Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Lunes, a 13 de Diciembre de 2010

Después de haber nacido un 28 de septiembre y de haber sido considerado por muchas personas, yo, obviamente, nunca creí en eso, como un típico representante del signo Libra, ahora resulta que la ciencia me dice que no lo soy, que hay un error de cálculo que lleva repitiéndose en los últimos 2600 años: después de veintiséis siglos nos dicen que los que nacimos entre el 17 de septiembre y el 31 de octubre ya no somos Libra, ¡Ahora somos Virgo!

¿Y qué van hacer ahora todos esos pseudos científicos de la astrología, esos cantamañanas de la observación de los astros y sus influencias metafísicas o como van a ganarse la vida los vendedores de humos esotéricos? ¿A qué van a dedicar sus ocios y engaños? ¿Cómo van a conseguir llenar el carro de la compra en los supermercados? ¿Con que dineros van a comprar sus túnicas de magos y farsantes o sus bolas de cristal?

Realmente, sí sé cómo harán: seguirán engañando a las almas cándidas de tanto crédulo y crédula como hay por el mundo adelante, gentes que son capaces de creen en ese tipo de cosas (y en otras similares, como la existencia de un dios del que nadie demostró su existencia) pero que se niegan a aceptar la evolución de las especies o que la vida existe en este planeta desde hace miles de millones de años.

Alfredo Webmaster


Ofiuco y las mentiras del zodiaco

El recorrido que realiza el Sol por las constelaciones ya no se corresponde con el que se fijó hace 2600 años los doce signos zodiacales

Por Javier Salas Madrid para publico.es, 13/12/2010

"Acuden a su encuentro amigos de carácter refinado e intuitivo. Posibilidad de vivir un escándalo que afecta a su reputación indirectamente", rezaba el horóscopo de Sagitario esta semana en un periódico nacional. ¿A quién le afecta esta predicción? Según la tradición que se transmite desde hace siglos, a aquellas personas nacidas entre el 22 de noviembre y el 22 de diciembre, porque esos son los días en que el Sol atraviesa la constelación de Sagitario. Ese recorrido es la línea que dibuja el Sol sobre el fondo fijo de las estrellas de la bóveda celeste al observarlo desde nuestro planeta mientras orbita en torno al astro (ver gráfico). Un paseo que varía con los años y que ya no se parece en nada a las que fijaron hace 2.600 años los neobabilónicos.

En puridad, una persona nacida el 13 de diciembre de algún año del siglo pasado nació cuando el Sol cruzaba la constelación de Ofiuco, otro personaje mitológico, como los que representan los signos zodiacales. "Según la cartografía celeste, que se empieza a fijar con precisión en el siglo XVI, el Sol atraviesa Ofiuco durante más tiempo que Escorpio, y durante medio día atraviesa Cetus, la constelación de la ballena", relata el director del Planetario de Pamplona, Javier Armentia. "¿Qué pasa con la personalidad de esa gente?", se pregunta.

Para este divulgador científico, ex presidente de la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, estos hechos son una prueba más del "timo" de los horóscopos, ya que se basan en unas simples abstracciones, completamente arbitrarias, que los humanos proyectaron en el cielo para leer el firmamento. Armentia relata cómo, hasta la llegada de astrónomos Johann Bayer o Jullius Schiller, los artistas incluso movían las estrellas de sitio para dibujar bien el Cisne o el Pegaso. Y las constelaciones aparecían y desaparecían en función de modas, creencias e incluso las decisiones arbitrarias de emperadores, como cuando Adriano le dedicó una a su amante Antínoo.

"Las constelaciones no son más que una herencia cultural que hemos querido mantener para ayudarnos mediante referencias a quienes nos dedicamos a observar las estrellas", asegura este astrónomo. "El desfase actual entre signos y constelaciones deja claro que lo que seamos o hagamos no tiene nada que ver con el cielo, que no marca el destino", zanja Armentia.

Ese desfase se produce por un fenómeno, llamado precesión (ver gráfico), que marca la inclinación del eje de la Tierra. El resultado es que la línea que traza el recorrido del Sol por el firmamento se va deslizando hasta volver a realizar el mismo camino 26.000 años después. Es decir, que hasta dentro de unos 23.400 años no se volverá a repetir el calendario original del zodiaco.

Mirando a las estrellas

El ser humano, cuando miraba al cielo, a los astros, descubrió que estos influían en sus vidas. Que afectaban a las mareas, que se correspondían con las estaciones de recolección de frutos, que guiaban sus viajes.

A partir de ahí, comenzaron a realizarse los primeros presagios astrológicos, basados en la lectura de la posición de los astros, en torno al tercer milenio antes de Cristo, como cuenta la astrofísica y directora del Museo de la Ciencia de Valladolid, Inés Rodríguez. "El concepto del zodiaco, que surge en torno a los siglos VII y VI antes de Cristo, se usaba para realizar predicciones que se referían únicamente a cuestiones públicas, como guerras, cosechas, el futuro del reino...", resume Rodríguez.

Según cuenta, no es hasta el 410 antes de Cristo que aparece la primera carta astral dedicada a un niño anónimo. Y sería más tarde, cuando se mezcla la herencia egipcia y mesopotámica con el misticismo y la mitología griega, el momento en que se empieza a relacionar la personalidad de la gente con los atributos de aquellos animales mitológicos. "Se decidió que tales estrellas agrupadas eran un carnero del mismo modo que yo puedo decir que una nube tiene forma de nariz; es absolutamente arbitrario", asegura esta astrónoma. "Lo más absurdo", finaliza, "es que esta pseudociencia se basa en una concepción geocéntrica del universo, como si el Sol y los planetas giraran en torno a la Tierra".

"Mantienen una visión del mundo completamente superada", afirma el astrónomo Marcos Pérez, director técnico de la Casa de las Ciencias de Coruña. "Vemos esas formaciones de estrellas únicamente desde la Tierra. En cuanto cambiamos de perspectiva, la combinación de estrellas es otra distinta, demostrando que no es más que un juego de unir puntos en el cielo".

El motivo por el que las constelaciones se mantienen hasta ahora no es otro que el de ayudar a los científicos los astrónomos, no los astrólogos a situar las estrellas. "El último ajuste de las fronteras de las constelaciones lo realizó la Unión Astronómica Internacional en 1930, que fijó las 88 constelaciones que completan el mapa actual. Unas fronteras que son tan arbitrarias como lo son las formas escogidas para definir las constelaciones", afirma Pérez. Un mapa que colocó a Ofiuco, el Asclepio griego dios de la medicina, en la trayectoria del Sol durante 19 días, dejando a muchos antiguos escorpios y sagitarios sin personalidad ni destino.

Calendario real de constelaciones que recorre el Sol

Aries: 19 de abril - 14 de mayo

Tauro: 14 de mayo - 21 de junio

Géminis: 21 de junio - 21 de julio

Cáncer: 21 de julio - 11 de agosto

Leo: 11 de agosto - 17 de septiembre

Virgo: 17 de septiembre - 31 de octubre

Libra: 31 de octubre - 21 de noviembre

Escorpio: 21 de noviembre - 30 noviembre

Ofiuco: 30 de noviembre - 18 diciembre

Sagitario: 18 de diciembre - 21 de enero

Capricornio: 21 de enero - 17 de febrero

Acuario: 17 de febrero - 13 de marzo

Piscis: 13 de marzo - 19 de abril

 

Sábado, a 27 de Noviembre de 2010

Por Manuel Saco

Manuel Azaña, que fue presidente del gobierno y de la República española, en un memorable discurso en el Congreso, en el que aseguraba que los frailes habían “traído a España la tiranía, la dictadura y el despotismo”, reflexionaba sobre la conveniencia de expulsar a las órdenes religiosas como medida profiláctica para la educación de las generaciones futuras. Y pensaba en “aquellas órdenes en las que, además de los tres votos canónicos, se preste otro especial de obediencia a autoridad distinta a la legítima del Estado. Estos son los jesuitas”, concluía.

En la Biblia (Reyes) nos recuerdan que no podemos servir a dos señores. Y Azaña era consciente de cuál era el único señor de los soldados del Papa. Así que cuando el gobierno consintió en poner a Carlos Dívar, católico de estricta observancia, como presidente del Tribunal Supremo, muchos denunciamos el peligro de que el más alto tribunal estuviese presidido por alguien que, en caso de duda, estaba obligado a seguir los dictados de su Señor. O sea, el jefe de una potencia extranjera.

Una potencia extranjera que utiliza las armas psicológicas del terrorismo para reclutar adeptos, cuyas leyes estrafalarias condenan con penas de tortura y muerte eterna por fornicar fuera del matrimonio, por practicar el amor homosexual, por usar condón o por no oír la misa dominical, tiene más valor para el máximo juez que nuestras leyes votadas por nuestros representantes elegidos democráticamente.

Hace un par de días volvía a explicarnos en la radio su compromiso moral, la prevalencia de la ley de su dios sobre la nuestra, porque “la justicia divina es objetiva, mientras que la humana siempre es subjetiva”.

Así que vuelvo a preguntarme: ¿Puede un país consentir que el Tribunal Supremo esté en manos de alguien que, como los jesuitas, debe obediencia a las leyes de otro Estado?

 

Martes, a 23 de Noviembre de 2010

Por Manolo Saco

La OMS y muchos colectivos progresistas han saludado como “un avance” la nueva doctrina papal sobre la utilización del preservativo. Según el Benedicto, “puede haber algunos casos justificados (para su uso), por ejemplo cuando una prostituta utiliza un profiláctico”.

A falta de conocer la letra pequeña y las correcciones venideras de la gerontocracia de la Curia vaticana, esta supuesta apertura me parece todavía más cínica que su colaboración culpable (papable) en la extensión del SIDA en África. Como ahora parte de sus clérigos han cambiado las putas por niños, ha olvidado los buenos oficios que las rameras romanas prestaron al reino de dios en la Tierra.

