Las (imposibles) “Pin-ups girls” en la Rusia soviética

Enviado por alfredo el Sáb, 22/01/2011 - 14:01

Si el tiempo, y los tiempos, no fueran los que fueron, si no se hubiera detenido la vida “real” durante decenios, si los movimientos de emancipación “mental” no hubieran fracasado o si la libertad de expresión no hubiera sido la enemiga a batir por la revolución bolchevique, tal vez en los años 40’s y 50’s del siglo pasado habrían surgido “Pin-up girls” en la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), mujeres que habrían representado el prototipo de la mujer de esos años, como sí sucedió en EEUU.

Se llamaba “Pin-up girl” a los dibujos (o fotografías) de chicas en actitudes sugerentes, sensuales. Las “Pin-ups girls” seguían un patrón estético: mujeres bonitas, carnosas, pilladas en situaciones "comprometidas", mujeres que destilaban erotismo e ingenuidad, a partes iguales, por todos sus poros. Casi ninguna de ellas aparecía desnuda. Su encanto, lo que las llevó al éxito, residía en su forma de posar y de mirar, en esa falda que mediovuela enseñando lo justo o en esa lencería que motiva más que enseña.

Al principio, las “Pin-ups girls” se vestían de forma más recatada; con el paso de los años la vestimenta se fue volviendo más y más vaporosa, hasta ser los modelos estéticos de una nueva feminidad: las "cheesecake" (la pastelito de queso, o quesito) o las "girl-ext-door" (la vecinita de al lado).

El éxito de las “Pin-ups girls” fue rotundo: con el paso de los años han llegado a influir en muchos terrenos de la moda y el comportamiento, modificando la estética del cine y sus prototipos de feminidad, la televisión, la publicidad, el cómics…Su importancia fue tan grande hasta el gobierno norteamericano de la 2ª Guerra Mundial, llegó a regalar “Pin-ups” a los soldados para que las colgaran en sus taquillas y les subieran la moral.

La rusa Irina Davis quiso imaginar cómo podrían haber sido las soviéticas de esos años, fotografiando mujeres en las que mezcla la estética de una “Pin-up” yanqui, con las modas y ropajes (atípicos) de una rusa de la época.

¿El resultado? A la vista está, y aquí lo publico.

Alfredo Webmaster

 

 

Añadir nuevo comentario

¿Eres un humano?

Image CAPTCHA
Introduce los carácteres que se muestran en la imagen.