Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Domingo, a 20 de Febrero de 2011


Una chica camina tras el funeral por dos mujeres asesinadas en Ciudad Juárez (México) en octubre de 2010.

Foto de REUTERS

 

Por Soledad Gallego-Díaz (Buenos Aires) para elpais.com, 19/02/2011

"Del dicho al hecho". El lema del informe elaborado en 2009 por la Comisión Económica de Naciones Unidas para América Latina (Cepal) sigue resumiendo muy bien el principal problema con el que se enfrentan, ya bien entrado el siglo XXI, las mujeres de ese continente: en los últimos 10 años se han experimentado avances muy importantes en las legislaciones que reconocen sus derechos y condenan la violencia machista, pero, en la práctica, las autoridades, jueces incluidos, no aplican esas normas con suficiente rigor ni persistencia como para que las cifras explosivas de maltrato, abuso y discriminación hayan experimentado un retroceso aceptable. La impunidad de sus agresores sigue siendo en la mayoría de los países de América del Sur, Centroamérica y Caribe la peor pesadilla de las mujeres.

Esa realidad convive con otra: en América Latina ha habido hasta el momento nueve mujeres que alcanzaron la presidencia de su país, tres de ellas, en Argentina, Brasil y Costa Rica, en ejercicio; la directora de Naciones Unidas para la Igualdad de Género es la expresidenta chilena Michelle Bachelet, y se ha producido un aumento espectacular en el número de parlamentarias. Mejor aún, un 55% de las latinoamericanas de 20 a 24 años ha completado la educación secundaria (mientras que solo lo ha conseguido el 49% de los hombres). Incluso en las zonas rurales, en las que la extensión de la secundaria es mucho menor, el promedio de mujeres de esa edad que ha alcanzado ese grado supera notablemente al de los hombres (31% frente al 26%).

El menor porcentaje de paro y, sobre todo, las transferencias de recursos puestas en marcha por los Gobiernos de varios países, como Venezuela, Brasil, Argentina, Ecuador o Bolivia, que tienen sistemas de ayudas a la familia, han disminuido los índices de pobreza extrema y mejorado las condiciones de salud y educación de la infancia, niñas incluidas.

Sin embargo, esas mejoras no impiden que América Latina siga siendo la región con mayores desigualdades ni que sea una de las zonas más peligrosas del mundo para las mujeres, tanto por el feminicidio y casos graves de maltrato, como por el alto porcentaje de abusos sexuales en el entorno familiar, la mortandad maternal y el gran número de abortos clandestinos a los que obligan las omnipresentes legislaciones contrarias a la interrupción legal del embarazo. Cuatro millones de abortos ilegales y 4.000 muertas al año no consiguen torcer el brazo a las poderosas iglesias católica y evangélica.

Entre el 39% y el 42% de las mujeres peruanas confiesa, por ejemplo, haber sido víctima de violencia física por parte de su pareja o marido, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática. "Las agresiones recibidas por las víctimas fueron empujones, golpes, patadas, ataques o amenaza con cuchillo u otra arma, además de ser forzadas a tener relaciones sexuales sin su consentimiento, entre otras formas de violencia física y psicológica", asegura el documento, que analizó una encuesta realizada entre 24.000 mujeres.

"La última vez que Keiko Tamaca, de 14 años, vio a su enamorado, William Chiroque, de 18, fue cuando le apuntaba con una pistola de 9 milímetros, ebrio de celos por haberla visto conversando con otro muchacho", relata un diario local. La adolescente fue una de las dos o tres menores de 18 años que mueren asesinadas cada mes en Perú. "Reproducen patrones de conducta que ven en casa", explicaba en el periódico la psicóloga Tesania Velázquez.

Aunque no hay estadísticas fiables para el conjunto de la región, los datos parciales que van facilitando organismos especializados de los distintos países son escandalosos. El 35% de las mujeres mexicanas sufre violencia física; 39% en Colombia; 31% en Ecuador y hasta un 52% en Bolivia. En Chile, en 2002, se calculaba que solo el 3,8% de los casos denunciados terminaba en condena. En Brasil, señalan algunos estudios, el 10% de las mujeres del área urbana y el 14% de las mujeres del área rural han sufrido violencia sexual. En Centroamérica, dos de cada tres asesinadas son víctimas de un crimen machista, es decir, mueren por ser mujeres.

En el mejor de los casos, asegura la Cepal, en la hipótesis más leve, una de cada diez mujeres de Latinoamérica sufre violencia física, "que se manifiesta desde golpes hasta violencia severa con amenaza de muerte junto con una fuerte violencia psicológica y, muchas veces, con violencia sexual". En solo siete países se han aprobado leyes específicas sobre la violencia contra las mujeres (la Venezuela de Hugo Chávez, entre ellos), siguiendo la estela de la ley llamada María Pehna, aprobada en Brasil en 2006. (María da Pehna es una farmacéutica brasileña cuyo marido intentó asesinarla en dos ocasiones y terminó dejándola parapléjica. 15 años después de aquellos hechos, el agresor seguía en libertad, amparado por jueces que dilataban el proceso. La nueva ley consiguió al fin llevarle a prisión.

Nadie puede negar que en América Latina el acceso de las mujeres a los puestos de toma de decisiones políticas ha crecido de manera muy notable en la última década. Nueve países (entre ellos Bolivia, con el Gobierno de Evo Morales) han aprobado leyes a favor de la igualdad. El promedio regional de mujeres diputadas es del 20,7% (lo que supone oscilar entre el 40% de presencia femenina en el Parlamento argentino, al 9% que existe en Colombia).

El aumento del promedio se debe a que 11 países has aprobado leyes que establecen cuotas en las listas electorales, aunque en solo cuatro casos existe el llamado "sistema cremallera" que impide que las mujeres sean ubicadas al final de la lista. En los casos en los que no existen cuotas, como en las alcaldías, por ejemplo, el desfase sigue siendo muy importante: la presencia femenina no llega al 6,8%, según la Cepal. En el sistema judicial, el avance es desesperantemente lento: solo el 19% de los jueces de los tribunales superiores y cortes supremas son mujeres.

Muchas de las cifras que reflejan la evolución positiva de los derechos de la mujer van acompañadas por otros datos alarmantes. La tasa global de fecundidad bajó de 5,9 hijos en los años cincuenta a 2,4 en el primer lustro del nuevo siglo, pero el embarazo de las adolescentes prácticamente ha duplicado su aporte a la fecundidad total, pasando de un 8,5% en 1950 a un 14,3% en 2005. La mortalidad materna se redujo en un 28% desde 1990, pero aun así demasiadas mujeres siguen muriendo de parto en América Latina: 130 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos es una cifra que está muy por encima del quinto objetivo del Milenio, pero que no resulta extraña si se constata que el 80% de las mujeres pobres de Bolivia, o de Haití, dan a luz fuera del sistema hospitalario.

El difícil cambio cultural en todo lo relacionado con la situación y los derechos de la mujer en América Latina brilla con todas sus contradicciones en países como Chile, que lleva años en una sólida progresión económica pero que ha sido el último del mundo, en noviembre del 2004, en aprobar una ley que regulara el divorcio. O en Argentina, con la tradición educativa e igualitaria más fuerte de toda la región, presidido en la actualidad por una mujer, pero que no ha logrado despenalizar el aborto voluntario, algo que tampoco pudo hacerse en Uruguay, pese a que desde 2005 gobierna un amplio frente de izquierdas. Ni tan siquiera Dilma Rousseff, heredera de Lula, ha dado señales de ir a presentar una ley en ese sentido, pese a que algunas de las clínicas brasileñas especializadas en abusos sexuales estén denunciando, desde hace años, que casi la mitad de los casos que tratan involucra a niñas menores de 12 años.

 

Lunes, a 25 de Mayo de 2009

El ejército colombiano muestra a los medios de comunicación el armamento y los cuerpos de guerrilleros de las FARC muertos tras un enfrentamiento en la localidad de La Plata

 

Las armas ilegales desangran Latinoamérica: más de 140.000 personas mueren tiroteadas cada año en la región - Los “narcos” han reemplazado a las guerrillas en el negocio - Nicaragua es un gran punto de entrada.

Por Fernando Gualdoni / Javier Lafuente para elpais.com (Madrid), 25/05/2009

Los recientes juicios contra dos de los más conocidos traficantes de armas, el ruso Víktor Bout -alias El Mercader de la Muerte- en Tailandia (pendiente de extradición a EE UU para agosto) y el sirio Monser al Kassar (condenado en febrero a 30 años de prisión en Nueva York), han revelado lo sencillo que es meter armas ilegalmente en América Latina, el papel crucial que desempeña Centroamérica, en especial Nicaragua, en este negocio, y la amenaza que supone que un país como Venezuela fabrique sus propios fusiles y municiones.

Para detener a Bout y Al Kassar, la agencia antidroga estadounidense alegó que ambos intentaron vender lanzamisiles portátiles tierra-aire rusos SAM a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La ruta prevista para ambas operaciones era similar: las armas partían desde Rumania o Bulgaria y entraban por Nicaragua. Desde el país centroamericano se iban a arrojar con paracaídas sobre territorio colombiano.

"No hay pruebas de que el Gobierno de Ortega sea cómplice del tráfico, pero sin duda el país tiene enormes lagunas legales que facilitan el tráfico ilegal", dice Roberto Orozco, experto nicaragüense del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas. "Es verdad que no se puede afirmar que Managua esté directamente involucrada, pero hay que recordar que Ortega ha dado cobijo a narcoterroristas de las FARC", replica el colombiano Alfredo Rangel, director de la Fundación Seguridad y Democracia en Bogotá.

Los puertos nicaragüenses están entre los mayores coladeros de armas en la región, según fuentes de Defensa de EE UU. "En especial el puerto de Corinto", apunta Orozco. "Es el único de aguas profundas y está controlado por el Ejército y la policía, que hace la vista gorda. No hay estadísticas fiables sobre la cantidad de barcos que atracan allí, pero no hay que pensar en veinte o treinta, con dos o tres bien cargados es suficiente para abastecer al mercado de miles de armas", añade.

Hay más de 80 millones de armas ilegales en América Latina, según el Centro para la Información de Defensa (CID) de Washington. Cualquier criminal, hasta el más imbécil, tiene acceso a una pistola y hasta a un fusil. Ni hablar de las narcoguerrillas y el crimen organizado, éstos se hacen con un lanzacohetes como cualquier español con una barra de pan.

Los datos son brutales. La tasa de homicidios -140.000 al año, según el Banco Mundial- es más del doble del promedio mundial. Varios países tienen un índice de crímenes por cada 100.000 habitantes más que alarmante: Brasil, 28; Colombia, 65; El Salvador, 45; Guatemala, 50; Venezuela, 35. La violencia también golpea a la economía latinoamericana. El coste de esta lacra se estima en un 14,2% del PIB regional, según el informe Crimen y Violencia en el Desarrollo del Banco Mundial.

Además, el tráfico ilícito de armas está cada vez más estrechamente ligado al narcotráfico. En Perú, hace unos meses, saltaron todas las alarmas cuando el Ejército comprobó que los resquicios de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, hoy dedicada a la producción y venta de cocaína, tenían en su poder lanzacohetes RPG-7, ametralladoras pesadas y fusiles Kaláshnikov, todos de origen ruso. El rearme senderista ya ha costado la vida a medio centenar de soldados peruanos en 12 meses.

A finales de abril, los senderistas intentaron derribar el helicóptero en el que viajaba el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, el general Francisco Contreras. El coronel Jorge de Lama iba en el aparato. "Nos dispararon dos granadas de RPG, pero por suerte cayeron lejos. No creo que supieran que iba el general Contreras, simplemente apuntaron a un helicóptero militar que estaba en su zona", relata De Lama, refiriéndose al valle de los ríos Apurimac y Ene, la inaccesible zona de Ayacucho donde Sendero ha estado desde que se creó en los ochenta. El Ejército peruano se resiste a revelar las rutas de abastecimiento de armas de los senderistas, pero no se atreve a negar que el puerto amazónico de Iquitos es un agujero negro para la seguridad del país. A esta ciudad estaban destinados los 50.000 Kaláshnikov que Vladimiro Montesinos, el siniestro ex jefe de los servicios secretos peruanos durante el Gobierno de Fujimori, compró en Jordania. Sin embargo, 10.000 de esas armas acabaron en manos de las FARC. El resto nunca se entregó porque Ammán detuvo la operación.

Iquitos y la frontera entre los países andinos y Brasil, el golfo de Urabá, que une Colombia y Panamá, el triple límite entre Paraguay, Brasil y Argentina -zona donde Hezbolá tiene una fuerte influencia-, son algunos de los principales puntos de contrabando en la región. Sin embargo, Centroamérica y, en especial Guatemala y Nicaragua, han adquirido en los últimos años especial relevancia como puerta de entrada de los cargamentos.

Rangel recuerda que así como Nicaragua ya es clave en el comercio ilegal, Venezuela desempeña un papel relevante. Como buena parte de las armas que acaban en el mercado negro proceden de la policía y el Ejército -robadas o vendidas por los propios agentes o militares-, hay serios temores de que parte de los 100.000 Kaláshnikov que Caracas compró a Rusia acaben en manos de los narcos. Sin embargo, el mayor peligro, apunta Rangel, lo constituirá la fábrica venezolana, bajo licencia, de armas y municiones rusas.

Mientras que las armas abundan en la zona, las municiones escasean. El calibre 7,62 mm, que usan los fusiles rusos AK-103 adquiridos por Venezuela, es el más deseado por la región y en especial por las FARC, que aún poseen al menos 5.000 armas que necesitan esta munición. Hoy se consigue en Perú y Bolivia, pero en poca cantidad. La fabricación de este calibre en Venezuela ofrecerá a las narcoguerrillas una fuente ilimitada de municiones dentro del continente.

Aparte de los canales de tráfico de armas que se remontan a la época de auge de las guerrillas, en los setenta y ochenta, se han afianzado en la región aquellos controlados por el crimen organizado. Los intercambios de droga por armas que los carteles de la droga colombianos inauguraron a mediados de los noventa con la mafia rusa han proliferado. Así como la cocaína sale de Colombia, Perú y Bolivia hacia Europa a través de Venezuela, Ecuador y Brasil, las armas recorren el mismo camino en sentido contrario.

Adelaida Vásquez y Carolina Gabea son testigos casi a diario de este tráfico. Ambas son fiscales de Ciudad del Este, la urbe paraguaya pegada a Brasil y Argentina y uno de los mayores focos de contrabando de armas de Suramérica y paso del tráfico desde Brasil hacia Perú y Colombia. Tienen una queja común: pocos recursos y el enemigo en casa. "La policía nacional no sólo no nos ayuda, nos boicotea. Tenemos un grupo de agentes especiales, pero son pocos ante tanto delito", explica Vázquez, que sobre drogas y armas lo ha visto todo. "Una vez confiscamos una ametralladora antiaérea a unos narcos... no me lo podía creer", añade. Vázquez es de Ciudad del Este, pero Gabea lleva en la ciudad cuatro años, es de Asunción. "Es peligroso ser legal y trabajar acá, pero ¿sabe qué?, si uno se mantiene limpio el narco no suele meterse con uno. Es parte del juego", dice Gabea.

 

El gran traficante

- Víktor Bout, en ruso Виктор Бут, nació en 1967 en Dushambé, capital de Tayikistán, entonces parte de la Unión Soviética. También se ha dicho que era de origen turkmeno o ucranio.

- Fuerza aérea soviética: Bout ha declarado que se graduó como oficial de la Fuerza Aérea soviética y que también estudió en el Instituto Militar de Lenguas Extranjeras de Moscú, cuna del espionaje soviético.

- Caída de la URSS: Bout se aprovechó del caos y empezó a suministrar armas. Comenzó proveyendo a la Alianza del Norte afgana, siguió con los dictadores africanos y añadió luego a narcos en América Latina.

 

 

 

Lunes, a 25 de Mayo de 2009

El auge de las pandillas y la necesidad de autodefensa han disparado el contrabando en la última década

J. L. / F. G. para elpais.com (Madrid), 25/05/2009

Que la importación de armas en América Latina haya crecido un 16% en 12 años no se debe sólo a la carrera armamentista de la que, por otra parte, todos los Gobiernos reniegan. Hay miles de personas que se blindan diariamente. Para defender su vida, la de sus familiares, sus propiedades. Pero también para delinquir. El Latinobarómetro del año pasado refleja la inseguridad que padecen los habitantes de la región, para quienes la delincuencia es el principal problema de sus países, por encima del paro.

La violencia es una pandemia que recorre de norte a sur la región desde hace décadas. Si en México el narcotráfico es el caldo de cultivo de la inseguridad ciudadana, en Centroamérica los crímenes de las maras provoca cantidad ingente de muertos. La probabilidad de que un joven de entre 15 y 24 años pueda ser asesinado en El Salvador o en Guatemala es 30 veces superior a la de un europeo, de acuerdo a un estudio de la Red de Información Tecnológica Latinoamericana. En el caso de los primeros, la tasa de crímenes juveniles es de 92,2 por cada 100.000 habitantes.

Según se desciende por el mapa, la violencia sigue inquebrantable en muchos países, aunque ya no tan asociada a las pandillas. En Venezuela se calcula que los homicidios entre 2007 y 2008 aumentaron un 11%, y que se han triplicado desde hace 10 años.

Colombia, asolada por el narcotráfico, y Brasil, son los otros dos lugares más violentos de la región, y al mismo tiempo donde se han registrado las primeras experiencias positivas de desarme de la sociedad. La gestión del Estado de São Paulo es un ejemplo. Gracias a la mejora de los transportes públicos, de la implantación de programas sociales y facilitar el trabajo en zonas donde la violencia era permanente, entre 1999 y 2004 se redujo la tasa de homicidios un 41%. En Río de Janeiro, la ONG Viva Río ha implantado programas de entrega de armas a cambio de algún beneficio para su portador. Un trabajo similar al que llevó a cabo la alcaldía de Bogotá hace ya una década al desarrollar en Navidad el Proyecto Regalos por Armas, que logró un descenso de los homicidios de casi un 30%.

Combatir el crimen y la violencia no es sencillo. Hay un componente histórico enclaustrado en la sociedad que ya ha impregnado a varias generaciones. “Dictaduras, guerras civiles, grupos armados… La violencia en la política de las últimas décadas ha quedado como un legado que influye en las relaciones sociales”, explica Laura Tudesco, investigadora de la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (Fride).

La relación entre el crimen urbano y las extremas condiciones en las que viven 230 millones de personas que son calificadas como pobres o indigentes en la región explica también la demanda de armas por la sociedad. “Lo que antes podría considerarse cultura de la pobreza está cada vez más relacionada con la violencia, la marginalidad y la hostilidad”, añade.

Más sangrante es la actitud de los Gobiernos ante este panorama. El control que se ejerce sobre el tráfico es prácticamente nulo. “Las industrias tienen relaciones muy fuertes con los Gobiernos. Muchas veces son los propios Gobiernos. El Estado debe brindar más seguridad, tratar de delimitar la proliferación de armas”, opina Diego Fleitas, de la Asociación de Políticas Públicas argentina, autor de un reciente informe sobre tráfico de armas en la región.

 

Jueves, a 4 de Septiembre de 2008

Como continuación a mi escrito del pasado 21 de agosto, escrito en el que os pedía perdón (ver: Pido perdón…) por las mamarrachadas de un fulano que se llama Federico Jiménez Losantos, hoy incluyo en el blog un artículo de Joaquín Roy, para El País, que se titula: “Entre un gilipollas y una negra resentida”.

Vale la pena dedicarle tiempo a la lectura del trabajo de Joaquín Roy, para así conocer un poco más de la “calidad” humana del locutor estrella de la cadena de emisoras de radio, propiedad de los obispos de la Conferencia Episcopal Española, Cadena COPE.

Yo, que soy ateo, sería incapaz de ultrajar, maltratar, ofender y mofarme así de mis congéneres, y menos aún de personas que han sido elegidas democráticamente por sus conciudadanos.

¿El lenguaje, la indecencia, la obscenidad e inmoralidad de este locutor de radio es el reflejo del pensar de los representantes de Jesucristo en la tierra? ¿Es esa, acaso, la nueva doctrina de Cristo para el siglo XXI?

Insisto: Federico Jiménez Losantos es el trabajador estrella de los obispos de la iglesia católica española.

Alfredo Webmaster


Joaquín Roy para El País, 04/09/08

Barack Obama se educó en Harvard, lo que es preocupante. Es una vacía caricatura y compararlo con Paris Hilton es injusto para ella. Obama es un alquimista un poco negro, no muy blanco, café con leche; ni es joven, ni es viejo; no ha hecho nada desde que sus padres lo abandonaron y fueron así los primeros que no votaron por él. Pero se ha permitido el lujo de hablar ante la Puerta de Brandemburgo. En cuanto a su mujer, Michelle, es una arpía de cuidado, una negra profesional, una resentida.

La alternativa sería John McCain, pero sin entusiasmo. McCain es un candidato muy "aseado", que no ha hecho nada desde que salió de Hanoi. Tampoco uno se siente atraído por su mujer Cindy, pero que "para el vicio" tiene más interés. McCain, en cumplimiento de la obligación histórica de Estados Unidos como primera potencia, debiera ordenar la invasión de Ecuador y Venezuela, con una estrategia dictada por el lema de "a por ellos", que tan buenos resultados le dio a la selección española de fútbol en la Eurocopa.

Respecto a Castro, este hombre no debiera morirse de repente, sino sobrevivir con un ano en el pecho, en una lenta pero alargada agonía de Parkinson recurrente. El siguiente en la lista de ejecutables sería Hugo Chávez, prueba de la evolución de los primates, que en lugar de ser lineal tiene sus altibajos, como este "salto atrás". La relación de Hugo Chávez con el poder es la del gorila, mientras que su discípulo pre-homínido Evo Morales es un chimpancé, más modesto y limitado, más cómodo en las alturas de los árboles. Entretanto, en Centroamérica gobierna el miserable de Daniel Ortega, acusado de violar y abusar de una adolescente durante años, y en Ecuador alguien más peligroso, Correa.

De la quema se salvaría solamente Álvaro Uribe, presidente de la parte más sana de América. Porque aunque Óscar Arias merezca consideración, tiene también sus defectos. Así que, por lo tanto, nada tiene de extraño que Alan García sea aceptable después de haber dejado en ruina al Perú. Argentina, por su parte, está en manos de un matrimonio corrupto. Es imposible responder a la pregunta de quién elige a estos idiotas.

¿Qué queda al otro lado del Atlántico? Pues las perspectivas son negativas. España esta regida por un monarca corrupto, amigo de Fidel y que recibe comisiones de Chávez. Además, comercia con petróleo, no solamente con el gorila venezolano sino también con los jeques árabes. Si la monarquía no sirve (el príncipe Felipe es una incógnita), la república tampoco parece ser la solución a la vista de que el presidente Rodríguez Zapatero es un gilipollas, un peligroso idealista, un idiota con exceso que cree que puede cambiar la realidad. Zapatero ya no es un bambi, sino que le han crecido cuernos. Fue reelegido, por pocos votos, porque tiene casi todos los medios de comunicación a su favor. En lugar de seguir la suerte de sus colegas latinoamericanos, sería mejor que fuera aquejado de una enfermedad. Por su parte, la derecha española tampoco es una alternativa, ya que Mariano Rajoy, el candidato del PP antes liderado por Aznar, quisiera simplemente heredar el poder de Zapatero. El líder verdadero de la derecha es el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, un mal tipo de cuidado.

¿Cuál es el remedio ante tal panorama? Refugiarse en un hotel de Miami, con ropa de abrigo en pleno verano para protegerse del aire acondicionado. Después de todo, Estados Unidos es un país sin cuya ayuda Europa sería hoy una granja nazi y un campo de concentración soviético.

Lo anterior no es una columna de extensión cómoda para los editores, es simplemente la transcripción literal de algunas de las perlas emitidas por Federico Jiménez Losantos en un programa televisivo del peruano Jaime Bayly, transmitido por MEGA TV y varias emisoras latinoamericanas y disponible en YouTube. Y mientras puede que algunos aplaudieran esta insólita antología de disparates e insultos, otros la seguían con estupefacción.

Hay muchos que creen que cualquier cosa que "sale en la tele" es verídica. Son muchos los que no saben que Jiménez Losantos ya ha sido condenado en sendos juicios por insultos a impecables figuras conservadoras como el alcalde Ruiz-Gallardón y José Antonio Zarzalejos, ex director del diario Abc. Son muchos los que ignoran que el sector conservador de la COPE, la emisora de la Conferencia Episcopal Española, donde Jiménez Losantos es estrella, domina sobre los moderados, que están francamente alarmados.

Y nadie tiene la valentía de presentar una querella de mayor cuantía (no de apenas 36.000 y 100.000 euros, las multas impuestas a Jiménez Losantos por dos tribunales de Madrid por calumnias), una querella a la americana, de varios millones de euros o de dólares. Y nadie presenta cargos por la ejecución de delitos contra el honor y la persona, perfectamente tipificados por los códigos penales. Tal vez si alguien lo hiciera, los responsables de las cadenas y diarios que cobijan esta sistemática conducta se lo pensarían dos veces. 

Joaquín Roy es presidente del Spain Study Group

Martes, a 15 de Julio de 2008

ANÁLISIS: El golpe más duro a las FARC

Del agujero negro al círculo virtuoso

Por Bertrand de la Grange para El País, 07/07/2008


 

Colombia va demasiado bien y los enemigos del presidente Álvaro Uribe, dentro y fuera del país, lo lamentan. No le perdonan sus éxitos en el campo económico y en la lucha contra la guerrilla más poderosa de América Latina, las FARC. Y, ahora, cuando pasaba por un momento complicado a raíz de los escándalos de la parapolítica, que han salpicado y mandado a la cárcel a varios de sus aliados más cercanos en el Congreso, Uribe se descuelga con una hollywoodiense Operación Jaque y arranca a las FARC sus rehenes más emblemáticos. Ese hombre debe de tener los astros de su lado, sospechan sus adversarios, desconsolados por la campaña a favor de una modificación constitucional que le permitiría buscar un tercer mandato presidencial en las elecciones de 2010.

Para amargarle la fiesta, ha empezado una campaña internacional de descalificación de la Operación Jaque. "El Gobierno ha pagado 20 millones de dólares", aseguran unos, sin aportar la más mínima prueba. "Fueron asesores israelíes" los que hicieron el rescate, dicen otros. Y lo más descabellado: "Las FARC estaban liberando unilateralmente a esos rehenes", pero el Ejército se enteró y logró interceptarlos para atribuirse el mérito. Ocurrió lo mismo el pasado mes de marzo, cuando la Fuerza Aérea colombiana mató al número dos de la guerrilla, Raúl Reyes, en su campamento en territorio ecuatoriano y se apoderó de sus ordenadores, que guardaban las pruebas de la complicidad de Venezuela y de Ecuador con las FARC. La verificación forense de Interpol puso fin a los intentos de cuestionar la autenticidad de los portátiles.

Con su política de seguridad democrática, Uribe ha logrado restablecer la autoridad y la presencia del Estado en la mayor parte del territorio nacional. Las pescas milagrosas, aquellos secuestros masivos y aleatorios de autobuses en las carreteras interurbanas, sólo son una pesadilla del pasado. A finales de los noventa, las FARC rodeaban la capital y creían que iban a tomar el poder. Hoy, la guerrilla es la sombra de lo que fue hasta hace apenas seis años. La mitad de sus efectivos (18.000 en 2002) han desertado o han caído en combate bajo la presión de un Ejército totalmente reorganizado y modernizado con el apoyo de Estados Unidos. Con la muerte, en marzo, de tres de sus siete dirigentes -entre ellos su fundador, Tirofijo-, las FARC han perdido el norte y su nuevo jefe máximo, Alfonso Cano, no ha abierto la boca desde su llegada al cargo.

Colombia ha entrado en un círculo virtuoso y empieza a cosechar los dividendos de la pacificación. Con el regreso de la seguridad a las calles de las principales ciudades y gran parte de las zonas agrícolas, han vuelto también la confianza y los inversores. En unos pocos años, Bogotá y Medellín han dejado de ser esos agujeros negros del narcotráfico y se han convertido en ciudades dinámicas, donde la clase media se pasea en bicicleta los fines de semana, sale a los restaurantes o hace sus compras sin temer por su vida. La economía crece ahora más rápidamente que en los otros países del continente (7,4% en 2007). Después de alcanzar el 22% en 2000, el paro se ha reducido a la mitad y se asemeja a la tasa española, con un poco menos del 11%. La pobreza ha caído once puntos, del 56% al 45%, entre 2002 y 2006.

Queda, sin embargo, mucho por hacer y hay que recordar que Colombia es, con Sudán, el país con más desplazados a consecuencia de un conflicto armado.

A todo esto se debe la excesiva popularidad de Uribe (más del 80% antes del rescate, un 92% ahora). Ganó con mayoría absoluta en 2002 y, en 2006, consiguió una votación aún mayor. Nadie duda de que, si se presentase de nuevo en 2010, arrasaría. Y es probable que la mayoría de sus conciudadanos esté a favor de un tercer mandato. Hasta Ingrid Betancourt ha apoyado "el derecho de los colombianos de premiar a quien les ha gobernado bien". Sin embargo, en un continente donde los hombres providenciales terminan convirtiéndose en autócratas, lo más sano para Colombia sería que Uribe tuviera la grandeza de dejar a otros la responsabilidad de seguir con el círculo virtuoso.

Sábado, a 5 de Julio de 2008

ANÁLISIS: El golpe más duro a las FARC

Jaque al protagonismo de Chávez

Ibsen Martínez para El País 04/07/2008


Las primeras reacciones ante el incruento rescate de los rehenes del llamado Frente Primero de las FARC son elocuentes. La de Evo Morales, por ejemplo: "Es muestra de las FARC que liberan a los detenidos y de las conversaciones que empezó el compañero Hugo Chávez que hay que saludar, que ha contribuido con la liberación acordada mediante el diálogo".

Obviamente, Morales brindó tal declaración a las agencias sin haberse informado debidamente de que las FARC no pusieron en libertad a nadie en atención a sugerencia alguna de Chávez.

Las palabras de Morales (enhebradas, como siempre, con profusión de la partícula que) muestran a las claras cuán imbuido está de la idea de que el venezolano Chávez "conduce" el proceso político latinoamericano, aunque en lo que va de año haya mostrado justamente lo contrario.

Otra reacción sugestiva se hizo sentir en las calles de Caracas, tan pronto se supo la noticia del rescate. Las jubilosas caravanas de coches cuyos ocupantes hacían sonar la bocina acompasadamente, tanto como los vítores y exaltados brindis en los restaurantes, harían pensar que Venezuela, país mayoritariamente aficionado al béisbol, hubiese ganado la Copa Europa.

Los bogotanos, a diferencia de los caraqueños, juntan a su proverbial cortesía la parquedad propia de los montañeses andinos, en abierto contraste con nosotros, los jacarandosos caribes caraqueños. Por eso sorprendió mucho ver ayer tarde una Bogotá tan ruidosa en su júbilo como lo pudo ser Caracas.

La reacción propiamente oficial venezolana se hizo, sin embargo, esperar hasta casi la media noche. Fue muy de agradecer que Chávez no perorase por televisión durante horas.

El escueto comunicado de su Cancillería, empero, no dejó de recordar que la mediación de Chávez "condujo a las primeras liberaciones de ciudadanos colombianos por las FARC". Con ello se refiere también, sin proponérselo, a la fallida Operación Emanuel que Oliver Stone no pudo filmar en diciembre pasado.

El comunicado añade que "el Gobierno venezolano se suma al júbilo por el feliz acontecimiento" y "reitera la solicitud hecha pública a las FARC para que liberen a los cautivos que todavía mantienen en su poder. Deseamos igualmente que este hecho abra el camino hacia el acuerdo humanitario, el desmontaje de la guerra y el logro extraordinario de la paz".

Vivir para ver: se trata del mismo Gobierno encabezado por un hombre que hace sólo seis meses reclamaba para los narcoterroristas de las FARC el reconocimiento internacional debido a una insurgencia legítimamente beligerante.

Acaso tengan razón quienes aquí dicen que el ordenador de Raúl Reyes, capturado en marzo por el Ejército colombiano, está "envenenado" y es cosa de miedo. Y que pensar mucho en su contenido ha ayudado a Chávez a cambiar de idea.

 

Lunes, a 3 de Diciembre de 2007
Coca

Por Mila Villa (Perú)

Por una noticia que leí en los diarios de hoy decidí hacer esta nota. Me parece importante que se conozca la importancia de la hoja de coca en sí misma como complemento vitamínico y también como medicina natural: su uso no tiene sólo las connotaciones negativas de la producción de estupefacientes; algo que tal vez mucha gente ignora.

Para hacer una breve reseña quiero contarles que trabajé varios años en contacto con comunidades andinas del Perú, allí aprendí a respetar las creencias y tradiciones de los habitantes de esa zona donde se consume cotidianamente la hoja de coca para controlar el hambre y combatir los efectos negativos de la altitud en la que viven y trabajan (están entre los 2500 y los 3500msnm), con una mejora importante de su rendimiento físico.

Si alguna vez han estado a esa altitud sabrán que la mínima actividad física requiere de un gran esfuerzo y agota terriblemente; además, si no hay costumbre, surgen otros síntomas como dolor de cabeza, mareos y nauseas… es el conocido como mal de altura o soroche; pues bien, una forma muy eficiente de combatir estos síntomas es tomando una infusión de coca, una bebida muy reconfortante.

Como Perú es un país productor de hoja de coca y su cultivo es poco exigente en cuanto a las labores, tipología de los terrenos y la calidad de los nutrientes, se ha encontrado usos alternativos para esta planta, además de la tradicional infusión para combatir el soroche, entre ellos la harina de hoja de coca, cada vez más difundida en el Perú por sus propiedades.

Sobre este tema, el periodista Rafo León publicó una nota en su columna Abrapalabra, artículo que me pareció tan esclarecedor como ameno, y que transcribo en su gran mayoría para todos vosotros.

 

SE PASAN DE VUELTAS: Una disparatada medida va a prohibir la comercialización de harina de coca - Diario El Comercio (Perú)

“…Siguiendo con la metáfora del absurdo, hoy, a la vez que integrantes de la familia Sánchez Paredes (cuya fortuna proviene del narcotráfico) ocupan cargos políticos en La Libertad (uno de los departamentos con mayor desarrollo en Perú, después de Lima) y bailotean ante cámaras en fiestones pantagruélicos… el gobierno está a punto de prohibir la comercialización de la harina de hoja de coca, como para demostrar que la lucha contra el narcotráfico está en su mejor momento.

La chispa de la vida

El asunto es mas o menos así: por un acuerdo entre DEVIDA (entidad financiada por el gobierno norteamericano y encargada de diseñar y monitorear estrategias para el combate al narcotráfico) y la Cancillería, se prohibiría a ENACO (Empresa Nacional Comercializadora de Coca) la venta de hoja de coca a agentes privados que la transforman a harina para su venta. La medida estaría respaldada en un acuerdo suscrito por el Perú en la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, según el cual sólo es lícito ofrecer en el mercado productos procesados con coca a la que se le haya extraído el alcaloide. No hay que ser un Einstein para darse cuenta de que esta sutileza no fue sino un portentoso lobby de la Coca Cola para no ser retirada del mercado. Este absurdo principio asumido hace 46 años es el que se va a reciclar para dar un golpe publicitario que satisfaga a los gringos atentos en ponernos nota en el tema de combate a la producción de estupefacientes.

Sin efectos secundarios

Desde hace 4 años consumo harina de coca combinada con linaza y uña de gato, y los dolores de la artrosis me han disminuido de manera sustancial. Antes de ello tenia que tomar un desinflamante / analgésico llamado VIOXX, hasta que un día la transnacional Merck tuvo que sacarlo del mercado frente a las evidencias de que el fármaco producía propensión a infartar el miocardio. Hasta su suspensión se calcula que Merck ya había vendido VIOXX por 2,5 billones de dólares. Yo no sé cuanto haya vendido el fabricante de LIPENAN, un anfetamínico asesino que quita el hambre, pero conozco muy bien a Rubén y he visto cómo el consumo de harina de coca le ha permitido controlar un apetito antes absolutamente desbordado por la ansiedad, ayudándolo a quitarse un sobrepeso que lo iba a matar. Carola es otra amiga que toma una cucharadita de harina de coca en el desayuno. Antes de ello esta muchacha sufría en sus relaciones sexuales por falta de lubricación; hoy nada y chapotea en sus propias aguas gracias a un producto enteramente natural cuya dosis no le cuesta ni 10 céntimos (0.03 centavos de dólar) y se puede comprar sin restricciones en ferias de productos ecológicos, tiendas naturistas y en ciertas farmacias.

Sabor amargo

Según la encuesta del INEI (Instituto Nacional de Estadística e Informática) del 2004, en el Perú hay 4 millones de personas que consumimos la hoja de coca sin ser drogadictos. En la cifra se incluye a campesinos que la usan diariamente como suplemento alimenticio, a curanderos que la incluyen en sus rituales terapéuticos y a seres humanos que recurrimos a ella porque la preferimos a los fármacos químicos llenos de efectos secundarios que se venden a precios absurdamente altos.

La coca, está comprobado, fija la vitamina C en los huesos, por lo cual es un importante preventivo de la osteoporosis. Mi hija la toma hace tres años y hace tres años que no se resfría. Esta harina levemente astringente y amarga, energiza, desinflama, complementa nutrición y es muy económica.

La Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de 1988 reconoce y respeta el uso de la hoja cuando haya evidencias históricas de su uso tradicional. La comprobación empirica en muchos de los consumidores de harina de coca demuestra dos cosas: una, que contamos con una ayuda invalorable para nuestra salud y dos, que nuestros gobernantes parace que hubieran quemado cerebro”

Lunes, a 22 de Octubre de 2007

 

Me como el mundo  Por Eva Golinger*

Venezuela

El Gobierno de los EEUU a puesto casi a punto un método de ingerencia que logra penetrar e infiltrar todos los sectores de la sociedad civil en los países en los que tiene intereses económicos y estratégicos. En el caso de Venezuela esa estrategia comienza a tomar forma en 2001 con el aumento de la financiación de los sectores de la oposición a través del National Endowment for Democracy (NED) y la apertura de una oficina de transición (OTI) de la USAID en Caracas.

Tales esfuerzos lograron consolidar en aquel momento un movimiento de oposición que pese al fracaso del golpe de estado llegó a causar severos desgastes en la industria del petróleo y en la economía nacional a través del sabotaje económico y una huelga de gentes y de jefes de empresas. Luego de una división en la oposición, la estrategia reorientó su dirección principal hacia las comunidades de bajos ingresos, los sectores chavistas, la comunicación y las necesidades del interior del país.

La embajada de los EEUU en Caracas ha abierto una serie de “consulados satélites” (American Corners) en cinco de los estados del país, logrando –sin la autorización del Ministerio de Relaciones Exteriores– tener una presencia oficial en regiones importantes según la visión energética de Washington. Dichos estados: Anzoategui, Bolívar, Lara, Monagas y Nueva Esparta (Margarita) son ricos en petróleo, minerales y otros recursos naturales que los EEUU tratan de controlar.

Estas bases de los EEUU encontraron bases en las asociaciones de abogados y en las municipalidades de la oposición y continuaron funcionando como centros de propaganda y conspiración contra la revolución bolivariana.

El trabajo de la USAID y su OTI en Venezuela contribuye a profundizar la subversión contrarrevolucionaria en el país.

Hasta junio de 2007 se habían otorgado 360 “becas” a organizaciones sociales, partidos políticos, comunidades y proyectos políticos en Venezuela a través de la DAI, sociedad contratada por la USAID que había abierto su sede en la zona El Rosal en Caracas en junio de 2002.

Desde el centro de Caracas, la DAI/USAID ha entregado más de 11.575.509 dólares a estos 360 grupos y proyectos en Venezuela bajo el nombre de: “Venezuela, iniciativas para la construcción de confianza (VICC)”. La mayoría de los programas financiados por la DAI se dirigen (según los temas) al “diálogo político, el debate público, la participación ciudadana y el entrenamiento y puesta en marcha de liderazgos democráticos”.

Las organizaciones financiadas participantes son entre otras: Súmate, Primero Justicia, Un nuevo Tiempo, la Municipalidad de Chacao, Liderazgo y Visión, Los del Medio, Convive, Transparencia Internacional, Instituto Prensa y Sociedad, Queremos elegir, la Universidad Metropolitana a través de ramificaciones internacionales de los partidos de los EEUU: Instituto Republicano Internacional (IRI) e Instituto Democrático Internacional (NDI).

Desde 2002, la USAID con el IRI y el NDI han invertido en los partidos de la oposición de Venezuela más de 7 millones de USD en asistencia técnica. Los llamados «defensores de los derechos humanos» en Venezuela u ONGs reciben la mayor parte de su financiamiento en Venezuela a través de la “Freedom House” otra subcontratista de la USAID-OTI.

La Freedom House ha respaldado y cubierto acontecimientos tales como “las amenazas a la libertad de expresión en el siglo XXI” con la participación de Marcel Granier, Presidente del canal de televisión “putschquistaRCTV, en colaboración con Karen Hughes, subsecretaria del Departamento de Estado para la Diplomacia y los Asuntos Públicos que supervisa la Voz de las Américas y otros medios de propaganda de Washington.

La Freedom House financia igualmente instituciones como el Centro Internacional para los Conflictos No Violentos (ICNVC) que enseña las técnicas de la “resistencia” de Gene Sharp y que formó movimientos de jóvenes y de estudiantes en Serbia. Ucrania, Georgia, Biolrrusia y Venezuela. Su presidente entre el 2003 y el 2005 fue James Woolsey, ex director de la CIA y el actual es Peter Ackerman, un banquero multimillonario que ha esponsorizado los “cambios de régimen” en Serbia, Ucrania y Georgia a través del Instituto Albert Einstein y su ICNCV. El hijo Ackerman participó en la masacre del pueblo iraquí en Fallujah.

El último trabajo subcontratado por la USAID en Venezuela es la Fundación para el Desarrollo Panamericano (PADF) cuya misión en apoyar a la sociedad civil. Esta Fundación ha otorgado desde fines de 2006, 937.079 USD a 14 ONGs venezolanas cuyos nombres se desconocen.

Las últimas informaciones públicas de la USAID destacan que en agosto de 2007, organizaron una conferencia que reunió a 50 intendentes (alcaldes) del país para tratar el tema de la “descentralización” y de las “redes populares”, un tema muy similar al que actualmente desarrolla el alcalde opositor del Chacao, Leopoldo López.

El programa USAID-OTI en Venezuela se compromete a continuar sus esfuerzos para “fortalecer a la sociedad civil y a los partidos políticos” a “promover la descentralización y los consejos municipales” y a “entrenar a los defensores de los derechos humanos”.

El Congreso de los EEUU ya ha aprobado la entrega de 3,6 millones de dólares a la oficina de Venezuela para el período 2007/08, prueba inequívoca de que la subversión irá “in crescendo” y amenazando a la revolución bolivariana.

Bolivia

Pero Venezuela no es el único objetivo de la subversión y de la ingerencia usamericana a través de la USAID y sus millones de dólares de financiamiento a los movimientos de la oposición.En marzo de 2004, la USAID abrió una oficina de Iniciativas para la Transición (OTI) en Bolivia con el objeto de ayudar a reducir las tensiones en zonas de conflictos sociales y apoyar al país mediante la preparación de los acontecimientos electorales”.

En este caso, la USAID comprometió a la empresa usamericana Casals & Asociados (C&A) a administrar los 3,3 millones de dólares otorgados a 379 organizaciones, partidos políticos y proyectos en Bolivia.

C&A juega el mismo papel que la DAI en Venezuela y lo mismo que esta es una empresa que tiene importantes contratos con el Departamento de Defensa, el Ejército de los EEUU, el Departamento de Energía, el Broadcasting Board of Governance, la Voz de las Américas, la Oficina de Comunicaciones (Propaganda) a Cuba, el Departamento de Seguridad Interior, el Departamento de Estado y muchos más.

Hasta ahora C&A ha actuado como ejecutor de programas intervencionistas surgidos de diferentes organismos de Washington, en más de 40 países tales como Albania, Armonía, Bolivia, Colombia, Republica Dominicana, El Salvador, Guatemala, Madagascar, Malawi, México, Nicaragua, Panamá y Paraguay.

En Bolivia la USAID-OTI ha concentrado sus esfuerzos en combatir e influenciar a la Asamblea Constituyente y en el separatismo de las regiones ricas en recursos naturales como Santa Cruz y Cochabamba. La mayor parte de los 13,3 millones de dólares ha sido otorgada a organizaciones y programas que trabajan en el “fortalecimiento de los gobiernos regionales con la intención de debilitar al gobierno del Presidente de Evo Morales”, “crear vínculos entre los grupos indígenas y las estructuras democráticas”, “ofrecer oportunidades económicas y de desarrollo comunitario”, “educación cívica para líderes emergentes” y “difundir información”. Los nobles temas de estos programas muestran que Washington busca minar el poder nacional de Evo Morales en Bolivia, penetrar e infiltrarse en las comunidades indígenas, mayoritarias en el país, promover el modelo capitalista e influir en los medios de comunicación mediante propaganda pro-usamericana, pro-capitalista y anti-socialista.

El programa de las USAID-OTI en Bolivia apoya abiertamente la autonomía de ciertas regiones como Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija promoviendo el separatismo y la desestabilización del país y del gobierno de Evo Morales.

El National Endowment for Democracy (NED) otro organismo de Washington destinado a la subversión y a la ingerencia en más de 70 países del mundo, entre ellos Venezuela, financia grupos a favor del separatismo en regiones como Santa Cruz. El actual embajador de los EEUU en Bolivia, Pjilips Golberg es un experto en separatismo, por haber sido jefe de la misión ex Yugoslavia, país que con la ayuda usamericana” fue dividido en dos Bosnia y Serbia.

El gobierno de Evo Morales ya ha denunciado esta subversión vía USAID en Bolivia, previniendo al gobierno de los EEUU sobre obedecer las leyes del país o retirarse. “La puerta está abierta” ha declarado recientemente el portavoz del gobierno boliviano refiriéndose a la ingerencia de los EEUU en su país.

Sin embargo Washington no se irá fácilmente. La red de ingerencia y de subversión no será fácil de erradicar. El Presidente Chávez propuso en su reforma constitucional, una enmienda al artículo 67 que incluye la prohibición de financiar fines o campañas políticas por parte de instituciones públicas o privadas extranjeras. Es esencial definir el concepto de "fines políticos” porque en muchos casos las ONGs y otros grupos que defienden los derechos humanos rechazan que se les adjudiquen “fines políticos”. Pero nadie puede negar que los derechos humanos es un tema fundamentalmente político y es el territorio donde hoy se esconde la subversión alentada por Washington y que usa como escudo a las ONGs.

Resulta claramente evidente la necesidad de desarrollar estrategias que impidan esta subversión en Venezuela y en Bolivia y en todos los países hermanos que están todavía bajo el yugo del imperio y que luchan por expresarse libre y soberanamente.

 

*Eva Golinger es abogada e investigadora en el terreno de la ingerencia de los EEUU en Venezuela y en América Latina. Autora del “Código Chávez” en que denuncia la intervención de los EEUU en Venezuela, con prefacio de Michel Collon (traducción Susana Merino).

Suscribirse a Bolivia