Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Lunes, a 23 de Mayo de 2011

Carta enviada por Adolfo Pérez Esquivel (Premio Nobel de la Paz 1980) a Barack Obama (Premio Nobel de la Paz 2009)

Buenos Aires, 5 de mayo de 2011

Estimado Barack:

Al dirigirte esta carta lo hago fraternalmente y a la vez para expresarte la preocupación e indignación de ver cómo la destrucción y muerte sembradas en varios países, en nombre de la “libertad y la democracia”, dos palabras prostituidas y vaciadas de contenido, terminan justificando el asesinato y es festejado como si se tratase de un acontecimiento deportivo.

Indignación por la actitud de sectores de la población de los EEUU, de jefes de Estado europeos y de otros países que salieron a apoyar el asesinato de Bin Laden, ordenado por tu gobierno y tu complacencia en nombre de una supuesta justicia.

No buscaron detenerlo y juzgarlo por los crímenes supuestamente cometidos, lo que genera mayor duda; el objetivo fue asesinarlo.

Los muertos no hablan, y ante el miedo a que el ajusticiado pudiera decir cosas no convenientes para los EEUU, la salida fue el asesinato y asegurar que “muerto el perro se terminó la rabia”, sin tener en cuenta que no hacen otra cosa que incrementarla.

Cuando te otorgaron el Premio Nobel de la Paz, del cual ambos somos depositarios, te envié una carta que decía: “Barack, me sorprendió mucho que te hayan otorgado el Nobel de la Paz, pero ahora que lo tienes debes ponerlo al servicio de la paz entre los pueblos; tienes toda la posibilidad de hacerlo, de terminar las guerras y comenzar a revertir la grave situación que vive tu país y el mundo”.

Sin embargo has incrementado el odio y traicionado los principios asumidos en la campaña electoral ante tu pueblo, como poner fin a las guerras en Afganistán e Irak y cerrar las cárceles en Guantánamo y Abu Graib en Irak. Nada de eso has logrado hacer; por el contrario, decides comenzar otra guerra contra Libia, apoyada por la OTAN y la vergonzosa resolución de las Naciones Unidas de apoyarla; cuando ese alto organismo, empequeñecido y sin pensamiento propio, ha perdido el rumbo y está sometido a las veleidades e intereses de las potencias dominantes.

La base fundacional de la ONU es la defensa y promoción de la paz y dignidad entre los pueblos. Su preámbulo dice: “Nosotros los pueblos del mundo…”, hoy ausentes de ese alto organismo.

Quiero recordar a un místico y maestro que tiene en mi vida una gran influencia, el monje trapense de la Abadía de Getsemaní en Kentucky, Tomás Merton, quien dice: “La mayor necesidad de nuestro tiempo es limpiar la enorme masa de basura mental y emocional que atasca nuestras mentes y convierte toda vida política y social en una enfermedad de masas. Sin esa limpieza doméstica no podemos comenzar a ver. Si no vemos no podemos pensar”.

Eras muy joven Barack durante la Guerra de Vietnam; tal vez no recuerdes la lucha del pueblo norteamericano por oponerse a la guerra.

Los muertos, heridos y mutilados en Vietnam hasta el día de hoy sufren sus consecuencias.

Tomás Merton decía frente a un matasellos del correo que acababa de llegar -The U.S. Army, key to peace (El ejército estadounidense, clave de la paz)–: “Ningún ejército es clave de la paz. Ninguna nación tiene la clave de nada que no sea la guerra. El poder no tiene nada que ver con la paz. Cuando más aumentan los hombres el poder militar, más violan la paz y la destruyen”.

He compartido y acompañado a los veteranos de guerra de Vietnam, en particular a Brian Wilson y sus compañeros, quienes fueron víctimas de esa guerra y de todas las guerras.

La vida tiene ese no sé qué de lo imprevisto y sorprendente, de la fragancia y belleza que Dios nos dio para toda la humanidad y que debemos proteger para dejar a las generaciones futuras una vida más justa y fraterna; restablecer el equilibrio con la Madre Tierra.

Si no reaccionamos para cambiar la situación actual de la soberbia suicida, arrastrando a los pueblos a recovecos profundos donde muere la esperanza, será difícil salir y ver la luz. La humanidad merece un destino mejor.

Sabes que la esperanza es como el loto que crece en el fango y florece en todo su esplendor mostrando su belleza. Leopoldo Marechal, ese gran escritor argentino, decía que “del laberinto se sale por arriba”.

Y creo, Barack, que después de seguir tu ruta equivocando caminos, te encuentras en un laberinto sin poder encontrar la salida y te entierras más y más en la violencia, en la incertidumbre, devorado por el poder de dominación, arrastrado por las grandes corporaciones, el complejo industrial militar, y crees tener el poder que todo lo puede y que el mundo está a los pies de los EEUU porque impone la fuerza de las armas, e invades países con total impunidad. Es una realidad dolorosa, pero también existe la resistencia de los pueblos que no claudican frente a los poderosos.

Son tan largas las atrocidades cometidas por tu país en el mundo que daría tema para largo, es un desafío para los historiadores que tendrán que investigar y saber de los comportamientos, política, grandeza y pequeñeces que han llevado a EEUU al monocultivo de las mentes que no le permite ver otras realidades.

A Bin Laden, supuesto autor ideológico del ataque a las Torres Gemelas, lo identifican como el Satán encarnado que aterrorizaba al mundo y la propaganda de tu gobierno lo señalaba como el “eje del mal”, y eso le ha servido para declarar las guerras deseadas que el complejo industrial militar necesita para colocar sus productos de muerte.

Sabes que investigadores del trágico 11 de septiembre señalan que el atentado tiene mucho de “autogolpe”, como el avión contra el Pentágono y el vaciamiento anterior de las oficinas de las Torres; atentado que dio motivo para desatar la guerra contra Irak y Afganistán y ahora contra Libia; argumentando en la mentira y la soberbia del poder que todo lo hacen para salvar al pueblo, en nombre de “la libertad y defensa de la democracia”, con el cinismo de decir que la muerte de mujeres y niños son “daños colaterales”. Eso lo viví en Irak, en Bagdad con los bombardeos a la ciudad y el hospital pediátrico, y en el refugio de niños que fueron víctimas de esos “daños colaterales”.

La palabra vaciada de valores y contenido, por lo que al asesinato lo llamas muerte y dices que por fin EEUU ha “muerto” a Bin Laden. No trato de justificarlo bajo ningún concepto, estoy en contra de todo terrorismo, tanto de esos grupos armados, como del terrorismo de Estado que tu país ejerce en diversas partes del mundo apoyando a dictadores, imponiendo bases militares e intervenciones armadas, ejerciendo la violencia para mantenerse por el terror en el eje del poder mundial. ¿Hay un solo “eje del mal”? ¿Cómo lo llamarías?

¿Será por ese motivo que el pueblo de los EEUU vive con tanto miedo a las represalias de quienes llaman el “eje del mal”? El simplismo e hipocresía de justificar lo injustificable.

La paz es una dinámica de vida en las relaciones entre las personas y los pueblos; es un desafío a la conciencia de la humanidad; su camino es trabajoso, cotidiano y esperanzador, donde los pueblos son constructores de su propia vida y de su propia historia. La paz no se regala, se construye, y eso es lo que te falta, muchacho: coraje para asumir la responsabilidad histórica con tu pueblo y la humanidad.

No puedes vivir en el laberinto del miedo y la dominación de quienes gobiernan los EEUU, desconociendo los tratados internacionales, los pactos y protocolos, de gobiernos que firman pero no ratifican nada y no cumplen ninguno de los acuerdos, pero hablan en nombre de la libertad y el derecho.

¿Cómo puedes hablar de la paz si no quieres cumplir con nada, salvo los intereses de tu país?

¿Cómo puedes hablar de la libertad cuando tienes en las cárceles a prisioneros inocentes, en Guantánamo, en los EEUU, en las cárceles de Irak, como la de Abu Graib, y en Afganistán?

¿Cómo puedes hablar de los derechos humanos y la dignidad de los pueblos cuando los violas permanentemente y bloqueas a quienes no comparten tu ideología y deben soportar tus abusos?

¿Cómo puedes enviar fuerzas militares a Haití después del devastador terremoto y no ayuda humanitaria a ese sufrido pueblo?

¿Cómo puedes hablar de libertad cuando masacras a los pueblos del Medio Oriente y propagas guerras y torturas, en conflictos interminables que desangran a los palestinos e israelíes?

Barack: mira para arriba de tu laberinto, puedes encontrar la estrella que te guíe, aunque sepas que nunca podrás alcanzarla, como bien lo dice Eduardo Galeano.

Busca ser coherente entre lo que dices y haces, es la única forma de no perder el rumbo. Es un desafío de la vida.

El Nobel de la Paz es un instrumento al servicio de los pueblos, nunca para la vanidad personal.

Te deseo mucha fuerza y esperanza, y esperamos que tengas el coraje de corregir el camino y encontrar la sabiduría de la paz,

Adolfo Pérez Esquivel

Adolfo Pérez Esquivel (n. Buenos Aires, Argentina, 26 de noviembre de 1931), es un escultor, arquitecto y pacifista argentino. En 1980 recibió el Premio Nobel de la Paz por su compromiso con la defensa de los Derechos Humanos en Iberoamérica. Es uno de los más activos en las protestas contra el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

 

Domingo, a 13 de Marzo de 2011

Desde la región Patagónica de Argentina, en la provincia de Chubut, al borde del Lago Puelo, me escribió una lectora del blog: Miriam Lihuen, para mandarme unas hermosísimas fotos del lugar donde ella vive.

En medio de una naturaleza cuasi salvaje, rodeada de montes e interminables bosques, y mientras disfruta de unos buenos vinos blancos nacidos en los viñedos más meridionales del mundo, nos regala estas fotos para que admiremos el paisaje que la rodea, con sus arcos iris y nubes plateadas.

Gracias, Miriam… y te envidiamos.

Alfredo Webmaster

 

 

Entorno del Lago Puelo (foto Miriam)

 

 

Entorno del Lago Puelo (foto Miriam)

 

Lago Puelo (foto Wikipedia)

 

Lago Puelo (foto Wikipedia)

 

Domingo, a 20 de Febrero de 2011


Una chica camina tras el funeral por dos mujeres asesinadas en Ciudad Juárez (México) en octubre de 2010.

Foto de REUTERS

 

Por Soledad Gallego-Díaz (Buenos Aires) para elpais.com, 19/02/2011

"Del dicho al hecho". El lema del informe elaborado en 2009 por la Comisión Económica de Naciones Unidas para América Latina (Cepal) sigue resumiendo muy bien el principal problema con el que se enfrentan, ya bien entrado el siglo XXI, las mujeres de ese continente: en los últimos 10 años se han experimentado avances muy importantes en las legislaciones que reconocen sus derechos y condenan la violencia machista, pero, en la práctica, las autoridades, jueces incluidos, no aplican esas normas con suficiente rigor ni persistencia como para que las cifras explosivas de maltrato, abuso y discriminación hayan experimentado un retroceso aceptable. La impunidad de sus agresores sigue siendo en la mayoría de los países de América del Sur, Centroamérica y Caribe la peor pesadilla de las mujeres.

Esa realidad convive con otra: en América Latina ha habido hasta el momento nueve mujeres que alcanzaron la presidencia de su país, tres de ellas, en Argentina, Brasil y Costa Rica, en ejercicio; la directora de Naciones Unidas para la Igualdad de Género es la expresidenta chilena Michelle Bachelet, y se ha producido un aumento espectacular en el número de parlamentarias. Mejor aún, un 55% de las latinoamericanas de 20 a 24 años ha completado la educación secundaria (mientras que solo lo ha conseguido el 49% de los hombres). Incluso en las zonas rurales, en las que la extensión de la secundaria es mucho menor, el promedio de mujeres de esa edad que ha alcanzado ese grado supera notablemente al de los hombres (31% frente al 26%).

El menor porcentaje de paro y, sobre todo, las transferencias de recursos puestas en marcha por los Gobiernos de varios países, como Venezuela, Brasil, Argentina, Ecuador o Bolivia, que tienen sistemas de ayudas a la familia, han disminuido los índices de pobreza extrema y mejorado las condiciones de salud y educación de la infancia, niñas incluidas.

Sin embargo, esas mejoras no impiden que América Latina siga siendo la región con mayores desigualdades ni que sea una de las zonas más peligrosas del mundo para las mujeres, tanto por el feminicidio y casos graves de maltrato, como por el alto porcentaje de abusos sexuales en el entorno familiar, la mortandad maternal y el gran número de abortos clandestinos a los que obligan las omnipresentes legislaciones contrarias a la interrupción legal del embarazo. Cuatro millones de abortos ilegales y 4.000 muertas al año no consiguen torcer el brazo a las poderosas iglesias católica y evangélica.

Entre el 39% y el 42% de las mujeres peruanas confiesa, por ejemplo, haber sido víctima de violencia física por parte de su pareja o marido, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática. "Las agresiones recibidas por las víctimas fueron empujones, golpes, patadas, ataques o amenaza con cuchillo u otra arma, además de ser forzadas a tener relaciones sexuales sin su consentimiento, entre otras formas de violencia física y psicológica", asegura el documento, que analizó una encuesta realizada entre 24.000 mujeres.

"La última vez que Keiko Tamaca, de 14 años, vio a su enamorado, William Chiroque, de 18, fue cuando le apuntaba con una pistola de 9 milímetros, ebrio de celos por haberla visto conversando con otro muchacho", relata un diario local. La adolescente fue una de las dos o tres menores de 18 años que mueren asesinadas cada mes en Perú. "Reproducen patrones de conducta que ven en casa", explicaba en el periódico la psicóloga Tesania Velázquez.

Aunque no hay estadísticas fiables para el conjunto de la región, los datos parciales que van facilitando organismos especializados de los distintos países son escandalosos. El 35% de las mujeres mexicanas sufre violencia física; 39% en Colombia; 31% en Ecuador y hasta un 52% en Bolivia. En Chile, en 2002, se calculaba que solo el 3,8% de los casos denunciados terminaba en condena. En Brasil, señalan algunos estudios, el 10% de las mujeres del área urbana y el 14% de las mujeres del área rural han sufrido violencia sexual. En Centroamérica, dos de cada tres asesinadas son víctimas de un crimen machista, es decir, mueren por ser mujeres.

En el mejor de los casos, asegura la Cepal, en la hipótesis más leve, una de cada diez mujeres de Latinoamérica sufre violencia física, "que se manifiesta desde golpes hasta violencia severa con amenaza de muerte junto con una fuerte violencia psicológica y, muchas veces, con violencia sexual". En solo siete países se han aprobado leyes específicas sobre la violencia contra las mujeres (la Venezuela de Hugo Chávez, entre ellos), siguiendo la estela de la ley llamada María Pehna, aprobada en Brasil en 2006. (María da Pehna es una farmacéutica brasileña cuyo marido intentó asesinarla en dos ocasiones y terminó dejándola parapléjica. 15 años después de aquellos hechos, el agresor seguía en libertad, amparado por jueces que dilataban el proceso. La nueva ley consiguió al fin llevarle a prisión.

Nadie puede negar que en América Latina el acceso de las mujeres a los puestos de toma de decisiones políticas ha crecido de manera muy notable en la última década. Nueve países (entre ellos Bolivia, con el Gobierno de Evo Morales) han aprobado leyes a favor de la igualdad. El promedio regional de mujeres diputadas es del 20,7% (lo que supone oscilar entre el 40% de presencia femenina en el Parlamento argentino, al 9% que existe en Colombia).

El aumento del promedio se debe a que 11 países has aprobado leyes que establecen cuotas en las listas electorales, aunque en solo cuatro casos existe el llamado "sistema cremallera" que impide que las mujeres sean ubicadas al final de la lista. En los casos en los que no existen cuotas, como en las alcaldías, por ejemplo, el desfase sigue siendo muy importante: la presencia femenina no llega al 6,8%, según la Cepal. En el sistema judicial, el avance es desesperantemente lento: solo el 19% de los jueces de los tribunales superiores y cortes supremas son mujeres.

Muchas de las cifras que reflejan la evolución positiva de los derechos de la mujer van acompañadas por otros datos alarmantes. La tasa global de fecundidad bajó de 5,9 hijos en los años cincuenta a 2,4 en el primer lustro del nuevo siglo, pero el embarazo de las adolescentes prácticamente ha duplicado su aporte a la fecundidad total, pasando de un 8,5% en 1950 a un 14,3% en 2005. La mortalidad materna se redujo en un 28% desde 1990, pero aun así demasiadas mujeres siguen muriendo de parto en América Latina: 130 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos es una cifra que está muy por encima del quinto objetivo del Milenio, pero que no resulta extraña si se constata que el 80% de las mujeres pobres de Bolivia, o de Haití, dan a luz fuera del sistema hospitalario.

El difícil cambio cultural en todo lo relacionado con la situación y los derechos de la mujer en América Latina brilla con todas sus contradicciones en países como Chile, que lleva años en una sólida progresión económica pero que ha sido el último del mundo, en noviembre del 2004, en aprobar una ley que regulara el divorcio. O en Argentina, con la tradición educativa e igualitaria más fuerte de toda la región, presidido en la actualidad por una mujer, pero que no ha logrado despenalizar el aborto voluntario, algo que tampoco pudo hacerse en Uruguay, pese a que desde 2005 gobierna un amplio frente de izquierdas. Ni tan siquiera Dilma Rousseff, heredera de Lula, ha dado señales de ir a presentar una ley en ese sentido, pese a que algunas de las clínicas brasileñas especializadas en abusos sexuales estén denunciando, desde hace años, que casi la mitad de los casos que tratan involucra a niñas menores de 12 años.

 

Martes, a 28 de Diciembre de 2010

Pobre Argentina...

Georgina


Por Carlos D. Pierini para lanación.com (Argentina), 21/12/2010

Acercarse a la verdad es difícil. Hay que estar dispuesto a tomar un sendero arduo y trabajoso. Lejos de esta actitud, la Argentina eligió, muchas veces, el camino de la violenta imposición de "verdades reveladas" alejadas de la razón para resolver sus problemas.

El golpe de Estado de 1930 sentó las bases de un nefasto estilo de estas características. El general Uriburu y sus aliados ideológicos asaltaron la Casa de Gobierno y rompieron en pedazos las tablas de la ley, representadas por nuestra Constitución nacional. Este modelo arbitrario y megalomaníaco que abrevó en el nazifascismo europeo se infiltró como un tóxico en la vida argentina y contaminó la base democrática del país. Desde entonces, por ejemplo, muchos de nuestros gobernantes han intentado prolongar sus mandatos indefinidamente. Una extraña fascinación por el autoritarismo corre por nuestras venas.

Con esfuerzo, intentamos vivir en una sociedad abierta, libre y justa. Pero los enemigos de esta forma democrática amenazan la libertad y el bienestar de los ciudadanos intentando retornar a una sociedad cerrada y tribal, en la que reina el pensamiento mágico, las convicciones son inamovibles y la resistencia a los verdaderos cambios es muy fuerte. Son impostores disfrazados de democráticos.

Para los enemigos de una sociedad abierta, el fin justifica los medios. En esta idea autoritaria, el fin tiene como base un delirio: lograr que la clase elegida (los militares iluminados o los guerrilleros superhéroes), la raza elegida (los cabecitas blancas o los morochos), el pueblo elegido (Dios es argentino; la mano de Dios maradoniana nos ha tocado) o las Grandes Ideas Elegidas de los Superintelectuales (otra clase de superhéroes) basadas en el idealismo y el irracionalismo, den nacimiento a un Hombre Nuevo que sea la síntesis del hombre unido al líder autoritario, símbolo de la clase, raza, pueblo o ideología "superior", a través del cual se recuperará, al fin, el "paraíso perdido".

Sociedad, familia e individuo conforman una trama indisoluble. Las alteraciones de la racionalidad en cualquiera de los sistemas influye poderosamente en los otros. Las personas que tienen poder -léase madre, padre, líderes, dirigentes, maestros, periodistas, gobernantes, jueces, legisladores, representantes de la ley, del orden público o de defensa de la Nación- deben tener la suficiente cordura para crear un ambiente en el que individuos, familias, sociedades y -¿por qué no?- naciones puedan encontrar sentido a la vida; una vida que pueda ser vivida con orgullo y no con vergüenza.

¿En qué consiste un sistema mentalmente saludable? Es aquel que promueve y estimula el crecimiento de todos sus miembros (desde una suficiente alimentación hasta una gran estimulación) dentro de una ley que impulsa a tener cada vez más capacidad de juicio crítico y responsabilidad personal, lo que desalienta la tendencia humana a seguir ciegamente a los ídolos de turno. Es aquel que enseña que los derechos individuales o grupales terminan donde empiezan los derechos de los demás, y promueve el reconocimiento de los otros, semejantes, que no son objetos usables y descartables ni seres que deben ser doblegados si no acuerdan con nuestras ideas.

La libertad es la bandera de una sociedad sana; esta libertad no puede desligarse de la racionalidad, e incluye ineludiblemente el respeto por el semejante y la responsabilidad. Como ha señalado el filósofo Karl Popper: algunos hombres inteligentes pueden ser en extremo irrazonables y aferrarse a sus prejuicios, negándose a escuchar a los demás. El arte de escuchar la crítica es la base de la racionalidad y no se da la mano con el autoritarismo. Poder criticar con argumentos a nuestros líderes familiares, intelectuales o sociales, así como permitir la crítica y poner en duda nuestras convicciones para poder cambiar de rumbo, son signos de salud mental.

El reconocimiento de que los otros existen y deben ser cuidados crea salud social. Cuando el sistema está enfermo, ocurre lo que Gregory Bateson ha descrito muy bien al relatar cómo un joven en vías de recuperación de un episodio esquizofrénico vuelve a desquiciarse.

Internado en una clínica, este joven esperaba ansioso la visita de su madre. Al verla llegar, corre a abrazarla. En ese momento, la mamá se pone tensa y sutilmente presiona con sus brazos hacia afuera; el joven, al sentir ese movimiento de resistencia, la suelta y se aparta. La madre lo mira como asombrada y le dice: "Hijo, ¿qué te pasa? ¿Por qué no me abrazás? ¿Es que ya no me querés?". El joven no puede denunciar lo que ha percibido, o sea, el rechazo. Ha sido entrenado para el silencio. Si el joven hubiera señalado el hecho como lo había hecho alguna vez en el pasado, la mamá le hubiera dicho: "¡Cómo me podés decir eso! ¡Cómo podés pensar que te rechazo! ¿Estás loco?". Cuando la madre se retiró de la clínica, el joven atacó a una enfermera.

El joven sabía la verdad, pero no la podía decir. Si la decía, era tratado como loco. El no poder denunciar lo innegable produce locura y violencia.

¿Quién podía denunciar libremente su desacuerdo con los métodos de la dictadura? Si un joven tenía el pelo largo o barba en la época del proceso militar podía ser catalogado de guerrillero y, si disentía activamente, desaparecer para siempre. No estar de acuerdo con las ideas y los actos de las organizaciones guerrilleras significaba automáticamente ser cómplice de los militares represores. Este sistema de pensamiento muy primitivo y típico de las psicosis (paleología) hacen que un perro y una vaca sean lo mismo: ambos animales tienen cuatro patas.

Muchas veces, en nuestra historia, hemos vivido esta forma distorsiva de pensamiento; los que denuncian o no se someten, o difieren de las ideas o métodos de gobierno en distintas épocas y en la actualidad eran y son tratados como locos, traidores, gorilas, antipatria, comunistas, conspiradores, "de derecha", desestabilizadores o complotados. Como dice el escritor israelí Amos Oz: la gente que nunca cambia piensa que si alguien lo hace es un traidor.

Hoy, el término "represión" es confundido en forma irracional: la represión impuesta por las leyes en democracia es asimilada al concepto de represión de la dictadura. Es el mismo razonamiento de la vaca y el perro: dictadura y democracia son lo mismo porque tienen represión. Impedir o prohibir el inconstitucional corte de calles, carreteras o puentes -es decir, actos que coartan el derecho de los demás- es igualado al término "represión" de la dictadura militar. Oponerse a la invasión anárquica de tierras por parte de inmigrantes y de argentinos puede ser catalogado como xenofobia o ataque a los derechos humanos. El mensaje es enloquecedor. No está al servicio de la búsqueda de la verdad.

El Gobierno declara: "Quieren hacer aparecer que, como defendemos los derechos humanos, no nos importa la seguridad". Parte de la sociedad, en esta frase, es acusada de malvada, malintencionada o loca. Como el joven paciente, si se denuncia el amor hipócrita y el rechazo camuflado detrás de los "derechos humanos" y la "justicia social" que nunca llega, los gobernantes, aprovechándose como la madre del joven esquizofrénico de la circunstancial posición de poder, tildan a los denunciantes de estar contra los derechos humanos. Persiste el espíritu repetitivo: "golpes a la mente", antes que pensamientos. Mentiras frente a ver la dolorosa realidad. Ataque a la inteligencia de la población y a la ley, que pone freno a los instintos destructivos que habitan en todos nosotros.

¿Hemos alucinado múltiples realidades vividas? ¿Las personas asesinadas diariamente o los tristes hechos de Villa Soldati son producto de nuestra imaginación? ¿La impresionante expansión del perverso negocio de la venta de drogas es una simple ilusión? ¿Estamos locos y todo lo que percibimos es sólo una sensación? Debemos tomar conciencia de que nos quieren enloquecer -de la misma forma que al joven esquizofrénico- mediante la negación de la realidad que todos vemos y la proyección de intenciones propias sobre los otros. Cuanto más locos estemos, más poder tienen las mafias disfrazadas de asociaciones de seres bienintencionados. O denunciamos este repetitivo atentado contra la salud de nuestra sociedad, o seremos cómplices, como el padre del esquizofrénico, del progreso de la enfermedad y del triste futuro que nos espera.

 

Categorías:
Sábado, a 27 de Noviembre de 2010

Por Georgina R., desde Buenos Aires (Argentina)

Nadie es ajeno a las fiestas de Navidad y Año Nuevo, aún aquéllos que poco tienen para festejar, ya sea por su escasa o nula relación con la religión o por la mala fortuna del año que termina. Son muchos los que ven en esta época un período de recogimiento, de balance de logros y fracasos obtenidos durante el año, de reconciliación familiar y de reencuentro. Muchos otros sólo ven un período de fiesta y diversión, pero hay algo que es común a una y otra visión de las fiestas, esto es la comida.

Nuestra cultura en relación a los manjares navideños está claramente marcada por la situación geográfica de los países productores y exportadores de tradiciones, es decir, los países europeos, donde los crudos inviernos nos invitan a consumir alimentos muy calóricos.

Toda mesa navideña, independientemente de que se encuentre en el frío invierno del hemisferio norte o en el cálido sur, se caracteriza por la presencia de frutas secas (nueces, almendras, avellanas, maníes, pistacchio, castañas, etc.), así como los exquisitos turrones de Alicante, Jijona, o variantes locales, mazapanes, preparaciones dulces con todo tipo de especias y el infaltable panettone o pan dulce.

La costumbre de hornear galletas para la Navidad es originaria de Roma. Allí era costumbre repartir panes, bollitos de miel y otros manjares durante la fiesta de los Saturnales (1).

Unas de las galletas más famosas de esta época festiva son las galletas de jengibre, que se acostumbra hacerlas en forma de muñequitos y decoradas con glacé o glacé real.

Para realizar los muñequitos de jengibre necesitamos:

- 2 cucharaditas de jengibre

- 1 taza de azúcar rubio

- 1 ½ taza de miel líquida

- 1/3 de taza de manteca ablandada

- ½ taza de agua

- 6 ½ tazas de harina

- Una cucharadita de sal

- 2 cucharaditas de especias para tortas

- 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio

- 3 cucharadas de agua fría

Preparación

Debemos colocar en un bol el azúcar rubio, la miel y la manteca ablandada (2). Mezclamos bien y agregamos la media taza de agua, la harina tamizada (3), la sal (4), el jengibre (5), las especias para torta (6). Revolvemos muy bien y cuando todos los ingredientes estén unidos, agregamos el bicarbonato (7) disuelto en las tres cucharadas de agua fría.

Hacemos un bollo y lo dejamos reposar una hora, estiramos la masa dejándola no muy fina (5 mm aproximadamente). Con un corta pastas cortamos y colocamos las galletas sobre placas enmantecadas y enharinadas. Lo ideal es darles forma con un corta pastas especial. La mayor o menor dificultad para obtenerlos en las tiendas tendrá que ver con el grado de difusión en cada país de la costumbre de realizar estas galletas en Navidad. En Buenos Aires, me resultó bastante difícil dar con ellos. Si no se dispone de un corta pastas, puede dibujarse la silueta sobre un cartón y recortar la masa con un cuchillo bien afilado.

Horneamos a 180º C hasta que estén cocidas (el tiempo dependerá del tipo de horno, el tiempo de precalentamiento, el tamaño de la galleta y el grosor de la masa).

Una vez cocidas las retiramos, dejamos enfriar y las decoramos con glacé o glacé real (8).

Con estas proporciones, obtenemos una cantidad muy abundante de galletas. Espero que las hagan y muy feliz Navidad.

Notas:

(1) Los Saturnales eran una importante fiesta romana, durante la cual los esclavos recibían raciones extra de comida, tiempo libre y otras prebendas.

Los festejos se realizaban del 19 al 25 de diciembre, en honor a Saturno, Dios de la Agricultura. Se cree que los Saturnales consistían en festejos por la finalización de los trabajos en el campo, al terminar la siembra de invierno y comenzar un período en el que tanto los amos como los esclavos disponían de tiempo libre para estar en sus hogares con la familia.

Durante los Saturnales se invertían los papeles y eran los amos quienes servían a sus esclavos y se hacían regalos entre amigos y familiares, por lo que se considera a los Saturnales como el precedente que da origen a la Navidad.

(2) Manteca ablandada significa que debe tener la consistencia similar a una pomada. Se debe dejar a temperatura ambiente durante varios minutos en los países donde es verano o cerca de una fuente de calor donde es invierno. Jamás debe derretirse, dado que si la utilizamos líquida, la masa jamás adquirirá la consistencia que necesitamos para la preparación.

(3) No es obligación tamizar la harina, pero hacerlo nos asegura extraer una mayor cantidad de impurezas y lograr una harina más fina, que se incorporará mejor a los ingredientes húmedos, logrando una masa más liviana.

(4) La sal es un ingrediente opcional. Se recomienda su uso dado que este mineral tiene la virtud de realzar los sabores, ya sean dulces o salados.

(5) El jengibre es una raíz. Crece en todas las regiones tropicales del mundo, pero las variedades más caras y de mayor calidad son las de Australia, India y Jamaica. Las más comercializadas son las de China.

El jengibre fresco debe ser pelado y rallado para su utilización. Posee un característico aroma a limón. No debe ser utilizado en esta receta, dado que el jengibre fresco y rallado jamás se disolvería en la preparación y encontraríamos desagradables pedacitos esparcidos en la masa. Por otro lado, el fuerte aroma a limón modificaría por completo el sabor, por ello se recomienda la utilización del jengibre industrializado, que viene seco y en polvo.

(6) Es un conjunto de especias que se utilizan en repostería. Su composición es: clavo de olor, jengibre, canela, nuez moscada y pimienta negra.

(7) Esta sustancia resulta fundamental para el leudado de las masas. Con el calor se produce carbonato de sodio, agua y dióxido de carbono. El vapor de agua y el gas son los responsables de que las masas queden esponjosas y aireadas.

El carbonato de sodio produce color amarillento y un desagradable sabor amargo, por eso se recomienda usar el bicarbonato combinado con algún ácido o con un ingrediente que contenga ácidos (leche, crema, miel, vinagre). De esta forma, en lugar de crearse carbonato de sodio, se forma ácido carbónico o lactato de sodio, que producen agua y dióxido de carbono.

Si se usa polvo de hornear, en éste el bicarbonato ya se encuentra combinado con una sustancia ácida y en el caso de la harina leudante, ésta ya posee en su composición bicarbonato de sodio y algún ácido (fosfato ácido de calcio o ácido tartárico) por lo que no debe adicionarse bicarbonato cuando se utiliza este tipo de harinas.

(8) El glacé es una preparación a base de azúcar impalpable o glass, jugo de limón, agua o ambos y colorantes. La proporción de líquidos debe ser bastante escasa, ya que no queremos hacer un baño, sino formas que queden firmes.

Personalmente, no recomiendo hacerlo sólo con limón, salvo que estemos haciendo galletas de limón, ya que el gusto ácido sería demasiado fuerte. De usar limón, unas gotas bastan para darle buen sabor.

El glacé real es otro tipo de baño, realizado con clara de huevo, azúcar impalpable o glass, jugo de limón o agua y colorantes.

 

 

Domingo, a 10 de Octubre de 2010
Georgina, atenta siempre a todo lo que pasa en su lugar residencia, que no de vivencia afectiva, me envió el enlace a este artículo escrito por John Carlin y Carlos Pierini que publicó El País hace unos días. No sé la razón, pero no lo había leído en el periódico: es extraño que se me escapara.

El símil que hacen John y Carlos entre la (mala) imagen de Maradona y la (mala) situación de Argentina, además de ser real, pese a que pueda parecer irreal, no es muy distinto a lo que se está viendo en algún otro país que yo me sé… y no señalo.

Desgraciadamente, como dice un refrán español, “en todas partes cuecen habas”: el grado de degradación moral y ético al que están llegando algunas sociedades modernas, con sus políticas neoliberales y antisociales, están propiciando que surjan héroes y heroínas de hojalata, sin más valía humana que lo que rebuznan por sus bocas, por sus aventuras de “cama en cama” o su afición a vender (tele) basura.

Si ese es el futuro que nos espera, quizá esté llegando el momento de decir aquella frase que se hizo famosa en el parisino mayo del 68: “EL último que salga que apague la luz".

Gracias Georgina.

Alfredo Webmaster


Maradona como metáfora argentina

¿Hay alguna relación entre el futbolista y el peronismo? Sí, cuando se eligen entrenadores, presidentes o sistemas de características populistas, autoritarias y con pocos pies sobre la tierra, el resultado es el fracaso

Por John Carlin y Carlos Pierini para elpais.com, 05/10/2010

Se dice con frecuencia que la solución a los problemas de la África subsahariana es la educación; que los recursos naturales abundan y si solo se pudiera proporcionar un buen nivel educativo a la gente el continente despegaría. No necesariamente. Miren el caso de Argentina. Todos los recursos naturales que quieran, una bajísima densidad de población y, a lo largo de la mayor parte del siglo XX, índices escolares que no han tenido nada que envidiar a Europa occidental. Pero hoy, en un país que hace 100 años era uno de los 10 más ricos del mundo, la tercera parte de los recién nacidos están condenados a crecer en la pobreza, si es que logran crecer. Ocho niños menores de cinco años mueren al día debido a la desnutrición en un país que debería ser, como hace tiempo fue, el granero del mundo. Semejante aberración florece en un contexto político en el que a lo largo de más de medio siglo juntas militares han alternado el poder con Gobiernos populistas, corruptos o incompetentes. El actual Gobierno peronista de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (como el anterior, de su marido Néstor Kirchner) es más afín al de Hugo Chávez en Venezuela o al de Daniel Ortega en Nicaragua que a los Gobiernos pragmáticos y serios de Brasil, Chile o el vecino Uruguay donde, por cierto, hoy se consume más carne per cápita que en Argentina. ¿Dónde ha quedado la famosa Justicia Social proclamada hasta el cansancio por el peronismo que ha gobernado la mayor parte del período democrático instaurado en 1983? ¿Cuál es el problema?

El problema es Diego Maradona. O, para ser más precisos, lo encarna, como símbolo, Maradona, el "Diez", "el Dios Argentino", el ídolo nacional por goleada. La idolatría a los líderes redentores, el culto a la viveza y (su hermano gemelo) el desprecio por la ética del trabajo, el narcisismo, la fe en las soluciones mágicas, el impulso a exculparse achacando los males a otros, el fantochismo son características que no definen a todos los argentinos, pero que Maradona representa en caricatura payasesca y que la mayoría de la población, aquella misma incapaz de perder la fe en el peronismo, aplaude no con risas sino con perversa seriedad. El punto de partida es la negación de la realidad. Este es el terreno en el que opera Maradona y en el que su legión de devotos se adentra -como por ejemplo los 20.000 que fueron al aeropuerto de Ezeiza para darle las gracias tras la desastrosa actuación en el Mundial de Sudáfrica- para adorarle.

Esos mismos que disfrutaban como locos con las grotescas actitudes y dichos del ídolo -"¡que la chupen!"- fueron en manada a vitorearlo al llegar a Buenos Aires después de la goleada de 4-0 que Alemania le propinó, expulsando a su selección del Mundial. Presos de la nostalgia, no olvidan nunca que "ÉL" hizo el famoso gol con la "mano de Dios"; o sea que su mano y la mano de Dios son la misma mano. "EL" es uno con "DIOS". La manada entonces, mientras grita para adentro, "¡Si estamos unidos a Dios Maradona compartiremos toda su gloria!", grita para afuera: Maradooooooona, Maradooooooona. Y no olvidemos el dicho nacional, al mismo tiempo jocoso y lleno de convicción, "¡Dios es argentino!".

Diego Maradona fue un monumental jugador de fútbol. Pero la fama justificada no da títulos, ni derechos, ni conocimientos para opinar con absoluta certeza acerca de casi todo y al mismo tiempo desautorizar a todo aquel que no esté de acuerdo con sus ideas. En Argentina, mientras avergonzaba a algunos, hacía gritar de entusiasmo a muchos más. Creían, orgullosos, que unidos al " ídolo" todo el mundo "se la chupaba". En realidad el que se ha chupado todo, desde alcohol hasta cocaína, ha sido Maradona. Nadie lo acusa ni lo maltrata por su triste enfermedad. Solo se trata de señalar su soberbia desconsiderada, de carácter profundamente narcisista, base de sus penosas afecciones del alma, metáfora de la patología crónica de un país.

Hace 15 días Maradona dio su primera entrevista desde la debacle de Sudáfrica. El ex director técnico de la selección argentina, al que se le oyó diciendo minutos antes de aquel partido que su equipo iba a dar una lección de fútbol a los alemanes, no ofreció ni análisis, ni explicación por la derrota, salvo decir que el portero alemán estuvo "muy seguro" y después del 2-0 "nos vinimos abajo". Con un poco de suerte (la magia de la suerte lo abandonó, ¿el otro Dios estaba en su contra?) el partido se hubiera ganado. Culpa por el desastre no aceptó ninguna.

En cuanto a la victoria argentina 4-1 el mes pasado contra el campeón del mundo, España, bajo el mando de un nuevo seleccionador, confesó que prefirió no ver el partido. Claro. Porque ver aquel partido hubiera significado chocarse con la realidad y arriesgar salir del autoengaño enfermizo que le permitió afirmar en la misma entrevista que -avalado por el ex presidente Néstor Kirchner, que en una reunión la semana pasada le "felicitó" por el Mundial- él seguía siendo el candidato idóneo para dirigir la selección. "Daría la vida", dijo, "daría un brazo" por recuperar el puesto.

El fracaso de Maradona en el Mundial fue el espejo del fracaso de Argentina como país. Por un lado, una falta de rigor y humildad en la planificación; por otro, un derroche de los recursos disponibles. Talento sobraba, salvo que por amiguismo, ceguera, populismo patriotero o sencilla idiotez Maradona decidió no convocar a la mitad de los mejores; no solo no explotó los recursos que tenía, no los quiso ni ver. El nuevo seleccionador, Sergio Batista, puso en el campo contra España a cuatro jugadores básicos que Maradona ni siquiera había convocado para Sudáfrica y lo que se vio fue un equipo sólido que hubiera sabido competir contra Alemania, como contra cualquiera en el Mundial. Es decir, el sentido común existe en Argentina; solo que demasiadas veces, obliterado por la luz maradoniana, brilla por su ausencia.

En el sistema maradoniano solamente brilla la ilusión. Dentro de este sistema de pensamiento las cosas terminan no teniendo ni pies ni cabeza. Resultado: fracaso en la vida y arrastrando en el fracaso, en este caso, a la selección argentina, pero también se puede arrastrar a toda una nación. Recorriendo la historia del siglo XX sabemos la potencia destructiva de la ilusión cuando no es contrabalanceada por la realidad terrenal, nunca tan agradable ella como los espejismos de la ficción.

Cuando llevados por la fantasía se eligen directores técnicos o presidentes o sistemas de características populistas, autoritarios y antidemocráticos, con pocos pies sobre la tierra, el resultado inevitable es el fracaso. Un director técnico que no tiene ni ha tenido capacidad para manejar su vida, que además no es director técnico (por preparación) y por lo tanto al titularse así toma las características de un impostor, tuvo como resultado el descalabro de la selección argentina. Puede ocurrir nuevamente algo similar con la Argentina misma si los directores técnicos, léase la pareja que lleva siete años en el poder, siguen el camino compulsivamente repetitivo de la tergiversación permanente de la realidad. El endiosamiento de seres Ídolos-Dioses a los que no se debe criticar, como a Perón, Evita, Maradona, Cristina Fernández o Néstor Kirchner, intocables seres sin errores, lleva al fracaso reiterativo y doloroso que arrastra a millones de argentinos al sufrimiento. El granero del mundo se va convirtiendo en un país lleno además de granos de pústulas creadas por el sistema: fracaso, pobreza, desnutrición, inseguridad, criminalidad, destrucción de las instituciones, ataque permanente a la prensa opositora, ataque a la ley, destrucción de la educación (eso también) y llegamos entonces a que la fantasía de ser un pueblo "protegido" por los Dioses cae en una triste y ridícula realidad.

