Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Miércoles, a 18 de Abril de 2012

Iván Gil para elconfidencial.com, 18/04/2012 

Religión y sexo son dos conceptos antagónicos. Los creyentes sufren un fuerte sentimiento de culpabilidad tras practicar relaciones sexuales, incluso en el caso de las conyugales. Su satisfacción, por tanto, es menor que la de los ateos y agnósticos. Estas son las principales conclusiones de la investigación “Sexo y secularismo” realizada por el sociólogo estadounidense Darrel Ray (autor del ensayo “The God Virus: How God infects our lives and cultura” -“El Virus de Dios: ¿Cómo Dios infecta nuestras vidas y cultura”-). El autor partió de las premisas de su experiencia personal (se crió en el seno de una familia próxima al fundamentalismo cristiano en Kansas) y las contrastó entrevistando a más de 14.500 personas con edades comprendidas entre los 25 y 30 años.

El sentimiento de culpabilidad por tener deseo sexual es casi el doble entre los devotos que entre los no creyentes. En una escala de cero a 10, los practicantes de religiones estrictas con los valores morales obtuvieron una media de 8,9, frente al 4.71 y 4.81 de los ateos y agnósticos, respectivamente. En el caso de los cristianos la media desciende hasta el 6,34. Una evolución o “mutación religiosa”, según las palabras del autor, entre las nuevas generaciones de practicantes que las lleva a “no seguir al pie de la letra lo que predica el Papa”.

A pesar de todo, el sentimiento de culpabilidad no es un freno para las personas religiosas a la hora de practicar sexo; “sólo les hace sentirse mal”, apunta Ray. Esta situación, continúa el autor, los lleva posteriormente a pedir el perdón de Dios. “Es como si la Iglesia les diagnosticase una enfermedad, y luego, les ofreciese una falsa cura”. Los mormones encabezan el ranking de este estudio con la mayor connotación negativa sobre el sexo, seguidos por los testigos de Jehová y los pentecostales. Los católicos están en el puesto número 11 de las 24 prácticas religiosas categorizadas en el análisis.

La masturbación fue otro de los elementos de análisis. El 22,5% de las personas criadas en hogares muy religiosos admitieron sentirse avergonzados y ridiculizados por masturbarse, un sentimiento que sólo afecta al 5,5% del resto de la población criada en hogares seculares. La educación sexual temprana es una de las claves para desprenderse de la culpabilidad en la vida adulta, según matiza el autor del estudio.

La mayoría de las personas que abandonaron sus creencias religiosas declararon haber mejorado “mucho” su vida sexual, aumentando la percepción personal de sus nuevas experiencias hasta un 7,81 sobre 10. Unos resultados contradictorios con la creencia popular y que sorprendieron al propio Darrel Ray. “Los datos obtenidos demuestran los efectos de la religión en la vida sexual de las personas, pues siguen adelante con unas relaciones bastantes satisfactorias tras abandonar sus creencias”, explica el autor.

El género también es un factor diferencial a la hora de desprenderse de la culpabilidad una vez abandonadas las prácticas religiosas. Las mujeres son las que más facilidades tienen para desprenderse de estos prejuicios. De hecho, el 38,6% declaró disfrutar más del sexo tras dejar de creer, frente al 26,9% de los hombres.

 

Jueves, a 15 de Marzo de 2012

Por Raúl Solís para montilladigital.com, 08/08/2011

La visita de Susan (abreviatura de Su Santidad) no me molesta. Como hombre libre puede venir a España y, por mí, se podría ir a la Cochinchina. Estoy encantado de que los reaccionarios que irán a aplaudir el discurso homofóbico, pseudofascista, machista y anticondón que lanzará el líder de una organización que acoge a pedófilos y propaga la virulencia del Sida en África puedan tener por un día sensaciones orgásmicas sin represión. Siempre que la orgía papal la paguen los orgásmicos.

No obedeceré sus dogmas. Sus ofensas me las pasaré por debajo del Arco del Triunfo. No soy católico. Su figura para mí tiene el mismo valor que pueda tener Belén Esteban. Cero. Eso sí, me reiré al ver que en pleno siglo XXI aún hay gente que sigue aplaudiendo tesis tan alejadas de la ciencia, el raciocinio y la lógica.

Mi risa hacia estos hooligans de la fe es irrespetuosa. Lo sé. Pero mis risas hacen menos daño que sus creencias discriminatorias y los insultos que lanzan contra cualquier modelo de vida libre que no acepte el yugo de las sotanas.

Ninguna de mis risas acarreará que un católico tenga que asistir al psicólogo o se quiera quitar la vida. Por el contrario, sus monsergas homofóbicas sí han conseguido que más de un homosexual haya salido de los confesionarios con deseos de quitarse la vida o pensando que tener relaciones con una persona de su mismo sexo es un pecado capital que sólo merece la muerte.

Ninguna de mis risas provocará que un africano muera de Sida por no usar condón. Ni mis carcajadas serán cómplices de pedofilia. Ni justificarán la violencia de género, ni ridiculizaré a ninguna mujer divorciada que esté muriendo en vida. Ni ninguna de mis risas dirá que la masturbación es insana y un “vicio” de tal envergadura que puede ser causa de parálisis cerebral.

Por desgracia, la vergüenza ajena que tendré que sufrir mientras una panda de reaccionarios aplauden las infamias, los insultos y el veneno papal no será bastante para que mi Gobierno piense que no se puede financiar con dinero público la visita del líder de la entidad que más daño ha causado en la historia de la humanidad.

Un pasado genocida, persecutor, pedófilo, saqueador y aniquilador contra quienes no tuvieran en Roma el fin de todos sus caminos.

En Granada, por ejemplo, está la huella más cercana que los andaluces tenemos para comprobar cuál ha sido el modus operandi de esta institución odiosa que siempre pide perdón 500 años después de haber cometido el pecado.

Mientras los beatones y la jerarquía vaticana aplaudan como posesos las barbaridades que lanzará Benedicto XVI, Somalia y otros rincones del mundo seguirán muriendo por inanición. A la vez que en España se reduce un 23 por ciento el dinero destinado a la lucha contra el hambre en el mundo, se cierran ambulatorios y urgencias hospitalarias, se reduce el sueldo a funcionarios y suben los impuestos a las clases medias, las empresas patrocinadoras de la excursión de Susan podrán disfrutar de una bonificación del 35 por ciento en el Impuesto de Sociedades.

