Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Les presento a “Mr. Market”, o al menos a sus dueños

Miércoles, a 15 de Diciembre de 2010 -- Alfredo -Webmaster-

Hoy os propongo la lectura de un artículo escrito por un señor nada sospechoso de ser un agente de la izquierda radical ni, tan siquiera, de la socialdemocracia más blanda: es liberal, y ejerce de liberal.

Los trabajos de Kike Vázquez se han convertido en una de mis lecturas habituales cuando se trato de saber algo más sobre los asuntos relacionados con la llamada macroeconomía y los mercados internacionales, esa amalgama de dineros que viene y van sin control ni concierto, de informes serios y de muchos demasiado poco serios, de rumores fundados e insidias criminales que pululan por las economías mundiales, y que, a nosotros, los mortales comunes, nos lleva a una situación de indefensión imposible de entender siendo como somos ciudadanos de estados que suponíamos soberanos.

Por favor, leedlo: es relativamente fácil de entender; además, nos ayudará a saber los porqués de algunas cosas que están pasando con el euro (y España).

Alfredo Webmaster


Por Kike Vázquez para elconfidencial.com, 13/12/2010

Los economistas que siguen la escuela austríaca suelen rechazar la estadística. En su opinión ésta es válida para algunas ciencias en donde la respuesta de los elementos estudiados es siempre la misma, condición que no se cumple en la economía pues la “acción humana” nunca pierde su factor inesperado. Si obviamos este hecho corremos el riesgo de empezar a ver ramas en donde hay bosques, de fijarnos en las cifras del PIB sin observar la prosperidad real o de creer que el IPC refleja la devaluación de nuestra moneda.

No obstante hay pocas formas mejores de desviar la atención que creando estadísticas. “Tu sueldo está indexado al IPC por tanto no pierdes poder adquisitivo”, aunque para la estadística da igual si antes podías comprarte una casa y ahora no. “España va bien, el PIB crece”, aunque para la estadística da igual si es a costa de la prosperidad del futuro o no. Las limitaciones de los números para estudiar a la persona y su entorno son muy importantes hoy por hoy como para dejar de mirar “el bosque”, aunque la mayoría de la gente está encantada con “las ramas”.

A pesar de todo ello la sociedad es más sabia en muchos sentidos de lo que se cree, como dijo Lincoln: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. Al final las cosas acaban volviendo a su cauce, por lo que los números no resultan tan dañinos. ¿Se imaginan por la contra que estas estadísticas sirviesen para decidir vidas? “El IPC ha subido demasiado, hay que eliminar a unos cuantos para que dejen de consumir” ¿Macabro, no? ¿Y si en vez de personas hablamos de Estados, si las estadísticas o las referencias que nos dan sirviesen para quebrar países?

Los CDS se crearon hace aproximadamente unos 20 años, podríamos definirlos como algo similar a un seguro de impago de cierto activo durante un período determinado, por ejemplo 5 o 10 años. La diferencia estriba en que no hace falta que tengas el activo subyacente que quieres asegurar ni tampoco es necesario que vayas a una aseguradora, se vende entre dos partes privadas. El resultado es una cotización que sube y baja según la impresión de sus jugadores, podrías forrarte si compras los CDS de un país –su uso más conocido y popular– y creas el rumor de que va a quebrar, todo el mundo querría tus CDS y a un precio muy superior. No hace falta tener intereses en ese país, tampoco nadie supervisa para evitar la irracionalidad pues son contrapartes privadas, las primas de riesgo soberanas se transforman así en impresiones de los jugadores del mercado de derivados.

La pregunta quizá sea qué nos importa a nosotros lo que hacen agentes privados en su libertad de acción. Bien, como dije al principio no hay nada mejor que desviar la atención con estadísticas. Si antes para juzgar la solvencia de un Estado mirábamos su spread con Alemania o USA, que representa el coste REAL a mayores que hay que pagar según TODOS los inversores, ahora ya no. Ahora eso ya no es “cool” y hay que mirar un nuevo índice de moda, el índice en donde los grandes inversores especuladores muestras sus impresiones. Y si este índice “cool” dice que Pepito quebrará los verdaderos inversores huirán y dejarán de financiar a Pepito. Ya no hablamos de si el IPC es 100% fidedigno o no, ni tampoco de lo fiable que sea el PIB, hablamos de la quiebra de naciones con sus familias dentro.

Quizá soy un malvado intervencionista porque no me gustan los CDS ni la forma en que funcionan en este “libre mercado”. También puede ser que Goldman Sachs haya sido acusada de manipularlos distorsionando la libre oferta y demanda. Artículo del FT: “Goldman adopted a ‘short squeeze strategy’ to drive down the price of CDS (...) Mr Levin alleged the move, which Goldman denies, would have enabled the bank ‘to purchase the CDSs for itself at artificially low prices’” (nota 1).