Las sociedades propensas a alimentar estas ilusiones, caen en la seducción hipnótica de líderes de estas características. Son sociedades cerradas, como dice Karl Popper, con un fuerte carácter autoritario, convicciones inamovibles y preponderancia al pensamiento mágico. En estos casos el horizonte de expectativas está absolutamente distorsionado por las ilusiones y las consecuencias se traducen en un sinnúmero de fracasos compulsivamente repetitivos. Decía Albert Einstein que la locura era repetir lo mismo una y otra vez, esperando diferentes resultados. Eso es lo que propone Maradona al reafirmar su derecho a dirigir la selección de fútbol. Al apoyar su estrambótica candidatura, los Kirchner, eso sí, están siendo consecuentes. Ellos también piden, pese al fracaso mundialista de su gestión, como el de los regímenes peronistas que los precedieron, que se prolongue su dinastía en las elecciones generales del año que viene. Es probable que lo consigan. Sería la victoria del pensamiento mágico maradoniano, sobre el que el sol de la bandera argentina nunca se pone.

John Carlin, periodista, vivió 10 años en Argentina; Carlos Pierini trabaja como médico psicoanalista en Buenos Aires.

Lunes, a 4 de Octubre de 2010

Como todos los trabajos de H. R. Giger, este no iba a ser menos ni terrorífico, ni menos brillante, ni menos increíblemente hermoso: el “H.R. Giger Museum Gallery - Chateau de St. Germain”, de Gruyéres (Suiza).

Hablar de  Giger es hablar de uno de los más grandes artistas del siglo XX, un innovador que con uno de sus trabajos se hizo acreedor de una merecida reseña en la historia del cine de todos los tiempos: fue el creador del alien y la mayor parte de los escenarios del filme “Alien, el octavo pasajero” de Ridley Scott, de 1979. Su alien, un terrorífico monstruo alienígena, nació en una de sus obras pictóricas anteriores: "Necronom V". Obtuvo un Óscar de Hollywood por este trabajo.

Giger nacido el 5 de febrero de 1940 en Coira, Cantón de los Grisones (Suiza). En 1962 estudió Arquitectura y Diseño Industrial, en Zurich. En 1964 realiza sus famosos dibujos en tinta china "Niños atómicos". En 1965 realiza sus primeras publicaciones, las revistas Clou y Agitation. Además de su trabajos para “Alien, el octavo pasajero”, también  participó en Poltergeits II, Alien III, Tokio: The Last Megalopolis y Species. Realizó el diseño de algunas de las mejores carátulas de discos de todos los tiempos, sobre todo la que hizo para Emerson Lake & Palmer, sin olvidar las que preparó para Debbie Harry, cantante de Blondie, Magma, Celtic Frost, Steve Stevens, Dr. Death o Triptykon.

También realizó los escenarios para los videojuegos Dark Seed (1992) y Dark Seed II (1995), aventuras gráficas de ambientación lovecraftiana.

En sus obras podemos encontrar influencia de artistas como Erns Fuchs, Jean Cocteau o Salvador Dalí, pero pasadas por un tamiz de estilos dark, neo gótico y cyberpunk.

Sus temáticas favoritas son la muerte, el sexo y lo siniestro, mezclado todo con el surrealismo de un Dalí o los sueños más oníricos y retorcidos de Freud, personajes por los que tiene una profunda admiración.

Giger es un experto aerógrafo, posiblemente el mejor de todos los tiempos, un sabio combinador de formas orgánicas y artificiales, un explorador del fetichismo visionario y apocalíptico.

Sus obras han sido expuestas en algunos de los museos y salas arte más importantes del mundo, como la Galerie Benno, de Zúrich, la Sala de exposiciones Kubo Kutxa, de San Sebastián, la Deutsche Filmmuseum, de Francfort, la Halle Saint-Pierre, de París, la Fuse Gallery, de Nueva York, el Palazzo Bagatti Valsecchi, de Milán o la Kunsthauswien, de Viena.

La obra que hoy os presento, que estoy deseando conocer personalmente, no es un cuadro o una serie de cuadros: es el diseño completo, total, de un museo-bar: el “H.R. Giger Museum Gallery - Chateau de St. Germain”, en el que la intervención artística de Giger incluyó la decoración de las paredes y techos, lámparas, muebles y sillas, cristalería o vidrieras. Todo pasó por sus manos. Nada quedó al azar. Y todo recuerda al USCSS Nostromo en su viaje de vuelta a la Tierra desde el planeta Thedeus. Y al alien. Y a la suboficial Ellen Ripley.

El resultado, a la vista de las imágenes, es absolutamente alucinante, de una extraña y compleja belleza, con una hipnótica atracción estética.

Alfredo Webmaster

 

 

 

Miércoles, a 22 de Septiembre de 2010

 

 

Por Georgina R. (Argentina)

Cuando leí el artículo de Rosa Montero que Alfredo publicó el pasado 5 de abril, no pude más que reaccionar ante el comentario que esta señora realizó refiriéndose a la señora Cristina Kirchner, presidente de Argentina.

Textualmente, Rosa Montero escribió para el diario elpais.com: “(…) Por ejemplo, ya nos parece de lo más normal que (…) la presidenta argentina, Cristina Kirchner, luzca ese relleno reventón de gutapercha (me pasma que la gente sea capaz de votar a un político que empieza por falsificar su propia cara)”.

En primer lugar, confieso, que busqué la palabra “gutapercha” en el diccionario, dado que jamás la oí y la intuición me decía que no debía ser nada bueno. En segundo lugar, debo decirle a esta señora, que el 55 por ciento de los argentinos, que no votamos por ella, tampoco entendemos cómo es posible votar a alguien que falsifica su propia cara, pero sobre todo, por alguien que falsifica sus declaraciones juradas de bienes y amenaza a jueces con trapitos sucios que esconder para salir sobreseída de las causas abiertas en su contra por enriquecimiento ilícito.

Mi presidenta”, comenzó a ser más conocida internacionalmente a partir de la presidencia de su marido, Néstor Kirchner, quien aparentemente no se ha hecho ninguna cirugía, pero gran favor nos haría haciéndose algún que otro retoque.

Para todos aquéllos que no conocen la “metamorfosis de la Cristina”, aquí van algunas fotografías, antiguas y actuales.

 

Cristina Kirchner “al natural”, tal como era… antes.

 Cristina Kirchner en sus años de legisladora, en plena década de los 90.

 Otra más de los ’90.

 Y otra.

 Cristina Kirchner antes de las extensiones y de las repetidas cirugías, realizando una señal con sus dedos… aparentemente involuntaria.

 La “divina” Cristina Kirchner… No me imagino a la señora Michelle Bachelet utilizando un atuendo tan distinguido.

 A la izquierda, la imagen de su última campaña en 2007; en la derecha, una foto de hace 20 año.

Continuará…

 

Categorías:
Domingo, a 5 de Septiembre de 2010

El caso Píparo y la escoria humana, por Georgina R.

El ser humano tiene la capacidad  de convertirse en el ser más repulsivo que existe sobre la tierra. Muchas especies animales matan, pero lo hacen para poder sobrevivir. Sólo el humano lo hace por simple placer.

En Argentina, o para ser más justa con el resto del país, en Buenos Aires, estamos acostumbrados a ver a diario los crímenes más atroces que la mente humana pueda llegar a imaginar… Tenemos antecedentes de personas que son perseguidas por la policía por haber cometido un delito y para lograr escapar balean a cualquier individuo que se les cruce en el camino, y de esa lograr que la policía deje de perseguirlos para auxiliar al herido; secuestros que culminan en homicidios; secuestros de dos horas, llamados “secuestros express”, en los que las víctimas son llevadas generalmente en su propio automóvil a recorrer cajeros automáticos y realizar todas las extracciones posibles; todo tipo de robos, muchos de ellos con vidas que se pierden a manos de los delincuentes; la ya conocida violencia de género, con maridos que contratan sicarios para simular un asalto y que maten a su mujer, mientras ellos sólo reciben un rasguño o, mujeres rociadas con alcohol y quemadas vivas, inmediatamente después de haber tenido alguna discusión con sus maridos o novios, pero ellos dicen que fue un accidente mientras ella fumaba… Moraleja en este caso: si usted es mujer y vive en Argentina, le recomiendo que no fume.

El caso que dejó a todo el mundo sin palabras es el de Carolina Píparo, una mujer de 34 años que a fines del mes de julio, con nueve meses de embarazo, concurrió con su madre a una sucursal del banco Santander Río, en la ciudad de La Plata, a fin de retirar algunos ahorros, según se dijo, unos cuantos miles de dólares con los que debía pagar el anticipo de su primera casa. Ese día, Carolina pasó a formar parte del grupo de decenas de personas que diariamente son asaltadas luego de realizar una transacción bancaria.

Mientras ella, junto con otros clientes esperaba su turno para ser atendidos, un sujeto, vestido de rojo, se hacía pasar por un cliente. Increíblemente, cuando fue el turno de ser atendido, cedió su puesto a las personas que estaban detrás, pero continuó dentro de la sucursal bancaria, en una zona cercana a las cajas, de manera que pudiera ver exactamente cuál era la transacción que realizaba cada uno. A esta altura, los lector se preguntará qué hacía la seguridad del banco y por qué no le advirtieron que debía retirarse… es exactamente la misma pregunta que todos nos hacemos y que las autoridades del banco aún no han podido responder.

Este “señor” de rojo, Miguel Ángel Silva, era el responsable de dar aviso a los ladrones cuando veía a alguna persona realizando una extracción importante de dinero. Las víctimas eran siempre o casi siempre mujeres: ofrecen menos resistencia.

Cuando Carolina llegó a su casa, fue abordada por una persona armada, que le arrebató el dinero. El objetivo ya estaba cumplido, el delincuente ya tenía el dinero en su poder, pero le faltaba “darse el gustito” de matar a alguien. Estando Carolina en su casa, con un evidente embarazo de nueve meses, le propinó un empujón que la tiró al suelo, la golpeó salvajemente y le disparó un tiro alojándose la bala en uno de sus pulmones.

Rápidamente acudieron vecinos del lugar a socorrerla, pero la pérdida de sangre había sido demasiada y aunque Carolina felizmente ya está en terapia intermedia y podrá regresar a su casa posiblemente en los próximos días, regresará con los brazos vacíos, porque su bebé, Isidro, no logró superar la falta de oxígeno provocada por el desangramiento de su madre. Carolina debió sufrir de varias operaciones y en una de ellas le fue extirpada la bala de punta hueca que utilizaron los delincuentes.