Es decir, que los patrocinios privados para “alimentar el espíritu” de los católicos irán también a cargo del bolsillo de los no católicos. Como si no tuviera bastante Susan para organizar la excursión con los 10.000 millones de euros anuales que recibe a través de los Presupuestos Generales del Estado o el superávit de 21 millones que tiene el Vaticano, gracias a fondos de inversiones, activos inmobiliarios y acciones en empresas de dudosa moralidad.

Susan, yo no voy ni quiero que vengas. No con mis impuestos. Yo me pago mis excursiones.

 

Viernes, a 9 de Marzo de 2012

La marca de lencería Agent Provocateur, de la que ya publiqué trabajos en otras ocasiones (ver los enlaces del 03.11.2008, 31.01.2009 y 09.10.2010), ha vuelto a escandalizar a los ingleses (y no digamos a los gringos) con la campaña de presentación de su lencería para la temporada 2011-2012.

En esta ocasión Justin Anderson dirige el spot “Les Fleurs du Mal” (título de una obra literaria del siglo XIX escrita por Charles Baudelaire), un trabajo en el que se entremezcla el erotismo típico de Agent Provocateurs con la sensualidad más descarnada de la marca; y todo aderezado con unas pinceladas de ¿terror? muy en la línea estética de las películas y comics serie "B" de los años 50.

ASA (el organismo que regula la publicidad en el Reino Unido), tan suyo en la calificación moral de este tipo de cosas, tachó al spot de "misógino y preocupante”. A mí me gusta: es, políticamente, incorrecto.

Alfredo Webmaster

 

 

 

 

Viernes, a 24 de Febrero de 2012

Santa Ángela de Foligno

 

Santa Matilde de Magdeburgo

 

 Santa Margarita María Alacoque

El amor que estas tres santas sintieron por su Señor (así, con mayúsculas, para no variar el tono de respeto de las santas), era tan intenso, tan poderoso, tan profundo, tan… cómo decirlo, tan orgásmico, que en sus éxtasis llegaron a decir cosas como estas que podéis leer a continuación:

Santa Mechtilde de Magdeburgo: “Señor, ámame con fuerza, ámame con frecuencia y por largo tiempo. Te llamo, abrasada de deseo. Tu ardiente amor me inflama a todas horas. Soy sólo un alma desnuda y Tú, en ella, eres un huésped ricamente ataviado.”

Santa Margarita María Alacoque: "Un día que Jesús se puso sobre mí con todo su peso, respondió de esta forma a mis protestas: «Quiero que seas el objeto de mi amor, sin resistencia de tu parte, para que pueda gozar de ti».

Santa Ángela de Foligno: “Era como si fuese poseída por un instrumento que me penetrase y se retirase rasgándome las entrañas. Mis miembros se quebraban de deseo… Y para este tiempo, Dios quiso que muriera mi madre, que era un gran impedimento para mí. Al poco tiempo, mi marido y todos mis hijos murieron. Sentí un gran consuelo. Dios hizo esto por mí, para que mi corazón estuviese en su corazón.”

Sobra cualquier comentario mío: ¡Palabra de Dios!

Alfredo Webmaster

 

Viernes, a 3 de Junio de 2011

Un estudio dice que las mujeres no se excitan al ver hombres desnudos

(20minutos.es, 2008)

- La excitación de las mujeres no hace distinción entre sexos.

- Son las acciones sexuales, no el sexo de los actores, lo que las erotiza.

- La autora del estudio no cree que esto signifique que todas sean bisexuales.




A las mujeres heterosexuales les excita tanto mirar a un hombre desnudo caminando por la playa como ver un paisaje nevado del Himalaya. Osea, nada. Ésta es la conclusión a la que ha llegado una investigadora norteamericana que se ha propuesto averiguar qué erotiza más a las mujeres.

La investigadora no cree que todas las mujeres sean bisexuales

La investigación de la doctora Meredith Chivers, de la Universidad de Toronto (Canadá), ha consistido en mostrar vídeos de hombres y mujeres desnudos en varias situaciones, sexuales y no sexuales, para medir la excitación de las mujeres heteros, según publica el diario The New York Times.

La doctora averiguó que a las mujeres heterosexuales no les pone ver imágenes de hombres desnudos en la playa, por muy atléticos que sean. Sin embargo, la presión sanguínea sí se les dispara ante las imágenes de mujeres desnudas. Este hecho ha servido para que su investigación se haya convertido en un sorprendete documental sobre bisexualidad femenina, exhibido recientemente en Nueva York.

¿Todas bisexuales?

Chivers no cree que su investigación concluya que las mujeres son todas bisexuales por naturaleza, sino que más que el sexo de los actores, a las mujeres lo que les erotiza es la sensualidad y sexualidad de las imágenes. A la mujer le excita una situación sensual, y le da igual el sexo de los actores

En su estudio comprobó cómo las mujeres se excitaban al ver imágenes de masturbación y de sexo en pareja, daba igual que los actores fueran hombre y mujer o, con más énfasis, dos mujeres. Importa más el contenido, no el sexo. Además, pueden excitarse hasta viendo animales, como comprobó la doctora al poner la imagen de dos bonobos haciendo el amor.

La autora de este estudio también realizó con anterioridad otra investigación en la que demuestra que la mayoría de los hombres que se definen como bisexuales, en realidad se sienten más atraídos por los hombres.


 
Nota del Webmaster: Quiero dejar claro a todos los lectores y lectoras de este blog, que yo no he posado para la foto de cabecera de noticia y que, por tanto, no soy ninguno de los hombre que aparecen fotografiados con las nalgas al aire. Además, cualquier parecido (el ex-parecido, sí) con la realidad, es pura coincidencia.
Alfredo Webmaster
Categorías:
Martes, a 26 de Abril de 2011

Por Rebeca Royo para elconfidencial.com, 05/02/2011

Me arrepiento de las dietas, de los platos deliciosos rechazados por vanidad, tanto como lamento las ocasiones de hacer el amor que he dejado pasar por ocuparme de tareas pendientes o por virtud puritana. Paseando por los jardines de la memoria, descubro que mis recuerdos están asociados a los sentidos”. Así comenzaba Isabel Allende la introducción de su libroAfrodita, una obra que apelaba a los instintos y unía sexo y comida.

Pero Allende y sus recetas no han sido los únicos en unir ambos conceptos. Desde los albores de la humanidad las propiedades afrodisíacas de algunos alimentos han estado presentes en los recetarios. Sus efectos pueden ser reales o no, lo que está claro es que el deseo sexual no sólo depende de los factores ambientales, también tiene un componente mental muy importante, por lo que preparar un plato pensando que es afrodisíaco puede ayudar a ir calentando motores.

Quizá estos días, con la cercanía de San Valentín, se multipliquen las búsquedas de alternativas para preparar una cena romántica para esa fecha, que para muchos no es más que una excusa para aumentar las ventas de una serie de artículos en la época inmediatamente posterior a la llamada ‘cuesta de enero’. Para quienes se devanan los sesos buscando regalos, restaurantes o planes caseros para ese día, quizá les venga bien saber que hay determinados alimentos que entran dentro del listado de aquellos considerados afrodisíacos, si no por la ciencia, sí por el saber popular.

Para empezar, las ostras. Quizá por su forma, por su textura o por su olor a mar, estos moluscos bivalvos están en el top ten de los alimentos más asociados a ese estímulo del deseo sexual. Pero no son los únicos animales marinos que entrarían dentro de este grupo: otros bivalvos como los mejillones o las almejas también están incluidos, así como la tan apreciada langosta.

A algunas especias, y algunos frutos secos como las almendras, también se le atribuyen estos beneficios. Añadir un poco de nuez moscada, trufa o cardamomo a los platos no hace daño a nadie –en todo caso, si se trata de la trufa quizá al bolsillo- y, aunque no se haya probado su efecto real, quizá por placebo funcionen como estimulantes.

Entre las bebidas alcohólicas, el vino y el champagne se presentan como los favoritos. Por lo que, para una cita romántica, podría servir unas ostras de entrante, acompañadas de una ensalada de aguacate y salmón –sí, dicen que el aguacate también levanta el ánimo- regado con un buen vino.

Como postre, una mouse de chocolate acompañada por frambuesas y frutas del bosque, que según los estudios cuando comemos chocolate liberamos endorfinas –de ahí aquello de poner el chocolate como sustituto del sexo-. Si no conseguimos con esto levantar la libido, al menos habremos cenado como auténticos reyes.

 

Domingo, a 27 de Febrero de 2011

“Dicen que al llegar al orgasmo algunas mujeres pierden la consciencia durante unos segundos. Una sensación que los franceses llaman ‘La Petite Mort’. Este es el primer cuento de Late Chocolate. La primera de una colección de pequeñas historias de mujeres y sexo, un reflejo de lo que piensan, sienten y desean. Sueños o realidades que serán siempre una experiencia diferente”

 

¿Por qué vuelvo a presentaros otra vez el vídeo de "La petite mort - La pequeña muerte"? ¿Por qué razón lo expongo de nuevo para que lo veáis, lo disfrutéis y opinéis? Lo reconozco, me tiene enganchado: lo veo y disfruto muchas veces, y siempre me sorprende.

Además, es un vídeo de deliciosa visualización, música hipnótica y voz de apabullante sensualidad, un magnífico trabajo publicitario ganador de la 22ª Edición 2008 de El Sol – Festival Iberoamericano de la Comunicación Publicitaria.

La idea, el diseño, realización y producción de esta obra maestra correspondió a la agencia de publicidad catalana Seis Grados.

Para mi gusto es demasiado corto para todo lo que lleva dentro: un compendio de belleza visual, de imágenes, sonidos, dibujos superpuestos en movimiento; una rara joya que no necesita exponer un cuerpo físico, en este caso de mujer, para hacernos sentir lo que pretende.

Sólo expone formas, líneas rectas, líneas curvas, colores, insinuaciones e imaginación desbordante… sólo con eso, y nada más que con eso, consigue motivarnos, captar toda nuestra atención.

Es un auténtico tratado de usos y prácticas, de cómo palabras arrulladoras consiguen lo que consiguen, de cómo el sexo no sólo es acción física, sudor y acaloramiento: también es algo espiritual, sentimental. Es la descripción perfecta de un estado de ánimo placentero que conduce hasta la ‘petit mort’: el resultado perfecto después de un preámbulo perfecto.

No sé qué sensaciones os provocará en todos vosotros y vosotras, pero a mí, en mí, tuvo el efecto de hacerme recordar que se pueden vivir muchas más experiencias durante el antes, el ahora y el después del acto, además de la simple mecánica del sexo. Ayuda a comprender mejor el intrincado mecanismo femenino de la sexualidad combinada con la sensualidad: la importancia del “tempo”.

Os recomiendo dos cosas: la primera, que lo veáis totalmente a solas, con unos altavoces de buena calidad que generen un sonido envolvente, con luz tenue (¿velas?), en una pantalla de ordenador grande, y sin nadie cerca que pueda interrumpir el placer del disfrute de esta pequeña obra de arte; después, que paséis por la página Web de Late Chocolate y disfrutéis de sus productos, su lencería, sus aditamentos, perfumes...

Alfredo Webmaster

 

 

Sábado, a 29 de Enero de 2011

Por Sergio Darío, de España

Esta observación es un cumplido de lo más agradable y reconfortante que nos puedan hacer, pero no la aceptamos así como así de cualquiera. No es como que te digan: ¡bonita camisa esa que llevas! o ¡ese corte de pelo te queda muy bien!. Yo, por lo menos, no me corto a la hora de alabar el vestido o el cambio de look de una compañera o de una amiga… incluso de mi esposa en cuanto me percato de ello, generalmente después de un rato intolerablemente largo de observarla como si nada hubiera cambiado… ya sabéis lo que quiero decir. Pero ni se me ocurre espetarle un ¡qué bien hueles! a nadie con quién no tenga un mínimo grado de intimidad o, cuando menos familiaridad. A no ser que se haya echado encima tal cantidad de perfume, que sea imposible disimular el efecto “botafumeiro” de su presencia. La culpa de esta especie de pudor (que es efectivamente pudor) lo tienen las feromonas.

Nunca había sido consciente de ello hasta que vi un documental en TV. Aunque ya no recuerdo los detalles, supongo que fue en la 2 y a alguna hora intempestiva, porque el programa en cuestión no era banal ni chabacano.

Trataba sobre un experimento llevado a cabo en una universidad alemana, experimento en el cual se les entregó a sendos grupos de mujeres y hombres estudiantes, unos veinte de cada sexo, una camiseta de algodón y unas sencillas instrucciones. Más o menos eran estas:

- Debían dormir con la camiseta puesta durante una semana sin lavarla

- No podían ducharse ni utilizar colonias, cremas o desodorantes para meterse en la cama

- Las mujeres no podían tomar anticonceptivos mientras durase el experimento

Al final de este periodo los participantes entregaban sus camisetas.

Previamente todos ellos habían sido objeto de un estudio para determinar su dotación genética y, por supuesto, los participantes no se conocían entre si.

Después las camisetas se colocaron individualmente en recipientes y… ¡a olfatear!

A las mujeres se les dio a oler las camisetas de los hombres y viceversa, y todos ellos debían “puntuar” el olor de cada una de las camisetas en una escala que iba desde “muy agradable” a “muy desagradable”.

El resultado fue que las mejores calificaciones, las “muy agradable”, se produjeron entre hombres y mujeres con mayor diferencia genética y, por el contrario, a individuos con mayor semejanza genética les correspondían calificaciones más desfavorables, resultando “muy desagradable” el olor de los compañeros/as con mínimas diferencias genéticas.  Estos resultados eran simétricos, es decir que cada calificación hombre X/mujer X era igual o casi igual a su reciproca mujer X/hombre X.

El amor es ciego, pero tiene buen olfato

Buscando en la red he encontrado, entre otras muchas informaciones, referencias a experimentos similares a este con ligeras variaciones.

Por ejemplo uno realizado en Suiza, en la Universidad de Berna, esta vez con cuarenta estudiantes masculinos y otras tantas féminas. Después de la preceptiva recogida de muestras de ADN, los estudiantes durmieron un sábado y un domingo con la misma camiseta, que el lunes entregaron para que sus compañeras las olfatearan. Se les pidió a ellos que utilizaran jabones sin perfume, que no tomaran alimentos muy condimentados, que no fumaran y que no tuvieran sexo esos dos días, y a ellas se les trató durante las dos semanas anteriores a la “cata” olorosa con un spray para evitar infecciones en las membranas nasales. El premio por participar fue un ejemplar de “El Perfume” de P.Suskind. Los resultados fueron idénticos a los obtenidos por experimentos anteriores y, hasta donde he podido comprobar, se han repetido en todos los experimentos que, con ligeras variaciones, se han llevado a cabo en Brasil, México, USA, Austria etc.…

No quiero (ni puedo) hacer una exposición erudita ni científica. En este Aleph tecnológico que es Internet tenéis todos los datos, fechas y nombres. Mi interés por este tipo de asuntos es puramente humanista o sociológico o etólogo… curiosidad en definitiva, puro divertimento. El cuerpo humano, este eficaz “vehículo” animal que sustenta nuestra no-tan-eficaz mente es más viejo que nuestro sobrevalorado intelecto de “homo sapiens”, y por lo tanto, en cierta forma es más sabio. Pero le hemos perdido la estima y rara vez le escuchamos. Ya no sabemos interpretar las señales que nos envía. Eso que llamamos ”el instinto”, “un sexto sentido”… mal asunto, porque el uno (animal) ha mantenido y tirado de la otra (mente) y viceversa, alternativamente durante todo este proceso evolutivo que, bien o mal, nos ha llevado hasta aquí desde los tiempos en que éramos el más desvalido habitante del planeta, y nos conviene que siga siendo así, creo yo, porque lo normal es que nos hubiéramos extinguido por causas naturales, y vamos camino de conseguirlo por medios artificiales.

Por eso, a mi las triquiñuelas que nuestro cuerpo utiliza para mediatizar o dirigir nuestro hiperracional comportamiento, me atraen con la fuerza irresistible y gozosa con que la naturaleza tira de los cínicos (3ª acepción R.A.E.) como yo.

Hoy en día se han identificado medio centenar de feromonas emitidas por nuestro cuerpo. Medio centenar si, pero cada individuo tiene su propio “arsenal feromónico” que a su vez tiene una composición química establecida principalmente por su sistema inmunitario. Como no hay dos sistemas inmunitarios iguales, tampoco hay dos personas con idénticas feromonas.

Estos “mensajeros químicos” nos llegan a través del olfato y, lo mismo su emisión como su recepción, sigue unas pautas y características naturales (animales) que no podemos controlar. Es decir, ni decidimos cuándo ni cómo estamos bombardeando el entorno con nuestras feromonas ni podemos saber cuando estamos siendo alcanzados por feromonas de nuestros congéneres. Ni tampoco evitarlo, estamos indefensos. Pero su química modifica la forma en que nos interrelacionamos, inconscientemente, sin identificar la causa-efecto de nuestros actos y sensaciones, que atribuimos, ignorantes, a la psique, al corazón, al alma o a un espiritual “no te lo puedo explicar”.

En algunos aspectos primarios de nuestro comportamiento, como son el sexo, la empatía, el amor… el efecto de estos hechiceros invisibles es dramático, y no sólo los del sexo opuesto como veremos más adelante.

Hasta 1970 sólo se conocía la existencia de estos compuestos en los animales, sobre todo en los insectos. Debemos a una mujer el comienzo y desarrollo de estos estudios en nuestra especie.

Y el comienzo fue de película, imaginaros la escena: Estado de Maine en U.S.A., 1968. Los mejores especialistas de la época discuten los últimos avances y descubrimientos en una convención científica organizada por un importante laboratorio. Una chica de 20 años, invitada como sus compañeras de un prestigioso y exclusivo colegio femenino, al ciclo de conferencias, está escuchando reverencialmente los sesudos argumentos de aquellos doctores. En un determinado momento, los científicos debaten sobre cómo las feromonas actúan para conseguir que todas las ratas de laboratorio encerradas en una misma jaula, acaben ovulando a la vez. Martha McClintock se levanta e interrumpe al sorprendido grupo de sabios: “lo mismo sucede en la especie humana”. Entre los ponentes no había ninguna mujer.  

El olfato de la mujer se desarrolla antes y mejor que el del hombre, y ese desarrollo precoz va unido a la proliferación de sus hormonas intrínsecamente femeninas, los estrógenos, durante la pubertad. Durante al ovulación la mujer emite un tipo de feromonas que predisponen al hombre a la relación sexual (a ellas les juramos que es amor y la madre naturaleza sabe que se trata, ni más ni menos, de la perpetuación de la especie vía procreación), provocándonos un aumento de producción de testosterona, que nosotros percibimos inequívocamente como que nos ponen como motos, y es que somos unos fieras. Por su parte, la mujer alcanza la máxima sensibilidad olfativa durante el periodo de ovulación, y pierde gran parte de su olfato con la menopausia. También el hombre modera la emisión de sus feromonas con la edad (pasamos de irresistibles a atractivos, luego interesantes y finalmente simpáticos).

