Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…
Miércoles, a 14 de Noviembre de 2012

 

 

 

 

 

Categorías:
Martes, a 29 de Mayo de 2012

Con relación al producto interno bruto, España paga menos que Alemania en intereses de la deuda pública.

Por Manuel Lago para lavozdegalicia.com, 17/05/2012

La utilización de la denominada prima de riesgo como el indicador principal, sino único, de la evolución de la economía española es una barbaridad. Más aún, la elevación a los altares de algo tan lateral a los fundamentos de la economía de un país es la constatación del grado de dominio de lo financiero, de la especulación financiera en realidad, sobre la actividad económica general.

Ni tan siquiera debería aceptarse como indicador de las decisiones de política económica. El análisis económico lleva décadas desarrollando indicadores estables, complejos y profundos para analizar la realidad de un país que ahora se olvidan para utilizar algo lateral, inestable, parcial y manipulable como es la prima de riesgo. Una estafa intelectual, pero sobre todo financiera y política que le reporta elevados beneficios a los que la realizan.

La denominada prima de riesgo se determina en un mercado secundario dominado por un número reducido de inversores financieros en busca de rentabilidades inmediatas con un elevadísimo nivel especulativo. Es por lo tanto un mercado manejable, tanto hacia arriba como hacia abajo.

Hacia arriba porque existen fondos de inversión poderosos, que acaban actuando de forma coordinada que ganan mucho dinero si consiguen hacer que la prima suba. Hacia abajo porque como se demostró hace dos meses la compra por el BCE de deuda española e italiana en este mercado hizo bajar la prima en más de cien puntos.

Hay que recordar otra vez que estas operaciones se realizan en un mercado secundario, esto es, entre inversores que compran y venden deuda entre ellos en busca de beneficios a corto plazo y no para financiar a los Estados, en este caso el español.

El Estado solo se financia cuando realiza la emisión de deuda, en cifras muy inferiores a lo que después se renegocia una y cien veces en el mercado secundario.

La prima de riesgo no se puede utilizar como indicador de la evolución de la economía de un país, pero ni siquiera de la propia deuda pública. Porque lo que está pasando estos dos últimos años no tiene relación real con las variables fundamentales de la deuda española.

Ahí van algunos datos. En el 2011, último año con datos cerrados, los intereses pagados por España por la deuda pública fueron el 2,2 % de su PIB, una cifra que es menos de la mitad de lo que pagábamos en 1996 y que está por debajo de la de la mismísima Alemania, el guardián de la ortodoxia financiera.

El tipo de interés al que se emiten los bonos a diez años estuvo en mínimos históricos en el 2009 y el 2010, el 4,5 %, y aunque aumentó algo desde entonces todavía está por debajo del 5,5 %, una cifra similar a la del 2000 y muy inferior a la de 1996. Pero lo que es más importante, es que dado el período medio de vencimiento de la deuda española es de 6,2 años, los incrementos en los dos últimos años apenas han tenido consecuencias en el tipo medio del total de deuda. En marzo del 2012 es del 4,7 %, una cifra que está entre los mínimos históricos.

Crecimiento mínimo

Eso quiere decir que, aunque durante todo el año 2012 España emitiera deuda a los precios que marca la prima de riesgo, el 6,5 %, el coste medio de nuestra deuda apenas crecería en 3 décimas. Siendo esto así y sabiéndolo como lo saben todos los que participan en el juego diabólico de la prima, ¿por qué suceden estos episodios de especulación extrema? Pues porque los que lo hacen obtienen enormes beneficios y los que lo podrían evitar, el BCE dirigido por Merkel, utilizan esta presión de los mercados para imponer sus políticas de ajuste. El BCE no tiente problemas en prestar a la banca española más de 250.000 millones de euros, pero cuando se trata de financiar al Estado la décima parte de esa cantidad le parece un sacrilegio. Los especuladores saben que Merkel les va a dejar hacer su negocio porque eso le sirve para obligar a los Gobiernos del sur a aceptar resignadamente su estrategia de austeridad.

 

Viernes, a 11 de Mayo de 2012

Por Alberto Garzón Espinosa, 09/05/2012

Ayer pedimos la nacionalización total de Bankia. Hoy parece que el gobierno nos hará caso parcialmente, es decir, nacionalizará una parte de la entidad. ¿Quiere decir esto que tendremos por fin banca pública en España?, ¿significa que ya hemos dado por fin un paso adelante para salir de la crisis? Estas son las cuestiones que trataré de resolver en este post.

La banca pública

El sistema financiero es, en teoría, el conjunto de entidades que velan para que el ahorro de los sujetos económicos (empresas, Estados e individuos) pueda ser utilizado por aquellos otros sujetos económicos que deseen consumir o invertir. De ahí que hagan una labor de intermediación, por la cual evidentemente se cobra una comisión. El sistema financiero puede ser muy simple o muy complejo, dependiendo del grado de desarrollo, pero siempre se basa en la lógica de la rentabilidad. Ello quiere decir que el dinero siempre se mueve hacia donde es más rentable invertirlo.

Las entidades participantes en el sistema financiero (fondos de inversión, fondos de pensiones, bancos, cajas, cooperativas de crédito, etc.) pueden ser, como cualquier entidad económica, tanto de naturaleza pública como de naturaleza privada. En el caso de ser entidades privadas significa que la gestión queda en mano de directivos que a su vez responden ante accionistas privados. En el caso de ser entidades públicas significa que la gestión queda en mano de directivos que a su vez responden ante accionistas públicos -el Estado-. Decir lo anterior parece una tontería, pero es muy importante.

Los propietarios de cualquier empresa (los accionistas en el caso de las grandes entidades) son los que mandan. Son los que deciden quién dirige la empresa (ponen y quitan a los directivos) y son quienes presionan para que la rentabilidad sea mayor o menor (de modo que condicionan las políticas estratégicas de las entidades). En el caso de entidades privadas la designación de la junta directiva se toma por la vía de la correlación de fuerza en la junta de accionistas. Si una gran fortuna tiene el 90% de las acciones de un banco privado, por ejemplo, es obvio que decidirá sin problemas quién es el presidente y la mayoría de consejeros. En el caso público, sin embargo, esas decisiones se toman a partir de criterios políticos que hay que definir.

Y hay muchos tipos de criterios diferentes. Voy a poner tres ejemplos posibles. En el primero, un consejo de dirección elegido por el partido dominante en el poder. Es obvio que estamos ante un riesgo de enchufismo y utilización partidista de las entidades públicas. En el segundo, un consejo de dirección elegido a partir de una ponderación definida de actores sociales (sindicatos, partidos, trabajadores, etc.), que era el modelo dominante en las cajas de ahorro. También hay espacio para la utilización partidista y en favor de las oligarquías provinciales (como explicamos aquí). En el tercero, un consejo de dirección elegido por el parlamento pero que esté compuesto por técnicos o personas con las manos atadas a partir de unos criterios muy delimitados de gestión. Un funcionamiento parecido al del BCE, por ejemplo. En este caso el problema pasa a ser el tipo de criterios para la gestión. Como se puede observar, diferentes opciones, combinables, que determinarán la eficacia y eficiencia de la entidad. Más allá de la naturaleza de su propiedad.

La diferencia fundamental entre una entidad privada y otra pública, más allá del mencionado control de la entidad, es la legitimidad de la apropiación de los beneficios. En el caso privado los beneficios son repartidos entre los accionistas (o por lo menos distribuidos de acuerdo a sus preferencias) y en el caso público es el Estado quien los ingresa para fortalecer sus presupuestos generales (o cualquier otra opción que considere).

La especulación financiera

A nivel internacional la banca privada no ha realizado las funciones que le correspondía como intermediario financiero porque ha preferido especular en los mercados financieros que prestar a las empresas de la economía real. En el caso español esto no ha sido tanto así, porque su especulación se realizaba, precisamente, en la economía real. A la banca y las cajas de ahorro les salía más rentable prestar a empresas constructoras e inmobiliarias que a cualquier pequeña y mediana empresa. Y como dijimos anteriormente, la lógica financiera es mover el dinero hacia donde es más rentable. También, por supuesto, la banca y las cajas especulaban en los mercados financieros con el uso de derivados y otros productos financieros que durante el boom financiero proporcionaron ingentes beneficios.

La clave está, por lo tanto, no en la propiedad de la empresa sino en el modelo de gestión.  Los bancos operan bajo el criterio financiero, su lógica, de modo que es normal que especularan en el mercado financiero internacional y en la construcción. Las cajas, en cambio, no tenían esa presión del mercado y si actuaron así fue debido a otros motivos (ya descritos en este artículo).

Quiere decir esto que si, por ejemplo, Bankia es completamente nacionalizada, no hay nada que asegure que se comportará de forma diferente a como se ha comportado de forma privada. Los mecanismos que pueden garantizar un comportamiento diferente han de ser aprobados con respecto a la forma de gestión.

Lo que necesita nuestra economía ahora es financiar la economía real -si bien no es ni de lejos el principal problema- y el dinero del sistema financiero no está fluyendo porque el flujo de crédito que llega del BCE se está destinando a la especulación con mercados de deuda pública o para esperar una tormenta (la aceptación de pérdidas).

El caso de Bankia y el banco malo

Durante el boom inmobiliario y financiero, cajas y bancos hicieron extraordinarios beneficios. En el caso de las entidades privadas se repartieron entre los accionistas y en el caso de las cajas se destinaron a la Obra Social y a impresionantes y aberrantes remuneraciones para sus directivos. Pero esos beneficios crecían gracias a la burbuja, de modo que al estallar esta todo cambió.

Lo que cambió fue su balance contable. Lo que estaba contabilizado como activos era suelo, viviendas y préstamos que tras la crisis nunca volverían a tener ese valor. Así pues, el suelo valorado en 1 millón de euros probablemente no valga ahora ni 0’2 millones de euros. La diferencia es lo que se considera una pérdida a declarar o un activo tóxico. Sin embargo las deudas, y pasivo contable en general, siguen valiendo lo mismo. En realidad las entidades están descapitalizadas, como se dice en la jerga de los economistas. Los bancos no reconocen sus pérdidas o sus activos tóxicos, porque si lo hacen tendrán que reconocer una quiebra técnica y el sistema se viene abajo.

En este punto los gobiernos salen a rescatar al sistema financiero. Inyectan liquidez y aprueban formas de ayuda para facilitar que bancos y cajas superen sus problemas (ver aquí una explicación de todos los tipos de ayuda). El objetivo de los gobiernos es dar tiempo a los bancos para que puedan hacer beneficios suficientes con los que compensar las pérdidas. Claro, casualidades de la vida esos beneficios se extraen de la llamada explotación financiera a las familias (cobro de comisiones, etc.) o del arbitraje con la deuda pública (me prestas al 1% y te presto al 5%, de modo que gano un 4%).

Cuando todo eso ha fallado, por lento e ineficaz, vienen las nacionalizaciones. Que quiere decir que el Estado se hace cargo directa y claramente. Pero hay varias formas. Está la nacionalización parcial, que es asumir sólo parte de la propiedad (y por lo tanto la parte proporcional de activo y pasivo). Está también la nacionalización total, que es asumir la totalidad de la empresa (todo el activo y el pasivo). Y finalmente está el miserable banco malo (para más detalle véase este artículo), que significa asumir única y exclusivamente activo seleccionado, es decir, el activo más malo que exista. Por ejemplo, el suelo de 1 millón de euros del que hablábamos antes y del cual decíamos que ya no valía ni 0’2 millones.

El truco está en que el Estado compra a la entidad el suelo por 1 millón de euros, y luego es el Estado quien intenta venderlo o reconoce la pérdida de valor. De modo que se trata de la forma más fascinante y terrible de socializar pérdidas.

Las cajas de ahorro encharcadas con la basura de la burbuja inmobiliaria tuvieron que fusionarse para intentar sobrevivir. De siete de ellas nació Banco Financiero y de Ahorros (BFA), que asumió todos los activos (buenos -por ejemplo acciones de Iberia- y malos -por ejemplo suelo-). Después, la empresa separó los activos y pasivos más buenos del resto y con ellos formó Bankia. Bankia salió a Bolsa, de modo que muchos inversores privados pudieron convertirse en propietarios (además, comprando a precio de saldo). Para ver toda la historia recomiendo esta lectura.

Eso significa que en BFA quedaron los activos y pasivos más malos, incluida la ayuda del Estado a través del FROB. Esto quiere decir que BFA tiene en su balance una gran cantidad de activos tóxicos -activos que no valen casi nada respecto a lo que dicen contablemente que valen- y además acciones de Bankia. Si BFA reconociera esas pérdidas, tendríamos una quiebra inmensa. Por eso hace falta tapar el agujero con dinero, y dado que el capital privado no está dispuesto… es obvio que sólo queda el capital público, esto es, el dinero de todos nosotros.

La nacionalización de BFA, y a falta de conocer el documento completo, no implica controlar Bankia. Aunque BFA es accionista de Bankia, el Estado puede comprar sólo una parte de BFA para que al final no llegue a controlar el 50% de Bankia. Eso sí, el dinero público se va a utilizar de todas formas para tapar agujeros.

Lo que necesitamos

El sistema financiero está de resaca. Dejar quebrar las entidades es una catástrofe como se comprobó con Lehman Brothers en EEUU. Así que hay que poner dinero público. La pregunta es ¿cómo y para qué?

