Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Muñequitos de jengibre

Sábado, a 27 de Noviembre de 2010 -- Alfredo -Webmaster-

Por Georgina R., desde Buenos Aires (Argentina)

Nadie es ajeno a las fiestas de Navidad y Año Nuevo, aún aquéllos que poco tienen para festejar, ya sea por su escasa o nula relación con la religión o por la mala fortuna del año que termina. Son muchos los que ven en esta época un período de recogimiento, de balance de logros y fracasos obtenidos durante el año, de reconciliación familiar y de reencuentro. Muchos otros sólo ven un período de fiesta y diversión, pero hay algo que es común a una y otra visión de las fiestas, esto es la comida.

Nuestra cultura en relación a los manjares navideños está claramente marcada por la situación geográfica de los países productores y exportadores de tradiciones, es decir, los países europeos, donde los crudos inviernos nos invitan a consumir alimentos muy calóricos.

Toda mesa navideña, independientemente de que se encuentre en el frío invierno del hemisferio norte o en el cálido sur, se caracteriza por la presencia de frutas secas (nueces, almendras, avellanas, maníes, pistacchio, castañas, etc.), así como los exquisitos turrones de Alicante, Jijona, o variantes locales, mazapanes, preparaciones dulces con todo tipo de especias y el infaltable panettone o pan dulce.

La costumbre de hornear galletas para la Navidad es originaria de Roma. Allí era costumbre repartir panes, bollitos de miel y otros manjares durante la fiesta de los Saturnales (1).

Unas de las galletas más famosas de esta época festiva son las galletas de jengibre, que se acostumbra hacerlas en forma de muñequitos y decoradas con glacé o glacé real.

Para realizar los muñequitos de jengibre necesitamos:

- 2 cucharaditas de jengibre

- 1 taza de azúcar rubio

- 1 ½ taza de miel líquida

- 1/3 de taza de manteca ablandada

- ½ taza de agua

- 6 ½ tazas de harina

- Una cucharadita de sal

- 2 cucharaditas de especias para tortas

- 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio

- 3 cucharadas de agua fría

Preparación

Debemos colocar en un bol el azúcar rubio, la miel y la manteca ablandada (2). Mezclamos bien y agregamos la media taza de agua, la harina tamizada (3), la sal (4), el jengibre (5), las especias para torta (6). Revolvemos muy bien y cuando todos los ingredientes estén unidos, agregamos el bicarbonato (7) disuelto en las tres cucharadas de agua fría.

Hacemos un bollo y lo dejamos reposar una hora, estiramos la masa dejándola no muy fina (5 mm aproximadamente). Con un corta pastas cortamos y colocamos las galletas sobre placas enmantecadas y enharinadas. Lo ideal es darles forma con un corta pastas especial. La mayor o menor dificultad para obtenerlos en las tiendas tendrá que ver con el grado de difusión en cada país de la costumbre de realizar estas galletas en Navidad. En Buenos Aires, me resultó bastante difícil dar con ellos. Si no se dispone de un corta pastas, puede dibujarse la silueta sobre un cartón y recortar la masa con un cuchillo bien afilado.

Horneamos a 180º C hasta que estén cocidas (el tiempo dependerá del tipo de horno, el tiempo de precalentamiento, el tamaño de la galleta y el grosor de la masa).

Una vez cocidas las retiramos, dejamos enfriar y las decoramos con glacé o glacé real (8).

Con estas proporciones, obtenemos una cantidad muy abundante de galletas. Espero que las hagan y muy feliz Navidad.

Notas:

(1) Los Saturnales eran una importante fiesta romana, durante la cual los esclavos recibían raciones extra de comida, tiempo libre y otras prebendas.

Los festejos se realizaban del 19 al 25 de diciembre, en honor a Saturno, Dios de la Agricultura. Se cree que los Saturnales consistían en festejos por la finalización de los trabajos en el campo, al terminar la siembra de invierno y comenzar un período en el que tanto los amos como los esclavos disponían de tiempo libre para estar en sus hogares con la familia.

Durante los Saturnales se invertían los papeles y eran los amos quienes servían a sus esclavos y se hacían regalos entre amigos y familiares, por lo que se considera a los Saturnales como el precedente que da origen a la Navidad.

(2) Manteca ablandada significa que debe tener la consistencia similar a una pomada. Se debe dejar a temperatura ambiente durante varios minutos en los países donde es verano o cerca de una fuente de calor donde es invierno. Jamás debe derretirse, dado que si la utilizamos líquida, la masa jamás adquirirá la consistencia que necesitamos para la preparación.

(3) No es obligación tamizar la harina, pero hacerlo nos asegura extraer una mayor cantidad de impurezas y lograr una harina más fina, que se incorporará mejor a los ingredientes húmedos, logrando una masa más liviana.

(4) La sal es un ingrediente opcional. Se recomienda su uso dado que este mineral tiene la virtud de realzar los sabores, ya sean dulces o salados.

(5) El jengibre es una raíz. Crece en todas las regiones tropicales del mundo, pero las variedades más caras y de mayor calidad son las de Australia, India y Jamaica. Las más comercializadas son las de China.