El caso es que la mujer, desde que alcanza la fertilidad, necesita de un buen olfato para escoger al padre de su progenie. Y el mejor padre es aquel que aporta un sistema inmunitario muy diferente, y por lo tanto complementario, del suyo… y aquí se completa el sudoku que iniciamos con el experimento de las camisetas.

Volvamos a Martha McClintock. Ella había observado que todas las compañeras de dormitorio habían sincronizado su menstruación. Los científicos, todos hombres, consideraron su afirmación ridícula, y le exigieron pruebas con base científica. Martha inicio así una carrera de investigadora científica que todavía está activa. En 1973, con sólo 23 años, publicó su estudio en el que participaron las 135 compañeras de dormitorio, y que estuvo dirigido por su supervisora. La coordinación de los ciclos de sus compañeras era un hecho irrefutable, y dependía del tiempo que se mantuvieran juntas. Más adelante colocó almohadillas en las axilas de nueve voluntarias en diferentes fases del ciclo. Después hizo oler estos saquitos a otras veinte voluntarias, consiguiendo acortar o prolongar el ciclo de las oledoras en función de la fase de ovulación de la “donante” de la almohadilla… ¡y pensar que las jóvenes se atiborran a fármacos para regular su ciclo! Lo más impactante es el efecto de las feromonas emitidas por las madres lactantes: ¡desordenan el ciclo menstrual de las no lactantes influyendo en su fertilidad! La madre naturaleza es implacable.

Queda un fleco de lo más curioso en este asunto de los olores. Las mujeres que toman estrógenos, la píldora, invierten su apreciación de los olores del macho. Es decir, la apreciación deseable/no deseable de su pareja se invierte cuando la mujer que toma estrógenos deja de tomarlos o cuando la que no los toma empieza a utilizar la píldora… ¡esclarecedor, no os parece!

 

Sábado, a 22 de Enero de 2011

Publicado por SusanaMoo, 26 de julio de 2008

Soy gallega y aquí tenemos el secreto erótico mejor guardado en la playa.

Somos pandillas de mujeres que cada día nos calzamos botas de agua y vamos a empaparnos a la arena buscando frutos del mar: bivalvos salados que escogemos uno a uno en obscena postura -culo en pompa, riñones acojinados, flexibilidad extrema- para que ustedes puedan saborear nuestras almejitas sabrosas.

Somos marisqueiras, y algunos se excitan tan solo viéndonos trabajar.

 

Sábado, a 22 de Enero de 2011

Si el tiempo, y los tiempos, no fueran los que fueron, si no se hubiera detenido la vida “real” durante decenios, si los movimientos de emancipación “mental” no hubieran fracasado o si la libertad de expresión no hubiera sido la enemiga a batir por la revolución bolchevique, tal vez en los años 40’s y 50’s del siglo pasado habrían surgido “Pin-up girls” en la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), mujeres que habrían representado el prototipo de la mujer de esos años, como sí sucedió en EEUU.

Se llamaba “Pin-up girl” a los dibujos (o fotografías) de chicas en actitudes sugerentes, sensuales. Las “Pin-ups girls” seguían un patrón estético: mujeres bonitas, carnosas, pilladas en situaciones "comprometidas", mujeres que destilaban erotismo e ingenuidad, a partes iguales, por todos sus poros. Casi ninguna de ellas aparecía desnuda. Su encanto, lo que las llevó al éxito, residía en su forma de posar y de mirar, en esa falda que mediovuela enseñando lo justo o en esa lencería que motiva más que enseña.

Al principio, las “Pin-ups girls” se vestían de forma más recatada; con el paso de los años la vestimenta se fue volviendo más y más vaporosa, hasta ser los modelos estéticos de una nueva feminidad: las "cheesecake" (la pastelito de queso, o quesito) o las "girl-ext-door" (la vecinita de al lado).

El éxito de las “Pin-ups girls” fue rotundo: con el paso de los años han llegado a influir en muchos terrenos de la moda y el comportamiento, modificando la estética del cine y sus prototipos de feminidad, la televisión, la publicidad, el cómics…Su importancia fue tan grande hasta el gobierno norteamericano de la 2ª Guerra Mundial, llegó a regalar “Pin-ups” a los soldados para que las colgaran en sus taquillas y les subieran la moral.

La rusa Irina Davis quiso imaginar cómo podrían haber sido las soviéticas de esos años, fotografiando mujeres en las que mezcla la estética de una “Pin-up” yanqui, con las modas y ropajes (atípicos) de una rusa de la época.

¿El resultado? A la vista está, y aquí lo publico.

Alfredo Webmaster

 

 

Domingo, a 5 de Diciembre de 2010

El relato que a continuación copio, lo leí en un blog muy divertido y, a la par, motivador, lleno de secretos y ocultas fantasías… y creo que su dueña, SusanaMoo, es gallega como yo.

Fue publicado en el periódico El País hace un tiempo, y se titula “Esta noche jugaría a la gatita”.

Disfrutadlo.

Alfredo Webmaster

 

Las gatitas de compañía llevan una vidorra que envidio cada día, pero especialmente los domingos. Yo seré esta noche una musimú blanda y suavita que me acoplo muy cómodamente en el regazo de mi amito bueno que me da galletitas multivitaminadas para que yo luzca tan hermosota.

Estoy acomodada en la entrepierna de mi compañero de sofá y él me acaricia.

Me rasca la cabeza y se gana mi confianza, acaricia mi frente y yo entorno los ojos, me achucha el cuello y los pongo en blanco, palmotea mi lomo y un éxtasis recorre mi espina dorsal. Me retuerzo, me giro y le obsequio con mis carnes más tiernas que él valora con interés de macho salido porque por mucho que yo me imagine gatita, él ve en mí una mujer despatarrada abandonándose toda.

Entonces, a manos llenas toma mis carnes, acaricia mis axilas, masajea mi pecho, soba mi vientre y… claro, yo entro en celo, en uno de esos celos escandalosos que solo se sofocan al más puro estilo felino: por detrás y sin miramientos.

 

Martes, a 23 de Noviembre de 2010

Por Manolo Saco

La OMS y muchos colectivos progresistas han saludado como “un avance” la nueva doctrina papal sobre la utilización del preservativo. Según el Benedicto, “puede haber algunos casos justificados (para su uso), por ejemplo cuando una prostituta utiliza un profiláctico”.

