¡Bienvenido, Aníbal… estás en tu casa!

Enviado por alfredo el Dom, 20/03/2011 - 11:57

Siempre es un placer presentar a un amigo. Pero es más placentero hacerlo cuando ese amigo lo es desde hace 20 años, cuando compartiste con él tiempos de ocio y disfrute en Madrid (¡Qué tiempos aquellos, ¿recuerdas?… qué bien nos lo pasábamos!), cuando aguantaste en su compañía a tremendos coñazos o sufriste las decisiones de incalificables personajes; o cuándo, en una especie de compañerismo solidario vía ERE, terminaremos nuestra vida bancaria el mismo día y a la misma hora: ¡Maravilloso, Aníbal!

A los dos se nos presenta un futuro halagüeño: a partir del 30 de marzo, estando como estamos, como imberbes muchachitos de pantalón corto (sic), dedicaremos nuestras 24 horas del día a trabajar lo justo y necesario (¡cuidadito: sin matarse!), a navegar a vela (o a motor), y a disfrutar de la buena mesa y de los buenos vinos. Y de eso, de buenos vinos, Aníbal sabe la tira... Y por eso está aquí.

¿Cómo lo conseguí? Después de muchos ruegos, de muchas presiones y amenazas, e, incluso, poniendo encima de la mesa cuantiosas ofertas económicas (obviamente, en billetes de Monopoly), conseguí que aceptara ser mi especialista en catas y recomendaciones de vinos.

Sé que lo hará muy bien: sus conocimientos vinícolas, producto de sus orígenes castellano-manchegos mezclados con esa cosa distinta (pero no mala) que es ser vecino de Ferrol, vienen acompañados de un exquisito paladar y un afán de experimentación.

En eso de elegir vinos nos diferenciamos los dos: a la hora de decidir un vino, yo soy más conservador, y pido marcas y añadas conocidas; él, en cambio, es más arriesgado, más de experimentar y probar nuevas bodegas y nuevos caldos. Por tanto, hacemos la pareja (sin sexo) perfecta.

Aníbal, ya sabes que aquí tienes tu casa y tu espacio: ¡Bienvenido!

Alfredo Webmaster

Categorías

Añadir nuevo comentario

¿Eres un humano?

Image CAPTCHA
Introduce los carácteres que se muestran en la imagen.