Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Haiti puede ser un buen negocio

Domingo, a 24 de Enero de 2010 -- Alfredo -Webmaster-

Leído en Guerra y Paz

Detrás de cada catástrofe se moviliza toda la solidaridad, comprensible y necesaria. Aviones con ayuda humanitaria, fletados por Gobiernos, cargamentos de medicina, agua potable, llevados hasta la zona devastada por ONG que han recibido dinero de ciudadanos conmocionados por las horrendas imágenes y relatos que les llega desde los medios de comunicación… El mundo se vuelca estos días con Haiti.

Pero dentro de esta catástrofe, como pasó con el Tsunami de 2004, o el huracán Katrina, siempre hay un buen negocio detrás. Como indica Naoimi Klein en “La doctrina del shock” (ver vídeo al final del escrito), la conmoción que genera los desastres naturales o zonas arrasadas por guerras es aprovechada para hacer negocios y/o crear un ambiente propicio para ellos: la sociedad, la opinión pública, está demasiado conmocionada para reaccionar ante una recorte de derechos, ante una invasión por “razones humanitarias” y no protesta al ver cómo sus donativos/impuestos van a manos de contratistas privados que van a trabajar en pro de la reconstrucción.

Jeffrey D. Sachs, director del Instituto de la Tierra en la Universidad de Columbia, estima en un artículo que publica el The Washington Post que Haiti necesitará 14.000 millones de dólares al año para hacer frente a esta catástrofe. Actualmente, Haiti, uno de los países más pobres del planeta, recibe 300 millones de dólares de la comunidad internacional. Da pistas de quien puede acudir a gestionar ese dinero: desde las ONG, pasando por contratistas privados, hasta llegar a empresas chinas (o el mismo Gobierno chino), que se están especializando en construir infraestructuras por los países africanos a un ritmo de vértigo, trayendo hasta los obreros de China. Omite Sachs que esto no lo hacen por amor al arte, sino como tratos comerciales de intercambio de materias primas a cambio de construcción de infraestructuras.

El ambiente es tan propicio para el negocio que existen empresas privadas especializadas en rescates de víctimas en zonas de catástrofe. Así, el equipo va enviado no a rescatar a personas (como los bomberos que envían los estados), sino a rescatar a alguien en concreto. Un ejemplo haitiano: un grupo de estudiantes de la Universidad de Lynn (Florida, EE UU) se encontraban en Haití, participando en un programa de cooperación. Ante la falta de noticias de sus alumnos, el centro educativo ha decidido contratar a una empresa privada (parece ser que Red24, que ya opera en la zona), especializada en rescates.

El negocio en estas situaciones de crisis no es algo casual e improvisado. La International Peace Operations Association (IPOA) engloba a unas 60 compañías privadas especializadas en el negocio de las llamadas operaciones humanitarias. Estas compañías (entre las que llegó a figurar Blackwater) no son ONG sin ánimo de lucro, sino todo lo contrario. La IPOA ofrece en su página web los contactos de las distintas empresas que están listas para actuar en Haiti, desde empresas especializadas en temas de seguridad que venden sus servicios contra los repetidos pillajes (como puede ser Triple Canopy), empresas especializadas en suministros de equipos médicos, o empresas dedicadas a proporcionar transporte aéreo, desde helicópteros a aviones para hacer llegar los suministros. La privatización no solo afecta a las guerras, sino sobre todo a la llamada ayuda humanitaria. La paradoja es que empresas que operan en el sector de la guerra, son las mismas que se ofrecen en el sector de la ayuda.

 

Comentarios

Enviado por Susan en

Es lamentable como Haití se ha hundido en la pobreza por años, ahora esta pasando por una desgracia más, que para los Haitianos ya será el pan de todos los días, Todo los países se han volcado en ayudar a esta Isla que esta sumergida en la desgracia, muchos lo hacen de corazón, otros pensando en el buen negocio que será, Todos hacen donaciones, Mi pregunta, realmente ese dinero, TODAS esas donaciones Irán Haití? o se quedarán en los bolsillos de muchos, Yo misma me respondo: ¡NO! No va a ir todo a manos de los Haitianos sólo será una cuarta parte, la cantidad de dinero que se recoge es enorme, Pero en todo siempre hay un Vivo que se hace su Domingo…. Y esta no será la excepción… Para que Haití salga de su situación dependerá de los propios Haitianos.... No solo deben sentarse a recibir ayuda, sino deben también poner de su parte..

Susan

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Este artículo complementa lo que puse en mi comentario sobre dar gracias a Dios.... es que somos nosotros mismos, los seres humanos los que generamos estas desigualdades y tanta pobreza.

En el caso del terremoto de mi país, hace 2 años (en agosto serán ya 3 años) una ciudad quedó en ruinas, se juntó dinero, el gobierno destinó presupuestos especiales, un montón de ONGs dispuestas a prestar sus "buenos servicios" para la reconstrucción..... al final, cada quien jala agua para su molino y la gente sigue en la indigencia, intentando salir adelante como puede. El gran problema es la desonestidad y la avaricia desmedida. De quién es la culpa?????

Ahora hay problemas de innundaciones en el sur de Perú, las lluvias son torrenciales, hay mucha gente damnificada, pero la culpa es del gobierno, que no ofrece condiciones mejores de vida y ellos se instalan donde pueden; y también de los propios pobladores que usan de manera irracional y sin respeto los recursos (árboles, tierra...). Supongo que a todo este desastre también vendrá ayuda, se destinarán fondos especiales, pero de allí a que se usen con eficiencia y prontitud es otra historia y quien pueda sacará su tajada de la torta. La historia se repite por todas partes y nuevamente pregunto, de quién es la culpa?????

Los desastres dan dinero al que tiene dinero para invertir y a los corruptos que sacan provecho de la situación y los empresarios que están buscando oportunidades de negocios pagan, en muchos casos, para ser beneficiados con el trabajo.

Mila V.
Perú

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

No pertenezco a ninguna empresa con animo de lucro que saque beneficio de las catastrofes,vaya eso por delante, pero la lectura de este articulo me llama a dos reflexiones: la primera es que desafortunadamente, es impensable que la simple buena voluntad de los voluntarios sea efectiva en un lugar donde la emergencia llama a la precision y a la especializacion.Y los cooperantes expertos no son suficientes. No se si a uds. les pasa lo mismo, pero si en un arranque de valentia me plantase en Haiti con mi mejor voluntad, les aseguro que no sabria por donde empezar. Por eso creo que lo mas efectivo es hacer un ingreso de dinero en una cuenta de una ONG, que es justo lo que he hecho, sin plantearme mas de un segundo si ese dinero sera bien empleado o no (prefiero pensar que se le va a dar buen cauce). Y esto conecta con mi segunda reflexion: creo, sinceramente, que ante la premura de la desgracia, sacar a colacion el animo de lucro de las empresas que alli operan es contraproducente porque bien sabido es que para muchos, la desconfianza de que se va a hacer con su dinero puede llevarlos a simplemente, no aportar ni un centimo. Estoy segura de que los haitianos preferirian que dejemos las cuestiones eticas para mas tarde y echemos un cabo YA. Pido disculpas por la falta de acentos y espero que ello no dificulte demasiado la lectura de esto que suscribo.

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

hola tengo la experiencia en la elaboracion de piquetas cinceles pullas barras piochas relacionado como parte de equipo de trabajo en la demolicion de edificios de la manera ruztica de igual forma estos articulos se le dan un filo para continuar su trabajo en la dmolcion de edificios busco un contacto y ejercer este projecto

Añadir nuevo comentario