Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Los chistes de gallegos

Lunes, a 6 de Diciembre de 2010 -- Alfredo -Webmaster-

Soy gallego.

Me defino así, en dos palabras, para hacer una declaración de principios (de origen) y para fijar el punto de partida de este escrito. Repito: soy gallego.

Desde hace muchos años sé de la existencia de los llamados “chistes de gallegos”, una suerte de pseudochanzas que circula principalmente por Latinoamérica. Los oí, me los contaron, en Cuba, Panamá, Colombia, Costa Rica, Nicaragua…

Vistos como lo que son, como chistes, unos pueden parecerme simpáticos (y algunos son muy simpáticos), otros simplemente graciosillos, una mayoría de ellos meros divertimentos para pasar el rato y, los menos, una suerte de tópicos encadenados que buscan la risa fácil, casi siempre malévola, el escarnio o el burdo coqueteo con el mal gusto.

Por tanto, entre los llamados “chistes de gallegos” hay auténticas chirigotas llenas de gracia, ingenio e ironía que producen carcajadas y una sana sensación de buen humor, pero también existen auténticos atentados a la dignidad de las personas, sean de donde sean.

No hace mucho tiempo, Gastón Quiroga, un ciudadano argentino de origen gallego, presentó una denuncia ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), un organismo dependiente del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de Argentina, protestando por la publicación en la Editorial Sudamericana de un libro titulado “Chistes de gallegos”, escrito por Pepe Muleiro, seudónimo de Ricardo Parrota, un escritor (sic) de origen español pero parido en Argentina.

El denunciante protestó por considerar que el libro de ese fulano de nombre Pepe Muleiro, era "altamente ofensivo, más allá del estereotipo de gallego bruto", “Pepe Muleiro se ha pasado de la raya" en su búsqueda del lucro económico "agrediendo a todo un pueblo".

Entre los muchos chistes del libro hay algunos que, además de ofensivos, juega con términos o personajes que por sus actuaciones pasadas o su negra actualidad, no deberían ser objeto de broma.

Por ejemplo: “Si estás en una habitación con Hitler, Osama Bin Laden y un gallego, y tienes una pistola con dos balas, ¿A quien le disparas? Al gallego dos veces, para no correr riesgos”.

Gastón Quiroga denunció que detrás de este libro de chistes de gallegos lo que subyace son motivaciones de otra índole: "Todos creemos que más que un odio racial hacia los gallegos lo que hay es una cuestión económica y de insana envidia".

Hasta aquí una pequeña referencia de la noticia y su repercusión mediática. Ahora quiero exponeros mi opinión sobre los orígenes de este tipo de chistes.

Mi país, Galicia, fue hasta el siglo XV la zona más rica y culta de España. Aquí vivían los nobles más cultos (a la vez que despiadados), los poetas más prolíficos, los labriegos con los campos mejor cultivados, una enorme franja costera llena (literalmente abarrotada) de pescados y mariscos (los mejores del mundo), montes siempre verdes, y cientos de ríos y riachuelos (a Galicia se la conoce como la “tierra de los mil ríos”).

En resumen: Galicia podría haber sido un pequeño paraíso si no llega a ser por el excesivo peso económico que tenía un clero retrógrado vendido a los poderosos y la macabra existencia de una nobleza innoble.

Entre los años 1460 y 1472 se desarrollaron en Galicia las que están consideradas las primeras revueltas populares anarquistas en toda la historia del mundo occidental, una lucha sin cuartel entre el pueblo llano y la nobleza, un período de guerras y guerrillas en defensa de los derechos fundamentales de las clases humildes: la revueltas Irmandiñas.

Por encima de cualquier otra cosa, las revueltas irmandiñas buscaban salvaguardar el derecho a la vida y a la libertad individual, a la propiedad del terruño que se trabajaba y a no tener que sostener con su trabajo a una iglesia católica despótica y una nobleza zángana y ladrona.

Galicia fue, como dije antes, la cuna de la lucha popular por la liberación de de los oprimidos, y estuvo formada por hombres y mujeres que se agruparon entorno a la "Irmandade Fusquenlla", en contra de los señores episcopales católicos, y la "Grande Guerra Irmandiña", en contra de la nobleza. El durísimo enfrentamiento entre el pueblo llano (y desarmado) y las fuerzas religiosas y los nobles (fuertemente armadas), duró 12 años.

