Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Miércoles, a 16 de Enero de 2008

Por Alfredo – Webmaster www.musicayvino.com

Durante años, los primeros de mi vida cuando era joven e indocumentado, el bolero, la canción romántica e incluso la salsa o la música en español (latina), me parecían músicas menores, de menos nivel que la que yo consideraba superior: la clásica, la ópera, algún rock, algo de pop y similares.

El paso de los años, cumplir años todo lo cura, además de “regalarnos” arrugas y algún kilo de más también nos aporta cosas positivas; los años nos hacen viajar, conocer países distintos, admirar culturas, dan experiencia, sensibilidad, pasión, romanticismo, amor, recuerdos, ganas de aprender.

Y yo aprendí. Empecé a disfrutar, primero, de algunas músicas sencillas, aprendí a apreciar las rancheras de mi infancia, los boleros más sensibles, la pasión por el ritmo de una bachata o de un vallenato; después, según iba absorbiendo sonidos y letras, empecé a comprar música de este estilo, a escucharla en los mejores momento, a sentirla como mía hasta llegar a convertirla en una parte fundamental de la banda sonora de mi vida… y así hasta hoy.

Ahora, en este momento, mientras escucho la voz del gran maestro Manzanero y la belleza del timbre de Susana Zabaleta (no la conocía, ¡que grande es!), ahora añoro que mi aprendizaje no empezara antes: habría acumulado más sapiencia que pudiera transmitir.

En estos momentos de mi vida, estoy tratando que hija aprenda de mi error y empiece cuanto antes a entender el porqué de la belleza de lo nuestro, de lo que tenemos como bagaje cultural todos los latinos, tanto los que estamos a  este lado del océano como del otro.

Agradezco a Verónica la colaboración. Me encanta aprender, y conocer a Susana Zabaleta en compañía del maestro Manzanero era un aprendizaje necesario.

Por Verónica, desde México.

Como uno de los conciertos más emotivos, románticos y hasta divertidos, puede recordarse el que aún está siendo presentado en giras por el maestro Armando Manzanero, compositor mexicano, yucateco, y uno de los mejores que ha dado este país, acompañado acertadamente por Susana Zabaleta, quien con su excelente voz y sensualidad reafirma que esta es una de las mejores propuestas en la escena musical en México, de sobra está el comentar que las hermosas composiciones de Armando Manzanero siempre son un deleite para recordar a quien amamos alguna vez, para evocar los buenos y desafortunados momentos que todos hemos vivido en algún capítulo de nuestra vida cuando de amores se trata, en fin, ¿Quién no ha sido un romántico alguna vez, quién no ha sentido roto el corazón y se ha vuelto a enamorar de nuevo?

Por eso preguntar cuándo dejará de doler algún amor desafortunado es inútil, siempre que se le recuerde de nuevo dolerá, tal vez un poco menos, pero la respuesta es: nunca.

Y como el amor es y siempre será vigente, recomiendo a todos escuchar un par de canciones que son interpretadas en este concierto, disfrútenlas sin miedo de evocar alguno que otro recuerdo, son hermosas:

Canción Nos Hizo Falta Tiempo

Canción Por debajo de la mesa

Y como muestra de que además es divertido ver interactuar al maestro Armando Manzanero y Susana Zabaleta, pueden ver el intro de una de las interpretaciones, en donde hasta el “doble sentido” muy mexicano se hace presente:

Texto publicado por Carlos Vazquez en Consecuencias Discograficas EMI Films

Varios son los músicos que en los últimos años han confeccionado, al amparo generalmente de un buen proyecto, grabaciones donde resaltan sus no fortuitos encuentros con pares musicales de calidad y renombre. De estos encuentros viene inmediatamente a la memoria del ejemplificador lo hecho por el legendario Armando Manzanero con Eugenia León y Tania Libertad, cada una en su momento y cada una con un discurso diferente que contar. En esta oportunidad, el turno le corresponde a la controvertida Susana Zabaleta para dar vida al espectáculo “De la A a la Z”.

Dos personalidades temperamentales, apasionadas e intensas: Armando Manzanero y Susana Zabaleta, en un concierto en el que no solo disfrutamos de los grandes clásicos del querido compositor yucateco, sino temas inéditos compuestos para su cómplice. “De la A a la Z” muestra un gran manejo de la voz por parte de Susana, cuyo amplísimo rango es cubierto con seguridad y deleite. Indudablemente, además de la calidad profesional de la artista, mucho debe haber tenido que ver la calidez que Manzanero derrama no sólo en su manera de cantar, sino también en esa combinación de madurez y humildad que sabe disponer a quien con él está. Una mullida alfombra para realizar cuanta pirueta indique la imaginación.

De la A a la Z”, se traduce en un show por demás irreverente y entretenido en el cual los intérpretes funden sus voces y presencia escénica, dejando constancia de su calidad e inigualable sentido del humor, con la promesa cumplida de enamorar, encantar y seducir al público. Ambos artistas deleitan los sentidos, nos conmueven y nos divierten al compartir sus vivencias y emociones interpretando una exclusiva selección musical.

El Teatro de la Ciudad de Monterrey fue la sede donde se grabó el espectáculo, el cual da testimonio de la complicidad musical del autor contemporáneo de mayor prestigio a nivel internacional, el maestro Armando Manzanero y la magistral intérprete Susana Zabaleta, quien ha destacado con gran éxito no solo en la música, sino también en la ópera, el teatro, la televisión y el cine.

De la A a la Z” es un pasaje de los asuntos amorosos que motivaron la unión de estos controversiales artistas, quienes invitaron a un gran equipo de profesionales para complementar su concepto musical. Una propuesta inquietante que se presenta en dos empaques: edición de Lujo y edición Normal. Una puerta abierta que bien vale la pena cruzar. ¡Un concierto encantador!

Por otro lado, su triunfo además se ha visto reflejado por las altas ventas de su CD y DVD, obteniendo como consecuencia un disco de platino. Por lo pronto gracias a que el material será editado en España, Susana y Armando tienen planeado visitar este país y Corea del Sur para ofrecerle al auditorio entretenimiento y sobre todo un mensaje de amor que es universal así como difundir la cultura mexicana y el gran talento por parte de estos artistas.

Es muy importante llegar a todas las partes del mundo sobre todo un mundo tan maravilloso como América Latina” confirmó el cantautor.

De la A a la Z” es un espectáculo que puede ser visto por distintas generaciones así como lo mencionó Susana “se canta al amor a los jóvenes de 15 años hasta las señoras de 40 años, mucha gente se identifica con estas canciones”.

Además cabe mencionar que cada presentación es diferente ya que de acuerdo con Susana siempre improvisan cuando están en el escenario e incluso el repertorio de las canciones es distinto. Hace poco, Armando Manzanero se inspiró y escribo dos temas especialmente para Susana quien comentó lo siguiente: "No tengo palabras, es lo mejor que me ha pasado, que me hayan compuesto un tema", confirmó halagada Susana.

Lunes, a 7 de Enero de 2008

Sin maíz no hay país: el efecto del TLC en el campo mexicano, por Verónica MJ desde México

Con ocasión de la entrada en vigor del Capitulo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte TLC (México, Estados Unidos y Canadá) que contempla la apertura total del sector agropecuario, a partir del 1 de enero del 2008 quedaron eliminados los aranceles a la importación de 4 últimos productos: azúcar, leche en polvo, frijol y maíz blanco. Estos dos últimos, altamente sensibles para los campesinos, pues más de 20 millones viven de su producción, esto puede significar un alto riesgo para el campo es la encrucijada para profundizar la pobreza o salir de ella.

Esto representa una amenaza real para los agricultores mexicanos, viviendo de una actividad que cada vez les remunera menos ganancia y en este momento pareciera que el alimento básico para los mexicanos desde de las culturas indígenas americanas muchos siglos antes de que los europeos llegaran a América y que en las civilizaciones maya y azteca jugó un papel fundamental en las creencias religiosas, en sus festividades y en su nutrición ahora se encuentra en riesgo de abandono su cultivo en el campo mexicano, esto supone un grave riesgo para el consumo del principal alimento en México y en consecuencia una serie de problemas que desencadenaría este capítulo del TLC si no es revisado meticulosamente para corregir las desventajas que en este momento representa para nuestro país.

Un ejemplo más de la globalización y en donde economías como la nuestra no sobrevive sin ser dependiente de las economías del “primer mundo (¿Existirán “submundos” aún desconocidos?).

Me gustaría compartir con todos vosotros los siguientes comentarios extraídos de la página de Yahoo Finanzas México así como un par de vídeos uno advirtiendo de la entrada del TLC en este capítulo tal y como está establecido ahora y el otro vídeo de un movimiento existente en México llamado “Sin Maíz, No hay País”.

Rafael Galindo Jaime, de la Central Campesina Independiente, comentó: "más del 40% de los alimentos que se consumen en México vienen del extranjero, que en los 10 años de vigencia del TLC se han perdido casi 2 millones de empleos, que en 10 años del Tratado de Libre Comercio han abandonado el campo alrededor de 4 millones y medio de campesinos".

Sostienen que liberar estos cuatro productos pone en riesgo la soberanía alimentaria de México, pues en diez años la importación de alimentos se incrementó en más del 100%.

César Horacio Duarte, representante de la Confederación Nacional Campesina, manifestó: "qué pasaría si en este país nos cierran 15 días las frontera por interés norteamericano, ya no hablemos de las fronteras, las importaciones, y deja de entrar leche, dejar de entrar carne, pollo. Se viene el hambre, porque no tenemos un esquema de producción y tampoco podemos hacerlo en año y medio, porque hemos dependido cómodamente de las importaciones".

Sin embargo, expertos en comercio afirman que México podrá enfrentar la apertura total, en particular la del maíz, porque ya la vive.

Luís de la Calle, consultor en comercio exterior, explicó: "el problema es que 20 millones es el máximo que puede producir México con la tecnología que existe y consumimos 27 millones de toneladas".

"Creo que si el gobierno federal no impulsa una renegociación de este capítulo agropecuario van a haber problemas sociales graves en México dentro de poco tiempo", advirtió Rafael Galindo Jaime, de la Central Campesina Independiente.

Se teme el abandono del campo por la apertura agropecuaria a partir del primer minuto de este 1 de enero, campesinos y activistas sociales formarán un “muro” humano en el Puente Internacional Córdoba-Américas en esta ciudad en protesta por la entrada en vigor de la segunda etapa del Tratado de Libre Comercio que permite ingresar productos agropecuarios de Estados Unidos y Canadá libres de impuestos.

Información de Luís Carlos Cano, Irma Mejía y Javier Cabrera para El Universal (martes, 1 de enero de 2008)

CIUDAD JUÁREZ, Chih.- A partir del primer minuto de este 1 de enero, campesinos y activistas sociales formarán un “muro” humano en el Puente Internacional Córdoba-Américas en esta ciudad en protesta por la entrada en vigor de la segunda etapa del Tratado de Libre Comercio que permite ingresar productos agropecuarios de Estados Unidos y Canadá libres de impuestos.

La entrada en vigor del capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) condenará a 3 millones de campesinos al desempleo, al tener que enfrentar una competencia desleal por la libre importación de frijol, maíz, azúcar y leche en polvo”, manifestó Víctor Suárez, dirigente de la Asociación Nacional de Empresas Productoras del Campo.

Suárez consideró que la competencia desleal por las importaciones masivas de productos agropecuarios generará mayores presiones económicas sobre el campo mexicano, incrementará la migración y encarecerá los alimentos.

La movilización, a la que seguirá al medio día una masiva concentración campesina en Cuernavaca, Morelos, es organizada por el Frente Democrático Campesino y El Barzón y forma parte de la Campaña Nacional en Defensa de la Soberanía Alimentaria y la Reactivación del Campo Mexicano. “Si hay muros de hierro para nuestros compatriotas, nosotros formamos un muro de gente para sus productos”, insistió Suárez al anunciar que durante el plantón, que se mantendrá al menos durante dos días, se efectuarán estrangulamientos esporádicos del tráfico de contenedores para que se devuelvan a Estados Unidos.

Suárez indicó que en la campaña se inició en junio pasado bajo el lema “Sin maíz no hay país, sin frijol tampoco ¡Pon a México en tu boca!”, en la que participan al menos 300 organizaciones sociales del país.

De manera solidaria, también intervienen varias organizaciones gremiales estadounidenses, entre ellas la Unión de Trabajadores Agrícolas de la Frontera. El TLC entró en vigor el 1 de enero de 1994 y en su primera etapa del capítulo agropecuario se incluyó el ingreso de productos agropecuarios, como el maíz y el frijol, de manera paulatina a lo largo de sus primeros 14 años. En su segunda etapa, este 1 de enero, prevé la liberación total de cuotas y aranceles para esos dos productos además del azúcar de caña y la leche en polvo procedentes de EU y Canadá.

Suárez dijo que el plantón en el puente internacional que une Ciudad Juárez con El Paso, Texas, se decidió porque el gobierno federal y las fracciones del PRI y del PAN, en el Congreso de la Unión, se han negado a escuchar las demandas campesinas para que en el TLC no se incluya maíz blanco y frijol.

El dirigente declaró que los campesinos mexicanos piden al presidente Felipe Calderón y al Congreso de la Unión que al menos se establezca un mecanismo que controle las importaciones de esos dos productos en caso de superávit nacional comprobado para defender a los productores y asegurar el abasto de alimentos.

Los riesgos: El dirigente de los productores advirtió que consumidores y campesinos enfrentan graves riesgos con la entrada en vigor de la última etapa del capítulo agropecuario de libre comercio debido a que México no cuenta con una reserva estratégica de granos y alimentos básicos, además de que dos grandes trasnacionales —Cargill y Maseca— controlan la importación y la exportación de esos productos.

Advirtió que “en cualquier momento Cargill y Maseca podrán exportar el maíz blanco que quieran, aprovechando los altos precios internacionales, provocando un desabastecimiento en la nación y la consecuente alza de precios, como sucedió con la tortilla en enero pasado”.

"Creo que si el gobierno federal no impulsa una renegociación de este capítulo agropecuario van a haber problemas sociales graves en México dentro de poco tiempo", advirtió Rafael Galindo Jaime, de la Central Campesina Independiente.

Sábado, a 29 de Diciembre de 2007

Supe de la existencia de la campaña “Honestidad en corto  por una pequeña reseña que apareció en un periódico español hace de esto bastante tiempo, quizá un año. Lo leí sin darle demasiada importancia: afectaba a un país lejano (México, muy querido para mí), con fama de corrupto (sobre todo en muchos de sus estamentos oficiales) y con escasa capacidad de respuesta por parte de las autoridades ante la corrupción y el delito

Ahí, en esa pequeña reseña, estaba lo poco que sabía.

Ayer, visitando páginas Web, vi de nuevo el slogan: “Honestidad en corto”, e investigué.

Descubrí muchas cosas: que era una campaña del gobierno mexicano sustentada en una seria de cortometrajes (de no más de un minuto cada uno), que los directores que ejecutaron los cortos eran gente joven pero con ganas, que lo que se buscaba era concienciar a los mexicanos en el concepto honestidad y ética, y que, aparentemente, no había tenido mucho éxito. Todo seguía igual.

Al margen de que todo intento de mejorar la situación mexicana es algo positivo, a todos nosotros nos viene muy bien repasar algunos de los conceptos de ética y moralidad que presentan los cortos y que en algunas ocasiones olvidamos.

Lunes, a 17 de Diciembre de 2007
1

Escrito por Verónica, desde México.

En ocasión de que justamente en estas fechas dan inicio en México las tradicionales posadas que son fiestas populares que se celebran durante los nueve días antes de Navidad, o sea del 16 al 24 de Diciembre, comparto con ustedes parte de esta tradición en México y de su significado religioso, casi olvidado en estos días, estas fiestas recuerdan el peregrinaje de María y José desde su salida de Nazareth hasta Belén donde buscan un lugar donde alojarse para esperar el nacimiento del niño Jesús, en realidad el origen de esta tradición es netamente religioso. Aunque cabe mencionar que como católica no practicante no deja de emocionarme el recordar que de niña disfruté de cada posada que se realizaba en el barrio donde yo vivía y en donde a todo pulmón entoné los villancicos caminando con una velita encendida en mi mano formada en una fila de niños que recorríamos algunas calles, siempre con el interés principal de recibir “el bolo” al final del recorrido, durante el cual se iba rezando el rosario; sin embargo, esta tradición se ha ido deformando y perdiendo al paso de los años, incluso en México la mayoría de la gente que celebra ahora “las posadas” ignora el significado y origen de esta tradición llamando “posada” a cualquier fiesta que se celebra durante el mes de diciembre para festejar la proximidad de la navidad.

Su forma y origen:

En el México prehispánico celebraban el advenimiento de Huitzilopochtli (Dios de la Guerra) durante la época invernal o Panquetzaliztli y que iba del 17 al 26 de diciembre, coincidiendo con la época donde los europeos celebraban la Navidad. Estas celebraciones fueron cambiando una vez que el pueblo fue evangelizado por los españoles y la imagen de Huitzilopochtli fue sustituida por la de José y María.

Amenizadas con cánticos o villancicos, las posadas reaniman el espíritu religioso de los participantes, están llenas de emoción, alegría y amistad que siempre se respira durante este tiempo. Los aspectos comunes más importantes son el pedir posada con los cánticos tradicionales, rezar el rosario, recibir el “bolo” (una pequeña bolsita llena de dulces, cacahuates y frutas, que se reparten a los asistentes, principalmente a los niños) la tradicional bebida llamada “ponche” que es como un té de frutas y que si se desea puede agregarse el “piquete” como decimos los mexicanos y que no es otra cosa que agregar tequila al jarrito de barro que contiene el ponche.

Los niños van cantando por las calles algunos villancicos mientras sostienen una vela encendida en su mano (cómo olvidar que yo quemaba el cabello de los niños que me antecedían en la fila mientras rezaba el rosario y cantaba villancicos) y los que encabezan la procesión llevan una charola con una representación de los peregrinos (figuras de barro de Jesús, María y José, principales actores del “nacimiento” tradicional que se coloca aún en algunas casas y se elabora en Tonalá ó Tlaquepaque, en Jalisco, estado donde yo vivo).

En el punto clave de la celebración de la posada una parte de los asistentes entra a la casa del anfitrión en turno encargado de organizar la posada y obsequiar los “bolos” y otra parte permanece en el exterior de la casa para pedir posada con los siguientes versos que se cantan representando lo que la tradición nos dice acerca de que José y María tuvieron que ir de puerta en puerta pidiendo posada, este hecho podría no ser muy relevante ya que es muy probable que no hayan sido los únicos peregrinos que no encontraban lugar para pasar la noche, pero el caso de José y María es muy especial ya que María se encontraba embarazada y a punto de dar a luz.

Este es el cántico que se entona para “pedir posada” en casa del anfitrión:

Afuera: En el nombre del cielo os pido posada pues no puede andar mi esposa amada.

Adentro: Aquí no es mesón sigan adelante yo no debo abrir no sea algún tunante.

Afuera: No seas inhumano tennos caridad que el Dios de los cielos te lo premiará.

Adentro: Ya se pueden ir y no molestar porque si me enfado os voy a apalear.

Afuera: Venimos rendidos desde Nazareth, yo soy carpintero de nombre José.

Adentro: No me importa el nombre déjenme dormir pues que ya les digo que no hemos de abrir.

Afuera: Posada te pido amado casero por sólo una noche la Reina del Cielo.

Adentro: Pues si es una reina quien lo solicita ¿Cómo es que de noche anda tan solita?

Afuera: Mi esposa es María, es Reina del Cielo, y madre va ha ser del Divino Verbo.

Adentro: ¿Eres tu José? ¿Tu esposa es María? Entren peregrinos no los conocía.

Afuera: Dios pague, señores vuestra caridad y os colme el Cielo de Felicidad.

Adentro: Dichosa la casa que alberga este día a la Virgen Pura, la hermosa María.

TODOS:

Entren santos peregrinos, peregrinos,

Reciban este rincón,

Que aunque es pobre la morada, la morada,

Os la doy de corazón.

Cantemos con alegría, alegría,

Todos al considerar,

Que Jesús, José y María y María

Nos vinieron hoy a honrar.

Luego toca el turno a romper la piñata, que es quizá la parte más divertida de la posada; sobre todo cuando eres niño. En el origen de esta costumbre, los misioneros españoles forraban una olla con papeles de colores y le ponían 7 picos que representaban los 7 pecados capitales, al romper con un palo esta representación caían encima de ellos dulces y regalos como recompensa del cielo por haber roto con los pecados. A las personas que no pueden acercarse a recoger dulces se les reparten "bolos ó aguinaldos", que son bolsitas con dulces, galletas y fruta para que nadie se quede sin los beneficios de la piñata.

Los 9 días tradicionales de las posadas se hacen en honor a los 9 meses de embarazo que vivió María. Y así las fiestas continúan de casa en casa, hasta el día de Navidad.

Rotura de la piñata

6

2

4

 

Categorías:
Sábado, a 10 de Noviembre de 2007

Hoy, con pocos ánimos y ganas de escribir algo propio, con la moral un poco baja y el espíritu algo desfallecido (no tengo la cabeza ni el intelecto para pensar en algo distinto a mi hermano), os copiaré un pequeño texto de Juan Carlos Escudier, un excelente escritor que no sé muy bien qué hace poniendo sus magníficas  letras en algún sitio excesivamente liberal en el peor sentido político de la palabra (ejemplo: Esperanza Aguirre –la marquesa que "no llega a fin de mes"-, José María Aznar –el insufrible-, Eduardo Zaplana –el chulo de playa-, etc.).

En su escrito hace mención a un militar español, Alberto Bayo, del que ni había oído hablar pero del que, a partir de ahora, consideraré el prototipo del idealista y del luchador infatigable en lo que cree.

Me duele muchísimo que la historia se olvide de estos hombres que fueron capaces de hacer las mayores locuras y ejecutar los planes más descabellados pensando exclusivamente el conseguir el bien común o lo que ellos consideraban lo mejor para sus congéneres.

---------------------*************----------------------

Alberto Bayo era un militar malísimo pero un aventurero genial. La mayoría se preguntará quién es este español nacido en Camagüey y de madre cubana, y es lógico que lo hagan porque la Historia, la nuestra, lo borró de sus páginas hace 70 años si es que alguna vez dio cuenta de él. De Bayo sólo nos hablan hoy un monolito en el cementerio de La Habana y un libro que ha publicado el periodista Luis Díez titulado Bayo, el general que adiestró a la guerrilla de Castro y al Che.

A Bayo se le deben muchas cosas, empezando por haber salvado la vida a Rafael Alberti, al que el golpe de Estado del 36 pilló con su mujer en Ibiza, donde no tardó en ser encarcelado con la idea de hacerle pasar a mejor vida más pronto que tarde. Bayo, que ya entonces parecía la momia de Lenin con bastantes kilos más, se puso al frente de la expedición enviada por Companys para sofocar la sublevación en Balerares. Liberó a Alberti, en efecto, pero consumó uno de los fracasos más estrepitosos de la guerra. Es lo que tiene poner a un capitán de aviación al mando de una operación naval con desembarco incluido.

Hay países avanzados que, a falta de otros talentos, pillan a un cazador de búfalos como Bill Cody, le hacen películas y, de paso, héroe nacional, aunque lo de llevar un gorro de mapache con la cola colgando sea hoy ecológicamente incorrecto. Aquí, a los tipos novelescos como Bayo, que era capaz de batirse en duelo con la segunda espada de Europa, otro capitán de aviación apellidado Gallarza, y sablearle en el sentido literal del término, que practicó el boxeo en Nueva Orleáns, que fundó el primer aeródromo civil de España y que terminó haciendo de espía e infiltrado en grupos fascistas para conseguir armas en el extranjero y ponerlas al servicio de la República, se les ignora o, lo que es peor, se les desconoce.

Bayo se merece, sin duda, una película y, como él, los miles de republicanos que tuvieron que partir hacia el exilio y que propiciaron el florecimiento intelectual de países como México o Argentina, mientras aquí quedaba lo más negro y soez del pensamiento patrio, vestido en la mayoría de las ocasiones de caqui o verde oliva. En eso también debería consistir eso de recuperar la memoria. ¿O acaso tenemos que arrepentirnos de que León Felipe, Buñuel, Cernuda, Ramón J. Sénder, Altolaguirre o Max Aub fueran españoles por no reabrir heridas?

Lo de nuestro personaje no eran, desde luego, las cualidades literarias, aunque se empeñara en martirizar a sus próximos con poemas espantosos. Sus dotes tenían más que ver con la teoría militar que con la práctica y, de hecho, sólo hay tres victorias que caben atribuírsele: las dos primeras, sendas matanzas de insectos en el Norte de África y en la finca mexicana donde comenzó a instruir al Che y a los del Granma; la tercera, en Cuba, pero por guerrilla interpuesta, aleccionada, eso sí, por Bayo.

Esta es precisamente la gran aportación del capitán. Sus ideas sobre la guerrilla, sobre el ‘pica y huye’, sobre la “guerra de los pobres” fueron despreciadas por Indalecio Prieto, de quien llegó a ser consejero, porque en opinión del socialista, aquello era poco menos que terrorismo. Cuando, ya instalado en México y dedicado a dar clases de vuelo y a vender los muebles de su fábrica, Fidel Castro llamó a la puerta de su casa en la avenida Country Club del Distrito Federal, el viejo y gordo militar encontró sentido definitivo a su vida.

Bayo no era comunista, como no lo era el propio Fidel, sino antifranquista. Nuestro Quijote terminó por desprenderse de sus propiedades y correr en auxilio de otro cubano como él, que le pedía ayuda para acabar con la dictadura de Batista. A cambio, le exigió ayuda para derrocar al dictador Franco si el éxito acompañaba a su empresa, pero esa parte del trato nunca se cumplió. Era un idealista, como lo fue también su mejor alumno, un argentino llamado Ernesto Guevara con el que jugaba al ajedrez, y al que ahora el diario El País redescubre en versión killer.

Aviador, boxeador, espadachín, espía, truhán, nefasto poeta, vendedor de muebles, teórico de la guerrilla, instructor del Che, capitán que sólo llegó a general en Cuba, a Bayo se le debía el espléndido libro que ha escrito Luis Díez. Poco antes de morir, se dirigió a sus amigos de la siguiente forma: “Si no fuera por la artritis, la diabetes, las dos trombosis, el ojo de vidrio y los catorce balazos que tengo en el cuerpo, estaría hecho un león”. El Ejército cubano y una gran manifestación popular escoltaron su féretro al cementerio de La Habana el 4 de agosto de 1967. Merece la pena recordarle cuarenta años después, aunque no sea en el cine.

 

Sábado, a 3 de Noviembre de 2007

 

México

Sor Juana Inés de la Cruz nació en un pequeño pueblo del Estado de México, Nepantla, el 12 de noviembre de 1648. Sus padres fueron Pedro Manuel de Asbaje e Isabel Ramírez, agricultores, gente honrada, sin estudios ni preparación. En una de sus cartas, "Respuesta a Sor Filotea de la Cruz", Sor Juana narra cómo aprendió a leer a los tres años, a escondidas de su madre, acompañando a su hermana mayor a sus clases; de ese temprano interés intelectual surgió en ella un enorme deseo de aprender: le mintió a la maestra diciéndole que su madre ordenaba que también a ella le diese la lección.

Juana Inés vivió un tiempo en la localidad de Panoaya con su abuelo Pedro Ramírez; se pasaba horas enteras disfrutando la lectura de los libros del abuelo, a pesar de los constantes castigos que por esto recibió.

Aprovechando la estancia en Panaoya, aprendió a hablar náhuatl, de tanto que le agradaba platicar con los indígenas.

A los 13 años fue llamada para servir como dama a la virreina Marquesa de Mancera (Virreinato de Nueva España), una dama muy culta y, sobre todo, con un profundo interés por las humanidades.

A los 16 años ingresó como monja en la orden de las Jerónimas, San José de las Carmelitas Descalzas.

Fue en el convento donde dio rienda suelta a su espíritu más libre y moderno, con la total oposición de su confesor, el jesuita Antonio Núñez de Miranda. En el convento fue la encargada de la biblioteca, amaba los libros, y los asuntos financieros. En todos sus trabajos demostró una valía sin igual.

Quiero que leáis una redondilla de magnífica ritma, en la que Sor Juana Inés de la Cruz trata sobre la hipocresía con la que por aquel entonces –también hoy es así- se enjuicia y critica la actitud de las mujeres ante el cortejo y el arte del amor.

En el fondo, da respuesta con palabras bellas y bien rimadas a esa máxima tremendamente machista que dice: “si folla, puta; si no folla, hija de puta…”;

Es curiosísimo pensar que en pleno Siglo de Oro español, una monja mexicana sería la portavoz de las reivindicaciones feministas más avanzadas.

¡Vivir para ver!

 

Hombres necios que acusáis

a la mujer sin razón,

sin ver que sois la ocasión

de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual

solicitáis su desdén,

¿por qué queréis que obren bien

si las incitáis al mal?

 

Combatís su resistencia

y luego, con gravedad,

decís que fue liviandad

lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo

de vuestro parecer loco,

al niño que pone el coco

y luego le tiene miedo.

 

Queréis, con presunción necia,

hallar a la que buscáis,

para pretendida, Thais,

y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro

que el que, falto de consejo,

él mismo empaña el espejo,

y siente que no esté claro?

 

Con el favor y el desdén

tenéis condición igual,

quejándoos, si os tratan mal,

burlándoos, si os quieren bien.

Opinión, ninguna gana;

pues la que más se recata,

si no os admite, es ingrata,

y si os admite, es liviana.

 

Siempre tan necios andáis

que, con desigual nivel,

a una culpáis por cruel

y a otra por fácil culpáis.

¿pues cómo ha de estar templada

la que vuestro amor pretende,

si la que es ingrata, ofende,

y la que es fácil, enfada?

 

Mas, entre el enfado y pena

que vuestro gusto refiere,

bien haya la que no os quiere

y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas

a sus libertades alas,

y después de hacerlas malas

las queréis hallar muy buenas.

 

¿Cuál mayor culpa ha tenido

en una pasión errada:

la que cae de rogada,

o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,

aunque cualquiera mal haga:

la que peca por la paga,

o el que paga por pecar?

 

Pues ¿para qué os espantáis

de la culpa que tenéis?

Queredlas cual las hacéis

o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,

y después, con más razón,

acusaréis la afición

de la que os fuere a rogar.

 

Bien con muchas armas fundo

que lidia vuestra arrogancia,

pues en promesa e instancia

juntáis diablo, carne y mundo.

 

Lunes, a 1 de Octubre de 2007

Soy español, y muy español, pero no por ello dejo de reconocer que España y toda Europa tenemos una deuda histórica contraída con toda Hispanoamérica, sin distinción de países o razas. Es una deuda que aún no hemos saldado y que se arrastra desde las épocas del descubrimiento de América por el Almirante gallego Cristóbal Colón (de Poio, en Pontevedra), del período de la conquista de los distintos territorios del continente y el posterior colonialismo hasta la total independencia de los distintos países en los siglos XVIII y XIX. Ese concepto de deuda pendiente esta muy extendido en algunos países, sobre todo en México.

Curiosamente, en el norte de América, en la yanquilandia de George Bush y sus vaqueros, ese concepto no existe quizá por que allí no se dejó ni rastro de la sangre y la cultura de los primitivos indígenas (los indios de las películas del oeste), a las que se eliminó con saña y sin descanso.

Entre los textos que hacer referencia a esa deuda que tenemos los españoles y europeos con Hispanoamérica, y más concretamente con México, está el escrito por Guaipuro Cuahutémoc en la revista Renacer Indianista, artículo que leí ayer y del que no tenía conocimiento previo. Se publicó en 1992 coincidiendo con el Quinientos Aniversario del Descubrimiento de América.

El escrito se titula “Carta de un Jefe indígena a los gobiernos de Europa”, y dice:

«Aquí, pues, yo, Guaipuro Cuahutémoc, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace ya quinientos años. Aquí, pues, nos encontramos todos: sabemos lo que somos y es bastante. Nunca tendremos otra cosa.

El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron. El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé verdaderamente. El hermano usurero europeo me explica que toda deuda se paga con intereses, aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento. Yo los voy descubriendo.

También yo puedo reclamar pagos, también puedo reclamar intereses. Consta en Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo, firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y el 1660 llegaron a Sanlúcar de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata que provenían de América.

¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque es pensar que los hermanos cristianos faltan a su séptimo mandamiento. ¿Expoliación? ¡Guárdeme el cielo de figurarme que los europeos, igual que Caín, matan y después niegan la sangre del hermano! ¿Genocidio? ¡Eso sería dar crédito a calumniadores como Bartolomé de las Casas, que calificaron el encuentro de destrucción de las Indias, o a ultras como el doctor Arturo Uslar Pietri, quien afirma que el arranque del capitalismo y de la actual civilización europea se debió a la inundación de metales preciosos arrancados por ustedes, mis hermanos europeos, a mis también hermanos de América! ¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de varios préstamos amigables de América para el desarrollo de Europa. Lo contrario sería presuponer crímenes de guerra, lo que daría derecho, no solo a exigir devolución inmediata, sino indemnización por daños y perjuicios.

Yo, Guaipuro Cuautémoc, prefiero creer en la menos ofensiva de las hipótesis para mis hermanos europeos. Tan fabulosas exportaciones de capital no fueron más que el inicio de un plan Marshall-tezuma para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, defensores del álgebra, la arquitectura, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización.

Por eso, una vez pasado el Quinto Centenario del Empréstito (préstamo) podemos preguntarnos: ¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o, por lo menos, productivo de los recursos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional?

Deploramos decir que no. En lo estratégico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, Armadas Invencibles, Terceros Reichs y otras formas de exterminio mutuo, para acabar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como Panamá (pero sin canal).

En lo financiero han sido incapaces después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar capital e intereses, como de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta el Tercer Mundo.

Este deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Friedman, conforme a la cual una economía subsidiada jamás podrá funcionar. Y nos obliga a reclamarles - por su propio bien - el pago de capital e intereses que tan generosamente hemos demorado todos los siglos. Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a los hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas flotantes de un 20 por ciento y hasta un 30 por ciento que los hermanos europeos les cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo de un 10 por ciento anual acumulado durante los últimos 300 años.

Sobre esta base, aplicando la europea fórmula del interés compuesto, informamos a los descubridores que solo nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata, ambas elevadas a la potencia de trescientos. Es decir, un número para cuya expresión total serías necesarias más de trescientas cifras y que supera ampliamente el peso de la tierra.

¡Muy pesadas son estas moles de oro y de plata! ¿Cuánto pesarían calculadas en sangre? Aducir que Europa en medio milenio no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar este módico interés sería tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del capitalismo.

Tales cuestiones metafísicas, desde luego, no nos inquietan a los indoamericanos. Pero sí exigimos la inmediata firma de una carta de intenciones que discipline a los pueblos deudores del viejo continente; y los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa que les permita entregárnosla entera como primer pago de una deuda histórica. Dicen los pesimistas del Viejo Mundo que su civilización está en una bancarrota que les impide cumplir con sus compromisos financieros o morales. En tal caso, nos contentaríamos con que nos pagaran con la bala con que mataron al poeta. Pero no podrán, porque esa bala es el corazón de Europa.

Atentamente,

Guaipuro Cuahutémoc»

Domingo, a 2 de Abril de 2006

Hay actuaciones musicales que tienen la capacidad de ser previsibles para lo bueno y para lo malo pero, en algunas contadísimas ocasiones, a veces se produce el milagro y salta la sorpresa y la música sale del corazón: la emoción, la pasión y la intensidad se dan la mano en 90 minutos irrepetibles y magistrales.

Eso fue lo que sucedió en el Auditorio García Barbón de Vigo el pasado 30 de marzo cuando Lila Downs presento en Galicia y en directo su nuevo trabajo: “La cantina: entre copa y copa”. 

Sobre las canciones que interpretó se pueden decir muchas cosas: algunas fueron hermosas, otras vibrantes, la mayoría apasionadas, hubo alguna enérgica, otras suaves… hubo de todo.

Hubo de todo pero todo muy mejicano y muy racial, muy latino y al mismo tiempo muy nativo, con sonidos de otras épocas, con ecos y reminiscencias antiguas de música con historia, con pasado, con peso específico, con toda la cultura de miles años detrás.

Lila es la mejor heredera de esa gran tradición musical mejicana que formaron Lucha Reyes, Lola Beltrán, Amalia Mendoza “La Tariácuri”, Lucha Villa… es la continuadora de una saga de maravillosas mujeres todo dedicación y todo pasión (una palabra muy consustancial a lo mejicano).

Se presentó en el escenario como siempre, hermosa y elegante, con una vestimenta bordada típicamente mixteca que combinaba colores vivos y fuertes con las botas camperas; en su pelo, dos largas trenzas que resaltaban su pasado de medio india. Estuvo espléndida en ese punto concreto, en una mujer con una estética muy personal, muy suya, inconfundible.

Vino acompañada de Paul Cohen al saxo, flauta y clarinete, Celso Duarte con el arpa, jarana y violín electrónico (de él hablaré al final), Robert Curto con el acordeón, Guilherme Campos a la guitarra, Yago Serka con la batería y percusión y el inmenso Harold King al bajo (¡que altura, que cacho brazos…!). El grupo sonó perfecto, sin roturas del ritmo o salidas de tonalidad; todos ellos son unos excelentes profesionales que además en alguna canción acompañaron a Lila con la voz. En este punto concreto es reseñable el excelso timbre de Paul (el marido de Lila) en tono de contralto, con un sonido que ponía el perfecto contrapunto a la poderosa capacidad de Lila.

Es difícil por no decir imposible dar opinión sobre cuál fue la mejor de las interpretaciones… quizá, para mi, sólo sobró una y fue curiosamente la más eléctrica y “moderna”; creo sinceramente que éste no era un concierto para interpretar una canción tan metálica y en inglés. Pese a que es mi opinión esta sólo me afecta a mí, y además no quitó ni un ápice de mérito al concierto.

Si cierro los ojos y rememoro lo vivido la noche de jueves me vendría a la memoria la forma de interpretar “La cama de piedra”, de Cuco Sánchez. Consiguió ponerme los pelos de punta, consiguió que notara escalofríos y que sintiera cada nota como una fecha en el corazón; hubo tonos de pasión y pena, de tristeza, de añoranza, de lágrimas lloradas.

Hubo un momento muy especial cuando interpretó "Yo ya me voy", una composición coral de los mineros de la región de Durango que cantamos todos a capella en una versión que recuerda extrañamente a las polifonías de la isla de Córcega (ver y oír a Elena Ledda).

Sonaron las canciones: “Te recuerdo y yo” de José Alfredo Jiménez; “Pa’ todo el año”, cantada por Lila subida en una mesa y cubierta con un chal negro; “La noche de mi mal” (que dice: No quiero volver a oír tu nombre, no quiero ni saber a dónde vas); “Agua de rosas”, dedicada a las curanderas indígenas; la versión original de “La cucaracha”, pero no la versión fácil y políticamente correcta que nos suelen cantar aquí sino la canción revolucionaria Pancho Villa y Emiliano Zapata, de la marihuana y del Partido Comunista mejicano; “La llorona”, en una versión muy suya profundamente hermosa y poética; “Tacha”, una canción con ritmo de cumbia maya dedicada a las mujeres que mantienen vivas las lenguas ancestrales del pueblo indígena mejicano.

Los aplausos, los vivas, los silbidos y las expresiones de júbilo fueron in crescendo según iban pasando los minutos hasta llegar a la apoteosis final con el publico de pié y aplaudiendo durante minutos y minutos.

Nos regaló dos canciones más en una de las que, curiosamente, acaeció el único punto negativo de la noche: pese a la insistencia de Lila para que lo hiciera, Celso Duarte se negó a salir al escenario en la última de esas dos canciones. Lila llegó, incluso, a entrar en las bambalinas para tratar de sacarlo… y nada, allí se quedó como un perfecto maleducado.

Lo siento mucho Lila, pero deberías desprenderte de un músico tan carente de sensibilidad: tú no te mereces que alguien se comporte así. Además, el público, tú público no se merece un individuo tan desobediente, malcriado, injusto.

Para mi escuchar a Lila Downs o a Lasha de Sela, a Sasha Sokol, a Astrid Hadad o a Betsy Pecanins me hacen viajar a México, a sus rancheras y su cultura que forman parte de mi pasado más profundo y lejano, de mi época de niño, de Milagros (Milagriños) y sus despertares, de sus manos viejas y amorosas, de su moño de pelo negro, su bonita voz y su paz interior… Milagriños, mi segunda madre.

Alfredo Webmaster

La cama de piedra

De piedra ha de ser la cama,
de piedra la cabecera;
la mujer que a mi me quiera,
me ha de querer de a de veras.

Ay, ay, corazón por qué no amas.

Subí a la sala del crimen
le pregunté al presidente:
que si es delito el quererte,
que me sentencien a muerte.

Ay, ay corazón por qué no amas.

El día en que a mi me maten,
que sea de cinco balazos
y estar cerquita de ti,
para morir en tus brazos.

Ay, ay corazón por qué no amas.

Por caja quiero un sarape,
por cruz mis dobles cananas
y escriban sobre mi tumba
mi último adiós con mil balas.

Ay, ay, corazón por qué no amas.

Autor: Cuco Sanchez

Categorías:
Lunes, a 6 de Marzo de 2006

Mientras escribo esta primera entrada de la nueva etapa de la página www.musicayvino.com (1999-2004/ 2006-20..), estoy escuchando una magnifico CD de Lila Downs, una delicia. Dentro de pocos días volverá a actuar por segunda vez en Galicia.

La primera vez que tuve el placer de oírla fue a finales del año 2004 en Santiago de Compostela, en el Auditorio de Galicia. Fue maravillosa una mezcla de modernidad musical, folklore clásico mexicano, innovación escénica, calidad instrumental y vocal. Ya tengo comprada la entrada para verla de nuevo en Vigo, en el Auditorio García Barbón. Ya os contaré.

Como despedida os mando un primer saludo a todas y todos los que lean esta primera anotación: ¡sed bienvenidos a mi espacio en el ciberespacio!

Nota: visitad la página Web de Lila Downs www.liladowns.com.mx/index_es.html

Categorías:
Suscribirse a México