Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Miércoles, a 10 de Febrero de 2010

Por Ignacio Escolar para publico.es, 10/02/2010

Mientras todos miramos al pajarito de los mercados financieros, los pájaros de la judicatura han aprovechado el humo para darle la puntilla a Baltasar Garzón, que va a morir como César en Roma, víctima de una conspiración transversal donde muchos empuñan el puñal pero ninguno quiere pasar a la historia como el hombre que acabó con la carrera del juez sin miedo.

La semana pasada, el progresista Luciano Varela, el instructor del Supremo en la causa general contra Garzón, ponía al fin su huevo. Su auto de 54 folios sonaba a sentencia condenatoria, pero Varela no terminaba de rematar, no transformaba el procedimiento en abreviado ni abría el juicio oral, con lo que devolvía el estoque al Supremo para que el resto de la sala compartiese la medalla. Nadie quiere para él solo ese honor internacional: permitir que los ultras de Manos Limpias y la Falange Española de las JONS sienten en el banquillo de los acusados al hombre que intentó juzgar los crímenes del franquismo. Pero los cálculos oblicuos de Varela y el resto de los muchachos de la judicatura, que pasan ahora una larga lista de facturas pendientes, no salvarán a Garzón. El CGPJ arrancó ayer la maquinaria para sacarle de la Audiencia Nacional de forma “temporal”; una condena que será definitiva.

En cuestión de dos semanas, es casi inevitable que el Poder Judicial aparte a Garzón de su juzgado, cercene su carrera y deje a España ante su espejo. Un Tribunal Supremo donde la amplia mayoría de los magistrados juró lealtad a los principios fundamentales del régimen cumplirá con su palabra: el franquismo no se toca. Garzón cometió un error, una imprudencia. Como juez, debería haber sabido que en España las leyes más duras son las que no están escritas.

 

Miércoles, a 10 de Febrero de 2010

Por Gonzalo Boye Tuset, abogado, para publico.es, 10/02/2010

En una extraña maniobra procesal, el juez Luciano Varela realiza un prolijo, no por ello acertado, análisis de los antecedentes que le llevan a acordar que no corresponde el sobreseimiento de la causa y que queda en manos de la Sala Segunda del Tribunal Supremo la suerte del juez Baltasar Garzón; la resolución de Varela no hará historia por su solidez jurídica ni por su respeto a los tratados internacionales que forman parte de nuestro ordenamiento, pero sí marcará un antes y un después en cuanto a lo que se puede imputar o no a un magistrado: si no fuese porque estamos ante una persecución intuitu personae (en atención a la persona), podríamos entender que se ha abierto la veda y que cualquier juez puede verse mañana en el banquillo porque sus resoluciones molesten a algunos.

Pocas veces un juez renuncia a su independencia como lo hace Varela, quien, una y otra vez, atribuye a la Sala Segunda la responsabilidad sobre la situación procesal de Garzón; no se cansa de razonar que él viene vinculado en su resolución por aquel auto en el cual se admitió a trámite la querella; es decir, que no es él quien decide, sino que la decisión ya estaba tomada. Evidentemente, ante tal planteamiento, lo primero que se socava es el principio de independencia de los jueces y, lo segundo, el principio de imparcialidad, porque si su resolución está vinculada al auto de admisión, entonces cabe preguntarse: ¿qué se puede esperar de una sentencia que dictarán los mismos que admitieron a trámite la querella?

Las decisiones de Garzón, como las de cualquier juez, pueden gustarnos más, menos o nada, pero las adoptadas en el caso de la memoria histórica jamás pueden ser prevaricadoras, porque entonces en España casi no quedarían jueces por imputar, al no ser pocas las ocasiones en que un juez instruye una causa para luego inhibirse por entender que excede su ámbito competencial. Y eso mismo es lo que hizo Garzón.

Parece inadmisible el análisis jurídico que hace todo un magistrado del Tribunal Supremo, quien, con ignorancia u omisión de las normas de aplicación, no sólo imputa la conducta prevaricadora al inhibido, sino que, además, lo hace sustentándose en leyes que no son de aplicación, como bien determinó Garzón; la Ley de Amnistía es contraria a los tratados internacionales suscritos por España (que forman parte de nuestro ordenamiento) y, además, la misma tenía como finalidad los delitos políticos. Para conocer su alcance basta con leer los artículos 1 y 2 de la misma, así como su exposición de motivos; es decir, no se requiere una gran capacidad jurídica para comprenderla, mucho menos para saber cuándo no es de aplicación y, por tanto, el no haberla invocado no es prevaricación sino conocimiento del ordenamiento, justo lo contrario de lo entendido por el juez Varela.

El debate sobre las actuaciones de Garzón no es nuevo, pero lo que sorprende es la alianza, contra natura… o no, que ha permitido avanzar en el linchamiento judicial de su persona contra la cual cabe, en estos momentos, la admisión de cualquier querella, aun cuando estoy convencido de que la única que va a prosperar será la actual por los crímenes del franquismo. Digo esto porque aquella en que se le imputa un delito de cohecho y otro de prevaricación, también llamado cobros del Santander, no pasará de un susto cuyos antecedentes se están utilizando para enlodar la imagen del juez y perfilarlo negativamente ante la opinión pública.

Para imputar la conducta activa del cohecho a Garzón (artículo 419) también habría que haber imputado la pasiva al propio Botín (artículo 423.2), cosa que no se ha hecho y, de prosperar la imputación en contra del juez, tendría que compartir banquillo con el banquero, lo que parece excedería de la voluntad e ímpetu de los magistrados del Supremo. Además, un proceso de estas características –por aplicación de lo previsto en los artículos 31 y 129 del Código Penal– podría incluso conllevar la suspensión o disolución de la empresa, Banco Santander. Pero nada de esto va a suceder, por lo que es previsible que, una vez conseguido el objetivo real –apartar a Garzón de la judicatura–, esta querella será archivada y, si no, tiempo al tiempo.

Lo que se plantea es que en estos momentos se esgrimen múltiples acusaciones para generar el clima necesario para asumir, social y políticamente, que lo más sano es el enjuiciamiento de Garzón y su expulsión de la carrera judicial, pero no que realmente existan elementos para llevar a fin todos los procedimientos que actualmente existen en su contra. Un buen ejemplo es la explicación del tema de los “cobros del Santander”, porque resulta inimaginable que quienes están realizando una persecución personal estén dispuestos a cargarse al mayor banco de España.

La causa general contra Garzón deteriorará, más si cabe, la cuestionada imagen de la judicatura española, que no anda nada bien valorada por Europa, y a la que tanto le cuesta transitar hacia una auténtica cultura democrática, como las de los países de nuestro entorno. Allí no existió problema alguno a la hora de enjuiciar su historia reciente y jamás se persiguió a un juez por investigar los crímenes del nazismo, del fascismo o del comunismo. Por el contrario, cuando aquí se lincha a uno por intentar, sin conseguirlo, investigar los crímenes del franquismo y, ahora, la pelota pasa al tejado del Consejo General del Poder Judicial, que tendrá que pronunciarse sobre si le suspende o no, previo informe del Fiscal, que no es vinculante pero que no diferirá de los muchos que ya ha emitido oponiéndose a su linchamiento.

 

Martes, a 2 de Febrero de 2010

 

Las glosas del hijoputa, por Ignacio Escolar par estrelladigital.com, 02/02/2010

Antes roja que de Gallardón, se congratula Esperanza Aguirre en esa charla que difundió hace unos días la SER sobre la guerra de Caja Madrid. A pesar del llamativo insulto, de ese rotundo hijoputa, lo mejor de la conversación entre la presidenta de Madrid y su número dos, Ignacio González, está en otros pasajes. Aquí va un análisis de texto para leer entre líneas este interesante diálogo, una obra cumbre de ese liberalismo bien entendido, que empieza por uno mismo.

Esperanza Aguirre: "Yo creo que serán indubitativos porque no hemos nombrado más que a Carmen [se ríe], Javier López Madrid, Arturo y Mercedes".

No me extraña que se ría. La Carmen de la que habla Esperanza Aguirre es Carmen Cafranga Cavestany. Es la socia de la mujer de Ignacio González, Lourdes Cavero, en la empresa Subastas Segre. Cafranga es amiga íntima de Ana Botella. En esta sociedad, que gestionan directamente Cavero y Cafranga, puso dinero otra amiga de Botella: Concha Tallada, la ex mujer del ex presidente de Telefónica, Juan Villalonga. Las hermanas de Lourdes Cavero, cuñadas de Ignacio González, también invirtieron en una segunda ronda de accionistas de la sociedad.

Según publicó la Cadena SER hace un año, el Gobierno de Aguirre ha adjudicado más de dos millones de euros en contratos y subvenciones a diversas empresas de Carmen Cafranga y a una fundación que preside. Más allá de estas sociedades y de sus excelentes relaciones personales, a Carmen no se le conoce otra formación financiera, excepto que fue jugadora profesional de bridge. Para ese mismo puesto en el consejo de Caja Madrid, Rato había propuesto al ex consejero delegado de Banesto, Federico Outon. Pero Aguirre ganó la batalla por la profesionalización de la caja y Carmen (risas) se quedó con el sillón.

Esperanza Aguirre: "Hemos tenido la suerte de poderle dar un puesto a Izquierda Unida quitándoselo al hijoputa, ¿eh?"

Tras conocerse la grabación, Esperanza Aguirre aseguró que el hijoputa no era Gallardón, sino uno de sus hombres en la caja "cuya madre es una santa": Fernando Serrano. En Génova pocos se lo creen, a pesar de que Rajoy ha pedido a todo el mundo -incluso al alcalde, con el que ha hablado directamente- que no entre al trapo.

El puesto de IU es el de Rubén Cruz, que ya estaba en la comisión de control de la caja. A mediados de diciembre, Rodrigo Rato alcanzó un pacto con el PSOE y con el PP para renovar este órgano de la caja con Fernando Serrano en uno de los puestos (y con Rubén Cruz fuera). Sin embargo, pocos días después, el pasado 18 de diciembre, Esperanza Aguirre reventó ese acuerdo, a pesar de que beneficiaba al PP, para forzar la salida de Serrano y que ganase IU. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, aceptó el órdago sin rechistar, después de que Rajoy le pidiese paz.

Serrano estaba en la lista negra de la lideresa porque había bloqueado varios intentos de los aguirristas para tumbar al anterior presidente de la caja, Miguel Blesa. Rubén Cruz, por el contrario, fue de uno de los leales a Blesa que se cambiaron al otro bando a mitad de la batalla. "Cruz conocía muchas de nuestras estrategias de defensa jurídica y se las pasó a la Comunidad", cuenta ahora uno de los consejeros de la caja. Su cambio de chaqueta, al final, ha tenido recompensa.

Esperanza Aguirre: "Este pollo que me han puesto en la comisión de control, éste, que no me acuerdo cómo se llama. Este que me han puesto en la comisión de control en vez de Pedro Antonio. Éste... Corsini. Como si no fuera conmigo, vamos".

El pollo en cuestión es Miguel Corsini, ex presidente de Renfe, y que se define "liberal", como Aguirre. La lideresa se quejaba a González de que Corsini estaba entre los que no habían llamado para agradecer el nombramiento, algo que sí habían hecho esa misma mañana otros de los consejeros señalados por su divino dedo, como Carmen Cafranga (risas).

Ignacio González: "Yo creo que Arturo quiere ser presidente de la Cámara y darle la gestión a Corsini".

Esperanza Aguirre: "Y eso ¿qué tal nos parece?"  

Ignacio González: "Hay una persona a la que tienes que conocer y te encantará”.

Esperanza Aguirre: "Por mí, encantada. ¿De dónde sale éste?

Ignacio González: "Fue presidente de los jóvenes empresarios".

La pregunta es otra. Y eso ¿qué más da lo que le parezca a la liberal presidenta de la Comunidad de Madrid? ¿Afecta a la competencia del 'pollo' Corsini para gestionar la Cámara que no hubiese tenido el gesto vasallo de agradecer su sillón en la caja? En teoría, la Cámara de Comercio es un órgano ajeno al control político, que nombran los propios empresarios, no Aguirre.

El Arturo que quiere ser presidente de la Cámara es Arturo Fernández, presidente de los empresarios madrileños y cuñado del presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán. La carrera de Arturo y la de Gerardo en las cámaras y patronales ha sido casi simétrica, siempre a la sombra de la "cojonuda" Esperanza Aguirre. Antes de presidir la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán fue presidente de la patronal madrileña, donde le sustituyó Arturo Fernández, y también presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, un puesto que ahora Arturo quiere ocupar. Como presidente de la patronal madrileña, Arturo Fernández se sentará en el consejo de Caja Madrid, en el mismo sillón que ocupaba hasta hace unos días Díaz Ferrán.

El presidente de la CEOE era, al mismo tiempo, consejero y moroso de Caja Madrid. Ahora ya no es consejero, pero sigue siendo moroso. Díaz Ferrán no ha pagado los 26,5 millones de euros que debe a la caja, pero sí pagó, en su día, un generoso donativo a Fundescam, una fundación del PP de Madrid que facturó gran parte de los gastos de las campañas electorales de Esperanza Aguirre durante el año 2003, el año del tamayazo. Arturo Fernández también estuvo entre aquellos generosos donantes, que después de su filántropo gesto consiguieron más de 300 millones de euros en adjudicaciones de la Comunidad de Madrid.

Esperanza Aguirre: "Nosotros, ¿qué arma tenemos contra él?"

Ignacio González: "¿En la caja?".

Esperanza Aguirre: "Contra él".

Aguirre y González hablan de Rodrigo Rato, el nuevo presidente de Caja Madrid. La frase resulta especialmente inquietante en boca de la presidenta de un Gobierno que tiene imputados, acusados de espionaje político, al ex director general de Seguridad de la Comunidad, Sergio Gamón, y a tres de sus asesores.

Precisamente este martes está prevista la declaración en el juzgado que lleva el caso de uno de los espiados: el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo. El número dos del presunto 'hijoputa', que ha sido expulsado por un año del PP por decir que las maniobras de los hombres de Aguirre en Caja Madrid contra Rato le parecían "de vómito". Vista esta conversación, Cobo se quedó corto.

 

Domingo, a 17 de Enero de 2010

En los próximos meses y años, se empezarán a celebrar por toda Latinoamérica el Bicentenario de las independencias de los diversos países que componen el cono sur del continente.

Siendo como son actos de reafirmación de los valores patrios y de exaltación del momento histórico en que se conquistó la independencia de la metrópoli, España, muchos de ellos también serán de recuerdo para las muchas barbaries que cometieron, en la conquista de América, nuestros antepasados.

A estas alturas de la historia, no creo que nadie niegue que los españoles que llegaron a la América en los siglos XV, XVI y XVII, además de ser portadores de algunos valores reseñable de cultura y modernidad, también fuimos la mano ejecutora de actos nada honrosos y de destrucción, ya sea de las culturas precolombinas como de pueblos enteros, que no sobrevivieron al empuje de los conquistadores. Es parte de la historia común que compartimos entre todos. Es historia común; no se puede, no se debe, olvidar. Pasó, y pasó.

Asumiendo la parte de culpa que como país tuvimos en algunos de los desastres, también es de justicia reconocer que después de los 300 años de dominación colonial española, vinieron 200 años de independencia y soberanía local. Esos dos últimos siglos (parte del XIX, XX e inicio del XXI) fueron para la humanidad en su conjunto, los más prodigiosos en avances (industria, cultura, calidad de vida, libertad) y prosperidad. Lo que ese espectacular progreso significo en cada uno de los países americanos, es, en todo caso, responsabilidad de los nuevos gobiernos independientes, para lo bueno y para lo malo.

Igual que ahora, en pleno siglo XXI, los españoles no nos podemos sentir orgullosos de que unos poquísimo miles de nuestros soldados fueran capaces de conquistar un continente completo, a sangre y fuego, ¡cierto!, tampoco tenemos por que sentirnos culpables de algo que ya es parte de la historia. Ni debe haber recuerdos de glorias pasadas ni tampoco reproches por lo que otras gentes hicieron en otro tiempo.

Pasó, y pasó: Latinoamérica y España tiene que aprender a convivir con una historia común, que es muchísima y muy valiosa.

Alfredo Webmaster

 

 



 

La traca del Bicentenario, por Miguel Ángel Bastenier para elpais.com, 13/01/2009

Comienza la gran traca del Bicentenario. Los 200 años de las primeras declaraciones latinoamericanas que hoy se asimilan, redondeando conceptos, a proclamaciones de independencia, estallarán durante 2010, con España como monigote de pim pam pum y huésped de honor en el banquillo de los acusados.

Lo que se declaraba no era la independencia, sino que ante la soberanía cesante de España, sojuzgada por Napoleón, los criollos reivindicaban su autogobierno, aunque únicamente, se entiende, hasta que Fernando VII recobrara su augusto trono. Cabe argumentar que una declaración de ruptura con España no era directamente asumible por aquellas repúblicas de propietarios en un mar de indigentes de otro color, con lo que habría que ver esa rebeldía como táctica que no osaba aún ser estrategia; pero, también, que la fórmula transaccional permitía imaginar otro final contando con que parte del “criollato” —que sí existió— aceptara una soberanía interior sin desvinculación completa de la metrópoli, como ha argumentado el historiador ecuatoriano José Cañizares Esguerra y, sobre todo, con la prudencia de las Cortes de Cádiz —que no existió— para reconocer en pie de igualdad al mundo hispanoamericano. Pero esa solución era demasiado moderna.

Los propósitos que animan a los gobernantes latinoamericanos son tan variados como su procedencia. La Colombia del presidente Uribe, con mucho criollo en el poder, quisiera celebraciones apacibles sin réprobos ni verdugos, pero ya se encargarán algunos fierabrás de la izquierda de hablar de genocidio; y lo mismo cabría decir de México, cuya dirigencia aunque es más hispánica que el sepulcro del Cid, el mestizaje del país y lo a mano que cae recordar a Hernán Cortés crearán tensiones en todo el espectro político. Y Argentina, una presunta Europa en el cono sur, que gobierna una diarquía de apellido Fernández —¿o es Kirchner?— bailará al son que convenga para sobrevivir a una sociedad cada día más díscola en su proliferación de peronismos. Pero el maremoto es, sobre todo, caribe y andino.

El bolivariano Chávez concibe las celebraciones como una recuperación de tono muscular ante unas elecciones legislativas en septiembre, que si hay que creer a las encuestas deberían preocuparle. El presidente Evo Morales, indio aymara, presenta enmienda a la totalidad: “No hubo colonización, sino invasión para robarse nuestros recursos”, ha dicho y, puestos a festejar, considera mucho más reivindicables algunas algaradas indígenas del XVIII, que el torpor con que La Paz enfocó la independencia, más preocupada por librarse de Buenos Aires que de Madrid, razón por la cual no hubo grito de independencia hasta 1825.

¿Qué va a ser de España en ese ‘acompañamiento’ votivo? Celebrar, financiar y no tomar ninguna iniciativa sin consensuarla con México, Colombia, Argentina, Perú y Chile; dialogar con Bolivia y Venezuela, que con Ecuador, bajo Rafael Correa y pese a su bolivarianismo, no hay problema. Y explorar cómo puede España reconocer su responsabilidad, pero sólo conjuntamente con el criollo que fue brazo ejecutor de tanto abuso y crimen contra el indígena y el esclavo durante la colonia y en la independencia, porque los pecados del pasado, como subraya el guatemalteco Severo Martínez Peláez en “La patria del criollo”, no se olvidan; y España necesita hacer borrón y cuenta nueva.

 

 

Domingo, a 27 de Diciembre de 2009


Por Juan Carlos Escudier para elconfidencial.com

Aquel palacio tenía que ser para él. Algo más de 1.000 metros cuadrados distribuidos en tres plantas al pie de la bahía de Palma, justo donde el Mediterráneo se viste de azul turquesa. ¿Reformas? Las que hicieran falta, que para eso a Gerardo Díaz Ferrán le había castigado Dios con dinero. ¿Que se nos va el presupuesto a los cuatro millones de euros? Ningún problema, que ya se sabe que el mármol es para toda la vida. ¿Que qué pasa con este pagaré que me han devuelto, Gerardo? Nada, Joan, esta tarde lo arrreglo y te mando 30.000 euros para que pagues los andamios. ¿Que te debo ya medio millón de euros y que me llevas a los tribunales? No te preocupes, que estoy pendiente de que me paguen tres ayuntamientos y de vender tres cosas y me pongo con lo tuyo. ¿Que tienes que suspender pagos por mi culpa? Pues lo siento, chico, porque esta semana ando fatal de calderilla. Recién salida del concurso de acreedores, Jojaina, la constructora de Joan Rigo, presentó en los tribunales una demanda para obligar a Díaz Ferrán y a tres de sus empresas a suspender pagos por una deuda de 750.000 euros. Un par de meses antes había recibido el último SMS del presidente de la CEOE: “Esto es un desastre; no sabes lo preocupado que estoy...”.

Gerardo Díaz Ferrán ha seguido preocupado. “Llega un momento en el que no puedes hacer más”, ha dicho para justificar que el cierre esta semana de Air Comet haya dejado a miles de pasajeros en tierra y a 600 empleados en la calle. Y no es que no sienta los perjuicios causados a sus clientes, aunque esto les haya pasado por ilusos, porque ante el panorama de huelgas que se vivía en la compañía ni él mismo la hubiera elegido para volar a ningún sitio. Pese a que el escándalo ha sido mayúsculo, los trabajadores pueden estar tranquilos. “No sé si podremos inyectar algún recurso más a la compañía para poder pagar (las nóminas), pero los 20 días (del ERE al que obliga la ley) los cobran seguro”. Tienen la palabra de Gerardo. ¿No les basta?

A estas alturas es difícil sorprenderse por algo, aunque hay que reconocer que no es habitual que el estandarte de la patronal arrostre con orgullo la condición de moroso, que exhiba sin pudor sus deudas con Hacienda o con la Seguridad Social, que asuma con naturalidad una investigación judicial por el presunto desvío de ayudas públicas, y que, como contrapartida, reciba el apoyo unánime de su organización, que ya se sabe que van a por ti, Gerardo, querido. Es legítimo que la CEOE exija una rebaja de las cotizaciones sociales y el abaratamiento del despido, o que denuncie que la banca tiene cerrado el grifo del crédito. Pero lo sería aún más si el hombre que pone voz a esas demandas no debiera hasta de callarse, abonase religiosamente la nómina de sus trabajadores y no fuera, en su condición de consejero de Caja Madrid, el principal beneficiario de unos ventajosos préstamos que tampoco paga.

En realidad, no es Díaz Ferrán el que ha entrado en quiebra sino toda una clase empresarial que ha medrado con las concesiones públicas, que se ha enriquecido gracias al amiguismo y a la connivencia con el poder político y que, lejos de aprovechar una coyuntura favorable de década y media para fortalecer sus empresas se ha limitado a levantar castillos de naipes que se han ido al suelo con la primera brisa. Aquí ha habido pocos empresarios y muchos especuladores, cuyos conglomerados sólo han servido para dar apariencia de legalidad a sus operaciones financieras. ¿Es normal que un mayorista turístico como Marsans haya actuado como broker hasta acumular una cartera de acciones de casi 90 millones de euros? ¿Era razonable que el presidente de la CEOE y su eterno socio Gonzalo Pascual destinaran casi 100 millones de euros de sus empresas a hacerse con el 5% de un grupo de alimentación como SOS para dar un pelotazo finalmente malogrado? ¿O que se lamentaran de que Fernando Martín sólo les permitiera entrar con 25 millones en Martinsa? Visto así no es tan descabellado que Díaz Ferrán represente a la clase empresarial de este país, porque no deja de ser uno de sus  retratos más fieles.

Eso es, al menos, lo que dice su propia trayectoria. Emparentado su socio con la familia de Arias Navarro, a la pareja no le fue difícil conseguir las primeras adjudicaciones de las líneas de transporte que ya entonces empezaban a privatizarse en Madrid. Del sector público también les llegó Marsans y Aerolíneas Argentinas. Con esos antecedentes no es extraño que la obsesión de Díaz Ferrán haya sido conseguir la privatización de la EMT, con la que “podrían dedicarse miles de millones de pesetas a otros bienes sociales”. Así es este endeudado millonario que cuando pintaba en oros sostenía que la mejor empresa pública era la que no existía –es decir, la que se le adjudicaba al ser privatizada- y que cuando el palo cambió a bastos pidió hacer un kit-kat en el capitalismo para que el Estado corriera a socorrerle.

Con lo público el patrón en jefe ha vivido como un marajá, sobre todo desde que se convirtió en el ojo derecho de Esperanza Aguirre, “que es cojonuda y con razón. Viajes de mayores, subvenciones para vehículos, contratos de gestión de centros culturales, lo que hiciera falta para alguien generoso con las finanzas del partido, a quien no le dolían prendas en entregar unos decenas de miles de euros para ayudar en las campañas. Había dinero hasta para contribuir al gotelé de Barceló en su cúpula ginebrina. El secreto era estar a bien con todos y estrechar la mano o besar en la mejilla de todos y cada uno de los miembros de la nueva Ejecutiva del PSOE en su último Congreso, no fuera a ser que el Gobierno se olvidara de que los Kirchner le deben una pasta con Aerolíneas y le dejara de su mano.

Díaz Ferrán es el símbolo del fin de una época, en la que como él mismo ha reconocido en El Mundo llegabas a los bancos “les pedías que te financiaran un 70% y te decían que no, que el 100%, faltaba más”, sobre todo si eras consejero, había que comprar casa a los niños y bastaba con pedírselo a Blesa, que no se entiende lo que le ha pasado ahora a este hombre con lo comprensivo que fue siempre. ¿Acaso va a quebrar la caja por 32 millones de euros más o menos?

Es evidente que permanecer al frente de la CEOE no es un lastre para este moroso compulsivo, aunque es razonable pensar que sí representa un carga para la patronal mantener a Díaz Ferrán en la presidencia, justo cuando se inicia una nueva ronda del diálogo social. ¿Para qué querrá Gerardo que se recorten las cuotas a la Seguridad Social si él no las paga? Pues eso.

 

Jueves, a 24 de Diciembre de 2009

Ayer me enteré de la sentencia que el Magistrado-juez Ricardo Rodríguez Fernández, titular del Juzgado de lo Penal nº 16 de Madrid, ha dictado en contra de vosotros:

Daniel Anido y Rodolfo Irago. Obviamente, aluciné

Al margen de que yo sea un oyente fiel y de años (desde bien pequeño) de la Cadena Ser y que vuestra emisora sea mi compañera de muchos de los momentos más importantes de mi vida, no significa que sea parcial en mi opinión: el auto de la sentencia en la que se os condena a un año y nueve meses de prisión como autores de un delito de "revelación de secretos", y a las penas accesorias de "inhabilitación especial para la dirección de medios de comunicación y el ejercicio de la actividad de periodistas" y a "inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo" durante el tiempo que dure la pena privativa de libertad impuesta, además de ser una aberración jurídica, es un atentado a la libertad de expresión que todos los ciudadanos tenemos en la Constitución Española que, como bien dice en su Artículo 20:

 

 

  1. Se reconocen y protegen los derechos:
    1. A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
    2. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.
    3. A la libertad de cátedra.
    4. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.
  2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.
  3. La Ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.
  4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las Leyes que lo desarrollan y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.
  5. Solo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

 

Por todo ello, desde mi página me solidarizo con vosotros e incluyo aquí mi protesta más firme antes este atropello legal de un derecho constitucional.

Espero, por el bien de todos, que el tribunal superior al que recurriréis la sentencia, arbitre justicia justa y os ampare ante tamaño atentado.

Alfredo Webmaster

Domingo, a 20 de Diciembre de 2009

Por Ignacio Escolar

Por orden de aparición en cualquier discusión sobre lo poco apropiado que resulta definir como “fiesta nacional” a una bárbara tortura animal:

1. “Es una tradición”. Es una falacia clásica, también conocida como argumentum ad antiquitatem. Que algo sea antiguo no significa que sea bueno. La prostitución, la tortura o la esclavitud son tradiciones aún más viejas que la tauromaquia.

2. “Sin corridas, el toro de lidia se extinguiría”. Bastaría con que los ayuntamientos gastasen en reservas naturales una cuarta parte de lo que hoy emplean en subvencionar la tortura animal para evitar tal drama. El lince ibérico también está en peligro de extinción, y nadie defiende que la solución sea torearle.

3. “El toro no sufre”. Hay un veterinario, jaleado por el lobby taurino, que dice haberlo demostrado científicamente por medio de unos misteriosos microchips, que ha implantado en algunos toros. De momento, su importante descubrimiento sólo ha sido publicado por la prestigiosa revista científica 6 toros 6. Ya que su investigación está tan avanzada, le recomendaría que probase ahora con humanos. Si no encuentra voluntarios, cosa probable, que empiece él mismo con las banderillas.

4. “También se mata a los terneros”. Pero el ternero, según la ley, debe ser sacrificado con el menor dolor posible, y al toro se le tortura. En Catalunya, la ley de maltrato animal recoge a los toros de lidia como excepción. Si toreasen a una oveja, incurrirían en un delito penado con cárcel.

5. “Es una pelea de igual a igual entre el hombre y el toro”. ¿Igualada? No hay más que ver cómo suele quedar el marcador.

6. “Los que quieren prohibir los toros son independentistas catalanes, contrarios a la fiesta nacional”. Pues yo vivo en Madrid y nací en Torresandino, Burgos.



Yo tampoco soy independentista gallego y opino lo mismo que Ignacio Escolar: ver como un animal bravo y libre es torturado hasta la muerte por otro animal de dos patas, que se hace llamar a si mismo animal racional, no es para mi motivo de fiesta ni me merece ningún respeto… las salvajadas no dejan de ser salvajadas así se les de un aire intelectualoide

Alfredo Webmaster.

 

 

Domingo, a 20 de Diciembre de 2009

Tres viñetas cargadas de realidad y sinceridad; reflejan de forma gráfica lo que pienso de los nacionalismos desde una óptica de izquierdas.

Alfredo Webmaster

 

 

Domingo, a 6 de Diciembre de 2009

 

Artículo 20 

1. Se reconocen y protegen los derechos:

  1. A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
  2. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.
  3. A la libertad de cátedra.
  4. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

3. La Ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las Leyes que lo desarrollan y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

5. Solo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

 

Miércoles, a 2 de Diciembre de 2009

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, cópialo y difúndelo por Internet.

 

Domingo, a 29 de Noviembre de 2009

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, ha pedido este sábado a la Conferencia Episcopal Española que no le condene "por ser socialista", ya que no es un asesino y tiene "la conciencia tranquila", al tiempo que constató que "Pinochet era un asesino desalmado al que se le dio la comunión de manera vergonzosa".

Obtenido de cadenaser.com, 28/11/09

Bono se pronunció así al ser preguntado por las declaraciones del secretario general de la Conferencia Episcopal Española y obispo auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino, que aseguró que el político católico que vote a favor de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción Voluntaria del Embarazo tendrá que confesarse y rectificar públicamente si quiere volver a comulgar.

"Llevo 40 años afiliado al PSOE y no he ocultado que soy cristiano, que quiero acomodar mi vida al Evangelio de Jesús, y lógicamente me duele la declaración que ha hecho la Conferencia Episcopal Española", dijo Bono, quien aseveró que esta situación le "entristece", aunque tenga la conciencia tranquila.

"Me agradaría que reflexionaran y que no me condenaran por ser socialista, no vaya a ser que si yo no fuera socialista aunque hubiera actuado del mismo modo no me hubieran condenado, como ocurrió durante los ocho años que gobernó el PP", señaló Bono, quien recordó que, en ese periodo, se "aplicó la ley del aborto, que es mucho peor que la que ahora puede aprobarse", puesto que "que ha consentido más de 115.000 abortos cada año, que hasta el Consejo de Estado ha hablado de paraíso del aborto libre".

Tras clausurar el X Congreso de Escuelas Católicas que se celebró en Toledo, José Bono explicó que él ha votado "lo que creo que es mejor para reducir el número de abortos, he recibido por otra parte la solidaridad de muchos religiosos, de muchas otras personas de iglesia, en la que quiero seguir estando y por tanto no voy a buscar el conflicto ni el escándalo".