A falta de conocer la letra pequeña y las correcciones venideras de la gerontocracia de la Curia vaticana, esta supuesta apertura me parece todavía más cínica que su colaboración culpable (papable) en la extensión del SIDA en África. Como ahora parte de sus clérigos han cambiado las putas por niños, ha olvidado los buenos oficios que las rameras romanas prestaron al reino de dios en la Tierra.

A lo largo de la historia, el Vicediós, muy aficionado al fornicio, jamás usaba condón, y sus putas vivían cómodamente instaladas en el Vaticano mismo, como ocurrió con Marozia, la amante del papa Sergio III. En consecuencia, las barraganas de corte les proporcionaban hijos que alcanzaban después el papado ¡siendo aún adolescentes, como Juan XI! Quizá el Benedicto pensó que con esta matización mitigaría su responsabilidad en la muerte de millones de africanos, enfermos de SIDA, a los que amenaza con las penas del infierno como se les ocurra utilizar el preservativo, el único instrumento barato para cortar de raíz la propagación de la enfermedad.

¿Qué importa que las putas, que se encuentran en un estadio inferior al de los negritos de África en la escala evolutiva de los seres humanos, añadan otro pecado más a su currículo? Mujeres y pecadoras. Por favor, no hagamos perder el tiempo a los dioses. Pero que nadie sueñe con utilizar el método en el santo matrimonio, porque el Vaticano avanza hacia su pasado con pasos de gigante, pero de ninguna manera está dispuesto a consentir que nadie pueda hurtarle al Creador la facultad de fabricar almitas. ¿El siguiente paso modernizador será, quizá, aconsejar el uso del condón a sus curas pederastas?

 

Sábado, a 13 de Noviembre de 2010

Si aún no era lo suficientemente reconocida como la más famosa marca de aguas embotelladas del Mundo, con esta campaña de publicidad Perrier conseguirá muchas más cosas: que su colección limitada de botellas “Dita von Teese- Paparazzi” sean un objeto de culto y exclusividad.

La compaña está marcada por un gran despliegue de medios: página web propia (Perrier by Dita), una mansión de tamaño estratosférico, una atmósfera estética entre romántica y sensual (con una gran carga erótica), y una prestigiosa y mundialmente conocida artista de burlesque, la maravillosa pin up poseedora de una de las cinturas más estrechas del mundo, Dita von Teese.

Tras confirmar que eres mayor de edad, requisito necesario para acceder a la página Perrier by Dita, vemos las puertas de una mansión y un deportivo descapotado en el que está Dita, que nos invita a que la acompañemos. Mientras la seguimos, observando sus contoneos de cadera, subimos las escalinatas de la casa y entramos. En el hall, mientras nos mira con sus ojazos gatunos vestida con un elegante traje blanco que resaltan unos labios ‘rojo pasión’, nos da a elegir entrar dos habitaciones, cada una de ellas con divertidos, y variados, juegos eróticos.

En la primera de las habitaciones, casi a oscuras, Dita nos cede una cámara de fotos. Mientras ella pasea por la habitación podemos sacarle fotos en distintas y provocativas poses, con más o menos ropa, pero sólo será visible durante el tiempo de disparo del flash.

En la segunda habitación, perfectamente iluminada, Dita nos invita a jugar a los dados (pero dados eróticos). Tendremos tres oportunidades de tirada. ¿La mejor? Sin lugar a dudas, la tercera.

Los seguidores de la mejor y más sensual Dita están de suerte: además de tener la oportunidad de verla en un anuncio publicitario, también pueden interactuar y jugar con ella.

Aunque pueda parecer lo contrario, el creador de la campaña publicitaria, Ogilvy & Mather Paris, asegura que sus spots "no son solo un strip-tease": son una descarga de sensualidad elegante en la que no se enseña ‘todo’ y que lo que buscan es cautivar al ‘público objetivo’ de la marca. La estética y la refinada selección de vestimentas, hace que recordemos la famosa película de 1975 “The Story of O, de Just Jaeckin, con Corinne Clery (Corinna Piccolo) y Udo Kier.

En mi página podréis ver el video corto del anuncio (impactante el momento en que se suelta el vestido y deja caer el contenido de una botella Perrier sobre sus pechos), el vídeo largo con todo el metraje filmado y las fotos de las botellas. Para jugar con Dita von Teese tendréis que entrar en la página web.

También incluí otro spot del año 1976, muy sugerente y provocativo: una mano femenina acaricia con suavidad una botella Perrier que crece y crece y crece... hasta que estalla.

Perrier tiene su sede en la ciudad de Vergèze, al sur de Francia. Es un agua mineral natural que se caracteriza por su alto contenido en sales minerales; también tienen una versión carbonata que, para mi gusto, es mejor que la sin gas. Las botellas de cristal Perrier se fabrican con un 60 por ciento de cristal reciclado.

Pese a que no suelo consumir agua mineral, viendo estos spots y observando las botellas de Perrier, me dan ganas de ponerse a beber “a morro” a Dita: ¿Vulgar? No, burlesque.

Alfredo Webmaster

 

Vídeo Perrier - Dita von Teese (versión corta)

 

Vídeo Perrier - Dita von Teese (versión larga)

 

 

Perrier: Pub La Main (año 1976)

 

 

Viernes, a 22 de Octubre de 2010

Que la erótica es consustancial a los animales, sean o no racionales, es algo indudable y científicamente demostrado, pero que a veces también lo sea en otros seres vivos, como las plantas, es algo menos probable… y aún lo es más cuando el erotismo tiene su reflejo en lo inanimado, como son las piedras u otros elementos de la madre naturaleza.

¿Ejemplos? Muchos y muy variados… como podréis ver en las fotos que están en este post.

¡¡Hay que traviesa y pillina es la madre naturaleza!!

Alfredo Webmaster

 

 

 

 

Viernes, a 22 de Octubre de 2010

Los de SC Johnson, los mismos que hacen el Raid (¡Las mata bien muertas!), son los responsables de la publicación, en muchísimos medios de comunicación yanquis, de este anuncio creado para ellos por DraftFCB0, titulado “Do you know what your kids are watching?” (¿Sabe usted lo que sus hijos están viendo?).

Al margen de que sea un anuncio brillante e impactante, no deja de ser curioso que esté realizado para una empresa multinacional que patrocina al canal Fox News, responsables de propalar las mentiras de las armas de destrucción masiva en Irak, de apoya la pena de muerte o de acusar a Obama de ser musulmán, antiamericano y socialista (sic) y, al mismo tiempo, de proponer a las familias de derechas de EEUU que eviten que sus hijos vean pornografía.

