Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Exige que NOS DEVUELVAN el 90% de nuestros impuestos

Miércoles, a 18 de Abril de 2012 -- Alfredo -Webmaster-

Hace unos días, en un arrebato de lujurioso liberalismo, recalcitrante mentalidad neocon y servil claudicación ante el nuevo führer sin bigotito (pero con faldas: la ínclita Angela Dorothea Merkel, la enterradora de Europa –y del europeismo-), nuestros avispados dirigentes populares tuvieron una ‘brillante’ idea: promover una amnistía fiscal en España.

Si no llega a ser por lo tremendamente injusta y canalla que es la propuesta, nos produciría risa que a alguien se le ocurriera la peregrina idea de perdonar a delincuentes el pago de los impuestos que tienen la obligación de entregar al Estado.

Ya veis lo que son las cosas: el gobierno que preside Mariano Rajoy, un fulano capaz de aplicar en todas sus políticas la famosa frase “donde dije digo, digo Diego”, os la volvió a meter doblada. A todos. También a ti. Y lo que es peor aún, a mí que no le voté.

Pero está en ti revelarte, protestar. Haz lo que hice yo: mándale al ministro de Hacienda tu más enérgica queja para que sepa que estás de muy mala leche y disconforme ante una injusticia que nos quieren aplicar de forma taimada y torticera, una política inmoral que degrada nuestro sistema fiscal para beneficiar, sólo, a delincuentes de la peor calaña.

Escríbele a Montoro. Si dejas que te sigan dando por donde te están dando, ¿cuál será la próxima vileza que perpetrarán estos políticos del PP benefactores de delincuentes?

Se me ocurre que entre todos podríamos promover una ley para hacerle saber a los delincuentes defraudadores que les damos un año para ponerse al día con la Hacienda Pública; y que si no lo hacen, a partir de ese momento, y con carácter retroactivo, cualquier fraude que le detectemos superior a los 30.000 euros, será castigado con el embargo de todos sus bienes (aquí, en Japón, en la Conchinchina o en sus paraísos fiscales) y a entre 10 y 30 años de cárcel.

Como premio al inspector fiscal que caze delincuentes, se le daría un incentivo del 1% de las cantidades que recaude. ¡¡Ya verías como pillábamos a todos estos sinvergüenzas!!

Alfredo Webmaster

 


 

Don Cristóbal Ricardo Montoro Romero

Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de España

Gobierno de España

C/. Alcalá, 9

Madrid

 

(Aquí pon el nombre de tu localidad), a *** de abril de 2012

 

Estimado señor Montoro:

El Gobierno del que Vd. forma parte ha aprobado lo que han calificado de regularización de fortunas evadidas a paraísos fiscales, cuantas opacas dentro y fuera del país, y dinero negro. Es decir, una amnistía fiscal en román paladino. Los capitales que se regularicen sólo serán gravados con un 10% de impuestos.

La necesaria igualdad ante la Ley exige que los asalariados recibamos igual trato. Nos sentimos discriminados –y lo que es casi peor- estúpidos por haber pagado lo que los evasores se quedaron íntegramente para ellos. De llevarse a cabo esa amnistía, lo justo es que sea general y con efecto retroactivo: lo ya abonado que vuelve a nuestros bolsillos.

Tenga en cuenta los grandes beneficios de los que ya disfrutan los amnistiados y los alarmantes datos de la dimensión del problema que paso a recordarle:

Según el informe 2011 del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, el 82% de las empresas del IBEX 35 tienen vinculación patrimonial con empresas domiciliadas en paraísos fiscales. Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) por su parte estiman que las grandes fortunas y las grandes empresas son responsables del 71,8% del total del fraude fiscal en España. Y eso que –dice en este caso la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda (IHE)- los ingresos obtenidos en el extranjero están exentos del impuesto de Sociedades en España mientras que los gastos invertidos para ello sí tienen deducciones fiscales. El mecanismo es muy simple: los ingresos no suman (computan) y los gastos financieros necesarios para obtener los ingresos sí restan (se deducen)", dicen”.

Su amnistía, Sr. Montoro, -como dice la IHE- contradice, para empezar, el artículo 31 de la Constitución: "Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio". Sube los impuestos a los que pagan y se les perdonen a los que no cumplen. Y puede provocar un "derrumbe" de la conciencia fiscal de los contribuyentes con efectos muy perjudiciales sobre la economía española.

Miles de millones de euros perdidos que nunca más se pagarán porque su Gobierno les “perdona”. Si esta profunda arbitrariedad no tiene vuelta atrás, debemos reclamar el mismo trato y exigir la devolución del 90% de lo cotizado. Conscientes muchos ciudadanos de la situación de crisis que padecemos -y sin que la hayamos creado- en todo caso podría aceptar una tributación del 10% de mis ingresos, como los capitales aflorados, desde luego por toda mi vida laboral. La emigración a la que las erráticas políticas seguidas en España desde hace años –la “herencia” ¡es tan amplia, larga y profunda estimado señor Montoro!- nos abocan, sería mucho más asumible con ese patrimonio del que los ahora amnistiados –sin recargos, ni sanciones- disfrutan.

A la espera de su respuesta, atentamente,

(Pon aquí tu firma y datos personales)

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario