Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Miércoles, a 27 de Abril de 2011


Baltasar Garzón (foto archivo El País)

 

Dos años después de que estallara el 'caso Gürtel', el proceso penal de corrupción más grave de la democracia española, don Baltasar Garzón, el juez que investigó los hechos, se sentará en el banquillo antes que los corruptos: el mundo (y su justicia) al revés.


 

"La justicia al revés", por José Manuel Romero para elpais.com, 12/04/2011

Dos años después de que un exconcejal del PP de Majadahonda destapara la trama de corrupción masiva vinculada al partido de Mariano Rajoy y José María Aznar, solo se ha abierto juicio oral contra quienes investigaron o denunciaron los hechos. Los culpables de la rapiña, empresarios y políticos, siguen esperando a que los tribunales resuelvan sus múltiples recursos, que ralentizan la investigación hasta hacerla casi inviable.

El juez del Supremo Alberto Jorge Barreiro abrió ayer juicio oral contra el magistrado Baltasar Garzón por un supuesto delito de prevaricación al ordenar escuchas en la cárcel a los abogados de los cabecillas de la red Gürtel a sabiendas de que no podía hacerlo. Su veredicto no es unánime en la carrera judicial. Ni mucho menos.

El juez que instruye desde hace dos años este caso en Madrid, Antonio Pedreira, que prorrogó las escuchas en la cárcel, entiende que es posible ordenar grabaciones en prisión aunque no se trate de casos de terrorismo. "La profesión de la abogacía es digna, pero no puede disfrutar de privilegios discriminatorios frente a otras profesiones. De la misma forma que se puede adoptar la medida motivada de entrada y registro en despachos profesionales, se puede de forma motivada acordar la intervención de comunicaciones", señala.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló las escuchas en la cárcel en un auto acordado por dos magistrados con el voto particular de un tercero, José Manuel Suárez Robledano, quien argumentó así su apoyo a la intervención de las comunicaciones a los abogados: "Pensemos que un interno en prisión preventiva se concierta con su abogado para que transmita -y eso nunca es derecho de defensa sino otra cosa muy diferente- y para que dé instrucciones de matar a una persona o hacer desaparecer el cadáver de la persona asesinada o para facilitar el blanqueo de dinero sucio procedente del tráfico de drogas, de la prostitución ilegal o del tráfico de influencias. La inmunidad absoluta que se da en esos casos a la confidencialidad en el locutorio impediría la prevención e investigación y acaso hasta la comisión de delitos contra la vida o de otros considerados siempre con la categoría de graves en el Código Penal Vigente". Pese a los argumentos de los jueces Pedreira y Suárez Robledano ha habido otros que consideran ilegales las escuchas. Y un magistrado del Supremo, Alberto Jorge Barreiro, que señala que Garzón grabó a los abogados a sabiendas de que la ley se lo impedía por lo que ahora abre juicio oral a través de un auto casi condenatorio: "Con la finalidad de obtener información de relevancia para el proceso que no tenía la seguridad de poder obtener mediante la utilización de medios lícitos, el magistrado acusado [Garzón] decidió acceder libremente a las conversaciones confidenciales que mantuvieran los internos con sus abogados...".

Los que denunciaron al juez por las escuchas ilegales pretenden que toda la investigación se anule y que las pruebas principales de la corrupción queden en nada. Sin embargo, antes de la orden judicial de intervenir las comunicaciones en la cárcel de los jefes corruptos con sus abogados, el juez Baltasar Garzón llevaba seis meses recabando pruebas del cohecho, del tráfico de influencias, del blanqueo de dinero y de la malversación de fondos públicos en las comunidades de Madrid, Valencia, Castilla y León y Galicia, todas gobernadas por el PP.

El juez Garzón es la segunda persona sin relación con la trama de corrupción que será juzgada por este caso antes que se haga lo mismo con los culpables de la red de rapiña. El otro acusado que ya se ha sentado en el banquillo sin tener trato con la red de Francisco Correa es el portavoz socialista valenciano. Ángel Luna, que espera sentencia por el supuesto delito de haber mostrado en el Parlamento un informe policial bajo secreto de sumario que denunciaba la corrupción y que había sido publicado por los medios de comunicación cinco meses antes.

Es la justicia al revés.

 

 

Miércoles, a 27 de Abril de 2011

Publicado por elpais.com, 12/04/2011

El juez instructor del Tribunal Supremo Alberto Jorge Barreiro dictó ayer auto de apertura de juicio oral contra el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, al que sentará en el banquillo de los acusados por los supuestos delitos continuados de prevaricación y de uso de artificios, de escucha y grabación con violación de las garantías constitucionales, a los cabecillas de la trama Gürtel, uno de los mayores casos de corrupción política de la historia de España, relacionado con el PP.

La decisión de Barreiro implica que el juez Garzón, instructor inicial del caso Gürtel, será juzgado antes que cualquiera de los cabecillas y altos cargos del PP imputados en el caso. La resolución recae muy oportunamente para el presidente valenciano, Francisco Camps, cuando está a punto de dilucidarse la apertura de juicio contra él, dado que la situación de Garzón será explotada por los populares en plena precampaña electoral para desvalorizar las acusaciones.

El auto de apertura del juez Jorge Barreiro ofrece un relato de "hechos objeto de juicio" al que da el mismo formato de un genuino relato de "hechos probados", en el que ofrece a la Sala una sentencia condenatoria prácticamente hecha. Incluso aplica al delito continuado de prevaricación y al de grabación con violación de garantías el concurso de normas que castiga el delito más grave, el de prevaricación, con pena de inhabilitación de 10 a 20 años. E imputa a Garzón una modalidad agravada que ni siquiera contempla la querella inicial, al apreciar el delito de prevaricación "continuado".

En su resolución, Barreiro prejuzga que Garzón actuó "con la finalidad de obtener información de relevancia para el proceso que no tenía la seguridad de poder obtener por medios lícitos". Y el instructor mantiene que lo hizo para conocer "la estrategia de las defensas o datos confidenciales que pudieran proporcionar los internos a sus abogados" de modo que "dominaba completamente la evolución de la causa, de gran trascendencia mediática".

En su apreciación de los hechos, Barreiro trata de desbaratar la prevención por Garzón del derecho de defensa de los imputados diciendo que lo introdujo "a modo de coletilla". En el auto contrasta la animadversión a Garzón con el detalle sobre las "cumplidas referencias como abogados penalistas" que los cabecillas tenían de los letrados Choclán y Rodríguez Mourullo, padre e hijo. Barreiro se indigna porque ya en la primera visita a la cárcel, a estos letrados se les grabó "incluso los actos de saludo y presentación entre personas desconocidas". El instructor insiste en que las conversaciones versaron sobre aspectos relacionados con la estrategia de defensa y por primera vez saca a la luz que en ellas "se trató del pen drive ocupado a José Luis Izquierdo [el contable de la trama], que constituía una poderosa prueba de cargo para la fiscalía y sobre el que habían versado los interrogatorios practicados en la causa".

Con su novedosa mención al pen drive, Barreiro parece querer marcar el camino a seguir con dicha prueba de cargo, al señalar que en las conversaciones se habló del "contenido la interpretación" que debía ofrecerse sobre el pen drive cuando el principal implicado, Francisco Correa, fuera interrogado. Y añade que se trató de la necesidad de una "defensa coordinada entre todos los letrados" y otros extremos "relativos al puro ejercicio profesional de la defensa".

 

Domingo, a 27 de Marzo de 2011

Una de las últimas fotos de Harold Pinter

Harold Pinter leyendo el discurso de aceptación del Nobel

(por su mala salud, lo hizo desde una silla de ruedas)

Documento concesión del Premio Nobel de Literatura 2005: Harold Pinter

 

No sé si a alguno de vosotros le va a interesar leer el post de hoy: no trata de música, ni de vinos, ni de lugares hermosos, de sexo o humor; nI tan siguiera habla de sol, de la proximidad de la primavera o de que hoy se adelanta una hora los relojes. Lo que podéis leer a continuación es un texto serio, cabal, documentado, apasionado, intenso y, sobre todo, real, muy real.

Hace seis años, como es la costumbre de todos los elegidos, Harold Pinter dio su discurso de agradecimiento al ser nombrado Premio Nobel de Literatura 2005. El discurso fue cualquier otra cosa menos un mensaje complaciente.

No fue el discurso típico del galardonado con el premio más importante del mundo para un escritor; tampoco fue un discurso en el que, además de agradecer el premio, recordara a su familia, a sus amigos, a sus editores o a su esposa. No, no fue nada de eso.

Fue algo distinto. Fue un recordar dónde estamos, cómo estamos y a dónde nos llevan.

Quizá no os interese perder media leyendo el discurso, pero os garantizo que es muy jugoso y muy apasionado. Quizá a nadie le interese leerlo, pero aún así lo expongo para que, al menos, si alguien tiene la curiosidad, pueda saber qué pensaba Harold Pinter sobre lo que estaba pasando en el año 2005 en el mundo.

Como era de suponer, seis años después, en el 2011, seguimos igual…

Alfredo Webmaster

 

Harold Pinter

Discurso de agradecimiento del Premio Nobel de Literatura 2005

En 1958 escribí lo siguiente: “No hay grandes diferencias entre realidad y ficción, ni entre lo verdadero y lo falso. Una cosa no es necesariamente verdadera o falsa; puede ser al mismo tiempo verdadera y falsa”.

Creo que estas afirmaciones aún tienen sentido, y aún se aplican a la exploración de la realidad a través del arte. Así que, como escritor, las mantengo, pero como ciudadano no puedo; como ciudadano he de preguntar: ¿Qué es verdad? ¿Qué es mentira?

La verdad en el arte dramático es siempre esquiva. Uno nunca la encuentra del todo, pero su búsqueda llega a ser compulsiva. Claramente, es la búsqueda lo que motiva el empeño. Tu tarea es la búsqueda. De vez en cuando, te tropiezas con la verdad en la oscuridad, chocando con ella o capturando una imagen fugaz o una forma que parece tener relación con la verdad, muy frecuentemente sin que te hayas dado cuenta de ello. Pero la auténtica verdad es que en el arte dramático no hay tal cosa como una verdad única. Hay muchas. Y cada una de ellas se enfrenta a la otra, se alejan, se reflejan entre sí, se ignoran, se burlan la una de la otra, son ciegas a su mera existencia. A veces, sientes que tienes durante un instante la verdad en la mano para que, a continuación, se te escabulla entre los dedos y se pierda.

Me han preguntado con frecuencia cómo nacen mis obras teatrales. No sé cómo explicarlo. Como tampoco puedo resumir mis obras, a menos que explique qué ocurre en ellas. Esto es lo que dicen. Esto es lo que hacen.

Casi todas las obras nacen de una frase, una palabra o una imagen. A la palabra le sigue rápidamente una imagen. Os daré dos ejemplos de dos frases que aparecieron en mi cabeza de la nada, seguidas por una imagen, seguidas por mí.

Las obras son “The Homecoming” ("La vuelta a casa") y “Old times” ("Viejos tiempos"). La primera frase de “The Homecoming” es “¿Qué has hecho con las tijeras?" La primera frase de “Old times” es “Oscuro”.

En ninguno de los casos disponía de más información.

En el primer caso alguien estaba, obviamente, buscando unas tijeras, y preguntaba por su paradero a otro de quien sospechaba que probablemente las había robado. Pero, de alguna manera, yo sabía que a la persona interrogada le importaban un bledo tanto las tijeras como el interrogador.

En “Oscuro”, tomé la descripción del pelo de alguien, el pelo de una mujer, y era la respuesta a una pregunta. En ambos casos me encontré obligado a continuar. Ocurrió visualmente, en una muy lenta graduación, de la sombra hacia la luz.

Siempre comienzo una obra llamando a los personajes A, B y C.

En la obra que acabaría convirtiéndose en “The Homecoming”, vi a un hombre entrar en una habitación austera y hacerle la pregunta a un hombre más joven sentado en un feo sofá con un periódico de carreras de caballos. De alguna forma sospechaba que A era un padre y que B era su hijo, pero no tenía la certeza. Esta posibilidad se confirmaría sin embargo poco después cuando B (que más adelante se convertiría en Lenny) le dice a A (más adelante convertido en Max), “Papá, ¿te importa si cambiamos de tema de conversación? Te quiero preguntar algo. Lo que cenamos antes, ¿cómo se llama? ¿Cómo lo llamas tú? ¿Por qué no te compras un perro? Eres un chef de perros. De verdad. Crees que estas cocinando para perros.” De manera que como B le llama a A “Papá” me pareció razonable asumir que eran padre e hijo. A era claramente el cocinero y su comida no parecía ser muy valorada. ¿Significaba esto que no había una madre? Eso aún no lo sabía. Pero, como me dije a mí mismo entonces, nuestros principios nunca saben de nuestros finales.

Oscuro”. Una gran ventana. Un cielo al atardecer. Un hombre, A (que se convertiría en Deeley) y una mujer, B (que luego sería Kate) sentados con unas bebidas. ¿Gorda o flaca?, pregunta el hombre. ¿De quién hablan? Pero entonces veo, de pie junto a la ventana, a una mujer, C (que sería Anna), iluminada por una luz diferente, de espaldas a ellos, con el pelo oscuro.

Es un momento extraño, el momento de crear unos personajes que hasta el momento no han existido. Todo lo que sigue es irregular, vacilante, incluso alucinatorio, aunque a veces puede ser una avalancha imparable. La posición del autor es rara. De alguna manera no es bienvenido por los personajes. Los personajes se le resisten, no es fácil convivir con ellos, son imposibles de definir. Desde luego no puedes mandarles. Hasta un cierto punto, puedes jugar una partida interminable con ellos al gato y al ratón, a la gallina ciega, al escondite. Pero finalmente encuentras que tienes a personas de carne y hueso en tus manos, personas con voluntad y con sensibilidades propias, hechas de partes que eres incapaz de cambiar, manipular o distorsionar.

Así que el lenguaje en el arte es una ambiciosa transacción, unas arenas movedizas, un trampolín, un estanque helado que se puede abrir bajo tus pies, los del autor, en cualquier momento.

Pero, como he dicho, la búsqueda de la verdad no se puede detener nunca. No puede aplazarse, no puede retrasarse. Hay que hacerle frente, ahí mismo, en el acto.

El teatro político presenta una variedad totalmente distinta de problemas. Hay que evitar los sermones a toda costa. Lo esencial es la objetividad. Hay que dejar a los personajes que respiren por su cuenta. El autor no ha de confinarlos ni restringirlos para que satisfagan sus propios gustos, disposiciones o prejuicios. Ha de estar preparado para acercarse a ellos desde una variedad de ángulos, desde un surtido amplio y desinhibido de perspectivas que resulten. Quizá, de vez en cuando, cogerlos por sorpresa, pero a pesar de todo, dándoles la libertad para ir allí donde deseen. Esto no siempre funciona. Y, por supuesto, la sátira política no se adhiere a ninguno de estos preceptos. De hecho, hace precisamente lo contrario, que es su auténtica función.

En mi obra ¨The Birthday Party” ("La fiesta de cumpleaños") creo que permito el funcionamiento de un amplio abanico de opciones en un denso bosque de posibilidades antes de concentrarme finalmente en un acto de dominación.