Al final, pese a las innumerables victorias parciales de los Irmandiños, la guerra la perdieron los que siempre las pierden: los pobres y desvalidos. Esa derrota fue el inicio del declive social y económico de la Galicia culta y popular.

Los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, famosos por su exacerbado odio a todo aquel que fuera en contra de la religión, decidieron dar un castigo ejemplar a los gallegos: por haber participado en las luchas en contra del poder establecido (la iglesia y los nobles), nos prohibieron el uso del gallego como idioma culto, nos prohibieron el cultivo del trigo y los olivos, nos prohibieron la de cría industrial de ovejas y cabras, nos negaron la posibilidad de capitanear las naves y carabelas dependientes del Reino de Castilla (ver nota al final del texto), etc., etc., etc., etc.

¿Qué provocó estos castigos? Nos generó un enorme atraso en la capacidad para acceder a los avances de los siglos posteriores, el empobrecimiento generalizado de todo una clase social (la más desfavorecida), supuso la represión a sangre y fuego de los Irmandiños y muchos de sus familias, la casi eliminación del idioma gallego… y, como reacción a lo que venía de fuera de Galicia, la secular desconfianza de los gallegos a todo lo que venía de “fuera”.

Una vez expuestos los orígenes del atraso económico y social de Galicia entre los siglos XV y mediados del XX, os explicaré los porqués (a mi entender) de la existencia de los “chistes de gallegos”. Para ello daremos un salto en el tiempo e iremos al período que va del siglo XIX a mediados del XX (aproximadamente, 150 años).

En ese siglo y medio en Galicia sufrimos durísimas de carencias materiales, y la consiguiente ausencia de objetivos y horizontes para las clases populares. Fueron años en los que el sentimiento generalizado de los gallegos les llevo a considerar a nuestra tierra, sin lugar a dudas la más rica de España, como el peor sitio para (mal) vivir.

En esos años tenebrosos se mezclaron las faltas de ilusiones de todo un pueblo con los estertores del imperio español: coincidió con la pérdida de Cuba y Filipinas, las últimas joyas de la Corona Española.

Ante esa nefasta situación económica, muchísimos gallegos (miles y miles de gallegos) se embarcaron rumbo al Nuevo Mundo, principalmente a Cuba, Argentina, Uruguay, Panamá, Venezuela y Brasil.

Marchaban solos, sin sus familias, como avanzadillas en la búsqueda de nuevos horizontes de vida que les permitieran dejar atrás las miserias y las privaciones de una tierra (Galicia) que, pese a tender de todo en abundancia, estaba controlada por una nobleza agrícola explotadora y corrupta que no supo adaptarse a la era industrial, y también por un clero trabucario.

Una vez instalados en el Nuevo Mundo, aquellos gallegos desarrapados y sin cultura, empezaron a trabajary … y en eso de trabajar de sol a sol, ¡nadie les ganaba!

A base de esfuerzo y lucha, los gallegos se convirtieron en los mejores macheteros en las zafras, en los mejores vendedores de muebles, los más hábiles negociadores en los trueques, los más avispados explotadores de colmados y ultramarinos, los más valientes y arriesgados en crear negocios legales (y algunos alegales).

Con el trabajo que desarrollaban, con el ímpetu que demostraban para salir adelante, con los muchos ahorros que fueron acumulando y con lo poco que gastaban, salvo en la propia supervivencia, aquellos gallegos emigrados que habían llegados en barcos de vapor con maletas de cartón y el rostro enrojecido por el llanto, empezaron a enriquecerse, a formar sociedades, a agruparse en gremios, a comprar propiedades y… y con el paso de los años llegaron a dominar la industria y el comercio de muchos de esos países.

Fue en eso años de enriquecimiento cuando empezaron a aparecer los “chistes de gallegos. Nacieron como una especie de catarsis de los lugareños ante el empuje y la enorme capacidad de trabajo de los gallegos, como una especie de autodefensa ante unas personas a la que consideraban inferiores, por haber llegado incultos y pobres, pero que habían sido capaces de sacar dinero hasta de debajo de las piedras.