A este nivel de salvajismo hemos llegado en Argentina. La falta de códigos y la inmoralidad en la que estamos inmersos causan repugnancia. Mientras tanto, las autoridades miran para otro lado.

Yo crecí en una sociedad en la que toda vida merece respeto, pero la vida de las embarazadas es “especial”, representa la continuidad de la vida, la posteridad, la perpetuación de la humanidad. En la sociedad en la que crecí y fui educada, todo el mundo siente una ternura especial por la embarazada y la cuida aunque no sepa quién es… ¿Qué clase de mente enferma puede ser capaz de realizar un ataque semejante? El ataque a Carolina fue un crimen contra toda la humanidad.

Esta semana se debía discutir, en la Cámara de Diputados de la Nación, un proyecto para lograr controlar este flagelo de las “salideras bancarias”. Una vez más la sesión fracasó por falta de quórum, porque tenemos diputados y senadores que no quieren trabajar. Algunos diputados de la “oposición”, que viven en el interior del país y deben viajar a Buenos Aires en avión, no pudieron llegar a tiempo por las inclemencias del tiempo y la sesión se levantó puntualmente, según lo indica el reglamento, sin esperarlos, cuando se sabía que estaban llegando.

Todos nos preguntamos: si la semana hábil comienza el día lunes, ¿por qué los diputados se quedan disfrutando del fin de semana en sus provincias hasta el día miércoles por la mañana? Otros, los del “oficialismo”, estaban en sus despachos, pero no bajaron al recinto por un conflicto que existe por el control de la empresa Papel Prensa y la habilitación de la empresa de Internet Fibertel (dos conflictos generados por el gobierno de turno en su afán de lograr eliminar la libertad de prensa y que sólo su voz sea escuchada, haciendo callar a todos aquéllos que denuncian los negociados que se descubren a diario).

Mientras todo esto sucede, nosotros, los ciudadanos comunes, normales, seguimos muriendo día a día por la desidia de estos personajes: ellos tienen guardaespaldas, nosotros, no.

Matías Píparo, hermano de Carolina, acusó a la clase política de "seguir con sus peleas infantiles", mientras la gente "se muere todos los días" por hechos de inseguridad. En declaraciones a Radio Mitre, calificó de "lamentable" la suspensión del debate y aseguró que "muestra una vez más la falta de interés de todos los niveles políticos para tratar la inseguridad”.

"No sé si el proyecto de ayer era la solución o era lo que había que hacer, porque no soy un experto en seguridad ni mucho menos, pero esto demuestra la falta de interés, no les importa el ciudadano común y los que hacemos el país día a día", afirmó.

"Nos morimos todos los días y ellos siguen con sus peleas infantiles, Papel Prensa, Fibertel... tendrá su razón de ser, serán temas que importan, que está bueno que los traten; pero acá hay algo hace mucho tiempo" y no se trata, advirtió el hermano de Carolina.

Sobre la falta de quórum por la ausencia de diputados oficialistas, dijo "no entiendo cómo no van a trabajar. Si yo no voy a trabajar me echan, o por lo menos me retan".

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, le confesó a Juan Ignacio Buzzali, marido de Carolina, que estaba atado de manos y también que quería ser  más duro con la delincuencia, pero que no lo dejaban. Todos los argentinos sabemos muy bien quién es la persona que no lo deja y seguramente los extranjeros también.

El ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, negó haber escuchado al gobernador Daniel Scioli decirle al marido de Carolina que "le tienen atadas las manos"… y agregó: "No es bueno polemizar con un padre desgarrado por la muerte de su hijo, no es prudente".

¿Hasta cuándo los argentinos tendremos que soportar que estos hechos sigan sucediendo todos los días y que a nadie le importe?

Estoy convencida de que nosotros mismos somos los primeros culpables, pero ¿qué hacer para solucionarlo en un país en donde sólo se respetan los derechos humanos de los delincuentes?

 

Domingo, a 5 de Septiembre de 2010

Siendo argentina de nacimiento, su realidad sentimental y afectiva, y al mismo tiempo su cruz, es que se siente extranjera en su país, ajena a un entorno geográfico que no es el suyo, alejada de unas raíces con las que vive intensamente atada por vínculos indisolubles. Es una gallega en tierra extraña.

Así definiría a Georgina, una descendiente de gallegos (e italianos) emigrantes en el Cono Sur, al que llegaron mucho antes de que ella naciera.

La conocí como lectora de mi página. Desde el primer día congeniamos: al fin y al cabo, ambos somos gallegos. Y eso marca. Mucho.

Es abogada en ejercicio, calígrafo público y profesora en Ciencias Jurídicas en Buenos Aires Está estudiando para chef profesional en la Escuela de Arte Gastronómico de la capital del país, piano e italiano. Y aún tiene tiempo para colaborar conmigo: una proeza.

Desde Galicia, súa verdadeira patria, le doy la bienvenida como colaboradora a musicayvino.com y le ruego que se quede mucho tiempo: al fin y al cabo, estás en tu casa.

Alfredo Webmaster

 

Categorías:
Jueves, a 26 de Agosto de 2010

La fotografía muestra una “Fuente fría” recién elaborada, un plato que preparé cuando todavía ni se me había ocurría estudiar gastronomía; salvo por los camarones, que los compré para la ocasión, todos los ingredientes los tenía casa, gracias a que usé el sistema de trabajo en la cocina del que hablo en el artículo

Por Georgina R. (desde Buenos Aires)

Si hay algo que es “el terror” de toda ama (o amo) de casa, es que llegue la hora de la comida y no saber qué hacer. En eso, coinciden todas las personas a quienes “no les gusta cocinar” y ven la cocina como una actividad inútil, como una pérdida de tiempo.

Es verdad que a veces estamos largo tiempo dedicándonos a la alimentación de nuestra familia y resulta frustrante que la hora de reunión familiar frente al plato que tanto trabajo nos costó, desaparezca rápidamente, junto con nuestra creación.

En tal caso, lo primero que debemos analizar son los pasos que vamos dando para cocinar y el orden en que los realizamos. Generalmente, un alto dispendio de tiempo en la cocina evidencia falta de organización. Es importante, antes de comenzar a cocinar, tener bien en claro cuál es la receta que realizaremos, cuáles son todos los ingredientes y el procedimiento para su preparación, así como los condimentos y utensilios que utilizaremos.

Muchas personas creen ahorrar tiempo si, mientras rehogan la cebolla, cortan los pimientos… Nada más alejado de la realidad. Realizando la tarea de esa forma, existe un riesgo mayor de que la cebolla se queme, debiendo comenzar nuevamente o que se dore demasiado, lo que podría en algunos casos, llegar a ser perjudicial para la salud. Seguramente, debamos ir y venir por la cocina recolectando los diferentes ingredientes y utensilios, una y otra vez.

La mejor manera de aprovechar al máximo el tiempo del que disponemos, es realizar lo que en el ámbito de la cocina se conoce como “mise en place”. Este procedimiento consiste en preparar cada uno de los ingredientes y una verdura en juliana, cortarla toda y reservarla y si debemos cortar carne ponerlos en las condiciones necesaria para ser cocinados. Si debemos cortar en cubos, cortarla y reservarla, de manera que cuando comencemos a cocinar no sea necesario seguir preparando ningún ingrediente. Sería cocinar como lo hacen en televisión, en donde antes de comenzar, el cocinero tiene todos los ingredientes listos para la preparación y colocados en distintos recipientes. Es asombroso el tiempo que se ahorra utilizando esta técnica.

Tenemos ya solucionado el problema del excesivo tiempo que nos lleva cocinar y el “cómo”, pero nos queda aún por resolver la cuestión del “qué” cocinar.

Para saber qué cocinar sin tener que pensar mucho, tenemos algunas opciones… organizarnos con un menú semanal, para el cual compraremos los ingredientes con cierta anticipación, pues no queremos que a último momento nos falte algo, o, la opción que más me agrada, recurrir a nuestros dotes artísticos, que aunque no lo creáis, todos los tenemos.

Como primera medida, será necesario proveernos de la más variada clase de alimentos: legumbres de diferentes tipos, cereales, pasta seca de distintas formas y colores, carnes, quesos y los muy preciados vegetales. Y digo “muy preciados” porque no sólo son ricos en vitaminas, minerales y fibras, necesarios para tener una alimentación saludable, sino que son la fuente principal del gran colorido que tendrán nuestros platos, los que decoraremos como si se trataran de una verdadera obra pictórica. Además, actualmente, en cualquier supermercado es factible conseguir todo tipo de verduras limpias y congeladas, lo que facilita aún más nuestra tarea.

Una vez decididos a cocinar, no tenemos más que ver qué tenemos en casa y comenzar a experimentar combinando diferentes texturas, sabores y colores…

No olvidar los colores, ya que como todos sabemos la comida entra por los ojos, y los vegetales, de muy diversos colores, nos aseguran la ingesta adecuada de todos los nutrientes que necesitamos a diario.

Algunas veces nos veremos constreñidos a jurar sobre la Biblia no volver a cocinar plato semejante, pero otras, veremos con asombro la obra maravillosa que fuimos capaces de crear. La cuestión es ANIMARSE.

Algunos artistas hacen obras que perdurarán en el tiempo: las nuestras tendrán una vida efímera, pero será divertido jugar a hacerlas. Si queremos que nos duren un poco más, no es mala idea tomarle fotografías al plato terminado.

Y un último secreto: cocinar jugando, especialmente cuando ya estamos en la etapa de la decoración, es la mejor forma de incentivar a los niños a hacerlo y que se sientan felices por colaborar, mientras nosotras hacemos nuestros ejercicios, leemos un buen libro o miramos nuestro programa favorito de TV.

 

Martes, a 17 de Agosto de 2010

Desde la quinta provincia de Galicia (Buenos Aires), me llegó este escrito de Georgina R., un testimonio dulce, sensible, cariñoso, apasionado, pero, a la vez, triste; un escrito de una gallega exilada en un país que es el propio pero que no es el suyo.

Leyendo el texto no pude por menos que sentir una extraña sensación de dolor por algunas cosas que se hicieron durante la transición española, en los años del desarrollo económico de mi país.

Pese a que lo que voy a escribir podría parecer xenófobo, mi intención es toda la contraria: ni soy xenófobo ni nunca lo fui, pero lo que hicimos en mi país lo hicimos mal, muy mal… rematadamente mal. Nos equivocamos en su momento, y aún ahora seguimos sin rectificar.

¿Dónde estuvo el error? No fuimos solidarios con nuestros hermanos latinos. Nunca fuimos justos con nuestros conciudadanos (por que eso es lo que son) de América. Nunca. Nos equivocamos con ellos en muchas cosas: en el pasado, en el presente y, lo que es peor, me temo que seguiremos equivocándonos en el futuro.

¿Nuestro error? El proceso migratorio que tuvo España en los últimos 25 años.

En los últimos 25 años, período en el que entraron en España más de 8.000.000 de personas, no fuimos previsores con los ciudadanos que se vinieron a vivir aquí. No fuimos capaces de hacer bien las cosas, no tuvimos la capacidad para saber con quién teníamos el verdadero compromiso moral e histórico de ser solidarios.

Fallamos estrepitosamente, y, ahora, desgraciadamente, sin posibilidad de enmienda. Estamos pagando las consecuencias: las que ahora padecemos por los problemas de convivencia, y las que padeceremos en el futuro, que serán más drásticas (y dramáticas).

¿Por qué fuimos tan laxos en el control de la emigración proveniente de terceros países (llámese Marruecos, Senegal, China, Paquistán, etc.) ajenos a nuestro bagaje cultural, y fuimos, en cambio, tan quisquillosos y pijoteros con los que llegaban de Latinoamérica? ¿Por qué no fuimos más responsables en el cuidado del acervo cultural que históricamente mantenemos con nuestros hermanos americanos? ¿Por qué dimos preferencia a la entrada de hombre y mujeres que no comparten nada de nuestra cultura, de nuestra religión (incluso eso, desde la perspectiva de un ateo), de nuestra sangra, de nuestro idioma, de nuestra música? ¿Por qué?

Sé que todos somos seres humanos y que tenemos que ser solidarios entre todos, pero también sé que la solidaridad debería haber empezado primero con nuestros hermanos americanos, los que más nos ayudaron a ser lo que ahora somos: en el pasado, aportándonos las riquezas que les expoliamos en la conquista de América, y, en el presente, con su fuerza de trabajo de primer nivel profesional.

¡Qué distinto sería nuestro país si la convivencia se hiciera entre iguales (aún que hubiésemos nacido en países distintos), entre gentes que hablamos el mismo idioma, que llevamos los mismos apellidos, que tenemos los mismos rasgos físicos, que anhelamos los mismos objetivos, que nos alimentamos de forma similar, que vivimos la música con la misma intensidad!

Me habría encantado vivir en un país más “nuestro”, más de “nosotros”, un espacio en el que todos fuéramos iguales así hubiéramos nacido en España, en Argentina, en Venezuela o en Panamá… un país en el que el sentido que le damos a la vida y el cariño con que amamos “nuestras” cosas, fuera más similar al que mamamos desde niños.

Por eso, por esos motivos, el escrito de Georgina me parece excepcional. Y siento lo mismo que siente ella al no sentirse (valga la redundancia) apoyada y amparada por mi país

Para ella, y para todos los gallegos que están en la emigración, incluyo el Hino da Galiza (en español, Himno de Galicia) moderno, y a continuación el Hino do antergo Reino da Galiza (Himno del antiguo Reino de Galicia), el que se utilizó durante muchos, muchos siglos.

Alfredo Webmaster

Hino da Galiza

Hino do antergo Reino da Galiza




Desde la quinta provincia… los eternos olvidados”, por Georgina R.

Galicia es una tierra de encanto, mágica. Quienes tenemos allí nuestras raíces sentimos el orgullo y la emoción de saber que por nuestras venas, corre la sangre de gente trabajadora, luchadora, que jamás baja los brazos y con mucho esfuerzo consigue superarse día a día, cumpliendo así muchos de sus sueños.

Soy tercera generación nacida en Argentina. Mis bisabuelos, Manuela y Manuel, nacieron en Ordes, A Coruña, allá por 1884. Hacia principios del siglo XX, decidieron partir hacia Buenos Aires, él, expulsado de su tierra por el hambre y la miseria, ella, por ser una caprichosa niña rica.

Paradójicamente, se conocieron en Buenos Aires: dada la diferencia social que existía entre ellos, en Ordes jamás se habrían casado.

No tuve la suerte de conocerlos. Mi bisabuelo murió siendo mi mamá muy pequeña y mi bisabuela falleció dos años antes de que yo naciera. Tampoco conocí a mi abuelo materno, su hijo, mi querido abuelo Raúl, que murió mucho antes que su madre.

Nadie me habló nunca de Galicia, nadie se preocupó por mantener los lazos con nuestra tierra. En aquélla época, quienes emigraban perdían casi completamente contacto con el Viejo Mundo. Las comunicaciones eran sólo por carta y tardaban meses en llegar. Poco a poco, la correspondencia se hacía más esporádica, hasta que una vez fallecido el español nativo, nadie más se acordaba de la familia que estaba a miles de kilómetros.

¿Por qué me siento gallega entonces? No lo sé. ¿Será la magia de Galicia?, ¿será que la sangre, los genes, influyen en el comportamiento y los sentimientos de uno?

No sólo soy gallega, tengo mucho de italiana, pero sólo Galicia está en mi corazón.

Desde hace ya muchos años, cuando tenía 12, decidí volver. No pertenezco a la tierra que me vio nacer, siento que estoy en un eterno exilio, pero España no se acuerda de mi.

El lus sanguinis, criterio aplicado para otorgar la ciudadanía española, es aplicado con un criterio, a mi entender, en cierto modo contradictorio. Si para ser español hay que tener sangre española (según la ley, ser hijo de españoles), también se tiene sangre española siendo nieto, bisnieto, etc. Podré respirar un aire distinto, podré recibir alimentación de otra tierra, pero señores… la sangre no se lava.

Siento que somos los eternos olvidados por el Estado Español. Primero, sufrimos el abandono al ser dejados a nuestra suerte en medio de hambrunas y miserias. Ahora, luego de haber sido obligados a dejar nuestra tierra, somos nuevamente abandonados al ver que nuestros derechos no son reconocidos.

Mientras tanto, mi vida sigue transcurriendo en una tierra que no es mi tierra, en una tierra que también tiene olvidada a su población.

Por el momento, debo vivir aquí, a miles de kilómetros, llorando de emoción cada vez que escucho sonar una gaita. Aún no tengo ciudadanía comunitaria y no sé si algún día la tendré. Quienes son europeos, seguramente no adviertan el gran tesoro que tienen en sus manos. Tienen la llave del mundo. Mientras tanto, otros, que llevamos la misma sangre, cada vez que somos rechazados, no podemos sino sentirnos como gusanos.

 

Viernes, a 8 de Enero de 2010

Imperdonable: el 4 de octubre murió Mercedes Sosa. Pese a ser una de mis cantautoras preferidas, no tuve para ella el recuerdo que se merecía.

La Negra” Sosa no era una cantante al uso. Ni era rubia ni bailaba, no vestía lindos trajes ni portaba joyas valiosas. Su arte, su calidad, su inmensa humanidad emanaba de forma natural y hacía que cada una de sus palabras sonara importante y trascendental; nada en ella era artificial o banal. Su voz era la voz de la América más racial y sentida: “Todas las voces todas…. siento al caminar toda la piel de América en mi piel” (versos de “Canción con todos”). Mercedes era la voz de unas tierras, de unas razas, de unos olores, de unos sueños… de unos sentimientos.

Oír el “Sólo le pido a Dios” en su voz poderosa y profunda, hace que se te remuevan las entrañas y sientas necesidad de clamar por la justicia social; su “Alfonsina y el mar” saca a flote el lirismo más exacerbado de una canción de muerte; “Volver a los 17 no sonaría igual  si la imaginamos en otra voz que no sea la suya; “Años” sería distinta si el contrapunto no lo pusiera ella. ¿Quién mejor que ella para gritar “Gracias a la vida”, quién mejor que la Negra para decirnos el “… que me ha dado tanto”?

Leí una dedicatoria a Mercedes que quiero que conozcáis; está escrita por los dos componentes de un grupo de música rapera puertorriqueña que no conocía, Calle 13. Ellos, René Pérez, "Residente", y Eduardo Cabra, "Visitante", expresan con emoción lo que sienten por ella, lo que representó en sus vidas, y en las de millones de sudamericanos, en su lucha por la libertad y la democracia:

 

 

Estoy en el medio del océano atlántico. Sentado encima de una hamaca en una islita llamada Ukuptupu. Rodeado por arena, una cerveza, varios insectos, gente bonita durmiendo cerca, una libreta y mi bolígrafo de la suerte.

Mirando ‘pa’ mi lado izquierdo, ‘pa’ donde la neblina tapa el mar y la noche tapa a las nubes comencé a recordar la primera vez que escuché a Mercedes Sosa. Una voz fuerte que recitaba las palabras de León Greco, “Solo le pido a Dios” y que se había metido por las orejas de Pinochet para sembrarle en el tímpano las palabras de Julio Numhauser con “todo cambia”. Esa voz que escuché le da esperanza a los habitantes de una islita que se ahoga en el mar Caribe. Su voz me conectó con todo lo que la escuela no me quiso enseñar. Me reveló todo lo que me trataron de esconder. Le inyectó vitaminas a una colonia deshidratada, a mi isla Puerto Rico, una isla que lucha poco porque sabe poco.

La voz de Mercedes hizo que mi papá lanzara piedras cuando había que lanzarlas. Logró que un pueblo que siempre había sentido miedo sintiera menos miedo. Con su voz la bandera estadounidense se desaparece y mi bandera parece que está sola: ¡Mercedes hace magia!

Con su voz los desaparecidos aparecen y abrazan a sus madres. Logró que el folklore se escuchara más alto que una canción de Madonna.

Le regaló sustancia a los jóvenes. Hoy muere, pero su voz queda como referencia para futuras voces. Mercedes Sosa fue una mujer que se atrevió a hablar como ningún hombre pudo.

Su voz es tan real como las necesidades latinoamericanas.

René Pérez, "Residente", y Eduardo Cabra, "Visitante" – Calle 13

Las letras de sus canciones no son sólo poemas para ser admirados; sus versos son los eslóganes para un pueblo que la amó y la admiró, y que también la lloró.

Pese a que su cuerpo reposa en el Cementerio de la Chacarita al lado de Carlos Gardel, Severino di Giovanni, Miguel de Molina o Waldo de los Ríos, ella revive con nosotros cada vez que cogemos la carátula de un vinilo, sacamos el disco y lo ponemos a girar: “Gracias a la vida, que me ha dado tanto…”.

La extrañaremos, si, mucho, pero ella estará allí siempre, acompañándonos: “Gracias a la vida, que me ha dado tanto…”.

Alfredo Webmaster

 

Mercedes  Sosa – “Canción con todos

 

Mercedes Sosa y León Gieco – “Sólo le pido a Dios

 

Mercedes Sosa – “Alfonsina y el mar

 

Mercedes Sosa y Pablo Milanés – “Años

 

Mercedes Sosa y Milton Nascimento – “Volver a los 17

 

Mercedes Sosa – “Gracias a la vida

  

Viernes, a 10 de Abril de 2009

Que la publicidad argentina es una de las mejores del mundo nadie lo duda. Que los spots argentinos son de los más innovadores y  rompedores en el sector, tampoco. Que Ramiro Agulla y Carlos Baccetti eran (son) dos tipos audaces, sin complejos, con una enorme capacidad de comunicación y posiblemente los mejores exponentes de la publicidad de ese país en los últimos 20 años, menos aún.

A su estudio Agulla & Baccetti pertenecen muchas de las mejores campañas de publicidad. Quilmes, Coca Cola, Renault, La llama que llama, Telecom y Oca fueron algunos de sus clientes, y algunos de sus spots merecieron grandes premios internacionales: tienen en su haber varios Leones de Oro en Cannes, varios Grandes Premios en el Fiap, Clarín a la Creatividad, Grand Prix a la Creatividad en Radio 2003, varios Premio AMBA a la Publicidad de Servicios Financieros…

Para la empresa de automoción Renault realizaron una serie de tres anuncios con un marcado contenido y reminiscencias bíblicas, siendo el más creativo y mejor estructurado el que hoy os presento, por coincidir con la Semana Santa, con un protagonista muy similar a Jesús.

En su momento, cuando presentaron los spots al público en Argentina, la utilización de la imagen de Jesús les generó grandes críticas de la Iglesia Católica, de la Fundación Argentina del Mañana (“una burda mezcla de lo sagrado y lo mercantil”, dijeron), del obispo de Mar del Plata y presidente de la Comisión Episcopal de Comunicación Social, monseñor José María Arancedo, que cuestionó la utilización de la imagen de Jesús para fines comerciales.

No todas fueron críticas: la Fundación Felices los Niños, y en su nombre Julio Grassi, declaró al diario Clarín que la publicidad “muestra a un Jesús encarnado en este tiempo, muy tierno y comprensivo, que está trasmitiendo un mensaje de perdón y de cambio. Me resulta mucho más ofensivo cuando un comercial muestra a una mujer como un bien de uso y nadie dice nada.”

Pese a ser un spot del año 2000 y que el modelo de coche ya no se fabrica (Clio 2), la imagen, el contenido y el texto que acompaña el mensaje publicitario sigue de actualidad: sólo hay que trasladar las escenas cotidianas, los personajes y la temática al mundo de 2000 años después.

El spot termina con una frase que me parece perfecta, llena de simbolismos y con una profunda carga filosófica (que nos podemos aplicar): “Pero mira cómo terminé… Si ya terminaste entonces puedes volver a empezar”.

Desafortunadamente, Ramiro Agulla y Carlos Baccetti acaban de separar su agencia de publicidad.

Alfredo Webmaster

 

 

Jueves, a 4 de Septiembre de 2008

Por recomendación de Karen López publico la carta que escribió Lluis Pasqual en recuerdo de Fanny Mickey, fundadora y directora del Festival de Bogotá, reina del teatro latinoamericano.

Alfredo Webmaster


Por Lluis Pasqual, Premio Nacional de Teatro y Danza, 1984, Caballero de la Orden de las Artes y Letras, Distinción de la República francesa en 1984, Premio Ciutat de Barcelona, 1985, Premio de la Generalidad de Cataluña, 1988, Premio Nacional de Teatro del Ministerio de Cultura, 1991, Premio de la Cámara de Comercio de Paris, Título de Oficial de las Artes y las Letras de Francia, 1991, Premio Honorífico de la CIFET del Ministerio de Cultura de Egipto, 1995, Caballero de la Legión de Honor francesa, 1996, Premio de Teatro de la Comunidad de Madrid el 2002 y fundador de Teatre Lliure.

Ha muerto Fanny Mickey, fundadora y directora del Festival de Bogota y piedra axilar del teatro en Colombia. No hay espacio en esta columna para glosar su extraordinaria personalidad ni para describir el alcance de su obra en el teatro colombiano. Mujer, actriz y judia, nacida en Argentina, llego a Colombia en los anos sesenta, es decir a un mundo de hombres y machista, donde el teatro era un paramo o en contadas ocasiones un espectaculo al alcance unicamente de los miembros de la poderosa y siempre oscura elite social latinoamericana. Se enamoro de Colombia y Colombia de ella y han podido corresponderse en ese amor hasta hace escasamente  unas horas. Con sus fuerzas y el dinero que ganaba actuando, creo companias y edifico teatros, fundo escuelas y laboratorios de interpretacion y se convirtio en un mito de unas proporciones solo posibles en ese exhuberante continente con ese tambien exhuberante personaje.

Paso a ser “Mamma Colombia” Hace veinte años se empeño en perseguir un sueño: que el solo nombre de Colombia no despertara inmediatamente en los ciudadanos del mundo una lista de titulares sobre secuestros, asesinatos o carteles de droga, sino por unos dias un lugar donde el teatro se produjera como un gran encuentro entre artistas venidos desde el ultimo confin  y sus compatriotas. Tuvo que luchar contra muchos para llevar a cabo una idea tan hermosa. Incluso un grupo ultracatólico le reventó un teatro con una bomba porque se atrevía a hacer teatro en Semana Santa. Pero alcanzó su sueño y construyó el Festival de Teatro más grande del mundo, uno de los mejores en ambición artistica, y sin duda el que mas sentido tenía de todos en los que he podido estar. No recuerdo a nadie que no la quisiera, y  que no se fuera de Bogota con ganas de volver y con un sentido  agradecimiento al público, ese público creación de Fanny, generoso hasta el extremo y al cabo de los años profundamente sensible y entendido.

Todo esto puede parecer mucho pero es muy poco para hacerse una idea de la personalidad de Fanny Mickey, que era vital y alegre hasta la desmesura, que exprimía y compartía la vida hasta la última gota de su vaso mientras rumbeaba con sus pies descalzos; que era capaz de hablar de arte a los políticos, de sexo a los soldados, de soñar mas que nadie porque tenia una toma de tierra mas fuerte que nadie, y de hacer del teatro una religión “en colores” capaz de congregar a medio millón de personas en la plaza central de Bogota el día de la apertura del Festival.

En este momento de tristeza quiero pensar que algun responsable cultural colombiano comprendera y se hará cargo de la valiosisima herencia que deja Fanny para continuarla: miles de ciudadanos formados para gozar de la poesia en un  teatro. No es una herencia inconsistente sino que posee una profunda raiz que la convierte en un capital incalculable. A nosotros, los del teatro, la gran familia que ella se habia construido en su abrazo planetario nos toca seguir queriéndola no en el recuerdo, sino a través de ese público, sus otros hijos junto con Daniel, su hijo en la vida, a quien me gustaría abrazar en nombre de tantos y tantos profesionales apenados y por siempre agradecidos a su madre.
Martes, a 30 de Octubre de 2007

 

Argentina

Después de 40 años ininterrumpidos de éxitos y clamorosos éxitos, Les Luthiers se alejan de España después de su última actuación en El Ejido (Almería – España).

Sería bueno recordar cuál son los “estatutos” que rigen al grupo, su norte y seña: "Querer hacer música y humor, humor y música, a toda costa y mantener vivo ese género. Honrar a Johan Sebastian Mastropiero por sobre todos los demás compositores. Creer en OMNIS (Objetos Musicales No Identificados). Suponer que cualquier objeto puede estar disponible para convertirlo en un instrumento. Tener probados gustos por la buena música, contar con experiencia y con formación coral y musical. Demostrar fascinación por la cultura y el arte, ser gente inteligente y con muchas ganas de divertirse. Gozar con hacer bien el trabajo en el escenario escribiendo y tratar siempre de mejorar lo anterior. Tener claro que lo principal es agotar las localidades antes que a los espectadores".

Empezaron como septeto en el año 67, después fueron cuarteto hasta el año 1973 en que pasaron a ser quinteto… hasta hoy. Empezaron con el nombre de I Musicisti y después Les Luthiers.

Son distintos e iguales: un notario, un publicita, un químico, un escribano y un director de orquesta.

Todos argentinos: Marcos Mundstock, Jorge Maronna, Carlos Núñez Cortés, Daniel Rabinovich y Carlos López Puccio.

Cinco distintos pero con un objetivo común: consagrados en el oficio de hacer reír, con inteligencia, con ironía, con sarcasmo, con críticas social y política.

Cinco músicos fabricantes de instrumentos imposibles e irrepetibles -38 hasta hoy- y con un compositor como maestro: Johan Sebastian Mastropiero.

Mastropiero es el compositor de cabecera el grupo, un compositor que ha suscitado las mayores polémicas entre todos los musicólogos. Todos coinciden en un único dato: que nació un 7 de febrero pero no hay acuerdo sobre el año de ese feliz acontecimiento; ni tan siguiera se sabe a ciencia cierta ni el siglo.

Del mismo modo, como tampoco se sabe el país de nacimiento: varis países se disputan tan “grandioso” momento histórico.

Se saben algunas cosas del maestro Mastropiero: se sabe que amó a multitud de mujeres, aunque sólo con la condesa de Shortshot tuvo hijos (varios y en un número indeterminado); se sabe que es autor de una vasta producción musical, perdida en su mayoría. Se sabe que compuso la célebre Cantata Laxatón, muy elogiada por la crítica, aunque también recibió acusaciones de plagio por similitudes con La Pasión según San Mateo de Bach.

El grupo Les Luthiers en Argentina son tan famosos y amados como Evita Perón o Maradona, pero también en más sitios. En Chile cuelgan el “No hay billetes” en todos sus conciertos y con muchos días de anticipación, en Perú y Uruguay se les ama, en México sienten pasión, en Colombia se pirran por ellos...

María Teresa Fernández de la Vega, Vicepresidenta del Gobierno de España les entregó la Encomienda de Número de la Orden de Isabel la Católica, la máxima condecoración española concedida a una personalidad extranjera.

A continuación os pongo unos vídeos con algunas de sus mejores composiciones.

 

Les Luthiers – El explicado

Les Luthiers - Payada de la vaca

Les Luthiers – Serenata mariachi

Les Luthiers – La bella y graciosa moza

Les Luthiers - Monologo Rabinovich

 

Suscribirse a Argentina