Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

¿Los derechos humanos sólo son para unos o son para todos?

Martes, a 28 de Febrero de 2012 -- Alfredo -Webmaster-

El caso de la “Operación CHAVÍN DE HUÁNTAR”, por Mila Villar (Lima, Perú)

Introducción

Estos últimos días han sido algo ingratos para mí, como creo para la gran mayoría de los peruanos que vivimos muchos años de terror, años de no tener paz para andar en las calles sin temor de que estalle una bomba por nuestro camino, de no tener paz para desarrollar nuestras actividades en un país seguro… nadie sabía cuándo ni dónde les tocaría accionar a las bandas terroristas que estaban activas en el Perú: Sendero Luminoso [i] y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) [ii], que por tener un arma (pistola, fusil, bomba, etc.) en la mano creían que podían “convencer” que sus ideas se debían acatar.

Yo trabajo en el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA), que desarrolla actividades en todo el Perú y por ese mismo motivo una de las acciones que más tengo presente es el asesinato (según los terroristas, ‘AJUSTICIAMIENTO’) de tres expertos japoneses, quienes daban capacitación a profesionales del INIA en Huaral (provincia del norte de Lima), en temas de transferencia de tecnología en hortalizas.

La trágica mañana del 12 de julio de 1991, aproximadamente a las 8:45 a.m., irrumpió en el Centro de Huaral el movimiento terrorista Sendero Luminoso y asesinó a los tres japoneses (Kiyotada Miyagawa, Seibun Kinra y Hiroshi Nakanishi) delante de los trabajadores, a quienes sacaron al patio central para que sean testigos del crimen. El resultado fue la retracción de las actividades de apoyo para el desarrollo de los productores agrícolas de parte del gobierno central (por seguridad de su personal) y retiro del apoyo técnico y económico del gobierno japonés a la actividades de investigación y transferencia de tecnología agraria.

Antecedentes

El hecho que me lleva a escribir este artículo es el ataque a la residencia del embajador japonés en el Perú y sus consecuencias en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH [iii].

El 17 de diciembre de 1996, 14 integrantes de la banda del MRTA se infiltraron en la residencia del embajador de Japón, donde se celebraba el natalicio del emperador Akihito, reunión en la que participaban 800 invitados, entre empresarios, diplomáticos, religiosos, militares y políticos. De los 800 rehenes, fueron liberados mujeres y ancianos, hasta quedar 72 hombres.

El secuestro duró 126 días. El 22 de abril de 1997 se activó la operación de resácate con la incursión de 142 comandos militares; se inició después de un estratégico planeamiento y seguimiento a través de túneles construidos para tal fin (cámaras y micrófonos que se había podido ingresar) con una explosión en una de las salas de la residencia, mientras un grupo de los terroristas jugaba futsal [iv].

Durante la intervención para liberar a los rehenes murieron uno de éstos y dos comandos, ningunos de los terroristas sobrevivió al ataque, lo cual generó una serie de opiniones sobre la ejecución de los terroristas en la incursión militar.

Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

Ahora el Perú enfrenta problemas con la Corte Interamericana de Derechos Humanos porque la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitó a esta Corte abrir un proceso contra el Estado Peruano por considerar que no cumplió con ejecutar las recomendaciones que dio en el sentido de volver a procesar, esta vez en el fuero civil, a un grupo de los denominados comandos de Chavín de Huántar.

Según informó el diario “Correo”, la CIDH argumenta en su informe una supuesta violación de derechos humanos de tres terroristas durante la operación de rescate de rehenes de la residencia del embajador japonés en 1997.

Este informe de la instancia internacional se da pese a que a inicios de noviembre el entonces ministro de Justicia, Francisco Eguiguren, aseguró que el Perú no se allanaría a la recomendación de la CIDH pero anunció que se “pediría una prórroga” al plazo para poder evaluar el pedido de volver a procesar a los comandos en el fuero civil (en el fuero castrense fueron absueltos).

Es indignante saber que hay instancias internacionales que se dedican a desperdiciar dinero para defender los derechos de quienes nunca respetaron los derechos mínimos de los demás, defienden los derechos de quienes quitaban la vida de personas porque no tenían la misma opinión o, peor aún, por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. ¿Quién defiende el derecho de estas víctimas, muertas a manos de terroristas asesinos que no respetan la vida.

¿No es una violación a los derechos humanos de todos los peruanos de bien que sufrimos por la demencia terrorista intentar forzar el castigo de quienes ayudaron a liberar a hombres secuestrados por más de 4 meses y no pronunciarse en contra de los secuestros, muertes y violaciones de todo tipo cometidas por estos terroristas, a quienes la CIDH se esfuerza en defender?



[i]  Sendero Luminoso, cuyo nombre oficial es Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL), es una organización terrorista de tendencia ideológica maoísta originada en el Perú. La meta de Sendero Luminoso es reemplazar las instituciones peruanas, que consideran burguesas, por un régimen revolucionario campesino comunista, presumiblemente iniciándose a través del concepto maoísta de la Nueva Democracia. En 1980, desató el conflicto armado interno del cual participó como principal agente hasta la captura de su líder, Abimael Guzmán Reynoso en 1992, tras lo cual sólo ha tenido actuaciones esporádicas. La ideología y tácticas de Sendero Luminoso han tenido influencia sobre grupos insurgentes de corte maoísta como el Partido Comunista de Nepal y organizaciones afiliadas al Movimiento Revolucionario Internacional.

[ii]  El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) es una organización terrorista peruana, fundada en 1984 e inspirada en las guerrillas izquierdistas de otros países de la región, que inició su accionar terrorista en julio de 1985. En la actualidad, esta organización se encuentra casi desarticulada en el plano militar, pero subsiste en alianza con el narcotráfico y hay indicios de que algunos de sus miembros están intentando reconstituir la estructura organizacional, infiltrándose en organizaciones civiles de extrema izquierda.

[iii]  La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es un órgano judicial de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que goza de autonomía frente a los demás órganos de aquella y que tiene su sede en San José de Costa Rica, cuyo propósito es aplicar e interpretar la Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros tratados de derechos humanos a los cuales se somete el llamado sistema interamericano de protección de derechos humanos.

[iv]  El futsal, fútbol de salón, fútbol sala o microfútbol, es un deporte derivado de la unión de otros deportes: el fútbol, que es la base del juego; el waterpolo; el voleibol, el balonmano y el baloncesto. Tomando de éstos no sólo parte de las reglas, sino también algunas técnicas de juego. Los jugadores de este deporte precisan de una gran habilidad técnica y dominio sobre el balón, así como velocidad y precisión en la ejecución tanto al recibir, pasar o realizar gestos técnicos.

 

Añadir nuevo comentario