El cómo ya lo respondimos ayer: nacionalizando la totalidad de las entidades afectadas. Nada de quedarnos sólo con la basura financiera y dejar los activos buenos a los accionistas privados. Eso es socializar pérdidas y privatizar ganancias, es una política de clase social alta -propia del PP- y no es admisible. Lo que hay que hacer es asumir toda la entidad; al completo.

Nacionalizando la totalidad de BFA y Bankia, por ejemplo, el Estado recupera instrumentos muy útiles para salir de la crisis. Por ejemplo, recupera participación en empresas industriales -como Iberia- y adquiere activos inmobiliarios que puede utilizar para crear un stock de viviendas públicas de alquiler barato (comenzando a resolver así el problema de la vivienda en España). Además, establece un polo fuerte de presión pública sobre las entidades privadas y puede ser utilizada para competir con éstas.

Obviamente eso requiere establecer y definir un modelo de gestión distinto al visto en las cajas de ahorro. Es decir, necesitamos establecer unos criterios sociales y de financiación de la economía productiva que sean eficaces para poner en marcha un plan estratégico de salida social a la crisis.

¿El problema? Que incluso aunque el sistema financiero sea público, no podrá mantenerse vivo si la economía no crece. El sistema financiero no crece en el aire sino que se alimenta de los ingresos que genera la actividad económica. Ni el Estado, ni las empresas ni las familias devuelven los préstamos si no reciben ingresos adecuadamente. De modo que el sistema financiero está condenado a ser un cáncer mientras a) sea privado y b) no crezca la economía.

Por eso incluso la nacionalización de la banca es insuficiente para salir de la crisis. Debe ser una medida imprescindible en un pack mucho más importante de reactivación económica que, entre otras medidas, conlleve medidas de redistribución de la renta y de la riqueza.

 

Jueves, a 10 de Mayo de 2012

elconfidencial.com, 08/05/2012

Las personas más religiosas están menos motivadas por la compasión a la hora de ayudar a un extraño que los ateos, los agnósticos y, en general, la gente menos religiosa.  A esta conclusión llegó un estudio científico que se publicará en el número del próximo mes de junio de la revista Social Psychological and Personality Science, que no descartan que las personas religiosas no ayuden a los demás, sino que se mueven menos por las emociones. "Hemos descubierto que, en general, las personas menos religiosas se mueven fundamentalmente por los vínculos emocionales a la hora de decidir si ayudar a los demás o no”, explica el coautor del estudio Robb Willer, de la Universidad de California, en un comunicado. Por el contrario, "las personas religiosas no basan tanto su generosidad en los aspectos emocionales, sino en otros factores como la doctrina, la identidad común o la reputación".

Laura Saslow, también coautora de la investigación y estudiante postdoctoral en la Universidad de California, explica que se interesó por este objeto de estudio cuando uno de sus amigos agnósticos se decidió a donar una determinada cantidad de dinero para ayudar a la reconstrucción de Haití tras sufrir el terremoto, sólo después de ver un vídeo en el que una mujer estaba siendo rescatada de entre los escombros: una imagen que le rompió el corazón y lo llevó a ayudar. Su donación no se acompañaba de un razonamiento sobre la necesidad de su aportación, explica la investigadora. “Estaba interesada en lograr que esta experiencia –la de un ateo fuertemente influenciable por las emociones, que mostrara generosidad a los extraños–fuera reflejada en tres grandes estudios sistemáticos”, explica Saslow en el comunicado.

Una investigación con tres partes

En el primer experimento, los investigadores analizaron datos de una encuesta de 2004, realizada entre 1.300 estadounidenses adultos. Aquellos que mostraban su adhesión a afirmaciones como “cuando veo a alguien del que se están aprovechando, siento que debería protegerle” también muestran inclinaciones para mostrar generosidad en actos de bondad aleatorios, tal como explican los investigadores, como prestar sus pertenencias u ofrecer su asiento en el transporte público.

Cuando estudiaron qué nivel de compasión era necesario para que los participantes fueran más caritativos, dando dinero o comida a una persona sin hogar, los no creyentes, y aquellos con un nivel menor de religiosidad tomaron la delantera: “Estos hallazgos muestran que pese a que la compasión se asocia con la caridad tanto para las personas religiosas como las que no, la relación es más robusta en las personas no religiosas”, explican los investigadores.

En un segundo experimento, 101 adultos visualizaron dos vídeos, uno neutro y otro de fuerte carga emocional, sobre los niños que viven en la pobreza. Tras esto se les dio un billete falso de 10 dólares y se les explicó que podían dar lo que quisieran a un extraño. Aquellos participantes menos religiosos dieron más dinero al ver la proyección. El vídeo que inducía a la compasión tuvo un gran efecto sobre su generosidad”, explicó Willer, “pero no cambió significativamente la generosidad de los participantes más religiosos”.

Finalmente, más de 200 estudiantes universitarios, participaron en una prueba. Primero informaron sobre su nivel de compasión en ese momento y después participaron en un juego en el que un extraño les daba dinero y tenían la opción de retenerlo o compartirlo. Los estudiantes menos religiosos se mostraron más compasivos en el cuestionario previo, compartieron más dinero.

La compasión y la empatía no son suficientes

Aunque se necesitan más investigaciones para entender qué factores motivan a la gente religiosa para repartir dádivas, el estudio deja claro que la empatía y la compasión no son las únicas variables en juego. En resumen”, explica Willer, “la investigación sugiere que, aunque en EE.UU. se tiende a creer que las personas menos religiosas son menos sinceras respecto al sentimiento de compasión, podrían, de hecho, mostrarse más dispuestas a ayudar al prójimo que la gente más religiosa”.

 

Domingo, a 6 de Mayo de 2012

Por A. Garzón Espinosa, 04/05/2012

La pregunta es ambiciosa, desde luego. Algunos dirán que son los Estados-Nación más poderosos militarmente, como Estados Unidos. Otros dirán que son las personas más ricas y poderosas las que, conspirando, deciden en lugares poco transparentes cómo gestionar el mundo. Sin duda también habrá quienes crean que son las voluntades individuales las que conforman, a través del mercado, el destino de nuestra economía mundial. Incluso, en una derivación de esta última opción, puede pensarse que son precisamente las empresas transnacionales las garantes del futuro político y económico de nuestro mundo. En todo caso, probablemente todas tengan algo -aunque sea poco- de razón, si bien para intentar responder tamaña cuestión no pueden servir análisis simples o prejuicios sin confirmar empíricamente.

Mi intención aquí no es otra que mostrar y difundir los resultados del reciente y único estudio que ha evaluado la red global que conforman las transnacionales (también llamadas multinacionales o grandes empresas a secas). Según este complejísimo estudio que ha analizado las redes de 43.060 transnacionales, apenas un 737 de ellas controlan el valor accionarial del 80% total. Esta distribución de poder es mucho más desigual que la distribución de riqueza y renta. Además, el 40% del valor de todas las transnacionales del mundo está controlado por un pequeño núcleo -core- de 147 transnacionales. Y, más interesante si cabe, de ese núcleo de trasnacionales tres cuartas partes son entidades financieras.

La evolución de la red empresarial

Los economistas clásicos distinguían entre capitalistas y trabajadores para distinguir los dos espacios que podían ocuparse en la actividad productiva. Corresponde esa clasificación a un análisis analítico abstracto de cómo opera el sistema económico capitalista, pero también a cómo era la configuración concreta del capitalismo más incipiente. Un capitalismo caracterizado por empresas donde la propiedad y la gestión coincidían y existía por lo tanto un capitalista activo preocupado por el control de su empresa y por lo tanto por los beneficios que les pudieran dar. El resto de la empresa eran, simplificando, trabajadores que alquilaban su fuerza de trabajo a cambio de un salario. Imaginen en esta visión al capitalista industrial del siglo XIX español, caracterizado por estar frente a la empresa vigilando la actividad productiva. Por ejemplo, a Miguel Agustín Heredia, empresario industrial riojano que montó importantes negocios en Málaga.

Según evoluciona el capitalismo, sin embargo, esta realidad va cambiando y haciéndose más compleja. Las empresas se hacen más grandes y surgen las primeras sociedades anónimas. Se disocia la propiedad de la empresa -que queda en manos de los accionistas- de la gestión de la misma -que queda en la dirección- y de la actividad puramente productiva -los trabajadores-. Los accionistas suelen ser grandes fortunas que juntando sus riquezas permiten acometer proyectos empresariales más complejos y que rinden más beneficios. Un ejemplo español fue la compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (M.Z.A.), que nació de la unión de los capitales de grandes fortunas como las del marqués de Salamanca, el duque de Morny y los Rotchschild (familia vinculada a las finanzas), si bien también -como siempre- con el apoyo de capital público. O el más obvio, el de la Río Tinto Company Limited, empresa de capital danés e inglés que cotizaba en la bolsa de Londres y explotaba las minas de RíoTinto (Huelva). En definitiva, las finanzas y la nueva organización empresarial permite al capitalismo desplegar proyectos más ambiciosos que en ningún caso una sola gran fortuna individual podría llevar a cabo, pero esa nueva organización empresarial modifica a su vez la relación entre los sujetos económicos (finanzas, propietarios, gestores, trabajadores) y por lo tanto las relaciones de poder.

Con la evolución de los mercados financieros, entre los que se incluye el mercado de acciones -la bolsa, es decir, el espacio donde se compran y venden derechos de propiedad de las empresas-, el sistema se hace aún más complejo. La globalización económica y financiera va empujando a las empresas a una mayor internacionalización. Hasta el punto de que gracias a la llamada ingeniería financiera las grandes empresas pueden comprar con enorme facilidad partes de otras grandes empresas o financiar nuevos proyectos de inversión. La aplicación de las políticas neoliberales, que retiran el corsé keynesiano -las prohibiciones y regulaciones que existían en el marco económico- no hacen sino disparar esas tendencias subyacentes. Las grandes empresas pueden, desde entonces, internacionalizarse incluso a partir de la emisión de lo que algunos autores han denominado capital financiero (véase el trabajo de Oscar Carpintero).

En este punto de la evolución capitalista, las empresas están formadas por propietarios, gestores y trabajadores pero que mantienen relaciones muy distintas a las anteriormente descritas. Los propietarios son los accionistas, pero que ya no tienen una preocupación directa por el estado de la actividad productiva -a diferencia del propietario tipo s. XIX- sino que únicamente se preocupan por rentabilizar su capital. La extraordinaria liquidez de los mercados les permite a estos accionistas pasar de una empresa a otra en cuestión de segundos, por lo que se disocian los intereses y vencen las estrategias cortoplacistas. Los gestores, por otra parte, son los consejos de administración de las empresas y los directivos, esto es, aquellas personas que toman las decisiones que afectan a la actividad productiva. Estos consejos de administración obedecen órdenes de los accionistas, porque a ellos les rinden cuentas -no en vano los accionistas pueden exigir la destitución de éstos si consideran que no lo están haciendo bien, es decir, de acuerdo a sus intereses-. Esta relación, propia de la etapa neoliberal, está definida como “shareholder value” y estudiada en la literatura económica en el marco de la llamada “corporate governance” y de la “teoría de la agencia”. Los trabajadores, por otra parte, también están fragmentados en función del segmento productivo al que están asociados -desde gerentes hasta trabajadores de cuello azul-.

La moderna red empresarial

El problema macroeconómico es que en el mundo no sólo existe la distribución de riqueza y renta, sino también la de poder. Las grandes empresas determinan la configuración económica de cualquier país o región, e influyen de forma directa e indirecta en la creación de empleo y la calidad de vida. Por lo tanto, la capacidad de tomar decisiones o influir en ellas por parte de las grandes empresas es especialmente importante y es una manifestación de poder. Pero dada la inmensa y compleja red que se ha tejido entre las propias empresas, es complicado saber quién se encuentra detrás de esas decisiones.

El estudio con el que he comenzado este escrito nos aporta datos esclarecedores. Teniendo presente que las grandes empresas internacionalizadas, es decir, las transnacionales, forman una red en la que por encima tienen a los accionistas y por debajo a sus filiales (para las cuales la empresa matriz es su accionista), se ha elaborado un mapa mundial de las 43.060 empresas más importantes. Como se puede observar en el siguiente gráfico, esto no podría haberse hecho sin tratamiento informático a partir del software adecuado (de hecho, la imagen sólo nos ilustra la composición, porque más allá de ello no vemos un pijo).

De lo que se extrae en el artículo es que hay un núcleo de empresas, o core (SCC en la imagen siguiente), que se encuentran dominando las relaciones del resto a partir de su control accionarial. Es decir, de las ramificaciones que nacen de las empresas centrales puede observarse que controlan parcial o totalmente gran parte del resto de empresas. En conjunto, ese núcleo está formado por 147 empresas que controlan el 40% del valor accionarial total. Saliéndonos del núcleo encontramos que 737 empresas controlan el 80% del valor total.

Uno de los aspectos más interesantes es que en ese núcleo de 147 empresas hay dos tercios que son empresas financieras, es decir, grandes bancos comerciales y de inversión.  Y estos son, por lo tanto, los sujetos económicos con más poder para determinar la economía mundial. La lista de esas entidades núcleo es ilustrativa también del poder nacional que respalda esos intereses económicos. A continuación, un zoom sobre las entidades financieras más importantes que componen ese grupo. ¿Os suenan?

Conclusiones

No cabe ninguna duda de que hay una relación directa entre las entidades que concentran el poder económico y político, en la medida que han aprovechado la debilidad autoimpuesta por los Estados por medio de las privatizaciones y desregulaciones, la responsabilidad en la crisis financiera y los beneficiarios del intento de salir de la crisis. Podemos decir, con los datos en la mano, que las entidades financieras son quienes controlan la economía mundial. Pero lo hacen sin necesidad de recurrir a conspiraciones oscuras, porque es la propia dinámica del sistema económico capitalista la que explica que estos sujetos económicos, las empresas transnacionales y su red, operen de acuerdo a una lógica que les lleva a defender sus intereses. Intereses que son antagónicos con los de los ciudadanos, de modo que su propia dinámica lleva al incremento de la explotación sobre los más desfavorecidos.

El análisis político de por qué un gobierno nacional sale en defensa de una trasnacional (como Repsol) queda para otra ocasión, como también dejaremos para más adelante un análisis de las implicaciones de clase que todo esto significa -por cierto, magníficamente estudiadas por el economista marxista Gerard Dumenil-. Aunque en ambos casos hay elementos en este propio artículo, en la medida que podemos saber que, por ejemplo, Repsol está participado por entidades financieras como CaixaBank y otras entidades que a su vez están participadas por entidades financieras nacionales e internacionales. Por otra parte, los accionistas acaban siendo, en última instancia, personas de carne y hueso. Esas personas son las clases altas, los segmentos más ricos de la sociedad que participan en las redes financieras -por ejemplo, en España el 40% de los hogares tiene el 60% de sus activos financieros en cuentas corrientes, que rinden poco o ningún beneficio, mientras que los hogares más ricos tienen gran parte de sus activos financieros en la forma de acciones o de fondos de inversión y de pensiones que en última instancia casi todos tienen que ver con los derechos de propiedad de las empresas transnacionales.

 

Sábado, a 5 de Mayo de 2012

 

Estaba yo esta mañana en el súper y lo típico, estás en la cola aburrido y te dedicas a mirar qué hay en los carritos ajenos. Lo mío no es por cotilleo (que igual un poco sí), es curiosidad profesional. A ver qué llevan. Estoy cogiendo ya un vicio que casi te puedo averiguar el menú con un rápido vistazo. Aunque hay gente que me lo pone difícil. Cuestión de organización, porque parece una tontería pero es básico pensar qué quieres comer antes de ir al súper.

Si no corres el riesgo, como le pasaba al señor de al lado, de llegar a casa con cervezas, patatas fritas, ganchitos, más cervezas (que estaban de oferta), dos bombillas, un termómetro para el vino, un disco con lo mejor de Rumba 3, un bote de pepinillos agridulces y nada práctico que llevarte a la boca. Así es complicado. Y mira que con poca cosa se puede comer algo rico como lo que os tengo preparado yo hoy y que ahora os cuento. Claro, que yo me chuleo mucho de comprador sensato y de tenerlo todo planificado pero luego las cosas son como son. Era ya casi mi turno en la cola pero le he dicho al de al lado que me guardara la vez y he ido corriendo a hacer una última compra. Yo no me iba sin el disco de Rumba 3. Oye, que son un clásico.

Ingredientes

1 paquete de espaguetis, ahumados (yo un invento que he encontrado en Supersol que vienen ya troceados y mezclados, salmón, bacalao, trucha...), 1 atado de espárragos trigueros, 1 bote de nata para cocinar de 200 ml, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

Preparación

Troceamos los trigueros y los salteamos en una sartén con un poco de aceite. Reservamos en papel absorbente para que escurran el aceite. En un cazo ponemos la nata y cuando esté caliente, pero sin llegar a hervir, le ponemos un poco de pimienta molida y añadimos la mezcla de ahumados picados. Removemos y agregamos los trigueros. Seguimos removiendo, sin que hierva, hasta que la salsa quede hiladita. Rectificamos de sal si hace falta (que con los ahumados va a ser que no). Escurrimos los espaguetis que habremos hervido en agua siguiendo las instrucciones del fabricante, los ponemos en un plato y los cubrimos con nuestra rica salsa de ahumados y trigueros.

 

Jueves, a 3 de Mayo de 2012

Sólo Eva Cassidy podía cantar así… sólo ella podía hacernos sentir algo así.

Alfredo Webmaster

 

 

Eva Cassidy – “Waly, Waly

When cockle shells turn into silvery bells,

Then will my love return to me.

When roses grow in the wintery snow,

Then will my love return to me.

 

Oh waly, waly, love be bonnie

And bright as a jewel when it's first new...

 

But love grows old, and waxes cold,

And fades away like morning dew.

 

There is a ship, it sails the sea,

It's loaded high and deep can be.

But not so deep as my love for thee.

I know not if I sink or swim.

 

Oh waly, waly, love be bonnie

Bright as a jewel when first new...

 

But love grows old and waxes cold,

And fades away... like morning dew.

Jueves, a 3 de Mayo de 2012

Por Rosa María Artal, 30/04/2012

8,02 de la mañana. Abro los ojos y pongo la radio, el diario acto mecánico. “Es impresentable”, dice Esperanza Aguirre (Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, Condesa de Murillo [i] y grande de España [ii], Presidenta de la Comunidad de Madrid, famosa por sus salidas de tono, sus miserables ataques a “lo público” y sus meteduras de pata [iii]) en tono agrio. Una sola décima de segundo para incorporarme de nuevo y desconectar el aparato. Con increíble agilidad para estar apenas despierta, he decidido abortar el discurso, fuera el que fuera. Evitar contaminarme con todo lo que había de seguir en las noticias.

No sé si la recién reelegida presidenta del PP en la comunidad de Madrid dirigía su piropo al PSOE, a alguno de sus miembros en concreto, a IU, a los sindicatos, a la sociedad que protesta en la calle, o hacía un pack con todos ellos. Me daba igual, es todo tan previsible…

Pero inmersa ya en la vida diurna, no dejo de pensar en lo que realmente… es impresentable. Y que a unos políticos –sean del signo que sean- que únicamente han sido elegidos para representarnos y en nuestro nombre llevar la gestión del país, debería hacerles gritar: Es impresentable.

Es impresentable acabar con la sanidad pública, hacer pagar por las ambulancias y las sillas de ruedas, quitar los tratamientos a enfermos graves porque no tienen no sé qué papeles, abocar a las mujeres divorciadas a la tutela del marido para que les “avale” su derecho a la sanidad pública, apretar aún más la angustia de millones de jóvenes mayores de 26 años que, a su falta de trabajo, unirán quedarse sin atención médica como no se apunten al presunto servicio de creación de empleo.

Es impresentable destrozar también la educación y asumir –sin pestañear- que empeorará con los recortes, cuando el fracaso escolar y educacional de España exigía por el contrario mayores medidas de apoyo. Es impresentable reservar los estudios universitarios a los ricos, cercenar la investigación y la cultura.

Es impresentable dedicar los recursos económicos a subvencionar a la iglesia católica, el gasto militar o los toros. O mantener las intocables prebendas de los políticos.

Es impresentable asumir ahora que no van a crear un puto empleo hasta 2020 y decir que seguirá creciendo el paro, cuando además basaron en ese punto esencial la campaña para las elecciones.

Es impresentable mentir tanto y con tanto desparpajo.

Es impresentable obstinarse en el camino suicida de la austeridad, y no reconocer que la peor “herencia,” es la “peor” derecha imaginable.

Es impresentable reírse del inmenso dolor que están causando como hace Aguirre, cuya queja es que “El gobierno no recorta suficiente”.

Es impresentable que nos vendan el patrimonio público que pagamos con nuestros impuestos.

Es impresentable reprimir la disidencia, mantener en la cárcel a manifestantes, suprimir el tratado de Schengen o trabajar a toda prisa para endurecer el Código Penal y que aquí no rechiste salvo Dios.

Es impresentable atribuir toda la culpa de la crisis económica al PSOE, y decir que “de haber dejado así España no saldrían a la calle”, cuando el PP tiene en su haber el despilfarro -y alguna cosa más- de la Comunidad Valenciana, Baleares, Madrid (incluido su ayuntamiento) o Galicia, por no seguir por más.

Es impresentable seguir engañando a los ciudadanos diciendo que tras ajustar el déficit “ese dinero se destinará” a atender las necesidades de los ciudadanos, porque no funciona así en la “economía de casino” que los neoliberales defienden. Todo lo contrario, el hambre de codicia jamás se les sacia. Y no hay más que mirar a Grecia, Portugal o Irlanda.

Es impresentable la tibia oposición que está realizando el PSOE, que parece más atento a conservar su parcelita que a solucionar las causas de desesperación de los ciudadanos.

Es impresentable que los grandes medios informativos no prioricen la información que precisa conocer la sociedad y sigan distrayendo con tal irresponsabilidad.

Es impresentable que un grupo notable de ciudadanos tengan tan nulo aprecio a su condición de tales y engullan las mentiras, la situación que viven, y el futuro que se les cierra por mirar para otro lado. Es impresentable permanecer impasible ante tantos signos que alertan de una vuelta del fascismo.

Y es más que impresentable que el Gobierno de España esté “presentado” sus reformas al Gobierno alemán en un sarao en Galicia. Es impresentable, del todo impresentable la actitud prepotente y casi cruel de Rajoy con quienes considera inferiores a él, si no queréis reformas, dos tazas, y el servilismo que despliega hacia quien ve superior: Merkel. Porque además no le sirve de nada: hemos vuelto a entrar en recesión (por la pésima y errónea gestión del PP) y estamos a un paso del bono basura. 



[i]  El Condado de Murillo es un título nobiliario español creado el 21 de diciembre de 1692, por el rey Carlos II, a favor de Carlos Ramírez de Arellano y Guevara.

[ii]  La Grandeza de España es la máxima dignidad de la nobleza española en la jerarquía nobiliaria, pues está situada inmediatamente después de la de infante, que está reservada a los hijos del rey de España y a los del príncipe de Asturias. Es otorgada por el rey y generalmente va unida a un título nobiliario, por lo que es hereditaria, aunque en ocasiones se concede de forma vitalicia a una persona en concreto, como los hijos de los infantes de España, que no heredan el tratamiento de sus progenitores. Es también la más alta dignidad de su clase de toda Europa, pues sus privilegios fueron mayores que los de otras figuras similares europeas, como los pares de Francia o los peers del Reino Unido. Su origen se encuentra en las antiguas monarquías visigodas, aunque no es hasta el reinado de Carlos I de España en el siglo XVI cuando comienza a regularse y establecerse como la conocemos en la actualidad.

[iii]  Algunas frases célebres de esta condesa y grande de España:

  • No tener pagas extra (¡ojo, las tiene prorrateadas!) como presidenta (de la Comunidad de Madrid) me tiene mártir, las he tenido toda mi vida y las echo de menos en Navidad y en verano. No es que haga números a final de mes, ¡es que muchas veces no llego por culpa de que mí palacio tiene unos techos altísimos y la calefacción es eléctrica!".

  • En mi lista electoral hay gente que está imputada judicialmente por tonterías.”

  • Estos sindicatos (refiriéndose a CC.OO y UGT) caerán como el muro de Berlín.”

  • Qué suerte hemos tenido quitándole un consejero al hijoputa (refiriéndose a su compañero de partido político, Alberto Gallardón), dándoselo a IU.”

  • Porque lo considero nocivo y un atentado a la intimidad (en respuesta a su negativa a publicar su patrimonio personal).”

  • Los poderes públicos tienen la obligación de impulsar la práctica del golf.”

 

Miércoles, a 18 de Abril de 2012

Con nuestro mecánico de confianza teníamos garantizada la diversión. Mi hermana y yo nos turnábamos para achucharle mientras conducía. No podía reaccionar si no se paraba, cosa que le teníamos absolutamente prohibido.

Unas veces lo hacía Laura y otras yo. Nos poníamos en el asiento del copiloto y comenzábamos a manosearle. Hasta que no gritaba no cortábamos. Nos amenazaba con parar y nosotras con el despido. Además, nuestro padre lo denunciaría por acoso a menores. Cárcel segura. Seis o siete años, nos había dicho un amigo abogado.

Por fin han sido nueve.

 

Domingo, a 1 de Abril de 2012

 

 

Casa do Castelo de Andrade

 

 

 

 

Jueves, a 22 de Marzo de 2012

 

 

Vaipolorío nace da necesidade de recuperar o río dos Gafos, ante a deterioración medioambiental que estaba a sufrir e a falta de preocupación das distintas institucións que se supón que teñen que velar pola súa saúde.

Vendo que a resposta institucional non chegaba, un grupo de veciños e veciñas dos concellos de Vilaboa e Pontevedra decidimos poñernos "mans á obra" e levar adiante a tarefa de recupera-lo dito río.

Nun principio as asociacións Asociación Cultural Chan do Vilar de Figueirido, Asociación de Veciños San Andrés de Figueirido, Asociación Cultural O Toxal de Bértola, Asociación Cultural San Cibrán de Tomeza, Asociación de Veciños Heroes do Campo da Porta de Salcedo e Asociación de Veciños Río Gafos levaron a cabo as primeiras actuacións no río, se ben despois por cuestións de operatividade e funcionamento creouse Vaipolorío. 

Vaipolorío é un colectivo legalmente constituído en novembro do 2001 e o seu ámbito territorial de actuación son os concellos de Vilaboa e Pontevedra. Ten o seu domicilio social en Preescolar de Cabanas, Salcedo, Pontevedra.

A existencia deste colectivo ten como fins: A promoción, o coidado, a defensa, a limpeza e o mantemento do río dos Gafos, así como todas aquelas actividades e accións que vaian en beneficio do dito río e do seu contorno, en todo o seu percorrido, dende o seu nacemento en Figueirido (Vilaboa) ata a súa desembocadura na ría de Pontevedra.

Para o cumprimento destes fins, realizámolas seguintes actividades:

- Limpeza periódica do río e das súas marxes

- Roteiros

- Obradoiros medioambientais

- Catalogación de flora e fauna

- Recuperación da toponimia

- E outras actividades complementarias

Vaipolorío constituíuse con 35 socios fundadores e non existe cota ningunha. Consideramos que cada persoa que participa nas actividades pasa a formar parte deste colectivo.

Temos a honra de ser “Premio Cidade de Pontevedra 2001”, outorgado polo Concello de Pontevedra, no apartado de institucións, pola defensa do medio ambiente natural, “Premio Amigos de Pontevedra 2004”, outorgado pola Asociación Amigos de Pontevedra, no apartado de institucións polo traballo de recuperación do río dos Gafos e “Premio Bardos 2008” no apartado de Medio Ambiente, outorgado por Onda Cero Radio.

Tódolos sábados Vaipolorío realiza actividades de protección,estudio e divulgación do Río dos Gafos. Quedamos ás 10:00 a.m. diante da estación de autobuses de Pontevedra. A xornada é de 10h a 13h. Mais información da actividade do próximo sábado no tf.: 676 842 942

 

 

 

Categorías:
Miércoles, a 22 de Febrero de 2012

 

Carusoes el título de la canción más hermosa de Lucio Dalla, uno de cuatro grandes intérpretes y compositores de la mejor música italiana de los últimos 60 años: Paolo Conte, Fabrizio de André y los dos Lucio, Battisti y Dalla.

Sobre los dos primeros, por los que siento una devota admiración, ya publique referencias en mi página (y sus músicas en la Gramola); de Battisti tendré que hablar, pero en este caso será con profusión sentimental: su tema más conocido, “Il mio canto libero”, es una parte significativa de mi bagaje afectivo desde que tenía 19 años.

La canción “Caruso” fue escrita por Lucio Dalla en el verano del año 1986, como parte del álbum "DallAmeriCaruso", y es el particular homenaje sonoro y sentimental que él le hace a uno de los más grandes tenores de la historia: Enrico Caruso.

Caruso” es el relato musicado de una experiencia vivida por el propio Lucio Dalla en Sorrento  (Campania, Nápoles, Italia), cuando se averió su barco y tuvo que hospedarse en el Grand Hotel Excelsior Vittoria, el mismo en el que Enrico pasó los dos últimos meses de vida.

Mientras se alojaba en la lujosa habitación que Caruso había ocupado, en la que aún se conservan los libros, las fotografías y el piano que utilizó el tenor en su retiro, conoció a Ángelo, el anciano dueño de un bar del puerto de Sorrento que en su niñez había tratado al tenor. Y Ángelo le contó una historia que fue el desencadenante de una canción que es el más bello regalo que Lucio Dalla dio al mundo.

El relato habla de un Caruso enfermo de cáncer a la garganta que sabía que tenía los días contados. Y habla de una hermosa joven a la que el tenor impartía clases de canto. Y también relata como Caruso, enfermo, acabado, casi sin voz, en los últimos estertores de su vida, cae perdidamente enamorado de esa joven que le llena de alegrías, de risas, de bromas, de vida… y ese frenesí lo inunda interiormente hasta tal punto que en una calurosa noche de verano, en un arrebato de pasión y admiración, hizo que le llevaran el piano de su habitación a la terraza del hotel, situada encima del puerto, para empezar a cantar desesperadas melodías de entremezclados sentimientos de amor hacia la joven y sufrimiento por su estado físico.

Era tal la fuerza interior que le impulsaba en esos últimos alientos, que su chorro de voz, famosísimo en el mundo entero, resonó de nuevo como si estuviera actuando en el Metropolitan Opera de New York.

Los pescadores que faenaban en las aguas del Mar Mediterráneo próximas al hotel, al oírle, regresaron al muelle anclando sus barcas bajo la terraza. Las luces de sus naves eran como estrellas que iluminaban el camino final de una vida: esa noche su estado físico empeoró significativamente.

Dos días más tarde, el 2 de agosto de 1921, moría en Nápoles a los 48 años de edad.

Y eso es “Caruso”: el recuerdo dramático del final de un divo, el relato apasionado de lucha entre la vida y la muerte, el testamento de un amor efímero… Y  la profunda tristeza de un hombre enfermo que busca en los ojos de la muchacha un futuro que ya no tiene.

Disfrutad esta canción en arrobado silencio: es un paseo por la vida y el triste final de un hombre aferrado a una ilusión.

Alfredo Webmaster

 

 “Caruso”, de Lucio Dalla

Lucio Dalla (compositor, piano y voz)  y Luciano Pavarotti (voz)

Aquí donde el mar reluce

y sopla fuerte el viento

sobre una vieja terraza

delante del golfo de Sorrento

un hombre abraza a una muchacha

sin contener el llanto

luego se aclara la voz

y vuelve a dar comienzo al canto.

 

Te quiero mucho,

más (pero) mucho, mucho, sabes...

Y en la distancia amor

hoy resuenan mas que nunca tus palabras, sabes...

 

Vio las luces dentro del mar,

pensó en las noches allí en América

pero era sólo el reflejo de algunos barcos

y la blanca estela de una hélice.

 

Sintió el dolor en la música,

se levantó del piano

pero cuando vio la luna salir tras una nube

le pareció dulce también (incluso) la muerte.

 

Miró en los ojos la muchacha,

esos ojos tan verdes como el mar

luego de improviso salió una lágrima

y él se creyó ahogar.

 

Te quiero mucho

más mucho, mucho, sabes...

Y en la distancia amor

hoy resuenan mas que nunca tus palabras, sabes...

 

Fuerza de la lírica

donde cada drama es un falso,

donde con un buen maquillaje y con la mímica

puedes llegar a ser (un) otro.

 

Pero dos ojos que te miran

tan cercanos y tan auténticos,

te hacen olvidar palabras,

confunden pensamientos.

 

Así todo parece tan pequeño,

también las noches allí en América

miras atrás y ves tu vida

como la estela de una hélice.

Sí, es la vida que se acaba

sin embargo él no lo pensó tanto

por el contrario, se sentía ya feliz

y volvió a comenzar su canto.

 

Te quiero mucho

más mucho, mucho, sabes...

Y en la distancia amor

hoy resuenan mas que nunca tus palabras, sabes...

Terraza del hotel Excelsior Vittoria: de día, sobre el puerto

 

 Terraza del hotel Excelsior Vittoria: anocheciendo, con una preciosa puesta de sol

 


 

Traducción del escrito al gallego, idioma del Galicia (mi patria)

Canción para a semana: "Caruso", de Lucio Dalla

"Caruso" é o título da canción máis fermosa de Lucio Dalla, un de catro grandes intérpretes e compositores da mellor música italiana dos últimos 60 anos: Paolo Conte, Fabrizio de André e os dous Lucio, Battisti e Dalla.

Sobre os dous primeiros, polos que sinto unha devota admiración, xa publique referencias na miña páxina (e as súas músicas na Gramola); de Battisti terei que falar, pero neste caso será con profusión sentimental: o seu tema máis coñecido, "Il mio canto libero", é unha parte significativa da miña bagaxe afectiva dende que tiña 19 anos.

A canción "Caruso" foi escrita por Lucio Dalla no verán do ano 1986, como parte do álbum "DallAmeriCaruso", e é o particular homenaxe sonoro e sentimental que el o fai a un dos máis grandes tenores da historia: Enrico Caruso.

"Caruso" é o relato musicado dunha experiencia vivida polo propio Lucio Dalla en Sorrento (Campania, Nápoles, Italia), cando se avariou o seu barco e tivo que hospedarse no Grand Hotel Excelsior Vittoria, o mesmo no que Enrico pasou os dous últimos meses de vida.

Mentres se aloxaba no luxoso cuarto que Caruso ocupara, na que aínda se conservan os libros, as fotografías e o piano que utilizou o tenor no seu retiro, coñeceu a Ángelo, o ancián dono dun bar do porto de Sorrento que na súa xuventude intimara con ao tenor. E Ángelo contoulle unha historia que foi o desencadeante dunha canción que é o máis belo regalo que Lucio Dalla deu ao mundo.

O relato fala dun Caruso enfermo de cancro á garganta que sabía que tiña os días contados. E fala dunha fermosa moza á que o tenor impartía clases de canto. E tamén relata como Caruso, enfermo, rematado, case sen voz, nos últimos estertores da súa vida, cae perdidamente namorado desa moza que lle enche de alegrías, de risas, de bromas, de vida... e ese frenesí inúndao interiormente ata tal punto que nunha calorosa noite de verán, nun arrebato de paixón e admiración, fixo que lle levasen o piano do seu cuarto á terraza do hotel, situada enriba do porto, para empezar a cantar unha desesperada melodía de mesturados sentimentos de amor cara á moza e sufrimento polo seu estado físico.

Era tal a forza interior que lle impulsaba neses últimos alentos, que o seu chorro de voz, famoso no mundo enteiro, resoou de novo coma se estivese a actuar no Metropolitan Opera de New York.

Os pescadores que faenaban nas augas do Mar Mediterráneo próximas ao hotel, ao oílo, regresaron ao peirao ancorando as súas barcas baixo a terraza. As luces das súas naves eran como estrelas que iluminaban o camiño final dunha vida: esa noite o seu estado físico empeorou significativamente.

Dous días máis tarde, o 2 de agosto de 1921, morría en Nápoles aos 48 anos de idade.

E iso é "Caruso": o recordo dramático do final dun divo, o relato apaixonado de loita entre a vida e a morte, o testamento dun amor efémero... E a profunda tristura dun home enfermo que busca nos ollos da rapaza un futuro que xa non ten.

Gozade esta canción en arrobado silencio: é un paseo pola vida e o triste final dun home aferrado a unha ilusión.

Alfredo Webmaster

 

 

Categorías:
Domingo, a 20 de Noviembre de 2011

En estos últimos días de campaña electroral se está oyendo en los ambientes peperos (del PP), que nuestra sanidad pública es cara, mastodóntica e ineficaz, pero la realidad de las cifras y los resultados dice lo contrario:

- España sigue siendo uno de los países desarrollados que menos invierte en salud pública: en nuestro país sólo se destina el 9,7% del PIB, mientras que en países como Alemania destinan el 11,2% o Francia casi el 12%. En cambio en Estados Unidos, paradigma de las políticas neoliberales que preconiza el PP (mucha sanidad privada; poquísima, y mala, sanidad pública), tienen un gasto sanitario del 16,2% del PIB, pero el nivel de calidad que ofrece es nefasto, con resultados casi tercermundistas.

- Nuestro servicio de salud pública le cuesta 1.500 euros al año a cada español, una cifra que es inferior a la media de los países de nuestro entorno: Francia tiene un gasto per cápita de 2.500 euros y Alemania de 2.600.

- Con una inversión de sólo 1.500 euros por habitante y año, tenemos una cobertura universal, gratuita y con prestaciones envidiables: muchísimos europeos aprovechan sus vacaciones para venirse a operar a España.

- Los españoles obtienen un magnífico servicio a cambio de una menor inversión: tenemos los mejores índices de supervivencia y longevidad del mundo, sólo superados por Japón; tenemos el mejor índice de trasplantes del mundo, con un modelo de gestión en la donaciones que tratan de copiar (sin éxito) en los países más avanzados; nuestra tasa de mortandad infantil es una de las tres más bajas del mundo; el sistema de vacunaciones infantiles y juveniles es citado por la ONU como el modelo a seguir y se pone como ejemplo de resultados brillantes; gracias a una excepcional sanidad pública preventiva, España tiene un 26% menos de cánceres de mama que el resto de nuestros socios europeos.

- Según los datos que publicó la OMS y Eurostat en el año 2009, el modelo sanitario español es cualquier cosa menos caro e ineficaz: para esos dos organismos públicos, España es el mejor ejemplo de sanidad y gestión en costo por habitante.

Me pregunto: si todo lo que sabemos de la sanidad española es positivo, ¿por qué los peperos pretenden cambiar el modelo actual amparándose en falsas informaciones y propalando necios comentarios? Muy sencillo: para poder privatizar la sanidad pública y dársela cuasi regalada a las sociedades médicas, como en Gringolandia; para que unos pocos espabilados y empresarios sinvergüenzas se llenen los bolsillos; para justificar, con mentiras y medias verdades, lo injustificable.Y estas gentes son las que acaban de ganar las elecciones españolas: para echarse a temblar.

¡¡Abróchense los cinturones: va a pilotar la nave española Mariano Rajoy!!

Alfredo Webmaster

 

Lunes, a 14 de Noviembre de 2011

Muchos debieron pensar que darle el premio Príncipe de Asturias de las Letras a un músico era, cuanto menos, una banalidad impropia de una Fundación que ya le había dado el galardón a gentes de la talla de un Amin Maalouf, Amos Oz, Paul Auster, Susan Sontag, Arthur Miller, Augusto Monterroso, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Juan Rulfo o Arturo Uslar Pietri. Muchos debieron pensarlo… pero sólo con oír el discurso de aceptación del premio, Leonard Cohen ganó la batalla del reconocimiento a un hombre y a una historia de éxitos incuestionables en el mundo de la cultura en general, y de la musical en particular.

Él es así: sencillo, cercano, humilde, entregado, honesto, sentimental. Un gran tipo, una buena persona, un inmenso personaje poseedor de un bagaje cultural al que todos deberíamos acudir de vez en cuando. Y su discurso lo atestigua.

Alfredo Webmaster

 

"Majestad, altezas, excelentísimas e ilustrísimas autoridades, premiados, señoras y señores:

Es un gran honor estar aquí ante ustedes esta noche, quizás como el gran maestro Riccardo Muti, no estoy acostumbrado a estar ante un público sin orquesta tras de mí, pero haré lo que pueda en mi desarrollo de esto. Me quedé toda la noche en vela, anoche, pensando qué podía decir aquí, en esta asamblea de distinguidas personas. Y después de comerme todas las barras de chocolate, todos los cacahuetes del minibar, garabateé unas pocas palabras y no creo que me tenga que referir a ellas.

Obviamente estoy muy emocionado por ser reconocido por la Fundación, pero he venido aquí esta noche para expresar otra dimensión de gratitud, creo que puedo hacerlo, en tres o cuatro minutos y lo voy a intentar. Cuando estaba haciendo el equipaje en Los Ángeles para venir para acá estaba un poco inquieto porque siempre he sentido cierta ambigüedad en cuando a la poesía, la poesía viene de un lugar que nadie controla, que nadie conquista. Es difícil aceptar un premio de una actividad que yo no controlo, es decir si supiera de dónde vienen las canciones haría más canciones con mayor frecuencia.

En esa situación de hacer el equipaje para venir, cogí mi guitarra, tengo una guitarra Conde que está hecha en la calle Gabenas 7, en España. Es un instrumento de hace 40 años más o menos. Lo saqué de la caja, el instrumento, esta guitarra, y era como si estuviera llena de helio, era muy ligera. Y me la puse en la cara, casi, y la miraba con lo bien diseñada que está y olía la fragancia de la madera viva, sabemos que la madera nunca llega a morir. Y oía esa fragancia del cedro, tan fresco como si fuera el primer día cuando compré la guitarra hace 40 años. Y la voz parecía decirme eres un hombre viejo, y no has dado las gracias, no has devuelto tu gratitud a quien la merece, al suelo, a la tierra, con esta fragancia de donde viene esta fragancia, así que vengo hoy, aquí, esta noche, a agradecer al suelo, a la tierra, a este pueblo que me ha dado tanto.

Porque un hombre no es una credencial y un país no es solo eso, tampoco, una carga, un crédito no es país, en esta fraternidad en la que estoy con el poeta Federico García Lorca, puedo decir que cuando era joven y adolescente y buscaba una voz en mí, estudiaba a los poetas ingleses y conocía bien su obra, y copiaba sus estilos, pero no encontraba mi voz: solamente cuando por fin leí, aunque era una traducción, las obras de Federico García Lorca, fue entonces cuando comprendí que había una voz.

No es que haya copiado su voz, yo no me atrevería a hacer eso, pero me dio permiso para encontrar una voz, para ubicar una voz, es decir, para ubicar el yo, un yo que no está del todo terminado, que lucha por su propia existencia, y conforme me iba haciendo mayor comprendí que las instrucciones venían con esa voz. ¿Qué instrucciones eran esas? Nunca lamentar, y si queremos, ni siquiera casualmente, ni si queremos expresar la derrota que nos ataca a todos tiene que ser en los confines estrictos de la dignidad y de la belleza. Y por tanto ya había encontrado yo mi voz, pero no tenía el instrumento para expresarla, no tenía una canción.

Y ahora voy a contarles muy brevemente la historia de cómo conseguí mi canción. Porque era un guitarrista indiferente, yo aporreaba la guitarra, solo sabía unos cuantos acordes, me sentaba con mis amigos, mis colegas, bebíamos y cantábamos canciones, pero en mil años nunca me vi como un músico o como cantante. Pero un día, a principios de los 60, estaba de visita en casa de mi madre en Montreal, que está junto a un parque, y en el parque hay una pista de tenis, y allí va mucha gente a ver a los jóvenes jugadores de tenis disfrutando de su deporte.

Fui a ese parque que conocía de mi infancia y había un joven tocando una guitarra, una guitarra flamenca, y estaba rodeado de dos o tres chicas que estaban escuchándole, y me encantaba como tocaba. Había algo en su manera de tocar que me cautivaba, yo quería tocar así, y yo sabía que nunca sería capaz de tocar así. Así que me senté allí con otras personas que escuchaban durante un rato y luego se hizo un silencio, un silencio muy apropiado, le pregunté que si me daría clases de guitarra.

Era un joven de España, y solo podíamos entendernos en un poquito de francés, él no hablaba inglés, y dijo sí, te daré clases de guitarra; le dije: “vivo allí, en la casa de mi madre”, y quedamos, establecimos el precio de las clases, y vino a la casa de mi madre al día siguiente y dijo: “déjame oírte tocar algo”. Yo intenté tocar algo, y dijo: “no tienes ni idea de cómo tocar, ¿verdad?” Dije: “no, la verdad es que no sé tocar”.

En primer lugar, déjame que afine la guitarra, porque está desafinada”. Cogió la guitarra, la afinó, y dijo: “no es una mala guitarra” Eh, no era la Conde, pero no era una guitarra mala. Me la devolvió, y dijo: “ahora ponte a tocar”.

No sabía tocar mejor, la verdad. “Te voy a enseñar algunos acordes”. Y cogió la guitarra y produjo un sonido de la guitarra que yo evidentemente nunca había oído. Y tocó la secuencia de acordes, así, de manera rápida, y dijo: “ahora hazlo tú”. “Yo no sé hacerlo”, respondí. “A ver, déjame que use yo tus dedos y te digo cómo los tienes que poner”; y los puso en el mástil. “Y ahora toca”. Fue un desastre, evidentemente. “Vuelve mañana”, me dijo.

Volvió al día siguiente, me puso las manos en la guitarra, la puse en mi regazo, de manera adecuada, con la postura buena, y empecé otra vez, con todos esos seis acordes. Y la provisión de seis cuerdas, muchas canciones flamencas a base de esa provisión de seis acordes, y la verdad es que me sentía mejor ese día. Al tercer día mejoró la cosa. Pero ya sabía los acordes. Y sabía que aunque no podía coordinar los dedos adecuadamente para producir el sonido correcto, la pauta de sonido que él quería, pero sabía los acordes, los sabía muy muy bien. Al día siguiente no vino, no vino.

Yo tenía el número de la pensión en la que estaba quedándose en Montreal y llamé por teléfono para ver porqué no había venido a la cita y me dijeron que se había suicidado, que se había suicidado. Yo no sabía nada de este señor, no sabía de qué parte de España procedía, nada. Desconocía porqué había venido en concreto a la ciudad de Montreal, porqué se quedaba en Montreal en esos momentos, porqué estaba en esa pista de tenis, no tenía ni idea de por qué se había quitado la vida. Estaba muy triste, evidentemente. Pero ahora estoy contando algo que yo nunca había contado nunca en público.

Esos seis acordes. Esa pauta de sonido de la guitarra aquella ha sido la base de todas mis canciones, de toda mi música, y ahora podrán comenzar a entender las dimensiones de la gratitud que yo tengo por este país. Todo lo que han encontrado favorable en mi trabajo, en mi obra, viene de este lugar que les he contado.

Todo lo que ustedes encuentren favorable en mis canciones, en mi poesía están inspiradas por esta tierra, y por tanto les agradezco enormemente esta hospitalidad que me han mostrado y que han mostrado por mi obra, porque es suya, y me han permitido poner mi firma en el final de la última página.

Muchas gracias señoras y señores."

 

Discurso íntegro de Leonard Cohen

 

Domingo, a 27 de Marzo de 2011

Por Caius Apicius para elconfidencial.com, 15/03/2011

Uno de los placeres gastronómicos que recuerdo de mi niñez es el que me proporcionaba poner punto final a un cocido saboreando un trozo de pan con el que había aplastado otro de tocino: gloria bendita, que alcanzaba proporciones colosales si, por casualidad, al binomio pan-tocino se unía un poco de tuétano del hueso de caña que, entonces, llevaba todo cocido que se preciase.

Por aquel entonces, una niña que pasados los años sería mi mujer solía ir a pasar unos días, al final del verano, a un pueblo del bellísimo valle del Sil. Allí, sus tías le daban para merendar una hermosa rebanada de pan gallego calentada en la cocina bilbaína, en la que se hacía la misma operación con unas lonchas, cortadas a cuchillo, de tocino entreverado, que se colocaban sobre el pan. Las mejillas de aquella niña, tras semejante merienda, se ponían coloradas, y sus tías le decían: "¡ahora es cuando tienes buen color, no cuando llegaste de Coruña...!"

Comíamos tocino como si fuéramos cristianos viejos del Siglo de Oro. Hasta que la clase médica nos amenazó con el terrible espectro del colesterol y mandó el tocino al Índice de alimentos prohibidos, en el que estaban cosas como el pescado azul y el aceite de oliva... sin tener en cuenta la ingesta diaria de huevos con bacon de los anglosajones, que al parecer eran inmunes al colesterol malo. Así que hubo que dejar el tocino.

Nuestros abuelos sí que comían tocino. Una de las mías, de origen abulense, se descolgaba a veces preparando en casa unas patatas revolconas con torreznos que quitaban el hipo y me encantaban. Y el llamado "picadillo", en uno de sus libros de principios del siglo pasado, describe la tortilla de torreznos que se hacía preparar cuando debía ir a alguna de las romerías que proliferan en el verano galaico. Vean cómo era:

"Sartén al fuego y en la sartén mucho tocino de jamón dividido en dados que tengan aproximadamente un centímetro en todas direcciones. Dejemos que el tocino se deshaga y vaya soltando, engorde, la grasa. Batid muchos huevos, pero muchos, muchos. (...) Y el tocino va cambiando poco a poco de coloración, bañado por la grasa que desprende. Cuando el ojo del observador aprecie que el dorado es todo lo apetitoso que puede dar de sí, es la ocasión de añadir los huevos batidos y salados convenientemente por una mano comedida. A revolver para que el huevo no se pegue al fondo de la sartén y, cuando tome una mediana consistencia sólida, dejadlo un momento en reposo sobre la lumbre y dadle la vuelta a la tortilla. Volved a poner al fuego la sartén y repetid la operación de dar la vuelta dos o tres veces, procurando escurrir toda la grasa que sobre. Colocadla después en una fuente y dejadla enfriar. Llenad después vuestras fiambreras, y a dormir". Sí, porque eso se comía frío.

No creo que me emocionase: me encanta el tocino, pero no soporto las grasas frías, que es cuando saben, precisamente, a grasa. Por fortuna, el tocino ha vuelto por donde solía, y ha aterrizado incluso en las grandes mesas, en los grandes restaurantes.

Quede constancia de que esto empezó antes de la crisis, así que no es por economía, sino por sabor. Tocino con apellido: de papada, de pecho, de panceta... No de jamón, por muy ibérico que sea: cocinado, sabe rancio. Los otros, bien tratados en los fogones, con cocciones lentas y largas que los confitan y les dan una textura deliciosa, pueden dar muchas satisfacciones.

Nunca olvidaré un tocino de papada con trufa negra que me dio un día mi amigo Santi Santamaría: corteza crujiente, interior veteado con textura que recordaba al tocino, sí, pero al tocino de cielo... Como la panceta confitada con escolta de lentejas de Pedro Subijana, que me recordó una preparación parecida de Michel Guérard.

O la papada de cerdo con oronjas (Amanita caesarea) y trufa blanca de Óscar Velasco... Y las creaciones de cocineros gallegos del nivel de Pepe Solla o Xosé T. Cannas con papadas y pancetas de cerdo celta, que hay vida más allá del cerdo ibérico, aunque algunos parezcan no creerlo; una papada con pimientos de Padrón y parmesano, una panceta con grelos y caldo de chorizo...

Sí: me gusta el tocino, desde los simples torreznos de algunos bares madrileños -en otros no hay quien los pase- hasta esas preparaciones de alta cocina... pasando por los "montados" que me hago en casa con el tocino, ahora entreverado, no blanco como el de mi infancia, del cocido. El sabor del Siglo de Oro, el alimento que sostuvo a Europa, a la cristiandad.

Tengo a la vista la edición que hizo Tusquets de esa joya que es "La cocina cristiana de Occidente", de don Álvaro Cunqueiro, de cuyo óbito se cumplen este mes treinta años.

En su portada, como ilustración, aparece un cordero. Queda tierno, sí. Pero si algún animal se merece ser el símbolo de esa cocina cristiana occidental y presidir su portada es, desde luego, el cerdo. O, como también era llamado en el Siglo de Oro, utilizando la figura gramatical de designar el todo por la parte... el tocino.

 

Domingo, a 20 de Marzo de 2011

Islandia, la revolución silenciada

Recientemente, nos han sorprendido los acontecimientos de Túnez, unos acontecimientos que han desembocado en la huida del tirano Ben Alí, tan demócrata para occidente hasta anteayer y alumno ejemplar del FMI.

Sin embargo, otra “revolución” que tiene lugar desde hace dos años, ha sido convenientemente silenciada por los medios de comunicación al servicio de las plutocracias europeas.

Ha ocurrido en la mismísima Europa (en el sentido geopolítico), en un país con la democracia probablemente más antigua del mundo, cuyos orígenes se remontan al año 930, y que ocupó el primer lugar con el 0,968 IDH en el Informe de la ONU del Índice de Desarrollo Humano de 2007/2008 (España está, con 0,949 IDH, en el puesto 13, por delante de Alemania, Italia, Reino Unido, Dinamarca, Nueva Zelanda, Austria o Bélgica).

¿Adivináis de qué país se trata? Estoy seguro de que la mayoría no tiene ni idea, como no la tenía yo hasta que me he enterado por casualidad (a pesar de haber estado allí en el 2009 y el 2010). Se trata de Islandia, el único país donde se hizo dimitir a un gobierno al completo, se nacionalizaron los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su execrable política financiera, y se acaba de crear una asamblea popular para reescribir su constitución. Y todo ello de forma pacífica: a golpe de cacerola, gritos y certero lanzamiento de huevos.

Esta ha sido una revolución contra el poder político-financiero neoliberal que nos ha conducido hasta la crisis actual. He aquí por qué no se han dado a conocer apenas estos hechos durante dos años o se ha informado frívolamente y de refilón: ¿Qué pasaría si el resto de ciudadanos europeos tomaran ejemplo? Y de paso confirmamos, una vez más por si todavía no estaba claro, al servicio de quién están los medios de comunicación y cómo nos restringen el derecho a la información en la plutocracia globalizada de Planeta S.A.

Esta es, brevemente, la historia de los hechos:

- A finales de 2008, los efectos de la crisis en la economía islandesa son devastadores. En octubre se nacionaliza Landsbanki, principal banco del país. El gobierno británico congela todos los activos de su subsidiaria IceSave, con 300.000 clientes británicos y 910 millones de euros invertidos por administraciones locales y entidades públicas del Reino Unido. A Landsbanki le seguirán los otros dos bancos principales, el Kaupthing y el Glitnir. Sus principales clientes están en ese país y en Holanda, clientes a los que sus estados tienen que reembolsar sus ahorros con 3.700 millones de euros de dinero público. Por entonces, el conjunto de las deudas bancarias de Islandia equivale a varias veces su PIB. Por otro lado, la moneda se desploma y la bolsa suspende su actividad tras un hundimiento del 76%. El país está en bancarrota.

- El gobierno solicita oficialmente ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), que aprueba un préstamo de 2.100 millones de dólares, completado por otros 2.500 millones de algunos países nórdicos.

- Las protestas ciudadanas frente al parlamento en Reykjavik van en aumento. El 23 de enero de 2009 se convocan elecciones anticipadas; tres días después las caceroladas ya son multitudinarias y provocan la dimisión del Primer Ministro, el conservador Geir H. Haarden, y de todo su gobierno en bloque. Es el primer gobierno (y único que yo sepa) que cae víctima de la crisis mundial.

- El 25 de abril se celebran elecciones generales de las que sale un gobierno de coalición formado por la Alianza Social-demócrata y el Movimiento de Izquierda Verde, encabezado por la nueva Primera Ministra Jóhanna Sigurðardóttir.

- A lo largo del 2009 continúa la pésima situación económica del país y el año cierra con una caída del PIB del 7%.

- Mediante una ley ampliamente discutida en el parlamento se propone la devolución de la deuda a Gran Bretaña y Holanda mediante el pago de 3.500 millones de euros, suma que pagarán todas las familias islandesas mensualmente durante los próximos 15 años al 5,5% de interés. La gente se vuelve a echar a la calle y solicita someter la ley a referéndum. En enero de 2010 el Presidente, Ólafur Ragnar Grímsson, se niega a ratificar la ley de devolución de la deuda y anuncia que habrá consulta popular.

- En marzo se celebra el referéndum y el NO al pago de la deuda arrasa con un 93% de los votos. La revolución islandesa consigue una nueva victoria de forma pacífica.

- El FMI congela las ayudas económicas a Islandia a la espera de que se resuelva la devolución de su deuda.

- A todo esto, el gobierno ha iniciado una investigación para dirimir jurídicamente las responsabilidades de la crisis. Comienzan las detenciones de varios banqueros y altos ejecutivos.

- La Interpol dicta una orden internacional de arresto contra el ex-Presidente del Kaupthing, Sigurdur Einarsson.

- En este contexto de crisis, se elige una asamblea constituyente el pasado mes de noviembre para redactar una nueva constitución que recoja las lecciones aprendidas de la crisis y que sustituya a la actual, una copia de la constitución danesa. Para ello, se recurre directamente al pueblo soberano. Se eligen 25 ciudadanos sin filiación política de los 522 que se han presentado a las candidaturas, para lo cual sólo era necesario ser mayor de edad y tener el apoyo de 30 personas. La asamblea constitucional comenzará su trabajo en febrero de 2011 y presentará un proyecto de carta magna a partir de las recomendaciones consensuadas en distintas asambleas que se celebrarán por todo el país. Deberá ser aprobada por el actual Parlamento y por el que se constituya tras las próximas elecciones legislativas.

- Y para terminar, otra medida “revolucionaria” del parlamento islandés: la Iniciativa Islandesa Moderna para Medios de Comunicación (Icelandic Modern Media Initiative), un proyecto de ley que pretende crear un marco jurídico destinado a la protección de la libertad de información y de expresión. Se pretende hacer del país un refugio seguro para el periodismo de investigación y la libertad de información donde se protegan fuentes, periodistas y proveedores de Internet que alojen información periodística; el infierno para EEUU y el paraíso para Wikileaks.

Pues esta es la breve historia de la Revolución Islandesa: dimisión de todo un gobierno en bloque, nacionalización de la banca, referéndum para que el pueblo decida sobre las decisiones económicas trascendentales, encarcelación de responsables de la crisis, reescritura de la constitución por los ciudadanos y un proyecto de blindaje de la libertad de información y de expresión.

¿Se nos ha hablado de esto en los medios de comunicación europeos? ¿Se ha comentado en las repugnantes tertulias radiofónicas de politicastros de medio pelo y mercenarios de la desinformación? ¿Se han visto imágenes de los hechos por la TV? Claro que no.

Debe ser que a los Estados Unidos de Europa no les parece suficientemente importante que un pueblo coja las riendas de su soberanía y plante cara al rodillo neoliberal. O quizás teman que se les caiga la cara de vergüenza al quedar una vez más en evidencia que han convertido la democracia en un sistema plutocrático donde nada ha cambiado con la crisis, excepto el inicio de un proceso de socialización de las pérdidas con recortes sociales y precarización de las condiciones laborales. Es muy probable también que piensen que todavía quede vida inteligente entre sus unidades de consumo, que tanto gustan en llamar ciudadanos, y teman un efecto contagio. Aunque lo más seguro es que esta calculada minusvaloración informativa, cuando no silencio clamoroso, se deba a todas estas causas juntas.

Algunos dirán que Islandia es una pequeña isla de tan sólo 300.000 habitantes, con un entramado social, político, económico y administrativo mucho menos complejo que el de un gran país europeo, por lo que es más fácil organizarse y llevar a cabo este tipo de cambios. Sin embargo es un país que, aunque tienen gran independencia energética gracias a sus centrales geotérmicas, cuenta con muy pocos recursos naturales y tiene una economía vulnerable cuyas exportaciones dependen en un 40% de la pesca. También los hay que dirán que han vivido por encima de sus posibilidades endeudándose y especulando en el casino financiero como el que más, y es cierto. Igual que lo han hecho el resto de los países guiados por un sistema financiero liberalizado hasta el infinito por los mismos gobiernos irresponsables y suicidas que ahora se echan las manos a la cabeza.

Yo simplemente pienso que el pueblo islandés es un pueblo culto, solidario, optimista y valiente, que ha sabido rectificar echándole dos cojones, plantándole cara al sistema y dando una lección de democracia al resto del mundo.

El país ya ha iniciado negociaciones para entrar en la Unión Europea. Espero. Por su bien y tal y como están poniéndose las cosas en el continente con la plaga de farsantes que nos gobiernan, que el pueblo islandés complete su revolución rechazando la adhesión. Y ojalá ocurriera lo contrario, que fuera Europa la que entrase en Islandia, porque esa sí sería la verdadera Europa de los pueblos.

 

 

Domingo, a 20 de Marzo de 2011

Atención: la lectura de esta receta puede ser gravemente peligrosa para madres de toda la vida, valencianos militantes, domingueros campestres y/o demás personas para las que la paella es una religión.

Falsarius Chef no se hace responsable de los síncopes o patatuses diversos que pudiera provocarle seguir leyendo esta iconoclasta receta de arroz en paella. No quiero líos.

Y dicho esto, añado: temblad cocinillas presuntuosos. Con esta receta cualquier impostor va a hacer una paella tan rica como la vuestra. Y con el arroz en su punto perfecto. Y en menos tiempo. Id buscando otra cosa para chulearos. Os he jodido.

Ingredientes para dos personas: 2 vasitos de arroz blanco SOS (de los que vienen ya preparados para calentar), 6 gambones (o unas 20 gambas arroceras), 3 alcachofas, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 cucharadita de colorante alimentario (si tienes azafrán, pues mejor que mejor), 2 cucharadas de tomate frito (si es marca Hida, estupendo, aunque también se puede utilizar un tomate natural medianito), aceite de oliva virgen extra y sal.

Preparación: lo primero es poner a hervir un litro de agua con abundante sal. Cuando borbotee, echad los gambones. Estarán en un par de minutos. Se nota porque cogen color y se quedan flotando en la parte de arriba. Si estaban congelados es un poco más. Cuando estén, se sacan, se ponen en agua fría, se pelan y se reservan. El caldo lo colamos y lo guardamos también. En una sartén (una normal de 22 cm. valdrá) ponemos a sofreír los ajos y la cebolla picados. Cuando se estén dorando añadimos las alcachofas (se le quitan las primeras hojas, se les corta el rabo y más o menos la mitad de la longitud de las hojas. El cogollo que queda se parte por la mitad y luego cada mitad en tres pedazos), las dejamos que cojan un poco de color y añadimos parte del caldo de cocer las gambas (como un dedo, si hace falta añadimos más) y la cucharadita de colorante. Removemos bien y dejamos hervir hasta que se ablanden las alcachofas (será rápido) y quede un sofrito hilado. Añadimos algo más de caldo y cuando vuelva hervir, ponemos las gambas peladas, las dos cucharadas de tomate frito, una pizca de sal. Dejamos que se asimile un poco y añadimos el arroz de los vasitos (vaciarlos antes en un plato y deshacerlo con la mano para que quede bien suelto). Removed bien para que el arroz coja color, añadid un poco de agua si veis que falta (poca, el arroz ya está hecho, se trata simplemente de que coja sabor) y dejadlo hirviendo hasta que el arroz esté debidamente apaellado (esto es, sin caldo). Si aguantáis reciamente el tirón (y el susto) y lo dejáis un poco más, os saldrá un socarrat de lo más apetitoso. Hacedla que os va a sorprender. Queda impresionante.

 

 

Viernes, a 18 de Marzo de 2011

Por Sergio Darío (Cantabria)

Nuclear hoy… Solar mañana.  Así nos lo vendían hace ahora 30 años.

¡MAÑANA! ¿Qué “mañana” se supone que era aquel “mañana” de 1980? La pegatina me la dio un amigo que estudiaba conmigo Marketing y que trabajaba en Westinghouse Nuclear. Era la reacción extraoficial de los estamentos oficiales (gubernamentales) ante la creciente marea antinuclear que avanzaba tras el estandarte del “¿Nucleares? No Gracias”.

La crisis del petróleo del 73 y la subida imparable del crudo, había convertido en rentable las costosísimas inversiones que la tecnología nuclear requería.

España había alcanzado el techo de sus posibilidades en otros recursos energéticos. Ya no cabían más pantanos. Además, su capacidad de producción de energía estaba caprichosamente controlada por la ‘Pertinaz Sequía, un fantasmagórico contraministerio cuyo único interlocutor valido era la Virgen del Carmen convocada en Procesión… y no siempre.

La minería del carbón, como explicaba el profesor Tamames, también se había agotado tras siglos de explotación humana e industrial de las minas de mineral comercialmente rentable (la rentabilidad “humana” de las explotaciones mineras ni se planteaba ni se plantea, como todo el mundo sabe).

“Las Nucleares” eran la única luz al final del túnel. Un túnel de retraso económico y social del que todo el mundo quería salir de una puta vez. Imposible pararse ni retroceder.

Señores, ¡Esta es la luz aquella que veíamos al final del túnel…! Resulta que no era la luz del sol lo que brillaba: ¡lo que brillaba era la luz de una explosión de material radiactivo…!

Vaya vaya, así que "esto" que pasa en Japón era el futuro que nos prometían…

 

 

 

 

Domingo, a 20 de Febrero de 2011

No es de extrañar que las mafias internacionales de cocineros tengan a Falsarius Chef (es decir, a mi mismo) en sus listas negras.

Esta sencilla, a la par que elegante, preparación de pollo al horno os introducirá en el sofisticado mundo de uno de los secretos mejor guardados de la alta cocina, del ingrediente secreto que nadie os quería revelar: los sobres de sopa de cebolla.

Tendré que acogerme a un plan de protección de testigos, o algo de eso, pero ya no podrán detenernos. La impostura prevalecerá. Oye, y además queda muy rico.

Ingredientes. 1 bandeja de pechugas de pollo fileteadas (tal cual las venden en el súper), 1 sobre de sopa de cebolla (marca Knorr en este caso), 1 bote de leche evaporada Ideal.

Preparación. Precalentar el horno a 200/210 grados. Mientras tanto darle un repaso a los filetes de pollo y recortarle los pellejillos sobrantes y las partes que pudieran estar más feas o duras (e incluso cortar en dos o en tres los filetes, convirtiéndolos en filetillos, que luego se sirven mejor). En un recipiente se pone la leche y se va añadiendo poco a poco el contenido de la sopa de cebolla, removiendo con un tenedor para que se mezcle bien. Ya solo queda coger una fuente de cristal resistente al calor (tipo Pyrex) y colocar el pollo bien extendido por la superficie. Lo cubrimos con la mezcla de leche y sopa de sobre y lo dejamos 20 minutos en el horno. No hay más. Veréis qué lucimiento y qué cosa.

Adenda. La sopa de cebolla de sobre es un complemento farsante maravilloso: sazona rico, gratina espectacular al horno y tiene innumerables posibilidades. Un recurso imprescindible en la despensa del impostor. Por otro lado quiero mandar un saludo a Eugenia la Bella de El Puerto, musa inspiradora de esta receta.

 

Lunes, a 31 de Enero de 2011

Por Verónica, Jalisco (México)

Quiero compartir con todos vosotros uno de los máximos emblemas que representan a México ante el mundo, tanto como la música del mariachi. Me estoy refiriendo a la imprescindible bebida nacional: el tequila, la bebida que siempre acompaña nuestras fiestas y rondas.

La información que leeréis a continuación la conseguí gracias al apoyo de la Academia Mexicana del Tequila A.C., organismo que tiene entre sus principales objetivos, difundir la cultura del tequila.

Adicionalmente, como mexicana nacida justamente en una población de la zona de Los Altos de Jalisco, en donde el paisaje agavero es parte del mismo pueblo, he disfrutado de buenas charlas, de malos y buenos momentos, e incluso ‘curé’ algún resfriado, siempre con un buen trago de tequila en la mano.

Así que les digo: ¡salud!... y disfruten tanto como yo de la información que les comparto a continuación, y si es en compañía de un buen tequila en la mano, mejor que mejor.

 

Tequila

Población de origen pre-hispánico ubicada a 56 kilómetros al noroeste de la ciudad de Guadalajara. Actualmente cuenta con 30.000 habitantes. El cerro de Tequila, o de la Tetilla, tiene una altura de 3.000 metros sobre el nivel del mar y es un volcán extinto.

Tequila es un municipio y un poblado del estado de Jalisco, en México. El nombre de Tequila proviene de la palabra náhuatl Tecuilan o Tequillan,Cristis que quiere decir lugar de tributos. Es un "pueblo mágico". Tequila es conocido por darle su nombre al Tequila, al ser uno de los territorios donde éste se produce.

Sus primitivos pobladores fueron chichimecas, otomíes, toltecas y nahuatlacas. El poblado estuvo en un principio asentado en un lugar que se llamó Teochichán o Techinchán: lugar del dios todopoderoso o donde abundan los lazos y trampas.

El municipio de Tequila está situado en diferentes relieves, tiene pocas tierras planas, a excepción de algunos pequeños valles, su orografía es muy irregular. A las orillas del río Santiago y Chico hay 700 metros sobre el nivel del mar; al sur del municipio se registran hasta 2.900 metros (cerro de Tequila); en la parte norte las alturas son de 1.700 y 1.800 metros, pero al este en la Sierra de Balcones hay alturas de 2.300 metros.

Tequila posee un clima subtropical semiárido, con inviernos y primaveras secos y templados. La temperatura media es de 23,2 grados Celsius, con una media de precipitación de 1.073,1 milímetros. Las lluvias ocurren habitualmente entre los meses de junio y octubre.

 

Su historia

Cuando los Mexicas tuvieron su primer encuentro con las mieles del agave, nunca imaginaron la dimensión que habrían de alcanzar bajo el nombre de tequila. Desde entonces, esta mítica bebida ha estado presente en los grandes momentos de los mexicanos. Hoy en día su fama ha trascendido las fronteras, posicionándose como la bebida de gran reconocimiento a nivel mundial.

Esta situación de alguna manera hizo vulnerable al tequila, ya que surgieron seudotequilas que, a la sombra de tan noble bebida, intentaron sacar ventaja ofreciendo productos que nada tenían que ver con la naturaleza del tequila.

La reacción de los genuinos productores, desembocó en que el Mercomún Europeo reconociera la Denominación de Origen de esta bebida; para protegerla y salvaguardar esta denominación, se creo en México el Consejo Regulador del Tequila.

Mientras un segmento de la población mexicana consideró al tequila como un producto de baja estima, hubo quien siempre lo defendió, partiendo de la base de su fuerte identificación con el México tradicional y auténtico.

 

Su origen

Mayáhuel es el símbolo de la fecundidad de la tierra. Al ser convertida en maguey brindó a los hombres (Mexicas) los dones necesarios para sobrevivir. También es madre de los cuatrocientos conejos Centzon Totochtin, los cuatrocientos o innumerables Dioses de la embriaguez. La Diosa tenía cuatrocientos pechos para alimentar a sus hijos. Mayáhuel, posiblemente deriva de Mayahual, centro del maguey cercado por las pencas entrelazadas, y se refiere a todos los brazos que florecen para el mismo pueblo.

Se dice que una tormenta se abatió sobre un campo de agaves y varios rayos cayeron sobre las plantas, cociendo el corazón de las mismas, lo que provocó que por el cocimiento de los almidones, se convirtieran en una forma de miel. Los indígenas se encontraron con este fenómeno y habiendo probado lo consideraron como una dádiva divina de Mayáhuel , por lo que a partir de ese momento le rindieron culto, ya que la utilizaban en su ritos ceremoniales.

 

Un poco de cronología

Siglo XVI: Motolinía describe el cocimiento del mezcal (corazón del maguey) "mexcalli". El vino mezcal es uno de los primeros productos que la técnica europea supo obtener de un elemento natural americano.

1600: radica en Tequila (Jalisco, México) Pedro de Tagle, Marqués de Altamira y Caballero de la Orden de Calatrava, estableciendo la primera taberna de vino mezcal en toda Nueva Galicia (versión no confirmada).

1621: en la descripción de la Nueva Galicia de Domingo Lázaro de Arregui, se mencionan corazones de agave asados que eran exprimidos "para sacar un mosto pasado por la alquitarra, obteniendo un vino más claro que el agua, pero fuerte como el aguardiente". José Antonio de Cuervo compra la Hacienda de la Cofradía de las Animas, rica en siembra de agave.

1795: José Guadalupe Cuervo, hijo de José Antonio, recibe del Rey Carlos IV de España la primera concesión oficial para comercializar el vino mezcal. María Magdalena Ignacia Cuervo, hija de José Guadalupe, hereda la taberna o fábrica de vino mezcal y se casa con Vicente Albino Rojas, quien administra la fábrica y posteriormente la hereda a la muerte de María Magdalena. De acuerdo a la costumbre de la época, Vicente Albino bautiza a la destilería con el nombre de "La Rojeña".

1860: Jesús Flores, propietario de las tabernas La Floreña y La del Puente (después La Constancia), adquiere La Rojeña, siendo el primero en envasar el tequila en frascos y garrafones de vidrio.

1870: se funda en Amatitán La Herradura, casa de una de las marcas más reconocidas, la del Tequila Herradura.

1888: cambia de nombre la taberna de La Antigua Cruz y se denomina La Perseverancia, nombre que prevalece hasta nuestros días.

Finales del Siglo XIX y principios del Siglo XX: el tequila se enfrenta a una decadencia, ya que la población elitista prefería todo lo francés. El tequila era una bebida para el "populacho".

1911: Porfirio Díaz es derrocado. La consumación de la Revolución provoca que los mexicanos sean más nacionalistas y vuelven los ojos al tequila. El gobierno alienta la producción de tequila. El cine impulsa el conocimiento y difusión de la bebida, que llegó a ser la más popular de México.

1930: una epidemia de gripe, de la cepa llamada “española”, azota el norte del país y el tequila se convierte en la mejor medicina para combatirla (se dice que de ahí nace la costumbre de beber tequila con limón y sal, pues tal era la receta de los médicos de aquel tiempo). Buscando evitar el difícil manejo de los envios desde Tequila (Jalisco, México) en incómodas barricas, en la ciudad de Monterrey se fabrican prácticas botellas cilíndricas de medio litro, estableciéndose así el embotellado del tequila. El auge petrolero propició un considerable incremento en las ventas y consumo de tequila en la década de los 30's.

1940: A causa de la segunda guerra mundial, el tequila aumenta su exportación a los Estados Unidos de América, cuyos pobladores lo consumen en lugar de güisqui. Con el armisticio fue necesario realizar un gran esfuerzo para sostener la exportación e incluso incrementarla, buscando el consumo en Europa y Sudamérica.

El agave

Contra lo que algunas personas creen, el agave no es un cactus: el agave es una planta que pertenece a la familia de las amarilidáceas, es de hojas largas, fibrosas de forma lanceolada, de color verde azulado, cuya parte aprovechable para la elaboración del tequila es la piña o cabeza.

El agave se ha aprovechado entre otras cosas en:

  • Como papel
  • Vallas para guardar las heredades
  • Las hojas o pencas como tejas en techumbres
  • Tallos o quiotes como vigas
  • Las fibras de las hojas en hilaturas para tejidos
  • Puntas de las pencas como: Clavos, punzones, agujas
  • Zumo o licor del cual se hace vino, vinagre, miel, azúcar

Maguey es una palabra que proviene de las Antillas. En nuestra región y en diferentes culturas se le reconoció con varios nombres:

- Metl en Náhuatl

- Tocamba en Purépecha

- Guada en Otomí

No obstante que el maguey no es sólo de México, en ningún otro lugar del mundo es tan identificado con la cultura, el paisaje y el pueblo como en nuestro país.

Para la cultura Náhuatl, el maguey era una creación divina que representaba a Mayahuel, una diosa que tenía cuatrocientos pechos con los cuales alimentaba a sus cuatrocientos hijos. Mayahuel estaba casada con Petácatl, quien representaba a ciertas plantas que ayudaban a la fermentación del pulque, haciendo que la bebida adquiriera poderes mágicos. Los habitantes de aquella época consideraban que el maguey era una planta de nutrimento principal.

El agave en la prehispanidad era considerada una planta sagrada. Sus registros más antiguos datan de algunos códices prehispánicos como el Tonalmatl Náhuatl que significa "Tira de peregrinación Azteca", que narra la historia del pueblo de México.

Según los códices Nutall, Laud, Florentino y Mendocino, las tribus indígenas hallaron diferentes usos para el agave y sus subproductos, por ejemplo: alimentos, hilos, agujas para coser, calzado, techos para casas, ropa, clavos, punzones, armas de guerra, papel, entre otros objetos. Los méxicas aprendieron a cocer las piñas del agave.

Ya en los tiempos de la conquista, en los estados de Jalisco, Colima, Nayarit y Aguascalientes, los indios ticuila o tiquilinos elaboraban un aguardiente de la planta del agave, mismo que bebían en fiestas y ceremonias religiosas. Cuando los españoles lo probaron, fueron conquistados por Mayahuel y adquirieron la costumbre de beberlo en la punta de un cuerno de vaca.

La planta del agave azul embellece el paisaje mexicano con sus hojas puntiagudas. En distintos lugares de México se obtienen diferentes bebidas aguardentosas que reciben el nombre genérico de mezcal y toman el apellido de la población donde nacen. El más famoso de todos el es mezcal de Tequila.

Existen varias especies de agave, cuyo jugo puede ser fermentado y destilado para la producción de bebidas alcohólicas, sin embargo, sólo el agave tequilana Weber en su variedad azul es el único autorizado para la elaboración de tequila. La planta del agave tequilana Weber variedad azul, goza de ciertas características que la hacen diferente de otros agaves, ya que es una planta carnosa en forma de roseta, fibrosa, de color azul o verde grisáceo originado por una alto contenido de ceras que impiden que la planta pierda agua. Sus hojas son rígidas, con espinas marginales y apicales; almacena inulina en el tallo y es productora de fructuosa.

El cultivo de esta planta requiere de la combinación de numerosos factores como:

- La altitud, preferentemente a 1.500 metros sobre el nivel del mar

Las condiciones de la tierra, favorablemente suelo volcánico, arcilloso, permeable y abundante en elementos derivados del basalto y riqueza en hierro

- Pluviosidad, cerca de un metro anual

- Temperatura constante de clima semiseco que oscile entre los 20º

- Importante la exposición al sol, ya que se considera favorable que existan nublados entre 65 y 100 días del año

Sólo una región de aproximadamente 209 km2 en el estado de Jalisco reúne las mejores condiciones, para mejor reproducción del agave azul tequilana Weber: la famosa región de Tequila.

La planta del agave azul embellece el paisaje mexicano con sus hojas puntiagudas. Recientemente, la UNESCO ha designado patrimonio de la humanidad al paisaje agavero mexicano.

 

El Jimador

Después de que el agave ha llegado a su plena madurez (7 u 8 años), se lleva a cabo la cosecha y durante esta se realiza la jima, ya que en la elaboración del tequila se utiliza únicamente la parte central (corazón, piña o cabeza) de la planta, donde se concentran los almidones que se convertirán en azúcares después del cocimiento.