 

Lunes, a 23 de Noviembre de 2009

Miguel Hernández leyendo poemas a los soldados republicanos

Miguel Hernández y Josefina, su esposa

 

De las canciones de mi juventud, la que más me entristecía, más me conmovía y al mismo tiempo, más me encolerizaba, era “La nana de las cebollas”, un poema de Miguel Hernández musicado por Alberto Cortez y Joan Manuel Serrat.

Cuando en el año 1939 al terminar la guerra de la traición, guerra en la que una parte de mis conciudadanos, los sediciosos, luchó y venció a la otra parte del país, a los que fueron leales al gobierno legalmente constituido de la República Española, los vencidos tuvieron que tomar una decisión trascendental: o huir fuera de España, como exilados, o quedarse en mí país y sufrir un largísimo período de vejaciones, humillaciones, abusos, robos y escarnios, cuando no la muerte, a manos de los fascistas seguidores del dictador Francisco Franco.

Entre esos que no huyeron estaba Miguel Hernández.

Su historia es el reflejo del mayor de los milagros del ser humano: el afán por superar las limitaciones de conocimiento.

Criado como cabrero, vivió como cabrero, pero tuvo la valentía de compaginar su batalla diaria para ganarse el pan, con otra lucha también sin cuartel: aprender, leer, estudiar. Gracias a esa enorme fuerza de voluntad, casi pudo terminar estudios de derecho y literatura.

Por ser como fue y luchar como luchó, siendo como era un simple cabrero, a Miguel Hernández se le conoció y conoce como “El poeta del pueblo”.

Desde el inicio de la guerra civil tomó partido por la República, luchando en los frentes de Teruel, Andalucía y Extremadura. En plena guerra, marzo de 1937, aprovechando unos días libres, se dirigió a Orihuela en donde residía Josefina Manresa, para casarse.

En diciembre de 1937 nació su primer hijo, Manuel Ramón, que muere a los pocos meses. En enero de 1939 nació el segundo, Manuel Miguel, para el que escribió esta nana maravillosa de la que hoy escribo.

Una vez terminada la guerra, a mediados del 39, Miguel Hernández es cogido preso y conducido por dos veces a prisión. En la primera ocasión consigue salir libre gracias a la ayuda de un buen amigo suyo, Pablo Neruda.

La segunda vez que lo cogen preso ya no se libra de la que sería su última morada: las celdas de las prisiones de Conde de Toreno (Madrid), Palencia, Ocaña (Toledo) y Alicante, donde muere de bronquitis, tifus y tuberculosis.

Los presos españoles, como Miguel Hernández, o mi padre durante un tiempo, sufrían una doble condena, a cual más dolorosa: la falta de libertad y el dolor de ver a las familias en la miseria.

Un día, estando en prisión, Miguel recibió una carta de su esposa Josefina, en donde le contaba el lamentable estamos en el que se encontraban ella y el hijo de ambos, al que sólo podía alimentar con pan y cebollas.

Él, encarcelado, sin juicio ni sentencia, en un estado físico lamentable, le envió a su mujer unas breves letras y a su hijo este poema maravilloso, la nana más hermosa y al mismo tiempo más terrible de la literatura universal:

Mi querida Josefina:

Estos días me los he pasado cavilando sobre tu situación, cada día más difícil. El olor de la cebolla que comes me llega hasta aquí y mi niño se sentirá indignado de mamar y sacar zumo de cebolla en vez de leche. Para que lo consueles, te mando estas coplillas que he hecho, ya que para mí no hay otro quehacer que escribiros a vosotros o desesperarme.

 

    Nana de las cebollas

 

    La cebolla es escarcha

    cerrada y pobre.

    Escarcha de tus días

    y de mis noches.

    Hambre y cebolla,

    hielo negro y escarcha

    grande y redonda.

    .

    En la cuna del hambre

    mi niño estaba.

    Con sangre de cebolla

    se amamantaba.

    Pero tu sangre,

    escarchada de azúcar,

    cebolla y hambre.

    .

    Una mujer morena

    resuelta en luna

    se derrama hilo a hilo

    sobre la cuna.

    Ríete, niño,

    que te traigo la luna

    cuando es preciso.

    .

    Alondra de mi casa,

    ríete mucho.

    Es tu risa en tus ojos

    la luz del mundo.

    Ríete tanto

    que mi alma al oírte

    bata el espacio.

    .

    Tu risa me hace libre,

    me pone alas.

    Soledades me quita,

    cárcel me arranca.

    Boca que vuela,

    corazón que en tus labios

    relampaguea.

    .

    Es tu risa la espada

    más victoriosa,

    vencedor de las flores

    y las alondras

    Rival del sol.

    Porvenir de mis huesos

    y de mi amor.

    .

    La carne aleteante,

    súbito el párpado,

    el vivir como nunca

    coloreado.

    ¡Cuánto jilguero

    se remonta, aletea,

    desde tu cuerpo!

    .

    Desperté de ser niño:

    nunca despiertes.

    Triste llevo la boca:

    ríete siempre.

    Siempre en la cuna,

    defendiendo la risa

    pluma por pluma.

    .

    Ser de vuelo tan alto,

    tan extendido,

    que tu carne es el cielo

    recién nacido.

    ¡Si yo pudiera

    remontarme al origen

    de tu carrera!

    .

    Al octavo mes ríes

    con cinco azahares.

    Con cinco diminutas

    ferocidades.

    Con cinco dientes

    como cinco jazmines

    adolescentes.

    .

    Frontera de los besos

    serán mañana,

    cuando en la dentadura

    sientas un arma.

    Sientas un fuego

    correr dientes abajo

    buscando el centro.

    .

    Vuela niño en la doble

    luna del pecho:

    él, triste de cebolla,

    tú, satisfecho.

    No te derrumbes.

    No sepas lo que pasa ni

    lo que ocurre.

 

Pablo Neruda dijo de este maravilloso ser humano, que también era poeta: “Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!

Joan Manuel Serrat, el más grande cantautor en lengua española, dedico muchas de sus canciones a este insigne poeta y luchador, al que admira (y admiramos), pero al que aun deberíamos admirar más.

Alfredo Webmaster

 

 

Miércoles, a 18 de Noviembre de 2009

Por Elvira Lindo para elpais.com, 18/11/09 

Los amigos sensatos, a los que como yo asusta el griterío, me suelen alabar el gusto por vivir parte del año fuera de España, alejada de esa tendencia tan nuestra a convertir en exabrupto cualquier debate. Por suerte y por desgracia, la lejanía ya no es lo que era. Uno ya no se marcha a la manera machadiana, desnudo de equipaje, sino que se lleva a cuestas todo el griterío, metido en el ordenador diabólico. Y que conste que yo me llevo muy bien con el aparatillo: me permite trasladar mi profesión bajo el brazo y me ha creado vínculos de amistad con personas a las que de otra manera no hubiera conocido. Soy asidua visitante de blogs literarios, humorísticos, políticos, y comparto bromas con un círculo de ciberamigos a los que tengo en un altar.

Vivir fuera de España me ha permitido comprobar que la realidad a través del ordenador llega tremendamente distorsionada, porque lo que más rápido viaja es, sin duda, el griterío. En concreto, el griterío español, tan casposo y agresivo, ha encontrado en el ciberespacio su elemento. El griterío se manifiesta en revistas digitales, pero también en forma de libelo cibernético o de anónimo plagado de insultos. A veces, los insultos se rubrican con el sello de una formación política, lo cual dice mucho de cómo despachan algunos sus diferencias ideológicas. Son cosas muy antiguas, sólo que ahora viajan mucho más deprisa. Palabras como cerda, puta, fascista, progre abortista, pija socialista y qué sé yo, dan idea de la violencia interior que palpita en la mente de algunas personas.

La violencia verbal siempre hiela el corazón de los pacíficos, te hace presentir hasta dónde podrían llegar algunos seres humanos si pudieran. Por eso, hace falta volver, observar tu país no desde la pantalla del ordenador, sino a pie, donde compruebas que hoy, como en los treinta, la gente lo que quiere es vivir en paz.

