Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

Canción para un fin de semana: Lole y Manuel y “Tu mirá”

Sábado, a 18 de Mayo de 2013 -- Alfredo -Webmaster-

 

Conocí a Lole y Manuel a mediados de los 70, en una época en la que el flamenco era una música circunscrita a una tipología de público muy curiosa por lo variopinta que era: gitanos, algunos payos (muy pocos) entendidos y los guiris (turistas) habituales de los tablados. Y poco más.

Los que veníamos de la música más roquera y libertaria (la de los cantautores) nos mezclábamos muy poco con esa cultura, quizá por la creencia errónea de que la cultura calé (la gitana) no entendía la cultura paya (la nuestra), de igual manera que los payos no éramos capaces de captar la profundidad del flamenco.

Lole y Manuel rompieron con las ataduras y reglas del flamenco tradicional. Los dos venían de mundos muy alejados de su etnia gitana: él venía de una banda de rock progresivo de mucha fama y reconocimiento en la época, Smash, y ella nada tenía que ver con ese mundo tan cerrado y hermético como es el del cante, el toque y el baile… pero por las venas de los dos corría sangre plagada de la musicalidad transmitida por sus ancestros, todos ellos grandes músicos y tocaores.

Tu mirá”, del año 1975, es el himno de arranque del nuevo flamenco, una composición de una belleza hipnótica, metafórica, con reminiscencias hippies y un ritmo que engancha… una obra maestra de la música en español.

A algunos quizá os suene de haberla oído en la banda sonora de la película “Kill Bill (volumen 2)” de Quentin Tarantino o en la de “Flamenco” de Carlos Saura.

Alfredo Webmaster

Lole y Manuel – “Tu mirá

Y tu "mirá"

Se me clava en los ojos como una "espá"

Se me clava en los ojos como una "espá"

Se me clava en los ojos como una "espá"

De amores llora una rosa

De amores llora una rosa

Y le sirve de pañuelo

Una blanca mariposa

 

De tanto volar

Sedienta de tanto vuelo

En un charco de agua clara

La alondra se bebe el cielo, ay, ay

 

Aquella tarde de abril

Te dije vente conmigo

Y no quisiste venir

Y no quisiste venir

No te quisiste venir

 

Y tu "mirá" se me clava en los ojos como una "espá"

Se me clava en los ojos como una "espá"

Se me clava en los ojos como una "espá"

 

Y tu "mirá" se me clava en los ojos como una "espá"

Y mi tren de alegría se va se va (se me clava en los ojos...)

Y no tengo más sueño que tu "mirá" (se me clava en los ojos...)

 

Y tu "mirá" se me clava en los ojos como una "espá"

Grillo de mis tormentos, rosa tronchá (se me clava en los ojos como una "espá")

Cuando sueño tus ojos de "madrugá" (se me clava en los ojos...)

Yo no puedo apartarme de tu "mirá" (se me clava en los ojos...)

 

Y tu "mirá" se me clava en los ojos como una "espá"

Se me clava en los ojos como una "espá"

Se me clava en los ojos como una "espá"

 

Y tu "mirá" se me clava en los ojos como una "espá"...

 

Comentarios

Enviado por Montse Escribano en

Las canciones de Lole y Manuel derraman frescura como ese “Romero verde” de otro de sus grandes temas. Y es que al servicio de esta rompedora pareja flamenca, del encanto de la voz dulce y finamente agitanada de Dolores Montoya y el poderoso ritmo flamenco de la guitarra de Manuel Molina abierto a otras influencias musicales, está la sensibilidad del poeta Juan Manuel Flores que va tejiéndole coronas de versos al amor con esas imágenes de la naturaleza cargadas de vitalidad que añaden unas notas de cándida alegría a la amargura dominante de los temas flamencos.

"La canción de la mariposilla", como se conoce popularmente a aquella mariposa blanca que era la reina de todas las mariposas del alba, que acabó presa de un coleccionista en “Un cuento para mi niño”, se me quedó hace ya muchos años clavada en la memoria.

Añadir nuevo comentario