Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

La tarantela

Jueves, a 11 de Octubre de 2012 -- Alfredo -Webmaster-

Corría el año 1630. Athanasius Kircher, científico además de jesuita, llega a Pouilles en uno de sus múltiples viajes de investigación, en esta ocasión para tratar de descubrir qué había de cierto en las fábulas que contaba las extraña relación entre las terapias musicales, ciertas enfermedades y el culto a Dionisos.

Después de un extenso trabajo de campo, en 1641 publica sus estudios sobre el “tarantismo”,

 rara enfermedad provocada por la picadura de la tarántula (Lycosa tarántula), que causa un deseo irresistible de bailar y bailar, en un agitado desenfreno. Athanasius Kircher creyó haber descubierto un tipo de música que aliviaba los males del “atarantado” o “tarantulado”, permitiendo a los que la escuchan bailar en trance durante horas o, incluso, días enteros, hasta el agotamiento. Como dice una de las canciones que oiréis, "si acaso te pica la tarantela, tendréis que bailarla con una vigüela".

Algunas voces más doctas que la de Athanasius Kircher, sostienen que el llamado “tarantismo” no es otra cosa que una sofisticada forma de histeria tal como señalar algunos estudios, sobre todo los publicados por investigadores españoles como Manuel Irañeta y Jáuregi, Francisco Xabier Cid, y su “Tarantismo observado en España” (1787) o la “Historia de la Tarántula y su mordedura, y cómo la música, saltar y brincar con ella, es un eficaz remedio"

(Madrid, 1745) de Felix de Eguia, estudio que recoge las enseñanzas de Giorgio Baglivi (1668-1707), discípulo de Athanasius Kircher.

Usando como base argumental todas las historias pseudocientíficas de curación de enfermedades a base de escuchar música, nacieron las primeras “tarantellas”, un estilo de música vocal e instrumental del siglo XV al XVII, de origen italiano pero cargado de fuertes reminiscencias españolas (las castañuelas, la guitarra), un estilo de música que aún se interpreta, y baila, en Pouilles, Calabria, Sicilia y en la región de Nápoles.

 

Las “tarantellas” son unas danzas vigorosas de tempo muy acelerado, que en algunos casos puede llegar al presto furioso. Marius Schneider (1903-1982) las calificó como "bailes medicinales" y Pedro Mejía (1497-1551) en su tratado “Silva de varia lección” dijo de ellas que "el efecto que hace la música es que el herido comienza a bailar, haciendo diversas mudanzas, como si hubiera empleado toda su vida en aprenderlas, y está así bailando", normalmente entre tres y cuatro días, "hasta que aquella maldita ponzoña se consume, y gasta con el ejercicio de la música".

La creencia de que se puede llegar a la cura de enfermedades mediante el baile aúna los antiguos cultos dionisíacos con el cristianismo. Las “tarantellas” son, de algún modo, las antecesoras del break dance de nuestras épocas y la antesala de la musicoterapia, una suerte de medicina alternativa muy en boga actualmente.

Existe un excelente trabajo de documentación sobre las “tarantelas” españolas publicado en la Revista de Folklore en el año 1986 y escrito por Juan Bautista Varela de Vega.

Los interpretes de estas “tarantellas” que acabo de incluir en la Gramola son el grupo francés de música antigua L'Arpeggiatta, que bajo la dirección de Christina Pluhar a la tiorba, y algunos otros instrumentos de cuerda pulsada, y las voces de Marco Beasley y la gran Lucilla Galeazzi (prodigiosa teatralidad la de esta mujer), recuperaron para todos nosotros estas pequeñas maravillas de la música popular del sur de Europa, de la Euroma más mediterránea y vivaz.

Alfredo Webmaster

 

L'Arpeggiatta
 

 

 
 

Cómo funciona la Gramola

En la página principal de musicayvino.com, a la derecha en la parte alta, está situada la Gramola.

Cuando pulséis “Play” se abrirá una nueva ventana en la que encontraréis un desplegable con una relación de músicos y grupos que seleccioné para vosotros/as, para vuestro disfrute.

Una vez situado el cursor en el intérprete o grupo que deseéis, pulsad “Aplicar” para que la Gramola se sitúe en vuestra elección.

Ahora sólo falta pulsar en el símbolo de “Play” que está justo debajo del nombre elegido… a los pocos segundos empezará a oírse la música, que se irá encadenando canción a canción, una detrás de otra hasta el final de lo elegido.

Además de la opción “Play” citada anteriormente, también tenéis la posibilidad de poner en pausa la canción, pararla totalmente, retroceder y avanzar en ella, e incluso subir o bajar el volumen de escucha.

Y así, como acabo de explicar, podéis hacer con el resto de los intérpretes de la Gramola.

Aviso importante: entre los problemas que han ido apareciendo estos días mientras Xacobe termina de poner a punto mi página web, está la imposibilidad de encadenar canciones, una detrás de otra. Por tanto, durante un tiempo breve, que ojalá sea brevísimo, tendréis que pulsar vosotros sobre las canciones una a una para que se escuchen.

Pido perdón por este pequeño fallo producto de los lógicos ajustes que necesita una página como la mía, que está viva desde hace muchos años, que tiene más de 1.600 artículos, 50.000 comentarios y, lo más sorprendente de todo, más de 2.343.000 visitas

Nota: Xacobe es el responsable de la actualización del Drupal de mi página web.


 

Comentarios

Añadir nuevo comentario