Era lógico que sucediera: los lugareños, que habían visto llegar a su países a los gallegos en barcos de carga, se preguntaban cómo era posible que siendo como eran, pudieran ser más hábiles que ellos para hacer dinero y enriquecerse.

Era la envidia ante un éxito que les dolía asumir: descubrir que los gallegos estaban más capacitados que ellos para sobrevivir en un país extraño. Esa envidia dio lugar al desprecio (envidioso) ante el hombre que se hizo a si mismo, ante los “self made man” gallegos.

En las siguientes hornadas de emigrantes gallegos, los que tuvieron que huir de España durante la guerra civil del año 1936 y de la represión de los años posteriores, el nivel cultural y profesional de los que viajaron a América fue muchísimo mayor. Esos nuevos gallegos fueron lo que emigraron sobre todo a México, y son los que contribuyeron al enriquecimiento cultural de las universidades mexicanas y, todo hay que decirlo, a su propio enriquecimiento.

Por tanto, como resumen, los chistes de gallegos tienen un origen que se remonta a mediados del siglo XIX, que tuvieron su continuación en el siglo XX y que hoy, ya en el XXI, aún sirven para hacernos reír (a veces sufrir) a todos los gallegos que habitamos a ambos lados del Océano Atlántico.

Alfredo Webmaster

 

Nota: existe una teoría muy bien fundamentada que demostraría que Cristóbal Colón era gallego, en concreto de Poio (Pontevedra), pero que tuvo que cambiar su nombre original para poder capitanear las carabelas que arribaron al Nuevo Mundo.

Os recomiendo los siguientes enlaces que hablan de este tema:

- La identidad de Cristóbal Colón, por el historiador Alfonso Philippot Abeledo

- Colón, Pontevedra

 

Categorías: 

Comentarios

Enviado por LaGavi2008 en

Venezuela, que era percibida para la época como un pequeño y próspero país petrolero de grandes oportunidades, atrajo a muchos inmigrantes, la aplastante mayoría de quienes vinieron al país eran aquellos europeos que por razones históricas, culturales, coloniales, (mencionadas en tu artículo) y que de alguna forma se sentían vínculados con Venezuela. Vinieron de los países más pobres, más arruinados, más golpeados por el hambre y miseria del Viejo Continente: vinieron de España: gallegos, extremeños, catalanes, vascos, andaluces; (también, napolitanos, calabreses, sicilianos; y de todas las provincias de Portugal). En su mayoría eran analfabetas o casi analfabetas, campesinos pobres, albañiles, obreros sin calificación, y sus mujeres, amas de casa, analfabetas, ignorantes, pobres. Vinieron muertos de hambre en su gran mayoría huyendo de la Guerra y de la terrible pobreza que asoló a Europa. Constituían lo más pobre y lo más atrasado de Europa. Pero en Venezuela fueron recibidos con los brazos abiertos por el pueblo, porque el pueblo Venezolano ha sido siempre generoso, franco, solidario, pero ¡nunca, nunca, nunca!!!! envidioso . (Y fueron recibidos con lo brazos abiertos por la minoría gobernante, fundamentalmente porque eran blancos y porque por fin, después de tanto esperar, vieron en ellos la oportunidad de “blanquear” un poco al país y de paso de terminar de blanquearse ellos mismos, jejejejjejeje) .
Ahora, en España existe inmigración colombiana, peruana, antillana, haitiana, Venezolana, Argentina, inmigración que siempre fue y sigue siendo despreciada o rechazada por ser inmigración mestiza, mulata, negra ó por ser simplemente latina (como quieras llamarla), imagina tú que cada latino, negro, mulato y además pobre ( que son los que emigran ) que se sienta aludidos, segregados, rechazados o cansados de ser maltratados moralmente denunciara o demandara por eso? (OJO!!!! Y creo que en esos casos estaría muy justificado el proceder a denunciar).