Mountain Language” ("El lenguaje de la montaña") no aspira a esa amplitud de funcionamiento. Es brutal, breve y desagradable. Pero los soldados en la obra sí que se divierten con ello. Uno a veces olvida que los torturadores se aburren fácilmente. Necesitan reírse de vez en cuando para mantener el ánimo. Este hecho ha sido confirmado naturalmente por lo que ocurrió en Abu Ghraib en Bagdad. “Mountain Language” sólo dura 20 minutos, pero podría continuar hora tras hora, una y otra y otra vez, repetirse de nuevo lo mismo de forma continua, una y otra vez, hora tras hora.

Ashes to ashes” ("Polvo eres"), por otra parte, me da la impresión de que transcurre bajo el agua. Una mujer que se ahoga, su mano que emerge sobre las olas intentando alcanzar algo, que se hunde y desaparece, buscando a otros, pero sin encontrar a nadie, ya sea por encima o por debajo del agua, encontrando únicamente sombras, reflejos, flotando; la mujer es una figura perdida en un paisaje que las aguas están cubriendo, una mujer incapaz de escapar de la catástrofe que parecía que sólo afectaba a otros.

Pero, de la misma forma que ellos murieron, ella también ha de morir.

El lenguaje político, tal como lo usan los políticos, no se adentra en ninguno de estos territorios dado que la mayoría de los políticos, según las evidencias de que disponemos, no están interesados en la verdad sino en el poder y en conservar ese poder. Para conservar ese poder es necesario mantener al pueblo en la ignorancia, que las gentes vivan sin conocer la verdad, incluso la verdad sobre sus propias vidas. Lo que nos rodea es un enorme entramado de mentiras, de las cuales nos alimentamos.

Como todo el mundo aquí sabe, la justificación de la invasión de Irak era que Sadam Hussein tenía en su posesión un peligrosísimo arsenal de armas de destrucción masiva, algunas de las cuales podían ser lanzadas en 45 minutos y provocar una espeluznante destrucción. Nos aseguraron que eso era cierto. No era cierto. Nos contaron que Irak mantenía una relación con Al Quaeda y que era en parte responsable de la atrocidad que ocurrió en Nueva York el 11 de Septiembre de 2001. Nos aseguraron que esto era cierto. No era cierto. Nos contaron que Irak era una amenaza para la seguridad del mundo. Nos aseguraron que era cierto. No era cierto.

La verdad es algo completamente diferente. La verdad tiene que ver con la forma en la que Estados Unidos entiende su papel en el mundo y cómo decide encarnarlo.

Pero antes de volver al presente me gustaría mirar al pasado reciente, me refiero a la política exterior de Estados Unidos desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Creo que es nuestra obligación someter esta época a cierta clase de escrutinio, aunque sea de una manera incompleta, que es todo lo que nos permite el tiempo que tenemos.

Todo el mundo sabe lo que ocurrió en la Unión Soviética y por toda la Europa del Este durante el periodo de posguerra: la brutalidad sistemática, las múltiples atrocidades, la persecución sin piedad del pensamiento independiente. Todo ello ha sido ampliamente documentado y verificado.

Pero lo que yo pretendo mostrar es que los crímenes de los EEUU en la misma época sólo han sido registrados de forma superficial, no digamos ya documentados, o admitidos, o reconocidos siquiera cómo crímenes. Creo que esto hay que solucionarlo y que la verdad sobre este asunto tiene mucho que ver con la situación en la que se encuentra el mundo actualmente. Aunque limitadas, hasta cierto punto, por la existencia de la Unión Soviética, las acciones de los Estados Unidos a lo ancho y largo del mundo dejaron claro que habían decidido que tenían carta blanca para hacer lo que quisieran.

La invasión directa de un estado soberano nunca ha sido el método favorito de Estados Unidos. En la mayoría de los casos, han preferido lo que ellos han descrito como “conflicto de baja intensidad”. Conflicto de baja intensidad significa que miles de personas mueren pero más lentamente que si lanzases una bomba sobre ellos de una sola vez. Significa que infectas el corazón del país, que estableces un tumor maligno y observas el desarrollo de la gangrena. Cuando el pueblo ha sido sometido -o molido a palos, que viene a ser lo mismo– tus propios amigos, los militares y las grandes corporaciones, se sientan confortablemente en el poder, tú te pones frente a la cámara y dices que la democracia ha prevalecido. Esto fue lo normal en la política exterior de los Estados Unidos durante los años de los que estoy hablando.

La tragedia de Nicaragua fue un ejemplo muy significativo. La escogí para exponerla aquí como un ejemplo claro de cómo ve Estados Unidos su papel en el mundo, tanto entonces como ahora.

Yo estuve presente en una reunión en la embajada de los EEUU en Londres a finales de los 80.

El Congreso de Estados Unidos estaba a punto de decidir si dar más dinero a la Contra para su campaña contra el estado de Nicaragua. Yo era un miembro de una delegación que venía a hablar en nombre de Nicaragua, pero la persona más importante en esta delegación era el Padre John Metcalf. El líder del grupo de EEUU era Raymond Seitz (por aquel entonces el ayudante del embajador, más tarde él mismo sería embajador). El Padre Metcalf dijo: “Señor, dirijo una parroquia en el norte de Nicaragua. Mis feligreses construyeron una escuela, un centro de salud, un centro cultural. Vivíamos en paz. Hace unos pocos meses un grupo de la Contra atacó la parroquia. Lo destruyeron todo: la escuela, el centro de salud, el centro cultural. Violaron a las enfermeras y las maestras, asesinaron a los médicos, de la forma más brutal. Se comportaron como salvajes. Por favor, exija que el gobierno de EEUU retire su apoyo a esta repugnante actividad terrorista.”

Raymond Seitz tenía muy buena reputación como hombre racional, responsable y altamente sofisticado. Era muy respetado en los círculos diplomáticos. Escuchó, hizo una pausa, y entonces habló con gravedad. “Padre”, dijo, “déjame decirte algo. En la guerra, la gente inocente siempre sufre”. Hubo un frío silencio. Le miramos. Él no parpadeó.

La gente inocente, en realidad, siempre sufre.

Finalmente alguien dijo: ““Pero en este caso ‘las personas inocentes’ fueron las víctimas de una espantosa atrocidad subvencionada por su gobierno, una entre muchas. Si el Congreso concede a la Contra más dinero, tendrán lugar más atrocidades de esta clase. ¿No es así? ¿No es por tanto su gobierno culpable de apoyar actos de asesinato y destrucción contra los ciudadanos de un estado soberano?””.

Seitz se mantuvo imperturbable. “No estoy de acuerdo con que los hechos tal como han sido presentados apoyen sus afirmaciones”, dijo.

Mientras abandonábamos la embajada un asistente estadounidense me dijo que había disfrutado con mis obras. No le respondí.

Debo recordarles que el entonces presidente, Ronald Reagan, hizo la siguiente declaración: “La Contra es el equivalente moral a nuestros Padres Fundadores”.

Los Estados Unidos apoyaron la brutal dictadura de Somoza en Nicaragua durante 40 años. El pueblo nicaragüense, guiado por los Sandinistas, derrocó este régimen en 1979, una impresionante revolución popular.

Los Sandinistas no eran perfectos. Tenían una claro componente de arrogancia y su filosofía política contenía un cierto número de elementos contradictorios. Pero eran inteligentes, racionales y civilizados. Se propusieron conseguir una sociedad estable, decente y plural. La pena de muerte fue abolida. Cientos de miles de campesinos pobres fueron librados de una muerte segura. A unas 100.000 familias se le dieron títulos de propiedad sobre tierras. Se construyeron dos mil escuelas. Una notable campaña educativa redujo el analfabetismo en el país a menos de una séptima parte. Se establecieron una educación y un servicio de salud gratuitos. La mortalidad infantil se redujo en una tercera parte. La polio fue erradicada.

Los Estados Unidos denunciaron estos logros como una subversión marxista/leninista. Desde el punto de vista del gobierno de los Estados Unidos, se estaba estableciendo un ejemplo peligroso. Si a Nicaragua se le permitía fijar normas básicas de justicia social y económica, si se le permitía incrementar los niveles de salud y educación y alcanzar una unidad social y un respeto nacional propio, los países vecinos se plantearían las mismas cuestiones y harían lo mismo. En ese momento había por supuesto una feroz resistencia al status quo en el Salvador.

He hablado anteriormente de “un entramado de mentiras” que nos rodea. El presidente Ronald Reagan describía habitualmente a Nicaragua como un “calabozo totalitario”. Esto fue aceptado de forma general por los medios, y por supuesto por el gobierno británico, como un comentario acertado e imparcial. Pero lo que ocurre es que, bajo el gobierno Sandinista, no estaba documentada la existencia de escuadrones de la muerte. No había constancia de torturas. No estaba probada la existencia de una brutalidad sistemática u oficial por parte de los militares. Ningún sacerdote fue asesinado en Nicaragua. De hecho, había tres sacerdotes en el gobierno, dos jesuitas y un misionero Maryknoll. Los calabozos totalitarios estaban en realidad muy cerca, en El Salvador y en Guatemala. Los Estados Unidos habían hecho caer en 1954 al gobierno elegido democráticamente en Guatemala y se calcula que unas 200.000 personas habían sido víctimas de las sucesivas dictaduras militares.

Seis de los más eminentes jesuitas del mundo fueron asesinados brutalmente en la Universidad de Centro América en San Salvador en 1989 por un batallón del regimiento Alcatl entrenado en Fort Benning (Georgia, USA). Un hombre extremadamente valiente, el Arzobispo Romero, fue asesinado mientras se dirigía a la gente. Se calcula que murieron 75.000 personas. ¿Por qué fueron asesinadas? Fueron asesinadas porque creían que una vida mejor era posible y que debía conseguirse. Esta creencia los convirtió de forma inmediata en comunistas. Murieron porque se atrevieron a cuestionar el status quo, la interminable situación de pobreza, enfermedad, degradación y opresión que habían recibido como herencia.

Los Estados Unidos finalmente hicieron caer el gobierno Sandinista. Tardaron varios años y hubo una resistencia considerable, pero una persecución económica implacable y 30.000 muertos al final minaron la moral del pueblo nicaragüense. Exhaustos y condenados a la pobreza una vez más. Los casinos volvieron al país, la salud y la educación gratuita se acabaron. Las grandes empresas volvieron en mayor número. La “Democracia” había prevalecido.

Pero esta “política” no se limitó, de ninguna manera, a Centroamérica. Se realizó a lo largo y ancho del mundo. No tenía final. Y ahora es como si nunca hubiese sucedido.

Los Estados Unidos apoyaron y en algunos casos crearon todas las dictaduras militares de derechas en el mundo tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Me refiero a Indonesia, Grecia, Uruguay, Brasil, Paraguay, Haití, Turquía, Filipinas, Guatemala, El Salvador y, por supuesto, Chile. El horror que los Estados Unidos infligieron a Chile en 1973 no podrá ser nunca purgado ni olvidado.

Cientos de miles de muertes tuvieron lugar en todos estos países. ¿Tuvieron lugar? ¿Son todas esas muertes atribuibles a la política exterior estadounidense? La respuesta es sí, tuvieron lugar y son atribuibles a la política exterior estadounidense. Pero ustedes no lo sabrían.

Esto nunca ocurrió. Nunca ocurrió nada. No ocurrió ni siquiera mientras estaba ocurriendo. No importaba. No era de interés. Los crímenes de Estados unidos han sido sistemáticos, constantes, inmorales, despiadados, pero muy pocas personas han hablado de ellos. Esto es algo que hay que reconocerle a los Estados Unidos. Han ejercido su poder a través del mundo sin apenas dejarse llevar por las emociones mientras pretendían ser una fuerza al servicio del bien universal. Ha sido un brillante ejercicio de hipnosis, incluso ingenioso, y ha tenido un gran éxito.

Os digo que Estados Unidos son sin duda el mayor espectáculo ambulante. Pueden ser brutales, indiferentes, desdeñosos y bárbaros, pero también son muy inteligentes. Como vendedores no tienen rival, y la mercancía que mejor venden es el amor propio. Es un gran éxito. Escuchen a todos los presidentes de Estados Unidos en la televisión usando las palabras, “el pueblo americano”, como en la frase, “Le digo al pueblo americano que es la hora de rezar y defender los derechos del pueblo americano y le pido al pueblo americano que confíe en su presidente en la acción que va a tomar en beneficio del pueblo americano”.

Es una estratagema brillante. El lenguaje se usa hoy en día para mantener controlado al pensamiento. Las palabras “el pueblo americano” producen un cojín de tranquilidad verdaderamente sensual. No necesitas pensar. Simplemente échate sobre el cojín. El cojín puede estar sofocando tu inteligencia y tu capacidad crítica pero es muy cómodo. Esto no funciona, por supuesto, para los 40 millones de personas que viven bajo la línea de pobreza y los dos millones de hombres y mujeres prisioneras en los vastos “gulags” de las cárceles, que se extienden a lo largo de todo Estados Unidos.

Estados Unidos ya no se preocupa por los conflictos de baja intensidad. No ven ningún interés en ser reticentes o disimulados. Ponen sus cartas sobre la mesa sin miedo ni favor. Sencillamente les importan un bledo las Naciones Unidas, la legalidad internacional o el desacuerdo crítico, que juzgan impotentes e irrelevantes. Tienen su propio perrito faldero acurrucado detrás de ellos, la patética y supina Gran Bretaña.

¿Qué le ha pasado a nuestra sensibilidad moral? ¿La hemos tenido alguna vez? ¿Qué significan estas palabras? ¿Se refieren a un término muy raramente utilizado estos días –conciencia? ¿Una conciencia para usar no sólo con nuestros propios actos sino para usar también con nuestra responsabilidad compartida en los actos de los demás? ¿Está todo muerto?

Mirad Guantánamo. Cientos de personas detenidas sin cargos a lo largo de tres años, sin representación legal ni un juicio conveniente, técnicamente detenidos para siempre. Esta estructura totalmente ilegal se mantiene como un desafío a la convención de Ginebra. Esto no es sólo tolerado sino que es difícilmente planteado por lo que se llama “la comunidad internacional”. Esta atrocidad criminal la comete un país, que se declara a sí mismo “el líder del mundo libre”. ¿Pensamos en los habitantes de la bahía de Guantánamo? ¿Qué es lo que dicen los medios? Lo reseñan ocasionalmente –una pequeña mención en la pagina seis. Ellos han sido consignados a una tierra de nadie de la que, por cierto, puede que nunca regresen. En la actualidad muchos están en huelga de hambre, alimentados a la fuerza, incluidos los residentes británicos. No hay sutilezas en estos procesos de alimentación. Ni sedaciones ni anestésicos. Solo un tubo insertado en tu nariz y dentro de tu garganta. Tú vomitas sangre. Esto es tortura. ¿Qué ha dicho la Secretaria Británica de Exteriores sobre esto? Nada. ¿Qué ha dicho el Primer Ministro Británico sobre esto? Nada ¿Por qué no? Porque los Estados Unidos han dicho: criticar nuestra conducta en la bahía de Guantánamo constituye un acto poco amistoso. O estáis con nosotros o contra nosotros. Así que Tony Blair se calla.

La invasión de Irak ha sido un acto de bandidos, un evidente acto de terrorismo de estado, demostrando un desprecio absoluto por el concepto de leyes internacionales. La invasión fue una acción militar arbitraria basada en una serie de mentiras sobre mentiras y burda manipulación de los medios y, por consiguiente, del público; un acto con la intención de consolidar el control económico y militar de Estados Unidos sobre Oriente Medio camuflado –como ultimo recurso– todas las otras justificaciones han caído por ellas mismas –como una liberación. Una formidable aseveración de la fuerza militar responsable de la muerte y mutilación de cientos y cientos de personas inocentes.

Hemos traído tortura, bombas racimo, uranio empobrecido, innumerables actos de muerte aleatoria, miseria, degradación y muerte para el pueblo Iraquí y lo llamamos “llevar la libertad y la democracia a Oriente Medio”.

¿Cuánta gente tienes que matar antes de ser considerado un asesino de masas y un criminal de guerra? ¿Cien mil? Más que suficiente, habría pensado yo. Por eso es justo que Bush y Blair sean procesados por el Tribunal Penal Internacional. Pero Bush ha sido listo. No ha ratificado al Tribunal Penal Internacional. Por eso si un soldado o político americano es arrestado Bush ha advertido que enviaría a los marines. Pero Tony Blair ha ratificado el Tribunal y por eso se le puede perseguir. Podemos proporcionarle al Tribunal su dirección si está interesado. Es el número 10 de Downing Street, Londres.

La muerte en este contexto es irrelevante. Ambos, Bush y Blair colocan la muerte bien lejos, en los números atrasados. Al menos 100.000 iraquíes murieron por las bombas y misiles americanos antes de que la insurgencia iraquí empezase. Estas personas no existen ahora. Sus muertes no existen. Son espacios en blanco. Ni siquiera han sido registrados como muertos. “No hacemos recuento de cuerpos”, dijo el general americano Tommy Franks.

Al inicio de la invasión se publicó en la portada de los periódicos británicos una fotografía de Tony Blair besando la mejilla de un niño iraquí. “Un niño agradecido” decía el pie de foto.

Unos días después apareció una historia con una fotografía, en una página interior, de otro niño de cuatro años sin brazos. Su familia había sido alcanzada por un misil. Él fue el único superviviente. “¿Cuando recuperaré mis brazos?” preguntaba. La historia desapareció.

Bien, Tony Blair no lo tenía en sus brazos, tampoco el cuerpo de ningún otro niño mutilado, ni el de ningún cadáver ensangrentado. La sangre es sucia. Ensucia tu camisa y tu corbata cuando te encuentras dando un discurso sincero en televisión.

Los 2.000 americanos muertos son una vergüenza. Son transportados a sus tumbas en la oscuridad. Los funerales son discretos, fuera de peligro. Los mutilados se pudren en sus camas, algunos para el resto de sus vidas. Así los muertos y los mutilados se pudren, en diferentes tipos de tumbas.

He aquí un extracto del poema de Pablo Neruda: “Explico algunas cosas”:

Y una mañana todo estaba ardiendo

y una mañana las hogueras

salían de la tierra

devorando seres,

y desde entonces fuego,

pólvora desde entonces,

y desde entonces sangre.

Bandidos con aviones y con moros,

bandidos con sortijas y duquesas,

bandidos con frailes negros bendiciendo

venían por el cielo a matar niños,

y por las calles la sangre de los niños

corría simplemente, como sangre de niños

Chacales que el chacal rechazaría,

piedras que el cardo seco mordería escupiendo,

víboras que las víboras odiaran!

Frente a vosotros he visto la sangre

de España levantarse

para ahogaros en una sola ola

de orgullo y de cuchillos!

Generales

traidores:

mirad mi casa muerta,

mirad España rota:

pero de cada casa muerta sale metal ardiendo

en vez de flores,

pero de cada hueco de España

sale España,

pero de cada niño muerto sale un fusil con ojos,

pero de cada crimen nacen balas

que os hallarán un día el sitio

del corazón.

Preguntaréis por qué su poesía

no nos habla del sueño, de las hojas,

de los grandes volcanes de su país natal?

Venid a ver la sangre por las calles,

venid a ver

la sangre por las calles,

venid a ver la sangre

por las calles!

Quisiera dejar claro que citando el poema de Neruda no estoy comparando de ninguna manera la República Española con el Irak de Saddam Hussein. Cito a Neruda porque en ningún otro sitio de la lírica contemporánea leí una descripción más insistente y cierta del bombardeo contra civiles.

He dicho antes que los Estados Unidos están ahora siendo totalmente francos poniendo las cartas sobre la mesa. Éste es el caso. Su política oficial es hoy en día definida como "Dominio sobre todo el espectro". Ése no es mi término, es el suyo. "Dominio sobre todo el espectro" quiere decir control de la tierra, mar, aire y espacio y todos sus recursos.

Los Estados Unidos ahora ocupan 702 bases militares a lo largo del mundo en 132 países, con la honorable excepción de Suecia, por supuesto. No sabemos muy bien como han llegado a estar ahí pero de hecho están ahí.

Los Estados Unidos poseen 8000 cabezas nucleares activas y usables. Dos mil están en sus disparaderos, alerta, listas para ser lanzadas 15 minutos después de una advertencia. Están desarrollando nuevos sistemas de fuerza nuclear, conocidos como "destructores de búnkeres". Los británicos, siempre cooperativos, están intentando reemplazar su propio misil nuclear, Trident. ¿A quién, me pregunto, están apuntando? ¿A Osama Bin Laden? ¿A ti? ¿A mí? ¿A mi vecino? ¿China? ¿París? Quién sabe. Lo que sí sabemos es que esta locura infantil -la posesión y uso en forma de amenazas de armas nucleares- constituye el meollo de la actual filosofía política de Estados Unidos. Debemos recordarnos a nosotros mismos que Estados Unidos está en una continua misión militar y no muestra indicios de aminorar el paso.

Muchos miles, si no millones, de personas en los propios Estados Unidos están demostrablemente asqueadas, avergonzadas y enfadadas por las acciones de su gobierno, pero, tal y como están las cosas, no son una fuerza política coherente -todavía. Pero la ansiedad, la incertidumbre y el miedo que podemos ver crecer cada día en los Estados Unidos no es probable que disminuya.

Sé que el presidente Bush tiene algunos escritores de discursos muy competentes pero quisiera prestarme voluntario para el puesto. Propongo el siguiente discurso breve que él podría leer en televisión a la nación. Le veo solemne, con el pelo cuidadosamente peinado, serio, confiado, sincero, frecuentemente seductor, a veces empleando una sonrisa irónica, curiosamente atractiva, un auténtico macho:

"Dios es bueno. Dios es grande. Dios es bueno. Mi Dios es bueno. El Dios de Bin Laden es malo. El suyo es un mal Dios. El dios de Saddam también era malo, aunque no tuviera ninguno. Él era un bárbaro. Nosotros no somos bárbaros. Nosotros no decapitamos a la gente. Nosotros creemos en la libertad. Dios también. Yo no soy bárbaro. Yo soy el líder democráticamente elegido de una democracia amante de la libertad. Somos una sociedad compasiva. Electrocutamos de forma compasiva y administramos una compasiva inyección letal. Somos una gran nación. Yo no soy un dictador. Él, sí. Yo no soy un bárbaro. Él, sí. Y aquel otro, también. Todos lo son. Yo tengo autoridad moral. ¿Ves mi puño? Esta es mi autoridad moral. Y no lo olvides"

La vida de un escritor es extremadamente vulnerable, apenas una actividad desnuda. No tenemos que llorar por ello. El escritor hace su elección y queda atrapado en ella. Pero es cierto que estás expuesto a todos los vientos, alguno de ellos en verdad helados. Estás solo, por tu cuenta. No encuentras refugio, ni protección -a menos que mientas- en cuyo caso, por supuesto, te habrás construido tu propia protección y, podría decirse, te habrás vuelto un político.

Me he referido un par de veces esta tarde a la muerte. Voy a citar ahora un poema mío llamado "Muerte":

¿Dónde se halló el cadáver?

¿Quién lo encontró?

¿Estaba muerto cuando lo encontraron?

¿Cómo lo encontraron?

¿Quién era el cadáver?

¿Quién era el padre o hija, o hermano

o tío o hermana o madre o hijo

del cadáver abandonado?

¿Estaba muerto el cuerpo cuando fue abandonado?

¿Fue abandonado?

¿Quién lo abandonó?

¿Estaba el cuerpo desnudo o vestido para un viaje?

¿Qué le hizo declarar muerto al cadáver?

¿Fue usted quien declaró muerto al cadáver?

¿Cómo de bien conocía el cadáver?

¿Cómo sabía que estaba muerto el cadáver?

¿Lavó el cadáver?

¿Le cerró ambos ojos?

¿Enterró el cuerpo?

¿Lo dejó abandonado?

¿Le dio un beso al cadáver?

Cuando miramos un espejo pensamos que la imagen que nos ofrece es exacta. Pero si te mueves un milímetro la imagen cambia. Ahora mismo, nosotros estamos mirando un círculo de reflejos sin fin. Pero a veces el escritor tiene que destrozar el espejo -porque es en el otro lado del espejo donde la verdad nos mira a nosotros.

Creo que, a pesar de las enormes dificultades que existen, una firme determinación, inquebrantable, sin vuelta atrás, como ciudadanos, para definir la auténtica verdad de nuestras vidas y nuestras sociedades es una necesidad crucial que nos afecta a todos. Es, de hecho, una obligación.

Si una determinación como ésta no forma parte de nuestra visión política, no tenemos esperanza de restituir lo que casi hemos perdido -la dignidad como personas.

 

 

 

Una foto de Harold Pinter de aíre bohemio

Biografía

Harold Pinter (10 de octubre de 1930 - 24 de diciembre de 2008) fue un dramaturgo, guionista, poeta, actor, director y activista político británico, ganador del Premio Nobel de Literatura en 2005. Escribió para teatro, televisión, radio y cine. Sus primeros trabajos fueron frecuentemente asociados al teatro del absurdo.

Pinter nació en el barrio de clase obrera de Hackney, Londres, dentro de una familia judía, y, durante dos semestres, estudió en la Academia Real de Arte Dramático. De joven publicó poesía, y comenzó a trabajar en el teatro como actor bajo el seudónimo de David Baron. Su primera obra, “The Room”, fue representada por primera vez en la Universidad de Bristol por los estudiantes de la misma.

The Birthday Party” (1958) fue inicialmente un fracaso, a pesar de la crítica positiva aparecida en The Sunday Times por parte del crítico de teatro Harold Bobson, pero el autor conseguiría el éxito con “The Caretaker” en 1960. Este éxito le ayudó a establecerse. Las mencionadas obras, y otros de sus trabajos tempranos como “The Lover” en 1962 o “The Homecoming” (1964), han sido muchas veces etiquetados como "teatro del absurdo". En ellas se parte usualmente de una situación aparentemente inocente, situación absurda y amenazante debido a la conducta peculiar de algún personaje que resulta incomprensible para el público, y en ocasiones para el resto de los personajes. La obra de Pinter muestra una marcada influencia de los primeros trabajos de Samuel Beckett, con quien mantuvo una larga amistad. En España, piezas como “The Lover” han sido llevadas a escena en excelentes versiones donde la idiosincrasia británica ha sabido adaptarse, manteniendo el tono que imprimió Pinter en los originales, a la cultura propiamente mediterránea. Así, “The Lover”, fue puesta en escena en Madrid (2008) bajo el título “D4DR The Lover” dirigida por Rafael Negrete, cuya traducción y adaptación corrió a cargo de Knight R. Crow.

Pinter empezó a dirigir más frecuentemente durante los setenta, convirtiéndose en el director asociado de Royal National Theatre en 1973. Sus obras tardías tienden a ser más cortas, y los temas más políticos, utilizando muchas veces alegorías de la represión. Fue alrededor de 1970 cuando Pinter comenzó a manifestarse más claramente en el aspecto político, adoptando una postura izquierdista. Pinter se esfuerza continuamente por atraer la atención pública sobre las violaciones de los derechos humanos y la represión. Sus escritos se han publicado de manera habitual en los periódicos Británicos, como The Guardian y The Independent.

En 1985 Pinter viajó a Turquía con el escritor estadounidense Arthur Miller y conoció a muchas víctimas de la represión política. En la función en honor a Miller en la embajada estadounidense, en lugar de intercambiar cortesías, Pinter mencionó a personas que habían recibido descargas eléctricas en sus genitales, declaraciones que hicieron que lo echaran. (Miller, en apoyo, abandonó la embajada con él). La experiencia de Pinter en la represión turca y la supresión del idioma kurdo inspiraron la obra de 1988 “Mountain Language”.

En 1999 Pinter se convirtió en un crítico ferviente de los bombardeos a Kosovo autorizados por la OTAN. También se opuso a las invasiones de Afganistán en 2001 y de Iraq en 2003. En 2005, anunció que se retiraba del teatro para dedicarse a la acción política.

Junto a otras personalidades judías acordó no aceptar la ciudadanía israelí ni celebrar el 60 aniversario de este Estado por condenar sus atentados contra la vida de los palestinos.

Pinter fue nombrado “Companion of Honour” en 2002, título honorífico británico, después de haber rechazado el título de Sir.

En octubre del 2005, la academia sueca anunció a Pinter como el ganador del Premio Nobel de Literatura 2005, con la motivación de: “Quien en sus obras se descubre el precipicio bajo la irrelevancia cotidiana y las fuerzas que entran en confrontación en las habitaciones cerradas”. En su discurso de agradecimiento leyó “Explico algunas cosas” de Pablo Neruda.

Murió de cáncer a los 78 años, en diciembre de 2008. Apoyaba al partido político de izquierdas Respect.

Fuente: Wikipedia

 

Jueves, a 24 de Marzo de 2011


Gabriel Celaya

 

Gabriel Celaya, fotografiado por Alberto Schommer

 

Carta manuscrita de Gabriel Celaya dirigida a José García Nieto

 

Gabriel Celaya, Blas de Otero, Asuncion Carandell, Carlos Barral y Jose Agustín Goytisolo


Gabriel Celaya, Amparitxu, su compañera sentimental, y Rafael Alberti

 

Gabriel Celaya y su inseparable Amparitxu,

 

Por Sergio Darío (Cantabria)

El pasado 18 de marzo se cumplió un siglo del nacimiento de Rafael Gabriel Juan Múgica Celaya Leceta "Gabriel Celaya", en Hernani (Guipúzkoa). Aunque el poeta falleció en 1991, su poesía, como sucede con las obras que, ya sea por azares históricos o por méritos propios (como es el caso), trascienden del ámbito temporal de la vida del creador, se emancipó e inició una vida propia ahora que acaba de cumplir sus primeros cien años.

Escribo en este blog sobre Gabriel Celaya por varios motivos.

Primero porque creo que es un lugar especialmente apropiado para hacerlo, como explicaré luego.

También porque los versos de Gabriel Celaya son viejos amigos míos y están en plena forma. Me apetece presentarlos a quién aun no los conozca y disfrutar recordándolos con los amigos y amigas del blog que ya los conocéis, seguramente muchos y mejor que yo.

Lo de la efeméride es sólo una excusa razonable, porque la poesía de Gabriel Celaya tiene, diariamente, un sin fin de motivos para ser recordada. Por eso sigue viva.

"Cantemos como quién respira. Hablemos de lo que cada día nos ocupa. No hagamos poesía como quién se va al quinto cielo o como quién posa para la posteridad. La poesía no es -no puede ser- intemporal...() hay que apostar al ahora o nunca".

Rafael Múgica tuvo una infancia desahogada. Unico hijo varón de una familia industrial de San Sebastián, y muy buen estudiante, recibió una formación orientada a convertirle en el sucesor de su padre, al mando de la empresa familiar fundada por su abuelo.

Una extraña enfermedad, nunca totalmente diagnosticada, le mantuvo alejado de su casa, de su familia y de sus amigos durante varios años. Buscando un ambiente más apropiado para su recuperación vivió en Pau (Francia) con su madre, después en El Escorial (Madrid), sin la compañía de ningún chico de su edad.

En sus notas autobiográficas (Antología Consultada, Itinerario Poético) que citaré aquí frecuentemente (entrecomilladas y en cursiva) reconoce que aquel aislamiento fue lo que le llevó a empezar a escribir "frenéticamente".

"Nada de lo que es humano debe quedar fuera de nuestra obra. En el poema debe haber barro, con perdón de los poetas poetísimos..."

Terminó su formación de Ingeniería Industrial en la Residencia de Estudiantes, de Madrid, en donde su padre, hombre liberal, le instaló durante siete años. Nietzsche, Goethe, José Ortega, Moreno Villa, Gerardo Diego, Jorge Guillén, Alberti, Salinas, Aleixandre... a los que en algún caso llegó a conocer personalmente, fueron sus primeras influencias y, en algún caso, sus amigos. Además, durante sus vacaciones en Tours (Francia) su patrona, "una vieja solterona aristocrática" según sus palabras, le familiarizó con los clásicos franceses, a los que posteriormente tradujo al castellano.

A pesar de sus inquietudes literarias, y también pictóricas (estas frustradas), en 1935 Rafael Múgica se convirtió en el director-gerente de la empresa familiar como estaba previsto.

En ese año publica “Marea del Silencio, su primera colección de poemas que fue como una premonición: "marea de silencio" duró doce años.

"En 1939, al terminar la Guerra Española, todos los amigos-poetas mayores o menores que me habían acompañado en mi juventud habían desaparecido de mi horizonte. Y yo estaba en mi fábrica, más solo que nunca, y menos dispuesto que nunca a publicar, pués nada entendía del clima literario-intelectual que entonces reinaba..."

La Guerra Civil española, efectivamente. Cuando estalló en 1936, Gabriel se alistó como voluntario en el bando republicano, llegando a ser Capitan de Gudaris (gudari es guerrero en euskera). En 1937 fue hecho prisionero en la toma de Bilbao por las tropas golpistas. Excarcelado, regresa a su cargo al mando de la empresa familiar, y en 1939 se casa.

Había publicado sus primeros versos firmando como Rafael Múgica, pero el Consejo de Administración le reconvino: "me avisaron de que eso de que un ingeniero gerente escribiera poesía podía perjudicar el crédito de la empresa".

Firmó desde entonces como Gabriel Celaya, y también fue Juan de Leceta, durante un corto periodo existencialista (1947-1952).

"El espíritu es creador, el espíritu es libre" "Sólo somos hombres, verdaderamente hombres, en cuanto que vivimos inventándonos a nosotros mismos"

A principio de la década de los cuarenta, Rafael Múgica tiene una vida acomodada. Es un ingeniero industrial director de su empresa, casado y con dos hijos; y tiene también una pasión incómoda: la poesía. Pero una clase de poesía comprometida que era peligrosa en la españa de la posguerra, y antagónica con su realidad social:

 

A VUESTRO SERVICIO (1944)

         Me he acercado hasta el puerto

         Chillan hierros mojados y una grua resopla.

         Los obreros trabajan y maldicen a ratos

        

-        ¿Un cigarro buen hombre?

Buen hombre me ha escupido su silencio

         Buen hombre me ha plantado,

         con unos ojos claros, todo su desprecio.

 

         Los hombres tienen hambre

         Los hombres tienen miedo

         Más no nos piden pan

         Más no nos piden sueño.

 

         Gritaré lo que quierán por no sentirme odiado

         Gritaré lo que quierán por no sentirme odiado

         Cuando me fusilen

         quizás alguién me ponga un cigarro en los labios.

        

Gabriel Celaya escribió este poema en el puerto de Pasajes cuando, como gerente de la empresa, había ordenado forzar la jornada de trabajo para no incumplir los plazos de descarga de un barco, que el dirigía... "... y yo trataba de disimular esta imposición repartiendo vino y tabaco entre los obreros. Quizás fue aquel día cuando tuve plena conciencia de lo lejos que estaba de los trabajadores, pese a mi "izquierdismo" paternalista".

Lo transcribo porque es toda una declaración de intenciones. Una declaración de amor hacia una clase social, la obrera, que sentía más cercana que la suya propia y, por tanto, una declaración de inicio de hostilidades contra el estatus desde la misma clase social preponderante a la que, por sangre y tradición, pertenecia. Y esta rebeldía “desde arriba” es infrecuente y, me parece a mi, más digna de encomio. Viéndolo hoy desde la distancia es fácil no percatarse de que, en los tiempos que corrían (1944), aquella rebeldía era un desafío heroico y desigual. Gabriel Celaya se enfrentó, durante décadas, a la poesía neutra y oficialista de su tiempo, con argumentos de propundo calado social, no estético:

        

         A UN POETA NEUTRAL (dirigido a Jose García Nieto, poeta)

         "Basta ya de mentiras. Dividamos los campos

         yo no te quiero mal, sólo soy tu contrario

         pecho a pecho distinto, diente a diente luciente.

         Te juzgo pernicioso. Lo dicho, juego limpio

 

         En vano tu pretendes envolver en la anchura

         comprensible, imparcial -lo que quieras, sermones-

         lo insoluble y candente. Tus poemas son sólo

         un infierno empedrado de buenas intenciones.

 

         Yo creo en ti; te estimo noblemente decente,

         más te pido osadía, salud, fe, sí, más tripas.

         Te pido que me insultes si lo cres necesario.

         Todo sea hasta el fin, sin más beaterías"

 

Pero nadar a contracorriente en la España de los vencedores y los vencidos era mucho más que una opción estética:

"La poesía no es un fin en sí. La poesía es un instrumento, entre otros, para transformar el mundo... La Poesía no es neutral. Ningún hombre puede ser hoy neutral. Y un poeta es, por de pronto, un hombre"

En 1946 ("el 8 de octubre, fecha importante para mi") conoce a la que será su compañera hasta la muerte, Amparitxu Gascón: "nos entendimos enseguida, nos quisimos muy pronto, y esto fue para mi la resurrección".

Escritora como él, fundan la revista de poesía Norte "en un ricon de la Parte Vieja donostiarra" (San Sebastián): "Norte, según pensabamos Amparitxu y yo en aquel momento, debía ser un puente tendido por encima de la poesía oficial hacia los olvidados poetas del 27 (repudiados, perseguidos, expulsados y silenciados por el franquismo)... Lo que nosotros queríamos era romper un cerco, el estúpido cerco de poesía oficial"

En 1947, doce años después de su Marea de Silencio, Gabriel Celaya vueleve a publicar: La soledad Cerrada, a la que siguió Vuelo Perdido y luego otra y otra colección de poemas hasta casi un centenar.

Su último libro se publicó en 1986, pero lo que más le costó a Gabriel Celaya fue romper los lazos con su pasado familiar. Fue en 1956 cuando, con Amparitxu como siempre a su lado; "ahorqué mis habitos de ingeniero burgués, abandoné la fábrica de mi familia y me trasladé a Madrid, con el cielo arriba y la tierra abajo... eran los años en los que la poesía social estaba en auge... los años de lucha y vida furiosa en que Amparitxu tanto me sostuvo. Y aunque fueron también los años de multas, carcel, persecuciones y dificultades económicas, son los que siempre añoraré. Porque entonces parecía que uno servía para algo".

La censura le perseguió durante treinta años. Parte de su obra tuvo que ser publicada en Mexico y en París. Hasta 1977 no se pudo reunir en un texto una selección de su obra prohibida para su distribución en el mercado español ("Dirección Prohibida" Ed. Losada,Buenos Aires 1977) de la que conservo un ejemplar.

En 1955 se había atrevido a escribir, en su poema “La Poesía es un Arma Cargada de Futuro”, lo siguiente:

 

         LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO (1955)

Poesía para el pobre, poesía necesaria

como el pan de cada día,

como el áire que exigimos trece veces por minuto

para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica

 

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan

decir que somos quién somos

nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno

Estamos tocando el fondo

 

Maldigo la poesía concebida como un lujo

cultural por los neutrales

que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.

Maldigo la poesía de quién no toma partido hasta mancharse.”

 

Versos airados que Paco Ibañez montó a lomos de una sencilla línea melódica y que son, probablemente, los más emblemáticos de la injustamente denostada "canción protesta", que con tanta efectividad cumplió su cometido histórico.

Loquillo, hace unos años, recuperó este poema para el título de un disco homenaje a aquella época que Alfredo trajo a este su blog.

Personalmente, me gusta más el arrreglo que Aguaviva hizo del poema Aviso, y que ellos lo llamaron "La ciudad es de goma", en su LP “Apocalipsis” de 1977:

 

AVISO (1946)

"La ciudad es de goma lisa y negra

pero con boquetes de olor a vaquería

y a almacenes de grano, y a madera mojada

y a guarnicionería, y a achicoria, y a esparto

 

Hay chiridos que muerden, hay ruidos inhumanos

hay bruscos bocinazos que deshinchan

mi absurdo corazón hipertrofiado

 

Yo me alquilo por horas; río y lloro con todos;

pero escribiría el poema perfecto

si no fuera indecente hacerlo en estos tiempos."

 

"Estos tiempos" eran los de 1946, fecha en que Gabriel Celaya había escrito estos versos en plena confrontación con su odiada, por superficial y cosmética, poesía oficial.

En el LP de Aguaviva había otros poemas versionados de Brecht, de Hikmet, de Cesar Vallejo (mi debilidad) y de Blas de Otero. De este último su celebérrimo "Me queda la palabra" (ni más ni menos).

Gabriel Celaya viajó a Cuba en los sesenta un par de veces, y también a Mexico, Brasil, Italia, Francia... pero, al contrario que otros poetas amigos, como León Felipe, Gabriel Celaya nunca pensó en el exilio, ni siquiera temporalmente como su gran amigo, y también gran poeta, Blas de Otero.

Aguantó el chaparrón desde Madrid, junto a su compañera, sin esconderse ni escatimar el calor de su palabra a todas las causas que el consideró justas: la lucha obrera, la Cuba libre, Fidel Castro, El Ché, García Lorca, los presos políticos, la resistencia contra el imperialismo USA, el Marxismo, el Comunismo, Guernika, Euzkadi, los mineros, los campesinos, la guerrilla... la libertad.

Con la llegada de la Democracia Gabriel Celaya se presentó candidato a las primeras eleciones en las listas del PC por Guipuzkoa (1977), pero su “itinerario poético” estaba ya un poco desnortado: “En los primeros años del sesenta, la llamada poesía social entró en crisis” manifiesta en su libro “Itinerario Poético” de 1976 (Ediciones Cátedra). Con su habitual estilo directo y exento de autocompasión, analiza “el cansancio que produce cualquier corriente literaria dominante...() que, como ocurre siempre, acabaron por convertir en un cliché lo que había nacido como un deslumbrante descubrimiento” y en la misma línea afirma que “el clima de furor y esperanza... () se había ido extinguiendo con el paso de unos años en los que no se produjo más cambio que el de una derivación de nuestro pais hacia una incipiente sociedad de consumo”.

Gabriel Celaya reconoce que la poesía, o al menos algunos poetas, se fueron volviendo acomodaticios. El neo-vanguardismo emergente proliferó “y se manifestó en todo lo que, bajo su apariencia renovadora, tiene de reacionario y neo-capitalista. Y empecé a sentirme desconcertado”.

Para Gabriel Celaya, como para Goytisolo (“Palabras para Julia”), Brecht, Blas de Otero... siempre estuvo presente “la inoperancia del yo, la asunción de todos los hombres en cada hombre singular”. En el prólogo de su libro “Paz y Concierto” (1953), prólogo que titula significativamente “Nadie es Nadie”, afirma “Vivimos unos por otros, unos con otros, todos para un conjunto que se nos escapa entre los dedos cuando tratamos de apresarlo...”  El individualismo que empezó a florecer en los sesenta y se enraizó en la sociedad de los años setenta y posteriores, dejó a Gabriel Celaya solo y cansado (“cuando uno llega a mi edad, confieso que es dificl superar ciertas desilusiones”).

El, que había escrito “Nuestra Poesía no es nuestra. La hacen a través nuestro mil asistencias, unas veces agradecidas, otras inadvertidas”  buscó en la experimentación una nueva puesta a punto de la poesía social: revisó las viejas leyendas de su Euzkadi, probó con el realismo mágico, el experimentalismo, la posía “concreta”, el jazz (Música de Baile, 1970) y un acercamiento a la nueva pesía joven... “pero nada me satisfacía”...

Así se manifestaba en 1976, pero a pesar de ello siguió escribiendo, incansablemente, hasta cinco años antes de su muerte en 1991.

Gabriel Celaya soportó una vejez llena de privaciones en su domicilio del barrio de Prosperidad (ironías de la vida) de Madrid. Su compañera, su angel de la guarda y su musa (su amante en definitiva), Amparitxu, levantó la voz en los medios públicos para reclamar dignidad. Dignidad para un viejo poeta que se moría de viejo y de pobre, olvidado por la sociedad a la que le había dedicado cincuenta años (de los más duros de la historia reciente) de lucha y más de cien libros.

En 1986, a los 75 años, se le concedió el Premio nacional de las Letras Españolas, que vino a aliviar un poco su precaria situación económica. Ya había vendido su biblioteca de 13.000 libros, pero nunca consiguió reunir el suficiente dinero para realizar su último sueño: comprar un pisito en “su” San Sebastián para ir allí a agotar sus días.

El 18 de Abril, se cumpilrán 20 años del fallecimiento de Gabriel Celaya. Hoy, 21 de marzo, que escribo esto para enviárselo a Alfredo resulta que es “el día mundial de la poesía” o algún brindis al sol por el estilo... más efemérides. Me da igual. Yo siempre he leido poesía, entre otras cosas para olvidarme de los relojes y calendarios por un rato, precisamente.

No he pretendido hacer un panegírico de la poesía social. Aunque la obra de Celaya, Blas de Otero, Goytisolo, Brecht, Lorca, Vallejo (si, también es poesía social sin duda), Khalil Gibran, Kippling, Hierro... me caló hasta la médula y ya no me abandonará, nunca he renunciado a la “otra poesía”, la “estética”, la formal, la “limpia de barro” que busca emocionar con su belleza, que también disfruto. Pero en los versos de Gabriel Celaya hay una valentía y coherencia que me conmueve. En ellos se puede seguir el rastro de lo que él llamó “El Hilo Rojo” (Visor Poesía, 1977). En su escueto prólogo, compara el hilo rojo que, en palabras de Engels, conecta economía, política y cultura a lo largo de la historia; con el hilo rojo “de la continuidad, a lo largo de treinta años, de una preocupación que atraviesa toda mi obra...”  y esa preocupación es la de entregarse al colectivo social como una obligación que, para cumplirla, le obligó a adentrarse, en numerosas ocasiones, por dirección prohibida.

Dije al principio que creo este blog es un lugar muy apropiado para hablar de Gabriel Celaya. Hay en él también un hilo rojo, bien visible, que lo atraviesa, de un tejido manifiestamente social y universalista, y que no renuncia a coser ni harapo ni paño fino, con puntadas firmes pero sin apreturas.

Los temas que Música y Vino retrata (y los enfoques) son tan cotidianos, amplios y libres de artificio como los que pueblan la poesía social de Gabriel Celaya. Puedo encontrar aqui, y opinar, y escribir, sobre “todo” ... “nada de lo que es humano debe quedar fuera de nuestra obra...”“ Seguro que a Gabriel le habría gustado.

 

Placa situada en la fachada de la casa en donde vivió Gabriel Celaya en en el barrio Prosperidad (Madrid)

 

Paco Ibañez – “La Poesía es un Arma Cargada de Futuro

 

Aguaviva – “La ciudad es de goma

 

Imanol - "Más allá del pecado"

 

Aguaviva – “Me queda la palabra” (poema de Blas de Otero)

 

 

Domingo, a 20 de Marzo de 2011

Islandia, la revolución silenciada

Recientemente, nos han sorprendido los acontecimientos de Túnez, unos acontecimientos que han desembocado en la huida del tirano Ben Alí, tan demócrata para occidente hasta anteayer y alumno ejemplar del FMI.

Sin embargo, otra “revolución” que tiene lugar desde hace dos años, ha sido convenientemente silenciada por los medios de comunicación al servicio de las plutocracias europeas.

Ha ocurrido en la mismísima Europa (en el sentido geopolítico), en un país con la democracia probablemente más antigua del mundo, cuyos orígenes se remontan al año 930, y que ocupó el primer lugar con el 0,968 IDH en el Informe de la ONU del Índice de Desarrollo Humano de 2007/2008 (España está, con 0,949 IDH, en el puesto 13, por delante de Alemania, Italia, Reino Unido, Dinamarca, Nueva Zelanda, Austria o Bélgica).

¿Adivináis de qué país se trata? Estoy seguro de que la mayoría no tiene ni idea, como no la tenía yo hasta que me he enterado por casualidad (a pesar de haber estado allí en el 2009 y el 2010). Se trata de Islandia, el único país donde se hizo dimitir a un gobierno al completo, se nacionalizaron los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su execrable política financiera, y se acaba de crear una asamblea popular para reescribir su constitución. Y todo ello de forma pacífica: a golpe de cacerola, gritos y certero lanzamiento de huevos.

Esta ha sido una revolución contra el poder político-financiero neoliberal que nos ha conducido hasta la crisis actual. He aquí por qué no se han dado a conocer apenas estos hechos durante dos años o se ha informado frívolamente y de refilón: ¿Qué pasaría si el resto de ciudadanos europeos tomaran ejemplo? Y de paso confirmamos, una vez más por si todavía no estaba claro, al servicio de quién están los medios de comunicación y cómo nos restringen el derecho a la información en la plutocracia globalizada de Planeta S.A.

Esta es, brevemente, la historia de los hechos:

- A finales de 2008, los efectos de la crisis en la economía islandesa son devastadores. En octubre se nacionaliza Landsbanki, principal banco del país. El gobierno británico congela todos los activos de su subsidiaria IceSave, con 300.000 clientes británicos y 910 millones de euros invertidos por administraciones locales y entidades públicas del Reino Unido. A Landsbanki le seguirán los otros dos bancos principales, el Kaupthing y el Glitnir. Sus principales clientes están en ese país y en Holanda, clientes a los que sus estados tienen que reembolsar sus ahorros con 3.700 millones de euros de dinero público. Por entonces, el conjunto de las deudas bancarias de Islandia equivale a varias veces su PIB. Por otro lado, la moneda se desploma y la bolsa suspende su actividad tras un hundimiento del 76%. El país está en bancarrota.

- El gobierno solicita oficialmente ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), que aprueba un préstamo de 2.100 millones de dólares, completado por otros 2.500 millones de algunos países nórdicos.

- Las protestas ciudadanas frente al parlamento en Reykjavik van en aumento. El 23 de enero de 2009 se convocan elecciones anticipadas; tres días después las caceroladas ya son multitudinarias y provocan la dimisión del Primer Ministro, el conservador Geir H. Haarden, y de todo su gobierno en bloque. Es el primer gobierno (y único que yo sepa) que cae víctima de la crisis mundial.

- El 25 de abril se celebran elecciones generales de las que sale un gobierno de coalición formado por la Alianza Social-demócrata y el Movimiento de Izquierda Verde, encabezado por la nueva Primera Ministra Jóhanna Sigurðardóttir.

- A lo largo del 2009 continúa la pésima situación económica del país y el año cierra con una caída del PIB del 7%.

- Mediante una ley ampliamente discutida en el parlamento se propone la devolución de la deuda a Gran Bretaña y Holanda mediante el pago de 3.500 millones de euros, suma que pagarán todas las familias islandesas mensualmente durante los próximos 15 años al 5,5% de interés. La gente se vuelve a echar a la calle y solicita someter la ley a referéndum. En enero de 2010 el Presidente, Ólafur Ragnar Grímsson, se niega a ratificar la ley de devolución de la deuda y anuncia que habrá consulta popular.

- En marzo se celebra el referéndum y el NO al pago de la deuda arrasa con un 93% de los votos. La revolución islandesa consigue una nueva victoria de forma pacífica.

- El FMI congela las ayudas económicas a Islandia a la espera de que se resuelva la devolución de su deuda.

- A todo esto, el gobierno ha iniciado una investigación para dirimir jurídicamente las responsabilidades de la crisis. Comienzan las detenciones de varios banqueros y altos ejecutivos.

- La Interpol dicta una orden internacional de arresto contra el ex-Presidente del Kaupthing, Sigurdur Einarsson.

- En este contexto de crisis, se elige una asamblea constituyente el pasado mes de noviembre para redactar una nueva constitución que recoja las lecciones aprendidas de la crisis y que sustituya a la actual, una copia de la constitución danesa. Para ello, se recurre directamente al pueblo soberano. Se eligen 25 ciudadanos sin filiación política de los 522 que se han presentado a las candidaturas, para lo cual sólo era necesario ser mayor de edad y tener el apoyo de 30 personas. La asamblea constitucional comenzará su trabajo en febrero de 2011 y presentará un proyecto de carta magna a partir de las recomendaciones consensuadas en distintas asambleas que se celebrarán por todo el país. Deberá ser aprobada por el actual Parlamento y por el que se constituya tras las próximas elecciones legislativas.

- Y para terminar, otra medida “revolucionaria” del parlamento islandés: la Iniciativa Islandesa Moderna para Medios de Comunicación (Icelandic Modern Media Initiative), un proyecto de ley que pretende crear un marco jurídico destinado a la protección de la libertad de información y de expresión. Se pretende hacer del país un refugio seguro para el periodismo de investigación y la libertad de información donde se protegan fuentes, periodistas y proveedores de Internet que alojen información periodística; el infierno para EEUU y el paraíso para Wikileaks.

Pues esta es la breve historia de la Revolución Islandesa: dimisión de todo un gobierno en bloque, nacionalización de la banca, referéndum para que el pueblo decida sobre las decisiones económicas trascendentales, encarcelación de responsables de la crisis, reescritura de la constitución por los ciudadanos y un proyecto de blindaje de la libertad de información y de expresión.

¿Se nos ha hablado de esto en los medios de comunicación europeos? ¿Se ha comentado en las repugnantes tertulias radiofónicas de politicastros de medio pelo y mercenarios de la desinformación? ¿Se han visto imágenes de los hechos por la TV? Claro que no.

Debe ser que a los Estados Unidos de Europa no les parece suficientemente importante que un pueblo coja las riendas de su soberanía y plante cara al rodillo neoliberal. O quizás teman que se les caiga la cara de vergüenza al quedar una vez más en evidencia que han convertido la democracia en un sistema plutocrático donde nada ha cambiado con la crisis, excepto el inicio de un proceso de socialización de las pérdidas con recortes sociales y precarización de las condiciones laborales. Es muy probable también que piensen que todavía quede vida inteligente entre sus unidades de consumo, que tanto gustan en llamar ciudadanos, y teman un efecto contagio. Aunque lo más seguro es que esta calculada minusvaloración informativa, cuando no silencio clamoroso, se deba a todas estas causas juntas.

Algunos dirán que Islandia es una pequeña isla de tan sólo 300.000 habitantes, con un entramado social, político, económico y administrativo mucho menos complejo que el de un gran país europeo, por lo que es más fácil organizarse y llevar a cabo este tipo de cambios. Sin embargo es un país que, aunque tienen gran independencia energética gracias a sus centrales geotérmicas, cuenta con muy pocos recursos naturales y tiene una economía vulnerable cuyas exportaciones dependen en un 40% de la pesca. También los hay que dirán que han vivido por encima de sus posibilidades endeudándose y especulando en el casino financiero como el que más, y es cierto. Igual que lo han hecho el resto de los países guiados por un sistema financiero liberalizado hasta el infinito por los mismos gobiernos irresponsables y suicidas que ahora se echan las manos a la cabeza.

Yo simplemente pienso que el pueblo islandés es un pueblo culto, solidario, optimista y valiente, que ha sabido rectificar echándole dos cojones, plantándole cara al sistema y dando una lección de democracia al resto del mundo.

El país ya ha iniciado negociaciones para entrar en la Unión Europea. Espero. Por su bien y tal y como están poniéndose las cosas en el continente con la plaga de farsantes que nos gobiernan, que el pueblo islandés complete su revolución rechazando la adhesión. Y ojalá ocurriera lo contrario, que fuera Europa la que entrase en Islandia, porque esa sí sería la verdadera Europa de los pueblos.

 

 

Viernes, a 18 de Marzo de 2011

Por Sergio Darío (Cantabria)

Nuclear hoy… Solar mañana.  Así nos lo vendían hace ahora 30 años.

¡MAÑANA! ¿Qué “mañana” se supone que era aquel “mañana” de 1980? La pegatina me la dio un amigo que estudiaba conmigo Marketing y que trabajaba en Westinghouse Nuclear. Era la reacción extraoficial de los estamentos oficiales (gubernamentales) ante la creciente marea antinuclear que avanzaba tras el estandarte del “¿Nucleares? No Gracias”.

La crisis del petróleo del 73 y la subida imparable del crudo, había convertido en rentable las costosísimas inversiones que la tecnología nuclear requería.

España había alcanzado el techo de sus posibilidades en otros recursos energéticos. Ya no cabían más pantanos. Además, su capacidad de producción de energía estaba caprichosamente controlada por la ‘Pertinaz Sequía, un fantasmagórico contraministerio cuyo único interlocutor valido era la Virgen del Carmen convocada en Procesión… y no siempre.

La minería del carbón, como explicaba el profesor Tamames, también se había agotado tras siglos de explotación humana e industrial de las minas de mineral comercialmente rentable (la rentabilidad “humana” de las explotaciones mineras ni se planteaba ni se plantea, como todo el mundo sabe).

“Las Nucleares” eran la única luz al final del túnel. Un túnel de retraso económico y social del que todo el mundo quería salir de una puta vez. Imposible pararse ni retroceder.

Señores, ¡Esta es la luz aquella que veíamos al final del túnel…! Resulta que no era la luz del sol lo que brillaba: ¡lo que brillaba era la luz de una explosión de material radiactivo…!

Vaya vaya, así que "esto" que pasa en Japón era el futuro que nos prometían…

 

 

 

 

Viernes, a 18 de Marzo de 2011

Por Fancesc Relea para elpais.com, 18/03/2011

La vida de Alexandre de Sousa Carvalho ha dado un giro de 180 grados en cuestión de días. Su nombre es el primero de los cuatro firmantes del manifiesto colgado en Facebook el 5 de febrero para convocar en Lisboa una manifestación de la Geração à rasca, expresión portuguesa que puede traducirse como Generación en apuros. "El documento hablaba en nombre de los desempleados, quinientoseuristas y otros mal remunerados, esclavos disfrazados, subcontratados temporales... y convoca a alzar la voz contra la precariedad y en defensa de la dignidad", dice.

Cinco semanas después, el 12 de marzo, decenas de miles de personas (300.000 en Lisboa y 80.000 en Oporto, según los organizadores) participaron en dos de las mayores manifestaciones de los últimos tiempos en Portugal. Detrás de la convocatoria no había partidos ni sindicatos. Cuatro antiguos compañeros de facultad convirtieron con voluntad e ingenio una gota en un mar. Invito a almorzar a Alexandre de Sousa, de 25 años y licenciado en Relaciones Internacionales, para hablar del acontecimiento que ha dejado asombrado al país. Elige una tasca del barrio de Alfama, con olor a pescado a la parrilla. Sepia, pide sin dudar. Sigo sus pasos.

"Siempre dijimos que la precariedad es un problema transversal. No son solo los jóvenes, hay gente de todas las edades que tiene serias dificultades para llegar a fin de mes, y sin posibilidad de cambiar la situación". Alexandre de Sousa militó cinco años en las Juventudes Comunistas, y después amplió estudios en Inglaterra. Conoció a los otros tres promotores de la protesta en la Universidad de Coimbra: Paula Gil, 26 años, su novia; João Labrincha, 27 años; y António Frazão, de 25. Buenos amigos, mejores colegas, los cuatro hablaban horas de la situación en Portugal. El detonante fue la canción “Qué idiota que soy”, del grupo Deolinda -"...qué mundo tan idiota donde hay que estudiar para ser esclavo"-, y la reacción que generó entre los jóvenes. "Fue la señal de que había mucha gente dispuesta a hacer oír su voz". Y el 5 de febrero, uno de ellos, João, decidió crear la página de Geração à rasca en Facebook. Después vino el blog. "Nos invitó a los tres, aceptamos, invitamos a nuestros amigos y estos a sus amigos... Gracias a Facebook, conseguimos llegar a mucha gente, que siente en su piel la precariedad. Aparecimos en el momento oportuno".

¿Y ahora qué? ¿Y si no pasa nada...? "Creo que ya pasó", responde. "El tema está en los medios, en el Parlamento, todos hablan de las protestas, de los problemas del país. La gente tiene que organizarse. Tarde o temprano, tendremos que convocar a las personas que salieron a la calle en una especie de asamblea general". Geração à rasca es hoy un movimiento difuso, que Alexandre, sus tres amigos y dos decenas de jóvenes están empeñados en articular. "Tiene que haber nuevas iniciativas, tenemos que definir qué queremos hacer". Tras un plato de piña, mi interlocutor rehúsa el café, saca un paquete de tabaco y lía un cigarrillo. Tiene otra entrevista para un canal de televisión de cable. La vida de Alexandre de Sousa ha cambiado mucho. "Más cambió cuando emigré", precisa. "Y volveré a emigrar". África es su objetivo.

Deolinda – “Parva que sou

(Subtitulada en español)

 

Sou da geração sem remuneração

e não me incomoda esta condição.

Que parva que eu sou!

Porque isto está mal e vai continuar,

já é uma sorte eu poder estagiar.

Que parva que eu sou!

E fico a pensar,

que mundo tão parvo

onde para ser escravo é preciso estudar.

 

Sou da geração ‘casinha dos pais’,

se já tenho tudo, pra quê querer mais?

Que parva que eu sou

Filhos, maridos, estou sempre a adiar

e ainda me falta o carro pagar

Que parva que eu sou!

E fico a pensar,

que mundo tão parvo

onde para ser escravo é preciso estudar.

 

Sou da geração ‘vou queixar-me pra quê?

 alguém bem pior do que eu na TV.

Que parva que eu sou!

Sou da geração ‘eu já não posso mais!

que esta situação dura há tempo demais

E parva não sou!

E fico a pensar,

que mundo tão parvo

onde para ser escravo é preciso estudar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sábado, a 5 de Marzo de 2011


La web 'PPLeaks' crea el mapa interactivo de los escándalos del PP

Por Miguel Ángel Pérez para cadenaser.com, 04/03/2011

El bufón y activista político Leo Bassi comienza a recolectar los frutos que sembró hace unas semanas cuando colgó una web idéntica en fondo y forma su hermana mayor, Wikileaks. No se trata de una broma. La intención consiste en que la página www.ppleaks.com sea un buzón en el que introducir cualquier caso de corrupción vinculado al Partido Popular.

Bassi anunció que recibió cientos de cables vinculados al PP y que su voluntad era publicarlos libremente. Ese momento ha llegado. Tras cotejarlos y verificarlos, Bassi acaba de colgar un mapa de España en el que aparecen señalizadas las localidades denunciadas.

Esto conforma un panorama en el que destacan Galicia, Madrid, Murcia, Valencia y Baleares. "Esto corresponde a una primera fase de publicación de información. El proceso es lento porque hay que estar seguro de que la información es verdadera. Un equipo de periodistas, abogados e informáticos me ayudan en este titánico, pero excitante trabajo", explica Bassi.

Este primer vertido de información corresponde a la menos comprometida, pero que dan una idea global de la situación en el territorio español. "Esto es una primera fase, existe otra información más potente pero necesito asegurarme de que sea verdadera", matiza Bassi.

La cruzada de Bassi contra el PP avanza con paso firme. En unas semanas tiene previsto lanzar otra web que se llamará 'Atentados contra el laicismo', en la que señalizará las relaciones de la Iglesia y el PP. "Este mapa no señalizará casos de corrupción. Lo que quiero mostrar es un tipo de caciquismo que existe entre gente de PP y la Iglesia. Algunas personas regalan o ceden sus tierras a la Iglesia. También se llevan a cabo transferencias de bienes públicos a la Iglesia. Yo quiero mostrar también esa realidad".

 

Martes, a 1 de Febrero de 2011

Hay pocas noticias que nos levanten el ánimo, y ninguna de ellas desde el área financiera, ese conglomerado de pirómanos terroristas (económicos) que son los que ahora nos dicen cómo se deben apagar los fuegos: el mundo al revés.

Hay pocas cosas por las que un militante de la izquierda puede estar contento con la labor de José Luis Rodríguez Zapatero, nuestro presidente, pese a que algunos (muchos, diría) lo seguimos considerando como un mal menor: la amenaza de lo que ‘podría’ gobernar este país en el futuro me pone mis (pocos) pelos de punta.

Pero a veces, escasas veces desgraciadamente, aparecen informaciones que nos reconcilian con las políticas que aún imperan en algunas áreas sociales del gobierno de mi país. Y una de esas noticias positivas viene de nuestra colaboración en la reconstrucción de Haití.

Leyendo esta mañana el segundo de mis periódicos de cabecera (el primero, El País; el segundo, Público), un periódico enormemente denostado por mí hermano Manuel (¿por qué será…?), leí una noticia que decía: “España es el único país que reconstruye Haití tras el terremoto”.

Destinar 162 millones de euros (226 millones de dólares) a levantar algo en un país de infraestructuras liquidadas, no es una gran cantidad, pero al menos es algo comparado con lo que otros prometieron y nunca cumplieron: en nuestra memoria están las falaces promesas de EEUU, Alemania, Francia, Canadá, Italia, Reino Unido…

Alfredo Webmaster



 

Un niño haitiano saltando sobre un charco en Puerto Príncipe (AFP PHOTO / Hector RETAMAL)

 

Ha destinado más de 61 millones de euros en la fase de emergencia y ha comprometido 106 millones de euros para la reconstrucción

España es el único país que reconstruye Haití tras el terremoto, por SERVIMEDIA MADRID para publico.es, 01/02/2011

La secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez, ha destacado hoy en el Foro de la Nueva Sociedad que España es el único país que "está acometiendo alguna obra de reconstrucción" en Haití después del terremoto de enero de 2010, con una depuradora de agua potable.

Durante su intervención en el citado foro, organizado en Madrid por Nueva Economía Fórum, Rodríguez ha subrayado que la cooperación española tiene "un gran compromiso por Haití", país al que ya consideraba "prioritario" antes del seísmo.

Rodríguez ha recalcado que España ha sido el tercer país donante en enviar fondos a Haití tras "la gran tragedia humanitaria" causada por el terremoto, con unas "donaciones extraordinarias" de la sociedad española.

Además, ha indicado que España ha destinado más de 61 millones de euros en la fase de emergencia y ha comprometido 106 millones de euros para la reconstrucción, lo que supone que ha cumplido el 110% de lo prometido en la cumbre de donantes celebrada en Nueva York (Estados Unidos).

Sin embargo, Rodríguez ha recalcado que existen "muchos obstáculos" para la reconstrucción de Haití. Por ejemplo, la depuradora que levanta en este país no podrá entrar en funcionamiento este mes de febrero debido a "problemas surgidos a última hora vinculados con la propiedad de la tierra".

"Si no construimos ésta y muchas depuradoras, un nuevo brote de cólera puede volver a suceder en Haití", alertó, por lo cual deseó que este país logre "la estabilidad política necesaria" con un nuevo Gobierno surgido de "unas elecciones transparentes y democráticas".

 

Categorías:
Martes, a 18 de Enero de 2011

El Acento para elpais.com, 17/01/2011

Stéphane Hessel tiene 93 años y ha escrito un pequeño panfleto político de 32 páginas que puede llegar a vender en los próximos días un millón de copias (ha llegado ya a los 850.000). Se titula Indignez vous!, ¡Indignaos!, lo ha publicado una pequeña editorial de Montpellier, cuesta tres euros y es una invitación dirigida a los más jóvenes a decir basta y a luchar contra la dejadez propia de las actuales sociedades, donde muchas de las conquistas relacionadas con la justicia y la libertad se están yendo a pique y nadie se molesta en mover un dedo.

Hessel explica que en sus tiempos lo tenían más fácil, ya que para reconocer el mal en Hitler o Stalin no hacía falta ser un lince. Hoy el mundo es mucho más complejo y es más difícil localizar al enemigo, pero desde luego está ahí y, como dice el combativo anciano, "hay que resistir otra vez", aprender a decir "no". "Nosotros nos jugábamos la vida", añade. "Pero los jóvenes de ahora se juegan la libertad y los valores más importantes de la humanidad".

Cuanto pueda decir Hessel está respaldado por una vida de auténtica novela, en la que resulta decisiva su decisión de no aceptar el régimen de Vichy, que los nazis establecieron en Francia en 1940. Se las ingenió para dejar París, donde llegó en 1924 con siete años desde Berlín, y llegar al norte de África, y luego, tras detenerse en Lisboa, se dirigió a Londres, donde se puso a las órdenes del general De Gaulle. Trabajó en la red de espionaje de la Resistencia, la Gestapo lo detuvo, terminó en el campo de concentración de Buchenwald... Al final, sobrevivió.

Ahora ha recuperado la furia de sus años mozos para sacudirles la modorra a los más jóvenes y pedirles que se indignen. Pero quizá no ha elegido la palabra más precisa, porque si algo sobra en este mundo son los que se indignan permanentemente con todo. E incluso manifiestan su indignación y ponen sus morritos de enfado, pero siguen sin hacer gran cosa. Dar un fuerte golpe para que las conciencias dormidas despierten e intervengan: hace falta seguir luchando por la justicia y la libertad, ese es el fondo de la llamada de Hessel. Simplemente indignarse es, sin embargo, un paso demasiado corto, un simulacro de audacia que al final no conduce a ninguna parte.

 

Jueves, a 30 de Diciembre de 2010

El “líder de la oposición”, a la sazón Mariano Rajoy Brey, se despachó anteayer con una declaración altamente ofensiva para algunos ministros del gobierno de mi país.

El susodicho Mariano, el grandioso y legendario “líder de la oposición”, un señor de pinta aburrida y lengua espesa, excesivamente grande (y gorda) para el tamaño de su boca, es famoso por su larga trayectoria de eterno candidato a la presidencia del gobierno de España: lleva dos elecciones generales perdidas, las del 2004 y 2008.

Ahora, gracias a las desgracias, se siente victorioso, y ve próxima la victoria en las urnas, una victoria que le podría llevar a presidir nuestro país.

Pero, ¡ojo!, Mariano no podrá ganar por sus éxitos como estadista o por que sus propuestas son las mejores para desarrollar nuestro país. ¡No, qué va!: sólo podrá ganar las elecciones por que quién las va a perder es José Luis Rodríguez Zapatero. O sea, que el Partido Popular (la derecha y extrema derecha española) sólo podrá ganar porque culpa del propio PSOE. Punto.

Ahora, viéndose victorioso, es cuando se anima a soltar de paseo su lengua de trapo y a dejar fluir por esa boca de pitiminí la chulesca verborrea fascista y faltona de la derecha española de siempre. Y dice lo que dice.

Y entre lo que dice, dijo, refiriéndose a varios ministros españoles: que le trae "sin cuidado si el candidato será Zapatero, Pepiño, Rubalcaba o la Chacón", porque los populares (Partido Popular) están preparados para gobernar.

Referirse al Ministro de Fomento, José Blanco, como Pepiño, diminutivo cariñoso que se utiliza en Galicia para los Pepe's, es, además de una irrespetuosa forma de citar a un representante del pueblo español, una falta absoluta de consideración hacia un adversario político.

Referirse a la Ministra de Defensa, Carmen Chacón, como “la” Chacón, es, además de una demostración del más rancio machismo carpetovetónico, una falta de consideración hacia una representante del pueblo español.

Esa forma tan de taberna que tiene Mariano Rajoy para referirse a los ministros de mi país, me obliga a que tenga que actuar de igual forma que él y que utilice, para citarle a él, una frasecilla que no es mía, pero que está  pensada con mala leche y retorcido doble sentido… y que cada uno la interprete cómo quiera.

A partir de hoy, hasta nueva orden, o hasta que el susodicho personaje de la extrema derecha española se retire de la política, le citaré exactamente igual cómo lo cita Federico Jimenez Losantos.

¿Y quién es (era) Federico? Pues era el locutor de más renombre, de más enjundia y mayor prestigio de la COPE, la cadena de emisoras de la Conferencia Episcopal Española, el organismo oficial de iglesia católica, apostólica y romana. Y Federico Jimenez Losantos, la lengua más viperina y falaz de los católicos españoles, suele llamar a Mariano Rajoy el “maricomplejines”.

Obviamente, no seré yo el que haga juegos malabares con el posible significado de ese palabro, pero dejando volar la imaginación y dando pié al posible doble (o triple) sentido que podría tener ese apodo, a Mariano Rajoy le debería entrar prisas por salir del armario y aclarar de una vez por todas los posibles significados de tamaña palabreja. O, sino, seguir dentro del armario pero más educadito.

Lo dicho: a partir de hoy, haciendo uso de los mismos derechos que el citado Mariano utilizó para vilipendiar a dos ministros de mi gobierno, yo haré lo mismo con él y pasaré a llamarle “Mariano, el maricomplejines”.

El que avisa no es traidor.

Alfredo Webmaster



El tal Mariano, o Marianiño”, por Manuel Saco, 30/12/2010

Mariano Rajoy, El Mariano, o Marianiño, está que se sale. Ha bebido en las barras de las tabernas mediáticas tantas copas de encuestas favorables que ahora conduce por el foro político como un beodo, sin freno, sin respetar las normas, insultando por las ventanillas a todo el que no se aparta de su camino, tomando todas las curvas a la derecha, incluso las de la izquierda, derrapando como un chulo de barrio.

El Mariano, o Marianiño, se ha tomado al pie de la letra que él es el conductor que nos ha de llevar a una época de progreso. Es como esos taxistas que ya te dan miedo no más arrancar, mientras va dejando un rastro sonoro de ruedas que derrapan.

El que pasa por ser el político más perezoso, el más maleducado, el mejor dotado para el insulto, el coleccionista de elecciones perdidas, el que fue nombrado a dedo sucesor de aquel hombrecillo insufrible que a su vez había sido elegido a dedo, el que ha demostrado, con el ejemplo del Prestige, cómo el pánico y el miedo escénico le pueden empujar a tomar la peor solución en el peor momento, este empecinado perdedor, digo, se cree elegido por los dioses como solución a la crisis económica mundial.

Zapatero, Pepiño, Rubalcaba o La Chacón” le “traen sin cuidado”. Pudo haber dicho que Pepiño y La Chacón se la sudan o que se la traen floja, pero si algo ha aprendido Marianiño, o El Mariano, es que las groserías hay que administrarlas.

Imagino, a tenor de su tasa de entusiasmo en sangre, el comienzo del discurso del caudillo el día de la victoria de 2012: “Queridos pardillos que me habéis votado, en el día de hoy, cautivo y desarmado el PSOE, el PP ha alcanzado sus últimos objetivos. La crisis ha terminado”.

 

Martes, a 28 de Diciembre de 2010

Pobre Argentina...

Georgina


Por Carlos D. Pierini para lanación.com (Argentina), 21/12/2010

Acercarse a la verdad es difícil. Hay que estar dispuesto a tomar un sendero arduo y trabajoso. Lejos de esta actitud, la Argentina eligió, muchas veces, el camino de la violenta imposición de "verdades reveladas" alejadas de la razón para resolver sus problemas.

El golpe de Estado de 1930 sentó las bases de un nefasto estilo de estas características. El general Uriburu y sus aliados ideológicos asaltaron la Casa de Gobierno y rompieron en pedazos las tablas de la ley, representadas por nuestra Constitución nacional. Este modelo arbitrario y megalomaníaco que abrevó en el nazifascismo europeo se infiltró como un tóxico en la vida argentina y contaminó la base democrática del país. Desde entonces, por ejemplo, muchos de nuestros gobernantes han intentado prolongar sus mandatos indefinidamente. Una extraña fascinación por el autoritarismo corre por nuestras venas.

Con esfuerzo, intentamos vivir en una sociedad abierta, libre y justa. Pero los enemigos de esta forma democrática amenazan la libertad y el bienestar de los ciudadanos intentando retornar a una sociedad cerrada y tribal, en la que reina el pensamiento mágico, las convicciones son inamovibles y la resistencia a los verdaderos cambios es muy fuerte. Son impostores disfrazados de democráticos.

Para los enemigos de una sociedad abierta, el fin justifica los medios. En esta idea autoritaria, el fin tiene como base un delirio: lograr que la clase elegida (los militares iluminados o los guerrilleros superhéroes), la raza elegida (los cabecitas blancas o los morochos), el pueblo elegido (Dios es argentino; la mano de Dios maradoniana nos ha tocado) o las Grandes Ideas Elegidas de los Superintelectuales (otra clase de superhéroes) basadas en el idealismo y el irracionalismo, den nacimiento a un Hombre Nuevo que sea la síntesis del hombre unido al líder autoritario, símbolo de la clase, raza, pueblo o ideología "superior", a través del cual se recuperará, al fin, el "paraíso perdido".

Sociedad, familia e individuo conforman una trama indisoluble. Las alteraciones de la racionalidad en cualquiera de los sistemas influye poderosamente en los otros. Las personas que tienen poder -léase madre, padre, líderes, dirigentes, maestros, periodistas, gobernantes, jueces, legisladores, representantes de la ley, del orden público o de defensa de la Nación- deben tener la suficiente cordura para crear un ambiente en el que individuos, familias, sociedades y -¿por qué no?- naciones puedan encontrar sentido a la vida; una vida que pueda ser vivida con orgullo y no con vergüenza.

¿En qué consiste un sistema mentalmente saludable? Es aquel que promueve y estimula el crecimiento de todos sus miembros (desde una suficiente alimentación hasta una gran estimulación) dentro de una ley que impulsa a tener cada vez más capacidad de juicio crítico y responsabilidad personal, lo que desalienta la tendencia humana a seguir ciegamente a los ídolos de turno. Es aquel que enseña que los derechos individuales o grupales terminan donde empiezan los derechos de los demás, y promueve el reconocimiento de los otros, semejantes, que no son objetos usables y descartables ni seres que deben ser doblegados si no acuerdan con nuestras ideas.

La libertad es la bandera de una sociedad sana; esta libertad no puede desligarse de la racionalidad, e incluye ineludiblemente el respeto por el semejante y la responsabilidad. Como ha señalado el filósofo Karl Popper: algunos hombres inteligentes pueden ser en extremo irrazonables y aferrarse a sus prejuicios, negándose a escuchar a los demás. El arte de escuchar la crítica es la base de la racionalidad y no se da la mano con el autoritarismo. Poder criticar con argumentos a nuestros líderes familiares, intelectuales o sociales, así como permitir la crítica y poner en duda nuestras convicciones para poder cambiar de rumbo, son signos de salud mental.

El reconocimiento de que los otros existen y deben ser cuidados crea salud social. Cuando el sistema está enfermo, ocurre lo que Gregory Bateson ha descrito muy bien al relatar cómo un joven en vías de recuperación de un episodio esquizofrénico vuelve a desquiciarse.

Internado en una clínica, este joven esperaba ansioso la visita de su madre. Al verla llegar, corre a abrazarla. En ese momento, la mamá se pone tensa y sutilmente presiona con sus brazos hacia afuera; el joven, al sentir ese movimiento de resistencia, la suelta y se aparta. La madre lo mira como asombrada y le dice: "Hijo, ¿qué te pasa? ¿Por qué no me abrazás? ¿Es que ya no me querés?". El joven no puede denunciar lo que ha percibido, o sea, el rechazo. Ha sido entrenado para el silencio. Si el joven hubiera señalado el hecho como lo había hecho alguna vez en el pasado, la mamá le hubiera dicho: "¡Cómo me podés decir eso! ¡Cómo podés pensar que te rechazo! ¿Estás loco?". Cuando la madre se retiró de la clínica, el joven atacó a una enfermera.

El joven sabía la verdad, pero no la podía decir. Si la decía, era tratado como loco. El no poder denunciar lo innegable produce locura y violencia.

¿Quién podía denunciar libremente su desacuerdo con los métodos de la dictadura? Si un joven tenía el pelo largo o barba en la época del proceso militar podía ser catalogado de guerrillero y, si disentía activamente, desaparecer para siempre. No estar de acuerdo con las ideas y los actos de las organizaciones guerrilleras significaba automáticamente ser cómplice de los militares represores. Este sistema de pensamiento muy primitivo y típico de las psicosis (paleología) hacen que un perro y una vaca sean lo mismo: ambos animales tienen cuatro patas.

Muchas veces, en nuestra historia, hemos vivido esta forma distorsiva de pensamiento; los que denuncian o no se someten, o difieren de las ideas o métodos de gobierno en distintas épocas y en la actualidad eran y son tratados como locos, traidores, gorilas, antipatria, comunistas, conspiradores, "de derecha", desestabilizadores o complotados. Como dice el escritor israelí Amos Oz: la gente que nunca cambia piensa que si alguien lo hace es un traidor.

Hoy, el término "represión" es confundido en forma irracional: la represión impuesta por las leyes en democracia es asimilada al concepto de represión de la dictadura. Es el mismo razonamiento de la vaca y el perro: dictadura y democracia son lo mismo porque tienen represión. Impedir o prohibir el inconstitucional corte de calles, carreteras o puentes -es decir, actos que coartan el derecho de los demás- es igualado al término "represión" de la dictadura militar. Oponerse a la invasión anárquica de tierras por parte de inmigrantes y de argentinos puede ser catalogado como xenofobia o ataque a los derechos humanos. El mensaje es enloquecedor. No está al servicio de la búsqueda de la verdad.

El Gobierno declara: "Quieren hacer aparecer que, como defendemos los derechos humanos, no nos importa la seguridad". Parte de la sociedad, en esta frase, es acusada de malvada, malintencionada o loca. Como el joven paciente, si se denuncia el amor hipócrita y el rechazo camuflado detrás de los "derechos humanos" y la "justicia social" que nunca llega, los gobernantes, aprovechándose como la madre del joven esquizofrénico de la circunstancial posición de poder, tildan a los denunciantes de estar contra los derechos humanos. Persiste el espíritu repetitivo: "golpes a la mente", antes que pensamientos. Mentiras frente a ver la dolorosa realidad. Ataque a la inteligencia de la población y a la ley, que pone freno a los instintos destructivos que habitan en todos nosotros.

¿Hemos alucinado múltiples realidades vividas? ¿Las personas asesinadas diariamente o los tristes hechos de Villa Soldati son producto de nuestra imaginación? ¿La impresionante expansión del perverso negocio de la venta de drogas es una simple ilusión? ¿Estamos locos y todo lo que percibimos es sólo una sensación? Debemos tomar conciencia de que nos quieren enloquecer -de la misma forma que al joven esquizofrénico- mediante la negación de la realidad que todos vemos y la proyección de intenciones propias sobre los otros. Cuanto más locos estemos, más poder tienen las mafias disfrazadas de asociaciones de seres bienintencionados. O denunciamos este repetitivo atentado contra la salud de nuestra sociedad, o seremos cómplices, como el padre del esquizofrénico, del progreso de la enfermedad y del triste futuro que nos espera.

 

Categorías:
Martes, a 28 de Diciembre de 2010

Para los que, como yo, nos mantenemos en estado de dieta eterna, luchando a brazo partido contra una glotonería endémica, la Navidad es como ir a clase de claqué sobre un campo de minas. Mi nutricionista me aconseja ir a la compra saciado, después de un buen desayuno, y me ha prohibido permanecer en ese campo de minas de colesterol más allá de la hora fatídica del aperitivo. Él la llama la hora de Cenicienta, esa hora en que suenan las campanas de una cervecita y unas almendritas que me hacen perder el zapato mágico, la cabeza y la compostura.

Entre el fuego cruzado de los villancicos a toda pastilla desde la megafonía (los que más me duelen son esos falsos villancicos fabricados por falsos flamencos de lolailo, lolailo, lailo) y los patés, el séptimo de bollería al completo y todo tipo de derivados grasientos del cerdo, ir a la compra es más arriesgado que moverse en las trincheras del campo de batalla sembrado de minas.

Pero no todo es colesterol en esta vida. En las estanterías proliferan tantos alimentos milagrosos que a veces pierdo la noción de si estoy en una farmacia o en los carrefures y los hipercores. Un paté de foie, y también un actimel para contrarrestar. Una tableta de turrón, y un activia para pararle los pies. Esa era mi táctica para engañar al organismo.

Pero hete aquí que los americanos descubren que Danone no era el príncipe que iba a redimir a su Cenicienta del maltrato de la madrastra que atasca mis arterias. Todo era falso. Su publicidad era mentira. Un cebo vulgar. Se habían forrado durante años de los incrédulos como yo, y ahora aceptan gustosos pagar con los beneficios obtenidos una multa de 21 millones de dólares como pena por haber mentido. Seguramente una milésima parte de lo ganado con el engaño.

 

Categorías:
Martes, a 28 de Diciembre de 2010

Robert Reich

Por Marco Schwartz, 27 dic 2010

Robert Reich no es un peligroso comunista. Fue secretario de Trabajo en la Administración Clinton entre 1993 y 1997 y hoy ejerce como profesor en la prestigiosa universidad de Berkeley. Recientemente, en su blog, hizo un lúcido retrato de los estragos causados por el liberalismo económico en EEUU, en el que queda patente cómo la tan elogiada ola de prosperidad de los últimos 20-30 años, que según el discurso oficial beneficiaba a todos los ciudadanos, estuvo acompañada de un aumento alarmante de la desigualdad social.

Así, el 1% más rico del país, que a comienzo de los años ochenta acumulaba el 9% de la renta nacional, hoy controla casi el 25%. Los consejeros de las grandes compañías, que en 1970 ganaban 40 veces el sueldo medio de los trabajadores, hoy reciben 350 veces más. En 2009, cuando la mayor parte de la clase media estadounidense estaba hundida en la recesión, los 25 gestores mejor pagados de hedge funds –instrumentos financieros que están en el origen de la crisis– se llevaron de media 1.000 millones de dólares cada uno. Y, por si fuese poco, el impuesto marginal que pagan es del 17%, mucho menos que la tasa media de las familias.

Pero quizá lo más llamativo del análisis de Reich es que no se limita a señalar como culpable de lo ocurrido a la simple ambición desmedida de unos etéreos especuladores, como suelen hacer los portavoces del establishment para desviar las responsabilidades inherentes al propio sistema, a sus instituciones y procedimientos. “No es sólo avaricia”, dice. “Es también la manipulación sistemática y cada vez más hábil de las leyes y reglas por parte de aquellos capaces de pagar a lobbistas, legisladores, abogados y contables para que hagan el trabajo”.

Más de un lector dirá con desdén que Reich no está descubriendo nada; que ya está más que demostrado que los grandes poderes financieros son los verdaderos gobernantes del mundo. Quizá sea cierto, pero nunca está de más poner a las sociedades ante su espejo, sobre todo en unos momentos en que las fuerzas del liberalismo, lejos de hacer un acto de contrición por los daños causados, se encuentran más desatadas que nunca, imponiendo recetas anticrisis que sólo contribuirán a aumentar o fomentar –también en España– las desigualdades que señala Reich.

 

Miércoles, a 15 de Diciembre de 2010

Hoy os propongo la lectura de un artículo escrito por un señor nada sospechoso de ser un agente de la izquierda radical ni, tan siquiera, de la socialdemocracia más blanda: es liberal, y ejerce de liberal.

Los trabajos de Kike Vázquez se han convertido en una de mis lecturas habituales cuando se trato de saber algo más sobre los asuntos relacionados con la llamada macroeconomía y los mercados internacionales, esa amalgama de dineros que viene y van sin control ni concierto, de informes serios y de muchos demasiado poco serios, de rumores fundados e insidias criminales que pululan por las economías mundiales, y que, a nosotros, los mortales comunes, nos lleva a una situación de indefensión imposible de entender siendo como somos ciudadanos de estados que suponíamos soberanos.

Por favor, leedlo: es relativamente fácil de entender; además, nos ayudará a saber los porqués de algunas cosas que están pasando con el euro (y España).

Alfredo Webmaster


Por Kike Vázquez para elconfidencial.com, 13/12/2010

Los economistas que siguen la escuela austríaca suelen rechazar la estadística. En su opinión ésta es válida para algunas ciencias en donde la respuesta de los elementos estudiados es siempre la misma, condición que no se cumple en la economía pues la “acción humana” nunca pierde su factor inesperado. Si obviamos este hecho corremos el riesgo de empezar a ver ramas en donde hay bosques, de fijarnos en las cifras del PIB sin observar la prosperidad real o de creer que el IPC refleja la devaluación de nuestra moneda.

No obstante hay pocas formas mejores de desviar la atención que creando estadísticas. “Tu sueldo está indexado al IPC por tanto no pierdes poder adquisitivo”, aunque para la estadística da igual si antes podías comprarte una casa y ahora no. “España va bien, el PIB crece”, aunque para la estadística da igual si es a costa de la prosperidad del futuro o no. Las limitaciones de los números para estudiar a la persona y su entorno son muy importantes hoy por hoy como para dejar de mirar “el bosque”, aunque la mayoría de la gente está encantada con “las ramas”.

A pesar de todo ello la sociedad es más sabia en muchos sentidos de lo que se cree, como dijo Lincoln: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”. Al final las cosas acaban volviendo a su cauce, por lo que los números no resultan tan dañinos. ¿Se imaginan por la contra que estas estadísticas sirviesen para decidir vidas? “El IPC ha subido demasiado, hay que eliminar a unos cuantos para que dejen de consumir” ¿Macabro, no? ¿Y si en vez de personas hablamos de Estados, si las estadísticas o las referencias que nos dan sirviesen para quebrar países?

Los CDS se crearon hace aproximadamente unos 20 años, podríamos definirlos como algo similar a un seguro de impago de cierto activo durante un período determinado, por ejemplo 5 o 10 años. La diferencia estriba en que no hace falta que tengas el activo subyacente que quieres asegurar ni tampoco es necesario que vayas a una aseguradora, se vende entre dos partes privadas. El resultado es una cotización que sube y baja según la impresión de sus jugadores, podrías forrarte si compras los CDS de un país –su uso más conocido y popular– y creas el rumor de que va a quebrar, todo el mundo querría tus CDS y a un precio muy superior. No hace falta tener intereses en ese país, tampoco nadie supervisa para evitar la irracionalidad pues son contrapartes privadas, las primas de riesgo soberanas se transforman así en impresiones de los jugadores del mercado de derivados.

La pregunta quizá sea qué nos importa a nosotros lo que hacen agentes privados en su libertad de acción. Bien, como dije al principio no hay nada mejor que desviar la atención con estadísticas. Si antes para juzgar la solvencia de un Estado mirábamos su spread con Alemania o USA, que representa el coste REAL a mayores que hay que pagar según TODOS los inversores, ahora ya no. Ahora eso ya no es “cool” y hay que mirar un nuevo índice de moda, el índice en donde los grandes inversores especuladores muestras sus impresiones. Y si este índice “cool” dice que Pepito quebrará los verdaderos inversores huirán y dejarán de financiar a Pepito. Ya no hablamos de si el IPC es 100% fidedigno o no, ni tampoco de lo fiable que sea el PIB, hablamos de la quiebra de naciones con sus familias dentro.

Quizá soy un malvado intervencionista porque no me gustan los CDS ni la forma en que funcionan en este “libre mercado”. También puede ser que Goldman Sachs haya sido acusada de manipularlos distorsionando la libre oferta y demanda. Artículo del FT: “Goldman adopted a ‘short squeeze strategy’ to drive down the price of CDS (...) Mr Levin alleged the move, which Goldman denies, would have enabled the bank ‘to purchase the CDSs for itself at artificially low prices’” (nota 1).

Al parecer en 2007 adoptó una estrategia para hundir los precios de los CDS que les interesaban: “’We should start killing the shorts in the street’, Mr Swenson wrote in an e-mail to Deeb Salem, a trader, in May 2007. This will have people totally demoralised. In another e-mail, he said Goldman should reduce prices on CDSs to ‘cause maximum pain’ for existing holders of credit insurance” (nota 2).

Parece que a los “chicos de oro” les gusta jugar con los precios a su conveniencia, y es cierto que aquí no hablamos de países sino de MBS, pero no por ello me quedo más tranquilo. Recordemos que allá por enero de 2010 Goldman recomendaba comprar CDS españoles (aumentando virtualmente su riesgo de quiebra) como una de las mejores inversiones del año. Mientras, curiosamente, aconsejaba vender CDS de Irlanda, me imagino que no tendrá nada que ver el hecho de que habían sido contratados como asesores por el gobierno celta. Puro libre mercado.

Pero si no les convence el hecho de que Goldman Sachs baja o sube precios a conveniencia, y con tretas de dudosa legalidad, lean el siguiente artículo del NY Times titulado “A Secretive Banking Elite Rules Trading in Derivatives. Un club secreto de bancos que domina el mercado de derivados, ¡qué curioso!: “On the third Wednesday of every month, the nine members of an elite Wall Street society gather in Midtown Manhattan (…) giants like JPMorgan Chase, Goldman Sachs and Morgan Stanley (…) In theory, this group exists to safeguard the integrity of the multitrillion-dollar market. In practice, it also defends the dominance of the big banks. The banks in this group, which is affiliated with a new derivatives clearinghouse, have fought to block other banks from entering the market, and they are also trying to thwart efforts to make full information on prices and fees freely available” (nota 3).