Está claro que a los ojos de las derechas más primitivas y reaccionarias, el sexo es el peor (y único) enemigos a combatir, un tabú que deja entrever a las claras de que pié cojean sus credos morales e ideológicos.

Nada dicen de las realidades y los motivos de que exista hambres y pandemias en los países subdesarrollados, o los porqués de que se ‘fabriquen’ guerras inhumanas para obtener objetivos económicos, o de la prohibición del uso del preservativo para evitar los contagios sexuales, o de las opulencias y los dispendios de los dirigentes de las iglesias católicas (o protestantes, lo mismo da), o de…

Sobre los problemas reales del Mundo, sobre los problemas que hacen que el planeta sea tan inhumano e inhabitable, nada dicen. Sólo sobre el sexo. Nada más que el sexo. Se centran en el Sexto y Noveno Mandamiento y se olvidan de los otros ocho.

Está claro que hay que evitar las religiones, todas: ¡No conducen a nada bueno!

Alfredo Webmaster

 

Martes, a 12 de Octubre de 2010

Siempre consideré un despropósito que en España, y aún más en Galicia, se celebrara la fiesta de Halloween. Además de parecerme una petardada yanqui que se celebre ‘eso’ aquí, en un país como el mío, poseedor de un bagaje cultural popular que se remonta a más de mil años a.C., hacerlo es la demostración más palpable de que la globalización cultural lo único que nos trae son horteradas trasplantadas.

En realidad, ¿qué es el Halloween? ¿No es acaso una burda imitación de las fiestas celtas y prerromanas de celebración  de la proximidad del solsticio de invierno? Sólo es eso: una burda copia.

Muchas veces nos olvidamos que en algunas zonas del noroeste de Europa, incluida Galicia, donde habitaron los celtas, ya se celebraban ritos paganos con esa misma filosofía de culto al solsticio. Incluso, el tan famoso árbol de navidad tiene un clarísimo origen celta.

Como todos los años, desde hace cientos y cientos de años, a finales de octubre y principios de noviembre, se celebra en toda Galicia el “magosto”, una fiesta popular que tiene sus similares en otras zonas del noroeste de España influenciadas por la emigración de los gallegos: en Babia, El Bierzo, La Cabrera, Laciana, Luna, Maragatería, Sanabria, Benavente, Los Valles o Las Hurdes, hay fiestas parecidas a la nuestras. Incluso, en el norte de Portugal tienen algo similar: el “magusto”.

Ese es nuestro pasado cultural popular, una riqueza que estamos matando a base de importar eventos de otras partes que ni aportan nada a lo que ya tenemos, ni tan siquiera son originales.

Entonces, ¿Qué hace un orensano, por decir alguien de aquí cerca, disfrazado igual que un, por ejemplo, miembro de la Asociación Nacional del Rifle de Oklahoma? No tengo una respuesta coherente para algo tan incoherente.

Como está desgracia cultural ya está aquí y yo solo no puedo pararla, al menos voy a colaborar con esta yanquinada ofreciendo alternativas de disfraces.

¿Qué te puedes poner? ¿Dónde puedes encontrar un disfraz para Halloween pero que no sea tan feo, patético y desagradable como los que se suelen ver por ahí? ¿Cómo puedes hacer para que la fiesta te sirva para lucir palmito y demostrar lo sexy que eres? ¿Para qué vas a tener que pasar desapercibida?

¡¡Tranquila, qué no cunda el pánico, no todo va a ser desgracias!! Para tu sosiego, algo en limpio puedes sacar de Halloween: puedes exponer públicamente tu vena más lúdica y jocosa, y vestirte con la nueva colección de ropa que con el nombre de la fiesta acaba de sacar Victoria's Secret.

Esta firma de lencería, la más famosa del mundo, presenta algunas propuestas con las que te convertirás en la reina de la fiesta del 31 de octubre. Y casi, con toda seguridad, la reina del año completo.

En agradecimiento al servicio de asesoramiento gratuito que te ofrezco, ¿No crees que deberías corresponderme mandándome una foto tuya vestida así, de esta guisa?

Alfredo Webmaster

 

 

 

Categorías:
Sábado, a 9 de Octubre de 2010

Como todas las campañas publicitarias de Agent Provocateur que he ido presentando en los últimos años, la realizada para la colección Otoño-Invierno 2010 “Betty Sue” no iba ser menos provocadora, sensual y brillante que las anteriores. Y no lo es.

La conocida empresa de lencería femenina contó, en esta ocasión, con la modelo Kirsty Hume y la productora RSA Films. La dirección del spot estuvo a cargo del cineasta y músico Johan Renck, famoso por sus trabajos llenos de nostalgias oníricas, lujo, elegancia y sofisticación. Y un pelín de morbo y perversión soft.

El vídeo del spot, que podéis ver en segundo lugar, viene precedido de otro en el que se ve los trabajos de preproducción, filmación y entrevistas/opiniones de los realizadores del spot.

¿El resultado? Perfecto, como todos los trabajos de Agent Provocateur.

Alfredo Webmaster

 

Agent Provocateur: colección Otoño-Invierno 2010 “Betty Sue

(preparación spot)

 

Agent Provocateur: colección Otoño-Invierno 2010 “Betty Sue

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jueves, a 9 de Septiembre de 2010

En ese afán tan “moderno” de buscar la supuesta perfección de los cuerpos a base de cirugías y tratamiento agresivos, y peligrosos, en muchas ocasiones olvidamos que el atractivo no radica en la perfección de las medidas imposibles sino en la capacidad para llevar con alegría y sensualidad lo que tenemos.

¿Quién puede, después de los cuarenta años, usar las tallas de nuestros años jóvenes? ¿Qué sacrificios y luchas nos implica el batallar contra el inexorable paso del tiempo? ¿Acaso una arruga o un “michelín” no es la demostración de que hemos vivido y que además lo hicimos con satisfacciones?

Estas reflexiones se las dedico a todas y todos los que luchan por deshacer lo que hace "el vivir la vida".

Aquí tenéis unos ejemplos de cómo asumiendo lo que se tiene se llega a transmitir lo que se desea.

Alfredo Webmaster

 

12
34
56
810
1112

 

Categorías:
Jueves, a 9 de Septiembre de 2010

Como se decía en el post anterior, las curvas son hermosas... esa entrada tuvo, cuando se publicó, un importante nivel de visitas y un no menos importante nivel de comentarios, la mayoría de ellos de apoyo, comentarios que venían, sobre todo, desde las filas de los/as que no tenemos el cuerpo escuchimizado o anoréxico… Resumiendo: los comentarios más positivos venían de las filas de los/as que no usan (usamos) una talla 36/38.

