Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Dos hoteles rurales con encanto

Viernes, a 7 de Diciembre de 2007 -- Alfredo -Webmaster-

Hoy quiero recomendaros dos hoteles llenos de encanto, con un encanto especial que los hace distintos, únicos; son los dos mejores hoteles rurales que conozco.

Cal Paller

Call

El primer hotel del que quiero hablaros se llama Cal Paller, una masía rural situada en la provincia de Lleida (Catalunya – España), en el Parque Natural del Cadi-Moixero.

En un paisaje increiblemente hermoso, en lo más alto de un acantilado desde el que se divisa el Valle de la Vansa, se encuentra esta masía rural del siglo XVIII en la que se puede escuchar el silencio.

Si, se puede escucha el silencio o, si lo prefieres, se puede oír el murmullo del aire entre los recovecos de la casa o se puede oír el sonido de fondo de la música que ponen de fondo Eva y Pep o el relinchar de los caballos que están en sus establos.

O se pueden ver las estrellas más brillantes del firmamento o algún que otro minúsculo meteorito cayendo del cielo.

Y en las noches, el spa, el baño de burbujas al aire libre. Y mejor aún si la noche es de invierno, una noche fría en la que notas las bajas temperaturas exteriores pero disfrutas sintiendo el agua caliente en el cuerpo, con velas al borde del jacuzzi.

Los desayunos son magníficos; las comidas y cenas, preparadas por Eva, excepcionales, basadas en una cocina tradicional y de los productos de la zona, casi todos de cultivos ecológicos.

La relación calidad/precio es inmejorable.

 

Casa do Castelo de Andrade

Casa

Cambiamos de provincia y de comunidad autónoma; nos vamos a otro hotel de excelsa calidad, situado al otro lado del mapa español, en Galicia

Se trata de la Casa do Castelo de Andrade, un conjunto de edificios ubicados al lado del Castillo de Andrade, antigua fortaleza de la familia del mismo nombre.

La finca que circunda el hotel rural, con 70.000 metros cuadrados de extensión, tiene todos los alicientes para comprobar lo que puede llegar a significar una buena recuperación paisajística, con la eliminación completa de los árboles no autóctonos y la potenciación de los que sí era típicamente gallego: carballos, castaños, bidueiros, cerdeiras, etc; incluso, hay un laurel de gran porte y indudable valor.

La casa, con 300 años de historia, es también otro reflejo de la recuperación armónica de una estructura arquitectónica gallega en la que se respetó, escrupulosamente, todos los materiales originales (granito moreno, carpintería, suelos y vigas de castaño, etc., pinturas a las ceras, etc.).

El resultado no podía ser mejor: un verdadero tratado de cómo se deben hacer las cosas para recuperar el patrimonio gallego, un ejemplo de dignidad y de buen gusto.

Los muebles de la casa son todos de anticuario, restaurados primorosamente con ceras vírgenes naturales.

Como en el caso anterior, el silencio, la paz y el sosiego son la seña de identidad de este hotel, un valor que potencian evitando cualquier mínimo inconveniente que pueda perturbarlo. Por no tener, las habitaciones no tienen ni TV.

El olor a velas quemadas, la música de fondo (excepcional selección), la calidad del servicio y la limpieza que impera, hacen que todo se alíe para sentirse bien, a gusto.

Los desayunos, único servicio de comidas que ofrecen, es impresionante, pantagruélico, desproporcionado pero de elevadísima calidad: frutas de temporada, yogures caseros con nueves, zumos naturales, mermeladas y mieles propias, pan de ogaza fresco recién tostado, mantequillas de “verdad”, galletas y bizcochos caseros (increíble el de zanahoria), etc.

La casa está situada al inicio del Parque Nacional “Das fragas do Eume”, uno de los más hermosos y mejor conservados bosques de toda Europa, un reducto de apabullante belleza coronado, en el medio, por el Monasterio de Caaveiro, uno de los más completos ejemplos de arquitectura religiosa del siglo X.

Toda la zona, incluyendo Pontedeume, villa real, es un lugar ideal para estar y disfrutar.

La relación calidad/precio es muy buena.

1

Comentarios

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

AMBAS ESTAN PRECIOSAS ME ENCANTARIA PODER CONOCER ALGUNA DE LAS DOS, SOBRE TODO ESA QUE ESTA SOBRE LAS ROCAS, CREES QUE SERIA POSIBLE?,,,,YO TENGO LA DISPOSICION SOLO ME FALTA EL GUIA. CONOCES A ALGUIEN?
STELARIS

Enviado por Alfredo -Webmaster- en

Si, claro, yo conozco a alguien, quizá al mejor guía, un guía con amplios conocimientos geográficos, gastronómicos y de amena conversación... es cuestión de convencerlo.
Alfredo

