Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

¿De qué están tan indecisos los indecisos?

Domingo, a 8 de Mayo de 2011 -- Alfredo -Webmaster-

Por Manolo Saco, 06/05/2011 

Sostienen los sociólogos que las campañas electorales apenas cuentan con la capacidad de torcer el voto decidido de antemano por los electores. Resumiendo, que si, para formarte una opinión, estás esperando por la oferta electoral que te pueda hacer cada candidato en los últimos 15 días, como en las rebajas de invierno, es que eres tonto de remate, y te está bien empleado el churro que salga de las urnas.

Esta madrugada comenzó oficialmente la campaña electoral (un sarcasmo, cuando llevamos dos legislaturas en campaña), esas dos semanas en que los llamados indecisos pueden morir de estrés, de sobredosis de ofertas. Mi madre, votante fija del PP, mantenía que cambiar de partido era tan absurdo como cambiar de religión, como si fuese necesario asistir a una mezquita para comprender que la religión verdadera es la católica.

Por eso, cuando me cuentan que dos o tres millones de votantes, y hablo de memoria, forman parte de esa legión de indecisos, deambulando de iglesia en mezquita y de mezquita en iglesia, yo me pregunto: ¿qué revelación esperan para el último momento? ¿Es que confían en que algún postulante se hubiese guardado para el último día la fórmula magistral para acabar con el desempleo o la corrupción?

Solo los ilusos pueden pensar que los votos maduran una vez recolectados. Les bastaría con mirar a Jaume Matas, el expresidente balear al que la Fiscalía atribuye delitos que suman hasta 24 años de cárcel. Su jefe, Mariano Rajoy, quiere “para España lo mismo que Jaume Matas ha hecho en las Islas Baleares”. Y, sin embargo… y sin embargo, niños queridos, la encuesta del CIS augura una mayoría absoluta para el PP en las islas.

¿Se puede saber de qué coño están indecisos los indecisos?

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario