Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

"La masturbación no sólo es pecado, es comparable al adulterio"

Viernes, a 17 de Septiembre de 2010 -- Alfredo -Webmaster-

Que en pleno siglo XXI, a las puertas de la explicación científica definitiva (e inapelable) de cuál, cómo y cuándo fue el origen del Universo, que existan personajes como Christine O'Donnell capaces de calificar la masturbación como pecado, de negar el derecho inalienable de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, que nieguen la importancia del condón en el control de la proliferación del SIDA (o la natalidad), que defiendan la abstinencia como una virtud (cristiana) o que ataquen el derecho a ser distinto (homosexualidad), además de ser un anacrónico histórico y una aberración científica, es un grave atentando a los derechos individuales de las personas.

Que todas esas barbaridades, propias del conservadurismo religioso retrógrado e inquisidor, las diga o las piense una persona cualquiera dentro de la libertad que tiene para un ser estúpido o un indocumentado, no tiene más importante: se le perdonado por su propia ignorancia, pero que las exprese en público una señora que ganó las primarias de un partido político en el estado de Delaware (EEUU), además de todos esos epítetos descalificadores, produce escalofríos.

Que esa señora, la tal Christine O'Donnell (representante de sus acólitos votantes), pueda sentarse en los bancos del senado o de la cámara de representantes de la primera potencia del Mundo, además de escalofríos produce pavor, un miedo incalificable que debería hacernos reflexionar hacía dónde nos dirigimos con personajillos así.

A la vista de sus opiniones, nada alejada por cierto de las que también expresan, hasta producir rubor, gentes como Rouco Varela o los numerarios del Opus Dei (y otros grupos afines), no es muy distinto de lo que también preconiza el radicalismo islámico, ese que tanto denigramos por su peligrosidad.

Miedo me da imaginar un senado estadounidense en donde estén sentados fulanos que pueden decidir guerras o políticas económicas amparándose en preceptos religiosos integristas o la supuesta primacía de los blancos sobre el resto de los humanos no yanquis.

Miedo me da…

Alfredo Webmaster


 

Christine O'Donnell

"La masturbación no sólo es pecado, es comparable al adulterio", así opinaba Christine O'Donnell hace unos años. Su oposición a las relaciones prematriominiales, el aborto y la homosexualidad parece haber calado en el electorado republicano de Delaware donde acaba de ganar las primarias de su partido

Javier Jiménez Bas para cadenaser.com, 17/09/2010

Algunos la comparan con Sarah Palin. Ella lo niega pero lo cierto es que sin su apoyo no estaría donde está. De rostro amable, con 41 años, sin mucha experiencia política y un gran número de deudas ha conseguido meterse en el bolsillo a gran parte del electorado republicano que la ha elegido a ella y no a su contrincante, el congresista y ex gobernador Mike Castle, en las primarias del estado de Delaware. Sus valores sexuales estarán presentes este viernes en Washington donde su partido se dispone a hablar sobre "Los valores de los votantes".

Hace solo dos días el "Tea Party ", el movimiento conservador estadounidense, se apuntaba una sonada victoria en las elecciones primarias antes de los comicios legislativos del 2 de noviembre.

La gran triunfadora tenía nombre de mujer: Christine O'Donnell, una desconocida pero que con el apoyo de la ex gobernadora de Alaska y símbolo del movimiento conservador Sarah Palin, consiguió alzarse con la victoria. Este viernes tendrá oportunidad de hacerse aún más conocida. Participa en Washington en la cumbre que celebra su partido para hablar sobre los "Los valores de los votantes".

A la tercera fue la vencida

Para la candidata, de 41 años, se trataba de la tercera vez en que se presentaba a un asiento en el Senado. En 2006 perdió en una primaria republicana a tres bandas y en 2008 Biden la derrotó con claridad.

Como su mentora, Sarah Palin, sus opiniones no dejan a nadie indiferente. En 2002 y frente a millones de televidentes O'Donnell señaló sin reparo alguno que "los preservativos no protegen contra el SIDA". Cuatro años después una nueva perla. En "The O'Reilly Factor" señalaba que los esfuerzos para promover el uso del condón son "anti-humanos".

Muestra orgullosa su apoyo a la abstinencia sexual y se opone firmemente a la masturbación sobre la que llegó a decir hace unos años en la MTV que la masturbación "no sólo es pecado, es comparable al adulterio".

 

Comentarios

Enviado por Georgina en

Debo confesar que cuando leí el título de esta nota, esbocé una carcajada similar a la de la fotografía.
Más allá de que cada uno puede tener su opinión sobre cualquier tema y por más disparatada que nos parezca no podemos ejercer la censura, creo que este caso es una excepción.
Me parece imprudente que una persona realice comentarios del estilo de que "los preservativos no protegen contra el Sida".
Hasta la fecha, no hay estudios científicos que demuestren que esta afirmación es cierta. Por otro lado, es el único método del que disponemos para evitarlo, sin contar la abstención sexual a la que adhiere O´Donnell, la cual no sólo no puede considerarse como un método preventivo sino que además, sería mínima la cantidad de gente dispuesta a utilizarlo.
En un mundo en el que resulta difícil convencer a los adolescentes para que usen preservativo, dado que es propio de la edad creerse inmortales y sentir los peligros como algo ajeno y que sólo le sucede a los demás. En un mundo donde también es difícil convencer a la gente mayor que comienza nuevas relaciones, dado que su utilización no forma parte de su cultura, jamás lo usaron y hasta hay mujeres que sienten vergüenza de exigirlo, algunas, convencidas de que a esa edad no existe el Sida. En un mundo en el que el Sida se convirtió en una enfermedad crónica gracias a los tratamientos descubiertos en los últimos años y eso también fue motivo para que personas de todas las edades se relajaran y dejaran de darle la importancia que tiene.
En un mundo donde cada vez es mayor el gasto de ayuda social para personas con enfermedades crónicas y que no sabemos hasta dónde los Estados, hoy muy empobrecidos, serán capaces de soportar los costos, una afirmación semajante, linda la criminalidad.

Georgina :)

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Me parece un disparate el punto de vista que tienen los responsables de este sitio en internet.
Juan José

Añadir nuevo comentario