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

que tanto me costara convencerlo?... dame algunos tips para lograrlo, quizás con un poquito de seducción lo logre jajaja... pero informale a ese guía que su turista hará todo lo posible para ser encantadora, le aseguro una buena compañía... NO SE ARREPENTIRA.
STELARIS

Enviado por Mila V en

Entré a la página de cada uno de los hoteles; ambos son lindos, tienen preciosas vistas, cada uno tiene su encanto y, aunque el Cal Paller presenta más lujos (tiene spa), manteniendo eso sí armonía con su diseño rústico, me gustó mucho más Casa do Castelo de Andrade porque me transmite paz, lo veo muy pero muy acogedor... me encantó cada ambiente tan rústico pero con tanta comodidad al mismo tiempo, cada detalle tan bien cuidado: magnífico.
Me encantó este artículo porque me fascina viajar... si bien es cierto que hace buen tiempo que no viajo como solía hacerlo. Aquí, en Perú, hay un hotel muy similar que se me vino a la mente cuando ví las fotos que presentas. Es el Hotel de la Isla Suasi, que está en Puno; si bien ésta es una cuidad muy fría (está a unos 3500 msnm), la isla tiene un microclima agradable... lo mejor, hacen uso de energías renovables y manejan el lugar de manera que mantienen el ecosistema de la zona. Es un lugar muy tranquilo y super romántico, muy lindo...

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Yo conozco el segundo de los hoteles que citas, está situado al lado de la Torre de Andrade en Pontedeume. Es un sitio muy bonito, con unas vistas excepcionales a la ría de Ares.
El silencio y el sosiego exterior tiene su propia correspondencia en el interior, donde todo es armónico y hermoso, sin nada que desentone.
Manuel María del Riego

Enviado por estela en

En el municipio pontevedrés de Crecente, a caballo del Miño y lindando con Portugal y Ourense, se levantan las paredes nobles de la casa rural Hijos Dalgo. La construcción de la casa rural Hijos Dalgo se remonta al año 1896, conservando intacta su estructura original. Las paredes de esta construcción saben de historias de linajes y títulos nobiliarios que antaño otorgara el rey Fernando VI al morador de la villa en reconocimiento a sus valores. En la finca "Cruz das Cerdeiras", anexa a la casa, se reunieron el capitán Drake y el Abad del Couto para iniciar la expulsión de los franceses en la batalla que se libró en el puente Mourentán, sobre el río Deva. En ella el viajero encontrará la calma de un entorno donde disfrutar de las delicias gastronómicas de la zona y de los parajes naturales que reconfortan el espíritu del viajero. En la finca "Cruz das Cerdeiras", anexa a la casa, se reunieron el capitán Drake y el Abad del Couto para iniciar la expulsión de los franceses en la batalla que se libró en el puente Mourentán, sobre el río Deva. En ella el viajero encontrará la calma de un entorno donde disfrutar de las delicias gastronómicas de la zona y de los parajes naturales que reconfortan el espíritu del viajero.

La decoración se ha mimado con especial esmero para conservar un ambiente acogedor y a la vez dotar a todas sus estancias de estilo y funcionalidad. La casa cuenta con 12 habitaciones totalmente equipadas, un salón con chimenea, sala de lecturas, comedor y bodega donde podrá disfrutar de los mejores caldos de la zona.
En el exterior cuenta con piscina, adecuada a las necesidades de niños y mayores, terraza-comedor, amplios jardines y un parque infantil que hará las delicias de los más pequeños.

Teléfono: 986666319 / 610524142
Propietario: Caballeros Hijos Dalgo de Linares SL
Web: http://www.ruralcasa.com . Capacidad 1 - 26 Plazas. Modo alquiler: Habitaciones: 10

Rutas a Caballo: A muy pocos kilómetros de la casa, se encuentra un picadero en el que se pueden organizar magníficas rutas a caballo a través de la infinidad de bosques y parajes con los que nos obsequia la comarca. En la casa también se dispone de bicicletas para realizar paseos por el campo
Montañismo: En el monte de A Peneda puede realizar escalada libre y montañismo
Senderismo: Se pueden hacer múltiples rutas a través de los bosques de la zona, campos de labor y fincas disfrutando de los maravillosos parajes.
Golf: A tan sólo 20 minutos nos encontramos con el campo de golf de Mondaríz con un total de 18 hoyos.
Caza y Pesca: Existen cotos repoblados de caza y pesca, donde puede disfrutar de su afición.
Quad: Si te gusta el motor, en la casa tenemos un quad a tu disposición
Rafting: Subiendo 3 Km. por carretera río arriba se encuentra la presa de Frieira. En ella se pueden practicar numerosos deportes náuticos. Esquí acuático, motos de agua, raffting, incluso los amantes de las emociones fuertes pueden realizar puenting
Paseos Fluviales: Desde la mencionada presa de la Frieira se organizan rutas en catamarán que nos acercan incluso al Balneario de Arnoia, donde se puede disfrutar de sus beneficiosas aguas.

Añadir nuevo comentario