El jengibre fresco debe ser pelado y rallado para su utilización. Posee un característico aroma a limón. No debe ser utilizado en esta receta, dado que el jengibre fresco y rallado jamás se disolvería en la preparación y encontraríamos desagradables pedacitos esparcidos en la masa. Por otro lado, el fuerte aroma a limón modificaría por completo el sabor, por ello se recomienda la utilización del jengibre industrializado, que viene seco y en polvo.

(6) Es un conjunto de especias que se utilizan en repostería. Su composición es: clavo de olor, jengibre, canela, nuez moscada y pimienta negra.

(7) Esta sustancia resulta fundamental para el leudado de las masas. Con el calor se produce carbonato de sodio, agua y dióxido de carbono. El vapor de agua y el gas son los responsables de que las masas queden esponjosas y aireadas.

El carbonato de sodio produce color amarillento y un desagradable sabor amargo, por eso se recomienda usar el bicarbonato combinado con algún ácido o con un ingrediente que contenga ácidos (leche, crema, miel, vinagre). De esta forma, en lugar de crearse carbonato de sodio, se forma ácido carbónico o lactato de sodio, que producen agua y dióxido de carbono.

Si se usa polvo de hornear, en éste el bicarbonato ya se encuentra combinado con una sustancia ácida y en el caso de la harina leudante, ésta ya posee en su composición bicarbonato de sodio y algún ácido (fosfato ácido de calcio o ácido tartárico) por lo que no debe adicionarse bicarbonato cuando se utiliza este tipo de harinas.

(8) El glacé es una preparación a base de azúcar impalpable o glass, jugo de limón, agua o ambos y colorantes. La proporción de líquidos debe ser bastante escasa, ya que no queremos hacer un baño, sino formas que queden firmes.

Personalmente, no recomiendo hacerlo sólo con limón, salvo que estemos haciendo galletas de limón, ya que el gusto ácido sería demasiado fuerte. De usar limón, unas gotas bastan para darle buen sabor.

El glacé real es otro tipo de baño, realizado con clara de huevo, azúcar impalpable o glass, jugo de limón o agua y colorantes.

 

 

Comentarios

Enviado por Anagalena en

Que rica receta, esta navidad las hare cuando este de vacaciones en Galicia.
¿Es una receta de tu pais o es de la cocina internacional?
Anagalena

Enviado por Georgina en

Hola Anagalena. Me alegra que te hayan gustado las galletas. Es una receta internacional, bien europea.
Todas nuestras costumbres navideñas en Argentina son netamente europeas, tanto en la cocina como en todo lo que la Navidad implica.
Con 35 grados de calor, adornamos el árbol y colocamos muñecos de nieve y no quieras imaginarte lo que debe sufrir el pobre Papá Noel en su traje.
Espero que me cuentes cómo te salieron.
Un beso grande desde Buenos Aires.
Georgina :)

Enviado por Anagalena en

Segui tu receta y las prepare como prueba para la navidad......... y salieron perfectas.
¡¡Muchas gracias!!
Anagalena

Enviado por Georgina en

Me alegro de que te hayan salido bien las galletas... Sólo faltaría constatar si las hiciste con o sin jengibre... Si leíste todos los comentarios, me entenderás y si no lo hiciste léelos... Lo bueno es que parece que mi cabeza ya se está reacomodando en su lugar... Bueno, no sé si en su lugar, pero se está reacomodando.
Georgina :(

Enviado por Georgina en

Ya se estuvieron riendo de mi por haberme equivocado en un comentario, pero esto es el colmo.
Las galletas son de jengibre y el jengibre no está en la receta, me faltó poner en la lista de ingredientes las 2 cucharaditas de jengibre. Ojo, que sean sólo dos cucharaditas, que el gusto es muy fuerte.
Perdón, perdón, perdón. Últimamente estoy volando en alguna nube y me olvido de todo.
¿Será el agotamiento del fin de año del hemisferio sur o simplemente estupidez mía? (Es sólo una pregunta retórica, no espero que la contesten, jajaja).

Georgina :)

Enviado por Adryana en

Aish... no habia leido con detenimiento la receta y de verdad que le hace falta el jengibre... jejejejeje... yo creo que el despiste es por agotamiento del fin de año relacionado con el hemisferio sur y las benditas lluvias que nos enlagunan la cabeza... jejejeje

Adryana

*...Dejando en cada punto suspensivo un suspiro...*

Enviado por Georgina en

Yo creo que es verdad que no doy más y necesito ya mismo que llegue mi querido enero, para estar tirada en la cama sin hacer nada, pero también puede ser un serio problema de familia. Mi mamá hizo pan dulce y se olvidó de ponerle azúcar y otra vez que hizo la famosa empanada que se come en Galicia, se olvidó de ponerle el pescado.
Como verás, tenemos el problema de siempre olvidarnos del ingrediente principal.
Ahora que lo saben, estén atententos cada vez que les pase una receta...
Georgina :)

Añadir nuevo comentario