Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

¡Dios es amor!

Miércoles, a 1 de Junio de 2011 -- Alfredo -Webmaster-

El galimatías de la Santísima Trinidad

Como escribí más de una vez aquí, durante mi infancia tuve una enorme suerte: mis padres me obligaron a leer la Biblia varias veces, y la conozco muy bien.

Hoy me levanté malote, malo malote: se me ocurrió recopilar algunos versículos de la Biblia que demuestran, a las claras, la bondad, misericordia, amor al prójimo, respeto por la dignidad humana, piedad, caridad cristiana, clemencia, compasión, benevolencia, indulgencia… de Dios.

Obviamente, para evitar que alguno pueda decir que esos textos no son palabra de Dios, al final de cada texto hago referencia al Libro, Capítulo y Versículo en los que están incluidos dentro la Biblia.

Os propongo que leáis con detenimiento esos pasajes del llamado “santo libro”; hay muchísimos más que iré incluyendo más adelante.

Meditando sobre lo que dice o exige Dios a sus fieles, os daréis cuenta de que el Dios (Yahweh, Yahvé, Jah, Yavé, Iehová, Jehová, Jehováh) que os ‘venden’ los curas, los obispos, los papas o los pastores protestantes, nada tiene que ver con el dios que a muchos de vosotros os gusta imaginar que existe. Pero un dios así, tal como lo presenta la Biblia, además de no existir, no debería ser respetado ni amado por nadie en su sano juicio.

Sé que podréis alegar que “los caminos de Dios son inescrutables” o que “Dios escribe derecho en renglones torcidos”, pero lo que está escrito en la Biblia, está en la Biblia: y eso ‘no lo puede cambiar ni Dios’.

Quizá mi ateísmo viene, además de por la fuerza de la razón, de ahí: de que conozco demasiado bien ese libro… y como lo conozco demasiado bien, no se me ocurre hacerle caso.

Alfredo Webmaster

 

"Cuando Yahvé su Dios los haya asentado en la tierra que están a punto de ocupar y haya enviado a muchos infieles ante ustedes... deben derribarlos y exterminarlos. No deben llegar a ningún compromiso con ellos ni mostrarles misericordia." (Deuteronomio 7: 1)

"Si un hombre tuviere un hijo rebelde y desvergonzado que no atiende a lo que manda el padre y la madre y castigado se resiste, con desprecio, a obedecer. Préndanle y llévenle antes los ancianos de su ciudad y a la puerta donde esta el juzgado. Y les dirán: "Este hijo nuestro es protervo y rebelde. Hace befa de nuestras reprensiones, pasa la vida en disoluciones y borracheras." Entonces morirá apedreado por el pueblo de la ciudad, para que arranquéis el escándalo de en medio de vosotros y todo Israel, oyéndolo tiemble." (Deuteronomio 21: 18-21)

"No entrará en la congregación de Jehová el que tenga magullados los testículos o amputado el miembro viril." (Deuteronomio 23: 1)

"Cuando algunos riñeren juntos el uno con el otro, y llegare la mujer del uno para librar á su marido de mano del que le hiere, y metiere su mano y le trabare de sus vergüenzas; Le cortarás entonces la mano, no la perdonará tu ojo." (Deuteronomio 25: 11-12)

"Y comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehová tu Dios te dio, en el cerco y en al apuro con que te angustiará tu enemigo." (Deuteronomio 28: 53)

"Al filo de la medianoche, hirió Yahvé a todos los primogénitos de la tierra de Egipto". (Éxodo 12: 29)

“Estas son las leyes que les propondrás: Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá libre, de balde. Si entró solo, solo saldrá; si tenía mujer, saldrá él y su mujer con él. Si su amo le hubiere dado mujer, y ella le diere hijos o hijas, la mujer y sus hijos serán de su amo, y él saldrá solo. Y si el siervo dijere: Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos, no saldré libre; entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre. Y cuando alguno vendiere su hija por sierva, no saldrá ella como suelen salir los siervos. Si no agradare a su señor, por lo cual no la tomó por esposa, se le permitirá que se rescate, y no la podrá vender a pueblo extraño cuando la desechare. Más si la hubiere desposado con su hijo, hará con ella según la costumbre de las hijas. Si tomare para él otra mujer, no disminuirá su alimento, ni su vestido, ni el deber conyugal. Y si ninguna de estas tres cosas hiciere, ella saldrá de gracia, sin dinero.” (Éxodo 21: 1-11)

"Yo he creado al destructor para aniquilar." (Isaías 54: 17)

"Así dice Yahvéh, el Dios de Israel: Maldito el varón que no escuche los términos de esta alianza." (Jeremías 11: 3)

"Pero si no escuchan, yo arrancaré a tal nación. La arrancaré y la destruiré, dice Yahvéh." (Jeremías 12: 17)