Al parecer en 2007 adoptó una estrategia para hundir los precios de los CDS que les interesaban: “’We should start killing the shorts in the street’, Mr Swenson wrote in an e-mail to Deeb Salem, a trader, in May 2007. This will have people totally demoralised. In another e-mail, he said Goldman should reduce prices on CDSs to ‘cause maximum pain’ for existing holders of credit insurance” (nota 2).

Parece que a los “chicos de oro” les gusta jugar con los precios a su conveniencia, y es cierto que aquí no hablamos de países sino de MBS, pero no por ello me quedo más tranquilo. Recordemos que allá por enero de 2010 Goldman recomendaba comprar CDS españoles (aumentando virtualmente su riesgo de quiebra) como una de las mejores inversiones del año. Mientras, curiosamente, aconsejaba vender CDS de Irlanda, me imagino que no tendrá nada que ver el hecho de que habían sido contratados como asesores por el gobierno celta. Puro libre mercado.

Pero si no les convence el hecho de que Goldman Sachs baja o sube precios a conveniencia, y con tretas de dudosa legalidad, lean el siguiente artículo del NY Times titulado “A Secretive Banking Elite Rules Trading in Derivatives. Un club secreto de bancos que domina el mercado de derivados, ¡qué curioso!: “On the third Wednesday of every month, the nine members of an elite Wall Street society gather in Midtown Manhattan (…) giants like JPMorgan Chase, Goldman Sachs and Morgan Stanley (…) In theory, this group exists to safeguard the integrity of the multitrillion-dollar market. In practice, it also defends the dominance of the big banks. The banks in this group, which is affiliated with a new derivatives clearinghouse, have fought to block other banks from entering the market, and they are also trying to thwart efforts to make full information on prices and fees freely available” (nota 3).

Vaya, vaya. Parece que algunos gigantes entre los que se encuentran JP Morgan, Goldman Sachs y Morgan Stanley son dueños y señores de los derivados, donde se catalogan los CDS soberanos. Forman una especie de cártel para evitar que otras entidades entren en el juego lo que haría el mercado más trasparente, reduciría sus ganancias y evaporaría el gran poder de influencia que ostentan. Estamos hablando de un puñado de entidades que controlan un mercado de 600 billones de dólares (60 billones españoles).

El mercado de derivados multiplica por 10 el PIB del planeta, lo cual seguramente antes o después acabará llevándonos al caos porque es imposible de liquidar. Es cierto que no todos sus activos financieros son iguales ni tampoco perjudiciales, pero algunos de ellos sí lo son y estamos dejando que las manos equivocadas hagan con ellos lo que quieran. No podemos mirar a las ramas y olvidar el bosque, mirar los billetes, unas supuestas reglas de la economía falsas, y olvidar las personas.

Es cierto que nosotros como ciudadanos tenemos culpa, por tolerar la corrupción, por creernos ‘los reyes del mambo cuando no lo éramos, por endeudarnos muy por encima de lo permisible… La diferencia está en que mucha gente paga esos errores todos los días, muchas familias lo están pasando mal, por la contra aquí tenemos a unos señores que han secuestrado a ‘Mr. Market’ haciendo con él lo que quieren y nadie les dice nada. No sé si debemos ser intervenidos o no, pero en cualquier caso que haya un juicio justo porque esto no lo es.

Nota 1: Goldman adoptó "una estrategia de apretón a corto" para reducir el precio de CDS (…) Sr. Levin alegó el movimiento, que Goldman niega, habría permitido al banco "comprar el CDS’s por sí mismos en precios artificialmente bajos".

Nota 2: (“Nosotros deberíamos comenzar a eliminar las posiciones a corto en la calle”', escribió Sr. Swenson en un correo electrónico a Salem Deeb, un comerciante, en mayo de 2007. Esto tendrá la gente totalmente desmoralizada. En otro correo electrónico, él dijo que Goldman debería reducir precios contra CDS’s para “causar el dolor máximo” para los titulares actuales de seguro de créditos.

Nota 3: El tercer miércoles de cada mes, los nueve miembros de una importante sociedad de Wall Street se juntan en el Centro de la ciudad Manhattan (…) gigantes como JPMorgan, Goldman Sachs y Morgan Stanley (…) En la teoría, este grupo existe para salvaguardar la integridad de multitrillón de dólares del mercado. En la práctica, también defienden el predominio de los bancos grandes. Los bancos en este grupo, que están afiliados a una nueva cámara de compensación de derivados, han luchado para bloquear que otros bancos entren en el mercado, y también están tratado de frustrar los esfuerzos para que toda la información sobre precios y tarifas libremente disponibles.

 

Añadir nuevo comentario