Publico otra nueva serie de dibujos del gran Duane Breyers, el autor del personaje “Hilda”, una mujer madura entrada en carnes, una mujer de una candidez impregnada de una sensualidad apabullante, el arquetipo de la mujer cañón de finales de la II Guerra Mundial y principios de la de Corea.

La forma que tuvo Duane de representarla a su creación, en actitud inocente y descuidada, era el reflejo de la mujer sin complejos que empezaba a aparecer en la sociedad yanqui, una mujer que no pretendía emanar sensualidad (y sexualidad), pero que no podía dejar de hacerlo, provocando admiración.

Sus trabajos sobre Hilda le hizo acreedor de un público fiel y constante, que lo mismo compraba sus tiras cómicas que un calendario dedicado, juegos de vasos biselados con el cuerpo de Hilda, barajas, ceniceros y muchos otros artículos que venían, incluso, con certificado de autenticidad.

Hilda fue el triunfo de la parte más hedonista de la sociedad de la posguerra, pero también fue el reflejo de los últimos estertores de un estilo de mujer en la línea del arquetipo que reflejó la gran rompedora de normas, buenas costumbres y cuerpo rotundo: Mae West, una actriz sin complejos, sin pelos en la lengua, una señora que por si sola era capaz de dejar en vergüenza una sociedad profundamente machista.

Como decía en mi escrito ¿Quién dijo que las cuervas no son sexys (I)? (pulsad en el enlace): “¿Quién puede, después de los cuarenta, usar las tallas de nuestros años jóvenes? ¿Qué sacrificios y luchas nos implica el batallar contra el inexorable paso del tiempo? ¿Acaso las arrugas no son los galones ganados con los años o los “michelines” no son la demostración de que hemos vivido, y que además lo hicimos con satisfacciones?”.

Pues eso…

Alfredo Webmaster

 

 

Categorías:
Domingo, a 5 de Septiembre de 2010

El texto que leerás a continuación fue publicado, aparentemente, en las páginas económicas de un periódico yanqui. Y digo aparentemente por que he tratado de localizar esa noticia sin éxito hasta ahora.

Me lo mandó Sonia Sonny, mi colaboradora de Puerto Rico para saber la opinión de, sobre todo, las mujeres que lo lean.

Yo, de momento, me reservo la mía.

Alfredo Webmaster

Sección de Análisis de Inversiones

Una mujer escribió al diario pidiendo consejo sobre cómo conseguir un marido rico. Eso, que de por sí ya es gracioso, es sólo una parte de la historia: lo mejor fue que un analista financiero le dio una respuesta bien fundamentada (en términos económicos).

Consulta

Soy una chica hermosa (yo diría que muy hermosa) de 25 años, bien formada y tengo clase. Quiero casarme con alguien que gane como mínimo 500.000 de dólares al año. ¿Tienen en estas páginas económicas, o entre sus clientes, algún hombre que gane 500.000 dólares o más? Quizás las esposas de los que ganen eso me puedan dar algunos consejos.

Estuve de novia con hombres que ganaban de 200 a 250.000 dólares al año, pero no pude pasar de ahí; y 250.000 dólares no me van a permitir vivir en Central Park West.

Conozco a una mujer de mi clase de yoga que se casó con un banquero y vive en Tribeca, y ella no es tan bonita como yo, ni es más inteligente. Entonces, ¿qué es lo que ella hizo y yo no hice? ¿Cómo puedo llegar al nivel de ella?

Muchas gracias por leerme

Cindy P.

Responde Rafael S., experto en Análisis de Inversiones

Leí su consulta con gran interés. Pensé cuidadosamente en su caso e hice un análisis de la situación.

Primeramente, no estoy haciéndole perder tiempo pues gano más de 500.000 dólares al año. Aclarado esto, considero los hechos de la siguiente forma: lo que usted ofrece, visto desde la perspectiva de un hombre como el que busca, es, simplemente, un pésimo negocio.

He aquí los porqués: dejando los rodeos de lado, lo que usted propone es un simple negocio; usted pone la belleza física y yo pongo el dinero. Propuesta clara, sin recovecos: una transacción comercial pura y dura.

Sin embargo existe un problema: con seguridad su belleza va a decaer poco a poco y un día va a terminar, pero lo más probable es que mi dinero continúe creciendo poco a poco. Visto así, en términos económicos, usted es un activo que sufre depreciación y yo soy un activo que rinde dividendos. Usted no sólo sufre depreciación, sino que, como ésta es progresiva, ¡aumenta siempre!

Aclarando más: usted tiene hoy 25 años y va a continuar siendo guapa durante los próximos 5 a 10 años, pero siempre un poco menos cada año. De repente, llegará un día que si se compara con una foto de cuando tenía 25 años, usted verá que ya estará envejecida.

Esto quiere decir, en términos económicos, que hoy está en 'alza', en la época ideal de ser vendida, no de ser comprada.

Usando el lenguaje de Wall Street, quien la tenga hoy la debería de tener en 'trading position' (posición para comercializar), y no en 'buy and hold' (compre y retenga), que es para lo que usted se ofrece...

Por tanto, en términos comerciales, el casamiento con usted (que es un 'buy and hold') no es un buen negocio a medio o largo plazo. Pero alquilarla, en términos comerciales, puede ser un negocio razonable que podemos meditar y discutir usted y yo.

Yo pienso que mediante la aportación de una certificación expedida por una empresa de rating (podría ser Moody’s, Standard & Poor’s o similar) de cuán 'bien formada esté, con qué clase cuanta y lo maravillosamente linda es’, yo, probable futuro arrendatario de la 'máquina' que usted me ofrece (en términos económicos), quiero contar con lo que es práctica habitual en los negocios: hacer una prueba real, o sea un 'test drive', para concretar la operación.

En resumidas cuentas: dado que usted plantea su consulta en términos netamente económicos, tengo que responderle que la compra es un mal negocio por su devaluación creciente, pero en cambio sí sería razonable alquilarla por el tiempo en que la ‘máquina’ (en términos económicos) esté en buen uso.

Esperando noticias suyas, me despido cordialmente,

Rafael S., experto en Análisis de Inversiones”

 

Suscribirse a Sensualidad y sexo