 

Miércoles, a 18 de Noviembre de 2009

El atunero Alakrana, una vez liberado, navega escoltado por una fragata española

Por Manuel Saco para publico.es, 18/11/09

Ayer fue día de celebración por la liberación del los marineros secuestrados en el Alakrana. Un día raro, además, porque todo político de la oposición que salía en antena brindaba por el éxito de la liberación pero anunciaba, acto seguido, que a partir de hoy el gobierno se iba a enterar. CiU, PNV, IU y sobre todo, PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, el experto en solucionar problemas de barcos en alta mar, como bien sabéis.

Gaspar Llamazares ha sido el más sensato. Además de solicitar que el gobierno ofrezca cumplidas explicaciones lo más pronto posible, se hacía las siguientes cábalas: el gobierno ha hecho su trabajo (mejor o peor); las familias con su presión, el suyo; la prensa, el que tiene asignado; la Marina, los jueces, la diplomacia… todos dedicaron cientos de horas para solucionar la crisis. ¿Y los armadores? ¿Es que nadie va a pedir cuentas a los armadores, esos que “tienen que perseguir a los atunes allí donde se encuentren”, aunque estén fuera de la zona de seguridad marcada por la Operación Atalanta?

El grueso de la crítica de los últimos días a cómo se han llevado las gestiones ha sido la conveniencia o no de detener y traer a España a los dos piratas que trataban de huir y que, al parecer, según los indicios que tiene en sus manos el juez, no eran más que una especie de “veedores”, los encargados de marcar las presas y de anotar sus características, pero que no formaban parte del grupo de asalto. Es decir, unos subcontratados.

Era un conflicto político y legal, donde se ponía en juego el Estado de Derecho. Pero ahora se va aclarando el asunto. Los secuestradores comprueban que los dos compañeros “secuestrados” por la Audiencia Nacional son una moneda de cambio espléndida. Hay que explotar la vena solidaria de esa gente pija del primer mundo. Sólo hay que apretar un poco las tuercas para que la oposición y, sobre todo, los familiares crean que la liberación de los compañeros somalíes es una condición sine qua non para liberar a nuestros compatriotas, sabiendo, como sabían, que un país como el nuestro no podía plegarse a sus exigencias. De lo contrario, con ese precedente, desde ETA a cualquier asaltante armado en una entidad bancaria, puede exigir pistola en mano que le vacíen inmediatamente el penal del Dueso, por poner un ejemplo, a cambio de no ir matando uno a uno a sus rehenes.

Entre todos hicimos un estupendo trabajo al clan de Somalia y a sus abogados londinenses: el precio del rescate subió como la espuma. ¿Y, al final, cual era la importancia de los dos piratas somalíes apresados en España, de cuya liberación dependía la vida de nuestros marineros? Pues una mierda. Exactamente una mierda. Son tan sólo un par de “mataos”, de los miles que se enrolan en sus filas por un salario de miseria, y que se pueden sacrificar sin que la empresa de secuestros sufra la menor merma de personal. Como ellos hay miles en las playas somalíes mendigando un contrato parecido.

Tanto fue el ruido mediático y la presión de las familias y de la oposición, que el gobierno no tuvo más remedio que reunirse con ellos y poner las cartas boca arriba: este es el juego, no existe ninguna compasión por sus compañeros, es un negocio puro y duro, más bien duro. Cuanto más comprueben el efecto benéfico de sus amenazas, más caro nos sale a todos nosotros el rescate.

Fue como un bálsamo. Una reacción extraña, por lo repentina, después de tantos días de reproches. Todos, de pronto, callaron como si se les hubiese aparecido la Virgen, o como si Zapatero se hubiese descolgado con unas dotes de persuasión hasta ahora desconocidas. Y en menos de una semana de silencio por nuestra parte, negociadores y secuestradores alcanzaban el precio justo, como en un mercado persa. Ya nos podíamos quedar con esos pobres imbéciles que habíamos apresado en su huída del barco.

Al gobierno tendremos que pedirle muchas explicaciones. Pero la prueba de que entre todos hemos hecho el primo la tiene el juez Pedraz, guardada en dos celdas de la cárcel.

 

Lunes, a 16 de Noviembre de 2009

José María Aznar, la tercera pata de aquel monstruo siniestro, asesino y mentiroso que se llamó “El trío de las Azores”, fue nombrado catedrático de Ética Política por la Universidad Católica de Murcia.

En su discurso de aceptación del puesto dijo algo que, viniendo de él, no me debería de sorprender: "Se debe exigir que quienes ocupan cargos de responsabilidad acrediten algo más que su presunción de inocencia".

Dicho así como lo dijo, a pelo, sin anestesia, podría parecer la típica boutade de un tipejo que se creyó un gran estadista de fama mundial, capaz de ser a la vez el interlocutor del peor presidente de EEUU, que propietario de las recetas mágicas neocon que podrían salva (económicamente) al mundo.

La realidad es otra: durante su mandato, bajo su manto protector de capo de estilo berlusconiano, convivieron con él los Francisco Camps, los Luis Bárcenas, los Jesús Merino, los Jaume Matas, los Francisco Correa, los Pablo Crespo, los Alejandro Agag, los Enrique Porto, los Antonio Peña, los Francisco Hernando, los López Viejo, los Blanco Balín, los Carlos Fabra…

¿A quién estaba aleccionando, con sus palabras, este pequeñín “estadista” de fama mundial? ¿A los actuales gobernantes de mi país o, tal vez, se estaba riñendo a si mismo por haber sido el jefe de una pandilla de ladrones y facinerosos, incluyendo en el lote a su yerno, el “amadísimo” Alejandro Agag?

Algunos personajillos estarían mucho mejor callados, disfrutando del gimnasio o de sus escapadas a París, en vez de decir lo que dijo: una frase más parecida a las que diría un pertinaz consumidor de vinos de la Ribera del Duero, que las dictadas por un catedrático de ética.

Alfredo Webmaster

Lunes, a 16 de Noviembre de 2009

Las promotoras inmobiliarias están gravemente afectadas por la crisis por los excesos cometidos especulando suelo urbanizable (y no urbanizable), por la excesiva, desproporcionada y anacrónica construcción de cientos de miles de viviendas, por los inmorales incremento del valor final de las casas, por la falta de visión de futuro y por haberse olvidado de la más importante ley del mercado: todo lo que sube mucho y de forma rápida, al final tiende a bajar mucho y de forma rápida.

Los bancos y cajas de ahorro por haber abierto el gripo del crédito sin mesura, por haber inventado productos financieros de complicadísimo desarrollo e incierto final, por la falta de visión de futuro y por haberse olvidado de la más importante ley del mercado: todo lo que sube mucho y de forma rápida, al final tiende a bajar mucho y de forma rápida.

Los comercios por no haber sido prudentes en sus expansiones, por no haber calculado bien los costes fijos y variables, por no haber entendido las lecciones de anteriores crisis, por vender con márgenes desproporcionados, por la falta de visión de futuro y por haberse olvidado de la más importante ley del mercado: todo lo que sube mucho y de forma rápida, al final tiende a bajar mucho y de forma rápida.

Las empresas por no haber planificado su negocio a largo plazo, a base de crear provisiones y controles sobre costes, por haber considerado que cada euro que ganaban era un euro que podían gastar alegremente sin pensar en mejorar sus fondos propios y disminuir sus cargas financieras, por la falta de visión de futuro y por haberse olvidado de la más importante ley del mercado: todo lo que sube mucho y de forma rápida, al final tiende a bajar mucho y de forma rápida.

Los particulares por pensar que podíamos vivir eternamente en esta especie de tiovivo de consumo sin fin, de alegrías y gastos, gastos que financiábamos a base de un endeudamiento que cada vez era más caro, por la falta de visión de futuro y por haberse olvidado de la más importante ley del mercado: todo lo que sube mucho y de forma rápida, al final tiende a bajar mucho y de forma rápida.

¿Y el gobierno actual? Pues también tiene su parte de culpa en este desaguisado en el que estamos inmersos; pero, bajo mi modesto punto de vista, tienen muchas menos culpas de las que se le podrían achacar: los errores en el modelo económico de desarrollo, las dinámicas de gastos de las administraciones públicas, además del desaforado afán de usura de los empresarios y el gran capital, son las consecuencias de las nefastas políticas que se viene padeciendo en mi país desde hace más de 12 años.

Y así nos va…

Alfredo Webmaster

Posdata: si queréis saber porqué opino así, entrad en el enlace de un escrito mío publicado el 30 de octubre de 2008 (pulsad aquí).