"Así dice Yahvéh, Dios de Israel: ... y los estrellaré, a cada cual contra su hermano, padres e hijos sin que piedad, compasión y lástima me quiten de destruirlos." (Jeremías 13: 14)

"Por ti, Israel, trituré las naciones, hombre y mujer, viejo y niño, joven y doncella." (Jeremías 51: 20-23)

"La ciudad de Jericó será dada a Yahvé en anatema, con cuanto en ella hay al filo de la espada, hombres y mujeres, ancianos y niños." (Josué 6: 2)

"Subió Judá y Yahvé le entregó en sus manos a los cananeos y a los periseos y a su rey, Adoní-Bézeq, le amputaron los pulgares de manos y pies." (Jueces 1: 4-6)

"Más aquellos hombres no le quisieron oír; por lo que tomando aquel hombre su concubina, sacósela fuera: y ellos la conocieron, y abusaron de ella toda la noche hasta la mañana, y dejáronla cuando apuntaba el alba." (Jueces 19: 25… hay que aclarar que al final, la mujer murió)

Perezcan así todos tus enemigos, oh Yahvé!" (Jueces 31)

"Y comeréis las carnes de vuestros hijos, y comeréis las carnes de vuestras hijas" (Levítico 26:29)

"Ningún ser humano consagrado como anatema podrá ser rescatado, debe morir." (Levítico 27, 29)

Si alguno de los que me siguen NO aborrece a su padre y a su madre, y a la mujer, y a los hijos, y a los hermanos y hermanas, y aun a su vida misma, no puede ser mi discípulo.” (Lucas 14: 26)

"En cuanto a éstos, mis enemigos, que no quisieron que yo reinase sobre ellos, traedlos acá y delante de mí degolladlos.". (Lucas 19: 27)

"El Señor hablo a Moisés diciendo: "Toma primero venganza de lo que han hecho a los hijos de Israel los madianitas..." Moisés hablo así al pueblo, "Ármese alguna gente de entre vosotros para salir a dar batalla, y ejecutar la venganza que el Señor quiere tomar de los madianitas. Escójanse mil hombres de cada tribu de Israel para salir a campaña."... Y fueron elegidos mil de cada tribu, esto es, prontos para combatir... Los envió Moisés con Finees, hijo del Sacerdote Eliazar... Y se apoderaron de sus mujeres y niños y de todos los ganados y de todos sus bienes; saquearon cuanto pudo haber a las manos. Ciudades, aldeas y campamentos, todo lo devoro el fuego. Y tomando los despojos y todas las cosas que pillaron tanto de hombre como de bestia, los condujeron a Moisés y al Sacerdote Eliazar y a toda la multitud de los hijos de Israel... Y enojado Moisés contra los jefes del ejército y los jefes de mil de cien que venían de la guerra. Dijo "¿Como habéis dejado con vida a las mujeres?" Matad, pues, todos los varones que hubiere, aun a los niños. Y degollad a las mujeres que hayan conocido varón, reservaos solamente a las niñas y a todas las doncellas.” (Números 31: 1-18)

"Maten a cada varón entre los pequeños, y maten a cada mujer que haya yacido con un hombre. Pero todas las mujeres jóvenes que no hayan conocido hombre, manténganlas vivas para ustedes." (Números 31: 17-18)

"Samaria es culpable porque se reveló contra su Dios. Caerán a espada, sus niños serán estrellados, y sus embarazadas abiertas en canal." (Óseas 14: 1)

"Vosotros, los esclavos, estad sumisos con todo temor a los amos, no tan solo a los buenos y apacibles, sino también a los de recia condición. Pues el merito esté en sufrir uno, por respeto a Dios, penas padecidas injustamente." (1 Pedro 2:18-19)

"Si soy un hombre de Dios que baje fuego del cielo y te devore a ti y a tus cincuenta hombres". (2 de Reyes 1: 10,12)

Cocimos pues mi hijo, y le comimos. El día siguiente yo le dije: Da acá tu hijo, y comámoslo. Más ella ha escondido su hijo.” (2 Reyes 6:29)

"Tú, Rey mío y Dios mío... Por ti a nuestros contrarios repelimos y en tu nombre pasamos por encima de nuestros agresores." (Salmos 44: 5)

Abate, oh Dios, a los pueblos con tu cólera!" (Salmos 56: 8)

"¡Capital de Babel, devastadora, feliz quien pueda devolverte el mal que nos hiciste, Bienaventurado el que tomará y estrellará tus niños contra las piedras." (Salmos 137: 8-9)

Darás muerte a todos: hombres y mujeres, adolescentes y niños de pecho." (1º de Samuel 15: 3)

"Porque Yahvéh es el señor de la guerra." (1º de Samuel 17: 47)

 

Comentarios

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Enviado por Invitado/invitada (no verificado) en

Añadir nuevo comentario