En la jima se utiliza la herramienta llamada coa, que consiste en una barreta con la punta semicircular sumamente filosa, para cortar y eliminar las hojas del agave quedando sólo la médula, misma que es separada de la tierra eliminando la raíz hasta dejar la piña. Dependiendo de la edad, del del tipo de agave y de la forma del corte, la piña llega a pesar cien o más kilos. La persona que realiza este proceso es llamado jimador.

 

Maduración

Una vez destilado, el producto final se concentra en tinas de paso en donde se diluye para pasarlo a los pipones o barricas donde se añejará dependiendo del tequila que se desee obtener. En la maduración de tequilas, la última etapa se realiza en barricas o pipones de roble o encino blanco, maderas que confieren al producto final aromas, colores y sabores muy peculiares, los cuales dependen de diversos factores como la edad, grosor de la duela, graduación alcohólica y condiciones de reposo o añejamiento. Son muy importantes las condiciones de humedad y ventilación, ya que el proceso de envejecimiento se llevan a cabo reacciones oxidativas. Por último, antes de embotellar es necesario eliminar algunos sólidos conferidos por la madera, esto se realiza a través de filtración con celulosa o carbón activado.

Maduración del tequila

Transformación lenta que le permite adquirir al producto las características organolépticas deseadas, por procesos fisicoquímicos que en la forma natural tienen lugar durante su permanencia en recipientes de madera de roble o encino.

Tipos de tequilas

Básicamente, se conocer cinco tipos de tequilas: Tequila (el habitual), Tequila Blanco, Tequila Joven u Oro, Tequila Reposado y Tequila Añejo.

Tequila: Bebida alcohólica regional obtenida por destilación y rectificación de mostos, preparados directa y originalmente del material extraído, dentro de las instalaciones de la fábrica, derivado de la molienda de las cabezas maduras de agave, previa o posteriormente hidrolizadas o cocidas, y sometidos a fermentación alcohólica con levaduras, cultivadas o no, siendo susceptible de ser enriquecido por otros azúcares hasta en una proporción no mayor al 49%, en la inteligencia de que no están permitidas las mezclas en frío. El tequila es un líquido que, de acuerdo a su tipo, es incoloro o amarillento cuando es madurado en recipientes de madera de roble o encino, o cuando se aboque sin madurarlo. Cuando en esta NOM se hace referencia al término ‘Tequila’, se entiende que aplica a las dos categorías señaladas en capítulo señalado como clasificación, salvo que exista mención expresa al “Tequila 100% de agave” o “Tequila 100% puro de agave”.

Tequila blanco: Producto cuya graduación alcohólica comercial debe, en su caso, ajustarse con agua de dilución.

Tequila joven u oro: Producto susceptible de ser abocado, cuya graduación alcohólica comercial debe, en su caso, ajustarse con agua de dilución. El resultado de las mezclas de tequilas blancos con tequilas reposados y/o añejos, se consideran como tequilas jóvenes u oro.

Tequila reposado: Producto susceptible de ser abocado, que se deja por lo menos dos meses en recipientes de madera de roble o encino, cuya graduación alcohólica comercial debe, en su caso, ajustarse con agua de dilución. En mezclas de diferentes tequilas reposados, la edad para el tequila resultante es el promedio ponderado de las edades y volúmenes de sus componentes.

Tequila añejo: Producto susceptible de ser abocado, sujeto a un proceso de maduración de por lo menos un año en recipientes de madera de roble o encino, cuya capacidad máxima sea de 600 litros, y con una graduación alcohólica comercial que debe, en su caso, ajustarse con agua de dilución. En mezclas de diferentes tequila añejos, la edad para el tequila resultante es el promedio ponderado de las edades y volúmenes de sus componentes.

 

Información tomada de consejas populares y otras fuentes

El Caballito. Es el nombre que se le daba al vaso tequilero, que actualmente es de vidrio, en forma cilíndrica con cierta angulación que hace que a la boca sea más ancha. El origen de llamar "caballito" a este vaso, se remonta a la época de los hacendados que tenían posesión de tierras agaveras y acostumbraban salir a caballo a supervisar los trabajos del campo. Generalmente llevaban consigo dos "guajes", en uno agua y en el otro tequila. También tenían la costumbre de llevar colgado al cuello, un cuerno de bovino recortado y ahuecado, que utilizaban para beber el tequila a la usanza de entonces, esto es, de un solo golpe. Cuando se les preguntaba la razón de llevar el cuerno colgado, contestaban: "Es p'al tequila en el caballito"

Tequila, sal y limón. Esta costumbre fue adoptada por los amantes del tequila casi desde sus inicios, y según los enterados tenía una razón de ser: el proceso más artesanal para obtener el aguardiente de las mieles del agave, que se obtenía a principios de los 1800's, era sumamente fuerte en alcohol y congéneres de la destilación, por lo que al ponerlo en la boca resultaba muy agresivo; para hacerlo más "abocado", se recurría a dos elementos auxiliares: la sal y el limón. En efecto, cuando colocaban la "pizca" de sal dentro de la boca, ésta producía una mayor salivación que contribuía a disminuir el impacto quemante de la bebida. Al pasarlo por la garganta, e inmediatamente chupar el limón, éste jugo cítrico aliviaba el escozor que se sentía en la garganta. En los años 30's (1900), hubo una terrible epidemia de influenza en el norte del país y más sensiblemente en el estado de Nuevo León y ciudad de Monterrey. Gracias a que un famoso médico de Monterrey tenía la sana costumbre de tomar su tequila con limón y sal antes de los alimentos del mediodía, aparentemente resistió el ataque de la epidemia y lo atribuyó a su costumbre de beber su tequila, por lo que "recetaba" a sus pacientes esta medicina, teniendo como resultado una rápida disminución de enfermos en su comunidad.

La Sangrita. Este popular acompañante del Tequila tuvo su origen en Chapala, Jalisco. Hace cerca de 60 años, Edmundo Sánchez era propietario de un restaurante en el área turística de Chapala. Además de que junto con su esposa eran conocidos por servir ricos antojitos, también lo eran porque don "Mundo", como le llamaban sus allegados, servía un tequila que él mismo preparaba a la usanza de los pequeños hornos de piedra. Como ese tequila era de preparación rudimentariamente artesanal, era fuerte y tufoso, por lo que la señora Sánchez solía poner en la mesa rebanadas de frescas naranjas, sal y chile rojo en polvo, mismas que eran usadas como acompañantes del tequila por el don “Mundo”, sus invitados y comensales, para contrarrestar los efectos quemantes del alcohol. Fue tal el éxito y aceptación de este concepto, que visionariamente el señor Sánchez pidió a su esposa que en lugar de poner las rebanadas de naranja en un platón, mejor les exprimiera el jugo en una jarra y les agregara la sal y el chile en polvo, adquiriendo la bebida un apetecible color rojizo, que posteriormente le valió el título de Sangrita. Hoy en día la sangrita que se sirve en la mayoría de los restaurantes, dista mucho de ser esa sangrita, orgullo de la señora viuda de Sánchez, quien a la muerte de don “Mundo”, y apoyada por su hijo del mismo nombre, industrializaron tan popular y tradicional bebida. Esa "otra" sangrita es elaborada con la creatividad de cada bartender a base de tomate, picante y limón. Y bien, como dicen por ahí que "en gustos se rompen géneros", la Sangrita sigue siendo una buena acompañante del Tequila, y se pueden degustar aquellas que con un buen balance de sus ingredientes, las hacen apetecibles y disfrutables. Buen provecho.

 

Propiedades del tequila (consejas populares)

Frases que aparecían en un pequeño folleto de una impresora de la ciudad de Guadalajara

Quita la angustia

Hace olvidar

Afloja el calcetín

Lima asperezas

Acerca amigos

Se te olvida el hambre

Causa rubores

Afina tu voz

Fomenta relaciones románticas

Hace compadres

Cierra tratos

Aligera los caminos

Festeja la compañía

Aumenta la alegría

Cura la tristeza

Mejora la digestión

Extingue la culpa

Suelta la lengua

Aleja de la oficina

Arregla corazones rotos

Sirve de aperitivo

Apresura desenlaces

Elimina la timidez

Levanta tu ánimo

Te da calor

Liga comadres

Abre puertas

Acorta las esperas

Mata las lombrices

Por eso y más… ¡SALUD!

 

El tequila y las canciones

Definitivamente el cine mexicano, en su llamada "época de oro", fue un gran promotor de nuestro muy mexicano tequila. En efecto, aquellos que ya escuchamos más de cerca los aletazos de los zopilotes, recordamos tantas y tantas escenas donde personajes de la talla de Jorge Negrete, Pedro Infante, Pedro Armendariz, los hermanos Soler y tantos más, celebraban los triunfos y lloraban los fracasos abrazados a una botella de tequila mientras escuchaban la música del mariachi.

De ahí, también los grandes compositores vernáculos volcaron su inspiración para celebrar los efectos del tequila, en muchas de sus canciones. Aquí recordamos algunas frases de dichas canciones:

"Me llaman la tequilera como si fuera de pila, porque a mi me bautizaron con un trago de tequila..."

"Que bonito, que bonito, es llegar a un merendero y beber en un jarrito un tequila con limón..."

"Estoy en el rincón de una cantina, oyendo una canción que yo pedí, me están sirviendo ahorita mi tequila, ya va mi pensamiento rumbo a ti..."

"Quise hallar el olvido, al estilo Jalisco, pero aquellos mariachis y aquel tequila, me hicieron llorar..."

"De Cocula es el mariachi, de Tecalitlán los sones, de San Pedro su cantar, de Tequila su mezcal..."

 

La leyenda de la "Margarita"

A modo de introducción, podemos afirmar que el coctel Margarita auténtico contiene tres ingredientes básicos, como son: Tequila, Triple Sec ó Cointreau (no Controy) y jugo fresco de limón. Agite estos tres ingredientes juntos con hielo y estará bebiendo la misma Margarita que la elite de Hollywood bebía en los 50’s en Beverly Hills (California, USA) en el Restaurante Tail O' the Cock. Sin embargo, aparte de los ingredientes y las instrucciones, la verdadera historia de la Margarita sigue siendo una incógnita. He aquí algunas de las leyendas favoritas sobre su origen:

Acapulco, México - 1948. Margarita Sames ofrecía una fiesta en su hacienda, al lado de un acantilado en Acapulco. Entre sus invitados figuraba Nicky Hilton, heredero de los Hoteles Hilton. Buscando algo para alegrar la fiesta en ese día caluroso, Margarita se puso a experimentar en el bar y se le ocurrió aligerar la fuerza del Tequila, agregándole el triple sec y jugo de limón fresco en una coctelera con hielo y sirviéndola en copas cocteleras escarchadas con sal. ¿Nacimiento de la Margarita ó ardid publicitario? Esta leyenda se presentó en 1991 dentro de una revista de agencias publicitarias para la empresa que representaba a Cointreau.

Ciudad Juárez, México - 1942. Durante la celebración del 4 de julio una clienta pidió a Pancho Morales, cantinero de Tommy´s Place, que le preparara una "Magnolia". Morales había oído sobre la bebida, sabía que llevaba algo de Cointreau y decidió agregarle algo de su Tequila favorito. Ese día debió haber estado pensando en flores, confundiendo la Magnolia con una ¡Margarita!

Rosarito, México - 1938. Una corista de nombre Marjorie King, que frecuentaba el bar Rancho La Gloria y a quien le gustaba beber, era alérgica a todos los destilados, excepto al Tequila. Beberlo sin mezclar no era una idea divertida, así es que le preguntó al dueño, Danny Herrera, si podría inventar otra manera de servirlo. Herrera, improvisando, mezcló una media de Tequila Blanco con jugo de limón, hielo picado y triple sec, lo coronó con sal y lo llamó "Margarita" en honor de la corista.

Puebla, México – 1936. El gerente del Hotel Crespo, Danny Negrete, decidió crear una bebida para su novia, a quien le gustaba tanto la sal que la tomaba con todo lo que bebía. Un día, Danny escarchó con sal la arista de su copa, combinó Tequila, Cointreau y jugo de limón. Agitó el brebaje y luego le llenó la copa a su novia, con la primera Margarita jamás preparada.

Beverly Hills, California – años 50’s. Un distribuidor local de bebidas espirituosas estaba contento, pero un tanto sorprendido, al darse cuenta que estaba vendiendo caja tras caja de Tequila José Cuervo al legendario Restaurante Tail O' the Cock en Beverly Hills. Investigó y encontró que una bebida con base en Tequila llamada “Margarita”, se había convertido en la bebida de preferencia. ¡La leyenda dice que el cantinero de Tail O' the Cock, era amigo de Danny Herrera, el dueño de Rancho La Gloria en Tijuana!

Cualquiera que sea la leyenda que usted desee creer, la Margarita sigue siendo una de las bebidas más atrayentes, misteriosas y populares en el mundo.

Hoy en día, la creatividad de los bartenders y cantineros, se desborda y han hecho surgir otras opciones de la Margarita, cuya preparación incluye sabores como: Tamarindo (riquísima), Jamaica, Guanábana, Fresa y Plátano, entre otras.

¡Salud!

 


Academia Mexicana del Tequila, A.C.

Presidencia y Dirección General

Andrés Rodríguez Reynoso

presidencia@acamextequila.com.mx

andres@acamextequila.com.mx

Tels. (52 55) 5373 4626

(52 55) 5373 4685

(52 55) 5360 3465

www.acamextequila.net

www.acamextequila.com

www.acamextequila.com.mx

 

 

Suscribirse a Actualidad