Domingo, a 15 de Noviembre de 2009

Por Joan Garí para elpublico.es, 17/09/09

El otro día leí que la Universidad CEU Cardenal Herrera pretende abrir en Castellón una facultad de Medicina para el curso que viene (2010/2011). También lo ambicionaba en Valencia, pero se le adelantó la Universidad Católica San Vicente Mártir. Unos y otros están como locos por conseguir sus facultades. Su objetivo está muy claro: quieren formar en ellas a “médicos católicos”, y por supuesto están encontrando en las autoridades valencianas los colaboradores necesarios para tan píos proyectos.

Médicos católicos. Cuando vi esta expresión en el periódico reconozco que me sorprendí, no sé si en un exceso de ingenuidad. Nunca se me hubiera ocurrido que pudiera existir semejante maridaje. Quiero decir que es obvio que hay médicos como también es obvio que hay católicos –ambas cosas perfectamente legítimas y respetables-, pero, ¿qué cosa puede ser un “médico católico”? ¿Alguien que, en lugar de antibióticos, recete dos padrenuestros? ¿Alguien que, ante la migraña persistente, recomiende fortaleza de ánimo para resistir el dolor? ¿Alguien que, contra el cáncer, enarbole la misericordia de Dios?

A lo mejor soy yo, que no estoy en la onda, pero “médico católico” me parece un oxímoron, algo parecido a “filósofo sofista”, “fotógrafo ciego” o “alcohólico abstemio”. Por supuesto, un científico puede tener creencias religiosas, pero pretender aplicar en su actividad diaria lo que escucha los domingos en misa me parece un despropósito temerario.

A un médico hay que pedirle que nos alivie las distorsiones del cuerpo. De las del alma ya nos ocuparemos fuera de la consulta, ¿no les parece?

 

Lunes, a 9 de Noviembre de 2009

Sus inquilinos meten tanta bronca que siempre nos acabamos enterando de todos los líos de familia

Manuel Saco para publico.es, 25/05/2008 23:42

Concebida por el dibujante Ibáñez, la tira cómica 13 Rúe del Percebe nació en 1961, en la revista Tío Vivo (¿lo de tío vivo sería una premonición?), mucho antes de que Fraga Iribarne soñase siquiera con poner en pie aquella Alianza Popular que, con los años y refundaciones, acabaría conformando esta otra tira cómica que hoy conocemos como Génova, 13-Rúe del Percebe.

La original era una casa sin fachada, no porque en aquellos tiempos fuese imposible encontrar fachas, de los que andábamos sobrados, sino para que todos pudiésemos husmear en la vida de tan curiosos inquilinos y reírnos con sus ocurrencias. La de Génova, 13, en cambio, tiene mucha fachada, militantes y simpatizantes que a veces se desbordan por los aledaños, ocupan la calzada y las aceras, y utilizan el mismo fervor -eso que no falte- para llamar asesino a Zapatero o enano a Jordi Pujol que para insultar a Rajoy y a Ruiz Gallardón, que lo mismo nombran su führer a Esperanza Aguirre que confunden a María San Gil con la Virgen María.

Pero hacen tanto ruido sus inquilinos y los acreedores que acampan en sus cercanías, tanta bronca meten por escaleras, terrazas y ascensores, que nada impide, ni su sólida fachada, que todos acabemos enterándonos de los líos de familia.

El moroso

En el ático, vive el moroso, en realidad, el casero, un tipo acosado por sus acreedores, a los que un día pidió el voto, pero que no quiere hacer frente a su deuda. Pidió prestados votos a tanta gente y tan dispar que no sabe cómo hacer frente a las deudas porque todos quieren cobrar al mismo tiempo con idéntico interés. Centristas, liberales de los de antes, liberales de los de ahora, conservadores de toda la vida, integrantes de sectas de misa diaria, alcaldes chorizos, presidentes de diputaciones imputados y fachas de estricto pedigrí, todos quieren cobrar los intereses devengados por ese capital que financió la construcción del inmueble de Génova, 13-Rúe del Percebe.

El ladrón

Un piso más abajo, vive el ladrón, un pobre diablo que malvive con el producto de sus robos. En la vieja rúe sin fachada, el caco se traía a casa los objetos más peregrinos e inútiles que encontrar se pueda, para desesperación de su esposa. En esta otra, de sólida y opaca fachada, se deciden las comisiones que los alcaldes y concejales se van a levantar por unas oportuna recalificaciones de terrenos. "En vez de los 600 millones, que nos dé 400 en billetes y nos los bajamos en una bolsa a Murcia", se oye decir a uno de sus personajes, un alcalde de Totana (Murcia), en una de las viñetas más graciosas.

Los gemelos

En ese mismo piso, pero en la puerta de la derecha (¡cómo no!), viven los gemelos, paradigma de los niños hiperactivos, revoltosos e indisciplinados. Se llaman Esperancita y Abertito, y tienen en constante sobresalto a sus padres. Lo que a uno se le antoja lo quiere el otro. De sus numerosas aventuras, destaca aquella en que ambos quisieron ir en las listas de Mariano Rajoy al Congreso en las pasadas elecciones, para asegurarse la pole position en la carrera por sustituir al dueño de la casa. No les importaba el desatender sus deberes para con sus votantes, quienes previamente les habían elegido como presidenta de la Comunidad y alcalde de Madrid, respectivamente.

La defensora de los animales

Un piso más abajo, vive María San Gil, la defensora de los animales. Se lleva a casa a todo tipo de bichos, aunque prefiere los más fieros y peligrosos para la democracia porque tiene un corazón tan grande que no le cabe en el pecho y, a veces, ni en la habitación. Esta manía suya le ha provocado un conflicto insuperable con el casero, al que le gustan más las personas corrientes que los animales, las personas normales y sensatas, esas buenas personas que suelen acompañarle a las manifestaciones contra el Gobierno de Zapatero. La defensora de los animales tiene predilección especial por los cachorros de facha.

El sastre

A su lado, vive el sastre. Un hombrecillo insufrible, de bigote tipo cortina, encargado de hacer trajes a medida. Se le tiene por el confeccionador del último traje de la derecha, una mezcla extraña de estilos, combinación imposible de moda de los años cuarenta con toques de abrigo loden, sombrero tirolés, pantalón pitillo marcando paquete nacional, rosario de Lourdes y bufanda, incluso en verano, estilo que atesora la rara habilidad de no sentarle bien a ninguno de sus clientes. Tiene una curiosa tendencia a mimetizarse, como los camaleones. En el mitin en que Mariano Rajoy presentó a su famosa niña, la niña de Rajoy, el sastre llevaba puesto un Lacoste rosa monísimo que le enmarcaba muy bien la melenita, de esos jerseys que ya no se llevan ni en el mango de los paraguas.

El veterinario

Más abajo, habita el veterinario Acebes, quien ejerce a su vez de secretario general de la comunidad de vecinos. Su manera de actuar hace pensar que jamás pisó una facultad de veterinaria. Es de una torpeza terrible cuando ausculta a su fauna de pacientes, confundiendo siempre los tratamientos, intentando engañar al dueño del animal, para tapar su incompetencia, con medicamentos erróneos y falsos diagnósticos. Es uno de los personajes más graciosos. Su tira cómica estelar fue el invento de la teoría conspiranoica del 11-M, en la que intentaba dar el cambiazo a un cliente para que se llevase un animal islamista disfrazado de animal etarra. O al revés, que ya no me acuerdo. Pero seguro que era un animal.

Los realquilados

Una habitación muy movida ésta de los realquilados. Gente de paso, que busca una habitación donde cobijarse temporalmente a un precio razonable. El más famoso de los personajes realquilados es Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa, al que el casero le alquiló este cuchitril con la promesa de que era una suite nupcial. Una de las mejores viñetas es aquella en la que todos los habitantes de la Rúe del Percebe reciben entusiasmados al que creían el mirlo blanco de la próxima legislatura, en su viaje desde una poltrona del consejo de administración de Telefónica a la meca del cómic. En la últimas entregas, duerme mal porque se siente engañado.