En fin, Alfredo, esos europeos prosperaron y tuvieron muchas ventajas en Venezuela y otros países de Latinoamérica, yo diría que tuvieron tres ventajas fundamentales sobre el Venezolano:

Primero: Que su situación de miseria y de pobreza los impulsaba al emigrar, a tratar de progresar en su nuevo país emprendiendo cualquier tipo de esfuerzo, cualquier tipo de trabajo y haciéndolo a cualquier precio, comiendo, como se decía en los años de Pérez Jiménez, gaseosas, cambures y emparedados de mortadela. ¡Realmente hicieron un enorme esfuerzo por progresar! (Mis felicitaciones por eso!!)
Segundo: Que su cultura europea, que era ya una cultura abiertamente capitalista, una cultura de trabajo, de competencia, de “quítate tú para ponerme yo”, les daba una ventaja grande sobre los venezolanos, porque éstos, sobre todo en esos años, eran mucho menos capitalistas que hoy, estaban más ligados a la sociedad tradicional, y, al ser mucho menos capitalistas, tenían también mucho menos espíritu egoísta, competitivo, y al mismo tiempo, pese a ser pobres, estaban menos presionados que los emigrantes porque vivían en su medio, que era solidario (no envidioso) , y al existir la solidaridad (que nos ha caracterizado siempre) se podían prestar ayuda entre ellos, mientras que un grupo de inmigrantes que no conoce a nadie ni tiene familia debe apoyarse en gente de su propia nacionalidad y tiene que hacer más esfuerzo para progresar.
Tercera: Los ayudó mucho el color blanco y la condición europea, porque eso permitía que los criollos venezolanos los vieran como blanqueadores, como una suerte de detergentes social y racial (jejejejjje).

Alfredo, la mayoría de esos inmigrantes prosperó con su esfuerzo, nadie niega eso, pero también lo hizo aprovechando esas ventajas culturales y racistas que los hacían ver por los criollos de la élite como superiores al propio Venezolano, al que siempre han calificado y siguen calificando de flojo solo porque se ha resistido a que nos exploten en nuestro propio país. (debemos entonces denuncialor por eso?).

En fin, yo creo que éste señor se esta ahogando en un vaso de agua, dándole más importancia de lo que en realidad tiene el tema de los “chistes Gallegos”, ya que estoy segura que ninguno de los latinoamericanos en el fondo de nuestra alma pensamos que los Gallegos son brutos ni mucho menos !!!!!!. Por mi parte, siento mucho afecto por la colonia Española en general ya que mi bisabuela era una Española (Canaria) muy hermosa y muy inteligente.

Cariños desde Venezuela!!

LaGavi

Enviado por Mila V en

No creo que la envidia de la que habla Alfredo deba ser tomada tan a pecho; pero hablando de la psicología humana, es normal que a la persona o grupo de personas que es más emprendedora y progresista se la vea con cierto recelo, más aún si es "extraña" para el lugar, porque además ha llegado con nuevas costumbres, diferentes usos. Sin embargo también es cierto que se reconoce abiertamente su habilidad y empuje para salir adelante y sobreponerse a la adversidad. Es lo mismo que ahora sucede en "reversa" (latinos que van a Europa y salen adelante con éxito porque están dispuestos a todo para hacerlo).
Por otro lado, el querer tener mayores posesiones, acumular riquezas.... no es por una cultura capitalista, es por el espíritu emprendedor que se tiene, seas de donde seas; unos lo son más que otros. A algunas personas no les interesa esforzarse más por tener más comodidades materiales, porque les es más cómodo vivir como lo hacen, porque no requieren tanto esfuerzo para ello, lo cual tampoco es reprochable; cada quien elige su modo de vida y punto.
En el Perú tenemos muchos chistes de arequipeños (ciudad del sur), les sacan de todo, pero la verdad es que es la población más progresista y desarrollada del Perú, sin lugar a dudas... así es que creo que la teoría de Alfredo tiene base de psicología.
Los chistes hay que tomarlos simplemente como eso, historietas para hacer reir... aunque haya los que no tienen mucha o ninguna gracia, a esos hay que dejarlos pasar sin inmutarse.
A mi ex-esposo, que tiene mucho de alemán y algo de español (pero nada de gallego.... una pena jejeje) siempre le he escuchado comentarios muy positivos y de admiración por el pueblo gallego; en sus propias palabras dice que si España tuviera más gente gallega y menos católica en todo su territorio ahora estaría como una de las naciones más desarrolladas de Europa.