Vaya, vaya. Parece que algunos gigantes entre los que se encuentran JP Morgan, Goldman Sachs y Morgan Stanley son dueños y señores de los derivados, donde se catalogan los CDS soberanos. Forman una especie de cártel para evitar que otras entidades entren en el juego lo que haría el mercado más trasparente, reduciría sus ganancias y evaporaría el gran poder de influencia que ostentan. Estamos hablando de un puñado de entidades que controlan un mercado de 600 billones de dólares (60 billones españoles).

El mercado de derivados multiplica por 10 el PIB del planeta, lo cual seguramente antes o después acabará llevándonos al caos porque es imposible de liquidar. Es cierto que no todos sus activos financieros son iguales ni tampoco perjudiciales, pero algunos de ellos sí lo son y estamos dejando que las manos equivocadas hagan con ellos lo que quieran. No podemos mirar a las ramas y olvidar el bosque, mirar los billetes, unas supuestas reglas de la economía falsas, y olvidar las personas.

Es cierto que nosotros como ciudadanos tenemos culpa, por tolerar la corrupción, por creernos ‘los reyes del mambo cuando no lo éramos, por endeudarnos muy por encima de lo permisible… La diferencia está en que mucha gente paga esos errores todos los días, muchas familias lo están pasando mal, por la contra aquí tenemos a unos señores que han secuestrado a ‘Mr. Market’ haciendo con él lo que quieren y nadie les dice nada. No sé si debemos ser intervenidos o no, pero en cualquier caso que haya un juicio justo porque esto no lo es.

Nota 1: Goldman adoptó "una estrategia de apretón a corto" para reducir el precio de CDS (…) Sr. Levin alegó el movimiento, que Goldman niega, habría permitido al banco "comprar el CDS’s por sí mismos en precios artificialmente bajos".

Nota 2: (“Nosotros deberíamos comenzar a eliminar las posiciones a corto en la calle”', escribió Sr. Swenson en un correo electrónico a Salem Deeb, un comerciante, en mayo de 2007. Esto tendrá la gente totalmente desmoralizada. En otro correo electrónico, él dijo que Goldman debería reducir precios contra CDS’s para “causar el dolor máximo” para los titulares actuales de seguro de créditos.

Nota 3: El tercer miércoles de cada mes, los nueve miembros de una importante sociedad de Wall Street se juntan en el Centro de la ciudad Manhattan (…) gigantes como JPMorgan, Goldman Sachs y Morgan Stanley (…) En la teoría, este grupo existe para salvaguardar la integridad de multitrillón de dólares del mercado. En la práctica, también defienden el predominio de los bancos grandes. Los bancos en este grupo, que están afiliados a una nueva cámara de compensación de derivados, han luchado para bloquear que otros bancos entren en el mercado, y también están tratado de frustrar los esfuerzos para que toda la información sobre precios y tarifas libremente disponibles.

 

Sábado, a 11 de Diciembre de 2010

Después de los acontecimientos presenciados en contra de Julian Assange, la organización Wikileaks y los cables que la misma ha dado a conocer, creemos que es oportuno esta acción en contra del terrorismo de estado y los enemigos de la libertad. Cualquier cosa nos encontrarás en el 668 801 092. Gracias.

“POR LA LIBERTAD, DI NO AL TERRORISMO DE ESTADO”

Los ciudadanos adheridos a este texto MANIFESTAMOS:

  1. Reclamamos la puesta en libertad de Julian Assange en el territorio de Reino Unido.
  2. El restablecimiento del dominio de Wikileaks (wikileaks.org) el cual apuntaba a la IP número: 213.251.145.96.
  3. Que sea repuesta la cuenta en la entidad financiera PostFinance en Suiza, dado que a Assange le ampara una solicitud de asilo en dicho país y la presunción de inocencia que todo ciudadano posee.
  4. Dado que nadie ha demostrado la culpabilidad de Assange por los delitos que se le imputan, ni la organización Wikileaks está imputada en ninguno de ellos, les sea restituido el servicio en las redes de VISA y Mastercard para el movimiento de dinero que tengan a bien realizar libremente.
  5. Expresamos nuestro deseo de que cesen las acciones orquestadas por parte de todos aquellos poderes gubernamentales que mediante coacciones y ataques están librando un conflicto contra dicha organización, temerosos del uso que ciudadanos anónimos hacen de su legitimo derecho a la libertad de expresión y al esclarecimiento y difusión de la verdad.
  6. Consideramos que la transparencia es un bien fundamental a preservar en cualquier sociedad que se haga llamar a sí misma democrática y por ello estamos dispuestos a defender iniciativas que como Wikileaks suponen una ventana abierta a la libre información.
  7. El inicio de un proceso judicial sobre aquellos responsables, que si se demostrase la veracidad de los hechos, cometieron crímenes o graves delitos revelados por filtraciones publicadas en Wikileaks. Con el fin de evitar la corrupción y que sigan ejerciendo el poder en detrimento de nuestras libertades.
  8. La petición de repulsa por parte de todos nuestros dirigentes por los actos de terrorismo de Estado que Wikileaks ha descubierto.

Aquellos que sacrifican una libertad imprescindible para conseguir una seguridad temporal no merecen ni libertad ni seguridad“ (Benjamin Franklin)

Día sábado, 11 de diciembre de 2010, en las siguientes ciudades:

Madrid a las 18:00
Embajada británica en Madrid
Torre Espacio
Paseo de la Castellana 259D
28046 Madrid
Teléfono de la embajada: +34 917 146 300

A Coruña a las 18:00
Consulado de Suecia en A Coruña
Sale del Cantón Grande a las 18.00 en el Obelisco hacía la Avenida de Linares Rivas 18-21, A Coruña
Teléfono de la embajada: +34 881 925 275

Barcelona a las 18:00
Consulado General Británico en Barcelona
Edificio Torre de Barcelona
Avenida Diagonal, 477, 13º, 08036 Barcelona
Teléfono del consulado: +34 93 366 62 00

Sevilla a las 18:00
Ayuntamiento de Sevilla
Plaza Nueva 1, Sevilla, Spain
Teléfono de la embajada: +34 954 50 56 56

Valencia a las 18:00
Consulado de Suecia en Valencia
Plaza Porta de la Mar 4, pta 8, Valencia, Spain
Teléfono del consulado: +34 963940375,  +34 963940377

Zaragoza a las 18:00
Diputación de Zaragoza
Plaza de España 2, Zaragoza, Spain
Teléfono de la diputación: +34 976288800

Buenos Aires (Argentina) a las 13:00
Embajada Británica en Argentina
Dr. luis agote 2412, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Teléfono de la embajada: +54 (011) 4808 2200

Lima (Perú) a las 11:00
Embajada Británica en Perú
Torre Parque Mar piso 22, Lima, Perú
Teléfono de la embajada: (51) (1) 617 3000

Otras ciudades

Si deseas organizar una manifestación en alguna otra ciudad no listada aquí, debes pedir los oportunos permisos para realizarla a las autoridades competentes, concretar el lugar (preferiblemente embajada o consulado Británico o Sueco) y hacérnoslo saber enviándonos un mail a info@freewikileaks.eu lo antes posible.

 

Lunes, a 6 de Diciembre de 2010

Por José Carlos Díez para elpais.com, 05/12/2010

Tras el verano de 2007, todas las quinielas en la City de Londres y en Wall Street incluían a Irlanda y España como los países más afectados por la crisis financiera. Ambos habían tenido déficit sostenido por cuenta corriente, una burbuja inmobiliaria y una alta exposición de su sistema bancario a la misma. Hasta hace unos meses se alababa la determinación del Gobierno irlandés por su plan de austeridad y su banco malo para sanear el sistema bancario. Ahora nadie da un euro por Irlanda y en nuestro caso seguimos en las quinielas, aunque al menos tenemos el beneficio de la duda.

¿Qué le ha sucedido al tigre Celta? Irlanda ha estado gobernado por una casta de liberales talibanes que se creían esa milonga de la mano invisible y los mercados libres. La liberalización les funcionó bien en la mayoría de los casos y gracias a eso han podido multiplicar su renta por habitante por seis desde 1980 pero en su sistema bancario el resultado ha sido desastroso. Irlanda era un paraíso fiscal dentro de la UE y ha sido la sede del sistema bancario en la sombra a este lado del Atlántico. Esto explica que su balance haya alcanzado un tamaño de 10 veces su PIB. La mitad de ese balance es de bancos ingleses, americanos y alemanes por eso Merkel y Cameron han salido prestos a ayudarles, a diferencia del caso griego. Pero, el principal problema está en la otra mitad del balance irlandés que pertenece a bancos domésticos. Para no perder el sentido de la magnitud y para comparar con nuestra querida España, Irlanda tiene 4,5 millones de habitantes, el PIB registra una caída del 10% y lo que le queda, el precio de la vivienda se ha desplomado el 50%, la inversión en vivienda y su sistema bancario explicaban el 25% de su PIB y tienen 400.000 viviendas nuevas sin vender. Por lo tanto, estamos hablando de la mayor burbuja inmobiliaria tras la de Japón.

La crisis bancaria japonesa le costó al contribuyente el 14% de su PIB. Irlanda tan solo en una entidad, el Anglo Irish Bank, ya se ha gastado el 20% del PIB. El problema es que ahora tiene que salvar a sus dos grandes entidades Allied Irish Bank y Bank of Ireland y cada una tiene un tamaño equiparable al PIB irlandés, o sea serían el equivalente en España al Santander y el BBVA. Esas dos entidades irlandesas tienen un 70% de su cartera de crédito en hipotecas y crédito promotor pero además hicieron banca de activos, lo cual multiplica los problemas de solvencia y sobre todo de liquidez.

¿Qué tienen que hacer los irlandeses? Copiar el modelo español. Nuestro deporte nacional es la autoflagelación pero el lector debe saber que los chinos también sueñan con simular nuestro modelo bancario. Franco nos dejó un sistema bancario quebrado e ineficiente cuyo saneamiento le costó al contribuyente el 6% del PIB en la crisis bancaria de 1979. Allí se forjó la leyenda del Banco de España y se diseñó un sistema de intervención bancaria muy eficaz. El sistema se fue mejorando y en 1993 tuvimos que salvar a Banesto, una entidad ahora saneada y eficiente. 30 años después tenemos al Santander y el BBVA, los dos líderes mundiales en banca minorista y en beneficios.

Como decía San Agustín "cuando me analizo me deprimo, pero cuando me comparo me ensalzo" Si sumas a La Caixa, una de las entidades con mayores ratios de solvencia y menor morosidad del mundo, suman el 50% de nuestro sistema bancario. Por lo tanto, las dudas sobre la solvencia de nuestro sistema no solo son infundadas sino que son una ofensa a la inteligencia. Aun así, el Gobierno y el Banco de España decidieron estresar a todo nuestro sistema en julio. El resultado es que el 75% pasará la peor crisis financiera desde la Gran Depresión sin ayudas públicas algo que no pueden decir los alemanes, estadounidenses o británicos. El otro 25% del sistema tiene capitalización débil y ha tenido que apelar a ayudas públicas que han ascendido a 1% de nuestro PIB, versus el 8% del Reino Unido o el 3% de Alemania.

No obstante, el Banco de España hace bien en acelerar los procesos de fusión y saneamiento de las entidades que han apelado al FROB y en exigir transparencia en las carteras inmobiliarias de todas las entidades, principal temor de los inversores. Los mercados siempre acaban cotizando los fundamentales y algún día el estigma pasará. Mientras tanto, como la mujer del Cesar, además de serlo, debemos parecerlo.

José Carlos Díez. Economista jefe de Intermoney y profesor de la Universidad de Alcalá.

 

Categorías:
Sábado, a 4 de Diciembre de 2010

Por Sergio Darío

Cuando llegué a tu blog me sentí cómodo porque comparto casi todos tus gustos (empezando por la música y el vino), y los valores que defiende y propone. Con pequeños matices, al menos un par de ellos. El primero, que soy agnóstico y no ateo como tú te confiesas. El segundo, que yo no tengo la confianza que tú profesas en el sistema político occidental o democrático, o como quiera que se llame... y ojalá la tuviera, te lo digo de verdad y sin ironía.

Mi sensibilidad social es de izquierdas, no me hace falta realizar el test que nos proponías en tu entrada del 16/10 para saberlo, pero no me reconozco en ninguno de los partidos políticos actuales. Y desde luego, no tengo ninguna fe en ellos.

Ya no existe, o yo no soy capaz de encontrar, a la Izquierda por la que mi padre se jugo la vida imprimiendo Mundo Obrero y por la que yo me ilusioné y me movilicé en los setenta, cuando tuve edad y razonamiento suficiente.

A mí la derecha no me ha decepcionado nunca: ha hecho lo se esperaba que hiciera. Incluso la utilización de la guerra como palanca económica y política. Lo mejor que ha sabido hacer el partido de la derecha española fue perder las últimas elecciones... y ni siquiera lo hizo a propósito.

Por contra, la izquierda me ha dejado atónito por sus actitudes y maneras en la forma y en la praxis del ejercicio del poder. No me identifico con una izquierda que permite el desmantelamiento del sector primario, que se deja envolver torpemente en todo tipo de escándalos, lujos y corruptelas, que no planta cara al sistema de economía ultraliberal sino que, por el contrario, mendiga sillas de invitado en los foros capitalistas, que expone a sus miembros femeninos ataviados con vestidos ‘de firma’ en revistas de moda, que negocia (y financia) lobbys económicos, que pacta con lo que haga falta y que, en definitiva, busca su permanencia en el poder exactamente igual y con los mismos medios que la derecha, incluyendo en esto la adopción al pié de la letra de la economía de libre mercado como suya propia... ¿Hasta dónde hemos llegado así...? Hasta aquí, y aún nos queda por recorrer un largo trecho.

Es una doble pena. En lo personal/individual, porque me siento fuera del juego democrático. Soy un ciudadano contribuyente y punto. En lo personal/colectivo, porque creo firmemente que ahora la necesitamos más que nunca. No un partido, sino una actitud de izquierdas.

Por eso me he decidido a escribir esta entrada, para desearte suerte y decirte que ojalá esté equivocado, como ya lo he estado otras veces anteriormente, y podamos resolver esto, que es el futuro de mis hijos y de mis jóvenes sobrinos y parientes, ejerciendo acertada y eficazmente nuestro derecho al voto. Mi memoria me dice que los partidos políticos y en general la política occidental de los últimos cincuenta años (a más no llega) siempre ha ido por detrás de la sociedad, seduciendo su voto, nunca dirigiéndola. Mi experiencia me dice que no existe en toda Europa un plan ni voluntad ni opción para salir de la vía en que el sistema de valores capitalista nos ha metido. Estamos en dónde los todopoderosos caballeros del capitalipsis, que tu mencionas en tu entrada, nos querían ver. Y nos hemos metido hasta la entrepierna nosotros solos, alegre y voluntariamente.

Yo creo que es necesaria, aunque utópica, una revolución individual masiva, un profundo cambio de la escala de valores y, por lo tanto, de las conductas de cada uno de nosotros que obligue a la Política a cambiar el rumbo. Ojala me equivoque y sea todo tan sencillo como no votar a un determinado partido en las próximas elecciones. Si es así, te prometo aprender y corregir mi pesimismo.

 

Categorías:
Suscribirse a Política