A lo largo de la historia, el Vicediós, muy aficionado al fornicio, jamás usaba condón, y sus putas vivían cómodamente instaladas en el Vaticano mismo, como ocurrió con Marozia, la amante del papa Sergio III. En consecuencia, las barraganas de corte les proporcionaban hijos que alcanzaban después el papado ¡siendo aún adolescentes, como Juan XI! Quizá el Benedicto pensó que con esta matización mitigaría su responsabilidad en la muerte de millones de africanos, enfermos de SIDA, a los que amenaza con las penas del infierno como se les ocurra utilizar el preservativo, el único instrumento barato para cortar de raíz la propagación de la enfermedad.

¿Qué importa que las putas, que se encuentran en un estadio inferior al de los negritos de África en la escala evolutiva de los seres humanos, añadan otro pecado más a su currículo? Mujeres y pecadoras. Por favor, no hagamos perder el tiempo a los dioses. Pero que nadie sueñe con utilizar el método en el santo matrimonio, porque el Vaticano avanza hacia su pasado con pasos de gigante, pero de ninguna manera está dispuesto a consentir que nadie pueda hurtarle al Creador la facultad de fabricar almitas. ¿El siguiente paso modernizador será, quizá, aconsejar el uso del condón a sus curas pederastas?

 

Domingo, a 14 de Noviembre de 2010

 

Tienes que desconfiar del caballo por detrás de él; del toro, cuando estés de frente; y de los clérigos, de todos lados

(Miguel de Cervantes, 09/1547 – 04/1616, autor, entre otros, de "El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha")

 

 

Jueves, a 11 de Noviembre de 2010

Estimado señor Ratzinger:

Tal vez le extrañe, distinguido señor, que nos dirijamos a usted utilizando un tratamiento civil al cual, probablemente, no está acostumbrado; sin embargo, es evidente que no ha sido usted lo que se dice un padre para nuestros hijos e hijas ni para nosotros, por cuya razón no debe extrañarle que no le otorguemos otro tratamiento. Los infrascritos sabemos muy bien qué cosa es ser padre, Sr. Ratzinger, porque nosotros lo somos de jóvenes homosexuales –también de heterosexuales- y, al contrario de usted, siempre hemos estado incondicionalmente al lado de nuestros retoños, en particular de los que más lo necesitan, y jamás hemos pensado que nuestros hijos heterosexuales tengan más derechos que nuestros hijos homosexuales.

Conociendo su discurso, ya sabemos que la condena que sin duda hará de nuestros hijos vendrá enmascarada, como siempre, por las marrulleras expresiones que utiliza para decir que a pesar de lo mucho que los ama, no puede reconocerles el derecho a vivir con la persona que quieren porque no pueden casarse y formar una familia -de la cual se reserva usted, en exclusiva, el concepto e incluso la definición-; intentará por todos los medios desautorizar las leyes legítimas emanadas de un parlamento democrático (por cierto: usted no ha sido elegido democráticamente, y ya sabe que “vox populi, vox Dei). Lo cierto es que llega a usted a nuestra tierra precisamente cuando estamos a punto de votar, lo que nos lleva a preguntarnos si su visita se debe a una casualidad. Dirá, también, que a pesar de amar tanto a nuestros hijos e hijas, no puede hacer otra cosa que defender la que siempre ha sido la doctrina de la Iglesia…

¡Pues no, Sr. Ratzinger, no! Ninguna de las dos cosas: ni es cierto que ame usted a nuestros hijos, ni es cierto que la negación de los derechos de las personas homosexuales sea una tradición sempiterna y unívoca de la Iglesia (del cristianismo, por supuesto, no lo es en absoluto).

La primera premisa –nos referimos a la del supuesto amor a nuestros hijos- es tan fácil de refutar que incluso sonroja por sabida: no abundaremos, pues, en ello; es suficiente con decir que sin duda se trata del mismo amor que uno de sus antecesores decía profesar por los judíos a la vez que se negaba rotundamente a excomulgar a Hitler, o del que mostraban los inquisidores hacia los pobres reos mientras ardían en la hoguera diciéndoles la clásica frase “a mí me duele más que a ti”… No, Sr. Ratzinger, gracias: amores como estos no los queremos para nuestros hijos ni para nadie.

Bastante más difícil, a causa de la manipulación y de la ocultación que se ha llevado a cabo, resulta la refutación de la segunda premisa de su argumento: la que afirma que dice usted lo que dice, no por falta de amor, sino por la fidelidad debida a los principios inalterables de la Iglesia: más difícil de refutar, sí, pero no imposible; porque resulta que la Iglesia Católica bendijo, otrora, la unión de personas homosexuales en una ceremonia llamada “adelfia”, e incluso llegó a canonizar a alguna pareja; y, aunque se ha procurado mucho que el hecho no fuera conocido, está documentado de forma suficiente para ser demostrado: ¿o es que no recuerda usted a San Sergio y a San Baco y a Santa Perpetua y a Santa Felicidad, por citar sólo una pareja de cada género? Tampoco los evangelios canónicos le autorizan en absoluto para erigirse en campeón universal de la homofobia. Es un hecho que en ninguno de los cuatro se condena la homosexualidad y, aunque existe, en efecto, una pequeña referencia negativa en una epístola, es fácil deducir, por el contexto, que lo que pretende en realidad el apóstol es desmarcarse de los griegos para contentar a los compatriotas: el texto dice que “lo practican los griegos”, ya que estos admitían los derechos de las personas homosexuales: no en vano debemos a Grecia los principales fundamentos y referentes de la cultura occidental, incluida la democracia.

Debemos preguntarnos, una vez hemos llegado este punto, en qué fundamenta usted la implacable condena que hace de nuestros hijos e hijas, visto, como acabamos de ver, que no es el amor ni la tradición sempiterna de la Iglesia, ni las palabras de Jesucristo. ¿Tal vez la moral? Por Dios, Sr. Ratzinger –y no es una frase-, ¿cree usted de veras que su Iglesia está en el mejor momento para ponerse a pontificar sobre moral sexual?

Por nuestra parte, creemos haber llegado a una conclusión sobre sus verdaderas motivaciones: nos ha dado usted una buena pista, hay que reconocerlo; porque resulta que también anatematiza todas las relaciones afectivas, en general, cuando no son meramente reproductivas. Todo cuanto se refiere al amor le da a usted pánico, Sr. Ratzinger: solamente le interesa la reproducción, y eso le delata. Ha venido a defender un único modelo de familia y a condenar todas las demás porque está usted, como siempre, al lado de los poderosos, de los que necesitan carne de cañón y mano de obra barata: soldados y asalariados precarios. Con nosotros no cuente, Sr.Ratzinger: nosotros, que somos padres y madres, queremos que nuestros hijos e hijas, tanto si son heterosexuales como si son homosexuales -que de ambos tenemos- sean siempre un fin en sí mismos, vivan la plenitud de su dignidad humana, no estén sometidos a nadie y puedan conseguir la felicidad en un entorno de igualdad de derechos y de deberes.

Por cuanto hemos dicho, Sr. Ratzinger, usted no es nuestro padre ni, por supuesto, lo es de nuestros hijos e hijas. Venga por Barcelona cuando guste: es una ciudad preciosa; pero no venga a atizar el odio contra aquellos a quienes más queremos. Pasee por la ciudad, respire sus olores, guste de la gastronomía, goce del arte, de la alegría, de la bondad de la gente… y deje en paz, por favor, a nuestros hijos e hijas, que al fin y al cabo no le han hecho ningún daño a usted ni a nadie.

Atentamente,

Associació de Pares i Mares de Gais i Lesbianes (AMPGIL)

 

Sábado, a 6 de Noviembre de 2010

Pensando, pensando, pensé: si en vez de haber nacido en España (o en Portugal, o en Panamá, o en Yanquilandia, o en Venezuela, o en Italia…) hubiera nacido en Irak o en Afganistán, en China o en India, mi educación básica y familiar habría sido distinta. Y yo habría sido distinto.

Si hubiéramos nacido en Afganistán (o en Arabia Saudí) tal vez llevaría ropajes islámicos; tal vez tendría que dejarme crecer la barba hasta que ocupara el tamaño de un puño por debajo de mi barbilla; no podría ir al cine; tendría prohibido ir a conciertos de música; tendría que estar a favor de la lapidación de una mujer adúltera; no podría pertenecer a ningún sindicato; tendría que respetar los días festivos e ir a la mezquita; tendría que orar inclinado en tierra orientado a La Meca; no podría tomar ningún producto elaborado con carne de cerdo; no podría…

En cambio, como nací en España, tengo la suerte de que sólo me prohíben usar condones; abortar (si fuera mujer); tener relaciones sexuales que sean exclusivamente para el placer (deberán ser siempre para la procreación); poder casarme con otro hombre (en caso de que fuera gay)... Y me animan a que esté en contra de que el Estado Español pueda procesar a los curas por pederastia; a estar a favor de que el Estado Español pague, con los impuestos de todos los españoles (incluidos los ateos), sus colegios excluyentes en los que están separados los niños de las niñas, sus iglesias, capillas, catedrales, fundaciones, asociaciones, congregaciones y demás “ciones; a apoyar que la mujer sea relegada a ser mera comparsa en sus actos religiosos; a creer que existe un cielo, un infierno, un limbo de los justos y un purgatorio (¡Ah, perdón, me olvidé! El purgatorio y el limbo ya no existen: después de cientos de años creyendo que sí existían, ahora decidieron que no); a leer la Biblia y creer en lo que dice allí de que a los ricos les va a costar mucho entrar en el cielo pero, al mismo tiempo, comprobar como los curas, obispos, arzobispos y papas “le doran la píldora” a los poderosos (y millonarios); a aceptar a pies juntillas que el Mundo, tal como dice la Biblia, sólo tiene 6.000 años y no varios miles de millones de años como dicen los científicos; a creer que somos producto de lo que llaman el diseño inteligente y no de la evolución de las especies; a aceptar que el matrimonio es indisoluble pero ver como el Tribunal de la Rota rompe matrimonios a cambio de dineros jugosos y abundantes; a recordar la Inquisición y sus miles de asesinados en hogueras como pequeños errorcillos de los papas y obispos de la época; a aceptar que exista un Dios sanguinario y despiadado en el Antiguo Testamento y otro lleno de amor y misericordia en el Nuevo; a creer que Jesús es hijo de una virgen embarazada por obra y gracia de un Espíritu Santo y no por José, su esposo (el primer carnudo que pasó a la historia, pero como santo: ¡Qué menos!); a no aceptar que no puedo meterme entre pecho y espalda un buen chuletón de carne de buey durante los días de Semana Santa; a tener que tomar la  hostia y creer que allí está, transmutado, el cuerpo de Cristo; a aceptar que por el 'pecaminoso' desliz de Eva al dar de comer una manzana (eso dice la Biblia) a Adan, todos los hombre, mujeres, niños y ancianos estamos condenados por los siglos de los siglos de los siglos, a ser meros reos de un pecado original que no hay forma de borrar jamás…

Desde hoy también tengo que aceptar algún imposiciones más: aceptar como dogma de fe (lo dijo el Papa) que en España, por culpa del ‘rojo’ de Zapatero, vamos camino de la secularización, el laicismo y el infierno, y que la situación religiosa de mi país es similar a la tuvimos (lo dice un Papa sucesor de otros papas que miraban para otro lado mientras Franco asesinaba) en los años de la II República.

Llegados a este punto, me pregunto (religiosamente hablando, y con miedo a pecar): si con los talibanes voy al infierno por no hacer o por no creer en sus dogmas y con los cristianos también me puede pasar lo mismo, ¿De qué me valió haber nacido en España y no en Afganistán si al final puedo ser castigado con el inférnum? ¿Qué diferencia hay entre un Alá y un Dios que son igual de vengativos y represores?

Después de tamañas blasfemias, para salvar mi alma sólo se me ocurre decir: ¡¡Crux sancta sit mihi lux, non draco sit mihi dux, vade retro Satana, numquam suade mihi vana, sunt mala suae libas, ipse venena bibas!!

 

Alfredo Webmaster

 

Sábado, a 6 de Noviembre de 2010

Hay libros que deberían ser de obligada consulta; hay artículos que deberían ser de imprescindible lectura; hay escritoras que deberían de ser elevadas a los altares (laicos). Una de esas últimas es Maruja Torres.

El pasado 4 de noviembre, en la contraportada de El País, publicó su habitual columna semanal. La de esta semana se llamaba “Mi Papa”, un excelso artículo de corte jocoso al que me adhiero con entusiasmo. Y al que se debería adherir todas las personas cabales de éste, mi país. Y de muchos otros.

Alfredo Webmaster



Mi Papa, por Maruja Torres para elpais.com, 04/11/2010

Reconozco que no sé qué ponerme para ir a recibir al jefe del Estado vaticano y recordarle a la vez que Cataluña es una nación, que tenemos raíces católicas hasta en lo más hondo del profundo moño de las pubillas más abismales; que soy charnega pata negra desintegrada por implosión voluntaria de fronteras; que solo me casaría, y de blanco, si fuera gay y con Carla Bruni, nada más que para fastidiarle (al Pontífice); y que creo firmemente que, si existiera Dios, unos cuantos miles de curas pederastas habrían caído fulminados a lo largo y ancho del mundo desde hace un montón de tiempo.

Todo esto me ocurre por ser mujer. No solo no puedo ser sacerdotisa: es que ni siquiera sé con qué cubrirme para recibir a B-16 a las puertas de la Sagrada Familia. Si fuera un hombre no tendría tal problema. Me pondría un condón. Cuatribarrado y con barretina en la punta, pero condón.

Condón, condón, condón, condón. Lo repito como un karma. Y además, qué bien, condón rima con nación. A ver, todos a una: "Cataluña es un condón". "Un condón es una nación". "Una nación es un condón". "¡Ay, condonera! ¡Aunque la gente no quiera!" (música de Campanera, copla inmortal de Joselito).

¿Me he vuelto loca? Posiblemente. Después de saber que el Tea Party se ha cargado a Obama por intelectual -y por ser de Al Qaeda-, ¿no es para desplomarse en la insania que en este país no dispongamos ni de un Nestea Party capaz de rechazar a Ratzinger por intelectual y por cabeza máxima de una institución homófoba, machista, antiabortista y antievolucionista?

Dijo Amin Maalouf en su animoso aunque pesimista discurso de aceptación de lo de Asturias: "Si nos descuidamos, este siglo recién empezado será un siglo de retroceso ético". Y dijo bien: tenemos la prueba. Más avanzan las religiones, más retrocede la ética.

Condón, nación, papón.

 

Domingo, a 3 de Octubre de 2010

Hay días que me levanto cansado –sobre todo los lunes-, otros medio dormido –cuando me acuesto o tomo café demasiado tarde-, muchos días mi despertar es alegre –la mayoría-… pero con lo que invariablemente siempre me despierto, es con la sensación de que soy un poco más ateo que la noche anterior. ¡Y hoy no iba a ser menos!

Mientras leía la prensa navegue y curioseé por Internet. En ese ir y venir por páginas y páginas, encontré dos vídeos muy interesantes. Los quiero compartir con vosotros.

El primero de ellos titulado: “10 preguntas que todo cristiano debería responder”, plantea una serie dudas de complicada para un ‘buen’ creyente inteligente, preguntas para las que no existe ningún tipo de respuesta racional o científica… salvo que se recurra a las tan manidas frasecillas cristianas de que “los caminos de Dios son inescrutables” o que “Dios escribe recto en renglones torcidos”.

Como no creo en lo inescrutable ni en los renglones (re) torcidos, para que sea más entendible el vídeo os copio el texto traducido del inglés.

El segundo también es muy interesante; se trata de un vídeo en el que el físico Lawrence Krauss, obviamente, defensor de la teoría de la evolución y ateo, explica con suma sencillez porqué somos hijos de las estrellas y no somos hijos de ningún dios. También, igual que el anterior, os copio el texto traducido.

Estoy harto de escuchar que dios está en todas partes, que la naturaleza es una demostración de su existencia. La cruda realidad es que aparecer, lo que se dice aparecer, dios no aparece mucho por este Mundo. Al menos a mí nunca se me apareció. Y cuando lo hace, más valdría que no lo hiciera.

Cuando Dios quiere demostrar que existe, que no anda por ahí en plan ocioso, sin nada importante que hacer (que se sepa, después de los 6 días de la creación, no hizo nada nuevo que valga la pena), no se le ocurre mejor demostración de poderío que desatar las fuerzas de la naturaleza.

Cuando se acuerda de los nosotros, unos insignificantes humanoides nacidos del barro hace 6.000 años, su comportamiento deja mucho que desear: terremotos (miles de muertos en lo que va de año, muchísimos de ellos fieles servidores de sus iglesias), inundaciones (miles de muertos en lo que va de año), hambrunas (miles y miles y miles y miles y miles y miles de muertes cada año), erupciones volcánicas (cientos de muertos cada año), guerras (miles y miles y miles de muertos), atentados, epidemias… ¡Con un Dios como ese, para qué queremos enemigos!

Pese a que es ligeramente cabroncete con todo el mundo en general, incluyendo sus crédulos seguidores, con algunas personas en concreto debería ser especialmente cuidadoso y proactivo. Por ejemplo, conmigo: ¡Puestos a salvar el alma de algún pecador descreído, qué mayor gloria que empezar por salvar el alma de un ateo como yo!

Pues nada, él no está por la labor de volverme fiel seguidor suyo: ni se me aparece nunca, ni me manda ninguna señal… llevo 50 años esperando alguna vestigio inequívocamente suyo que me haga caer del caballo (como Pablo, ex Saúl), que me haga arrepentirme de todos mis (supuestos) pecados o que me vuelva un devoto y casto seguidor suyo. Nada.

No pierdo la esperanza de que algún día me ilumine: sigo esperando… y desesperando.

Alfredo Webmaster

 

 

Cada átomo en tu cuerpo vino de una estrella que estalló. Y los átomos de la mano izquierda probablemente vinieron de una estrella diferente que los de tu mano derecha.

Es realmente la cosa más poética que sé de la física: todos son polvo de estrellas.

Tú no podrías estar aquí si estrellas no hubieran estallado, porque los elementos -el carbón, el nitrógeno, el oxígeno, el hierro, todas las cosas que importan para la evolución- no fueron creados al principio de tiempo. Fueron creados en los hornos nucleares de estrellas y la única manera para que terminaran en tu cuerpo es si esas estrellas fueron suficientemente amables para estallar.

Así que olvídense de Jesús: las estrellas murieron para que pudieran estar hoy aquí.

Lawrence Krauss, 2009

 

 

 

Para este tema voy a asumir que eres un cristiano educado, que tienes una educación universitaria y has sido preparado lógicamente y racionalmente acerca del mundo en que vivimos. Por ejemplo puedes ser un ingeniero o un científico, un doctor, farmaceuta o enfermera, un profesor, un gerente o administrador, Un empleado del gobierno, un propietario de negocios, un economista, un ejecutivo, un abogado, alguien que trabaja en el sector financiero o en recursos humanos, un arquitecto o diseñador, un desarrollador de software; en otras palabras, que eres una persona inteligente, sabes como trabaja el mundo y como pensar críticamente.

Si eres un cristiano educado me gustaría hablar contigo hoy acerca de una interesante e importante pregunta: ¿Alguna vez pensaste en usar tu educación universitaria para pensar en tú fe?

Tu vida y tu carrera demandan que actúes y te comportes racionalmente. Apliquemos tus habilidades críticas mientras discutimos 10 simples preguntas acerca de tu religión. Aquí hay un ejemplo de la clase de cosas de la que estoy hablando.

Como cristiano tú crees en el poder de la oración. De acuerdo a un reciente estudio, 3 de cada 4 médicos creen que Dios está realizando milagros médicos en la tierra justo ahora. Muchos cristianos creen que Dios esta curando el cáncer, enfermedades, revertiendo los efectos de venenos... etc. Así que esta es la primera pregunta.

1 - ¿Por qué Dios no cura a los amputados?

Es una pregunta simple ¿Verdad? Todos sabemos que las piernas amputadas no se regeneran espontáneamente en respuesta a las oraciones, los amputados no obtienen milagros de Dios. Si eres una persona inteligente tienes que admitir que es una pregunta interesante. Por una parte tú crees que Dios responde a las oraciones y realiza milagros, pero por otra parte sabes que Dios ignora completamente a los amputados cuando oran para un milagro. ¿Como lidias con esta discrepancia? Como persona inteligente tienes que lidiar con esto porque no tiene sentido. En lugar de usar tu inteligencia tienes que inventar alguna clase de razonamiento y tienes que inventar una extraña excusa en este cuento de Dios para explicar este extraordinario hecho de la vida. Puedes decir: bueno, Dios debe tener alguna especio de plan para los amputados. Así que inventas tu excusa, cualquiera que sea y luego dejas de pensar en eso porque es incomodo.

Aquí hay otro ejemplo: Como cristiano, tú crees que Dios se preocupa por ti y responde a tus plegarias. Así que la segunda pegunta es:

2 - ¿Por qué hay tanta gente muriendo de hambre en nuestro mundo?

Mira el mundo y nota que hay miles de niños que están muriendo de hambre. En realidad, es horrible. ¿Por qué Dios se debería preocupar para que te den un ascenso en tu trabajo, mientras, al mismo tiempo, ignora por completo las suplicas de estos desesperados, pequeños e inocentes niños? No tiene ningún sentido ¿Verdad? ¿Por qué un Dios que es todo amor haría esto? Para explicarlo tienes que inventar una muy extraña excusa, como: Dios quiere que estos pequeños niños sufran y mueran por alguna misteriosa y divina razón. Entonces lo sacas de tu cabeza porque no cuadra con tu visión de un Dios amoroso y cuidador.

3 - ¿Por qué Dios demanda la muerte de tantas personas inocentes en la Biblia?

Mira estos versos:

Éxodo 35:2 Dios exige que matemos a cualquiera que trabaje en día del Sabbath.

Deuteronomio 21:18-21 Dios exige que matemos a los adolescentes desobedientes.

Levítico 20:13 Dios exige la muerte de los homosexuales.

Deuteronomio 22:13-21 Dios exige que matemos a las mujeres que no son vírgenes cuando llegan al matrimonio.

Y así... hay muchos versos como estos. No tiene ningún sentido ¿Verdad? ¿Por qué un Dios amoroso quiere que matemos a nuestro prójimo por asuntos tan triviales? ¿Sólo porque trabajes en el día de la semana equivocado mereces morir? No tiene ningún sentido, ¿verdad? De hecho tú crees que cumplir este mandato sería una locura. Así que creas alguna clase de extraña excusa para explicar estos versos divinos.

4 - ¿Por qué la Biblia tiene tantas tonterías anticientíficas?

Tú tienes una educación universitaria así que sabes de lo que estoy hablando; sabes como funciona la ciencia, felizmente usas los productos de la ciencia todos los días, tu carro, tu celular, tu horno de microondas, tu televisión, tu computadora. Todos son el producto del proceso científico, tú sabes que la ciencia es increíblemente importante para nuestra economía y nuestras vidas. Pero hay un problema: como persona educada sabes que la Biblia contiene toda clase de información que es una tontería total para la perspectiva científica. Dios no creo el mundo en 6 días hace 6.000 años como la Biblia dice. Nunca hubo un diluvio universal que cubrió el Everest como la Biblia dice. Jonás no vivió 3 días dentro del estomago de un pez como la Biblia dice. Dios no creo a Adán de un puñado de barro. Estas historias son todas tonterías. ¿Por que un Dios que todo lo sabe escribiría tonterías? No tiene sentido ¿verdad? Así que creas una extraña excusa para tratar de explicar las tonterías de la Biblia

5 - ¿Por qué Dios se inclina tanto para apoyar la esclavitud en la Biblia?

¿Por qué toda la gente inteligente condena la esclavitud y la hacen completamente ilegal? Tienes que salir con una extraña propuesta para explicarlo.

6 - ¿Por qué cosas malas le pasan a personas buenas?

No tiene sentido. Tienes que crear una excusa muy rara en el cuento de Dios para explicarlo

7 - ¿Por qué ninguno de los milagros de Jesús en la Biblia dejó alguna prueba demostrable?

Es muy extraño ¿Verdad? Así que creas una excusa extraña para justificarlo.

8 - ¿Cómo explicas en hecho de que Jesús nunca se te apareció?

Jesús es todo poderoso y complaciente pero si rezas para que te aparezca nada pasa. Tienes que crear una extraña excusa para lidiar con esta discrepancia

9 - ¿Por qué Jesús quiere que comas su cuerpo y bebas su sangre?

Suena totalmente grotesco ¿No? ¿Por qué un Dios todo poderoso querría que hagas algo que en cualquier otro contexto sonaría como un ritual asqueroso, caníbal y satánico?

Y, finalmente, la última pregunta:

10 - ¿Por qué los cristianos se divorcian con la misma frecuencia que los no cristianos?

Los cristianos se casan supuestamente frente a Dios y sus amigos cristianos, todos rezan para que el matrimonio tenga éxito y luego dicen que "lo que Dios ha unido no lo separe el hombre". Dios es "todopoderoso" así que cuando Dios pone a 2 personas juntas eso debería cerrar el trato ¿No? Sin embargo, los cristianos se divorcian igual que todos los demás. Para explicar esto debes tener una extraña excusa.

Así que hemos visto 10 preguntas fascinantes. Para creer en Dios tu haz tenido que inventar toda clase de extrañas excusas. Si eres una persona inteligente con educación universitaria, todas estas excusas probablemente te hagan sentir algo incomodo. Si tú piensas que honestamente usando tus habilidades criticas y pensamientos que aprendiste en la universidad tienes que admitir que las respuestas a estas preguntas no tienen ningún sentido.

Ahora, déjame mostrarte algo notable: ¿Y si asumes que Dios es imaginario?

Si lo asumes, algo curioso pasa. Las respuestas a cada una de estas preguntas tiene sentido completamente, sólo mira estas 10 preguntas como una persona inteligente:

¿Por qué Dios no cura a los amputados? Porque Dios es imaginario y no responde a ninguna plegaria. Toda plegaria respondida es hecho de una casualidad todas las evidencias científicas respaldan esta conclusión.

¿Por qué hay tanta gente muriendo de hambre en nuestro mundo? Porque Dios es imaginario y por lo tanto es incapaz de responder a sus plegarias.

¿Por qué Dios demanda la muerte de tantas personas inocentes en la Biblia? Porque Dios es imaginario y la Biblia fue escrita por hombres ridículos creyentes de alguna clase de ser amoroso.

¿Por qué la Biblia tiene tantas tonterías anti-científicas? Lo mismo: hombres primitivos escribieron la Biblia, no la escribió un ser omnisciente.

¿Por qué Dios se inclina tanto a proponer la esclavitud? Lo mismo.

¿Por qué cosas malas les pasan a personas buenas? Porque Dios es imaginario y loas cosas malas le pasan con la misma probabilidad estadística que a todos los demás.

¿Por qué ninguno de los milagros de Jesús en la Biblia dejó alguna prueba? Porque Dios es imaginario y los milagros de Jesús son mitos.

¿Cómo explicas el hecho de que Jesús nunca se te apareció? Porque Dios es imaginario.

¿Por qué Jesús quiere que comas su cuerpo y bebas su sangre? Porque Dios es imaginario y este ritual bizarro viene de una religión pagana.

¿Por qué los cristianos se divorcian con la misma frecuencia que los no cristianos? Porque Dios es imaginario.

¿Ves lo que pasa aquí? Cuando asumimos que Dios existe las respuestas a estas preguntas no tiene ningún sentido, pero si asumimos que Dios es imaginario nuestro mundo cobra sentido completamente. Es interesante ¿Verdad?

De hecho es más que interesante: es increíblemente importante.

Nuestro mundo solo tiene sentido cuando entendemos que Dios es imaginario. Así es como las personas inteligentes o racionales saben que Dios es imaginario.

Cuando usas tu cerebro y piensas lógicamente sobre tu fe religiosa, solo puedes llegar a una conclusión posible: el "Dios" del que has escuchado desde que eras niño es completamente imaginario; para poder creer en él tienes que dejar de lado la racionalidad y aceptar cientos de irracionales excusas para creer en ese "Dios".

Ahora déjame hacerte una última pregunta: ¿Por qué debería importarte? Importa porque las personas que creen en seres sobrenaturales están delirando. Importa porque las personas que le hablan a seres sobrenaturales están delirando. Importa porque las personas que creen en supersticiones imaginarias como las plegarias están equivocadas. Importa porque las personas que escuchan mensajes de algo que no existe están delirando.

Es así de simple y obvio. Tus creencias religiosas te dañan personalmente y nos dañan como especie porque estás delirando. La creencia en cualquier Dios es una completa tontería.

Tú eres una persona inteligente. Es tiempo de que uses tu inteligencia para que te liberes de esos delirios. Es tiempo de que empieces a pensar como una persona racional libre de amigos imaginarios y fantasías de la niñez.

 

 

 

 

 

Sábado, a 2 de Octubre de 2010

Por Manuel Saco

Cuando Juan Pablo II comenzó a tomarle gusto a sus viajes de promoción, en Italia corría un chascarrillo malicioso: “¿Sabes por qué el Papa besa la tierra cuando desciende del avión? ¿No? Se nota que no has viajado nunca en Alitalia”.

Este Papa es menos besucón, quizá porque su vestuario de diseño, con zapatos de Prada y sotana blanca de seda salvaje, no aconseja arrastrarse por los suelos. Los nazis eran exquisitos con sus uniformes, porque eran conscientes de que ellos expresan mejor que las palabras su mensaje de orden y de pertenencia a una élite.

La compañía aérea Ryanair aprovechó la visita del ex nazi para hacer publicidad a su costa, ya que el vicediós llegaba con los gastos pagados, y bueno era que devolviera parte en especies. Así que, aprovechando el lío que se armó en el Reino Unido con el coste de la promoción papal, a pagar a escote entre católicos y el resto de la población a la que detesta, como ateos, infieles, homosexuales, pederastas (bueno, no, pederastas no, que según él son enfermos), abortistas y todos los que tienen bien ganado un sitio en su infierno… aprovechando, digo, este tirón, la compañía aérea “de bajo coste” recibió al Papa con un anuncio que no me hubiera importado firmar: “Debería haber volado con Ryanair. Ahorremos dinero a los contribuyentes”.

Una visita muy oportuna, sobre todo cuando la mitad de los curas pederastas de Inglaterra y Gales continúa ejerciendo el sacerdocio.

En vista de ello, abro desde este momento un concurso público para elaborar un eslogan con el que recibir al Papa en las dos visitas anunciadas a España. Recibámosle como se merece.

Bueno, como se merece no. No seamos crueles.

 

Sábado, a 4 de Septiembre de 2010

El pulpo Paul elige la evolución de Charles Darwin

 

El astrofísico cierra la puerta a la compatibilidad entre ciencia y religión

Por Patricia Tubella para elpais.com, Londres, 03/09/2010

Dios no fue el creador del Universo, sostiene el astrofísico británico Stephen Hawking en su nuevo libro, que precisamente será publicado una semana antes de la visita del papa Benedicto XVI a Reino Unido. El famoso científico británico argumenta en The Grand Design que el Big Bang, es decir, la gran explosión inicial del universo, fue "una consecuencia inevitable" de las leyes de la física y que el cosmos "se creó de la nada", según extractos del libro publicados por el periódico The Times.

Esta idea de que Dios es redundante en la explicación del origen del Universo es, en cierto modo, una rectificación a las opiniones que el mismo Hawking formuló en Una breve historia del tiempo (1988). Allí donde el científico no veía entonces una incompatibilidad entre la existencia de un Dios creador y la comprensión científica del universo, ahora lo descarta: "Porque existe una ley como la de la gravedad: el universo puede y podría crearse por sí mismo de la nada. La creación espontánea es la razón por la que resulta redundante el papel de un creador". El Big Bang, por tanto, es una consecuencia inevitable de las leyes de la física, razona en su nuevo libro.

The Grand Design, firmado junto con el físico estadounidense Leonard Mlodinow, rebate la hipótesis de Isaac Newton, convencido de que el universo no pudo nacer del caos a partir de las meras leyes de la naturaleza y que tuvo que ser creado por Dios. Hawking ya no ve posible conciliar la causa de la fe con la comprensión científica del Universo. El descubrimiento en 1992 de un planeta en órbita de otra estrella diferente del Sol le ayudó a cuestionar la visión del padre de la física. Considera probable, además, que al igual que otros planetas, existan también otros universos (conocidos en su conjunto como el multiuniverso) en los que no descarta que haya vida. Si la intención de Dios fue la de crear al hombre, esos otros universos no tendrían sentido. Hasta hace apenas un año, el científico de 68 años desempeñaba el mismo cargo que ocupara Newton en la cátedra Lucasiana de Matemáticas de la Universidad de Cambridge. Ahora está jubilado.

El nuevo libro, que aterrizará en las librerías el próximo jueves, explica que la comunidad científica está próxima a elaborar una teoría del todo, un marco que puede ser capaz de explicar las propiedades de la naturaleza aunando las dos grandes teorías de la física contemporánea, que por ahora resultan inconsistentes en niveles fundamentales: la Relatividad General, de Einstein, y la Mecánica Cuántica.

De momento, al menos desde el punto de vista del impacto público y publicitario, es ese descarte de Dios como creador el que ya ha comenzado a suscitar reacciones encontradas. Mientras que el biólogo Richard Dawkins, conocido por sus postulados ateos, acoge con entusiasmo la posición de Hawking, el presidente de la Sociedad Internacional para la Ciencia y la Religión, George Ellis, critica el hecho de que presente ante el público un dilema que él estima falso: elegir entre religión o ciencia.

El gran problema para voces como la de Ellis, estiman varios analistas, es que en cuestiones de religión Hawking siempre adoptó una posición mesurada ("hasta que descifremos la teoría completa del Big Bang debemos tener en cuenta la importancia de Dios", escribió en su día) y eso aporta credibilidad a sus nuevas hipótesis en The Grand Design. No hay que olvidar, sin embargo, que la mente científica de Hawking siempre imperó sobre cualquier otra consideración, como refleja una de sus sentencias: "Hay una diferencia fundamental entre la religión, que se sustenta en la autoridad, y la ciencia, que se basa en la observación y la razón. Esta última ganará, porque funciona".

Hawking sufre una grave enfermedad neurodegenerativa, esclerosis lateral amiotrófica, por la que tiene paralizado prácticamente todo su cuerpo y que exige cuidados médicos constantes.

 

Viernes, a 13 de Agosto de 2010

Todo esperma es sagrado” (Every sperm is sacred) es una de las canciones que se pueden oír (y ver) en la película “El sentido de la vida” de los Monty Python.

Los componentes de este grupo son posiblemente, junto a Les Lurthiers, los mejores y más brillantes humoristas, músicos y cineastas de la historia. Todas sus obras, desde “La vida de Brian” hasta “Un pez llamado Wanda”, pasando por “Criaturas feroces” o “Se armó la gorda”, son un compendio de sátira y crítica social, un demoledor derechazo en la mandíbula de las buenas y conservadoras costumbres de los judeocristianos.

Los Monty Python estaban formados por Graham Chapman,Terry Gilliam, Eric Idle, Terry Jones y Michael Palin, un grupo de amigos que se conocieron en las universidades de Oxford y Cambridge.

El vídeo que os presento hoy, “Todo esperma es sagrado”, es una sátira salvaje sobre los tópicos de las enseñanzas cristianas sobre la reproducción, y las prohibiciones de la masturbación y los anticonceptivos.

El sketch está protagonizado por un padre (interpretado por Michael Palin), su esposa (interpretada por Terry Jones) y sus 63 hijos, a los que van a vender a un laboratorio farmacéutico para que experimenten con ellos: el matrimonio (muy católico, muy apostólico y muy romano) ya no pueden permitirse cuidar una familia tan grande.

En la canción, sus hijos les preguntan porqué no recurrieron a métodos contraceptivos o la esterilización, en vez de reproducirse y reproducirse, como los conejos. El padre les explica, bondadosamente, que él no iría nunca contra la voluntad de Dios…

La naturaleza optimista y radiante del principio de la canción se contrapone con el final amargo del coro, cuando los niños marchan a su destino: ser carne de laboratorio, algo que no prohíbe la Biblia.

Alfredo Webmaster

 

Todo esperma es sagrado” - Monty Python

Veréis, nosotros creemos...
os lo explicaré:

En el mundo hay judíos
Hay budistas
Hay hindúes, mormones y además
Están los que siguen a Mahoma
Pero yo no soy uno de ésos

Yo soy católico romano
Lo soy desde antes de nacer
Y si hay algo cierto sobre los católicos
Es que te acogen en cuanto eres concebido

No hace falta que midas un montón
No hace falta que seas muy listo
No hace falta que vayas vestido
Eres católico desde que se corrió papá

Porque
Todo esperma es sagrado
Todo esperma es importante
Si el esperma se desperdicia
Dios se enfada mucho

Todo esperma es sagrado
Todo esperma es importante
Si el esperma se desperdicia
Dios se enfada mucho

Que los ateos derramen el suyo
En el suelo polvoriento
Dios les hará pagar
Por todo el esperma que no se encuentre

Todo esperma es deseado
Todo esperma viene bien
Todo esperma es necesario
En tu barrio

Los hindúes, taoístas y mormones
Derraman el suyo en cualquier sitio
Pero Dios ama a los que tratan
A su semen con más cuidado

Todo esperma es sagrado
Todo esperma es importante
Si el esperma se desperdicia
Dios se enfada mucho

Todo esperma es sagrado
Todo esperma viene bien
Todo esperma es necesario
En tu barrio

Todo esperma es útil
Todo esperma es bueno
Dios necesita el de todo el mundo
- El mío
- Y el mío
Y el mío

Que los paganos derramen el suyo
En montañas, colinas y llanuras
Dios les castigará
Por todo el esperma derramado en vano

Todo esperma es sagrado
Todo esperma viene bien
Todo esperma es necesario
En tu barrio

Todo esperma es sagrado
Todo esperma es importante
Si el esperma se desperdicia
Dios se enfada mucho

 

Miércoles, a 26 de Mayo de 2010

La cadena COPE (la de los obispos y las ovejas –del Señor-) ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para pedir el adelanto de las elecciones. Según la cadena de los obispos es la única manera de salir de la crisis económica.

El Intermedio cree que adelantar las elecciones es solo poner un parche. Por eso proponemos una solución definitiva a todos nuestros problemas: adelantar el JUICIO FINAL.

Si los obispos piden a la sociedad española que vote por un adelanto electoral, nosotros les pedimos a los obispos que adelanten el JUICIO FINAL.

En esta situación de emergencia la Iglesia tiene que ser valiente. Necesitamos que la Conferencia Episcopal se ponga a trabajar. Necesitamos que llegue el juicio que la Iglesia siempre nos ha prometido. Si la lentitud de la justicia española es desesperante, lo de la justicia divina ya no tiene nombre. Necesitamos que Dios se moje, que dé la cara, que decida por fin quiénes son los malos y quiénes los buenos. ¿Quién tiene razón? ¿Los curas de izquierdas o los de derechas? ¿Los curas que votan al PP, o los curas que votan al PSOE? ¡Dios, ten misericordia y danos esa pista!

¡Participa en nuestra iniciativa! Tú decides qué es más importante: que se adelanten las elecciones como dice la COPE, o el JUICIO FINAL, como dice El Intermedio.

El Intermedio le echa un pulso a la COPE. ¿Por qué? Porque nos gusta perder pulsos.

Entre en este enlace y firma.

 

Sábado, a 17 de Abril de 2010

Recuerdo una acertadísima frase de la película “Dogma” que viene a colación con lo que quiero escribir: “Son preferibles las ideas a la fe: las ideas pueden cambiar; la fe es inamovible, aunque sea errónea...”.

Para los religiosos cristianos la única alternativa que les queda, obviamente pseudocientífica, para adaptar sus creencias a los cientos de errores de la Biblia, es el creacionismo, una aberración inconsistente y cretina que no puede explicar nada que vaya más allá de los 10.000 años que dicen que tiene el Universo.

Que los creacionistas no sean capaces de explicar porqué la fecha científicamente aceptada de antigüedad del planeta Tierra es superior a los 4.500.000.000 de años (casi un millón de veces más que la de los creacionistas: ¡casi ná! –ver nota-), no es óbice para que sigan propalando sus creencias monoteístas irracionales.

Por ese motivo, es necesario que existan personas como Richard Dawkins.

Richard Dawkins, etólogo, zoólogo, teórico evolutivo y escritor británico titular de la “Cátedra Charles Simonyi de Difusión de la Ciencia” en la Universidad de Oxford, es el autor de una magnífica serie de vídeos divulgativos sobre los sinsentidos de las religiones y la inconsistencia de la fe ante la ciencia. Es, además de uno de los más famosos científicos a nivel mundial, un afamado defensor de la teoría de la evolución. Como no podía ser de otro modo, dada su vehemencia y verbo fácil, le llaman el “rottweiler  de Darwin”.

Como muy bien dice Richard Dawkins, los creacionistas son científicos para lo que quieren y acientíficos para lo demás: lo mismo son capaces de usar móviles, computadoras, aparatos de aire acondicionado o los aparatos médicos de última generación y avanzada tecnología, pero son incapaces de aceptar las realidades científicas de los que dice que la vida es producto de una casualidad ocurrida hace millones de años.

Esta locura de irracionalidad se puede definir de forma sencilla: es más fácil recurrir al proceso de “'NO-Pensar' llamado Fe", que al de pensar, llamado ciencia.

Alfredo Webmaster

Nota

Los métodos de datación radiométrica basados en la velocidad de desintegración de los isótopos radioactivos, sistema de medición descubierto a finales del siglo XIX, sugieren que la tierra tiene una antigüedad de alrededor de 4.500 millones de años: la roca más antigua que se conoce, medición avalada científicamente sin ningún tipo de duda, tiene alrededor de 3.960 millones de años.

La historia de la Tierra se divide por convención en tres eones:

-        Arcaico: abarca desde el origen del planeta, hace unos 4.500 millones de años, hasta hace unos 2.500 millones de años,

-        Proterozoico: duró hasta hace unos 2.000 millones de años,

-        Fanerozoico: comenzó hace unos 570 millones de años.

 

Sábado, a 17 de Abril de 2010
 Yo no creo en nada. Para mí la fe es algo tan odioso como lo es pecado para los creyentes. El que sabe, no puede creer. El que cree, no puede saber. El término "fe ciega" es una redundancia, pues la fe es siempre ciega. (Ernest Bornemann)
 
Sábado, a 17 de Abril de 2010

Diez preguntas y respuestas sobre la sábana santa, por Luis Alfonso Gómez para elcorreo.com, 10-04-2010

La sábana santa vuelve a exhibirse en Turín desde hoy hasta el 23 de mayo. Aquí tienen un decálogo que les puede servir para hacerse una idea del estado de la cuestión en la polémica sobre la autenticidad del lienzo que, según la tradición, envolvió el cadáver de Jesús.

1. ¿Qué es la sábana santa y desde cuándo se conoce? La sábana santa es una pieza de lino de 4,32 metros de longitud y 1,10 de anchura. Se ven en ella la parte frontal y dorsal del cuerpo de un hombre barbado. No hay ninguna prueba de que existiera antes de su aparición en la localidad francesa de Lirey a mediados del siglo XIV de la mano del caballero Geoffroy de Charny, quien nunca aclaró cómo se había hecho con ella. La tela está depositada en la catedral de Turín desde 1578.

2. ¿Qué decía de la reliquia la Iglesia en el siglo XIV? Pierre d'Arcis, obispo de Troyes, alertó a Clemente VII, papa de Avignon, del origen fraudulento del sudario. D'Arcis escribió en 1389 al antipapa una carta en la que le explicaba que su antecesor, el obispo Henri de Poitiers, había descubierto quién había pintado la sábana, además de cómo los canónigos de Lirey simulaban milagros de lo que presentaban como la mortaja de Cristo. Una bula de Clemente VII autorizó en enero de 1389 la exhibición de la tela con, entre otras condiciones, la de que se advirtiera de que "la figura o representación no es el verdadero Sudario de Nuestro Señor, sino que se trata de una pintura o un cuadro de la Sábana Santa".

3. ¿Es un negativo fotográfico? Secondo Pía la fotografió en 1898 y dijo que se trata de un negativo fotográfico. Pía pasó por alto que las manchas de sangre de la imagen son rojas -¿desde cuándo lo son en un negativo?- y la barba del personaje negra, lo que implicaría que el cuerpo original era de un anciano de barba blanca. La idea del negativo ganó, sin embargo, adeptos durante el siglo XX a pesar de su imposibilidad y todavía es del gusto de muchos sindonólogos, como se autodenominan los estudiosos de la reliquia.

4. ¿Es la figura de la sábana la de un hombre perfecto? El hombre de la sábana santa, que supera los 1,80 metros de altura y los 80 kilos de peso, está en una postura imposible. Mientras que en la imagen frontal aparece relajado, con ambas piernas totalmente estiradas, en la vista dorsal está impresa la planta del pie derecho, lo que exigiría que hubiera doblado una rodilla. En el rostro no hay ninguna simetría y la larga melena no cae hacia la nuca, sino que se mantiene suspendida como por arte de magia. La barba es en la imagen de color oscuro, lo que quiere decir que, si se trata de un negativo fotográfico, el cadáver debía tenerla blanca. Pero aún hay más. Cuando alguien se tumba de espaldas, las nalgas quedan aplastadas contra la superficie en la que el cuerpo reposa y eso no ocurre con la figura de la sábana, que, en el colmo del puritanismo, oculta los genitales con las manos, algo imposible. Todas éstas y otras pruebas apuntan a que nunca envolvió un cuerpo humano, sino que pudo realizarse a partir, por ejemplo, de un bajorrelieve.

5. ¿Es verdad que la NASA la examinó hace treinta años? La sábana santa fue un asunto exclusivamente religioso hasta que, a finales de los años 70, se comenzó a decir que la NASA la había examinado. La información llegó a España a través de las revistas esotéricas Karma.7 y Mundo Desconocido, en las que Juan José Benítez afirmaba que la agencia espacial estadounidense había demostrado científicamente la resurrección de Jesucristo. Era mentira porque la NASA nunca ha examinado el lienzo de Turín.

6. ¿Quién hizo entonces el famoso estudio de los años 70 con tecnología de la era espacial? La investigación corrió a cargo del Proyecto para la Investigación del Sudario de Turín (STURP), un grupo de creyentes vinculado a la religiosa Hermandad del Santo Sudario del que formaban parte, a título particular, algunas personas vinculadas a la NASA. El STURP no perseguía analizar la pieza, sino demostrar su origen milagroso. No adaptar los datos experimentales a lo que esperaban los miembros del STURP costó al microanalista forense Walter McCrone su expulsión del grupo por anunciar que no había detectado ni una gota de sangre y sí muestras de bermellón y rojo de rubia, pinturas utilizadas en la Edad Media, al analizar los restos de la supuesta sangre de la sábana. Explicó que las partículas de pigmento se hallaban pegadas entre sí gracias a un fijador orgánico, que identificó como témpera al colágeno. McCrone auguró en 1980 que, si algún día se hacía, la prueba del carbono 14 -que permite conocer la edad de restos orgánicos de menos de 60.000 años- dataría la tela "el 14 de agosto de 1356, diez años más o menos". Vittorio Pesce, antropólogo de la Universidad de Bari, mantenía meses antes de la datación por radiocarbono que la sábana había sido confeccionada entre 1250 y 1350. Y es que los documentos históricos, la iconografía, los materiales y las técnicas empleadas bastaban y sobraban para situar la aparición de la sábana en Francia a mediados del siglo XIV.

7. ¿Son fiables los resultados del carbono 14? La datación por radiocarbono, realizada en 1988 por tres laboratorios de Estados Unidos, Reino Unido y Suiza, fechó "el lino del sudario de Turín entre 1260 y 1390 (±10 años), con una fiabilidad del 95%", lo que implica que no pudo envolver ningún cuerpo en el siglo I. El resultado de este análisis se publicó en la revista Nature sin que, hasta el momento, haya sido refutado en ninguna publicación científica. Celestino Cano, presidente del Centro Español de Sindonología (CES) en 1989, dijo entonces que la prueba del radiocarbono no se había hecho bien, "como más tarde ratificó el propio inventor del sistema". Willard F. Libby, nobel de Química en 1960 por el descubrimiento de este método de fechación, quería -según Cano y sus colegas- comprobar la metodología seguida por los laboratorios que realizaron la medición, lamentaba que toda la tela a analizar procediera de un mismo lugar y sospechaba que la muestra podía estar contaminada. El problema es que Libby había muerto nueve años antes, en 1980, cuando nadie contemplaba la posibilidad de que la Iglesia permitiera ese tipo de prueba destructiva. A no ser, claro, que los miembros del CES supieran de la opinión del científico en una sesión de espiritismo.

8. ¿Qué dijo la Iglesia tras los resultados del análisis del carbono 14? Admitió el dictamen de la ciencia, pero defendió el valor de la obra de arte para los creyentes. "La Iglesia confirma su respeto y su veneración a esta imagen de Cristo, que sigue siendo objeto de culto de los fieles. El valor de la imagen es preeminente respecto al eventual valor de histórico del lienzo", dijo en 1988 el arzobispo de Turín, cardenal Anastasio Ballestrero. Desde entonces, el Vaticano sostiene que se trata de una pieza que evoca el martirio que, según la tradición cristiana, sufrió Jesús de Nazaret.

9. ¿Por qué, si es falsa, la Iglesia no condena su exhibición y hasta el Papa va a venerarla? Oficialmente, porque la imagen refleja la Pasión de Cristo y sirve a los fieles para meditar sobre ella. La realidad es que la sábana santa es una máquina de hacer dinero para la ciudad de Turín, que se calcula que, desde hoy hasta el 23 de mayo, recibirá la visita de más de dos millones de peregrinos cuyo único objetivo será ver la falsa reliquia.

10. ¿Y qué hay del enigma sobre cómo se hizo? Los creyentes en la sábana santa esgrimen desde hace años que nadie ha conseguido replicarla al 100%. Es una manera como otra cualquiera de desviar la atención de los resultados del análisis del carbono 14. Ignorar cómo hicieron algo nuestros antepasados no es una carta blanca para atribuirlo a extraterrestres o milagros. En este caso, no saber cómo se hizo la sábana santa no cambia el hecho de que el lino con el que está tejida data de la Edad Media y, por tanto, no pudo estar en un sepulcro hace 2.000 años.

 

Domingo, a 28 de Marzo de 2010

En realidad, prefiero la ciencia a la religión. Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire acondicionado.

- Woody Allen, (1935- ) director, guionista y actor estadounidense -

 

Dicen que la fe mueve montañas, pero en realidad la dinamita ha resultado más útil.

— Anónimo -

 

La verdad os hará libres; la mentira, creyentes.

— Anónimo -

 

La única iglesia que ilumina es la que arde.

— Anónimo -

 

Reza lo que te de la gana pero no dejes de remar hacia la orilla.

— Anónimo -

 

Cuando los creacionistas o los católicos hablan acerca de Dios creando cada especie individual como un acto separado, ellos siempre se refieren a los colibríes, o las orquídeas, los girasoles y organismos hermosos. Pero en lugar de ello, suelo pensar en el gusano parásito "Onchocerca volvulus" que barrena el ojo de un niño sentado en un banco de un río de África occidental, el gusano que está dejándolo ciego. Y (les preguntó a los creacionistas y católicos) ¿están diciéndome que el Dios en el que ustedes creen, del que dicen que es un dios de misericordia, que cuida de cada uno de sus criaturas, es el mismo dios que creó este gusano que no puede vivir en otro lugar diferente que en el globo ocular de un inocente niño? Si es el mismo dios que ustedes predican, no me parece que coincida con un dios lleno de misericordia.

— David Attenborough (En "Wild, Wild Life". Sydney Morning Herald. Marzo 25 de 2003) -

 

¿Qué es ese Dios, que mata a Dios para apaciguar a Dios?

— Denis Diderot -

 

El dios cristiano es un monstruo de tres cabezas; cruel, vengativo y caprichoso. Si uno desea conocer más sobre este dios tricéfalo, bestial y furibundo, sólo hace falta observar el calibre de las personas que dicen servirlo. Son siempre de una de dos clases: o tontos o hipócritas.

— Thomas Jefferson, (1743-1826) político y filósofo estadounidense, principal autor de la Declaración de Independencia de ese país -

 

Es una máxima y un principio moral establecido que aquél que haga una afirmación sin saber si es verdadera o falsa, es culpable de falsedad, y la verdad accidental de la afirmación no lo justifica ni lo disculpa.

— Abraham Lincoln (político estadounidense, 16° presidente de los Estados Unidos) -

 

Los que peticionan son ateos y definen su estilo de vida como sigue. El ateo se ama a sí mismo y a su prójimo en vez de a un dios. El ateo sabe que el paraíso es algo por lo cual deberíamos trabajar ahora (aquí en la Tierra) para que todos los hombres juntos lo disfruten. El ateo cree que no puede obtener ayuda a través de la oración, sino que debe encontrar en sí mismo la convicción y la fuerza interna para encontrarse con la vida, aferrarla, someterla y disfrutarla. El ateo cree que sólo en el conocimiento de sí mismo y de su prójimo puede encontrar el entendimiento que lo ayudará a vivir una vida plena de logros. Por lo tanto, busca conocerse a sí mismo y a su prójimo más que conocer a un dios. El ateo sabe que debería construirse un hospital en vez de una iglesia. El ateo sabe que se debe realizar una acción en vez de rezar una plegaria. El ateo lucha por involucrarse en la vida, no escaparse hacia la muerte. Quiere que la enfermedad sea sometida, la pobreza derrotada, y la guerra eliminada. Quiere que el hombre entienda y ame al hombre. Quiere una forma ética de vida. Sabe que no podemos poner nuestra confianza en un dios, ni enfocar acciones con una plegaria, ni tener esperanza de que los problemas se terminen en el más allá. Sabe que somos los cuidadores de nuestros hermanos y de nuestras propias vidas; que somos personas responsables, que el trabajo se hace aquí y que el momento es ahora.

— Madalyn Murray (preámbulo a Murray vs. Curlett, 27/04/1961) -

 

Vinieron con una Biblia y su religión, robaron nuestra tierra, aplastaron nuestro espíritu... y ahora nos dicen que deberíamos estar agradecidos al "Señor" por haber sido salvados.

— Jefe indio Pontiac (muerto en 1769) -

 

La fe es cuestión de geografía: si en vez de haber nacido en Francia hubieras nacido en Persia, serías mahometano en vez de católico.

— Jean-Jacques Rousseau (filósofo, teórico político y social, músico y botánico francés) -

 

Si quieres salvar a tu hijo del polio puedes rezar o puedes vacunarlo... Si quieres ser buen padre, mejor aplica la ciencia y vacúnalo.

— Carl Sagan, (1934-1996) astrónomo y divulgador científico estadounidense -

 

A las insolencias reaccionarias de la Iglesia católica hay que responder con la insolencia de la inteligencia viva, del buen sentido, de la palabra responsable. No podemos permitir que la verdad sea ofendida todos los días por presuntos representantes de Dios en la Tierra a los que en realidad sólo les interesa el poder.

— José Saramago, (1922- ) escritor, periodista y dramaturgo portugués, Premio Nobel de Literatura 1998 -

 

No creo en Dios y no me hace ninguna falta. Por lo menos estoy a salvo de ser intolerante. Los ateos somos las personas más tolerantes del mundo. Un creyente fácilmente pasa a la intolerancia. En ningún momento de la historia, en ningún lugar del planeta, las religiones han servido para que los seres humanos se acerquen unos a los otros. Por el contrario, sólo han servido para separar, para quemar, para torturar. No creo en Dios, no lo necesito, y además soy buena persona.

— José Saramago, (1922- ) escritor, periodista y dramaturgo portugués, Premio Nobel de Literatura 1998 -

 

Si es infinitamente bueno, ¿qué razón deberíamos tener para temerle? Si es infinitamente sabio, ¿por qué deberíamos tener dudas concernientes a nuestro futuro? Si lo sabe todo, ¿por qué advertirle de nuestras necesidades y fatigarlo con nuestras oraciones? Si está en todos lados, ¿por qué erigirle templos? Si es justo, ¿por qué temer que castigará a las criaturas a las cuales llenó de debilidades? Si la gracia lo hace todo por ellos, ¿qué razón habrá para recompensarlos? Si él es todopoderoso, ¿cómo ofenderlo, cómo resistírsele? Si es razonable, ¿cómo puede enojarse con los ciegos, a quienes les ha dado la libertad de ser irrazonables? Si es inamovible, ¿con qué derecho pretendemos hacerlo cambiar sus designios? Si es imposible de concebir, ¿por qué habremos de ocuparnos de él? Si él ha hablado, ¿por qué el Universo no se ha convencido? Si el conocimiento de un Dios es el más necesario, ¿por qué no es el más evidente y el más claro?

— Percy Bysshe Shelley (en "The Necessity of Atheism") -

 

Durante muchas edades dijeron que había brujas. La Biblia lo decía. La Biblia mandaba que no debiera permitírseles vivir. Por lo tanto la Iglesia, después de hacer su trabajo pero de forma ociosa e indolente por 800 años, tomó sus cuerdas, tenazas y atizadores, y se puso a hacer su sagrado trabajo con ganas. Trabajó duramente día y noche durante nueve siglos y metió en prisión, torturó, colgó y quemó hordas a ejércitos de brujas, y lavó y limpió al mundo cristiano con su malvada sangre. Luego se descubrió que no existían las brujas, ni las había habido nunca. Uno no sabe si reírse o llorar.

— Mark Twain, pseudónimo del humorista y escritor estadounidense Samuel Langhorne Clemens (1835-1910) -

 

Estoy a favor de un diálogo entre ciencia y religión, pero no uno productivo. Me molesta el hecho de que mucha gente esté recibiendo la impresión (falsa) de que hay una feliz reconciliación entre la ciencia y la religión: la religión es un insulto a la dignidad humana. Con o sin ella, encontrarás buena gente haciendo cosas buenas y gente malvada haciendo cosas malas. Pero para que la gente buena haga cosas malvadas, necesitas la religión.

— Steven Weinberg (en la conferencia "Program of Dialogue Between Scientists and Religion", Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, Washington DC, abril de 1999) Premio Nobel de Física en 1979 -

 

Jueves, a 25 de Marzo de 2010

ANÁLISIS: El escándalo de los abusos

Que me pidan perdón

Por Jorge M. Reverte para elpais.com, 24/03/2010

El cura Bolita era el más frecuentador de niños en las Escuelas Pías de San Fernando, un colegio religioso situado en la calle Donoso Cortés de Madrid. Su técnica era muy depurada: cuando algún niño enredaba, le sacaba a la pizarra y le interrogaba, delante de todos los demás alumnos, con una voz melosa que provocaba pánico. Luego, le rebuscaba en los bolsillos del pantalón para ver si encontraba cromos o canicas que confiscarle. Se entretenía en la tarea, buscaba como si esos bolsillos fueran infinitos.

El cura Laudelino no tenía esa manía. A Laudelino le gustaban otras cosas de los niños. Le gustaba torturarles. Por ejemplo, si había una pelea en el patio entre dos, ponía a un niño frente a otro (preferentemente si sabía que eran amigos) y les obligaba a darse guantazos de forma alternativa, sin que el que tenía el turno de recibir pudiera subir las manos para protegerse. Al principio, los niños se daban flojo, porque eran amigos. Y Laudelino les daba un guantazo como castigo por la flojera. Al cabo de tres o cuatro intercambios, los amigos se zurraban con el odio más profundo ante la sonrisa satisfecha de aquel cura que tenía las manos duras como palas de frontón.

No sé si Bolita llegaba a situaciones extremas, porque yo tenía la fortuna de contar con dos hermanos mayores en el colegio que conocían sus aficiones y dejaban caer sobre él sus miradas vigilantes.

Pero Laudelino no se cortaba con nada. Recuerdo, aún con dolor, cómo le subía a uno del suelo tirándole de las patillas, cómo propinaba patadas a un niño tumbado en el suelo. Tenía aquel tipo un largo repertorio de torturas que habrían servido de enseñanza a los honorables militares de la Escuela de Mecánica de la Armada de Buenos Aires. Que yo sepa, y me consta porque a lo largo de mi vida he conocido mucha gente, eso se hacía en muchos colegios religiosos de este país. Había abusos sexuales y torturas físicas. Y que yo sepa, nadie nos ha pedido perdón a los que sufrimos en aquellos tiempos semejantes asaltos.

De la Iglesia católica española todavía no se ha escuchado ninguna petición de perdón en casi nada. Lo que se ha narrado en estas primeras líneas no es nada comparado con otros pecados, como el de azuzar al régimen franquista contra los comunistas, los masones y los judíos, que podían ser asesinados porque España era católica o no era. Sobraban.

Y el pecado de silencio. ¿No supo nunca la Iglesia católica española que en la Alemania nazi se estaba exterminando a millones de personas porque pertenecían a una comunidad étnica, como los gitanos, o religiosa o cultural, como los judíos? Hay muestras más recientes de esos silencios, como el del clero vasco ante los asesinatos de españoles por patriotas de Euskal Herria.

La Iglesia española está esperando a que pase la tormenta, a que escampe, por ver si se olvida el largo rosario de atrocidades que se han cometido en su nombre, desde su jerarquía, contra tantos ciudadanos indefensos. Unas veces, por ellos mismos, otras veces por sus fieles seguidores, que les pagaban con prebendas magníficas sus servicios. Franco les dio el monopolio de la fe, por ejemplo.

¿Es mucho pedir que nos pidan perdón? Ya veremos si se lo concedemos, pero les toca a ellos, a Bolita, a Laudelino y a todos los demás.

Jorge M. Reverte es periodista y escritor.

 

Miércoles, a 24 de Marzo de 2010

 

Si Dios Padre es, por un lado, esposo o fecundador de la Virgen (la deja embarazada, ¿no?), y por otro lado es el Hijo de la Virgen (Jesús, el Hijo, la segunda persona de la Trinidad, es el resultado del embarazo, ¿no?), entonces resulta que el Hijo es, en su calidad de Padre, el suegro de su Madre, la Virgen, y que la Virgen es a su vez Madre y Nuera de su Hijo (Madre porque lo pare; Nuera porque el Padre, que es el Hijo, le ha cedido al Hijo que es el Padre, como esposo (el circunstancial esposo que requiere la preñez, claro, en su personificación de la tercera persona, o sea el Espíritu Santo, que es el agente real de la preñez)). El Padre, Dios que fecunda a la Virgen, es parte integrante, trinitaria, del Hijo, su Esposo Dios Padre como Padre del Hijo.

El catolicismo explicado a las ovejas (del Señor), de Juan Carlos Galán, editorial Planeta, página 95

Viernes, a 19 de Febrero de 2010

Siento debilidad por los artículos de Manuel Saco.

Siento envidia (sana) por su frescura, su claridad de ideas, su facilidad para exponer en pocas líneas lo que a mi me lleva muchas más, sus acertadas críticas e ironías, su ideario inamovible (y solidario), su capacidad para hacerme reír (y sonreír).

Compartimos nacionalidad (somos gallegos: él de Ourense; yo de La Coruña), credo político, ausencia total de gusto por la santería u otras formas de alienación mental, gustos musicales y amor por el pulpo (o polvo, en galego).

Soy, como no podía ser de otro modo, un sáquida.

Alfredo Webmaster

 

 


Por Manuel Saco para publico.es, 19/02/2009

Es una multinacional, con cientos de miles de empleados y con sede principal en Roma. Su producto estrella en venta tiene la misma calidad y consistencia contrastada que el elaborado por los echadores de cartas, santeros o fabricantes de horóscopos. Su mercancía no sufre ningún control de calidad por parte de las autoridades sanitarias, a pesar de que su mala utilización puede resultar altamente tóxica para la mente de los consumidores.

Para la ampliación de su mercado ha utilizado históricamente todas las artimañas imaginables, prácticas condenadas por las normas más elementales de la leal competencia, como la eliminación física del contrincante, o la expulsión del mercado de todo fabricante que pretendiera introducir productos de parecidas propiedades. Durante siglos, su bonanza estuvo ligada a la obtención del estatus de monopolio, de proveedor exclusivo del poder.

Una multinacional asentada en los cinco continentes, con un patrimonio inmobiliario inconmensurable, propietaria de fabulosos tesoros de joyas de oro, plata y pedrería, poseedora de un capital de obras de arte con el que se podría formar el mayor y más prestigioso museo del planeta.

Al igual que sucede con las farmacéuticas y con Mariano Rajoy, su influencia se acrecienta en la desgracia de los demás, pues su producto está especialmente orientado al supuesto alivio de la sintomatología de los estados de crisis aguda.

A pesar de su pérdida creciente de mercado y la dura competencia de la Bruja Lola, su filial española ha obtenido 11 millones de € más de beneficios que el ejercicio anterior, gracias a que sus clientes dejan de pagar a la Hacienda Pública un 0,7% del IRPF.

Se la conoce también como la Iglesia perseguida.

 

Miércoles, a 10 de Febrero de 2010

Cuando era niño, mi padre, un ferviente cristiano, me hacía leer la Biblia, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento.

Esa fe suya, profunda y arraigada, y el deseo de hacerme un docto en los textos bíblicos, tuvieron dos consecuencias no calculadas por él: la primera, conseguir que me aburriera de tanto leer y releer la Biblia los sábados y domingos, y, la segunda, que me diera cuenta que casi todo lo que decía la Biblia no era más que una burda copia de otros libros religiosos anteriores (de otras religiones –algún día hablaré de esto-); también me sirvió para otra cosa más: para darme cuenta de que las enseñanzas que predicaba el libro en nada se ajustaban a la forma de vida de la mayoría de los cristianos.

Cuando observo fotos como la del encabezamiento de este texto, no puedo por menos que recordar algunos pasajes de la Biblia:

Mateo 6:24 – “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”.

Mateo 10:9 – “No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos”.

Mateo 19:21/23 - “Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme; oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones; entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos”.

Marcos 10:23 – “Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!”.

Lucas 12:15 – “Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”

Lucas 12:21 – “Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios”.

Lucas 14:33 – “Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo”.

Lucas 18:22 – “Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme”.

Hechos 4:32 – “Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común”.

Lo que me resulta muy curioso es que, un ateo como yo, tenga tan bien memorizados estos versículos de la Biblia y que, en cambio, no los tengan igual de presentes personajes que se autodenominan “Santo Padre” o “vicedios”.

Cuando veo al llamado “Santo Padre” en la foto, tan orondo, tan henchido de razón, tan poderoso y tan elegantemente vestido con ropajes bordadas en oro, con un báculo, un crucifijo y un collar del mismo y carísimo material (todo oro), no puedo por menos que pensar que todo es una patraña y un engaño miserable, y que para él, para el Papa, los creyentes sólo son unos meros siervos que están para surtirle de más y más riquezas.

Para más INRI, en mi simpleza llegué a pensar que la palabra “orar” significaba rezar… pero estaba equivocado: orar viene de acumular oro.

La próxima vez que esté con mí padre (el terrenal, el verdadero, el único padre de verdad que conozco), le agradeceré que me hiciera ateo (sin él proponérselo).

Alfredo Webmaster

 

Suscribirse a Ateísmo y racionalidad