Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Domingo, a 26 de Julio de 2009

Viviendo como vivimos en un planeta rico en recursos y que tiene capacidades sobradas para poder abastecer a todos sus habitantes, es inconcebible que más de 1.020.000.000 personas estén desnutridas.

La Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación (FAO) lo advierte nuevamente: es insostenible, injusto e irracional que se mantengan, o incluso incrementen, las diferencias sociales generadas por los enormes desequilibrios entre continentes y países; incluso, esta situación está agravándose cada vez más entre los distintos extractos de una misma sociedad, lo que está abocando a que más de la sexta parte de la población mundial subsista con menos de un dólar (60 céntimos de euro) al día.

Que entre dos seres humanos iguales (como tu que lees esto, o yo), que tenemos el mismo número de pies, brazos, pulmones, hígados, corazones o cromosomas, se den las escandalosas diferencias económicas que existen entre los muy ricos y los muy pobres, debería llevarnos a exigir cambios drásticos en las políticas sociales internacionales, cambios que sirvieran para realizar las transformaciones necesarias en los códigos y pautas de comportamiento de todos nosotros como seres humanos (racionales).

La lucha contra el hambre ahora, y durante muchos años, debería ser la más clamorosa de nuestras demandas sociales, la única bandera realista a la que deberíamos unirnos, todos.

Según la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la crisis económica que está sacudiendo el mundo de manera global, no está golpeando con igual dureza a todos: hay países mucho más desfavorecidos que otros y las medidas para atajar los problemas económicos dejan al descubierto las nefastas estructuras industriales de los 49 países más pobres del planeta, demostrando su incapacidad de lograr un crecimiento y una reducción de la pobreza de carácter duradero.

Los 49 países más pobres, distribuidos en cuatro regiones, forma el conjunto de los PMA (países menos adelantados): 33 naciones se encuentran en África, 10 en Asia, 5 en el Pacífico y 1 en el Caribe.

Para mayor desgracia, el calentamiento global azotará de forma más significativa a los países del Tercer Mundo, que ya están sufriendo los efectos de un clima cambiante y están viendo aumentar sus dificultades para acceder al agua, la comida y la sanidad.

Como complemento a estos datos de apabullante dureza, os propongo que veáis el cortometraje “Chicken a la Carte” (Pollo a la carta) obra de Ferdinand Limadura, unos de los triunfadores del 56º Festival Internacional de Cine de Berlín, una obra en la que el consumismo, el poder, el derroche y la insensatez de unos, contrasta con la miseria, la necesidad y las carencias de otros. Son las dos caras de una misma moneda.

Y la moneda se llama injusticia.

Alfredo Webmaster

 

"Chicken a la Carte" (Pollo a la carta) por Ferdinand Dimadura

 

 

 

 

 

 

 

Domingo, a 12 de Julio de 2009

Andrés Rábago García, antes conocido como Ops, ahora como El Roto, es el mejor y más preclaro de los satíricos españoles, el prototipo del descreído y del cínico que es capaz de plasmar, en una viñeta de trazos negros, el humor negro de lo negra que está la vida.

Lo conocí en la época en la que se hacía llamar Ops, cuando dibujaba aceradas viñetas (como puñales) en aquella joya que se llamaba Hermano Lobo, la revista que los Chumy Chúmez, Forges, Jaume Perich y Manuel Summers, como dibujantes, y Francisco Umbral, Manuel Vázquez Montalbán y Manuel Vicent, como colaboradores literarios, publicaron durante los últimos años de la dictadura franquista. Desde entonces, le sigo y le admiro.

Algunas de sus viñetas son auténticos tratados sociopolíticos y socioeconómicos. Sus colaboraciones diarias en el diario El País, en la página donde se incluye el editorial, son bastante más expresivas y concisas que muchos de los artículos escritos por los grandes gurús de la política.

A continuación podréis ver y disfrutar (y sufrir) con las verdades crudas y descarnadas de este maestro de la viñeta: El Roto.

Alfredo Webmaster

 

 

Domingo, a 12 de Julio de 2009

Los responsables de la crisis mantienen el discurso de siempre: ¡que paguen los demás!, por Sami Naïr para elpais.com, 11/07/2009

El gran poeta francés Edmond Jabès decía de la vida que pasa: "eso sigue su curso". Podemos decir lo mismo de la crisis mundial, y con el mismo tono desengañado y resignado. Porque aunque todo cambie rápidamente, nada cambia en profundidad. Los actores siguen siendo los mismos: los defensores del capital y los representantes de los asalariados. Y, en medio, está la gran e ingente masa de los que nada temen. Pero el debate sobre cómo salir de la crisis ya está en marcha, tanto en EE UU como en Europa, y todos deberán pagar algo. Queda aún por saber quién tiene que pasar primero por caja.

Si planteamos la cuestión de la responsabilidad de la crisis, sabemos quiénes son los culpables: mercados financieros, especuladores delincuentes, banqueros poco escrupulosos, dirigentes políticos cómplices, y partidos políticos que han avalado de hecho este capitalismo especulativo sin ley alguna. Éste es un capitalismo que en el fondo se opone radicalmente al gran capitalismo social basado en el equilibrio entre capital y trabajo, tal como funcionó desde finales de la II Guerra Mundial hasta principios de los ochenta del siglo XX.

La ley del nuevo sistema, que ha prevalecido desde entonces, es sencilla: exigencia de rentabilidad anual del capital totalmente irracional, a un nivel medio del 15% al 20%, y totalmente desconectada de la riqueza real de las empresas. Eso significa, pues, que el capital especulativo y el capital que se posee realmente están desconectados. Y, también, que se produce una sobreremuneración del capital. Pero este crecimiento de capital tenía que llegar de algún sitio. Llegará de la compresión de los sueldos que caracteriza a todas las economías desarrolladas desde principios de los años ochenta. Tanto en EE UU como en Europa, los salarios han evolucionado en realidad a la baja tendencial. Pero, ¿cómo mantener la actividad especulativa, a pesar de esta baja y con la consiguiente falta de ahorro interno? Con el endeudamiento de las hipotecas inmobiliarias. He ahí unos casos de manual: Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda y España. Y, en todas partes, la carrera desenfrenada por obtener beneficios no basados en el trabajo ha fomentado la aparición de productos financieros tóxicos y el sobreendeudamiento de las familias en un contexto histórico mundial de deflación salarial. De ahí la crisis de las subprime, y la crisis financiera mundial.

Ahora bien, la falsedad de este sistema ha estallado hoy de verdad. Hemos pasado de una crisis de especulación financiera a una crisis económica, y de ésta a una recesión mundial. De ahí que aumente, y seguirá aumentando más aún, un desempleo masivo. ¿Cómo salir de esta situación?

Hay dos visiones: la de los responsables de la crisis y la de las víctimas. Los responsables mantienen el discurso de siempre: ¡que paguen los demás! Después de que los gobernantes hayan entregado millones de dólares, euros y yens a los bancos, ahora exigen éstos, con el Sr. Trichet y el BCE a la cabeza, que se realice una "reforma" del mercado laboral, es decir, que los sueldos se rebajen más aún, que se reduzcan las compensaciones de desempleo y que la precariedad laboral sea la regla. Resumiendo: que las víctimas paguen la crisis. Tras haberse opuesto en todo momento a una regulación de los mercados financieros, el sistema bancario nacional e internacional amenaza ahora a los Estados exigiéndoles que le rellenen sus arcas y, al mismo tiempo, que obliguen a los asalariados a aceptar los sacrificios que él mismo no quiere asumir de ninguna manera. En EE UU, una cuarta parte de los asalariados sufren ya las consecuencias de esta política desde que empezó la crisis. En España, las reivindicaciones de la CEOE, que los bancos apoyan, son de precisión quirúrgica: impugnar el coste de los despidos, reducir las cotizaciones sociales de las empresas, disminuir la indemnización de desempleo y, sobre todo, flexibilizar aún más el mercado de trabajo, aunque la Comisión Europea lleve años reprochándole a España sus sueldos excesivamente precarios. Los gobiernos están entre dos fuegos: el de los empresarios y los banqueros, a la ofensiva, y el de unos sindicatos que, todo hay que decirlo, están librando una batalla estrictamente defensiva.

¿Hay acaso otra solución? Sí que la hay, pero implica que cambiemos el curso de los acontecimientos. Que pongamos en marcha una reactivación económica distinta, que estimulemos el poder de compra aumentando los salarios, que garanticemos el crédito creando estructuras de garantía, que obliguemos a los bancos, con la presencia del Estado en sus consejos de administración, a invertir en proyectos sociales, etc. Pero cabe preguntarse: ¿son los asalariados capaces de imponer esta visión a los responsables de la crisis?

 

Martes, a 30 de Junio de 2009

Toda violencia reaccionaria y antidemocrática empieza mal, pero terminan peor. Todos los golpes de estado empiezan mal, pero terminan peor.

El peor enemigo que existe para un golpista es la libertad de prensa.

Por eso, los golpistas y sus secuaces siempre tratan de eliminar lo único que les puede hacer daño: la libertad de prensa.

El vídeo que veréis a continuación, es la constatación de que lo sucedido en Honduras es un golpe de estado. Está grabado hace pocas horas.

Como en todos los regímenes totalitarios (recordad el reciente caso de Irán), los mensajes de libertad y de lucha sólo se puede ver por Internet.

Alfredo Webmaster

 

 

 

Domingo, a 21 de Junio de 2009

Cuarta y última parte de los reportajes que bajo el título “Tráfico y explotación de mujeres”, realizaron Mónica Cebeiro Belaza y Álvaro de Cózar para El País.

Como dije en los tres primeros (podéis leerlos más abajo en la bitácora o pinchando en estos enlaces: Reportaje I, Reportaje II y Reportaje III), el negocio sucio que se mueve entorno a la prostitución y la trata de blancas es de tal magnitud, que todos debemos ser parte de la solución.

Como en la primera ocasión, os recomiendo que lo leáis con sumo interés.

Alfredo Webmaster


 

 

4. Prostituir a la fuerza no es delito grave: Las leyes vigentes son insuficientes para luchar contra la trata y se plantean reformas - Las víctimas sólo son protegidas a cambio de información "relevante" 

Los policías que llevan años de lucha contra la trata recuerdan los primeros años del combate. En una ocasión, los agentes consiguieron sentar en el banquillo de los acusados al dueño de un club donde se explotaba a mujeres. Dos mujeres, prostitutas del local, testificaron contra el hombre. El juez le condenó, pero no cerró su local. El argumento fue que sólo había dos víctimas de trata de personas. El resto de las mujeres que trabajaban en el local no habían denunciado. "Cerrar el local sería perjudicar a las que están porque quieren", dijo el magistrado a los policías. La esclavitud de dos mujeres no era una razón suficiente para clausurar el burdel.

La actitud de los jueces ha cambiado desde entonces, pero sigue habiendo múltiples problemas para luchar con eficacia contra la trata de seres humanos. Por un lado, la falta de determinación del Gobierno -tanto de éste como de los anteriores del PP- sobre qué hacer con la prostitución provoca que haya un gran negocio que se mueve al margen de la ley y que genera extraordinarias ganancias para los explotadores sexuales. Y, al margen del recurrente debate entre abolicionistas y regulacionistas de la prostitución, no se abordan de forma prioritaria las reformas que hacen falta para erradicar la trata.

Uno de los problemas más graves que denuncian las ONG es que se protege a las víctimas no por el hecho de serlo sino por colaborar con la policía. Sólo se les concede el permiso de residencia si han denunciado y si la información que han dado ha sido "relevante" para desarticular una red. Si lo que cuenta la mujer no es útil, no hay permiso. Quid pro quo. Algo que en el caso de la violencia de género sería inadmisible, cuando se trata de la explotación sexual se tolera sin más. "No se enfoca la cuestión como una violación terrible de los derechos humanos más básicos en una sociedad democrática sino que se recompensa a las víctimas si ayudan", dice Cristina Garaizábal, portavoz de la asociación Hetaira. Opinión que comparte también la ONG Proyecto Esperanza.

La regulación de los permisos de residencia acaba de costarle a España una condena de la Unión Europea. El Tribunal de Luxemburgo dictó sentencia la semana pasada contra nuestro país por no haber incorporado a nuestro derecho una directiva de 2004 sobre expedición de tarjetas de residencia a las víctimas de trata. La UE, que sí acepta que los permisos puedan concederse a cambio de información, exige garantías que aún no se cumplen en nuestra legislación, como que se dé a las víctimas un periodo de reflexión para decidir si desean denunciar. Ése es uno de los momentos más delicados. Las víctimas, sobre todo si están en manos de redes violentas, tienen miedo y necesitan un tiempo -con asistencia sanitaria, legal y psicológica- para pensar lo que desean hacer. Muchas veces sus familias están amenazadas en el país de origen. Un portavoz del Ministerio de Igualdad asegura que la transposición de esta directiva está contemplada en la propuesta de modificación de la Ley de Extranjería.

Después de la denuncia, e incluso si se les concede el permiso de residencia -sólo lo han conseguido 951 mujeres en los últimos ocho años y se les ha denegado a otras 648-, los problemas continúan. "Luego se encuentran con que necesitan un permiso de trabajo", señala Cristina Garaizábal. "Y es muy difícil que les hagan una oferta".

En esas se encuentra estos días Hope (Véase EL PAÍS del pasado lunes, 18 de mayo). La chica nigeriana vino a España engañada y fue obligada a prostituirse en varios clubes de carretera. Tras denunciar a los tratantes, obtuvo el permiso de residencia. Busca empleo desde entonces. Y siempre le ocurre lo mismo. Le dicen que la pueden contratar, pero si consigue primero un permiso de trabajo. Nadie quiere hacer la primera oferta. Sin permiso de trabajo, no hay empleo. Y sin empleo, no hay permiso. "Todos los días voy a entregar mi currículum a bares, tiendas. Nadie me hace caso y la residencia me caduca dentro de unos meses. No me queda dinero y tengo miedo de que me expulsen", se lamenta.

La protección a las víctimas es sin duda una de las asignaturas pendientes en el tema de la trata. Pero también hay suspensos en el ámbito de la justicia. El Código Penal regula por un lado el obligar a una mujer a prostituirse y por otro, el tráfico de personas. La primera cuestión está castigada sólo con penas de dos a cuatro años de cárcel (una pena no grave, según el código). La misma sanción se impone a los que se lucren "explotando la prostitución de otra persona", aun con su consentimiento. Y, dado que la trata muchas veces es difícil de probar, éste puede ser el único castigo que reciba el delincuente.

Se regula por otro lado el tráfico de personas. El artículo 318 bis establece condenas de 4 a 8 años de cárcel para quienes trafiquen con inmigrantes y entre 5 y 10 años para quienes lo hagan con fines de explotación sexual. Esta disposición plantea dos problemas. En primer lugar, que se juntan dos conductas que no tienen nada que ver: una cosa es introducir en España de forma ilegal a inmigrantes que quieren entrar y otra muy distinta traerlos engañados para esclavizarlos y explotarlos. "Estos tipos penales deben separarse", señala Joaquín Sánchez-Covisa, fiscal de sala del Tribunal Supremo y coordinador de extranjería. "Es necesario un delito específico de trata de seres humanos". El Plan Integral de Lucha contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, aprobado por el Gobierno el pasado diciembre, recogía esta modificación legal. Pero todavía no se ha producido.

Otro problema de este artículo es que habla sólo de inmigrantes, lo que implica que quedan fuera todos los ciudadanos de la Unión Europea. Las mujeres rumanas no se consideran víctimas de trata y son una de las nacionalidades más afectadas por este problema. Marta González, de la ONG Proyecto Esperanza, cree es una de las primeras cuestiones que hay que modificar. Se espera que el Gobierno introduzca algunos de estos cambios en su próxima reforma del Código Penal.

Otro de los grandes problemas es la falta de datos. No se conoce la dimensión del problema y por lo tanto es complicado actuar de forma adecuada. No hay información fiable y centralizada sobre el número de prostitutas en España, el número de burdeles, el número de testigos protegidas, el número de denuncias o el número de condenas por este tipo de delitos. Todo son estimaciones basadas en nada concreto.

"Esto es cierto", responde un portavoz del Ministerio de Igualdad. "Pero es una característica común a todos los países. Conscientes de esta realidad en nuestro plan hemos incluido diversas medidas que nos permitan conocer mejor la situación y cuantificarla. Hay planteados diversos estudios. Además, el CICO (Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado) y el Ministerio del Interior están trabajando ya desde el 1 de enero en el diseño e implementación de una base de datos que nos permitirá un conocimiento más exhaustivo y ajustado a la realidad".

Tampoco hay, por el momento, campañas de sensibilización a pesar de que es un problema grave que apenas preocupa en nuestro país. Ni a la sociedad en su conjunto ni a los clientes de prostitución. Desde el Ministerio de Igualdad se asegura que las campañas se están preparando ya, pero que llevan tiempo.

Otro debate es el de los medios de comunicación. ¿Deben suprimir los anuncios de prostitución porque quizá en sus páginas haya víctimas de trata de personas? Dos diarios de reciente creación no los admiten: Público y 20 Minutos. El Plan contra la Trata del Gobierno dice que se promoverá el "control" de este tipo de publicidad. No se dice cómo. Los principales periódicos (incluido éste) no han seguido el consejo. Los responsables de EL PAÍS dicen que los anuncios no están prohibidos.

 

Trata, prostitución y Código Penal

Se considera trata de personas, a la captación, transporte, embarque o recepción de personas por medio de amenaza, uso de la fuerza, coacción, fraude, engaño, abuso de poder o mediando pago a alguien que ejerza un control previo sobre la víctima. Para que pueda hablarse de trata —y no sólo tráfico ilegal de inmigrantes— tiene que haber un propósito de explotación que puede ser sexual, laboral o de extracción de órganos. Pero el sexo es lo que más tráfico humano mueve. El 90 % de las actividades de la Ucrif, la unidad de la Policía Nacional encargada de trata, se refieren a este tipo de explotación.

Al estar la trata de seres humanos con fines de explotación sexual tan ligada a la prostitución, la lucha policial y judicial tiene que tener en cuenta las normas que se ocupan de ambos fenómenos. Y ambas son mejorables. El Código Penal de 1995 despenalizó el proxenetismo, conducta que antes sí se perseguía. El legislador quiso no castigar las conductas que rodean a la prostitución libremente ejercida y a partir de entonces empezó a castigarse sólo al que “obligaba” a una persona a ejercer la prostitución. Este marco legal creó un nuevo escenario que propició el rápido desarrollo de una industria alrededor del comercio sexual.

En 2003 el legislador volvió a cambiar de idea y se castigó de nuevo a todo aquél que se lucraba explotando la prostitución de otra persona, “incluso con su consentimiento”. Pero como la prostitución es una actividad lícita, suele haber serios problemas para probar la relación entre prostitutas y chulos.

Por otro lado están regulados los delitos de trata y de tráfico ilegal de inmigrantes. Están juntos, así que es imposible conocer las estadísticas criminológicas sobre trata.

Y finalmente están las víctimas, tratadas por la ley española como instrumentos al servicio de la policía. “El artículo 59 de la Ley de Extranjería permite que se les conceda el permiso de residencia si denuncian y si aportan información relevante para desarticular redes”, explica Marta González, de la ONG Proyecto Esperanza. “Si deciden no denunciar, o tienen muchos datos, no hay derechos. No las tratamos como víctimas de una gravísima violación de los derechos humanos básicos”.

 

Sábado, a 13 de Junio de 2009

Tercera parte de los reportajes que bajo el título “Tráfico y explotación de mujeres”, realizaron Mónica Cebeiro Belaza y Álvaro de Cózar para El País.

Como dije en los dos primeros (podéis leerlos más abajo en la bitácora o pinchando en estos enlaces: Reportaje I y Reportaje II), el negocio sucio que se mueve entorno a la prostitución y la trata de blancas es de tal magnitud, que todos debemos ser parte de la solución.

Como en la primera ocasión, os recomiendo que lo leáis con sumo interés.

Alfredo Webmaster


3. Unos trafican, otros ponen el burdel: Los problemas jurídicos para probar los vínculos entre las redes de trata de mujeres y los clubes de alterne facilitan que la prostitución forzada quede impune.

La ruta del amor. Cuenca. Kilómetro 200 de la Nacional 301. Por la radio, un sábado por la noche, se escuchan toda clase de invitaciones para consumir sexo. Es Loca FM. Entre techno cutre y pachanga, se van anunciando los locales con los que se va a topar el conductor en pocos minutos: Las Torres, Night Star, Los Molinos, Pasarela... Una voz grave y masculina sugiere detenerse en uno de ellos: "Las Torres. Simply the best". A lo largo de 20 kilómetros hay siete clubes de alterne. Grandes, pequeños y medianos.

En Los Molinos, uno de los más exitosos, no dejan pasar a las mujeres. Ni a la prensa. Un encargado paraguayo balbucea rápido que allí no se hace nada malo, pero que no tiene intención alguna de dejar entrar a dos periodistas. Ni siquiera para tomar unas copas como cualquier cliente. El aparcamiento está a reventar. Jóvenes -algunos con cochazos y con la música a tope- entran riéndose. Dentro les esperan más de 60 mujeres que trabajan allí, de distintas nacionalidades, jóvenes y guapas. Esa noche se hará, probablemente, una gran caja.

Las redes de tráfico de mujeres extranjeras pueden obligar a las chicas a prostituirse en las calles y polígonos industriales -a veces también en pisos-, pero es raro que tengan un local de alterne explotado por ellos mismos, sobre todo cuando la red es pequeña y está formada por tres o cuatro personas. Hacen falta españoles que actúen como tenderos de la mercancía. Y son necesarios varios contactos, porque las mujeres no pueden estar paradas en el mismo club durante muchas semanas. Los traficantes tienen que montar una red de locales por la que puedan ir circulando. Cada zona de España tiene sus especialidades geográficas: en la cornisa cantábrica, el 90 % son brasileñas. En La Junquera (Girona) hay un porcentaje similar de rumanas. La cifra total de clubes, según la Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsificaciones Documentales de la Policía Nacional está en torno a los 2.500.

Los empresarios españoles insisten en que ellos no tienen nada que ver con la trata de mujeres. Aseguran que sólo les ofrecen un espacio en el que ejercer libremente como prostitutas y que, a cambio, les cobran por el alojamiento y comida. Luís, un cubano ex jugador de voleibol dueño de Las Torres, en Cuenca, defiende que es un negocio más en el que todos son libres. "En las copas vamos al 50 %, pero el cliente da directamente el dinero a la mujer. Yo no quiero problemas. Tampoco me meto en si tienen o no tienen relaciones sexuales. Ése es su problema. Yo les cobro 40 euros al día por habitación, desayuno, comida y cena y no quiero saber nada más. No acepto menores de edad ni voy buscando chicas. Vienen las que quieren".

La realidad no tiene siempre el tono rosa que pinta Luís. En los clubes hay mujeres obligadas a ejercer la prostitución. Sobre todo durante sus primeros meses en España, los que tardan en pagar la deuda a sus captores. Las endeudadas están obligadas a hacer cualquier cosa que les digan. A veces es su mami -la controladora, la persona que las vigila siempre-, la que se ocupa de todas sus relaciones mercantiles, de decirle lo que tiene que cobrar y con cuántos hombres tiene que mantener relaciones sexuales cada noche. Y la encargada de presionarla si los objetivos mínimos no se cumplen. El empresario puede mantenerse al margen y limitarse a cobrar a las mujeres entre 40 y 60 euros al día para evitar conflictos con la justicia.

Pero en muchos casos sí es el dueño del club -a través de sus encargados y empleados-, el que explota directamente a la mujer una vez que los traficantes la han traído a España. En las sentencias judiciales se encuentran múltiples casos como éste. "Eugenio trabó contactos con diversas personas de Rusia, quienes le enviaban periódicamente mujeres de dicha nacionalidad", relata el Supremo en una resolución de junio de 2006. Eugenio era el dueño de un club de alterne en Roquetas de Mar (Almería). Sus amigos rusos reclutaban mujeres prometiéndoles trabajar como camareras. Cuando ellas llegaban, si se negaban a ejercer de prostitutas, Eugenio las obligaba a hablar por teléfono con el captador ruso, que amenazaba con matar a sus familias. El español imponía multas a las que no trabajaran algún día, no llevaran falda o se negaran a ir con un cliente determinado. Eugenio las obligaba a practicar lo que él llamaba el "pequeño champán" (beber una botella, dejarse tocar y masturbar al cliente) y el "gran champán" (con sexo completo). Una relación laboral -obligada, eso sí- en toda regla.

Las autoridades saben dónde están los clubes. ¿Por qué no hay un mayor control entonces? ¿Por qué no se hace una vigilancia constante para evitar que sean espacios en los que se esclaviza impunemente a las mujeres? Hay dos vías de actuación: la policial y la de la inspección de trabajo. Y ambas se encuentran con el mismo problema: la falta de regulación en España de la prostitución. Como no está prohibida, no pueden acosar de forma permanente a los locales. Como no está regulada, tampoco pueden controlar que se cumpla una determinada normativa, que se respeten los derechos laborales de las mujeres.

"El tema no está claro ni siquiera en cuanto al alterne [tomar copas con los clientes] que es una actividad más visible y que se puede controlar más", explica Manuel Alía, subdirector general para la Inspección en materia de Seguridad Social, Economía Irregular e Inmigración del Ministerio de Trabajo. "Según los tribunales catalanes, hay una relación laboral", continúa. "Según los gallegos, no puede haberla porque se trata de un trabajo que atenta contra la dignidad humana. Pero en lo más gordo, que es si allí se mantienen relaciones sexuales contra la voluntad de la víctima, no podemos entrar porque la legislación no nos ampara".

La policía se encuentra con el mismo problema a la hora de actuar. La prostitución es una actividad lícita, por lo que no pueden perseguirla. Sólo pueden ir tras el tráfico de personas y la inmigración ilegal. Por lo general, las redadas buscan mujeres sin papeles. Una vez detenidas, algunas denuncian a los explotadores. Otras no. Por miedo a represalias y porque muchas veces el empresario las ha convencido de que los agentes -que pasan a menudo por los prostíbulos para conseguir información- no las van a ayudar.

El negocio de la prostitución es, según la ONU, el segundo negocio mundial más lucrativo, tras el tráfico de armas y antes que el tráfico de drogas. Reporta anualmente unas ganancias de entre 5 y 7 billones de dólares y moviliza a unos 4 millones de personas. En España mueve unos 18.000 millones de euros al año, según el Informe de la Ponencia sobre la Prostitución en nuestro País, redactado por las Cortes Generales. Pero la cifra es una vez más, una estimación poco fiable y basada en un número de prostitutas que todavía se desconoce.

Hay datos que sí indican que, en cualquier caso, hablamos de mucho dinero. Hace unas semanas, la Policía Nacional detuvo a José el Francés, un empresario almeriense que supuestamente había blanqueado 12 millones de euros desde el año 2007. Las ganancias provenían de sus siete clubes de alterne en Almería capital y Roquetas de Mar. El empresario ocultaba 13 empresas tapadera, que estaban en manos de testaferros y hombres de paja, normalmente drogadictos que aceptaban dar la cara en los locales por muy poco dinero. La mujer de José el Francés, rusa, era la encargada de conseguir mujeres en Rusia y Brasil para el entramado.

La provincia de Almería es uno de los focos de la prostitución en España. Nada más llegar a El Ejido, el Golden y otros locales de los polígonos lanzan sus mensajes de neón a los automovilistas. A pocos metros de allí, en ese laberinto de invernaderos que da trabajo a inmigrantes venidos de Latinoamérica, África y Europa del Este, se encuentran otros clubes algo menos selectos. Uno de ellos es el Kongo, muy cerca de Roquetas de Mar. Desde fuera parecería un almacén de chatarra si no fuera por el parpadeo del neón. Dentro es un club de alterne para inmigrantes. "Es raro ver a un español por aquí", dice una de las chicas, una rumana con el rostro desencajado que pide ayuda en los primeros minutos de conversación: "Quiero salir de aquí. No me gusta esto. No quiero dedicarme a la prostitución".

En esos tugurios es donde la ONG tienen más problemas para acceder a las chicas y atenderlas. También en los pisos, donde las mujeres están más desprotegidas que en cualquier otro sitio. Algunas mujeres apenas salen a la calle y sólo tienen contacto con los clientes durante un breve lapso de tiempo. Trabajan y viven allí. "Algunas casas son auténticos almacenes de mujeres", relata un agente de la UCRIF especializado en Europa del Este. "Hace poco vimos un chalet pequeño en el que vivían hacinadas 17 rusas. Dormían en habitaciones llenas de literas y no salían nunca". Se minimiza el gasto y optimiza el beneficio. La prostitución china, por ejemplo, menos visible, se ejerce casi en su totalidad en pisos de grandes ciudades, en Madrid y en Barcelona. Como en la calle, en los pisos no hacen falta grandes inversiones. Sólo poner a la mercancía humana a producir.

Uno de los pocos clubes chinos está en Madrid. Es un pequeño local con chicas asiáticas. La clientela, salvo algún español trajeado y silencioso, es oriental. Las jóvenes están calladas comiendo arroz con palillos en torno a la barra del local. Al fondo, la mami. También china. No dicen mucho. Una de las chicas tiene 20 años, viene de Tailandia y chapurrea un inglés lo suficientemente ágil como para expresar que quiere marcharse de allí. "Quiero volver a Bangkok con mi familia". No tiene billete de vuelta y dice que necesitará un año para conseguir el dinero. Cuando no trabaja está en casa haciendo sudokus.

Un grupo de chinos entra en el local e interrumpe la conversación. Se llevan a la chica rápidamente. Dos semanas más tarde, ya no está allí. "La trasladaron a otro sitio", dice el encargado. Quizá tuvo problemas por hablar demasiado con este periódico. "No le pasará nada", dice el hombre, quitándole importancia. "Como mucho la habrán dejado un par de días sin comer".

 

Lunes, a 8 de Junio de 2009

El biderrotado Mariano Rajoy, el heredero universal de los valores aznaristas y patroncillo (bajo la expectante mirada de la Leona de la Puerta del Sol) de los tercios de la derecha española por obra y gracia del designio a dedo del gran guía de Occidente, José María Aznar, tiene en su haber una buena ristra de frases y muletillas que va soltando a diestro y sinistro. La última de ellas, muy aplaudida en el mitin de cierre de la campaña electoral para las europeas, fue la de “ridículo colosal e interplanetario (sic)”.

Realmente, no sé si dijo colosal o coloxal, dada la dificultad que Rajoy tiene para la pronunciación de algunas palabras debido al tamaño de su lengua, más parecida a la de un buey que a la de un ser humano: no le cabe en la boca.

¿A qué le llamó “ridículo colosal e interplanetario” el nuevo guía de Occidente? Os respondo: a los bautismos civiles o acogimientos democráticos de niños, a raíz del celebrado recientemente a su hijo por la actriz Cayetana Guillén Cuervo.

Tiene gracia que Mariano Rajoy llame “ridículo colosal e interplanetario” al bautizo civil realizado por unos padres profundamente democráticos, que en un acto protocolario oficiado por un cargo público elegido en las urnas, se le leyera a su hijo recién nacido los derechos civiles recogidos en la Convención Internacional de los Derechos de la Infancia.

Y aún tiene más gracia el “ridículo colosal e interplanetario”, expresado por Rajoy, viviendo de quién viene: de un señor que fue bautizado de niño según unas creencias de origen judaico, recauchutadas con otras de origen cristiano, práctica ancestral que perpetuó aplicándoselo a sus propios hijos.

Aclaremos las cosas de una puñetera vez y dejémonos de monsergas: ¿Qué es más razonable, un bautizo civil basado en la lectura de los artículos 12 y 27 de la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas o el bautizo religioso, que consiste en derramar agua en la cabeza de un bebé para lavarle el supuesto pecado original que traen de “serie” todos los recién nacidos? Puestos en las disyuntiva de tener que elegir al ganador del “ridículo colosal e interplanetario”, yo ya sé qué bautizo se lleva la palma…

Lo más chocante de este ridículo colosal (o coloxal) e interplanetario, está en la propia definición de lo que la derecha política entiendo como civil y religioso, y también en la inoperancia de nuestros gobernantes por no haberle puesto las cositas bien claras a la curia católica: llevamos 32 años bajo el amparo de una constitución democrática, votada por todos los españoles, en la que se deslindó claramente lo que es territorio de las leyes y lo que no.

Los purpurados de mi país, anclados en tiempos anteriores al Concilio Vaticano II, aún se creen con derecho para inmiscuirse en legislaciones y leyes que son territorio exclusivo (y excluyente) del Congreso de los Diputados.

Alfredo Webmaster

Domingo, a 7 de Junio de 2009

Hoy publico la segunda parte de los reportajes que, bajo el título “Tráfico y explotación de mujeres”, realizaron Mónica Cebeiro Belaza y Álvaro de Cózar para El País.

Como decía en el primero de ellos (podéis leerlo más abajo en la bitácora o pinchando en este enlace), el negocio sucio que se mueve entorno a la prostitución y la trata de blancas es de tal magnitud, que todos debemos ser parte de la solución.

Como en la primera ocasión, os recomiendo que lo leáis con sumo interés.

Alfredo Webmaster


 

 

2. Aisladas en el club de carretera: Las organizaciones son grupos heterogéneos - Proceden de una decena de países - Cambian constantemente a las chicas de local

Benín City es un conglomerado de polvorientas casas de chapa oxidada, cables pelados cruzando las calles y condenadas carreteras de socavones. Pero es un lugar perfecto para hacer negocios. La ciudad, al suroeste de Nigeria, es un lugar de gente emprendedora y comerciante, capaces de vender en la calle desde una antigua pieza precolonial de gran valor hasta una inservible lavadora despiezada. Si se le pregunta a cualquier joven ocioso de los que pasan todo el día sentado en la calle a qué se dedica, lo más probable es que el chico saque un móvil y diga con cierta altanería: Soy un hombre de negocios. Éste es mi call center. El político nigeriano Bola Ige, asesinado a balazos en 2001, describía ese don de sus compatriotas para los negocios con una elocuente frase: "Si sabes cómo empaquetar la mierda, la podrás vender en Nigeria".

Casi todas las mujeres africanas que ejercen la prostitución en España proceden de Benín City. Durante el siglo XVIII la ciudad fue el centro de la costa de los esclavos, el lugar del que partían miles de africanos para ser explotados en las colonias. Negocio y explotación de personas, las dos caras de la prostitución siglos más tarde. Quienes la controlan en Benín City tienen medio negocio montado si saben utilizar el deseo de miles de mujeres por salir de la pobreza, prosperar en Europa y enviar dinero a sus familias.

Sobre ese sueño se levantan las redes de trata de personas en Nigeria y en el resto de países exportadores de mujeres. Los estudios señalan que en España hay prostitutas de más de 50 nacionalidades, pero la gran mayoría procede de un puñado de países, aquellos en los que están instaladas las redes organizadas: Brasil, Rumanía, Paraguay, Colombia, República Dominicana, Rusia, Moldavia, Bulgaria, Nigeria y China. También hay marroquíes en el sur de Andalucía, sobre todo cerca de la frontera.

El lugar de origen de la mercancía va cambiando según la dificultad o facilidad que tengan para introducirla en España y según la moda estética del momento. Como quien decide dejar de comprar café en Colombia y lo busca en Kenia. En Latinoamérica, el país que más mujeres exporta es Brasil. El segundo, Paraguay, que es nuevo en estas lides. El acceso es fácil -ni las brasileñas ni las paraguayas necesitan visado- y sus mujeres resultan muy atractivas en España. Nuestro país no importa chicas de rasgos más indígenas, como bolivianas, ecuatorianas o peruanas.

Junto con Brasil, Rumanía se ha convertido en el otro gran proveedor de mujeres a España. Las rumanas jóvenes son blancas, rubias y guapas y desde que el país forma parte de la Unión Europea pueden entrar libremente en España. Las redes buscan chicas en zonas rurales y pobres en las que, como en Benín City, es fácil convencerlas de que se atrevan a viajar a España con un desconocido en busca de una vida mejor. No tienen nada que perder.

Las redes son heterogéneas y de difícil control, según explica Carlos Botrán, comisario jefe de la Brigada Central de la UCRIF (Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsificaciones Documentales de la Policía Nacional): "Pueden estar formadas por un matrimonio, un grupo de cuatro amigos o pueden ser organizaciones complejas y estructuradas que operan en varios países con más de 100 personas trabajando. Una auténtica multinacional".

El captador es el primer eslabón de la cadena, y uno de los más importantes. En todas las historias de mujeres explotadas, él es el encargado de encontrar mercancía, sin la cual no hay negocio. Debe seleccionar y convencer a las mujeres hasta conseguir sacarlas del país. Con una mentira o una media verdad. Cuando les ofrecen directamente trabajar como prostitutas, les hablan de una situación de libertad que después no existe.

El captador, a veces con la ayuda de una tercera persona (el intermediario), gestiona los pasaportes, el visado, el billete de avión o autobús y le da a la mujer algo de dinero para que lo enseñe en la frontera y la dejen entrar como turista. Él se ocupa de todo y alecciona a la chica sobre cómo vestirse y actuar.

"Un truco que suelen emplear las redes para entrar es utilizar un país intermedio de entrada que pertenezca al espacio Schengen, como Portugal, Francia o Italia", explica un inspector jefe de la UCRIF. "Si en el aeropuerto de París ven que el destino final de la mujer no es Francia, sino España, los controles se relajan". Algunas redes, como las nigerianas, las rusas o las chinas utilizan métodos muy sofisticados para falsificar documentos.

Vayamos a una de esas historias, la de una de las miles de mujeres que cada año entran en España para acabar trabajando como prostitutas. Llamémosla Hope. Hace dos años -tenía entonces 18- relató a una amiga las penurias económicas que ella y su familia estaban pasando en Lagos, al sur de Nigeria. "Te pondré en contacto con un primo mío que necesita una secretaria para trabajar en España", le dijo la chica. La oferta era un regalo y Hope no dudó un segundo en decir que sí. A los pocos días conoció al hombre. Éste le vendió un futuro cómodo en España donde ganaría dinero para ella y su familia. Ellos le ayudarían con los papeles y la adiestrarían para pasar la frontera. Pagarían todos los gastos del viaje y luego ella, una vez que ganase su abundante sueldo de secretaria en Europa, les devolvería el dinero poco a poco. Para cruzar la frontera, le proporcionaron el pasaporte de la mujer que la esperaba en España, una nigeriana para la que iba a trabajar.

Días después cogía un avión en Cotonou (República de Benín), rumbo a Casablanca para aterrizar poco después en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona. Otro hombre la recogió en el taxi y la llevó a la casa de su nueva empleadora. "Me acuerdo mucho de ese camino. Iba viendo la ciudad de Barcelona, tan bonita, con gente tan distinta y me sentí una mujer con mucha suerte" recuerda la chica en la oficina de la ONG Proyecto Esperanza.

Esa sensación de tener por delante grandes oportunidades la comparten todas las mujeres que llegan con las redes. Una mezcla de nerviosismo y esperanza. Hasta que llega el jarro de agua fría. En el caso de Hope, sucedió cuando le enseñaron su nueva ropa de trabajo: tangas y sujetadores. "Me dijeron lo que tendría que hacer y me negué, pero el marido de la mujer me amenazó, me pegó y me dijo: 'Si no lo haces te tiro por la ventana ahora mismo y le digo a la policía que te has suicidado".

Los métodos de coacción para doblegar la voluntad de la víctima son distintos según el país de origen de la red y las víctimas. "Las redes rumanas son las más violentas", explica el comisario de la UCRIF Carlos Botrán. "Les dan palizas, puñetazos, hay violaciones en grupo, no tiemblan a la hora de ejercer la violencia física para asustar y doblegar la voluntad de las mujeres". Como la mayoría de las víctimas son captadas en pueblos pequeños y el traficante conoce a la familia, es muy habitual que las amenacen con matar a sus padres o a sus hijos, si los tienen. Además, en cuanto llegan les quitan los billetes de vuelta, el pasaporte, y el dinero y las vigilan de cerca cada minuto. Algunas no hablan español. No tienen forma de salir.

En el caso de Nigeria, uno de los métodos de control más eficaces es el vudú. "Días antes de coger el avión me llevaron a un curandero", recuerda Hope. "Tenía que hacer lo que me él me dijera para que ellos estuvieran seguros de que iba a pagar mi deuda". Le cortaron pelos de las cejas y del pubis, los metieron en un sobre y los mezclaron con sangre. "Sentí mucho miedo. Entonces creía que con el vudú pueden controlar lo que haces y que incluso puedes morir. Fui muy inocente. Me lo creía todo por mis ganas de venir a España".

Las deudas que las mujeres se comprometen a pagar -2.000, 3.000, 4.000 o 5.000 euros dependiendo del país de origen, de lo costoso que sea el trayecto y de lo que puedan abusar de la situación de necesidad de la mujer- ponen la vida de la víctima en manos de la red durante meses o incluso años, porque algunas redes van incrementando la deuda con engaños. Las nigerianas son las más explotadas: suelen comprometerse desde el principio a pagar cantidades desorbitadas: 40.000 o 50.000 dólares.

Para pagar, las mujeres tienen que trabajar cada día 13 o 14 horas. Las redes se encargan de colocarlas, como si fueran naranjas, en el mercado: clubs, pisos y calle. La Universidad de Oviedo, que ha elaborado uno de los estudios de campo más completos sobre el tema, señala que en Asturias el 72 % de las prostitutas trabaja en locales de alterne, el 35 % lo hace en pisos y sólo el 2,6 % en la calle -parques, descampados, polígonos industriales, centro urbano-. Estos datos no se pueden extrapolar a todo el país, pero la Policía y la Guardia Civil hacen cálculos similares.

Como muchas otras, Hope acabó dando vueltas por varias provincias españolas, de club en club. Cada tres semanas la cambiaban de local. No tenía ni idea de dónde estaba en cada momento. No sabe en qué sitios ha vivido. "Me daban palizas si no hacía tres mil euros al mes", relata. Nunca vio un euro de sus ganancias.

"Las redes de explotación sexual son muy crueles y rebuscadas en sus métodos de coacción", dice Carlos Igual, de la Guardia Civil. "De las más duras que he visto en mi carrera. Se aprovechan de la ignorancia, de que se encuentran aisladas y desamparadas. Es lo que quieren las redes. Por eso las cambian de sitio cada poco tiempo. Para que no cojan confianza con los clientes y para que no se hagan amigas entre ellas".

La de Hope era una red ínfima, formada por cuatro personas: dos matrimonios de nigerianos que habían hecho de la trata de mujeres su forma de vida y que tenían diversos contactos con empresarios del sexo españoles. Ella no sabe cuál era el acuerdo económico entre sus captores y los dueños de los clubes. La que cobraba por cada servicio sexual no era ella, sino su "mami". Las mamis, o controladoras, son otro de los pilares fundamentales de las redes. Vigilan y controlan a las chicas de cerca. Son las encargadas de que no se escapen y también de tranquilizarlas y hacerles ver que su situación no es tan horrible. Suelen ser ex prostitutas, mujeres que han pasado por la misma situación y que después han ascendido dentro de la organización o se han casado con algún empresario.

Hope decidió acabar con todo eso un año después de aterrizar en Barcelona. Consiguió salir gracias a la policía, la ONG Proyecto Esperanza y la ayuda de personas que se preocuparon por ella. Denunció a sus captores. La policía consiguió reunir las pruebas para llevarlos ante un juez. Todavía es un caso pendiente.

 

Domingo, a 7 de Junio de 2009

Fotos publicadas por El País

 

El artículo de José Saramago para El País, que podéis leer más abajo, me ha servido para reflexionar sobre la situación política a la que está llegando Italia bajo el mandato de Silvio Berlusconi; desgraciadamente, por asimilación, sus malas prácticas están invadiendo las políticas del resto de Europa.

Silvio Berlusconi, además de ser el primer ministro italiano, es un político multimillonario propietario de muchas empresas con actividad en varios sectores de la economía de su país. Es, por tanto, alguien que acumula bajo su dirección cuotas y espacios de poder que lo hacen, cuanto menos, sospechoso de manejar sus negocios de forma partidista, entremezclando lo propio con lo público.

Además de tener una ideología política profundamente reaccionaria, Berlusconi es un personaje de un machismo recalcitrante y trasnochado. El trasfondo de todos sus actos lo aderezada con una pátina de religiosidad católica altamente sospechosa, una pátina que desprende un tufillo de connivencias entre el poder político y económico, bajo el manto protector de la santa curia romana.

Se mueve con la soltura de los galancillos de las películas en blanco y negro de Alberto Sordi o Marco Ferreri, con el desparpajo del que no sabe asumir su edad y arrastra un ego enviagrado (de Viagra) impropio incluso en un muchachuelo de 18 años.

Si a su galantería de bigote fino y casposo unimos su fascista afán de protagonismo, llegaremos a la situación actual de todo lo que rodea su vida: corrupción, degradación, prohibición, liquidación de la sociedad democrática. Todo en honor del negocio. Todo se vende, todo se compra.

Ante la magnitud que está adquiriendo todo esto, hay preguntas para las que no tengo respuesta: ¿En toda Italia no existe una mayoría de ciudadanos que considere deleznable los actos de impudicia de este personaje? ¿Cómo es posible que gobierne alguien así, que transita entre lo legal y lo ilegal con la chulería del prepotente, del que sabe que tiene una bula que todo lo perdona?

Tengo más preguntas: ¿Y la Iglesia Católica, qué dice de todo esto? ¿Cómo son capaces de considerar inmoral el condón y no lo que hace este personaje? ¿Qué grado de degradación ética carcome a la curia romana, que le lleva a considerar como más razonables la existencia de abusos a menores en Irlanda antes que el aborto?

No sé qué pensareis vosotros de todo esto, pero a mi me preocupa enormemente: se nos vienen encima años en los que surgirán políticos que tendrán como programa de gobierno el “todo vale”.

Aquí en España, en los bancos de la oposición, tenemos varios casos…

Alfredo Webmaster

 


 

La cosa Berlusconi

Por José Saramago para elpais.com, 06/06/2009

No veo qué otro nombre le podría dar. Una cosa peligrosamente parecida a un ser humano, una cosa que da fiestas, organiza orgías y manda en un país llamado Italia. Esta cosa, esta enfermedad, este virus amenaza con ser la causa de la muerte moral del país de Verdi si un vómito profundo no consigue arrancarlo de la conciencia de los italianos antes de que el veneno acabe corroyéndole las venas y destrozando el corazón de una de las más ricas culturas europeas. Los valores básicos de la convivencia humana son pisoteados todos los días por las patas viscosas de la cosa Berlusconi que, entre sus múltiples talentos, tiene una habilidad funambulesca para abusar de las palabras, pervirtiéndoles la intención y el sentido, como en el caso del Polo de la Libertad, que así se llama el partido con que asaltó el poder. Le llamé delincuente a esta cosa y no me arrepiento. Por razones de naturaleza semántica y social que otros podrán explicar mejor que yo, el término delincuente tiene en Italia una carga negativa mucho más fuerte que en cualquier otro idioma hablado en Europa. Para traducir de forma clara y contundente lo que pienso de la cosa Berlusconi utilizo el término en la acepción que la lengua de Dante le viene dando habitualmente, aunque sea más que dudoso que Dante lo haya usado alguna vez. Delincuencia, en mi portugués, significa, de acuerdo con los diccionarios y la práctica corriente de la comunicación, "acto de cometer delitos, desobedecer leyes o padrones morales". La definición asienta en la cosa Berlusconi sin una arruga, sin una tirantez, hasta el punto de parecerse más a una segunda piel que la ropa que se pone encima. Desde hace años la cosa Berlusconi viene cometiendo delitos de variable aunque siempre demostrada gravedad. Para colmo, no es que desobedezca leyes sino, peor todavía, las manda fabricar para salvaguarda de sus intereses públicos y privados, de político, empresario y acompañante de menores, y en cuanto a los patrones morales, ni merece la pena hablar, no hay quien no sepa en Italia y en el mundo que la cosa Berlusconi hace mucho tiempo que cayó en la más completa abyección. Este es el primer ministro italiano, esta es la cosa que el pueblo italiano dos veces ha elegido para que le sirva de modelo, este es el camino de la ruina al que, por arrastramiento, están siendo llevados los valores de libertad y dignidad que impregnaron la música de Verdi y la acción política de Garibaldi, esos que hicieron de la Italia del siglo XIX, durante la lucha por la unificación, una guía espiritual de Europa y de los europeos. Es esto lo que la cosa Berlusconi quiere lanzar al cubo de la basura de la Historia. ¿Lo acabarán permitiendo los italianos?

José Saramago, escritor portugués, es premio Nobel de Literatural

 

Sábado, a 30 de Mayo de 2009

Aprovechando que El País publicó hace unos días cuatro reportajes sobre la prostitución, magníficos por cierto, quiero contribuir a su difusión usando como plataforma mi bitácora.

Sé que mi blog www.musicayvino.com no será leída ni por la centésima parte de las personas que sí leen El País pero, entre todos, a poquitos, podemos contribuir a alertar a muchas personas sobre lo que en realidad se esconde detrás de algunas de las ofertas de trabajo que circulan por Internet o de las que reciben muchas mujeres de países con problemas económicos.

Muchísimas veces, no siempre, la verdad, detrás de las ofertas de trabajo como empleadas de hogar, modelos, camareras o de cuidadoras de niños en países europeos, lo que en realidad se esconde es la explotación forzada de mujeres en la prostitución. Y es un problema a nivel mundial.

No sé cuál podría ser la solución para este sórdido “negocio”, quizá la legalización y regulación, pero lo que si tengo claro es que algo hay que hacer, y hay que hacerlo ya.

Si la prostitución existe y se trafica miserablemente con mujeres, es por que es un buen negocio: prostituir mujeres genera una actividad económica en la que se mueven miles de millones de euros al año, sólo en España… imaginaros lo que pude ser a nivel mundial.

Además, para mayor escarnio, los que en realidad se benefician de las miserias y la necesidad de las mujeres, son los proxenetas y los dueños de los burdeles.

Si hay algo realmente cierto en este “negocio”, es que ellas, las explotadas, nunca se harán ricas ni nunca saldrán sanas de la prostitución, ni física o ni mentalmente.

Hay otro punto en el que convendría centrarse, la génesis y meollo de este “negocio”: ¿Qué hacer con los consumidores de la prostitución?

Muchos hombres, por no decir la inmensa mayoría de los que usan (abusan) de la prostitución, pagan para sentirse con el derecho de utilizar el cuerpo de una mujer a su antojo, sin más límites que la tarifa pagada por el tiempo comprado. Su sensación de dominio, producto de carencias personales y escasa autoestima, sólo la consiguen satisfacer a base de pagar euros y más euros, careciendo del gusto por el placer que genera una relación interpersonal distinta, libre, consciente, de entrega mutua.

Os recomiendo leer los cuatro reportajes que iré publicando, escritos por Mónica Cebeiro Belaza y Álvaro de Cózar para El País. En ellos se muestra de forma descarnada qué hay detrás de la explotación de mujeres en España.

¡Ojo, habla sólo de lo que sucede en España!: ningún país del mundo sale bien librado de las miserias de este “negocio”.

Alfredo Webmaster

 


0. La esclavitud invisible

Hay 45.000 prostitutas en España. ¿O son 400.000? El 90% están explotadas y ejercen contra su voluntad ¿O es el 10%? No existe ningún dato oficial y fiable, ni ningún estudio serio y concienzudo sobre el tráfico de mujeres de países del Tercer Mundo a España y a otros países europeos. EL PAÍS inicia hoy una serie de reportajes sobre este fenómeno de cifras tan dispares en el que cada grupo, asociación o institución maneja los números según el tipo de política que defienda, abolicionista o de regulación de la prostitución. En cualquier caso, las actuaciones policiales, de la fiscalía, las declaraciones de las víctimas y las sentencias dictadas por el Tribunal Supremo no dejan lugar a dudas: en España hay mujeres que son compradas y vendidas y obligadas a tener múltiples relaciones sexuales en la calle, en pisos o en burdeles contra su voluntad. A algunas las encierran bajo llave y controlan cada uno de sus movimientos. A otras les dan palizas o violan hasta que anulan su voluntad. En otros casos, las amenazan con hacer daño a sus familias en Rumania, Rusia, Nigeria... También las hay que saben que van a venir a España a trabajar como prostitutas, pero, una vez aquí, la realidad no es mejor que la de aquéllas que venían engañadas. Y, si se resisten, las medidas de coacción son las mismas. Si hubiera 45.000 prostitutas en España -las cifras más bajas de la ONU y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado-, y sólo el 10% estuvieran obligadas (porcentaje que calculan los propios empresarios del sexo), estaríamos hablando de miles de esclavas, un drama invisible que provoca una escasa preocupación social. Mientras tanto, las mujeres siguen llegando. Los traficantes hablan de ellas como "kilos de carne" o "terneritos". Algunas firman contratos como éste: "Mi vida vale lo mismo que lo que debo a mi madame".

 

1. "Si rompo las reglas mi 'madame' tiene derecho a matarme": Mujeres explotadas sexualmente firman contratos con los que entregan su vida a los proxenetas

"Prometo pagar la suma de 40.000 dólares. Declaro que no infringiré las normas y que no diré nada a la policía. Si rompo las reglas, mi madame tiene derecho a matarnos a mí y a mi familia en Nigeria. Mi vida vale lo mismo que la cantidad que debo a mi madame. Declaro que me han explicado este acuerdo en mi dialecto y que será destruido cuando el pago total sea abonado".

Los archivos policiales guardan multitud de contratos como éste. Un papel escrito en un inglés macarrónico, con letras mayúsculas y espacios en blanco para que una mujer escriba su nombre y ponga su vida a disposición de la red que la ha traído a España desde Nigeria. Se convierte en su esclava durante el tiempo que tarde en pagar los 40.000 dólares que le cobran por el viaje. Esto supondrá una unión inquebrantable con los traficantes durante al menos cinco años.

La prostitución en España ha cambiado radicalmente en los últimos 15 años por los flujos migratorios. Antes era un mercado marginal o de lujo. La llegada de las inmigrantes amplió la oferta y la democratizó: más mujeres, más guapas, más jóvenes, más exóticas y más baratas. Cualquiera puede pagar 30 euros por media hora con una de ellas. En estos momentos, entre el 85% y el 90% de las prostitutas son extranjeras, según cálculos de la UCRIF, la Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsificaciones Documentales de la Policía Nacional.

El nuevo mercado ha tenido éxito. La demanda ha aumentado y el negocio se ha convertido en una mina de oro que necesita renovar la mercancía constantemente. Para eso los mercaderes han creado redes perfectamente diseñadas para abastecer nuestras calles, polígonos, pisos y clubes de carretera. El mismo sistema que se emplea para importar tomates: un recolector, un distribuidor, un transportista y un vendedor. En las escuchas policiales los agentes suelen oír frases como "tengo tres kilitos de carne" o "he traído unos terneritos". Los terneros son mujeres de entre 18 y 25 años, las que se pueden colocar en cualquier sitio.

Vienen sobre todo de una decena de países. Las razones, una vez más, son puramente mercantiles: se basan en la pobreza del país de origen, su volumen de delincuencia organizada, unos rasgos étnicos que resulten atractivos en España y la facilidad de entrada. Las colombianas, por ejemplo, están dejando de llegar desde que se les exige visado. "El 58% de las mujeres proceden de Latinoamérica (especialmente brasileñas y colombianas), otro 35% son europeas (de países del Este, sobre todo rumanas y rusas) y el resto africanas (nigerianas y marroquíes)", según indica la Guardia Civil en su Informe 2007 sobre trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Apenas hay españolas. Las asiáticas, chinas en su mayor parte, ejercen en pisos.

La gran dificultad de la Policía y Guardia Civil -y también de la sociedad al abordar este proble-ma- es diferenciar el tráfico de mujeres de la prostitución, que puede ser una actividad libre. "Estoy aquí porque me da la gana", dice Andrea, en la barra del Golden, uno de los prostíbulos más conocidos de El Ejido (Almería). "Podría estar limpiando escaleras, pero aquí gano mucho más, unos 2.500 euros al mes, incluso con la crisis". Una gran parte de ese dinero (50 euros al día, 1.500 al mes) es para el dueño del Golden. Paga esa cantidad por la habitación y el alojamiento. Con lo que ahorre del resto, la mujer dice que montará un bar de copas cuando regrese a Hungría.

Pero no siempre se tiene en cuenta la voluntad de la mercancía. "A veces el engaño es total", explica Carlos Botrán, comisario jefe de la Brigada Central de la UCRIF y con 20 años a sus espaldas de lucha contra el tráfico de personas. "La mujer llega pensando que va a trabajar como camarera, limpiadora o secretaria, y una vez aquí es obligada a meterse en un club 12 o 13 horas al día para mantener relaciones sexuales a cambio de dinero", explica.

Existe también otro tipo de engaño. Cuando la mujer sabe que viene para ejercer la prostitución pero cree que lo hará cuando y como quiera. Al aterrizar en España, se da cuenta de que su capacidad de decisión ha sido anulada. Si se resiste, le esperan los mismos métodos de coacción que se usan para doblegar la voluntad de quienes llegaron engañadas.

Las compran y venden, y las mueven de club en club para que sean rentables, no hagan amigos y los clientes del burdel tengan la mayor variedad posible. En Fuerteventura, el folleto de un prostíbulo colocado en la ventanilla de un coche vende como gran atractivo la renovación total del género cada 20 días. A veces se hace coincidir el traslado con la menstruación para optimizar el rendimiento de la chica. "Y algunos las obligan a meterse en la vagina una especie de tapones para que puedan mantener relaciones incluso con la regla", relata un agente especializado en trata.

Las decenas de sentencias que el Tribunal Supremo ha dictado en los últimos ocho años sobre esta materia son relatos de terror: palizas, quemaduras de cigarrillo, cortes con cuchillos y tijeras, violaciones, dientes rotos, amenazas de muerte a ellas y a sus familias, puñetazos en la cara por no conseguir clientes, obligación de mantener relaciones sexuales con hemorragias, castigos por no ir a trabajar tras un aborto, 290 euros de multa por exceder el tiempo que se puede pasar con cada cliente, encierros, vigilancia constante, retirada del pasaporte.

La mujer que llega a España está aislada e indefensa. No suele hablar el idioma y depende de su captor. "Hay chicas muy jóvenes, sin estudios, que no han salido de su pueblo nunca", dice José Nieto inspector jefe de la UCRIF.Están tan controladas que es difícil que logren escapar y denunciar", explica Rocío Nieto presidenta de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención de la Mujer Prostituida (Apramp). Sonia, una brasileña víctima de trata que trabaja ahora para la ONG, habla del miedo que pasan estas mujeres. Del miedo a todo. Al proxeneta que les pega y amenaza. A la policía que las puede deportar. Y a volver a sus países. "Incluso los padres, novios o hermanos participan a veces en la venta de la chica", relata. "

La salida es difícil. Esto fue lo que le pasó a María Esther por tratar de escapar con un cliente, según se explica en una sentencia del Supremo de mayo de 2007: "[Abelardo, el proxeneta] la agarró del cuello y comenzó a propinarle golpes, tomando unas tijeras y pinchándola con ellas en la cabeza y en las piernas, causándole lesiones consistentes en contusión frontal, heridas y contusiones en cuero cabelludo, traumatismo en la región anterior del cuello por aplastamiento de tráquea, erosiones en la región lateral izquierda del cuello, herida contusa en el mentón y en el labio superior, herida inciso punzante en la región temporal derecha y heridas inciso punzantes en el muslo izquierdo". Para huir del agresor se descolgó del balcón y cayó en el del piso inferior. Ese vecino avisó a la Guardia Civil.

No hay estudios con cifras concretas, pero es innegable que en España hay mujeres esclavizadas. "No conocemos el volumen pero sabemos que hay trata", dice Joaquín Sánchez-Covisa, fiscal de sala del Tribunal Supremo y coordinador de Extranjería. Un número mínimo del que se puede partir es el de 951 víctimas: éstos son los permisos de residencia que se han concedido entre 2000 y 2008 en virtud del artículo 59 de la Ley de Extranjería. Se aplica a víctimas que han denunciado o facilitado a la policía información "relevante" para desarticular las redes que las han traído.

La cifra real es, sin duda, mayor. Hay muchas mujeres que no denuncian. Otras que lo hacen pero que no tienen información "relevante" que aportar y, por tanto, se les deniega el permiso -entre 2000 y 2008 se han denegado 648-. También las hay que no piden la residencia porque prefieren volver a sus países.

La conciencia sobre el problema, sin embargo, es nula. "La sociedad no se ha preocupado por este tema", opina el fiscal Sánchez-Covisa. "Son mujeres invisibles". "Es muy fuerte la tolerancia que existe en España hacia el hecho de que se importen seres humanos como muebles", dice Rocío Nieto, de Apramp.

"Es un nuevo tipo de esclavitud al que todos estamos contribuyendo"

No hay campañas de sensibilización. Nadie habla del asunto. Y los consumidores de sexo no tienen la sensación de que la persona a la que están pagando quizá esté siendo explotada. "Algunos preguntan y se interesan por tu vida, pero son los menos", dice Anka, víctima de trata que ahora trabaja ayudando a otras chicas que están pasando por lo mismo. "Ellos van a lo que van y te tratan como una puta". "El estrés postraumático que padecen es brutal", añade Rocío Nieto. "Durante meses, o años, no tienen libertad para nada. Acaban diciendo cosas como 'yo lo único que sé hacer es mamarla y follar'. La recuperación después es muy lenta".

"Nunca me he preguntado si están aquí contra su voluntad", dice un cliente que, por razones obvias no quiere dar su nombre. "Si me lo hubiera preguntado, probablemente no habría entrado. Cuando estás hasta arriba de alcohol no te preguntas esas cosas. No veo nada malo en irse de putas si la persona con la que estás lo hace porque quiere, pero sí, no suelo preguntarlo y si lo hago no creo que me vayan a decir la verdad".

Cristina Garaizábal, de Hetaira, una ONG que defiende la regulación de la prostitución, dice que en los últimos meses han recibido llamadas de algunos hombres que querían saber cómo detectar si una prostituta era víctima de trata. Pero la mayoría, como el resto de la sociedad, vive al margen del asunto.

Mientras tanto, las autoridades viven su propia esquizofrenia. Nadie se atreve a tomar cartas en el asunto de la prostitución, ni para regularla ni para prohibirla. Ni siquiera en el interior de los partidos políticos hay consenso sobre la solución correcta. La última ponencia del Congreso de los Diputados sobre el tema -que tuvo lugar en 2007- acabó con la decisión de adoptar medidas contra la trata de mujeres, pero mirando para otro lado a la hora de abordar la prostitución, el tema más polémico. Y eso sucedió a pesar de que, según las conclusiones, hay 400.000 prostitutas en España y el 90% ejerce la actividad contra su voluntad. Son cálculos sin base empírica que lo sustente, pero es chocante que se den por buenos y a continuación se decida permitir una actividad en la que hay 360.000 esclavas.

El tráfico de mujeres es un delito pero la prostitución es alegal: no está ni regulada ni prohibida, lo que dificulta la tarea de las fuerzas y cuerpos de seguridad y convierte a España en un país atractivo para las mafias, que encuentran rápidamente a españoles dispuestos a lucrarse con ellos. La prostitución en pisos y en la calle es una actividad que queda completamente al margen del control del Estado. Todo son ganancias netas y optimizar el beneficio. Los burdeles, tienen licencias como hoteles u hostales con bar y sólo declaran una mínima parte de sus ingresos. "Es un negocio que no requiere demasiado para montarlo. Se juntan dos, obtienen una licencia para montar un hostal y le ponen un cartel que diga 'Chicas' y ya está. Si tienen la forma de conseguirlas tendrán pronto muchos ingresos", explica Carlos Igual, de la Sección de Menores, Explotación Sexual Infantil y Trata de Seres Humanos de la Guardia Civil.

Como todo es economía sumergida, tampoco hay datos fiables sobre el volumen del negocio. Pero los casos concretos son reveladores: en una de las últimas redadas de la policía se detuvo a un empresario almeriense llamado José El Francés. Había blanqueado 12 millones de euros procedentes de las ganancias de sus clubes de alterne.

Lunes, a 25 de Mayo de 2009

El ejército colombiano muestra a los medios de comunicación el armamento y los cuerpos de guerrilleros de las FARC muertos tras un enfrentamiento en la localidad de La Plata

 

Las armas ilegales desangran Latinoamérica: más de 140.000 personas mueren tiroteadas cada año en la región - Los “narcos” han reemplazado a las guerrillas en el negocio - Nicaragua es un gran punto de entrada.

Por Fernando Gualdoni / Javier Lafuente para elpais.com (Madrid), 25/05/2009

Los recientes juicios contra dos de los más conocidos traficantes de armas, el ruso Víktor Bout -alias El Mercader de la Muerte- en Tailandia (pendiente de extradición a EE UU para agosto) y el sirio Monser al Kassar (condenado en febrero a 30 años de prisión en Nueva York), han revelado lo sencillo que es meter armas ilegalmente en América Latina, el papel crucial que desempeña Centroamérica, en especial Nicaragua, en este negocio, y la amenaza que supone que un país como Venezuela fabrique sus propios fusiles y municiones.

Para detener a Bout y Al Kassar, la agencia antidroga estadounidense alegó que ambos intentaron vender lanzamisiles portátiles tierra-aire rusos SAM a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La ruta prevista para ambas operaciones era similar: las armas partían desde Rumania o Bulgaria y entraban por Nicaragua. Desde el país centroamericano se iban a arrojar con paracaídas sobre territorio colombiano.

"No hay pruebas de que el Gobierno de Ortega sea cómplice del tráfico, pero sin duda el país tiene enormes lagunas legales que facilitan el tráfico ilegal", dice Roberto Orozco, experto nicaragüense del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas. "Es verdad que no se puede afirmar que Managua esté directamente involucrada, pero hay que recordar que Ortega ha dado cobijo a narcoterroristas de las FARC", replica el colombiano Alfredo Rangel, director de la Fundación Seguridad y Democracia en Bogotá.

Los puertos nicaragüenses están entre los mayores coladeros de armas en la región, según fuentes de Defensa de EE UU. "En especial el puerto de Corinto", apunta Orozco. "Es el único de aguas profundas y está controlado por el Ejército y la policía, que hace la vista gorda. No hay estadísticas fiables sobre la cantidad de barcos que atracan allí, pero no hay que pensar en veinte o treinta, con dos o tres bien cargados es suficiente para abastecer al mercado de miles de armas", añade.

Hay más de 80 millones de armas ilegales en América Latina, según el Centro para la Información de Defensa (CID) de Washington. Cualquier criminal, hasta el más imbécil, tiene acceso a una pistola y hasta a un fusil. Ni hablar de las narcoguerrillas y el crimen organizado, éstos se hacen con un lanzacohetes como cualquier español con una barra de pan.

Los datos son brutales. La tasa de homicidios -140.000 al año, según el Banco Mundial- es más del doble del promedio mundial. Varios países tienen un índice de crímenes por cada 100.000 habitantes más que alarmante: Brasil, 28; Colombia, 65; El Salvador, 45; Guatemala, 50; Venezuela, 35. La violencia también golpea a la economía latinoamericana. El coste de esta lacra se estima en un 14,2% del PIB regional, según el informe Crimen y Violencia en el Desarrollo del Banco Mundial.

Además, el tráfico ilícito de armas está cada vez más estrechamente ligado al narcotráfico. En Perú, hace unos meses, saltaron todas las alarmas cuando el Ejército comprobó que los resquicios de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, hoy dedicada a la producción y venta de cocaína, tenían en su poder lanzacohetes RPG-7, ametralladoras pesadas y fusiles Kaláshnikov, todos de origen ruso. El rearme senderista ya ha costado la vida a medio centenar de soldados peruanos en 12 meses.

A finales de abril, los senderistas intentaron derribar el helicóptero en el que viajaba el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, el general Francisco Contreras. El coronel Jorge de Lama iba en el aparato. "Nos dispararon dos granadas de RPG, pero por suerte cayeron lejos. No creo que supieran que iba el general Contreras, simplemente apuntaron a un helicóptero militar que estaba en su zona", relata De Lama, refiriéndose al valle de los ríos Apurimac y Ene, la inaccesible zona de Ayacucho donde Sendero ha estado desde que se creó en los ochenta. El Ejército peruano se resiste a revelar las rutas de abastecimiento de armas de los senderistas, pero no se atreve a negar que el puerto amazónico de Iquitos es un agujero negro para la seguridad del país. A esta ciudad estaban destinados los 50.000 Kaláshnikov que Vladimiro Montesinos, el siniestro ex jefe de los servicios secretos peruanos durante el Gobierno de Fujimori, compró en Jordania. Sin embargo, 10.000 de esas armas acabaron en manos de las FARC. El resto nunca se entregó porque Ammán detuvo la operación.

Iquitos y la frontera entre los países andinos y Brasil, el golfo de Urabá, que une Colombia y Panamá, el triple límite entre Paraguay, Brasil y Argentina -zona donde Hezbolá tiene una fuerte influencia-, son algunos de los principales puntos de contrabando en la región. Sin embargo, Centroamérica y, en especial Guatemala y Nicaragua, han adquirido en los últimos años especial relevancia como puerta de entrada de los cargamentos.

Rangel recuerda que así como Nicaragua ya es clave en el comercio ilegal, Venezuela desempeña un papel relevante. Como buena parte de las armas que acaban en el mercado negro proceden de la policía y el Ejército -robadas o vendidas por los propios agentes o militares-, hay serios temores de que parte de los 100.000 Kaláshnikov que Caracas compró a Rusia acaben en manos de los narcos. Sin embargo, el mayor peligro, apunta Rangel, lo constituirá la fábrica venezolana, bajo licencia, de armas y municiones rusas.

Mientras que las armas abundan en la zona, las municiones escasean. El calibre 7,62 mm, que usan los fusiles rusos AK-103 adquiridos por Venezuela, es el más deseado por la región y en especial por las FARC, que aún poseen al menos 5.000 armas que necesitan esta munición. Hoy se consigue en Perú y Bolivia, pero en poca cantidad. La fabricación de este calibre en Venezuela ofrecerá a las narcoguerrillas una fuente ilimitada de municiones dentro del continente.

Aparte de los canales de tráfico de armas que se remontan a la época de auge de las guerrillas, en los setenta y ochenta, se han afianzado en la región aquellos controlados por el crimen organizado. Los intercambios de droga por armas que los carteles de la droga colombianos inauguraron a mediados de los noventa con la mafia rusa han proliferado. Así como la cocaína sale de Colombia, Perú y Bolivia hacia Europa a través de Venezuela, Ecuador y Brasil, las armas recorren el mismo camino en sentido contrario.

Adelaida Vásquez y Carolina Gabea son testigos casi a diario de este tráfico. Ambas son fiscales de Ciudad del Este, la urbe paraguaya pegada a Brasil y Argentina y uno de los mayores focos de contrabando de armas de Suramérica y paso del tráfico desde Brasil hacia Perú y Colombia. Tienen una queja común: pocos recursos y el enemigo en casa. "La policía nacional no sólo no nos ayuda, nos boicotea. Tenemos un grupo de agentes especiales, pero son pocos ante tanto delito", explica Vázquez, que sobre drogas y armas lo ha visto todo. "Una vez confiscamos una ametralladora antiaérea a unos narcos... no me lo podía creer", añade. Vázquez es de Ciudad del Este, pero Gabea lleva en la ciudad cuatro años, es de Asunción. "Es peligroso ser legal y trabajar acá, pero ¿sabe qué?, si uno se mantiene limpio el narco no suele meterse con uno. Es parte del juego", dice Gabea.

 

El gran traficante

- Víktor Bout, en ruso Виктор Бут, nació en 1967 en Dushambé, capital de Tayikistán, entonces parte de la Unión Soviética. También se ha dicho que era de origen turkmeno o ucranio.

- Fuerza aérea soviética: Bout ha declarado que se graduó como oficial de la Fuerza Aérea soviética y que también estudió en el Instituto Militar de Lenguas Extranjeras de Moscú, cuna del espionaje soviético.

- Caída de la URSS: Bout se aprovechó del caos y empezó a suministrar armas. Comenzó proveyendo a la Alianza del Norte afgana, siguió con los dictadores africanos y añadió luego a narcos en América Latina.

 

 

 

Lunes, a 25 de Mayo de 2009

El auge de las pandillas y la necesidad de autodefensa han disparado el contrabando en la última década

J. L. / F. G. para elpais.com (Madrid), 25/05/2009

Que la importación de armas en América Latina haya crecido un 16% en 12 años no se debe sólo a la carrera armamentista de la que, por otra parte, todos los Gobiernos reniegan. Hay miles de personas que se blindan diariamente. Para defender su vida, la de sus familiares, sus propiedades. Pero también para delinquir. El Latinobarómetro del año pasado refleja la inseguridad que padecen los habitantes de la región, para quienes la delincuencia es el principal problema de sus países, por encima del paro.

La violencia es una pandemia que recorre de norte a sur la región desde hace décadas. Si en México el narcotráfico es el caldo de cultivo de la inseguridad ciudadana, en Centroamérica los crímenes de las maras provoca cantidad ingente de muertos. La probabilidad de que un joven de entre 15 y 24 años pueda ser asesinado en El Salvador o en Guatemala es 30 veces superior a la de un europeo, de acuerdo a un estudio de la Red de Información Tecnológica Latinoamericana. En el caso de los primeros, la tasa de crímenes juveniles es de 92,2 por cada 100.000 habitantes.

Según se desciende por el mapa, la violencia sigue inquebrantable en muchos países, aunque ya no tan asociada a las pandillas. En Venezuela se calcula que los homicidios entre 2007 y 2008 aumentaron un 11%, y que se han triplicado desde hace 10 años.

Colombia, asolada por el narcotráfico, y Brasil, son los otros dos lugares más violentos de la región, y al mismo tiempo donde se han registrado las primeras experiencias positivas de desarme de la sociedad. La gestión del Estado de São Paulo es un ejemplo. Gracias a la mejora de los transportes públicos, de la implantación de programas sociales y facilitar el trabajo en zonas donde la violencia era permanente, entre 1999 y 2004 se redujo la tasa de homicidios un 41%. En Río de Janeiro, la ONG Viva Río ha implantado programas de entrega de armas a cambio de algún beneficio para su portador. Un trabajo similar al que llevó a cabo la alcaldía de Bogotá hace ya una década al desarrollar en Navidad el Proyecto Regalos por Armas, que logró un descenso de los homicidios de casi un 30%.

Combatir el crimen y la violencia no es sencillo. Hay un componente histórico enclaustrado en la sociedad que ya ha impregnado a varias generaciones. “Dictaduras, guerras civiles, grupos armados… La violencia en la política de las últimas décadas ha quedado como un legado que influye en las relaciones sociales”, explica Laura Tudesco, investigadora de la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (Fride).

La relación entre el crimen urbano y las extremas condiciones en las que viven 230 millones de personas que son calificadas como pobres o indigentes en la región explica también la demanda de armas por la sociedad. “Lo que antes podría considerarse cultura de la pobreza está cada vez más relacionada con la violencia, la marginalidad y la hostilidad”, añade.

Más sangrante es la actitud de los Gobiernos ante este panorama. El control que se ejerce sobre el tráfico es prácticamente nulo. “Las industrias tienen relaciones muy fuertes con los Gobiernos. Muchas veces son los propios Gobiernos. El Estado debe brindar más seguridad, tratar de delimitar la proliferación de armas”, opina Diego Fleitas, de la Asociación de Políticas Públicas argentina, autor de un reciente informe sobre tráfico de armas en la región.

 

Sábado, a 23 de Mayo de 2009

Por Server para elconfidencial.com, 02/05/2009

Aparecen de un día para otro. Siembran el pánico. Matan. Los gobiernos gastan cientos de miles de millones. Y cuando los que comercian con las píldoras o las vacunas de la supuesta solución ya se han forrado, el mal empieza a decrecer hasta que desaparece. Sin que nadie sepa explicar el por qué, todo vuelve a la normalidad. Hasta la próxima pandemia.

La penúltima fue la gripe aviar. La de hoy es la porcina. Los animales de granja se han rebelado contra quienes los explotan a lo bestia. Son muchos los expertos que piensan que el virus de la gripe de los marranos es el resultado de manipulaciones científicas extrañas en secretos laboratorios militares donde se prepara la guerra química y bacteriológica. Nada mejor que usar virus y bacterias como soldados. No piensan, sólo matan sin fallar.

El pánico colectivo actual podría hacer aún más multimillonario al que fabrica el famoso y controvertido antiviral Tamiflu, lanzado al mercado cuando la gripe aviar amenazaba, según las voces interesadas, destruir a media humanidad. España, entonces, compró 10 millones de dosis a cambio de 120 millones de euros. Para nada. Una buena parte del cargamento está en manos del Ejército, en un lugar secreto de Madrid. Ahora, cuando ya nadie se acordaba, el Tamiflu ha vuelto para “salvarnos”, pregonado desde todos los rincones del planeta. Con la gente acojonada, la venta del milagro es más que fácil.

Pero miremos un poco más allá. El laboratorio Gilead Sciences, Inc., con sede en California (EEUU), es el que tiene los derechos del supuesto remedio contra el mal que aterroriza al mundo. Y el directivo más conocido y poderoso de la firma es un señor que se llama Donald Rumsfeld y que fue secretario de Defensa de Bush. Un hombre que ya demostró ser duro y agresivo como pocos y que la gripe porcina actual, como la aviar de entonces, podría hacerlo todavía más rico de lo que ya es.

Al parecer, un investigador de biodefensa indonesio declaró el año pasado que Estados Unidos ya podía fabricar armas biológicas en el laboratorio de Los Álamos, usando muestras de la gripe aviar enviadas por Indonesia a la Organización Mundialla Salud. Detalles sobre el tema aparecen en el libro Es tiempo de que cambie el mundo: manos divinas detrás de la gripe aviar, escrito por el ministro de Salud indonesio. En la web Globalresearch.ca, bajo el título La gripe acaba con los memos de la tortura, de la investigadora Lori Price, se señala que el virus porcino pudo haber salido de un laboratorio militar. de

Convendría pues reflexionar acerca del origen de las nuevas alarmas con marchamo de epidemias que se suceden. Como cuando el sida nos sorprendió a todos y algunos científicos empezaron a mantener sospechas que apuntaban a manipulaciones biológicas realizadas en laboratorios dedicados a “jugar” con virus y bacterias que luego se introducen en ojivas de bombas. Claro que los virus mutan para defenderse y que son cada vez más agresivos. Pero pueden mutar de forma natural o se les puede inducir a que lo hagan. Lo único que planteo aquí hoy es una radiografía de coincidencias, de circunstancias. Cada cual que saque sus propias conclusiones.

 

Sábado, a 23 de Mayo de 2009

El 22 de abril es el Día de la Tierra.

Esta celebración se instauró como día de exaltación de la Tierra (con mayúsculas) en el año 1970, cuando el senador demócrata y activista medioambiental estadounidense Gaylord Nelson propuso que el mantenimiento y conservación del Mundo no estuviera bajo la supervisión de ningún estado u organización partidista. Sin embargo, sí existe una organización no gubernamental que se encarga de coordinar todas las actividades y actos que se desarrollan entorno a esa idea: la Earth Day Network (Red del Día de la Tierra).

En este año, el día 22 de abril, Día de la Tierra, la luchar pivotó sobre tres ejes: la concienciación ante el cambio climático, la lucha contra la contaminación que deteriora nuestro planeta y la defensa de la biodiversidad.

Organizada por Ecologistas en Acción, Greenpeace, organizaciones de consumidores y usuarios, y asociaciones de vecinos, se celebrará en Madrid una manifestación el próximo 25 de abril, a las 12:30 del mediodía, con esos lemas y objetivos.

Los organizadores consideran este año como clave en la lucha por salvación del planeta, por conseguir concienciar y movilizar a la gente para empiece a implicarse en la conservación perpetuación de nuestro planeta, abocado al desastre si no se adoptan medidas proteccionistas inmediatas: nos quedan pocos años para cambiar la tendencia que, irremisiblemente, nos lleva al desastre.

Además, otro de los objetivos es impulsar a nivel mundial un nuevo modelo de “economía verde”, un movimiento de transformación que "saque a la gente de la pobreza y que transforme el sistema educativo global".

National Geographic Channel eligió la canción “Moving”, de Macaco, como música del movimiento proteccionista. La canción, incluida en el CD “Puerto Presente”, está producida por Jules Bikoko y Roger Rodes, con la colaboración de Javier Bardem, Alberto San Juan, Jon Sistiaga, Kirá Miró y Peret.

Los ritmos de esta canción son una paso más en la clara tendencia a “mediterranear” (valga el palabro) la música de Macaco, con una presencia constante de las mandolas, de instrumentos de cuerda pulsada, el groove y el scratch, todo unido para formar un estilo en el que se entremezcla lo electrónico, con la música latina, la rumba y el rap. En el resultado final, en el sonido, se nota claramente la diversidad de nacionalidad de los miembros de Macaco: Brasil, Camerún, Venezuela y España.

En el vídeo “Moving” intervienen y colaboran personas muy comprometidas en la preservación del medio ambiente y en la lucha por la igualdad entre los pueblos de la Tierra: Javier Bardem, Rosario Flores, Bebé, Juanes, Javier Cámara, Carlinhos Brown, Juan Luís Guerra, La Mari (del grupo Chambao), Antonio Carmona, Pitingo, Nubla y el grupo cubano Orishas.

Alfredo Webmaster

Letra de “Moving”, de Macaco

Voz en off femenina: La ley universal de la locomoción no puede fallar en este momento…

Moving, all the people moving, one move for just one dream

We see moving, all the people moving, one move for just one dream

 

Tiempos de pequeños movimientos...movimientos en reacción

Una gota junto a otra hace oleajes, luego mares... océanos.

Nunca una ley fue tan simple y clara: acción, reacción, repercusión.

Murmullos se unen forman gritos, juntos somos evolución.

 

Moving, all the people moving, one move for just one dream

We see moving, all the people moving, one move for just one dream

 

Escucha la llamada de "Mama Tierra", cuna de la creación,

su palabra es nuestra palabra, su "quejío" nuestra voz.

Si en lo pequeño está la fuerza, si hacia lo simple anda la destreza,

volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber.

 

Moving, all the people moving, one move for just one dream

We see moving, all the people moving, one move for just one dream...

 

Sábado, a 23 de Mayo de 2009

El cambio climático no es un cuento inventado por ecologistas “chalados” o movimientos antiglobalización “radicalizados”. Las consecuencias de la subida media de las temperaturas son una realidad que ya están padeciendo millones de personas en el Mundo.

Si no actuamos rápido, ¡YA!, la temperatura media de la Tierra seguirá subiendo irremisiblemente, y no habrá vuelta atrás.

Es hora de que todos nosotros, concienciados políticamente o no, militantes de grupos ecologistas o no, tomemos cartas en el asunto y tratemos de movilizar al mayor número de personas en torno a este problema de ámbito global.

Es hora de hagamos que con nuestra opinión y nuestra fuerza se note: huyendo del problema no solucionaremos nada.

Soluciones existen, pero necesitamos una acción política decidida y conjunta. Los gobiernos tienen que legislar para que la reducción de las emisiones de CO2 sea efectiva e inmediata.

Por eso, debemos exigir a nuestros gobernantes un compromiso a favor de:

- Una legislación que fije objetivos de reducción de emisiones año a año, realistas y creíbles

- Transferir financiación y tecnología a las poblaciones más vulnerables para mitigar las consecuencias del cambio climático.

Entre todos podemos luchar contra el desastre concienciando al mayor número posible de personas. Es fácil: copia la dirección de este vídeo y mándaselo a todas tus amistades.

Alfredo Webmaster

 

 

Viernes, a 22 de Mayo de 2009

Manolo Saco para 20minutos.es, 22/05/09

Si hay un infierno, Roma está construida sobre él”. Esa era la impresión de Lutero, cuando siendo sacerdote viajó a la capital de la cristiandad en piadosa peregrinación. Allí contempló el más magnífico prostíbulo de sus tiempos, con una corte de barraganas que servían desnudas las bacanales del Colegio Cardenalicio, cardenales que competían entre sí por la belleza de sus efebos y putas de lujo.

La Iglesia siguió debatiéndose a lo largo de la Historia entre el cielo y el infierno, con una parte de ella dejándose la vida y la salud en defensa de los oprimidos, mientras la otra levantaba los infiernos allí por donde pasaba. Dejando a un lado la historia criminal de los papas, asesinos múltiples, ladrones, pederastas, defensores de las peores dictaduras nazis y fascistas, sus infiernos favoritos y recurrentes han sido los internados y los confesionarios, donde sacerdotes y monjas a menudo tratan de aliviar sus urgencias sexuales.

En los confesionarios practicaron uno de sus abusos favoritos, la “Solicitatio ad turpia”, en la que el sacerdote con calenturas pedía favores sexuales a sus penitentes. Los casos de abusos han arruinado a las iglesias norteamericanas, y ahora sabemos que en la católica Irlanda la agresión sexual en los internados católicos era una práctica continuada.

El Vaticano conocía ese infierno. Por ello en 1962 dio instrucciones a sus obispos para que ocultasen los casos de abuso sexual cometidos por sus miembros, como publicó el diario británico The Observer, orden en la que se exigía un “estricto” secreto y amenazaba con la excomunión a quien destapase los escándalos. El infierno lo reservan para los niños, y el cielo, para los violadores.

 

Viernes, a 15 de Mayo de 2009
El libro de Knotz

Por BBC Mundo, jueves, 14 de mayo de 2009 - 19:59 GMT

El libro de un sacerdote católico polaco que defiende el "sexo divino" se ha convertido en éxito de ventas y ya ha sido bautizado el Käma Sütra "católico". Brinda consejos teológicos -pero también muy prácticos- a los esposos que quieren darle un toque más "picante" a su vida sexual.

En el libro, titulado "El sexo que no conoces: para parejas casadas que aman a Dios", el padre franciscano Ksawery Knotz intenta mejorar la relación sexual de maridos y esposas creyentes, reforzando la idea de que tener buen sexo es clave para tener un buen matrimonio.

Knotz busca evitar que el sexo se convierta para los casados en algo aburrido, puesto que -dice- es algo santo, que "debería ser picante, sorprendente y estar cargado de fantasías".

En su página en Internet, en un apartado titulado "la teología del orgasmo", el monje afirma que éste puede asemejarse a la felicidad del cielo.

Este abordaje novedoso de "El sexo que no conoces..." mereció comentarios positivos de un jesuita en Argentina, quien en conversación con BBC Mundo dijo coincidir "plenamente" con la visión del sexo que predica Knotz.

"Las caricias más deseadas"

Es que el padre Knotz es bastante gráfico a la hora de describir la "divina unión", y se aventura en un territorio que muchos católicos consideran tabú. "Algunos, cuando escuchan hablar de la santidad de la relación sexual de los esposos, inmediatamente se imaginan que ese sexo está desprovisto de placer, juegos frívolos, fantasías o posiciones atractivas", escribe. "Piensan que debe ser triste, como una vieja canción de iglesia", agrega.

"Todo acto -caricia, posición sexual- que tiene como objetivo la excitación del cónyuge está permitido, y agrada a Dios. Durante el acto sexual, el matrimonio puede demostrar su amor de todas las formas posibles, y brindarle al otro las caricias más deseadas", reza Knotz en su libro. "Esto puede incluir estimulación manual u oral", afirma.

Con Knotz coincidió el cura jesuita Enrique Fabbri, capellán del Colegio El Salvador, en Buenos Aires. Fabbri, quien lleva cerca de 50 años aconsejando a matrimonios, recordó que el sexo es parte "constitutiva del sacramento", hasta el punto que la Iglesia Católica llega a anular los matrimonios en que la unión sexual no se da.

El acto sexual debe ser "pleno, alegre, generoso, juguetón y hasta con una pizca de humor. Respetando siempre al otro, se podrán sobrellevar esos momentos en que las cosas no salen bien", dijo Fabbri.

El sexo y Dios

"Las parejas casadas celebran el sacramento y su vida en Cristo durante el acto sexual", asegura Knotz.

"Decir que el sexo es una celebración del sacramento del matrimonio eleva su dignidad en una forma excepcional. Semejante afirmación sorprende a la gente que ha aprendido a ver la sexualidad con malos ojos. Es difícil hacerlos comprender que Dios también está interesado en que lleven una vida sexual feliz, y que les ha dado un regalo en esto", agregó el fraile polaco.

El sacerdote jesuita lo formula así: "La iglesia somos todos y algunos han estado demasiado centrados en el hijo, hasta el punto que llegan a ver como peligrosa esa entrega corporal".

"Yo no creo que el hijo sea el objetivo central de esa entrega, sino que es fruto de ese acto, que es generoso, juguetón y chispeante, y al mismo tiempo, con fair play, sin trampas ni infidelidades", dice el padre Fabbri.

 

El Käma Sütra clásico

Sábado, a 9 de Mayo de 2009

Ana I. Gracia para elconfidencial.com - 06/05/2009

El brote de la Gripe A ha conseguido eclipsar al mundo con un balance de 29 muertos en México y dos casos en EEUU, según la OMS. La prensa internacional se ha unido para provocar una histeria colectiva global. Según los expertos, para desviar la atención de problemas más graves que nos afectan, como la crisis. Paradójicamente, se hace oídos sordos sobre las millones de personas que todavía mueren en el mundo por enfermedades curables. No puede negarse las batallas ganadas en el campo de la salud pública, pero algunas de esas victorias simplemente se han limitado a las naciones más ricas. Si las cuentas no fallan, en países en vías de desarrollo siguen muriendo al día de hambre 24.000 personas, 3.000 de malaria, 3.500 de tuberculosis y casi 7.000 se infectan de sida. Las farmacéuticas no invierten en el tratamiento de estos males porque no les aporta beneficios directos. Una conducta irresponsable también contribuye a la propagación de estas enfermedades. El ejemplo más dantesco es el sida, que se contagia mediante fluidos corporales. Se ha calculado que, desde el año 2000 hasta 2020 unos 68 millones de personas morirán. En los 25 años anteriores, ya mató a más de 27 millones de seres humanos. El Confidencial recoge algunos detalles de diez de los brotes y amenazas más extendidos en el mundo.

1. Hambre

Según Naciones Unidas, cada cinco segundos muere un niño de hambre al mismo tiempo que  uno de cada cinco niños en Estados Unidos es obeso. 10 millones de personas mueren al año de hambre o las enfermedades que provocan y acentúan la malnutrición. Paradójicamente, el mundo produce comida más que suficiente para todos los seres humanos. El presupuesto total mundial que dan los gobiernos de los países ricos para el desarrollo de los países pobres es de 50.000 millones de dólares al año (37,5 millones de euros). El hambre, que mata directa o indirectamente a nueve veces más personas al día de las que murieron en las Torres Gemelas de Nueva York, es la manifestación mas extrema posible del fracaso humano.

2. Sida

Unas 33 millones de personas viven con VIH, que se contagia mediante fluidos corporales. Se ha calculado que, desde el año 2000 hasta 2020, unos 68 millones de personas morirán. En los 25 años anteriores, ya mató a más de 27 millones de seres humanos. También casi 7.000 personas se infectan al día de sida, 1.400 menores de 15 años mueren de la enfermedad y el mismo número de niños quedan huérfanos por el mismo motivo. Se ha comprobado que casi todos los infectados con el virus que provoca el sida viven en países en desarrollo.

3. Tuberculosis

Un tercio de la población mundial (más de 2.000 millones de personas) está infectado con la bacteria que produce la tuberculosis, una enfermedad que afecta fundamentalmente los pulmones. Unas nueve millones de personas desarrollan la condición cada año cuando sus sistemas inmunes se debilitan, normalmente por enfermedad o embarazo. En 2007, 1,3 millones de personas murieron por tuberculosis en personas sin sida. Normalmente es una enfermedad que puede tratarse con antibióticos, pero las formas resistentes a los fármacos complican y encarecen mucho la terapia.

4. Malaria

Casi la mitad de la población, unos 3.300 millones de habitantes, corren el riesgo de desarrollar esta dolencia tropical que se transmite entre las personas a través de los mosquitos. Anualmente cerca de un millón de personas mueren por esta causa, o por el paludismo, en su mayoría niños menores de cinco años. Los grupos más vulnerables son los niños, las mujeres embarazadas, los viajeros, los refugiados y los trabajadores que migran a zonas endémicas.

5. Gripe normal

La gripe estacional normal se instala en el cuerpo de entre 3 y 5 millones de personas anualmente en todo el mundo. Entre 250.000 y 500.000 mueren a consecuencia de ella. La mayoría, otra vez, en economías desarrolladas. En el siglo XX ha habido tres brotes pandémicos de gripe: en 1918, en 1957 y en 1968, conocidas como la gripe española, asiática y hongkonesa. Unos 50 millones murieron durante el primer brote, 2 millones fallecieron en el segundo y entre 1 y 3 lo hicieron en el tercero. En España, el año pasado murieron 73 personas de gripe estacional normal.

6. Cólera

El cólera es una infección diarreica aguda que suele expandirse mayormente en las zonas con agua contaminada e inundaciones y escasa higiene. Puede provocar la muerte de adultos saludables en horas por deshidratación. La Organización Mundial de la Salud avisó de que millones de personas probablemente se infectan con cólera cada año. Seguramente una cifra diez veces superior a los casos oficialmente informados por los países. Una de cada dos personas moriría sin tratamiento con sales de rehidratación o antibióticos.

Recientemente, más de 4.000 personas han muerto por una epidemia de cólera en Zimbawe y una cifra algo menor en Irak. En ambos casos, las fuentes de agua contaminada fueron las responsables.

7. Hepatitis B y C

Es una infección viral que ataca al hígado y de la cual se ha infectado unos dos millones de personas en todo el mundo, 600.000 de las cuales no consigue sobrevivir al año. Se expande como el sida pero, para diferenciarse, puede sobrevivir fuera del cuerpo por al menos siete días y se previene a través de la vacunación.

La Hepatitis C infecta a entre 3 y 4 millones de personas al año, fundamentalmente por contacto directo con sangre. No existe vacuna contra esta forma, que es una de las principales causas de hepatitis aguda y enfermedades hepáticas crónicas como la cirrosis y el cáncer de hígado.

8. Fiebre del dengue

Se ha denominado la enfermedad tropical más extendida después de la malaria y también se transmite a través de los mosquitos. En su forma más severa, puede generar hemorragia y muerte. Unos 2.500 millones de personas, dos quintos de la población, corren riesgo por la enfermedad, endémica en más de cien países. Según la OMS, las zonas urbanas en regiones tropicales y subtropicales son las que más riesgo corren de infectar a unos 50 millones de personas al año, que no cuentan con tratamiento específico para su curación.

9. Fiebre amarilla

Fue llamada así por la ictericia que causa en algunos pacientes. Es una condición viral que provoca la muerte de 82 personas al día. Unos 33 países africanos, con una población conjunta de más de 500 millones de personas, están en riesgo. También es endémica en nueve países sudamericanos y varias islas del Caribe. Según la OMS, los estados de más riesgo son Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador y Perú.

10. Meningitis

Es una infección bacteriana potencialmente letal de la cubierta que rodea al cerebro y la médula espinal. La meningitis es más común en África subsahariana, donde un brote provocó más de 25.000 decesos en 1996. Existen vacunas para prevenirla y varios grupos de ayuda trabajan para aumentar su disponibilidad en las zonas de alto riesgo. Unicef ha declarado hace poco que más de 2.500 personas han muerto por al enfermedad en Nigeria, Níger, Burkina Faso y Chad desde comienzos de 2009.

Hasta el 20% de las personas que sobrevive a la meningitis sufre daño cerebral, pérdida de audición o problemas de aprendizaje. Se contagia a través de besos, estornudos, tos o compartiendo utensilios de cocina y vasos.

Sábado, a 9 de Mayo de 2009

Por Carlos Fernández Liria, profesor titular de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, para elpublico.com, 31/07/08

Un poco fuerte lo que está usted diciendo, ¿no?”, me interrumpió la presentadora de la Cadena Ser poco antes de invitarme a terminar de una vez y expulsarme del programa. Al contrario, muchos comentarios de Internet se muestran perplejos ante tan agria reacción, pues lo que se estaba mencionando no era nada del otro mundo: el apoyo de los medios de comunicación venezolanos y españoles al golpe de Estado contra Chávez en abril de 2002.

Se trataba de un debate (25/07/2008) con William Cárdenas, presidente de una organización que quiere llevar a Hugo Chávez ante la Corte Penal Internacional. Es asombroso. La Cadena Ser, en representación al parecer del pueblo venezolano, invita a un señor que, seis años después de los hechos, sigue repitiendo por radio y televisión que Chávez ordenó disparar contra una indefensa manifestación opositora, provocando una matanza, y que eso fue lo que originó su derrocamiento.

Esta fue, en efecto, la noticia que en su momento airearon a los cuatro vientos los periódicos venezolanos y también los españoles, incluido, desde luego, El País. Lo sorprendente es que, seis años después, en la Ser se siga aceptando esa versión sin rechistar, y que, en cambio, se ponga el grito en el cielo al escuchar la cruda realidad: que esa versión de los hechos fue la coartada principal para dar un golpe de Estado contra el Gobierno constitucional de Chávez, y que, desde el principio, se contaba con la colaboración de los medios para propagarla. No hay más que recordar las palabras del vicealmirante golpista Ramírez Pérez, el propio día 11 de abril: “Tuvimos un arma fundamental: los medios de comunicación. ¡Gracias!”.

Por supuesto, si el golpe de 2002 hubiera triunfado –provocando un río de sangre que sin duda todavía seguiría corriendo a día de hoy–, los medios habrían podido oficializar esa versión sin problemas. El apoyo de la prensa española al pinochetazo contra Chávez fue bochornoso y también la forma en la que esgrimieron su coartada. El editorial del 13 de abril de 2002 de El País aseguraba que “la gota que había colmado el vaso” fue “la represión protagonizada por la policía y francotiradores adictos a Chávez”. El día 14 se afirmaba que “los tiroteos de grupos chavistas causaron hasta 24 muertos” y se hablaba de “mártires de la democracia muertos a balazos por manifestarse en la calle contra el ex presidente Hugo Chávez”. El día 13, un titular de El País se refería al presidente golpista Pedro Carmona como “El hombre tranquilo” (“Nacido para el diálogo”, lo consideraba El Mundo), y lo erigía (¡en tanto que jefe de la Patronal!) en “representante de casi el 80% de los 10 millones de trabajadores venezolanos”. A los manifestantes que pidieron la restitución del orden constitucional se les denominó “muchedumbre desquiciada”, mientras que a los que asaltaron la embajada de Cuba y agredieron a los diputados se les llamó “resistencia civil”. A los militares que se mantuvieron leales al orden constitucional, El País del día 14 los llamó “focos aislados de insurrección castrense”. El editorial del día 13 instaba a la Unión Europea a contribuir a “un régimen democrático normal y estable en Venezuela” (¡aprovechando el golpe de Estado!), y se pedía que Chávez diera “cuenta de sus desmanes ante los tribunales”.

Como es sabido, centenares de miles de personas que salieron a la calle en defensa de la Constitución, lograron –contra todas las previsiones– abortar el golpe de Estado. Los medios venezolanos siguieron mintiendo y llamando al magnicidio como si tal cosa (en ningún país del mundo ha habido jamás tanta libertad de expresión como en Venezuela); para los medios de comunicación españoles, sin embargo, la situación era muy delicada, pues habían apoyado abiertamente un golpe de Estado y no iba a ser fácil disimularlo.

La decisión fue seguir mintiendo y, a día de hoy, siguen haciéndolo. Ahora bien, sólo un activista como William Cárdenas tiene ya la osadía de seguir con el cuento de la masacre. Eso sí, resulta insólito que la Ser se lo trague como si nada, a estas alturas, al tiempo que se escandaliza porque se cuente lo que ya nadie puede honestamente poner en duda. La mayor parte de los muertos fueron chavistas. Los francotiradores y la policía metropolitana que dispararon contra la población estaban a las órdenes del alcalde Alfredo Peña, el máximo opositor de Chávez en aquel momento. La matanza había sido planeada por los golpistas. Se trataba de utilizar a la población civil para que “pusiera los cadáveres necesarios sobre la mesa”, tal y como decía el telegrama que el embajador español envió al Gobierno de Aznar ese mismo día (y que Moratinos –se recordará– leyó en el Congreso). La prueba fundamental de la matanza, el vídeo que se utilizó para jalear el golpe de Estado, en el que se veía a unos chavistas disparando contra la “manifestación indefensa”, estaba trucado. Así lo reconoció su mismísimo autor, Luís Alfonso Fernández, que, por cierto, había sido ya galardonado con el Premio Periodismo Rey de España. Durante el juicio contra los chavistas (que resultaron absueltos) reconoció que estos jamás dispararon contra ninguna manifestación, sino contra la policía metropolitana que los estaba cosiendo a balazos. Y reconoció que la voz en off que gritaba que estaban disparando contra la manifestación había sido superpuesta en los estudios de Venevisión (el canal del Grupo Cisneros, que mantiene intereses compartidos con Prisa en América Latina).

No habría hecho falta esperar tanto para saber la verdad: pocos días después de los acontecimientos, Le Monde Diplomatique había ya demostrado que todo era una burda patraña. Pero seguir mintiendo seis años después es grotesco. ¡Basta ya!

Lean el Latinobarómetro de 2008. Es la encuesta independiente más prestigiosa sobre temas latinoamericanos. Venezuela saca 22 puntos en grado de confianza en la democracia a la medida de Latinoamérica; 16 puntos en confianza en los partidos políticos; 31 puntos en satisfacción con la situación económica. Que comenten estos datos y dejen de mentir.

Sábado, a 25 de Abril de 2009

La CEOE tiene el remedio contra el paro: el despido libre”, por Juan Carlos Escudier para elconfidencial.com, 25/04/09

En pleno abismo de la crisis, con más de cuatro millones de parados llamando a las puerta del INEM, la patronal ha enseñado la patita con tanto descaro que hasta el PP ha pedido a sus dirigentes que se cubran un poco el muslo porque van provocando. La gran propuesta de los empresarios para salir del marasmo, frenar el desempleo y evitar el colapso de la Seguridad Social, tres en uno como el lubricante, es una variante de despido libre que han denominado “contrato indefinido no fijo”, que además de ser una contradicción in terminis es, como se verá, una gran tomadura de pelo.

El citado contrato indefinido no fijo establece un período de prueba de dos años, dentro de los cuales el empleador puede poner al trabajador de patitas en la calle en cualquier momento, con el único requisito de avisar con siete días de antelación y con una indemnización de ocho días. Transcurridos este plazo, si la relación laboral continúa, el trabajador se convierte en fijo, aunque el contrato podrá extinguirse en cualquier momento, sin más obligación que preavisar al empleado con un mes de antelación y abonar 20 días de salario por año con un tope de doce mensualidades. El contrato tiene una última ventaja, y es que, eliminada la tutela judicial, nos ahorramos un pico en juzgados de lo social.

"No pretendemos abaratar el despido sino la contratación, reducir el absentismo, flexibilizar los contratos a tiempo parcial (...) y reducir la temporalidad a través de contratos fijos más asumibles económicamente hablando", ha dicho sin rubor Gerardo Díaz Ferrán. Lo de abaratar la contratación tiene su guasa porque en 14,6 millones de los 16,6 millones de contratos celebrados en España en 2008 fueron temporales, la mayoría suscritos en claro fraude de ley en la medida en que se usó la contratación temporal para actividades permanentes de las empresas.

Pocas alforjas hacían falta para este viaje, en un momento en el nueve de cada diez de los empleos destruidos en la Eurozona tienen lugar en la piel de toro, lo que indica claramente que si hay un mercado laboral flexible en Europa es el español. De hecho, lo que ha disparado las cifras de desempleo es la facilidad con la que las empresas han podido deshacerse de sus trabajadores temporales -al menos uno de cada cuatro empleados no tienen contrato indefinido-, que además son los que más sufrirán la crisis porque ni han percibido indemnización –o ésta ha sido muy modesta- ni han generado el derecho a percibir las prestaciones por desempleo por un período largo de tiempo.

La patronal ha desaprovechado la oportunidad de plantear iniciativas más inteligentes o menos trogoloditas, que viene a ser lo mismo, algunas de las cuales ya han sido puestas negro sobre blanco por los servicios de estudios de los bancos que, como en el caso de las pensiones, han visto en las nuevas modalidades de contratación la oportunidad de hacer negocio.

La última la ha trabajado el BBVA, y consiste básicamente en un contrato único con costes de despido crecientes en función de los años de antigüedad, combinado con el sistema austriaco, en donde cada trabajador es titular de un seguro de despido que se paga con cotizaciones sociales y se acumula de una empresa a otra.

Los analistas de Francisco González han puesto, incluso, cifras a este fondo, que sería financiado por un porcentaje del salario bruto anual, costeado por empresarios, trabajadores y hasta por el Estado, y gestionado por la Seguridad Social. Permitiría, además, complementar la pensión de aquellos trabajadores que no fueran despedidos. Un chollo, en definitiva.

Ahora bien, hay que pensar que si los empresarios han abierto este melón no es por cicatería o ruindad. A la patronal le mueve exclusivamente el altruismo y la filantropía. Su objetivo no es ahorrarse unos euros con los despidos sino lograr acabar con la temporalidad, que es, en su opinión, la causa de la baja productividad de la economía española. En otras palabras, las empresas hacen contratos temporales a su pesar y eso les impide formar adecuadamente a estos trabajadores, lo que reduce su productividad.

Aun agradeciéndoles el gesto, lo que olvidan los sucesores de Cuevas es que éste no es el único factor que resta productividad a la economía. Influye para empezar el tamaño de las propias empresas, que en el 80% de los casos no sobrepasan los 250 empleados, mientras que este porcentaje es del 60% en Alemania o del 53% en el Reino Unido. Las empresas españolas de mayor tamaño son tan productivas como sus equivalentes en Estados Unidos. El tamaño aquí sí que importa porque aminora el gasto en I+D, al que España sólo dedica el 1,5% del PIB, más de un punto por debajo de lo que se destina en las grandes economías del mundo o en los humildes países nórdicos.

Todo lo anterior sería anecdótico si, al menos, el nivel educativo fuera el adecuado, pero seguimos con una educación de insuficiente calidad y escasa duración. La productividad aumentará cuando se frene el abandono escolar, cuya tasa en España alcanza el 30% y duplica a la europea sólo por detrás de Malta y Portugal. ¿Es consciente de ello nuestra abnegada clase empresarial?

Con esos mimbres el Gobierno ha fijado el objetivo de cambiar nuestro modelo productivo, como quien sustituye una bombilla fundida por otra –de bajo consumo, claro-. Parece fácil. Sólo hay que poner a los excedentes de la construcción, especialmente a esa quinta parte que carece de formación alguna, a fabricar circuitos integrados, algo que se consigue sustituyendo el tradicional mono de trabajo y el pañuelo de cuatro nudos por la bata blanca y los guantes de látex. Y si esto falla, se les hace indefinidos no fijos y se les vuelve a despedir para que escarmienten. Menos mal que la CEOE vela por nosotros.

 

Suscribirse a Derechos humanos y represión