Enviado por Verónica en

Verónica. Guadalajara, México.

Estoy de acuerdo con lo que comentas Mila, sin duda los chistes son solo eso, para hacer reír, yo no lo tomaría como alusión personal, pero entiendo que algunas personas podrían sentirse ofendidas, si lo tomas en serio creerás que están atacándote en tu orgullo nacionalista que la mayoría tenemos.

En México existen libros de chistes de gallegos, también chistes de algunas regiones del país, pero eso no significa que las personas de esas ciudades sean como se mencione en un chiste.

En México viven muchos españoles que emigraron de su país en la época de la guerra civil y fueron incluso recibidos por el presidente de México en el puerto de Veracruz, todos ellos fueron emprendedores y crearon empresas exitosas que siguen vigentes y que dan empleo a muchos mexicanos, llegaron artistas, musicos, cientifícos y escritores excepcionales creo que muchos de ellos han aportado algo importante a la sociedad y cultura en México. Además aquí todos tenemos algo de españoles...

Hay que ver como España emergió con mayor fuerza después de una guerra civil que es relativamente reciente y muchos países seguimos "atorados" por la mediocridad y corrupción de una buena parte de la población...

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Te respondo como gallego residente en Venezuela.
Es algo cierto lo que dices pero te olvidas de una cosa: los avances sociales y laborales, la creacion de muchas y variadas industrias y comercios y la capacitacion de los venezolanos fue obra casi en su mayoria de los emigrantes, sobre todo de los gallegos y canarios.
No olvides que nada fue gratis ni nada se hizo sin sudor y muchos esfuerzos, Ademas como tu misma dices, el venezolano es flojo y poco dado al esfuerzo creador, todo se va en musicas y tragos.
Si los gallegos y canarios prosperaron y fueron capaces de salir adelante, ganar mucha plata y vivir mejor fue por que lo lucharon con denudo y sin descanso, horas y horas de trabajo de sol a sol como hicieron mis padres, los dos juntos y apoyandose el uno al otro.
Al lado de donde nosotros viviamos antes cuando era pequeño en una casa poco mas grande que el baño que tenemos ahora, alli vivian varias familias venezolanas a las que papa les propuso negocios y compartir esfuerzo y luchas y NINGUNO quiso trabajar mas alla de lo justo para tener tragos y unas arepas.
Ahora dicen que mi padre es un capitalista contrarevolucionario pero se olvidan de que fueron ellos los que qudaron donde estan.
Lo siento por tus opiniones pero eso yo lo vivi de chico.
Armando Rodriguez

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Ahora entiendo las razones de esos chistes, como gallego siempre me senti ofendidocuando me contaban algun chiste asi en donde vivo.
Estoby bien orgulloso de que mis antepasados fueran asi y que con su lucha y esfuerzo llegaran a donde llegaron y si los de este pais no supieron hacerlo mejor, que se fastidien. ¡Viva Galicia!

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Me encantan los chistes gallegos,,pero solo los veo como eso, como un chiste y nada mas, y no por eso voy a pensar que los gallegos son brutos o ignorantes.
Ignorantes serian todas aquellas personas que por solo escuchar un chiste gallego llegaran a igualar toda una poblaciòn con la similitud del chiste.
Quitense se su mente al español gallego que llegò por nuestras tierras, tocando puertas y ofreciendonos muchas veces un cuadro de cualquier pintor que por lo general ni firma tenìan; a ese pobre hombre se le veìa con un aspecto fìsico desaliñado y muchas veces con olores no muy agradables, mas bien debìeramos de admirarlos por la valentìa que tuvieron para dejar todo en su paìs y aventurarse a tierra muy lejanas, y asì emprender cualquier trabajo que se le presentase con mucha dignidad.
A todos los que piensen que Galicia es cuna de gente sin cultura y de gente mediogre , pues un consejo muy sano para todos ellos.
Ahorren... pesos, soles, lempira, dolares etc (y ahorren bastante porque el euro se nos fue muy arriba), y dense una vueltesita por Galicia, quedaran sorprendidos, no solo por la cultura de su gente sino tambien por la belleza de toda su regiòn. Ah y que decir de su comida y vinos...