El tendero

Uno de los personajes mas pícaros de la historieta. Se llama Eduardo Zaplana, y recuerda al bruto de Manolito, el de Mafalda, un vendedor sin escrúpulos, chulesco, con tal ausencia de complejos que no le importa reconocer ante los clientes que acuden a comprar a su establecimiento que él ha puesto una tienda de ultramarinos para forrarse y no como un servicio a los habitantes de la Rúe del Percebe. Su momento estelar es aquel en que se larga de la casa con un contrato millonario en euros a una multinacional privatizada por el sastrecillo valiente de dos pisos más arriba. La tienda se le quedaba pequeña.

La portera

Parece un personaje de Almodóvar. Tiene un pie en la casa y otro, en la calle. Últimamente, vive más en la calle porque la gente está follonera y le trae noticias frescas del imperio. En la tira cómica de hace un par de días, por ejemplo, vio cómo se le venían encima cientos de damnificados del casero, con pancartas y megáfonos, llamándole traidor y reclamando su dimisión. Gente toda ella de edad avanzada, loewemente ataviada, chanelmente perfumada, suárezmente enjoyada, religiosamente excitada por la Cope y sus púlpitos de odio, como cruzados de la causa dispuestos a tomar la Jerusalén Rue del Percebe gobernada por un sarraceno que rindió la plaza a los nacionalistas periféricos.

El ascensor

En esta Génova, 13-Rúe del Percebe, nadie se atreve a usar el ascensor, anticuado y de frágil aspecto, como medida de prevención. Por la casa, circula la leyenda de que en él habita un animal político, que emite unos extraños gruñidos en gallego y cuya edad se desconoce a ciencia cierta. Generalmente, hay un gran cartel sobre la puerta enrejada que dice: "No funciona".

Y nadie sabe si se refiere a la casa en general, al ascensor o al homo antecesor que lo habita y que se niega a desalojar.

 

 

Lunes, a 9 de Noviembre de 2009

Por Ignacio Escolar, 09/11/2009

En el palacio de Jaume Matas cada escobilla del retrete cuesta 375 euros, y hay cuatro baños. No es la única obscenidad escatológica de una mansión de 657 metros cuadrados donde todo lo que reluce está lleno de mierda. En esa casa deshabitada hay 8 televisores Bang & Olufsen y sólo el del salón cuesta 12.000 euros. Hay una bodega con 500 botellas de vino, 50 Vega Sicilia. Hay un enorme ropero con 40 bolsos de marcas de lujo, a 1.500 euros de media cada uno. Hay 38.000 euros gastados en cortinas, casi dos años de sueldo de un Guardia Civil como los que registraron el palacete hace unos días. Hay madera de roble y mármol: una reforma que, según el arquitecto municipal, costó dos millones de euros. Hay 40 felpudos a 800 euros cada uno. Hay 30 obras de arte de gran valor, aún por calcular. Hay un joyero casi vacío, porque lo más valioso se lo llevaron a Nueva York: un reloj Cartier de 12.894 euros, un anillo de oro de 5.000, un Rolex de 23.000… Hay una tasación de la Agencia Tributaria que dice que el palacete –sólo el edificio, sin la reforma ni la decoración– vale 2,47 millones de euros, a pesar de que Matas dice que pagó por él 980.000 euros en el año 2006, en plena burbuja.

Hay una explicación imposible sobre cómo lo pudo comprar, siquiera a ese precio: su sueldo era de 84.000 euros al año y, cuando llegó al gobierno balear, en 2003, todo el patrimonio familiar sumaba 152.805 euros. Hay también otra casa en la playa y un piso de lujo en Madrid. Hay un Partido que se llama Popular y permanece en silencio –al menos ya no lo defiende–.

Y hay un temor en Génova 13: que el ex ministro Matas no vuelva a España a declarar. Que se fugue, como Luís Roldán.

 

Viernes, a 6 de Noviembre de 2009

Comunicado de prensa

 CARAVANA POR LA LIBERTAD DE LOS SECUESTRADOS A ROMA

SALIDA: PARQUE DEL RETIRO MADRID

VIERNES 6 DE NOVIEMBRE 09:00 HORAS

Esta iniciativa nace en por los secuestrados de Colombia y llega a Europa a exigir la Libertad de los secuestrados del mundo.

La Caravana integrada por 120 motociclistas de alto cilindraje partirá desde Colombia el 3 de noviembre para llegar al aeropuerto de Barajas el 4 a las 14:00 horas. Llegan también personas que fueron secuestradas y familiares de quienes permanecen en las selvas atados con cadenas de hierro a un árbol.

Jenny Mendieta, hija del General Luis Mendieta, militares y policías rescatados en la “Operación Jaque” y las hermanas Vallejo España secuestradas durante 4 años por las FARC, participan de la Caravana que llegará hasta Roma en moto exigiendo la libertad de los 36 españoles secuestrados en el buque pesquero Alakrana, al igual que los secuestrados en México, El Salvador, Guatemala, Venezuela, Brasil, Irak, Afganistán y Chechenia.

La Caravana pide por la libertad del soldado israelí Gilat Shalit secuestrado en Gaza y lamenta la muerte de los 10 futbolistas secuestrados y asesinados en Venezuela el lunes anterior.

Tenemos confirmado el encuentro con SS Benedicto XVI a quien la Caravana le hará entrega del CASCO POR LA LIBERTAD”, digno símbolo, exclusivo para Jefes de Estado y Altos Dignatarios.

La Caravana Internacional por la Libertad de los Secuestrados tiene por objeto visibilizar el drama de miles de familiares de víctimas en el mundo que padecen el horror del secuestro, mientras las sociedades permanecen indiferentes al flagelo. Por esta razón se creó la “Caravana por la Libertad de los Secuestrados”, que ha recorrido más de 14.000 kilómetros entre Colombia y Ecuador, pidiendo por la libertad de quienes se están pudriendo en la selvas, esperando el cruel turno para el regreso. Muchos de ellos han muerto en Cautiverio por lo que, no sabemos quiénes se mantienen vivos. Por eso nos hemos fijado una gran meta de llegar a Roma y El Vaticano.

El recorrido de la Caravana

Los integrantes de la Caravana salen desde Bogotá a Madrid España el próximo 3 de noviembre. Llegan el día 4 al aeropuerto de Madrid Barajas a las 14:00 horas, donde se espera la presencia de los medios de comunicación y una nutrida asistencia de personas que se solidaricen con la problemática.

La salida en motos para Valencia será el 6 de noviembre desde el Parque el Retiro a las 9:00 horas. Barcelona el 7, París el 8, Lyon el 10, Marsella el 11, Principado de Mónaco, Nice, Saint Tropez, Canes, Génova y Milán el 12, Florencia el 13 y Roma el 14 para estar con Su Santidad Benedicto XVI en la Plaza de San Pedro el 15 de noviembre. El encuentro con el Santo Padre será el 18 de noviembre.

Esperamos contar con la presencia de Altas Personalidades de España, Francia e Italia durante todo el recorrido de la Caravana.

Cordialmente,

Herbin Hoyos Medina

Director Ejecutivo Organización Internacional de Cooperación OIC

Nit 830142802-0

Programa “Las Voces del Secuestro

Coordinador General “CARAVANA POR LA LIBERTAD DE LOS SECUESTRADOS

Móvil 658 600 998

 

Coordinador Logístico en Madrid.

Jorge Valencia.

Móvil 646 804 251

 

Caravana por la Libertad

 Av. Donostiarra 14 Madrid

 Telf:   658600998

www.lasvocesdelsecuestro.com

caravanamotorizada@hotmail.com

 

  CONVOCAN

 “Las voces del secuestro”  y  “Mensajeros de la Paz"

Con el apoyo de:

 Consejería de Inmigración y Cooperación de Madrid

Cadena SER

Empresa Municipal de Transportes de Madrid

Casa de América

Embajada de Colombia en España

Caracol Radio Colombia

Embajada de Francia en Colombia

El Centro Hispano Colombiano

Embajada de Italia en Colombia

Canal Caracol Televisión

Embajada de Colombia en Francia

Colombia Soy Yo

Embajada de Colombia en Italia

Canal RCN Televisión

Embajada de Colombia ante la Santa Sede

El Tiempo

Clubes de Motos

Turismoto, Pingüinos, Moto Madrid y Moto Cabras

 

Suscribirse a España