Música y Vino

Puedo intentar ser sincero pero nunca seré imparcial…

¡¡Bienvenido, Miguel!!

Domingo, a 23 de Marzo de 2014 -- Alfredo -Webmaster-

 

Con Miguel me une años y años de amistad: desde que éramos niños y vivíamos con nuestros padres, él en una casa de la calle Real y yo en otro de la calle Inmaculada, casi enfrente la una de la otra. Y tuvimos orígenes similares: nuestros padres eran industriales con muchos años de actividad comercial a sus espaldas.

También nos unen nuestras aventuras de juventud, como las carreras de coches que nos dábamos los sábados y domingos camino de la Discoteca Piscis, en Miño, él en su 1430 y yo en mi 127 Coupe, a toda velocidad y algunas veces sin encender las luces en la noche, para hacer más divertida la conducción y competición (¡qué tiempos aquellos! ¡Qué locuras aquellas!).

O cuando le cedí el testigo como disc jockey (DJ) en Saturday, la que en aquella época era la discoteca más grande de España. O cuando nos veíamos en el Número K, el más emblemático local de copas y ambiente de la ‘movida gallega’, local mítico fundado por él. O cuando viajábamos a Panamá a ver a su tío Andrés…

En fin, son años y años de amistad y aprecio personal. De cariño y reconocimiento. Es tanto el tiempo transcurrido de amigos, desde los pantalones cortos de nuestra niñez hasta la placidez de nuestra madura existencia actual, que Miguel ya es parte de mi vida afectiva, como si fuera consustancial a ella. Y así quiero que siga…

Cuando este jueves pasado me ofreció ser colaborador de www.musicayvino.com, para, según él, modernizar mis gustos musicales -¡creo que no lo vas a conseguir, querido Miguel!- y el de los lectores habituales de ella, lo que inmediatamente le dije fue ¡adelante, cuento contigo! Y en eso estamos: en que él sea parte de mi web, que escriba y nos culturalice musicalmente.

Sé que con su ayuda y conocimientos, todos aprenderemos… Seguro.

¡Bienvenido, Miguel!

 

Categorías: 

Añadir nuevo comentario