanidad pública de este país. Para quien no sepa que es CAPIO SANIDAD, leed esto: La sanidad madrileña en manos del grupo CAPIO SANIDAD.

Mas datos: el hospital de Elche-Crevillente está siendo gestionado de forma privada por RIBERA SALUD. Esta empresa es la principal beneficiada de la privatización de salud pública de la Comunitat Valenciana. Además de ese hospital, esta sociedad también participa en la gestión de los hospitales de Alzira, Manises, Torrevieja, Elx y Dénia.

Los accionistas de RIBERA SALUD (mayoritariamente, Bankia y CAM) se encuentran en proceso de negociación con CAPIO SANIDAD para venderle la propiedad. Pese a que la negociación está estancada, sobre todo por los problemas que atraviesa Bankia y CAM, el proceso se encuentra en fase de negociación del precio definitivo de la operación y la fórmula de financiación.

CAPIO SANIDAD tiene los ojos puestos en muchos otros concursos, sobre todo en las comunidades en las que el Partido Popular gobierna.

Pero no sólo CAPIO SANIDAD es la única interesada en profundizar en el negocio de la gestión de la sanidad pública: ATITLÁN Capital SGECR, S. A. el fondo de inversión que dirige Roberto Centeno (yerno del presidente de Mercadona, Juan Roig), está intentando entrar en un mercado que le permita diversificar su actividad.

¡¿Cómo es posible que algo que “no es rentable" para el sector público se los esté disputando el capital privado! ¡¿Qué hay detrás de todo este entramado de intereses y rapiñas?! Parece claro que el objetivo es cargarse el sistema universal, público y gratuito de salud que tenemos en España.

Además del propio negocio de la gestión privada de la salud pública (la de todos nosotros), también está todo el entramado de sinvergonzonerías que entremezclar la financiación pública con la privada, como, por ejemplo, las concesiones de las obras de edificios e infraestructuras (es decir, la financiación y gestión -y en algunos casos la prestación de servicios- corre a cargo de consorcios integrados de empresas constructoras –las que levantan los edificios-), las entidades bancarias (las adelantan el dinero y en algunos casos son parte del capital) y las aseguradoras (gestionan los servicios).

Una vez entregado el centro de salud público a la gestión privada, el gobierno de España (o sea, todos nosotros) tenemos que pagar un canon anual por 20-30-40 años como si fuera un contrato de servicios (como el de las basuras), cantidad que se abona con cargo al gasto corriente del presupuestos (no al capítulo de inversiones), por lo que no computa como deuda pública a pesar de que el coste de los centros (endeudamiento real) se multiplica sobre el coste real de los mismos, como se ha comprobado donde se ha implantado este sistema (por ejemplo, en Madrid: ver su brutal desviación del déficit del año 2011, déficit que ocultaron por lo vergonzoso que resultaba reconocer que lo tenían).

Si la sanidad pública va tan mal y es tan deficitaria como dice el Partido Popular (pese a que los organismos de salud a nivel mundial la consideran modélica), ¡¡¿por qué hay tantos especuladores privados y sanguijuelas políticas tratando de quedarse con ella?!!

¡¡No a la privatización de la sanidad pública!!

 

Añadir nuevo comentario