Los “pecados capitales” de LaChapelle

Enviado por alfredo el Lun, 09/05/2011 - 10:58

Decir de él que es uno de los más grandes fotógrafos del último cuarto de siglo, es decir poco. Decir de él que es bizarro, grotesco, excesivo, impactante, perverso, sensacionalista, glamoroso, vanidoso o lujurioso, es limitarlo.

Realmente, David LaChapelle (Connecticut, 1969) es mucho más que todos esos calificativos por separado, y es mucho más que todos ellos a la vez: es uno de los privilegiados que ha logrado hacer que las superestrellas se sometan a sus objetivos (fotográficos y artísticos) y a su fantástica imaginación.

Es, posiblemente, el fotógrafo que mejor ha retratado a las “celebrityshollybudenses y del showbusiness, pilladas (sin improvisaciones, sin dejar nada al azar) en una pose que mezcla el virtuosismo de sus cámaras con su enorme capacidad de comunicación.

Su prestigio como artista gráfico siempre estuvo a la misma altura, si no más, que el de sus modelos fotografiados, fueran quienes fueran los personajes retratados.

Inició su trabajo hace 25 años de la mano de Andy Warhol, cuando le encargó la realización de varios reportajes para la revista Interview. Después de estos trabajos, nunca dejó de ser el fotógrafo más reclamado por las principales revistas del mundo de la moda, del diseño, del corazón o de las variedades.

Sus fotos (auténticas obras de arte) siempre reflejan el lado más reflexivo del personaje retratado: el culto desmedido a la personalidad, la degradación y perversión de las culturas populares modernas, los excesos de la vanidad, la lujuria o la explosión desmedida de la gula rápida (su obra “Muerte por hamburguesa” es un icono del movimiento slow food: una modelo aplastada por un bocadillo de carne).

Sus trabajos de la serie “Eveils” (Museum, Statue, Cathedral) sobre el diluvio universal o “Deluge” inspirados en las obras de Miguel Angel en la Capilla Sixtina, son la quinta esencia del arte fotográfico, el sumum de un provocador nato.

Como dice Gianni Mercurio, crítico especializado en su obra, “sus fotos gritan” y su arte es un mensaje gráfico sobre “una sociedad dominada por la publicidad y por el comportamiento consumista, en donde la verdad sucumbe a la simulación”.

Hace pocos días, en una visita que hizo a México LaChapelle exclamó: "Ya no tengo nada nuevo que decir de esta gente, del pop y de la sociedad de consumo". Una declaración tan impactante, viniendo de quien viene y estando donde estuvo, supone una profunda cargada de reproches hacía las veleidades del famoseo y en contra de la fanfarria que rodea el mundo ficticio en el que viven estos personajes; y pone punto y final a una de las trayectorias artísticas más impactantes de los últimos años.

¿Con qué nos sorprenderá LaChapelle en el futuro? Estaremos atentos…

Alfredo Webmaster

Nota: en las fotos que incluyo aparecen retratados personajes muy conocidos de la música, del cine, de los deportes, de la moda…

 

 

 

Alfredo: hay de todo. El hecho que no sea de mi agrado no deja de ser arte, pero es un término tan amplio y tan generoso que permite ampliar su horizonte. Colores, pespectivas, situaciones, al mirarlos me sorprende lo que logran aquellos que son unos genios. Todo puede ser, pero disfruto de otras temáticas. Gracias Matilde

Añadir nuevo comentario

¿Eres un humano?

Image CAPTCHA
Introduce los carácteres que se muestran en la imagen.