Alfredo, Desde Amèrica te envio un fuerte abrazo.

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Me gustaron mucho todos los comentarios sobre este tema, nunca me lo había planteado de esta forma. Los chistes ofensivos no me gustan, se refieran a quién se refieran. A mí (como a casi todo el mundo)no me gustan todas las personas, pero simplemente por ser o no ser " personas" con todo lo que esto implica, lo demás, el ser blanco, negro, rico, pobre, gallego, venezolano...me da igual. Sólo quiero buena gente.Cati.

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Pensemos que no sólo el gallego emigrante que dejó su tierra y su familia luchó a base de trabajo de sol a sol para salir adelante y lograr una vida de calidad. Eso lo han logrado "todos" aquellos que por algún motivo han tenido que dejarlo todo: su tierra, sus parientes, sus bienes. Porque a donde quiera que llegan van con la convicción de conseguir para sí y para los suyos lo que su tierra les negó y es con ese ánimo y con esa perseverancia que logran valerse por sí mismos; claro, habrán sus excepciones como en todo. Y es que son las personas conformistas y haraganas las que se asustan con trabajar horas extras aunque ésto implique dinero extra o con tener mayor responsabilidad porque ésto también implica más tiempo de trabajo y por eso no aspiran a una mejor posición en sus empresas y son los que después se dedican a criticar mal al que prospera.

"A todos los emigrantes les toca trabajar mucho para salir adelante y soportar desprecios o racismos".

Y para que los gallegos no se sientan tan mal, existen países enteros que se caracterizan por ser conformistas y haraganes, como también existen otros a los que en ninguna parte los quieren porque donde quieran que vayan hacen mucho dinero, son muy buenos para los negocios.

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Claro, no hay que tomarlo tan en serio... Sólo chanzas que no generan en absoluto una actitud, sobre todo cuando con cualquier revuelta sindical en Argentina en contra de una empresa española en particular salen pancartas a la calle con el lema "gallegos fuera."

Primero, los gallegos somos dos millones ochocientas mil personas que habitan un verde rincón de Iberia, no 47 millones que ocupan España entera, apenas el 6% de la población. Ni más, ni menos. El gentilicio sólo a nosotros nos pertenece.

Segundo, aunque se refiriesen esas pancartas a todos los españoles, el grueso de la población española sería tan víctima de los excesos capitalistas como cualquier otro ciudadano del mundo.

Tercero, no hablen, por favor, de lo que no conocen. Visiten Galicia y después opinen, y puede que se lleven una sorpresa.

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Molestarse por eso! Es como si nos molestáramos en España porque nos llamen sudaca me lo tomo a broma porque se que a todo inmigrante siempre hay un chiste como nosotros los llamamos a Gallegos o a toda cosa tonta decimos es una Gallegada. Algo si hay que reconocer que la gente mayor en España todavía tienen la secuela del retraso por las guerras porque se ven algo campesinos, brutos al hablar porque gritan y responde poco amable, no existe por favor y gracias y en verano el poco uso del desodorante. Todos los chistes tienen algo de verdad pero hay que tomárselo con buen humor porque los de Argentinos también son verdad alguno te encuentras así jajja. Lo importante de los chistes no es ver quien es mas tonto que el otro sino cual hace reír más.

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Felicito a todos los hijos de Galicias y sus descendientes gran parte en Sudamerica, y rechazo cual chiste ofensivo sin fundamento y llamo no tomarlo en serio sin de quien viene, y mas aun conociendo ahora su origen.

A.Navea Antofagasta Chile

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Y que hay de malo en hacer chistes? Se hacen siempre. En España los hacemos con la gente de Lepe, con los catalanes, con los andaluces... Hay que tener sentido del humor. Si por eso ya nos molestamos, no quiero ni imaginarme que pasaria por otras cosas más importantes. Además en la categoria de "gallegos" entran todos los españoles que estan viviendo en sudamerica, si no estoy mal informada, asi que ¿porqué enfadarse por eso?

Enviado por Anagalena en

Enhorabuena, Alfredo, muy buena explicacion de las razones. Gracias.
Anagalena

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Añadir nuevo comentario